Panteón de Agripa

Arte romano. Arquitectura romana. Roma. La rotonda. Pórtico. Bóveda. Iconografía

  • Enviado por: Christian Acosta
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


EL PANTEÓN DE AGRIPA

INTRODUCCIÓN

Roma se puede considerar una de las ciudades más importantes de la Historia, dada su influencia en los territorios que consiguió tener bajo su poder durante la época de máximo esplendor del Imperio, tras luchar en diversas guerras. Si de cierta manera Roma también se vio en su día influenciada por la herencia griega, es mucho mayor la influencia que ha provocado en los territorios conquistados y, posteriormente, recuperados o conquistados por otras culturas.

El arte romano es, junto con el arte griego, el primero que aparece para reflejar la vida cotidiana de la sociedad de entonces. Al contrario que en Grecia, en Roma se construían los edificios para acoger a una sociedad activa, para que cumplieran con una función predeterminada desde antes del comienzo de su edificación. Así pues, eran edificios con una función social determinada. Cada edificio cumplía una función: las termas eran edificios dedicados al baño de los ciudadanos, así como un lugar de encuentro y recreo; en los circos se realizaban las famosas carreras de cuadrigas, y tenían una capacidad aproximada de unos 20000 o 30000 espectadores; los teatros romanos, al contrario que los griegos, eran edificios urbanos, lo que implicaba la creación de nuevas técnicas para soportar las gradas; todos los anfiteatros, donde se celebraban los combates entre gladiadores y los combates navales, respondían a un esquema derivado del Coliseo romano. Además de estos edificios se construyeron también acueductos y pantanos, así como grandes necrópolis y edificios religiosos, como templos, además de las abundantes insulas en las que se elevaban los edificios dedicados a la vivienda, y del foro, el centro neurálgico de la ciudad, y los centros de carácter civil.

Para muchas de las edificaciones ya nombradas, los arquitectos romanos tuvieron que introducir nuevas técnicas que, junto a las heredadas de los griegos, permitieran la edificación de edificios que requirieran de estructuras muy complicadas. Muchos de los materiales empleados en las construcciones se improvisaban a pié de obra, recurriendo en muchas veces a mezclas de bajo coste pero de gran indestructibilidad: rocas volcánicas, tallados en bloques de piedras diversas, materiales naturales... Así, una de las grandes innovaciones por parte de os romanos fueron los diversos opus: quadratum, caeminticium, incertum, reticulatum, tesselatum.

Una de las grandes diferencias entre los conceptos de creación de templos griegos y romanos es el hecho de que, en Grecia, el templo se construía para ser observado por fuera, y era imposible penetrar en él, exceptuando a los sacerdotes, y en muchos casos nadie podía entrar en la naos, ya que era en ese habitáculo en el que se situaba el altar dedicado a un dios determinado, y, justo por eso, era terreno sagrado e impenetrable por un ciudadano de a pié. En Roma, al contrario, los templos se hacían también para ser observados, pero en este caso desde dentro y desde el exterior. Los templos eran edificios públicos de carácter religioso, a los cuales se acudía para adorar a sus dioses, que en la época eran varios, dedicados a diferentes aspectos.

Precisamente, la obra comentada es el Panteón de Agripa, gran templo caracterizado por sus innovaciones estructurales y pos sus sistemas de sustentación.

IDENTIFICACIÓN

  • Nombre: El Panteón de Agripa, llamado de esta forma ya que su primera edificación fue ordenada por Marco Agripa, gran ministro de Augusto. Este edificio es popularmente conocido como La Rotonda.

  • Datación: La primera edificación de este edificio data del año 27 aC, pero se vio fuertemente dañada a causa de un incendio. Más tarde, en el año 80aC, en ese mismo lugar, Adriano decidió edificar un templo dedicado a todos los dioses de la gens Julia, y en la fachada añadió una inscripción en recuerdo de Marco Agripa.

  • Localización: Este edificio tiene su ubicación en la ciudad de Roma, en Italia.

