Papel del Gerente Finaciero

Economía. Finanzas de la empresa. Gerencia financiera. Funciones. Responsabilidades

  • Enviado por: Jose M Reyes
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad

El Papel del Gerente Financiero

El gerente financiero de una empresa es primeramente un miembro del equipo de gerencia de la misma, y como a tal le compete la maximización del patrimonio invertido de sus accionistas. En países con mercados bursátiles desarrollados, es el valor de la acción el que mide la efectividad de la gerencia frente a los accionistas de la empresa.

Maximizar las utilidades de la empresa no siempre significa un óptimo retorno hacia los accionistas. Las utilidades se deben enmarcar en el tiempo, pues no es lo mismo ofrecer un volumen de ganancias en un año dado, que hacerlo en sumas menores pero con cobertura de varios periodos. El valor que los accionistas le asignen al dinero en el tiempo los llevará a preferir una u otra alternativa. Tampoco se puede desconocer el factor riesgo que implica la expectativa de utilidades futuras y que entre mayor sea el riesgo más grande será la exigencia de rentabilidad del accionista. El mayor nivel de utilidades puede lograrse incluso emitiendo más acciones para que contablemente se eleven las ganancias al decrecer los pasivos, pero esto puede implicar que la utilidad por acción se vea disminuida. Así mismo, el que existan utilidades no obliga a su conversión automática en dividendos, ni a que se repartan a los dueños.

Maximizar utilidades implica maximizar el pago de impuestos, lo cual puede no ser del interés de los accionistas. Tampoco interesa la maximización de utilidades cuando ella significa pérdida en la participación de mercado. Recortar el presupuesto de mercadeo, o el de investigación y desarrollo, puede conducir a mejorar las utilidades, sacrificando la capacidad competitiva de la empresa y liquidando su posición de mercado.

La función propia del administrador financiero, conducente siempre a coayudar en el propósito de maximizar el patrimonio de los accionistas, puede analizarse dividiéndola en las actividades que realiza repetitivamente y en aquellas que lo deben ocupar de tiempo en tiempo. Dentro de las primeras, la consecución de fondos para operar, al menor costo posible y con las mejores condiciones de repago, ha sido siempre la actividad tradicional de la gerencia financiera. Sin fondos suficientes la empresa no opera óptimamente. Usualmente las gerencias financieras privan a las compañías de producir más, y por ende de hacer más ganancias, por el solo hecho de no elevar el nivel de endeudamiento, o porque erróneamente se mide a finanzas su desempeño con base en el costo financiero total. La única forma de saber cual es el nivel de deuda y de fondos con que se debe contar en cada momento, es por medio de un presupuesto de efectivo apropiado, preparado por el área financiera con base en las informaciones de las áreas productivas y de servicios, usualmente a finales del año anterior y con revisiones periódicas de ajuste, según las circunstancias. Esta primera función, la de suministrar oportunamente los fondos requeridos, luce trivial y sencilla y a menudo se le asocia con actividades de tipo social y de relaciones.

Más importante que saber preparar un presupuesto es conocer a fondo el negocio para poderlo presupuestar de forma tal que refleje su realidad, y esta debe ser la primera misión del gerente financiero. Desde el punto de vista de la gerencia financiera, y de la empresa, lo que cuenta es conocer dónde esta el negocio, es decir, qué factores son los críticos en materia de hacer que la empresa gane o pierda.

Los recursos financieros con que puede contar una empresa no son ilimitados, y así lo fueran, existe un óptimo por encima del cual resulta muy costoso contar con excedentes. El dinero es un recurso que produce valor agregado y la norma debe ser utilizarlo siempre que produzca más de lo que cuesta, salvo por uno mínimos de efectivo que permanentemente se han de mantener casi ociosos para prevenir situaciones de iliquidez. En buena parte el papel del gerente financiero es mantener un sano equilibrio entre liquidez y rentabilidad. Una empresa ilíquida, sin fondos suficientes, no opera bien, y una empresa con demasiada liquidez resulta muy costosa. Este es el dilema que debe manejar cada día el gerente financiero. Afortunadamente, para alcanzar la liquidez existen maneras distintas de mantener efectivo en caja o bancos, como son el contar con créditos de acceso inmediato, mantener cupos de sobregiro, contar con activos fácilmente liquidables, etc. Una de las labores más difícil del administrador financiero es saber cómo manejar los sobrantes de tesorería.

