Parque ecológico Xochimilco: desarrollo sustentable

Ciencias sociales. Ecología. Plan. Programa. Fauna. Flora. Proyecto gubernamental. Economía. Entorno ambiental y social

  • Enviado por: Nash
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MÉXICO

FACULTAD DE CIENCIAS POLÍTICAS Y SOCIALES

SOCIOLOGÍA

El parque ecológico Xochimilco un ejemplo de desarrollo sustentable dentro de la Ciudad de México.

Taller de Investigación Social IV.

Profesor:

INTRODUCCIÓN

En la ciudad de México son cada vez más notorias las evidencias del deterioro ambiental, manifestadas por la destrucción de recursos y el abatimiento de la producción; por lo anterior existe una permanente e insistente denuncia de este deterioro desde la perspectiva ecológica, esto ha hecho que cada vez más sectores se preocupen y actúen para detener o remediar estos problemas.

Surge pues la necesidad de la Ciudad de México y en todo el país de acelerar el proceso de búsqueda de tecnologías alternativas adecuadas a la distintas condiciones ecológicas del país que sin menoscabo de la productividad conserven el ambiente. Desde hace más de una década se viene documentando el “uso múltiple” como una estrategia más eficiente y productiva de muchas comunidades del país. Este consiste en el uso combinado de varios ecosistemas naturales y transformados y de varios productos dentro de ellos, diversificando la actividad de los miembros de las unidades de producción.

El proyecto “Rescate Ecológico de Xochimilco”, el cual va a ser mi objeto de estudio, es un ejemplo vivo de esta preocupación, en él se pretendió revertir las tendencias actuales de deterioro, modificar las formas de producción, para hacerlas sostenidas, recuperar áreas destruidas, aumentar la participación social y adecuar el aparato de estado a las nuevas condiciones con sus implicaciones políticas y económicas que esto conlleva. Este proyecto rehabilitó esta región declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987 por la UNESCO y pretende conservarla al máximo con sus características propias.

El desarrollo de las nuevas tecnologías se realizo este proyecto incorporando los conocimientos tradicionales, la diversidad ambiental y la nueva realidad de la zona.

El concepto que guiará mi investigación es el desarrollo sustentable, visto como el aprovechamiento que se haga de los recursos naturales dentro de la Ciudad de México. El desarrollo sustentable puede ser definido como una alternativa de desarrollo que permite la satisfacción de las necesidades de las generaciones actuales sin afectar a las generaciones futuras, haciendo un uso adecuado del medio ambiente.

Es importante que toda urbe que pretenda ser verdaderamente habitable debe ofrecer a sus pobladores y visitantes puntos de contacto con la naturaleza. La Ciudad de México es la cuarta más poblada del mundo y a pesar deque se reconoce la necesidad de áreas verdes para una mejor calidad de vida, el gobierno no tiene los recursos financieros para atender con plenitud los espacios ya existentes ni para crear los que la población demanda. Esta situación favorece el deterioro de estos espacios sin que sea posible solucionarlo oportuna y conjuntamente. El crecimiento anárquico de la ciudad y otras poblaciones que finalmente quedaron conurbadas, propició que esas áreas hayan sufrido procesos de deterioro grave y rápido, tal es el caso de Xochimilco, quedando reducido a los parques urbanos, reservas ecológicas y algunas zonas de cultivo al sur de la ciudad. El proyecto integral del rescate ecológico tiene muchas perspectivas positivas para el entorno ambiental, sobre todo si tomamos en cuenta que la cultura urbana de la Ciudad de México ha tenido que olvidar su contacto con paisajes naturales. Los espacios verdes fueron sustituidos por zonas habitacionales y comerciales para cubrir la demanda de servicios básicos de los ciudadanos. La presencia de la naturaleza se redujo a pequeños lugares con jardines y árboles intentando con ello preservar toda la riqueza de la biodiversidad. Ahora, con parques como el de Xochimilco, aun en proceso de crecimiento y desarrollo, se puede demostrar el beneficio que ofrece este tipo de proyectos.

El Parque ecológico de Xochimilco, es una de las siete acciones adicionales que complementan el programa de rescate integral desarrollado a partir de 1989 en esta región tan importante para la Ciudad de México. Abarca aproximadamente 215 hectáreas. El proyecto tuvo como objetivos frenar el avance de la mancha urbana hacia la zona chinampera, ultimo reducto de lo que es un avanzado concepto de producción agrícola que tiene mas de mil años de existir; otro objetivo es ofrecer a la comunidad de la región, a los habitantes de la ciudad y a los turistas nacionales y extranjeros un espacio de la naturaleza rehabilitada.

