Otrografía según la RAE

Reglas ortográficos. Reglas de acentuación. Reglas para el uso de la B y la V. Derivados. Contexto. Uso de mayúsculas. Signos de puntuación. Uso de la C. Uso de la S. USos de la G y la J

  • Enviado por: Abraham Alvarado
  • Idioma: castellano
  • País: Guatemala Guatemala
  • 52 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

MANUAL PRÁCTICO DE ORTOGRAFÍA

Propiedad de: Conrado Abraham Alvarado Menchú

Universidad Rural de Guatemala

Sede Retalhuleu





INTRODUCCIÓN
Para escribir correctamente una palabra dudosa es fundamental comprender su significado, ya que muchas veces las palabras se escriben de diferente forma, según sea su sentido dentro de la frase. Un ejemplo típico es la palabra hecho/echo, que se escribe con “h”, si es del verbo hacer, y sin ella si es del verbo echar.
No he hecho nada en este rato. (verbo hacer)
Dice que echó la casa por la ventana. (verbo echar)
Por otra parte, la comprensión de la palabra nos permitirá relacionarla con su respectiva familia; hay muchísimos grupos de palabras que se derivan de un mismo vocablo, y que por lo tanto conserva la misma ortografía que él:
Ver: prever, vistazo, revista, entrevista, visión, televisión
Esta regla de los derivados se aplica con particular frecuencia en los tiempos de los verbos que se escriben siempre de la misma forma que el infinitivo correspondiente:
Infinitivo
Futuro
Pretérito
Participio
Deshacer
Desharé
Deshice
Deshecho
Abrir
Abriré
Abrí
Abierto
Haber
Habré
Hube
Habido
La ortografía.- si a su etimología nos atendemos, ortografía vale tanto como a correcta escritura.
Al estudiar este manual pretendemos llegar a conseguir esto:
Escribir correctamente, con perfección, sin faltas que afecten nuestros escritos y den a quien nos lee la impresión cierta de nuestra incultura.
La ortografía da a conocer los signos gráficos con que presentamos las letras, elementos más simples de la palabra. Pero se limita a esto, ya que nos dice cómo usar los signos que indican las pautas, la entonación, el acento, etc.
EL ABECEDARIO O ALFABETO
El alfabeto, abecedario, o abecé, es el conjunto ordenado de las letras de un idioma. Es la agrupación, con un orden determinado, de las grafías utilizadas para representar el lenguaje que sirve de sistema de comunicación.
Para designar la serie ordenada de las letras con que se representan los sonidos de una lengua, pueden usarse indistintamente en español
los términos abecedario y alfabeto (del latín «abecedarium» y «alphabetum», respectivamente)
El primer término está formado a partir del nombre de las cuatro primeras letras de la serie latina (a, be, ce, de), y el segundo, a partir del nombre de las dos primeras de la serie griega (alfa, beta).
Aunque son ambos válidos, el nombre alfabeto es el de uso más general y el que ha dado lugar a derivados: alfabético, alfabetización, analfabeto, etc.
Como las demás lenguas románicas, el español se sirvió básicamente desde sus orígenes de la serie alfabética latina, que fue adaptada y completada a lo largo de los siglos. Así, el abecedario español está hoy formado, según la Real Academia Española de la Lengua, por las veintinueve letras siguientes: a, b, c, ch, d, e, f, g, h, i, j, k, l, ll, m, n, ñ, o, p, q, r, s, t, u, v, w, x, y, z.
Esta variante española del alfabeto latino universal ha sido utilizada por la Academia desde 1803 en la confección de todas sus listas alfabéticas. Desde esa fecha, la ch y la ll, que en realidad son dígrafos, es decir, signos gráficos compuestos de dos letras, pasaron a considerarse convencionalmente letras del abecedario por el hecho de representar, cada uno de ellos, un solo sonido. No obstante, en el X Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española, celebrado en 1994, se acordó adoptar, a petición de varios organismos internacionales, el orden alfabético latino universal, en el que la ch y la ll no se consideran letras independientes. En consecuencia, las palabras que comienzan por estas dos letras, o que las contienen, pasan a alfabetizarse en los lugares que les corresponden dentro de la c y dentro de la l, respectivamente. Esta reforma afecta únicamente al proceso de ordenación alfabética de las palabras, no a la composición del abecedario, del que los dígrafos ch y ll siguen formando parte.
Mientras que los dígrafos ch y ll son las únicas grafías que representan, respectivamente, los sonidos /ch/ y /ll/, el sonido que representa el dígrafo rr es el mismo que el representado por la r en posición inicial de palabra o precedida de las consonantes n, l o s. Este solapamiento explica que, a diferencia de la ch y la ll, la rr no se haya considerado nunca una de las letras del alfabeto.
