Parábola hijo pródigo

Religión. Parábolas. Fe. Hogar. Familia. Biblia

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Primero quería mencionar que para mí fue muy importante este texto por que hace a uno pensar la importancia que tiene su hogar “El país lejano es el mundo en el que se ignora todo lo que en casa se considera sagrado.”

Un hogar para una persona es protección, es contención y sobre todo es estar y sentirse querido por las personas que uno ama.

Quizá uno no se da cuenta de lo que pierde hasta que no lo tiene más y de eso se trata todo, de darse cuenta lo importante que es la familia de uno y de la surte que tenemos por que todavía somos parte de ella.

Como bien dice el texto en capítulo, uno se pierde, pierde una parte de uno mismo, se ausenta de su ser “estaba muerto y he vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”. Esta frase contiene cantidad de significados, por que creo que no sólo se refiere a la pérdida de la persona si no que cuando se fue, con ella se fueron parte de su familia y cuando fue encontrada vuelve esa parte pérdida. Sólo en ese momento entonces sabrá lo que significo el haberse ido “sólo cuando tenga el coraje de profundizar en lo que significa dejar el hogar, podré entender de verdad lo que es volver a él.

Si bien la vuelta del hijo menor me sirvió para reflexionar sobre la importancia que tiene mi hogar y mi familia, también lo hizo la huída, porque con ella reflexiono ¿Huiría yo de mi hogar? Me refiero a que, el hijo pródigo tuvo que haber juntado un enorme valor para dejar a su familia e irse sin ningún proyecto por delante, dejando todo su pasado atrás. Como bien lo dice en el texto “Lo que se representa aquí, es el amor y la misericordia divinas en su poder de transformar la muerte en vida

“Dejar el hogar significa ignorar la verdad de que Dios me ha moldeado en secreto, me ha formado en las profundidades de la tierra y me ha tejido en el seno de mi madre” y esto significaría arrancar de ti a las cosas que te son más cercanas, Dios del cual eres imagen y semejanza y tu madre, de la cual naciste. Al desgarrarme de lo que constituye a mi ser, desgarro el amor que han puesto en mi y por lo tanto desvanezco “puedo ser torturado y asesinado y sin ninguna duda de que el amor que se me da es más fuerte que la muerte.”

Algo que también me impresionó mucho y que comparto, es aquello que resalta Henri Nowen cuando dice que la mayor tragedia de todas de todas es estar perdido recorriendo millones de lugares y no poder encontrar el mismo apoyo o amor que recibías en tu casa. Nada lo iguala, nada es parecido, nadie lo puede sustituir. El hijo menor huye intentando encontrar lo que no encontraba en su casa, por que se sentía vacío, pero no encuentra más que la realidad, lo que encuentra afuera, lo deja deseando mucho más volver a casa, pues se siente mayormente vacío.

Por eso digo que estoy de acuerdo en que la mayor tragedia es darte cuenta de lo que perdiste y estar en la desesperación de creer que quizá no lo vuelvas a tener. Por que puede ser a veces muy fácil irse, pero volver, eso ya es más complicado, se necesita de mucho coraje.

Lo que necesita a veces uno es aclarar su mente y después buscar las soluciones, pero si uno no aclara lo que necesita, toma decisiones apresuradas y se equivoca y quizá después es tarde para arrepentirse. La pregunta es que te ha llevado a tomar una decisión difícil apresuradamente, yo creo que los culpables somos nosotros que nos dejamos llevar por lo que dicen los demás o la sociedad u otros motivos.

Siempre que me pregunte algo, se me cruzaran diferentes respuestas y soluciones y muchas veces es difícil elegir la correcta, por que nos inclinamos más a lo que elidirían los demás y a veces esa no es la respuesta. No dejarnos llevar por la venganza, el odio y otros resentimientos creería yo que es la repuesta y reconocer que estuve mal. Eso es lo más difícil, por que el orgullo que tiene el hombre para reconocer las cosas es demasiado, me incluyo en este. “adicción, es probablemente la palabra que mejor explica la confusión que impregna tan profundamente la sociedad contemporánea” y estas nos conducen a búsquedas inútiles y nos enfrentan a las diferentes desilusiones y e aquí nuestro grito de liberación.

Entonces la soluciones son difíciles, pero no imposibles de lograr, volver a mi fé, reconocer que tome el camino incorrecto y olvidar rencores. Las preocupaciones continuaran, pero poco a poco me iré sintiendo mejor y podré perdonar y volver.

He aquí para mi el camino final, pero más difícil de transitar, por que en este se te cruzan todas las cosas que quieres decir y con las que te expresarás y te agarra la inseguridad y el miedo. Él se olvida de todo eso y va más allá, y es en eso que lo admiro, por que elije volver a donde pertenece sin realmente preocuparse por lo que hiba a pasar cuando llegase.

Así su caminar tiene un sentido, vuelve a su hogar, dónde lo recibe el padre con los brazos abiertos y dándole un gran abrazo y dónde se hace una gran fiesta de bienvenida.

Pero todo esto ¿ Fué en vano?, para mi al contrario, tuvo su gran vuelta, fue en realidad algo positivo, por que se dió cuenta de que pertenecía a su hogar y de cuanto amaba estar en el con su padre. Y que ni toda la fortuna que iba a heredar le podía negar eso, ahora estaba en su casa y estaba contento y de seguro ya se había olvidado el por que de su partida.

Toda esta parábola y esta reflexión de Henri Nowen encierran como dije antes el aprender de nuestros errores, el saber perdonar, y saber ser sabios.

Esto implica abrir nuestro corazón y dejarnos llevar por lo que nos dice, escucharlo y prepararnos frente a esto. Espero poder aprender de el hijo pródigo y de su última decisión por que en ella hay escondida toda una riqueza que muchas veces olvidamos, el saber perdonar.

5° Ls

05/06/02