Paleolítico

Historia universal. Prehistoria. Pleistoceno. Homo habilis. Australopitecus. Homo Erectus. Neanderthal. Sapiens. Fuego. Caza. Enterramientos. Sociedad

  • Enviado por: Lidia Lorenzo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


PLEISTOCENO INFERIOR

Cuaternario muy antiguo: 1.600.000 a 730.000 BP (desde la actualidad hace 730.000 años).

Clima: Dos grandes glaciaciones y un periodo interglaciar más “cálido”, los glaciares ocupaban desde los polos hasta una latitud de 50ºN. En Africa clima húmedo y templado (desarrollo de vegetación, bosques).

Grandes animales:mamut, elefante, ciervo, hipopótamos, asnos, león de las cavernas, osos cavernarios.

Violentas erupciones volcánicas (centro de Francia, Nordeste Península Ibérica).

Desarrollo primeros homínidos: AUSTRALOPITHECUS.

Ya vivirían hace unos 5 millones de años (aparición en el Plioceno). Extinción hace aprox. 900.000 años.

Su estatura sería de unos 1,10 a 1,50 m.

Fueron los primeros primates que caminaban erguidos, sobre las extremidades posteriores que se convirtieron en inferiores.

Las manos liberadas de funciones de apoyo se vieron liberadas para llevar a cabo otras funciones.

No tenían capacidad de tallar utensilios de piedra.

No construian refugios, se cobijaban en abrigos naturales.

No conocían el fuego.

Alimentación a base de carroñeo (restos de caza de otros animales, recolección vegetales, frutas.).

HOMO HABILIS

Es la especie más antigua del género Homo.

Hace unos dos millones de años, antes de la extinción de los australopitecinos apareció un nuevo homínido, del que no conocemos su estatura, con mayor capacidad craneal (650 - 775 cc).

La cara era más alta, con la caja craneana más elevada, menor arco supraorbitario y mandíbula menos espesa, piezas dentarias más pequeñas.

Lo diferencian del Australopithecus la mayor capacidad craneana y la aptitud de producir útiles.

El nombre derivaría de su habilidad de trabajar la piedra, ya que se han encontrado sus restos junto a útiles de piedra.

Se supone que coexistirían las dos especies, una dependiente de la otra por la capacidad de tallar útiles y por ello con capacidad de cazar. El Homo Habilis no masacró a su contemporáneo de repente, al estar mejor armado, ser más capaz por su mayor capacidad craneana y una estructura social más complicada lo debieron desplazar hacia zonas menos favorables y luego los irían eliminando durante un largo período de tiempo.

El medio en que vivían era una sabana, con acacias en zonas secas y juncos y gramíneas junto a los lagos. La fauna era abundante, y se supone que su existencia se desarrollaría a orillas de los lagos (lugar donde van los animales a beber y zona de caza entre ellos, el carroñeo sería más facil así), donde su subsistencia estaba asegurada.

A esta especie se le atribuyen unas estructuras de habitación compuestas por series circulares de piedras sobre las que situarían una estructura de ramas formando cabañas muy rudimentarias, o bien simplemente sería un muro de piedra como paravientos.

Emplearían sus artefactos en cazar piezas pequeñas y se alimentarian también de carroña, tubérculos, bayas y raices.

Sus herramientas eran pequeños cantos rodados rotos, con los que obtenían numerosos fragmentos con aristas cortantes (choppers y chopping tools).

PALEOLITICO INFERIOR CLASICO

PLEISTOCENO MEDIO

Aprox. del 730.000 BP al 120.000 BP

Hasta hace 1,3 millones de años la historia de los homínidos se desarrolló solamente en Africa (unica zona sin glaciaciones), a partir de ahí surge una nueva especie: el HOMO ERECTUS (antiguamente eran conocidos como Pithecanthropus, en Europa se denominaron ANTENEARDENTALES.