En sentido estricto el alfabeto está formado sólo por veintisiete letras (a, b, c, d, e, f, g, h, i, j, k, l, m, n, ñ, o, p, q, r, s, t, u, v, w, x, y, z) algunas de los cuales pueden combinarse en dígrafos (ch, ll, rr, qu y gu).
Fuente: RAE
Según las nuevas reglas, que se presentarán en diciembre 2010, la letra Y ya no se llamará “i griega” sino “ye”, la b será “be” y no “be alta o be larga”, y la ch y la ll dejan de ser letras del alfabeto. Para v; uve doble, ve doble o doble ve para w; i griega o ye para la letra y; ceta, ceda, zeta o zeda para z. La nueva Ortografía propone un solo nombre para cada letra: be para b; uve para v; doble uve para w; ye para y (en lugar de i griega). Según el coordinador del nuevo texto, el uso mayoritario en español de la i griega es consonántico (rayo, yegua), de ahí su nuevo nombre, mayoritario además en muchos países de América Latina. En tanto, la desaparición de la i griega afecta también a la i latina, que pasa a denominarse simplemente i.
Asimismo, se eliminará la tilde de la palabra sólo (de solamente) y en los demostrativos como éste, esta. También se quita de la o que se escribe entre números, por ejemplo 5 o 6.
Respecto del cambio en algunas palabras, quórum pasará a escribirse cuórum y Qatar será Catar.
USO DE LAS LETRAS MAYÚSCULAS
La letra mayúscula es aquella que se escribe con mayor tamaño y, por regla general, con forma distinta de la minúscula.
Consideraciones generales
Siempre que se escriba con mayúscula, habrá que tener en cuenta las consideraciones siguientes:
El empleo de la mayúscula no exime de poner tilde cuando así lo exijan las reglas de acentuación. Ejemplos: Álvaro, SÁNCHEZ. Muchas personas siguen creyendo erróneamente que las mayúsculas no van acentuadas.
En las palabras que empiezan con un dígrafo, como es el caso de li, ch o gu y qu ante e, i, solo se escribirá con mayúscula la letra inicial. Ejemplos: Chillida, Chillán, Llerena, Llorente, Guerrero, Guillermo, Quevedo, Quilmes.
La i y la j mayúsculas se escribirán sin punto. Ejemplos: Inés, JAVIER, juvenal.
Mayúsculas en palabras o frases enteras
En ocasiones se emplean letras mayúsculas para destacar palabras o frases enteras de un escrito. Suele hacerse así:
En las cubiertas y portadas de los libros impresos, en los títulos de cada una de sus divisiones internas (partes, capítulos, escenas, etc.) y en las inscripciones monumentales. Por ejemplo:
BENITO PÉREZ GALDÓS
FORTUNATA Y JACINTA
En las siglas y acrónimos. Ejemplos: ISBN, UNESCO, OTI, OMS. Se escribirán con minúscula, en cambio, los que con el uso se han convertido en nombres comunes. Por ejemplo: inri, láser, radar. Así los recoge el Diccionario de la Academia.
En las cabeceras de diarios y revistas. Ejemplos: MURAL, EL TIEMPO, EL INFORMADOR, LA NACIÓN.
En la numeración romana . Se utiliza esta para significar el número ordinal con que se distinguen personas del mismo nombre (especialmente papas y reyes), como Pío V, Felipe II, Fernando III, el número de cada siglo, como siglo XVI, el de un tomo, libro, parte, canto, capítulo, titulo, ley, clase y otras divisiones, y el de las páginas que así vayan numeradas en los prólogos y principios de un volumen (Algunos impresores utilizan letras minúsculas en este último caso: página xxii, xvi, etc.).
En textos jurídicos y administrativos - decretos, sentencias, bandos, edictos, certificados o instancias -, el verbo o verbos que presentan el objetivo fundamental del documento. Ejemplos: CERTIFICA, EXPONE, SOLICITA.
Mayúsculas iniciales
El uso de la mayúscula inicial se rige por la posición que ocupa la palabra (y, en consecuencia, por la puntuación exigida en cada caso), por su condición o categoría de nombre propio y por otras circunstancias.
En función de la puntuación
Se escribirán con letra inicial mayúscula:
a) La primera palabra de un escrito y la que vaya después de punto. Por ejemplo:
Hoy no iré. Mañana puede que sí.
b) La palabra que sigue a los puntos suspensivos, cuando estos cierran un enunciado. Por ejemplo:
No sé si... Sí, iré.
c) La que sigue a un signo de cierre de interrogación (?) o de exclamación (!), si no se interpone coma, punto y coma o dos puntos. Por ejemplo:
¿Dónde? En la estantería.
d) La que va después de dos puntos, siempre que siga a la fórmula de encabezamiento de una carta o documento jurídico-administrativo (Muy señor mío: Le agradeceré ... ), o reproduzca palabras textuales (Pedro dijo: «No volveré hasta las nueve»).
En función de la condición o categoría
Se escribirá con letra inicial mayúscula todo nombre propio, como son los siguientes:
a) Nombres de persona, animal o cosa singularizada. Ejemplos: Pedro Alberto, Beatriz, María, Platón, Caupolicán, Rocinante, Platero, Colada, Olifante.