Es por lo tanto una opción de rescate integral y posee factores que buscan combinar factores como rehabilitación, regeneración, restitución de los medios naturales. Es importante destacar que los valores ecológicos que rescata la creación del parque son principalmente valores culturales: las chinampas (la producción tradicional de productos alimentación) y el agua (elemento que ha permanecido como eje motriz para el desarrollo de las sociedades tradicionales en la región); estos son los dos elementos rescatados en este proyecto.

Tenemos entonces en este parque un elemento novedoso y prometedor de paisajes modificados por el hombre dentro de la gran urbe.

Para tratar el tema de los parques urbanos y su relación con el citado concepto de sustentabilidad desarrollaré en el presente trabajo todo lo relacionado con el proyecto que funciona ya en Xochimilco: el Parque Ecológico de Xochimilco, que forma parte del plan de rescate.

Mi investigación esta centrada en esta propuesta de ordenamiento territorial dentro de la Ciudad de México para la región sur de la cuenca de México. A través de ella pretendo conocer en que consistió este plan de Rescate y bajo que condiciones se llevo a cabo; que era lo que se pretendía lograr y que se ha conseguido en el plano ecológico, económico, social y cultural. Analizaré si en verdad este proyecto es una muestra tangible de desarrollo sustentable dentro de la Ciudad de México y a la vez los efectos que este ha tenido dentro de la población.

HIPÓTESIS

Debido al grave deterioro ambiental que sufre la Ciudad de México, se ha generado en los últimos años un proceso de concientización ciudadana que ha estimulado a los gobiernos e instituciones hacia una toma de decisiones políticas encaminadas a aminorar y prevenir las consecuencias negativas en la ecología.

Mientras mayor sea el deterioro ambiental que sufre la Ciudad de México, las acciones para aminorar este problema serán más eficaces y estarán enfocadas hacia un mayor aprovechamiento de los recursos naturales.

DESARROLLO

El 21 de Noviembre de 1989 el gobierno de la República aprobó el Plan de Rescate Ecológico de Xochimilco. Se pretendía enfrentar a fondo el problema del grave deterioro ambiental que afectaba a la zona, el gobierno del Distrito Federal inicia el acercamiento al problema y a sus afectados. Sin embargo por anteriores experiencias desafortunadas, los habitantes de Xochimilco desconfían de las intenciones gubernamentales, y se presentan fuertes resistencias. Tras un periodo de discusión , la autoridad busca solucionar el descontento y crea el Concejo Asesor, con la participación de todos los involucrados.

La primera etapa del Programa de Rescate Ecológico de Xochimilco enfrenta una firme oposición de ejidatarios y personas de la comunidad. A ellos se suman grupos ecologistas, partidos políticos y varios académicos que consiguen evidenciar errores en la aplicación del programa propuesto.

El rechazo tuvo sus orígenes diversos: social, ya que en ocasiones anteriores no recibieron ninguna indemnización prometida por la expropiación, generando esto descontento y desconfianza; político, pues varios grupos sintieron la necesidad de realizar la orientación del plan y su aplicación; cultural, dado que la región de Xochimilco conserva muchas tradiciones y costumbres comunitarias, aspecto no contemplado con la importancia debida en el plan; económico, en virtud de que los productores serían afectados en sus intereses y tampoco se consideraba solución a ello. Se integró un grupo multidisciplinario de especialistas (biólogos, antropólogos, químicos, sociólogos, economistas, historiadores, arquitectos, arqueólogos, ingenieros, urbanistas, ambientalistas, ecólogos, agrónomos) de parte del Departamento del Distrito federal en diferentes aspectos del rescate, con tres líneas principales de trabajo: rescate hidráulico, rescate agrícola y rescate histórico.. En síntesis: recuperar la calidad del agua, que a su vez influya en la tierra, cuya rehabilitada productividad propicie una reactivación económica y un repunte en el turismo con la consecuente mejoría en la calidad de la vida de los habitantes de Xochimilco. Revertir pues el proceso de deterioro para devolver a este lugar su grandeza perdida.