Sus restos se encuentran también en Asia y Europa. Siendo originaria de Africa ha sido la primera especie con tendencia a emigrar (entendida la emigración como desplazamientos en busca de nuevos territorios de caza).

La duración de unos 1,2 millones de años de esta especie explica su difusión, sin necesidad de desplazamientos de masas (aunque surgiera hace 1,3 millones de años no se extinguió hasta aprox. 100.000 años BP, coexistiendo por épocas con sus predecesores y luego con el Homo Sapiens Neandertalensis (Neandertales), que lo reemplazaría).

Su máximo desarrollo se alcanzó desde aprox. 730.000 BP al 100.000 (extinción).

En Europa vivieron durante varias glaciaciones alpinas (entre ellas períodos más templados). Durante estas glaciaciones el nivel del mar bajó considerablemente, por lo que se supone que los primeros llegarían a Europa a través de los Dardanelos (estarían prácticamente unidos por tierra los dos extremos).

El Homo erectus llegó a Europa como un cazador y carroñero más, junto con el león, el lobo y la hiena.

Las zonas más septentrionales (ocupadas por glaciares) fueron evitadas, solamente accediendo a ellas durante los interglaciares. En Africa estos periodos glaciares correspondían con épocas de grandes lluvias y gran avance de zonas arbóreas (pinos, olmos, abedules).

En zonas cercanas a los glaciares el paisaje sería de tundra y estepa, predominando los musgos, líquenes, arboles enanos, etc.

En la fauna coexistirían especies de frío y otras de clima cálido. Todavía hay especímenes de fauna terciaria como el tigre dientes de sable, mastodontes, castor gigante. Surgen otras especies como el elefante, el caballo, rinoceronte etrusco, mamut.

El gran descubrimiento del Homo Habilis fue el útil de piedra y el gran descubrimiento del Homo Erectus fue el fuego .

El gran avance fué, más exactamente, la DOMESTICACION del fuego, ya que éste existía en su forma natural (incendios, volcanes, etc.).

En principio forma hostil, el hombre lo capturó, conservó y reprodujo. Se sirvió de él para calentarse, asar alimentos, lo convirtió en el “hogar”: centro de la vida social y elemento integrado en el entorno humano.

Con el fuego aparecen los primeros campamentos organizados, al aire libre o en cuevas.

Este es el orígen del verdadero cambio psicológico de la humanidad y del desarrollo de estructuras sociales. Alrededor del fuego los cazadores relatarían sus hazañas, se organiza la caza del dia siguiente, se relatan historias (mitología ya presente) y se refuerzan los lazos que unen a la familia y al clan (intercambios culturales que constituyen la base del progreso tecnológico y cultural).

El fuego, fuente de energía, mejora su calidad de vida y permite la colonización permanente de áreas de Europa que eran inhabitables en épocas de frio intenso. Mejora la alimentación y la conservación de alimentos. Se utiliza en la fabricación de utensilios (endurecimiento) y prolonga las actividades al prolongar las horas de luz.

El H. Erectus vivía de la caza y del carroñeo y recolección de gramíneas y vegetales, por ello sería nómada (explotando un determinado territorio según las migraciones de animales, épocas de recolección en determinados lugares de gramíneas y bayas de temporada), por lo que los hogares hallados se pueden interpretar como lugares en los que una parte del grupo desempeña una labor específica (caza, despiece o talla de instrumentos) por un corto espacio de tiempo. Otros campamentos serían los campamentos base donde todo el grupo permanecería por un espacio prolongado de tiempo.

(Estos comportamientos se pueden observar todavía en las tribus esquimales como los ninaniut).

Los restos hallados de los hogares más antiguos se han datado entre 500.000 y 400.000 años.

Los lugares de habitación son al aire libre (zonas tropicales ) o en cuevas y abrigos naturales (zonas más septentrionales). En algunas estaciones al aire libre se han localizado estructruras complejas formando cabañas donde se pueden diferenciar distintas áreas: para cocinar, tallar o descansar.