b) Nombres geográficos. Ejemplos: América, España, Jaén, Honduras, Salta, Cáucaso, Himalaya, Adriático, Tajo, Pilcomayo.
Cuando el artículo forme parte oficialmente del nombre propio, ambas palabras comenzarán por mayúscula. Ejemplos: El Salvador, La Zarzuela, La Habana, Las Palmas.
Se escribe con mayúscula el nombre que acompaña a los nombres propios de lugar, cuando forma parte del topónimo. Ejemplos: Ciudad de México, Sierra Nevada, Puerto de la Cruz. Se utilizará la minúscula en los demás casos. Ejemplos: la ciudad de Santa Fe, la sierra de Madrid, el puerto de Cartagena.
e) Apellidos. Ejemplos: Álvarez, Pantoja, Martínez. En el caso de que un apellido comience por preposición, por artículo o por ambos, estos se escribirán con mayúscula solo cuando encabecen la denominación. Por ejemplo: señor De Felipe frente a Diego de Felipe.
Se escribirán también con mayúscula los nombres de las dinastías derivados de un apellido. Ejemplos: Borbones, Austrias, Capetos.
d) Nombres de constelaciones, estrellas, planetas o astros, estrictamente considerados como tales. Ejemplos:
La Osa Mayor está formada por siete estrellas.
El Sol es el astro central de nuestro sistema planetario.
En el último eclipse, la Tierra oscureció totalmente a la Luna.
Por el contrario, si el nombre se refiere, en el caso del Sol y de la Luna, a los fenómenos sensibles de ellos derivados, se escribirá con minúscula:
Tomar el sol.
Noches de luna llena.
En el caso de la Tierra, todos los usos no referidos a ella en cuanto planeta aludido en su totalidad se escribirán también con minúscula:
El avión tomó tierra.
Esta tierra es muy fértil.
La tierra de mis padres.
e) Nombres de los signos del Zodiaco. Ejemplos: Tauro, Aries, Libra. De igual modo, los nombres que aluden a la característica principal de estos signos, como Balanza (por Libra), Toro (por Tauro), Carnero (por Aries), Gemelos (por Géminis), Cangrejo (por Cáncer), Pez (por Piscis), Escorpión (por Escorpio), León (por Leo), Virgen (por Virgo).
Cuando el nombre propio deja de serlo porque designa a las personas nacidas bajo ese signo, se escribirá con minúscula. Por ejemplo:
Juan es tauro.
f) Nombres de los puntos cardinales, cuando nos referimos a ellos explícitamente. Por ejemplo.
La brújula señala el Norte.
Cuando el nombre se refiere a la orientación o dirección correspondientes a estos puntos, se escribirá con minúscula. Ejemplos:
El norte de la ciudad.
Viajamos por el sur de España.
El viento norte.
g) Nombres de festividades religiosas o civiles. Ejemplos: Pentecostés, Epifanía, Navidad, Corpus, Día de la Constitución, Día de la independencia.
h) Nombres de divinidades. Ejemplos: Dios, Jehová, Alá, Apolo, Juno, Amón.
i) Libros sagrados. Ejemplos: Biblia, Corán, Avesta, Talmud.
j) Atributos divinos o apelativos referidos a Dios, Jesucristo o la Virgen María. Ejemplos: Todopoderoso, Cristo, Mesías, Inmaculada, Purísima.
k) Nombres de las órdenes religiosas. Ejemplos: Cartuja, Merced, Temple, Carmelo.
1) Marcas comerciales. Ejemplos: Coca-Cola, Seat.
En los casos anteriores, cuando el nombre propio se use como común, es decir, cuando pase a designar un género o una clase de objetos o personas, deberá escribirse con minúscula. Ejemplos: un herodes, una venus. Lo mismo sucede cuando se designa algo con el nombre del lugar del que procede, o con el de su inventor, fabricante, marca o persona que lo popularizó. Ejemplos: un jerez, un oporto, una aspirina, un quinqué, unos quevedos. En este último caso, cuando se quiere mantener viva la referencia al autor, creador o fabricante de la obra, se utilizará la mayúscula inicial. Ejemplos: un Casares, dos Picassos, un Seat.
En función de otras circunstancias
Se escribirán con letra inicial mayúscula:
a) Los sobrenombres y apodos con que se designa a determinadas personas. Ejemplos: el Libertador, el Sabio, el Bosco, Clarín, el Inca Garcílaso.
b) En general, cuando por antonomasia se emplean apelativos usados en lugar del nombre propio, como el Mantuano (por Virgílio), el Sabio (por Salomón), el Magnánimo (por el rey Alfonso V) o se designan conceptos o hechos religiosos (la Anunciación, la Revelación, la Reforma).
c) Las advocaciones de la Virgen. Ejemplos: Guadalupe, Rocío. Y las celebraciones a ellas dedicadas. Ejemplos: el Pilar, el Rocío.
d) Los tratamientos, especialmente si están en abreviatura. Ejemplos: V S. (Usía), U. o V (usted), etc. Cuando se escribe con todas sus letras, usted no debe llevar mayúscula. Fray Luis (referido, por ejemplo, a Fray Luis de León), Sor Juana (referido a Sor Juana Inés de la Cruz), San Antonio, etc., son acuñaciones que funcionan como nombres propios.