Este plan surgió como una acción gubernamental. Inicialmente no considero la necesidad de ser avalado por la opinión autorizada de técnicos y académicos especialistas en las diferentes disciplinas que abarcaba este magno proyecto, pero la magnitud lo hizo indispensable, así como también el ser respaldado y fortalecido con las propuestas de ejidatarios, chinamperos, floricultores y horticultores de San Gregorio Atlapulso, San Luis Tlaxialtemalco, Xochimilco y de los 17 barrios y 14 pueblos tradicionales de Xochimilco. Esta conjunción de esfuerzos, logrado posteriormente (si bien no exenta de conflictos serios), es en sí misma un suceso histórico en México.

El 4 de diciembre de 1990 se firmo el Acuerdo de Concertación Democrática para el rescate ecológico de Xochimilco. En este documento quedaron precisados sus capítulos definitivos y fue asignado por todas las organizaciones sociales de la región, que de una u otra manera tomarían parte en todo el proceso del rescate ecológico, aglutinadas en el Consejo Asesor para el Rescate Ecológico de Xochimilco. Los firmantes presentan opciones muy diversas y contradictorias pero finalmente se alcanzan las coincidencias y el plan se pone en marcha. El plan comprendió acciones de diversos tipos: obras hidráulicas monumentales, incluyendo tratamiento de aguas que permitiría su reutilización; la reactivación de las actividades agrícolas; el estudio histórico y arqueológico del sistema de chinampas y una tarea social de transformación de las condiciones sanitarias de los barrios y pueblos xochimilcas, introduciendo dobles drenajes para la conservación de los cuerpos de agua y de los mantos acuíferos, así como para filtrar el agua de lluvia a ellos.

Para hacer todo ello era necesario expropiar 1100hectáreas y así frenar el crecimiento de la mancha urbana, limpiar más de 200 kilómetros de canales y alimentarlos con agua tratada de calidad terciaria.

El parque se proyectó como contención al avance de la mancha urbana hacia la región xochimilca, ya que desde principios de este siglo a Xochimilco lo atacó un proceso de deterioro creciente, ocasionado por varios motivos: sufrió la desmedida extracción de sus mantos acuíferos (abundantes y puros), recibiendo a cambio aguas ya usadas en la ciudad y sus industrias, situación empeorada por las descargas de grandes asentamientos humanos en la medida de la montaña sin servicios urbanos, aguas negras que contaminaron el lago donde se desarrollo por siglos toda una cultura del agua. Todo esto afectó las actividades tradicionales de los habitantes y había degenerado también el potencial agrícola de Xochimilco, así como su potencial turístico.

Así pues la existencia del Plan se debió sobre todo a tres medidas: a la voluntad política de resolver el problema ambiental y sus efectos sociales; a la integración de especialistas académicos de diferentes campos para asesorar el trabajo multidisciplinario requerido en la región y a la convocatoria a la comunidad afectada a participar activamente en la planeación y desarrollo de los trabajos, llamado que fue atendido y apoyado por los habitantes de Xochimilco. La tarea fundamental de la comunidad xochimilca fue aportar sus conocimientos sobre la historia del lugar, sus habitantes, su actividad socioeconómica, su desarrollo como grupo social, su vida cotidiana en armonía con el entorno natural, sus problemas históricos antiguos y recientes; sus problemas ante los graves efectos del desequilibrio ecológico. Esto permitió la discusión, hablando con la comunidad y que de ahí surgieran las propuestas.

El plan contemplo: rescate hidráulico, rescate agrícola, rescate arqueológico y del patrimonio histórico, recarga del acuífero y aspectos sociales del turismo, deporte y recreación.

El plan específico consistió en un saneamiento para construir después más de 200 kilómetros de drenajes objetivo que requirió la cancelación de más de 20 mil descargas de aguas negras que iban a dar directo al lago. También contemplo la construcción de una planta para tratar aguas negras de los poblados del oriente y depositar el agua terciaria tratada en el lago. Y por último se hicieron enormes lagunas de regulación para evitar las inundaciones de las áreas urbanas y agrícolas de la delegación.

Cuando se tuvo agua limpia en cantidad suficiente, ya controladas las inundaciones y el nivel de los canales, y desazolvadas las vías fluviales, los campesinos pudieron entrar nuevamente con sus embarcaciones a la red de más de 180 kilómetros de canales, pudieron regresar a sus chinampas, y con el apoyo de maquinaria agrícola y de los técnicos en la materia y biólogos, se reiniciaron los cultivos en la chinamperia, abandonada por más de 20 años. Actualmente de las 1200 hectáreas de chinampas que tiene Xochimilco, aún son útiles alrededor de mil y se espera que a corto plazo se incorporen las 200 restantes.