Los cambios climáticos suponen grandes cambios en plantas y animales, modificando intensamente los recursos accesibles para estas comunidades con una economía cazadora-recolectora. Sus estrategias son todavía de supervivencia y adaptación al medio, que van cambiando, de forma cíclica, junto con los cambios en la naturaleza.

Los útiles más utilizados eran las hachas de mano (bifaces), ya con una simetría y más elaboradas que los de sus antecesores, el hendedor y las bolas (cultura del ACHELENSE). Estos útiles exigen un diseño mental previo más complicado que los cantos trabajados del Homo Habilis, su función es también más especializada. La materia prima se selecciona más, se buscan rocas duras y de grano fino como el sílex. Las herramientas se reducen de tamaño y la simetría es creciente.

Se descubren nuevas técnicas de talla, la talla con percutor blando (madera, asta), que permiten mayor precisión en la talla de herramientas (mejores filos y acabados). Aparecen útiles de concepción compleja (raederas, buriles, raspadores, perforadores) que se desarrollarán en épocas paleolíticas posteriores.

Todavía no se trabajaba el hueso ni el asta. La madera se utilizaba pero sus restos no se conservan salvo en contadas ocasiones.

SUBSISTENCIA

La organización era a base de grupos reducidos de individuos para poder explotar los recursos de un área sin agotarlos y cubrir las necesidades mínimas del grupo que se ha calculado entre 20 y 30 personas (dependiendo de los recursos accesibles).

Su existencia está ligada también a la existencia de conexiones con otros grupos para formar redes de intercambio matrimonial (si un grupo se aisla surge la endogamia y con ella la extinción del mismo al cabo de un tiempo) y de información.

Los restos de los grandes mamíferos de esta época pueden responder a actividades de carroñeo de grandes animales (macromamíferos: elefantes, hipopótamos, rinocerontes) muertos por causas naturales o de los restos dejados por otros animales. Las actividades de caza de los grandes hervívoros requerirían la cooperación de varios grupos, que aportarían grandes cantidades de carne y reforzarían los lazos sociales.

La importancia de la recolección debía ser importante ya que era más seguro que la caza y carroñeo y sería el complemento de esas actividades

PALEOLITICO MEDIO

PLEISTOCENO SUPERIOR

(Aprox. del 120.000 al 50.000 BP) La datación 50.000 BP correspondería al inicio de la transición al Paleolítico Superior.

Esta época se asocia a un nuevo tipo humano: El hombre de NEANDERTAL, variedad de los sapiens (Homo sapiens neanderthalensis).

Aparece hace unos 120.000 años, mientras el Homo Erectus se estaba extinguiendo.

Algunos rasgos se parecen a los del H. Erectus, el cráneo es largo y aplanado. Frente huidiza, mandíbula prognata sin mentón, torus supraorbitario muy pronunciado. Capacidad craneana muy elevada, con una media de 1.600 cc (superior a la actual).

Se supone que su estatura media sería de unos 155 cm. Los fémures eran curvos pero la columna vertebral era idéntica a la del hombre moderno.

Huesos muy robustos (selección natural de individuos resistentes al riguroso clima de las últimas grandes glaciaciones - Würm).

La cultura del Paleolítico Medio se considera totalmente establecida hacia el 85.000 y la transición al Paleolítico Superior comienza alrededor de los 50.000 / 40.000 BP. La denominación MUSTERIENSE (cultura), es sinónimo de esta época.

Después del interglaciar Riss/Würm comienza un deterioro paulatino del clima (que conduce a la glaciación de Würm I), en la que Europa Occidental sufre un gran deterioro del clima. Frío, vientos y aridez que favorece el desarrollo de la estepa, los bosques son reemplazados por la estepa y los árboles solo permanecen en zonas muy protegidas.

El hielo penetra en el suelo y la superficie se desnuda.

Aparecen especies animales asociadas al frío: lemmings, renos, antílopes saiga, mamuts y rinocerontes lanudos junto a rebecos y cabras.

