Pablo Neruda y Valparaíso

Literatura hispanoamericana contemporánea siglo XX. Poesía y lírica latinoamericana. Poetas chilenos

  • Enviado por: Che
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

La influencia de Pablo Neruda en el Puerto

Para poder recordar aquel pasado histórico que marca la poesía que nos deja nuestro premio Nóbel de literatura Pablo Neruda hay que remontarse a sus hermosos versos escritos hacia nuestro enriquecedor puerto que recibe el bello nombre de Valparaíso, que el solo echo de escuchar ese nombre atrae a muchos autores literarios que sin pisar el puerto dedican sus memorias. Pero no es así lo que hace Pablo Neruda él le da una connotación poética a Valparaíso con su memoria “Confieso que e vivido". Nuestro gran poeta pinta a Valparaíso como una obra magistral a la cual le dedica su premio Nóbel.

De esta manera planteo la necesidad de ensayar aquella influencia que el poeta nos deja en nuestro puerto Valparaíso, tanto es así que Neruda derribo los muros de la poesía porque él escribió para que no hubiera un tipo de poesía sino un universo de poesía. Pablo Neruda ubico una de sus tres casas en Valparaíso, la cual recibe el nombre de “La Sebastiána” y le puso este nombre en honor al arquitecto Sebastián Collado, al cual no dejaba de admirar por esta alocada construcción que encajaba en las características que él quería, esta casa es el albergue de locas ideas, donde su hermosa vista nunca cegó al poeta sino que lo ilumino y logro llevarlo al premio Nóbel de literatura. Si más bien esta pequeña construcción echo a volar la imaginación de el también fue muestra de su universo nerudiano, que hoy para quien asista a ella sienta que emana pura poesía. “YO construí la casa. La hice primero de aire. Luego subí en el aire la bandera y la dejé colgada del firmamento, de la estrella, de la claridad y de la oscuridad” (A”La Sebastiána”, Pablo Neruda). Valparaíso ha sido la fuente de inspiración de Neruda, como de muchos otros artistas, que hoy revive su esplendor, en sus hermosas calles y almacenes antiguos que hoy son fuente de su bohemia, una bohemia que se caracteriza por l a llegada de estudiantes los cuales recorren las calles con el fin de culturizarse en las antiguas casas y museos de la cuidad que Pablo Neruda ocupo para inspirase en sus poemas porteños. Y en las ultimas semanas del año llega gente de todo Chile y Argentina con el fin de presenciar un espectáculo inolvidable de fuegos artificiales, al igual que el premio Nóbel cuando llegaba al puerto con su señora para preparar un cocktail y presenciar el espectáculo desde su casa con esa vista hacia el puerto.

Pablo Neruda logro atraer a muchos autores de otros países lo cual trajo como consecuencia que ellos fijaran sus ojos en el bello puerto y empezaran a hablar de el cómo algo espléndido y al ver la bohemia del puerto empezaron a dedicarle más tiempo a este y escribieron memorias al igual que nuestro premio Nóbel. Lo que atrajo a los autores fue también que Neruda era un defensor del amor y los sentimientos de la solidaridad y la amistad. El poeta fue una importante persona para nuestro país, no solo por su premio Nóbel adquirido sino también por su política ejercida en diferentes países como cónsul y la influencia que tuvo en Rusia, cuando esta hacia resistencia contra el fascismo y los poemas de Neruda estimularon la fe en la victoria.

Muchos cronistas dicen que fue Pablo Neruda el que logro que Valparaíso fuese patrimonio de la humanidad, pero así como Valparaíso nos traslada al pasado la Sebastiána nos devuelve al poeta. Ya que Neruda confeso su amor por Valparaíso, ahora es este puerto loco quien le ofrece al mundo una parte imprescindible de la vida de nuestro poeta. Porque Neruda retorna a Valparaíso, no es como esos bellos barcos que con sus velas o motores escapan del puerto para nunca mas volver a encallar en este puerto, pero Neruda parecía en verdad haberse ido, pero él es un ave que solo buscaba calor para poder dejar sus poesías en los corazones de la gente. Pero ni el tiempo logro atrapar a esta ave que volvió como un fénix a nuestro querido puerto y ahora espera que lo aprecien como no lo hicieron cuando estaba la dictadura militar en nuestro país a la cual el escapo.