Dentro de las funciones corrientes de la gerencia financiera está también la de distribuir los fondos entre las diversas áreas de la empresa. Las asignaciones deben hacerse acorde al presupuesto y en casos de escasez las prioridades deben estar acorde con el interés de la compañía asignando primeramente a las áreas o líneas que más reditúen, y que más rápido conviertan su rédito en efectivo, si es este el recurso que más se necesita.

Otra función básica repetitiva es estar siempre midiendo los resultados y compararlos con el presupuesto. Aquí hay que medir rentabilidad y liquidez. Si se cuenta con varias lineas de producción, se les debe establecer su propio estado de pérdidas y ganancias, o, mejor, su propio flujo de fondos, dándole mucha atención a que los márgenes de utilidad bruta se den de mes a mes. Es igualmente importante periódicamente índices como rotación de inventarios y de cartera, que pueden ayudar a detectar a tiempo situaciones anómalas en la operación.

Igualmente día a día se deben revisar las disponibilidades y los requerimientos para conseguir los fondos y para ordenar los traslados, las consignaciones y los pagos, que es lo que constituye la función más conocida de la gerencia financiera, usualmente desarrollada con la colaboración de la tesorería. Es deber del gerente financiero conocer todas las técnicas de fondeo, entre las que se incluyen, además del crédito ordinario, las aceptaciones bancarias, el factorin, los sobregiros negociados, y toda la practica de manejo de caja o cash management. Si la empresa hace comercio exterior, importando y/o exportando, la apertura de cartas de crédito, sus modificaciones y las gestiones de reembolso y/o reintegro, son también parte crucial de sus funciones rutinarias, así como la revisión de los cobros que los intermediarios financieros le hagan por estos servicios. Si la empresa vende a crédito, es usualmente finanzas quien tiene a cargo la cartera, apoyándose en contabilidad para su seguimiento y en el área jurídica para recuperar la de difícil cobro.

Otra función muy importante dentro de las rutinaria es velar porque los estados financieros estén a tiempo y sean confiables, colaborando, además, en su análisis. Igualmente, el estado exige la presentación periódica de innumerables formatos con información operativa y tributaria, cuya presentación oportuna se debe supervisar.

De la calidad de la información contable depende lo confiables que sean los informes de la gerencia financiera y, aunque de la contabilidad se encargan otras personas, finanzas debe contar con buen grado de control y de conocimientos sobre lo que en esa dependencia esta ocurriendo. Los controles, los métodos y los procedimientos, así como los costo, deben ser también de la incumbencia de la gerencia financiera así estén asignados como función a la contraloría o a la revisoría fiscal.

En cuanto a sus deberes esporádicos, la gerencia financiera debe primeramente ser actuante de primera línea en la definición de la misión global de la empresa. Una vez adaptada la estrategia, debe la gerencia plasmar en números, proyectando un flujo de fondos y unos presupuestos.

La fijación de políticas de manejo de los activos de la compañía también atañe al área financiera. Ella actúa principalmente sobre los activos circulantes, definiendo el manejo de caja y bancos, de cuentas por cobrar y de inventarios. En materia de activos fijos, además de fijar pautas para el manejo de la depreciación y de las amortizaciones, y de velar porque no existan inversiones con baja rentabilidad, el papel de la gerencia financiera estriba en evaluar inversiones para determinar su rentabilidad y conveniencia. Más importante aún es participar en la evaluación de inversiones de tipo macroeconómico, como cuando se trata de analizar la compra de otra empresa, el montaje de una línea o un cambio de estrategia.

La definición de la estructura de endeudamiento es de su absoluta responsabilidad. Trabajar con alto endeudamiento mejora la rentabilidad sobre el patrimonio de los socios, siempre y cuando los fondos prestados reditúen más de lo que cuestan y a este concepto se le denomina apalancamiento financiero.

En materia de endeudamiento, la gerencia debe definir cuantías para el largo y corto plazo, buscando financiar todo el activo fijo no cubierto por el patrimonio, y una parte del circulante, con créditos de largo plazo, que en nuestro medio se asocian usualmente a créditos de fomento. Para ello debe negociar con bancos y corporaciones cupos de crédito que satisfagan los requerimientos de la empresa. Las necesidades de importación de materias primas, y las de bienes de capital, si se necesitan, deben preverse con cupos para negociación en moneda fuerte.