De las especies carnívoras destacan (por el impacto en el hábitat del hombre) el oso y león de las cavernas y el lobo.

La industria lítica evoluciona, pasando de tallar herramientas sobre núcleos de piedra a tallarlas sobre las lascas obtenidas de esos núcleos. Las herramientas son más pequeñas, especializadas y más simétricas. Aparecen numerosas culturas según zonas, el Paleolítico Medio se caracteriza por esos conjuntos líticos.

Las áreas de habitación son más avanzadas. Se han hallado estructuras complejas (cabañas) y hogares. Entre ellas se encuentran las estructuras circulares de grandes huesos de mamut rodeadas de concentraciones de huesos y cenizas. Es posible que los huesos fueran pesos para mantener pieles extendidas sobre postes de madera. Se han hallado agujeros de poste, alineamiento de bloques, muretes, empedrados o enlosados y hogares.

La explotación del medio inmediato lleva a una caza oportunista sin especialización, el carroñeo de grandes hervívoros continua. La selección de materias primas también indica una explotación más intensiva en un radio inmediato de 5-10 km. mientras que las materias primas más exóticas de cada yacimiento se hallan a una distancia de 100 km (que no se supera).

MUERTE Y RITOS

El comportamiento frente a la muerte constituye un factor importantísimo en toda cultura y de ello nos valemos para intentar comprender la psicología de estos pueblos al representan sus creencias.

En Europa los enterramientos se relacionan con los Neandertales y en el Próximo Oriente con neandertales y hombres modernos antiguos (cromañones).

El primer enterramiento conocido es una fosa hallada en Francia donde se localizó un esqueleto femenino con las piernas fuertemente plegadas. En otro se hallaron seis esqueletos, dos adultos (hombre y mujer) y cuatro niños, los adultos se encontraban en otro nivel.

Las estructuras funerarias consistían fundamentalmente en una fosa que puede estar cerrada por una losa, formando un túmulo.

Las primeras ofrendas halladas fueron tres raederas (herramienta que define la cultura Musteriense) bajo el esqueleto, horizontalmente y orientadas de la misma forma, lo que muestra su carácter intencional.

PALEOLITICO SUPERIOR

PLEISTOCENO SUPERIOR

Desde el 50.000 BP (comienzo transición) hasta el 10.000 BP (Holoceno)

En este periodo el Homo sapiens sapiens (primeros cromañones) sucede al Hombre de neandertal.

Aquí surge un problema ya que en una ordenación cronológica su inmediato predecesor sería el hombre de neandertal, pero la morfología del esqueleto de los neandertales no es una forma intermedia entre el Homo erectus y el Hombre moderno.

La gran robustez de los huesos del neandertal, junto con su elevada capacidad craneana (superior al hombre moderno) se interpretan como una especialización muy evolucionada (las formas de evolución con una gran especialización tienden a su extinción en sí mismas sin evolución posterior) y de ahí se hace dificil imaginar que las formas óseas del hombre moderno, mucho más gráciles, pudieran haber derivado de ahí.

Parece razonable que mientras los neandertales se extinguían en Europa apareció una nueva población, con una gran fecundidad, superioridad técnica o intelectual que los sobrevivió, después de un largo período de coexistencia e hibridación.

El lugar de procedencia deberá ser buscado en Africa o en Asia. En Quafzeh (cerca de Nazaret) se han encontrado restos de Homo sapiens con formas físicas que podrían ser el punto de partida en la transición entre el H. Erectus y el H. Sapiens Sapiens.

(Aquí se puede suponer que los recientes descubrimientos del “Homo Antecessor” en Atapuerca (Burgos) puedan estar relacionados y ser ellos los inmediatos predecesores del Hombre de cromañón y del hombre moderno).

Las formas de estos hombres son modernas. La caja craneana es convexa, torus supraorbitario poco pronunciado. Capacidad craneana de 1.550 cc. y estatura entre 1,65 y 1,75 m. Estas son las características también de los cromañones.