Según Sara Vial lo que no todos saben, es que esos dos nombres, Neruda, Valparaíso, están unidos como las cadenas de remotas anclas, desde los comienzos de un siglo que se ha ido, dejándolos unidos en poemas y canciones.

Al parecer nuestro poeta amaba tanto los barcos que por esa razón amo tanto a Valparaíso, según las cronologías de Sara Vial el cuándo alojaba “en una casa de marineros”, pasaba todo el día encerrado en una pieza observando los barcos y escuchando los pitazos de los trenes. Quizás fue nuestro poeta el primero en enamorarse de nuestro puerto, al hablar y acordarse de ella en las lejanas tierras donde él fue cónsul, y él sin conocerla a la edad de 15 años cuando él vivía en Temuco, mandaba sus poemas al puerto para que los conocieran que luego él publico en su primara obra “Crepusculario”. Quizás, sin la Sebastiána, algo faltaría para que él hubiera hecho completa su trayectoria en la vida. Y algo también, muy grande, muy bello, le habría faltado a Valparaíso si él no hubiera sido su dueño. Es aquí donde nuestro gran poeta y premio Nóbel de literatura, encuentra la esencia de un aroma espléndido con la cual logra perfumar a muchos lectores con sus odas a este puerto que enriquece a todo el que pasa por este, pero si uno quiere enriquecerse con las maravillas de dicha esencia debe visitar los jardines del poeta. Ahora podemos hablar que Valparaíso ya forma parte de un acopio cultural y universal gracias a nuestro Pablo Neruda que dejo grabada la silueta anárquica de esta gran cuidad bohémica que es Valparaíso en sus poemas. “Pronto, Valparaíso marinero, te olvidas de las lágrimas, vuelves a colgar tus moradas, a pintar puertas verdes, ventanas amarillas, todo lo transformas en nave, eres la remendada proa de un pequeño, valeroso navío” le cantó el poeta.

En 1939 arribo en el puerto de Valparaíso el barco Winnipeg con 2.500 refugiados españoles que lograron escapar de la cruel guerra civil o de los campos de concentración, hoy en día sobreviven aproximadamente unas 400 personas que escaparon de la caída de la republica y de la posterior dictadura de Francisco Franco. Esto de debe a la gran solidaridad de nuestro poeta Pablo Neruda, ya que este organizo el viaje para aquellas personas que ya estaban no soportaban aquella dictadura.

Según Balmes recuerda: "Era de noche en Valparaíso cuando llegamos. Toda la bahía estaba iluminada, casi nadie se movió de la cubierta hasta el amanecer. Había sol de primavera ese día. En tierra, rostros y manos nos entregaban su amistad, su bienvenida. Después de mucho tiempo sabíamos nuevamente el significado de un abrazo. El tren nos llevó pronto a Santiago, y al paso lento por las estaciones gentes que no conocíamos nos entregaban rosas y claveles. Al amanecer, miles de hombres y mujeres nos esperaban en la estación Mapocho en medio de una multitud de cantos y banderas. Era el comienzo de un exilio distinto"

Pablo Neruda deja una influencia mas que universal en Valparaíso, ya que el ayudo a que este creciera y estando en otros países lo nombraba para que fuese conocido por grandes personajes de otros países, es así como el logra obtener el premio Nóbel por sus escritos hacia Valparaíso con su memoria “Confieso que e vivido”, es por eso que el se refiere a Valparaíso de la siguiente manera “Si yo fuera creyente, diría que Valparaíso es la mejor obra de dios , y -aunque pobretón- no podría hacerse de otra manera. La cuidad antípoda de Valparaíso en el mundo es Viña del Mar. El reloj de flores es el retrato de la mentalidad de Viña, mientras que la naturaleza y el hombre hicieron de Valparaíso un verdadero reloj de sol o de niebla”. 1970.

Para terminar con este ensayo me gustaría referirme a un poema de nuestro personaje ensayado para que se maravillen con sus palabras que tocan a este puerto:

“VALPARAÍSO,
qué disparate
eres,
qué loco,
puerto loco,
qué cabeza
con cerros,
desgreñada,
no acabas
de peinarte,
nunca
tuviste
tiempo de vestirte,
siempre
te sorprendió
la vida,”

“Bibliografía”

  • www.google.cl (Pablo Neruda), (Centenario de Pablo Neruda), (Pablo Neruda en Valparaíso).

  • www.caiman.de/chile/neruda/neruda.shtml