Papel mojado; Juan José Millás

Literatura española contemporánea. Siglo XX. Literatura infantil y juvenil. Narrativa actual. Novela policíaca. Argumento

  • Enviado por: The king
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

PAPEL MOJADO

JUAN JOSÉ MILLÁS

CAPÍTULO UNO

Luís Mary es un amigo de Manolo G Urbina. Luís Mary fallece y no se sabe mucho la razón, algunos dicen que se suicidó pero Manolo cree que es un asesinato. Luís Mary era un personaje de novela, sin sentido de la realidad. Manolo decide incluirle en una de sus novelas, porqué desea descubrir como murió, cree en capturar al asesino y a la vez escribir su novela.

Aquí empieza su novela. Luís Mary y Manolo se encuentran en una terraza de Madrid, Luís Mary le dice que esta esperando que salga un hombre con una cartera negra de la casa de enfrente. Luís le pregunta por la que había sido su amante, Teresa. A Manolo no le gusta que hablen de ella, ya que fueron novios durante muchos años.

De repente, el hombre de la cartera sale de la casa. Manolo y Luís Mary le siguen, el primero sin saber por qué.

CAPÍTULO DOS

Ese hombre al que siguen se llama Campuzano o Sinoéh, les interesa su cartera negra, antes era visitador médico. Ahora dirige una revista médica llamada Hipófisis, financiada por los laboratorios Basedow. Manolo Ge y Luís Mary le siguen hasta el teleférico, están los tres en la misma cabina. Cuando están a poca distancia del suelo Campuzano tira su cartera por la ventana y un hombre la recoge. Una vez bajados del teleférico, Campuzano sube las escaleras. En ese momento Manolo y Luís se ven obligados a jugar con las máquina tragaperras por exigencias de unos machacas. Luís confiesa a Manolo Ge que siguen al hombre por cuestiones de dinero.

CAPÍTULO TRES

Dos meses después, todavía sin saber nada de Luís Mary, Teresa va a casa de Manolo Ge a explicarle que Luís Mary ha muerto. Después de llorar y llorar Teresa piensa que le asesinaron. Le explica a Manolo qué quería Luís del hombre de la cartera negra que siguieron, que le hablara sobre un fraude a hacienda e intentar reunir las pruebas necesarias, denunciarlo y llevarse parte del dinero. Ella y Luís Mary tenían ese pacto a medias. La mujer de Luís, llamada Carolina Orué fue la que encontró a su esposo ahorcado de una cuerda en el salón de su casa.

CAPÍTULO CUATRO

Después de ir al cementerio por el entierro de Luís Mary, Teresa i Manolo Ge pasan por la redacción dónde trabaja Manolo, les pide excusas por no aparecer durante unos días. Luego van al piso de Teresa, donde le entrega la cartera de Campuzano. Manolo empieza a investigar la muerte a petición de Teresa. Dentro de la cartera había facturas, correspondencia interna y externa, albaranes, notas y medio kilo de pesetas.

Manolo llama a Fernando, el especialista económico de la redacción de su empresa. Hablan de los laboratorios Basedow, cuando Manolo pregunta si sabe algo de Campuzano. Fernando le cuenta que era el director de la revista médica Hipófisis, que está financiado por los laboratorios Basedow. También le dice que Campuzano había aparecido muerto en su piso, lo que hace el asunto más extraño y que Manolo se interese más en la investigación.

CAPÍTULO CINCO

Manolo decide coger un taxi e ir a ver la doctora Carolina Orué, y juntos van a una cafetería de lujo. Carolina era una mujer guapa, con una melena corta, con las puntas hacia dentro.

Manolo, de una manera muy indirecta, le explica que Luís Mary ha sido asesinado y que ella también está en peligro de muerte. Carolina conocía a Campuzano, y le dice que era el jefe del departamento de relaciones externas de los laboratorios Basedow, y después dirigió la revista médica Hipófisis. Manolo le explica que Campuzano también ha aparecido muerto. Carolina tiene prisa, quedan con Manolo dos días después para ir al piso de Luís Mary a recoger sus objetos personales. Carolina también le dice que desearía recuperar la cartera de Luís.

Manolo telefonea a Teresa y ella le cuenta que han entrado a robar en su casa.

CAPÍTULO SEIS

Cuando llega a la casa de Teresa la encuentra el sofá llorando, estaba muy cansada. Manolo coge un taxi y vuelve a su apartamento, se mete en la cama a descansar. Poco después oye como manipulan su puerta, coge un cuchillo de juguete y la mancha de sangre sintética que se había comprado anteriormente y simula como si estuviera muerto. Tres hombres entran en su casa en busca de la cartera y encuentran Manolo “muerto”. Se largaron convencidos de que se habían quedado sin cartera porqué alguien se los anticipó.