e) Los sustantivos y adjetivos que componen el nombre de instituciones, entidades, organismos, partidos políticos, etc. Ejemplos: la Biblioteca Nacional, la Inquisición, el Tribunal Supremo, el Museo de Bellas Artes, el Colegio Naval, la Real Academia de la Historia, el Instituto Caro y Cuervo, la Universidad Nacional Autónoma de México, el Partido Demócrata.
f) Los nombres, cuando significan entidad o colectividad como organismo determinado. Ejemplos: la Universidad, el Estado, el Reino, la Marina, la justicia, el Gobierno, la Administración, la Judicatura. Ejemplos:
La Magistratura mostró su oposición al proyecto.
La Iglesia celebra mañana esa festividad.
Pero se utilizará la minúscula inicial en casos como:
Ejerció su magistratura con brillantez.
Visitó la iglesia del pueblo.
g) La primera palabra del título de cualquier obra. Ejemplos: El rayo que no cesa, Luces de bohemia, El mundo es ancho y ajeno, Cantos de vida y esperanza, El perro andaluz, Los girasoles. En las publicaciones periódicas y colecciones, en cambio, se escriben con mayúscula los sustantivos y adjetivos que forman el título. Ejemplos: Nueva Revista de Filología Hispánica, El Urogallo, Biblioteca de Autores Españoles.
h) Los nombres de las disciplinas científicas en cuanto tales. Ejemplos:
Soy licenciado en Biología. Ha estudiado Filosofía.
La Psicología ha vivido un resurgimiento en los últimos tiempos.
Pero escribiremos con minúscula:
Me gustan las matemáticas de este curso.
Llaman filosofía de la vida a lo que es pura vulgaridad.
La psicología de los niños es complicada.
i) El primero de los nombres latinos que designan especies de animales y plantas. Ejemplos: Pimpinella anisum, Felis leo. (Además, al imprimirlos, se hará en cursiva).
j) Los nombres, latinos o no, de los grupos taxonómicos zoológicos y botánicos superiores al género. Ejemplos: orden Roedores, familia Leguminosas. Se escribirán con minúscula, en cambio, cuando sean adjetivos (por ejemplo: animal roedor) o sustantivos que no signifiquen orden (por ejemplo: una buena cosecha de Leguminosas).
Suelen escribirse con mayúscula los nombres de determinadas entidades cuando se consideran conceptos absolutos. Ejemplos: la Libertad, la Ley, la Paz, la Justicia.
Pero:
La libertad de expresión.
La ley de la gravedad.
También se escriben con mayúscula inicial:
a) Los nombres de fechas o cómputos cronológicos, épocas, acontecimientos históricos, movimientos religiosos, políticos o culturales. Ejemplos: la Antigüedad, la Hégira, la Escolástica, el Renacimiento.
b) Los pronombres Tú, Ti, Tuyo, Vos, Él, Ella, en las alusiones a la Divinidad o a la Virgen María.
Conceptos religiosos como el Paraíso, el Infierno, etc., siempre que se designen directamente tales conceptos, y no en casos como Su casa era un paraíso o El infierno en que vivía.
Minúscula inicial
Se recomienda, en cambio, escribir con minúscula inicial los nombres de los días de la semana, de los meses y de las estaciones del año. Ejemplos:
El lunes es su día de descanso.
La primavera empieza el 21 de marzo.
Empleos expresivos
En ocasiones, el uso de la mayúscula se debe a propósitos expresivos, como sucede en los casos siguientes:
a) En los títulos, cargos y nombres de dignidad, como Rey, Papa, Duque, Presidente, Ministro, etc.
Estas palabras se escribirán siempre con minúscula cuando acompañen al nombre propio de la persona o del lugar al que corresponden (ejemplos: el rey Felipe IV, el papa Juan Pablo II, el presidente del Ecuador, el ministro de Trabajo) o estén usados en sentido genérico (por ejemplo: El papa, el rey y el duque están sujetos a morir, como lo está cualquier otro hombre).
Sin embargo, pueden escribirse con mayúscula cuando no aparece expreso el nombre propio de la persona o del lugar y, por el contexto, los consideramos referidos a alguien a quien pretendemos destacar. Ejemplos:
El Rey inaugurará la nueva biblioteca.
El Papa visitará tres países en su próximo viaje.
También es costumbre particular de las leyes, decretos y documentos oficiales escribir con mayúscula las palabras de este tipo. Ejemplos: el Rey de España, el Presidente del Gobierno, el Secretario de Estado de Comercio.
b) En algunas palabras de escritos publicitarios, propagandísticos o de textos afines. Este uso, destinado a destacar arbitrariamente determinadas palabras, es idéntico al recurso opuesto, consistente en emplear las minúsculas en lugares donde la norma exige el uso de mayúsculas.
En ningún caso deben extenderse estos empleos de intención expresiva de mayúsculas o minúsculas a otros tipos de escritos.
Bibliografía:
Ortografía de la Lengua Española - Real Academia Española, Madrid, España 1999.
Diccionario de la Lengua Española - Real Academia Española, 21 edición, Madrid, España 1992.