Además los distritos y los ejidos se reconvirtieron a distritos de riego, de tal manera que 200 has de Xochimilco y alrededor de 300 en San Gregorio fueron destinadas al cultivo de plantas o de hortalizas. En la zona de embarcaron más de 1000 árboles con el objeto de reforestar y reactivar la agricultura.

Como parte del plan se construyo el mercado de plantas y flores en la zona de Cuemanco, rehabilitado integralmente. Ahí hay 2850 puestos asignados a los ejidatarios, chinamperos y productores de plantas y flores de Xochimilco. Este mercado es vehículo comercial para distribuir toda la producción de plantas, flores y hortalizas de la chinamperia entre los mercados circunvecinos. Se considera también un centro de acopio de hortalizas, en el las hortalizas son lavadas, desinfectadas, coleccionadas y empacadas para venderlas en cadenas comerciales del Distrito Federal. Por otra parte se rehabilitaron más de 2000 cabezas de ganado que estaban dispersas en la chinampera. Por último se creo ese gran desarrollo de 3000 has de áreas agrícolas y de cuerpos de agua de la chinamperia, así como nuevas áreas de embarcaderos y mercado de artesanías.

Todo esto ha propiciado que mas de 5000 familias campesinas, ejidatarios y chinamperos reciban ahora ingresos de su producción agrícola y que los ganaderos hayan tenido que reorganizarse y a partir de la cuenca ganadera, empezar a apuntar hacia la industria de los lácteos. Así mismo más de 515 familias tienen un lugar en el mercado de artesanías y más de 2000 personas trabajan en el nuevo mercado de plantas y flores, sitios de desarrollo comercial y turístico muy importante para Xochimilco.

El Plan de Rescate se inauguró el 5 de junio de 1993 y con el se pretende fundamentalmente conservar un área de 3000has dentro del Distrito Federal lejos de la urbanización. Con el rescate ecológico se manifestó una conciencia hacia la naturaleza, así como la posibilidad de que la gente de Xochimilco, con otra tecnología y otra perspectiva de la vida se dedicará a las actividades que por siglos le dieron sentido tanto económico como cultural y social a este pueblo.

El plan de rescate es y seguirá siendo un vehículo para que las tradiciones muy ligadas a la agricultura, a la presentación de servicios turísticos y al comercio de sigan conservando.

Este es un espacio que gana la Ciudad de México, un espacio urbano natural de recreación. La Ciudad de México ha perdido su calidad de vida, así que este tipo de espacios contribuyen a otorgársela nuevamente.

El Parque Ecológico Xochimilco, que forma parte del proyecto de rescate, es el primero en su tipo en México que funciona con el esquema operativo de obra publica manejada y administrada por una asociación civil, comprometida mediante un permiso de uso otorgado por el gobierno de la ciudad a la conservación y mejoramiento del parque, utilizando para ello los ingresos generados por la propia operación del parque del Parque Ecológico, teniendo entre sus objetivos primordiales alcanzar en el menor tiempo posible la autofinanciabilidad y autosuficiencia en todos los aspectos. La asociación civil que esta al frente de la administración esta conformada por 28 personas (12 asociados fundadores, 13 asociados vecinos y 3 asociados honorarios).

Las fuentes de ingreso del parque son principalmente cuatro: 1) una cuota de recuperación aportada por el visitante; 2) la concesión de algunos de los servicios (participación porcentual); 3) eventuales apoyos económicos o en especie provenientes de personas o instituciones; 4) el desarrollo continuo de fuentes de ingresos que cumplan antes que nada la doble función de ser un servicio público y generar recursos económicos.

El parque ecológico es un parque natural que abarca 3000has distribuidas de la siguiente manera: Mercado de plantas y flores13 has; deportivo ecológico recreativo Cuemanco 67 has; parque ecológico 189 has de las cuales 55 corresponden a espejos de agua (2 lagos, ciénegas y canales).

Dentro del parque ecológico se han logrado recuperar gran parte de la flora y fauna endémicas (originarias de la región), sobre todo muchas especies de aves lacustres, terrestres y volátiles, así como rehabilitar e incrementar controladamente la cobertura vegetal. Mención especial merece la zona de chinampas didácticoproductivas, cultivadas con técnicas tradicionales, como parte de la colaboración del Patronato en la preservación de la cultura y costumbres propias de la región xochimilca, y como muestra clara del desarrollo sustentable.