Por la mañana Manolo se va a la redacción a entregar un artículo. Le muestra a Fernando todo el contenido de la cartera y éste le dice que no vale para nada.

Manolo va a casa de Campuzano a preguntar por él. La viuda le dice que está muerto y le invita a entrar en su despacho. Manolo coge muchos escritos de Campuzano.

Manolo coge un taxi y va al cementerio. Allí encuentra al hermano de Campuzano y le pregunta por la autopsia. Su hermano le dice que se suicido. Saliendo de cementerio Manolo ve a Carolina y unos cuantos hombres saludándose. Manolo, de nuevo regresa a su casa.

CAPÍTULO SIETE

Manolo llega a su casa y empieza a revisar los papeles de la cartera de Campuzano. Dentro hay facturas, cartas, planos, fotocopias y tarjetas de visita. Manolo decide llamar a Teresa para saber el nombre del inspector que se ocupa del caso de Luís Mary. Teresa le dice que se llama Constantino Cárdenas.

Poco después encuentra una tarjeta de visita que Campuzano tenía en la cartera, de José Menéndez Cueto, del departamento de investigación sobre el papel de los laboratorios Basedow. Manolo decide llamarle y se citan en la casa de Menéndez para hablar. Cuando llega a su casa le conduce a su despacho. Menéndez es un hombre de unos 44 años, alto, corpulento y con bigote. Comienzan a hablar, pero Manolo Ge se larga sin sacar ninguna conclusión.

CAPÍTULO OCHO

Por la mañana Manolo va a la redacción, cree que ya es hora de ponerse en contacto con la policía, porqué él y Teresa están en peligro. Coge un taxi y se va a la consulta de Carolina, ella le invita a subir al coche para ir a la buhardilla de Luís Mary. Allí hablan y también encuentran poemas y novelas de Luís Mary. Carolina le pregunta por la cartera que tiene Manolo y él le dice que no sabe nada. Carolina le cuenta que está muy metida en el asunto, que sabe quienes les registraron y que durante ese tiempo evitó que los machacas le mataran a él y a Teresa, pero que si no le da la cartera no lo podrá controlar más. Manolo se va de la buhardilla y una vez fuera en el servicio de la una cafetería quema la cuartilla de Luís dónde hay la idea para una novela.

CAPÍTULO NUEVE

Manolo, al llegar a su casa, encuentra dos matones en su sofá. Hablan un poquito, pero a ellos se les acaba la paciencia y cogen a Manolo Ge por los hombros. Le estampan en la librería y le preguntan por la cartera. Manolo, muy acertado, les dice que ha hablado con Carolina Orué y han acuerdado que los ayudaría a buscar la cartera (la que en realidad ya tiene). Los dos matones se largan, volverán al cabo de cuatro días a recoger la cartera. Manolo decide telefonear a Carolina y le explica que los matones estaban en su casa. Manolo le hace preguntas a Carolina sobre Luís Mary, al final le dice que le parece que le encontrará la cartera y se la entregará.

Poco después recibe una llamada de Teresa que vaya a su casa a dormir porque está muy deprimida.

CAPÍTULO DIEZ

Manolo se da cuenta que alguien le sigue. Coge un taxi y va a casa de Teresa. Se sientan en el sofá y Teresa le cuenta que todo empezó por culpa de Campuzano, director de la revista Hipófisis. Luís Mary se casó con Carolina por intereses ideológicos. Ella colocó a Luís Mary a investigar sobre la empresa, y ese consiguió mucha documentación sobre los fraudes a hacienda y por eso le despidieron del trabajo. Después Luís Mary pidió ayuda a Teresa para resolver el caso a cambio de recompensa. A partir de ahí, Carolina comienza a desconfiar de Luís Mary, y ella y un grupo de personas deciden matarle. Campuzano, que tenía relación con el fraude, moriría poco después por tonto y torpe.

CAPÍTULO ONCE

A la mañana Manolo llamó a la redacción diciendo que estaba enfermo, cosa que era mentira. Poco después llamó al inspector Constantino Cárdenas, y le dijo que haría un informe para comisaría donde describe a los que habían registrado su apartamento. Hace esto por su seguridad y por la de Teresa. Poco después Manolo telefonea a Carolina y quedan para cenar con la excusa de haber reflexionado sobre la cartera. Cuando es hora, Manolo coge un taxi y se larga hacia el restaurante dónde estaba citado. Se da cuenta que le siguen.