pretérito,-ta adj.

1 culto Que existió, se dio u ocurrió en el pasado.

— s. m./adj.

2 Tiempo verbal que expresa una acción anterior al presente.

anteriorTiempo verbal que expresa una acción acabada inmediatamente antes de otra acción pasada y acabada.

imperfectoTiempo verbal que expresa una acción pasada mientras esta se desarrolla.

perfecto simple o — indefinido Tiempo verbal que expresa una acción acabada en el pasado.

perfecto o — perfecto compuesto Tiempo verbal que expresa una acción acabada dentro de una unidad de tiempo que incluye el presente.

pluscuamperfectoTiempo verbal que expresa una acción acabada y anterior en relación con otra acción pasada.

REGLAS PARA EL USO DE LA B Y LA V
Reacciones:
En contra de lo que a veces se piensa, el uso de la "b" y la "v" no es tan arbitrario como parece; existen reglas a aplicar, aunque, como nadie es perfecto, también algunas excepciones...
Se escriben con B, las terminaciones del Pretérito Imperfecto del Modo indicativo del verbo Ir y los verbos terminados en ar.
Amar - amaba; Ir - iba; soñar - soñaba; pasear - paseaba.
Se escriben con B, las terminaciones en bundo, bunda, bilidad.
EXCEPCIONES: movilidad, civilidad
vagabundo, nauseabunda, amabilidad, afabilidad, habilidad.
Se escriben con B, las palabras que inicien con abu, abo, ebu.
EXCEPCIONES: avugo, avulsión, avutarda, avocar, avocastro, avocatero.
ebúrneo, ebullición, abuso, aburrido, abultado, abominable.
Se escriben con B, las palabras que comienzan con bur, bus, buz.
burla, buzo, buscar, buzón, burócrata, busto.
Se escriben con B, las palabras que lleven rr en su escritura.
EXCEPCIONES: ferroviario, corrosivo, verruga, correctivo, verrojo.
barrer, arrabal, borrador, becerro, berrear, burro.
Se escriben con B, las palabras que empiecen con es.
EXCEPCIONES: esvástica, esviaje, esvarón.
esbozar, esbelto, esbarizar, esbirro, esbronce.
Se escribe B después de la letra m.
ombligo, ambulancia, embellecer, imborrable, imberbe, imbuir.
Se escriben con B, los verbos que terminan en aber y sus conjugaciones.
EXCEPCIONES: precaver.
saber, haber, caber.
Se escriben con B, todos los verbos terminados en bir, buir y sus conjugaciones.
EXCEPCIONES: hervir, servir, vivir.
escribir, escribo, escribía; contribuir, contribuyo, contribuye; recibir, recibimos.
Se escriben con B, las palabras que comienzan con tur, tri.
EXCEPCIONES: trivial, trivalente, triunvirato.
tribu, tributo, tribuna, turbar, turbina, turbación, turbia.
Se escriben con B, las palabras que inicie con al, ha, he.
EXCEPCIONES: álveo, alveario, alverjilla, aluvión, havo, havar, hevicultor
albaca, albacea, albañil, haber, hábil, habanera, hebreo.
Se escriben con B, las palabras que comiencen con las sílabas la, ta, cu, se escribe B inmediatamente después de ellas.
EXCEPCIONES: lavanda, lavativa, lava, lavar con sus derivados y compuestos.
labios, laborar, tablero, Cuba, tabú, tabulación.
Se escriben con B, las palabras que inicien con las sílabas ra, su, ti, se escribe B inmediatamente después de ellas.
EXCEPCIONES: Ravenala, ravenés, ravioles.
rabia, rábano, rabanero, subasta, sublevar, Tiberio.
Se escriben con B, las palabras que empiecen con biz, bis, bi (del latín dos).
EXCEPCIONES: vizcaíno, vizconde, vizcaya, vizcacha.
bicolor, bidente, bisiesto, bizcocho, bisílabo, bizco, bisnieto o biznieto.
Se escriben con B, las palabras que inicien con bien o se componen con bene (del latín bien).
EXCEPCIONES: Viena, viene, viendo, vientre, viento.
bienhechor, bienaventura, benefactor, beneficencia, bienestar, bienhablado.
Se escriben con B, las palabras que inicien con bea, bibl.
EXCEPCIONES: veas, veamos, vea, etc.
beata, beatifico, bearnesa, biblioteca, biblia.
Se escriben con B, las voces terminadas en ilaba, ilabo.
Monosílabo - ba, bisílabo - ba, trisílabo - ba.
Se escribe B al final de sílaba y final de palabra.
obtener, obsequiar, obtención, Jacob, club.
Se escriben con B, las conjugaciones de los verbos beber y deber.
beber, bebo, bebe, beben, bebemos, bebí, bebían;
deber, debo, debemos, debíamos, debí, debimos, deben.
Se escriben con B, los infinitivos y casi todos los tiempos de los siguientes verbos.
caber: cabía, caben, cabemos, cabe, etc.
haber: habla, hubo, etc.
saber: sabía, sabemos, etc.
Se escribe B delante de otra consonante.
tabla, poblado, hablar, cable, broma, abrupto.
Se escriben con B, las palabras que empiece con bat.
EXCEPCIONES: vate, Vaticano, vaticinio, vatio.
batalla, batata, bate, batería, batea, bata.
Se escriben con B, las palabras que inicien con ca, car, ce.
EXCEPCIONES: caviar, caverna, cavidad, carvajal, cavar.
caballo, cabello, cebolla, cebú, cabeza, carbonato.
Se escriben con B, las palabras que inicien con tu + ver.
EXCEPCIONES: El verbo tener en algunos de sus tiempos y modos: tuvo, tuvimos, tuvieron, etc.
tubérculo, tubos, tubería, verbo, verbena, verbal.
Se escribe V después de: b, d, n.
b: subversión, subvertir, obviar.
d: advertir, adversario, adverbio, adverso.
n: convento, convidar, convocar, convivencia,
Se escriben con V, las palabras terminadas en: ava, ave, avo.
EXCEPCIONES: silaba y sus derivados; árabe, lavabo, cabo, rabo, jarabe.
octavo, lava, esclavo, grave, clave, suave, clavo, brava.
Se escriben con V, las voces terminadas en eva, eve, evo, iva, Ivo.
EXCEPCIONES: sebo, mancebo, recibo, iba, estribo.
pasivo, motivo, viva, mueve, nueva, activo, lleve, elevo.
Se escriben con V, las palabras que empiezan con: vice, villa o villar.
EXCEPCIONES: bíceps, bicerra. billar, bicéfalo, bicentenario, billarda.
villadiego, villano, viceversa, villanesco, villanía,
vicecónsul, villanería.
Se escribe V en la conjugación de los verbos que no tienen b ni v en su infinitivo.
Tener: tuve, tuvimos, etc.
Andar: anduve, anduvimos, etc.
Estar: estuvimos, estuvo, etc.
Se escriben con V, las palabras que empiecen con las sílabas: pre, prí, pro, pol.
EXCEPCIONES: prebenda, preboste, probable, probeta, probidad, problema.
prevención, pólvora, polvareda, privación, provincia,
provocar.
Se escriben con V, las palabras que inician con div.
EXCEPCIONES: dibujo y sus derivados.
divulgar, divorcio, divisible, divertir, diván, dividir.
Se escriben con V, las palabras que inician con ves.
EXCEPCIONES: besar y sus derivados; bestia y sus derivados.
vesícula, vestigio, vestuario, vestidura, vestido, vestir.
Se escriben con V, las palabras que terminan en ivora, ivoro.
EXCEPCIONES: víbora.
herbívora, carnívoro, omnívoro.
Se escriben con V, las palabras que inician con las sílabas cía, na, ad, sal.
EXCEPCIONES: naba, nabar, nabí, nabiza, nabo, naborí, nabiforme, salbanda.
clavar, clavel, clavo, navaja, navidad, advenedizo,
adverbio, salvar, salvaje, salvia.