Si bien el proyecto gubernamental contemplaba al Parque Ecológico como un gran espacio de naturaleza reconstruida con carácter meramente recreativo, el Patronato del Parque Ecológico Xochimilco, incluyo dentro de sus objetivos orientarlo a ser un centro de investigación y de educación ambiental, dirigido en primera instancia a la comunidad de Xochimilco, a los habitantes de la Ciudad de México y al turismo nacional e internacional.

El parque ecológico en un modelo en muchos sentidos es un ejemplo de trabajo conjunto de gobierno y sociedad, incluyendo en ésta a la comunidad de Xochimilco y a los especialistas en diversas disciplinas científicas.

El Parque Ecológico es un ejemplo de manejo sustentable de un área natural, recuperada en una zona urbana ; así pues puede decirse que es un modelo funcional adecuable a otras zonas de la ciudad e incluso a otras ciudades.

El Parque Ecológico ha tenido un impacto en beneficio urbano y en la ciudad de vida.

Gracias al manejo que se le ha dado , el Parque Ecológico aporta muchos beneficios tanto generales como particulares. Considerando en primera instancia la orientación puramente recreativa asignada originalmente, es un amplio espacio de naturaleza que ofrece a la población local y capitalina, así como al turismo, el contacto directo con la fauna y la flora. Esto es importante por la circunstancia de que la población urbana carece de áreas verdes de tales características y dimensiones.

En el aspecto ecológico (definido como la relación de los seres vivos con su entorno) el grupo social de Xochimilco en especial agricultores, floricultores, horticultores, chinamperos, ganaderos y prestadores de servicios turísticos se ven especialmente beneficicados en diversas formas como la restauración de ecosistemas.

En lo educativo los beneficios son abundantes; el Parque Ecológico esta orientado a convertirse en un agente de cambio, para influir al a modificación de hábitos nocivos para el medio ambiente. En la actualidad recibe a estudiantes empresas e instituciones y los orienta respecto al cuidado del medio ambiente.

En cuanto al aspecto social, el Patronato ha extendido su labor para beneficiar a diversos sectores. Es fuente directa o indirecta de ingresos para 220 familias habitantes de Xochimilco en su mayoria.

El Plan de Rescate Ecológico de Xochimilco es una de las acciones más plausibles dispuestas por el gobierno federal y ejecutadas por la autoridad capitalina. Su relevancia queda manifestada en la magnitud misma del Plan y sus alcances y se precisa en las acciones que se propusieron y la participación que genero en la comunidad.

En resumen de todo este Plan Ecológico que aspira a ser un modelo de desarrollo sustentable para otros parques urbanos, cada uno con características propias y planteando acciones particulares.

La experiencia del Parque Ecológico Xochimilco es pues un excelente ejemplo de que dentro de la ciudad puede elaborarse un modelo eficiente de desarrollo sustentable, esto se puede comprobar con los resultados:

En lo ambiental:

  • Recuperación de ecosistemas sin forzar la naturaleza.

  • Aplicación de sistema de trabajo que no contaminan, no producen desechos sólidos, ni manejan agroquímicos agresivos para el medio ambiente y convierten los residuos orgánicos en compostas.

  • Uso de elementos orgánicos para el control fitosanitario de la cobertura vegetal.

  • En lo social:

  • Espacio de rencuentro con la naturaleza

  • Centro de difusión de programas de educación ambiental a todos los niveles

  • Impulso a las actividades familiares

  • Protección de las artesanías mexicanas

  • Recuperación de la memoria colectiva de la cultura xochimilca.

  • En lo económico:

    1) Autosuficiencia financiera, autosustentabilidad.

    2) Uso de agua tratada para el riego, que fomenta el ahorro de agua potable

  • Ahorro en gastos por perdidas de suelo debidas a erosión, gracias al manejo de suelos y aguas.

  • Inversión de recursos disponibles para preservar y ampliar la infraestructura original.

  • Opción de desarrollo para grandes, medianas, pequeñas y microempresas.

  • Fuente directa o indirecta de ingresos para las familias.

  • Revalorización de áreas deterioradas, ahora controladas y con manejo ambiental.

  • BIBLIOGRAFÍA

    STEPHAN, Otto Erwin (coord.), “Segundo Seminario Internacional de Investigadores de Xochimilco”, Tomos I y II, edita la Asociación Internacional de Investigadores de Xochimilco, México 1999.

    CARABIAS, Julia, “Hacia un manejo integrado” en Aguilar, M y G. Maihold (comp), Hacia una cultura ecológica, México 1990, Fundación Friedrich Ebert.