Paises empobrecidos

Economía. Trecer mundo. Paises ricos y pobres. Capitalismo. Globalización. Balanza de pagos. Deuda externa

  • Enviado por: Marina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

¿Por qué crees tú que existen países empobrecidos?

Antes de explicar la razón por la cual considero que existen países empobrecidos, encuentro pertinente entender ante todo, el concepto de balanza de pagos.

La balanza de pagos registra las operaciones comerciales, de servicios y de movimientos de capitales llevadas a cabo por los residentes en un país con el resto del mundo, durante un período de tiempo determinado. Por lo tanto, suministra información detallada sobre todas las transacciones entre residentes y no residentes. Si la balanza de pagos es positiva significa que hay un incremento en las reservas internacionales. En cambio, si es negativa, significa que la balanza de pagos registró un déficit, es decir, una caída de las reservas internacionales.

Los países empobrecidos tienden a tener una balanza de pagos siempre deficitaria, de esta forma, lo único que consiguen es arruinarse cada vez más. Pierden sus reservas en oro o en divisas o se endeudan progresivamente hasta el punto de no poder pagar ni tan siquiera los altos intereses de sus deudas. El hecho de que esta balanza de pagos sea deficitaria se debe, entre otras razones, por el hecho de que el intercambio entre unos países y otros es extremadamente desigual. Los productos que exportan los países del Tercer Mundo cada vez son más baratos, mientras los que se elaboran o se comercian desde el Norte, cada vez son más caros.

Des de mi punto de vista, el problema fundamental de los países empobrecidos actualmente es la deuda externa. La deuda externa es la suma de las obligaciones que tiene un país con respecto de otros, que se componen de deuda pública (la contraída por el estado) y deuda privada o del sector privado, que es aquella que contraen los particulares en el exterior. La deuda externa con respecto a otros países se da con frecuencia a través de organismos como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. Si el deudor tiene problemas para pagarla, puede suponer un serio problema para el desarrollo económico de un país. Esto es básicamente, lo que sucede con los países empobrecidos. No se trata de países pobres que no tengan recursos naturales ni sociales si no que se trata de países que aún siendo ricos en muchos aspectos han resultado empobrecidos por las actuaciones precarias de algunos pocos.

En principio el endeudamiento no es malo, pues permite conservar los recursos propios y recibir recursos ajenos para explotar, procesar o producir nuevos bienes y servicios. Sin embargo se vuelve un problema cuando dicha deuda no se utiliza realmente para lo que fue solicitada o bien las condiciones de devolución se endurecen. Actualmente, ambas razones son la principal causa de empobrecimiento de los países llamados en vías de desarrollo.

Por una banda, la deuda externa es ya tan elevada, que como hemos dicho anteriormente ya no se pueden ni siquiera pagar los intereses cosa que hace que los países que contraen esta deuda no puedan salir nunca de su precaria situación. Por otra parte, la actuación de las entidades bancarias mundiales y de algunos gobernantes, no ayudan en absoluto a solucionar este problema. Grandes sumas de divisas salen de los PVD como consecuencia de compras de bienes o servicios y de transferencias que poco tienen que ver con el bienestar de la población y sí en cambio mucho con los intereses de los grupos privilegiados que viven en ellos. Dos ejemplos claros serían la compra de armas y las obras faraónicas que sólo buscan el prestigio político. Además, los acreedores, que “casualmente” son los países más ricos del mundo controlan el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Eso les permite aprovecharse de la situación.

El modelo de desarrollo actual permite la apropiación de la riqueza natural y su destrucción y la concentración de los recursos financieros en un pequeño grupo, especialmente de los países del Norte, a costa del resto del mundo.  Según datos de las Naciones Unidas, el 20% de la población rica del mundo consume el 80% de los bienes naturales del planeta, brecha que se sigue ampliando. Este modelo que facilita la acumulación de la riqueza especialmente a las grandes corporaciones transnacionales, es impuesto principalmente por el Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Organización Mundial de Comercio y los Gobiernos de los países del Norte.

Por si fuera poco, hay una serie de créditos (considerados ayudas) que se conceden desde los países industrializados a los PVD con el fin de que estos adquieran mercancías producidas en los primeros. De esta manera lo único que se consigue es que los PVD tengan que comprar productos a precios excesivamente elevados en los países desarrollados que se enriquecen a cosa de los PVD.

El problema más evidente es que la deuda externa se ha disparado en los últimos años. Si en 1973 la Deuda Externa era de 113 000 millones de dólares, en 1998 había pasado a ser de 2 090 000 millones de dólares.

Y esto no es todo, resulta que desde hace varios años los PVD realizan una transferencia neta de capital hacia los países industrializados. Con otras palabras, los países más empobrecidos están devolviendo más dinero a los países enriquecidos del que 'Paises empobrecidos'
reciben a través de préstamos. Así es imposible que se recuperen del estado en que se encuentran.

3