Uso de la C

Se escriben con C las palabras terminadas en —ENCIA y —ANCIA, menos ANSIA

obedi — ENCIA

paci — ENCIA

lact — ANCIA

viv — ENCIA

inf — ANCIA

conci — ENCIA

clem — ENCIA

sufici — ENCIA

Se escriben con C las palabras que terminan en —ICIA, —ICIE e —ICIO, menos ALISIOS

avar — ICIA

just — ICIA

patr — ICIO

ejerc — ICIO

superf — ICIE

supl — ICIO

plan — ICIE

calv — ICIE

Se escriben con C los verbos terminados en —CIR y —DUCIR, menos ASIR

in — DUCIR

re — DUCIR

a — DUCIR

con — DUCIR

lu — CIR

tra — DUCIR

prede — CIR

de — CIR

Se escriben con C los verbos terminados en —CER, menos SER, COSER y TOSER

venc — CER

na — CER

me — CER

ha — CER

co — CER

obede — CER

pertene — CER

enalte — CER

Hay algunas palabras que llevan la C al final de una sílaba cualquiera dentro de ellas

LAC — tancia

AC — tual

FRAC — ción

FRIC — ción

INFEC — ción

AC — ción

in — YEC — ción

per — FEC — to

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl

 

Uso de la d y de la z

Se escribe d al final de palabra cuando su plural termina en -des: pared (paredes), virtud (virtudes), red (redes)…

Se escribe z al final de palabra cuando su plural termina en -ces: nuez (nueces), portavoz (portavoces), etc.

Se escribe d al final de la segunda persona del plural del imperativo: comprad, apuntad, llevad.