  • Autor: El autor original fue Apolo de Damasco, aunque su reconstrucción fue llevada a cabo por Domiciano, bajo el mandato de Marco Agripa.

  • Estilo: Edificio de estilo romano de Alto Imperio (época de los emperadores Trajano y Adriano). Posee capiteles de orden corintio.

  • Estado actual: Es uno de los edificios antiguos mejor conservados hoy en día, y se encuentra rodeado de edificios contemporáneos.

ASPECTOS FORMALES

El Panteón de Agripa, gran obra del arte romano, está formado por dos partes. La primera de sus partes (o zonas) está formada por el pórtico (33 x 13 m). Este pórtico, situado sobre un gran podium, y al cual se accede a través de una gran escalinata, está formado por 16 columnas lisas, monolíticas, de granito, aunque sus capiteles son de mármol blanco, dispuestas en tres filas: una de 8 columnas y dos de 8 (de exterior a interior). Las dos series posteriores de columnas dividen el pórtico en

tres naves, la central más ancha que las laterales, ya que es la que conduce a la puerta de acceso al interior. El suelo del interior del pórtico es mármol de colores (siguiendo la técnica del opus sectile). La hermosa puerta de acceso al interior de la rotonda (por eso es popularmente conocido como La Rotonda, al igual que la plaza en la que se encuentra) está hecha de bronce y es de época romana, aunque tuvo que ser restaurada en el siglo XVI, concretamente en el año 1563.

Aunque este pórtico cuenta con una gran belleza y espectacularidad, la verdadera “hazaña” que ha convertido el Panteón en una de las obras simbólicas del arte romano es la gran rotonda que el edificio tiene como nave central, cubierta por una cúpula que cubre el espacio interior, que, en este caso, y al contrario que en Grecia, tiene mayor importancia que el aspecto exterior. La rotonda y la bóveda semiesférica tienen el mismo diámetro (43'50 m). La cúpula semiesférica, formada por hormigón mezclado con restos volcánicos (elementos ligeros que ayudaban a levantarla sin demasiado peso), comienza aproximadamente a partir de la mitad de la altura total. En su parte más alta, la cúpula tiene en el centro un óculo redondo de 8'92 m de diámetro, a través del cual entra la luz que servirá de única iluminación para el interior. Para que el peso de la cúpula pudiera ser soportado, se utilizó un sistema en el que se levantaba un tambor cilíndrico de más de 6 metros de grosor, formado por una combinación de hormigón con hiladas de mahones, al cual se le añade la ayuda de ocho gruesos pilares. Este muro tiene ocho aperturas, una de las cuales una se corresponde con la puerta de entrada. Las demás aperturas corresponden a nichos, acompañados de columnas corintias.

En el “primer piso” del tambor sigue una serie que alterna ventanas cerradas con la continuación del muro. Más arriba, en la cúpula propiamente dicha, se encuentran cinco series de artesones por todo el diámetro de la cúpula, que van disminuyendo de tamaño conforme la cúpula se va cerrando, dando una sensación de gran altura de la semiesfera.

El logro de levantar esta gran cúpula convirtió a este edificio en ejemplo para futuras edificaciones.

ICONOLOGÍA / ICONOGRAFÍA

Este templo no podía tener otro nombre más adecuado. La palabra “panteón” significa “casa de todos los dioses”, y hace clara referencia a la finalidad original del templo, ya que fue construido para cumplir la función de templo dedicado al culto a todo los dioses, tanto a los propios, como a los de las tierras conquistadas en las batallas y guerras.

El gran óculo central simbolizaba el cosmos, y la proximidad de los dioses con el templo que se les dedica. Aunque el templo tenía una clara función religiosa, también era lugar para celebrar diversas ceremonias de tipo político.

En el año 609, el templo se consagró al culto cristiano bajo la advocación de Santa María de los Mártires, y sirvió de inspiración a Miguel Ángel a la hora de diseñar la gran cúpula de San Pedro del Vaticano. Tal es su importancia, que, en su día, Miguel Ángel dijo: “Disegno angelico, e non humano”

Vídeos relacionados