En las relaciones con los bancos el gerente financiero debe ser consciente del negocio que cada uno de los intermediarios hace en relación con su empresa, midiéndoles de vez en cuando su rentabilidad. Así sabrá cuán importante es la empresa para el banco y si está excediendo o no sus reciprocidades. De igual manera, el gerente debe asegurarse de que sus banqueros entiendan su negocio, con el fin de que puedan evaluarlo con facilidad y de que le puedan dar el apoyo necesario cuando sea requerido.

El uso de recursos propios, y obviamente su proporción con respecto al endeudamiento, es del resorte del administrador financiero. De la generación interna de fondos puede disponer de la depreciación y sugerir que parte qué parte de las utilidades se reinvierten. Analizará, además, si acude directamente al mercado de capitales emitiendo bonos, o si recurre al ahorro primario por medio de colocación de acciones regulares o preferentes.

El diagnóstico esporádico de la empresa también es deber del administrador financiero. Cuando los presupuestos los presupuestos no se dan es conveniente analizar las razones financieras. Ellas dicen poco por sí mismas y es necesario compararlas con las de la misma empresa en períodos anteriores y con las de la industria. La planeación tributaria es igualmente un asunto de primordial importancia, así como la definición del tipo de seguros que deben cubrir los numerosos riesgos a que está sometida una empresa. El gerente financiero debe saber, así mismo, con activos cuenta para proporcionar garantías a los acreedores, manteniendo un inventario actualizado de acreencias, edificios, lotes, maquinaria, etc. que en un momento dado dispone para dar en garantía. Otra preocupación bien importante es la de cubrirse apropiadamente contra los riesgos de la devaluación, lo cual se logra contando activos directamente valorizables con la devaluación, que superen las deudas en moneda fuerte.

El administrador financiero debe ser además consciente de que las decisiones financieras han de tener muy en cuenta factores no financieros. Situaciones de mercado, jurídicas, laborales, de estrategia y, en fin de muchos tipos, pueden hacer que el óptimo económico diste del óptimo práctico.

En el bagaje de conocimientos del gerente financiero debe ocupar primerísimo lugar su capacidad de planear flujos de fondos. El flujo de fondos es la herramienta básica de la administración financiera, y hoy se cuenta, con el recurso de las hojas electrónicas, que permiten realizar las proyecciones financieras con gran facilidad, añadiéndoles incluso análisis de sensibilidad. Los flujos de fondo son realmente una herramienta más que un fin. Con ellos se pretende calcular el valor presente neto de alguna inversión. Por eso el gerente también debe tener criterio para definir la tasa de interés con la que se descontaran los flujos. El administrador financiero debe, además, dominar conceptualmente el influjo de la devaluación y de la inflación sobre las proyecciones financieras.

El conocimiento constante de la situación económica del país y de las tendencias de la economía mundial, es otro deber incuestionable del gerente financiero. Debe ser un buen lector de periodicos y de revistas especializadas. Allí aprenderá lo que está ocurriendo y la forma en que lo afecta. Sabrá por ejemplo si el dinero va a escasear y se dedicará a su busca, así no lo requiera de inmediato. Conocerá lo que el gobierno piensa en materia de aranceles, la disposición de divisas, la tendencia de la tasa de cambio. Si la empresa compra sus materias primas en otros países, el gerente financiero debe estar también al tanto de la evolución de la paridad cambiaria y tomar las acciones pertinentes para cubrirse de movimientos bruscos que puedan afectar el valor de sus suministros. El gerente financiero debe liderar el estudio de situaciones nuevas, como puede ser el caso de un cambio en el esquema de desarrollo de un país.

Otra gran obligación es la de estar enterado de las medidas tributaria.

Se identifican dos diferentes campos de acción en la gerencia financiera. Una función se asocia con el manejo de efectivo, con la gerencia financiera tradicional, del tipo más bien de tesorería. La otra es una función más científica, ingeniería financiera, comprometida en cálculo de rentabilidades y en análisis financiero. Cuando una compañía crece después de cierto punto, puede ser conveniente separar estas dos funciones, pero sin hacerlo en un grado absoluto, pues ellas estarán continuamente interactuando. Así por ejemplo, cuando a quien maneja la tesorería le faltan ingresos en un mes, él o ella deberá entender si la falta obedece a menores ingresos por ventas o a mayores costos o a una menor rentabilidad. La planeación financiera es, en resumen, la gran función del gerente financiero.