Uso de la letra 'S'
La letra 'S' es la vigésimo segunda letra del alfabeto español y la decimo octava consonante.
Reglas:
Se escribe s al final de las palabras llanas.
Ejemplos: telas, andamos, penas
Excepciones: alférez, cáliz, lápiz
Se escriben con s los vocablos compuestos y derivados de otros que también se escriben con esta letra.
Ejemplos: pesar / pesado, sensible / insensibilidad
Se escribe con s las terminaciones -esa, -isa que signifiquen dignidades u oficios de mujeres.
Ejemplos: princesa, poetisa
Se escriben con s los adjetivos que terminan en -aso, -eso, -oso, -uso.
Ejemplos: escaso, travieso, perezoso, difuso
Se escribe con s las terminaciones -ísimo, -ísima.
Ejemplos: altísimo, grandísima
Se escribe con s la terminación -sión cuando corresponde a una palabra que lleva esa letra, o cuando otra palabra derivada lleva -sor, -sivo, -sible,-eso.
Ejemplos: compressor / compression, expreso / expresivo / expresión
Se escribe s en la terminación de algunos adjetivos gentilicios singulares.
Ejemplos: inglés, portugués, francés, danés, irlandés
Se escriben s con las sílabas iniciales des-, dis-.
Ejemplos: desinterés, discriminación
Se escribe s en las terminaciones -esto, -esta.
Ejemplos: detesto, orquesta
Reglas sobre el uso de la letra X
FUNIBER: Educación Online Postgrados y Cursos A Distancia Campus Virtual - Becas
www.FunIber.orgEnlaces patrocinados
Se escriben con x las siguientes partículas:
1.- Ex que antepuesta a un nombre o adjetivo, indica que fue. Ejemplos: exalumno, exrector, exfuncionario, aunque según la Real Academia Española de la Lengua, deben escibirse por separado: ex alumno, ex rector, ex funcionario.
Doctorado a Distancia Obtenga su Doctorado a distancia Estudios universitarios a distancia
www.aiu.eduEnlaces patrocinados
2.- Extra, con la significación hacia afuera o fuera de. Ejemplos: extraordinario, extraoficial.
3.- Hexa que significa seis. Ejemplos: hexágono, hexápodo.
4.- Xilo que indica madera. Ejemplos: xilófono, xilófago.
5.- Xeno con el significado de extranjero. Ejemplos: xenofobia, xenófobo.
Tambié se escribe x ante las sílabas pla, ple, pli, plo, pre, pri, pro. Ejemplos: explanada, expletivo, explicación, explotar, expresar, exprimir, expropiar. Las únicas excepciones son esplenio, esplendor, espliego, esplín y sus derivados.
Con el fin de complementar este capítulo, a continuación se incluyen diversas palabras con x al principio, en medio o al final: xenofobia, xilófago, xilografía, experimento, exactitud, exageración, examen, exangüe, exención, exequias, exigir, existencia, excedente, excelente, excéntrico, excepción, exceso, excitación, excavación, exclamación, exclusivo, excusa, expectativa, experiencia, exorbitante, sexto, texto, yuxtaposición, exhalación, exhausto, exhibición, exhortar, exhumación, extranjero, extrañeza, extremista, exuberante, asfixia, exigencia, oxígeno, flexible, exquisito y éxtasis.
Uso de la letra 'G'
Presentamos la manera correcta para el uso de la letra 'G'
Se escribe con g la sílaba geo- inicial.
Ejemplos: geométrico, geología
Las palabras terminadas en (-gía), se escriben con g.
Ejemplos: ginecología, morfología
Los sonidos gia, gio, gión, se escriben con g.
Ejemplos: regia, plagio, región
Las palabras terminadas en gésimo se escriben con g.
Ejemplos: trigésimo, cuadragésimo
El sonido gen en cualquier posición: inicial, intermedia, o final, se escribe con g.
Ejemplos: gente, agente, imagen. Excepciones: avejentar, berenjena, ajeno
Los sonidos ge, gi, de los verbos cuyos infinitivos terminan en -ger, -gir, se escriben con g.
Ejemplos: recogemos de recoger, dirigimos de dirigir
Excepciones: crujir, tejer
Los compuestos y derivados de las palabras que se escriben con g, también se escriben con esta letra.