Las características morfológicas hacen conjeturar que el inmediato predecesor del Homo sapiens sapiens habría evolucionado a partir de un grupo de Homo Erectus, que habiendo permanecido aislado de otras poblaciones neandertales asiáticas, geográficamente muy lejanas, habría adquirido en el Próximo Oriente formas nuevas y posteriormente emigrado hacia tierras occidentales (Homo erectus pre-sapiens, que no es conocido hoy en día). De él habrían derivado por una parte el Homo sapiens neandertalensis y por otro el Homo sapiens sapiens, antecesor del hombre actual y que se extiende por todo el mundo durante el Paleolítico Superior.

Los neandertales y cromañones coexistieron durante aproximadamente 35.000 años.

HOMO SAPIENS SAPIENS

Entre los 40.000 y 30.000 años, hacia el final de la glaciación Würm II aparecen los primeros representantes de la nueva especie Homo sapiens sapiens. El esqueleto es de huesos ligeros y frágiles, el cráneo no tiene torus supraorbitario, frente alta y el valor medio de la capacidad craneana es de 1.450 cc. Dentro de estos caracteres existen numerosas variedades que han producido las diferentes razas actuales.

Los restos fósiles son numerosos.

El más importante de los tipos raciales hallados es el de Cro-Magnon (hallados en esa localidad francesa).

Esta nueva especie puebla no sólo el Viejo Mundo sino que, a través del Estrecho de Bering (nivel muy bajo por la glaciación) conquista el Nuevo Mundo, algo parecido sucedió en el Sudeste asiático y ello facilitó que se llegara a Australia.

EL HOMBRE DEL PALEOLITICO SUPERIOR

Con la aparición del Homo sapiens sapiens surge una nueva tecnología, no por azar, ya que el desarrollo de los distintos instrumentos es la respuesta al proceso evolutivo sufrido por el cerebro, la mano y el ser humano en general, así como de la sociedad y el entorno en el que vive.

Los útiles se diversifican según su utilización, había una amplia gama de instrumentos especializados. Debía haber verdaderos especialistas, ya que la perfección de sus útiles líticos no puede ser alcanzada por cualquier individuo. Para su talla debían utilizar herramientas especializadas como finos percutores de caliza, asta o madera.

La originalidad reside en que son de pequeño tamaño, muy ligeros.

Los raspadores servirían para el trabajo del cuero y la madera, los buriles para trabajar el hueso y el asta o para realizar grabados rupestres. Los perforadores para agujerear pieles, madera, asta. Se confeccionaban cuchillos, diversas puntas y una larga serie de útiles.

En comparación con culturas anteriores la talla y forma son cada vez más claras y perfeccionadas y el volumen de los instrumentos tiende a disminuir. La evolución del utillaje lítico llega a adoptar formas minúsculas denominadas microlitos. Estos se fijaban a un astil de madera, cuerna o hueso, con tiras de cuero, fibras vegetales, resina, etc.

Lo que se puede deducir de todo lo anterior es que la aparición de útiles marcó el inicio de la humanidad. Un objeto cortante encontrado en la naturaleza pudo haber sido utilizado de forma inconsciente, pero un útil elaborado implica una determinada actividad cerebral y una reflexión propia de los humanos (lo que implica el lenguaje ya que sin él no hay pensamiento).

En el momento en que el hombre fabrica útiles para transformar los objetos rompe definitivamente con el mundo animal y realiza desde ese momento un trabajo consciente y organizado en el que el pensamiento dirige sus acciones. Esto lleva inexorablemente hacia la vida social y la civilización.

TÉCNICAS DE CAZA

El hombre no vagaba errabundo en el Paleolítico Superior. Explotaba una región de un modo lógico, sabía que en ciertas zonas en determinadas estaciones del año habría abundante alimento vegetal o que determinadas especies animales realizaban migraciones estacionales y de forma periódica podrían encontrarlos en determinados lugares. El grupo, así, se trasladaba siguiendo un ciclo anual, dominando su territorio.