CAPÍTULO DOCE

Una vez dentro del restaurante Manolo se sienta con Carolina en una mesa. El hombre que estuvo siguiéndolo también está en el restaurante. Poco después Manolo y Carolina empiezan a hablar de la cartera. Manolo le pide un rescate (dinero) para la entrega de la cartera, el beneficio sería para Teresa. Le pide un par de millones. Manolo y Teresa quedan para cenar en ese mismo restaurante la noche siguiente.

Manolo, una vez en el exterior del restaurante, se da cuenta que todavía le siguen. Entra en una cabina y telefonea a Fernando, le pide que recoja los documentos sobre los fraudes que le había dado hace tiempo y que le acompañe a una delegación de Hacienda con la documentación.

Una vez en el Ministerio, Fernando encuentra un amigo suyo que trabaja allí. Él los lleva a su despacho para hablar. Manolo le muestra la documentación y le dice que no tiene nada de valor, que los laboratorios Basedow no han hecho ningún fraude a Hacienda.

Manolo le pide a Fernando que guarde los documentos. Una vez en la redacción coge la cartera y se va hacia su casa. Poco después de entrar en su apartamento sueno el teléfono, es Carolina. Le dice que el que el perseguidor estaba contratado por ella. Por otro lado, están de acuerdo con pagar 2 millones a Manolo. Quedan en el restaurante para hacer el cambio de la cartera por el dinero.

Manolo llama a Fernando y quedan para hablar. Manolo pone el dinero y la documentación en una carpeta, y la da a Fernando para que la lleve al restaurante. También le dice que se siente en una mesa alejada de la suya y que espere sus instrucciones.

CAPÍTULO TRECE

Una vez dentro del restaurante Manolo ve a Carolina. Mientras Manolo y Carolina están cenando entra Fernando con la carpeta y se sitúa lejos de él. A los postres, Carolina saca el cheque de 2 millones. Manolo le entrega la cartera vacía, le explica que se la entrega vacía por precaución. Después, Manolo va a buscar la carpeta con la documentación que tenía Fernando y hacen el cambio. Salen del restaurante y dos policías le quitan la cartera a Carolina y los obligan a entrar en un coche camuflado. Se dirigen a la Dirección General de Seguridad. Una vez dentro los separan. Manolo esta en una habitación con un policía que le hace preguntas. El policía encuentra el cheque de 2 millones. Le dicen que ya hablaran mañana.

CAPÍTULO CATORCE

Por la mañana le llevan a una habitación, hay un mecanógrafo y un policía. Encima de la mesa hay la documentación y el cheque. Interrogan a Manolo, él les dice que llamen al inspector Cárdenas para aclarar los hechos. Cuando llega Cárdenas, Manolo le dice que fue detenido sin que le dieran ninguna explicación.

Al fin le dejan libre, pero acompañado por Cárdenas y otro policía que vigilará su casa. Se va de comisaría sin el cheque. Manolo le entrega al inspector un informe sobre los hechos que han pasado sobre el asesinato de Luís Mary.

CAPÍTULO QUINZE

Manolo se despierta a las 4 de la tarde, en el momento que llega el inspector Cárdenas. Manolo y Cárdenas hablan sobre la novela de Manolo. Cuando Cárdenas se larga, le dice que se encontrarán mañana en la comisaría para hablar de la novela y decirle el nombre del asesino.

El inspector se lleva de casa de Manolo un muestrario de papel sobre Campuzano que no había entregado a los matones ni a Carolina.

CAPÍTULO DIECISÉIS

Cuando Manolo llega a comisaría, el inspector Cárdenas le atiende enseguida. Una vez en su despacho, Cárdenas le dice a Manolo que el dinero de la cartera es falsificado por los laboratorios Basedow, en concreto por Menéndez Cueto. Todos buscaban como locos la cartera que había cogido Luís Mary sin ni siquiera saber que el dinero era falso. Manolo ahora entiende por qué lo detuvieron, había pagado al restaurante con dinero falso. Carolina se encargaba de repartir el dinero falsificado.

Campuzano prestaba la imprenta de su revista para imprimir el dinero. Decidió suicidarse porqué tenia mucha presión encima después de la muerte de Luís.

No era cierto que Manolo no hubiera visto más a Luís Mary, sino que se reunió con él en aquella buhardilla destartalada, y éste le enseñó la novela escrita, en la que él mismo hacía el papel de muerto, y que estaba narrada en primera persona como si su amigo Manolo fuera el que hablaba, en la que también se narraba el encuentro del policía y Manolo. A Manolo le gustó tanto que incluso llegó a pensar que era suya. Pero existía el problema de Luís Mary, así que fue Manolo el que mató a Luís Mary.

El inspector no le detiene. Al fin Manolo se va a casa de Teresa a entregarle el cheque de dos millones. Le entrega el cheque y le dice que no lo anularán, porque ellos sólo son personajes imaginarios de un libro imaginario.