Este hombre sabía explotar su capacidad intelectual mucho mejor que sus predecesores y sin duda su lenguaje debía ser estructurado y muy desarrollado, permitiéndo así a los miembros de la tribu organizar estrategias de caza y discutir su desarrollo.

El sistema para la caza de los grandes animales (mamuts, elefantes, rinocerontes lanudos) es discutido. Se considera que pudieron haber utilizado trampas y lo que sí es seguro es que era necesaria una gran cooperación entre los miembros del grupo ya que no es posible cazar ninguno de estos grandes animales sin mucho coraje, fuerza y habilidad y cooperación entre ellos.

Para cazar animales menores, pero más rápidos, la estrategia era distinta. Idearon sistemas para cazarlos en masa, como demuestra la espesa capa de esqueletos de caballos hallados en Solutré (Francia). Esperaban que el rebaño estuviera en una alta meseta pastando y cuando lo consideraban oportuno los asustaban hacia el acantilado próximo de más de 200 m. por donde caían.

También se inventaron útiles como el propulsor (predecesor del arco, que no se sabe a ciencia cierta cuándo se inventó).

El propulsor está compuesto de un fuste más o menos largo, de unos 30 cm. con uno de los extremos acabado en gancho donde se apoyaría el dardo. Alguno de ellos está decorado, con motivos más o menos elaborados. Este, en concreto, representa a una cabra sobre el fuste, teniendo en la cola un ave que forma el gancho donde se situaría la punta.

También utilizarían hondas, boleadoras, lazos, etc. Pero el arco fué la primera “máquina” inventada. Hasta ese momento todas las armas eran propulsadas por la fuerza del brazo del hombre pero en el arco la fuerza se acumula en la cuerda o tendón. Su invención debió tener lugar a finales del Paleolítico superior ya que las puntas de aletas y pedúnculos sólo se podrían disparar con arco.

La pesca en ríos e inmediaciones de costa y recolección de mariscos formaba parte de su actividad. Se efectuaría a mano, con redes o también con útiles óseos como los arpones.

El marisqueo queda muy documentado en los yacimientos, no sólo como alimento sino como soporte de adornos y colgantes.

HABITACION

Estas estructuras demuestran el gran avance del hombre desde las primitivas estrategias de supervivencia a las elaboradas estrategias de adaptación, este es el gran paso del hombre para dominar el medio en el que vive y el que marca profundamente el comienzo de su evolución cultural y tecnológica.

La cuestión de la comodidad elemental se convirtió en necesidad desde el momento en que se necesitaba un lugar donde si llovía no se apagara el fuego. De ese modo se inventó la “cueva artificial”, la verdadera era más confortable pero solo las había en determinados lugares.

En las zonas de frío intenso (Ucrania y Rusia) se han encontrado estructuras complejas, constan de un zócalo circular de piedras grandes sobre las que se apilaban huesos de mamut de gran tamaño, que se aproximaban entre sí a medida que alcanzaban altura hasta llegar a cerrarse casi en forma de cúpula.

Los espacios que quedaban abiertos se rellenaban con arcilla y para la parte superior se empleaban largas ramas cubiertas con pieles para aligerar la parte superior.

Cuando no había madera empleaban las astas de grandes “megaceros”. Estas cabañas podían llegar a tener un diámetro de cinco metros y una altura de dos ó tres.

Se puede suponer que estuvieron totalmente recubiertas de pieles que además de impermeabilizarlas actuaban como aislante térmico. Estas se sujetarían con largos colmillos en la parte alta y con tierra en el zócalo. En el centro se han hallado restos de hogares rodeados con piedras, normalmente pequeños ya que debían de quemar huesos de animales y excrementos secos, combustibles que no arden fácilmente y provocan mucho humo.

VIDA ESPIRITUAL Y ENTERRAMIENTOS

Los animales no entierran a sus muertos. Este acto es exclusivo del hombre en el momento en que tiene un concepto de la muerte y de la existencia de algo después de ella.

Tal vez para ellos la diferencia entre la muerte y el sueño era casi inexistente. La esperanza que ese “sueño” se interrumpiera pudo ser el origen de todas estas creencias. Las posturas de lado, encogidas, recuerdan las posturas que se adoptan al dormir.

También espolvoreaban a los muertos con ocre rojo, en la creencia que el color devolvería la vida y el color al muerto.

Se conocen unas 200 sepulturas. De ellas se observa que los enterramientos se encuentran en las áreas de habitación (no se conocen inhumaciones aisladas).

Tampoco se observa discriminación sexual o de edad al compartir las fosas. El contenido más rico o pobre de una tumba atestigua el estatus social del individuo enterrado.

VESTIMENTA

En muchos de estos enterramientos se han hallado objetos de adorno cuyo desgaste indica que el muerto ya los utilizaba de vivo.

En Europa occidental predominan los colgantes y adornos hechos a base de conchas y piezas dentarias de zorro o ciervo (entre otros), mientras que en Europa oriental esas mismas formas, o similares, se reproducían en marfil o arcilla.

La vestimenta era de pieles (motivo por el que no hay restos).

ESTRUCTURA SOCIAL

La densidad de población era variable según épocas y lugares. Sin embargo se puede estimar que la mayoría de grupos estarían compuestos por unas 40 ó 60 personas.

La idea más aceptada es que debieron vivir en pequeños grupos de dos ó tres núcleos familiares interrelacionados entre sí. Esto se piensa ya que esta es la unidad social capaz de mantenerse y subsistir con los alimentos conseguidos en una zona. Al ser grupos cerrados debían relacionarse con otros grupos para intercambio de ideas, productos y para escoger pareja.

Es seguro que existían uniones entre hombres y mujeres más o menos firmes pero no necesariamente monógamos. En una sociedad en la que existen lazos más o menos prolongados los niños pueden sobrevivir mejor (la infancia y juventud del hombre es prolongada) o con más posibilidades de éxito.

También es seguro que habría un jefe o cabecilla que decidiría los desplazamientos estacionales, relaciones con otros grupos y dirigiría la caza. Esta jefatura se basaría en la edad, fuerza, inteligencia y destreza en las cacerías.

La duración media de la vida humana oscilaría en torno a los 30/40 años. Debía ser raro encontrar a alguien mayor de 50 años.

Casi todas las mujeres, desde muy jóvenes, criarían hijos y al mismo tiempo estarían embarazadas de otro. También se supone que el infanticidio y el geronticidio fueran una práctica habitual en épocas de escasez de alimentos.

La enfermedad y las heridas de caza debieron de ser las principales causas de mortandad. Aún así con seguridad tenían un amplio conocimiento de las propiedades de hierbas medicinales y practicaban una cirugia rudimentaria que se observa en trepanaciones craneales y reparación de fracturas óseas.

Durante los últimos 30.000 años el Homo sapiens sapiens ha sido la única especie humana que habitó el mundo, durante este tiempo se subdividió en tres grandes grupos raciales:

Caucasoide (europeos actuales e indios)

Mongoloide (asiáticos e indios americanos)

Negroide

Algunas razas como los aborígenes australianos pueden descender de una rama anterior al Homo sapiens, en su desplazamiento a Australia.

Otras razas han desarrollado características muy particulares como resultado de su vida aislada en regiones con climas extremos. Así las razas mongoloides tienen la nariz aplastada, los ojos bastante cerrados, los pómulos elevados así como un cuerpo bajo y grueso que les protege contra la pérdida de calor y a la vista de la reverberación de los hielos. En cambio, en el Trópico tienen la piel oscura, el pelo ensortijado y una estatura elevada que les protege del sol y permite una mayor transpiración.

Vídeos relacionados