Ejemplos: general, generalizado, generalmente
Las palabras que tienen las siguientes terminaciones se escriben con g: -génico, -genario, -geneo, -génico, -genio, -genito -gesimal, -gético, -giénico, -ginal, - gineo, -ginoso -gismo, -gio, -gión, -gionario, -gioso, -gírico, -ógica -ígena, -ígeno, -igero
Ejemplos: angélico, honagenario, original, ligero, neologismo
Excepción: espejismo
CON G:
- Cuando la palabra comienza con “geo”, “leg”, “germ”, “gest”, “in”. Ejemplos: geografía, geometría, legión, germinación, gesticular, ingerencia, ingesta. Excepción: injerta.
- Cuando en la palabra aparece el sonido “gen”. Ejemplos: gentío, agente, margen. Existen excepciones, como: avejentar o ajeno.
- Cuando en la palabra, que es verbo, aparece el sonido “ge” o “gi”, y su infinitivo termina en “ger” o “gir”. Ejemplos: protegemos (proteger), dirige (dirigir). Excepciones: crujir, tejer, brujir.
- Los compuestos y derivados de las palabras que se escriben con g. Ejemplos: generalmente (general), desprotegió (proteger).
- Cuando la palabra termina en “gésimo”, “génico”, “genario”, “geneo”, “génico”, “genio”, “genito”, “gético”, “giénico”, “ginal”, “gineo”, “ginoso”, “gismo”, “gia”, “gio”, “gión”, “gionario”, “gioso”, “gírico”, “ógica”, “ígena”, “ígeno”, “igero”, “inge”, “gente”, “gencia”. Ejemplos: bigésimo, energético, indígena, ligero, magia, religión, lógica. Excepción: espejismo.
- Después de “n” ó “r”. Ejemplos: ángel, Argentina, engendro. Excepciones: extranjero, canje, monje, tarjeta.
Uso de la letra 'H'
La letra H es la sétima consonante del alfabeto español, También conocida como la consonante muda, porque no pose sonido propio.
La letra H no se pronuncia, pues no representa ningún fonema (es muda), con la excepción cuando está en el dígrafo «ch» y en algunas palabras extranjeras, como es el caso de la palabra hámster, un extranjerismo proveniente del alemán.
Se escribe h al inicio de palabras que comienzan con diptongo, si la primera vocal es i ó u.
Ejemplos: hielo, hueco
Se escribe h al inicio de palabras que empiezan con los sonidos “idr”, “iper”, “ipo”.
Ejemplos: hidroeléctrica, hiperactivo, hipódromo.
Cuando entre dos sílabas de una palabra, la primera termina con consonante y la segunda empieza en vocal, se escribe con h.
Ejemplos: anhelo, exhibición, exhortar, inherente, inhalación
Excepciones: Cuando la primera sílaba es un prefijo y la palabra a la que se le añade no lleva h.
Ejemplo: inadecuado
Se escriben con h intermedia las palabras que presentan tres vocales contiguas, de las cuales la segunda y la tercera forman un diptongo con u inicial.
Ejemplos: ahuecar, rehuir
Se escriben con h las palabras que en el español antiguo tuvieron f.
Ejemplos: fermoso - hermoso / facer - hacer
Se escribe con h todas la palabras que comienzan con las letras (um) seguidas de una vocal.
Ejemplos: humanidad, húmero, humillante
Los siguientes prefijos griegos se escriben con h. hecto-, hemi-, hepta-, hetero-, hexa-, higro-
Ejemplos: hectolitro, heterogéneo
USO DE LA LETRA M
La letra M es una consonante sonante y nasal.
Alfabeto: La letra eme (M) es la decimotercera del alfabeto castellano, se representa gráficamente como “m” para minúsculas y “M” para mayúsculas. Y es la décima consonante del alfabeto. Las letras vecinas con la L y N.
El género de eme es femenino: la eme, en plural emes.
Sonido: La letra M está dentro de la categoría de las consonantes sonantes, nasal y bilabial.
Escritura: M, es una consonante que siembre antecede a una vocal (máquina, merengue), o entre ellas (imán, homólogo) puede o no comenzar una palabra y en pocas circunstancias precede a otra consonante (ambición, empate)
Se escriben con m:
Se escribe siempre m ante el fonema /p/: cumplir, empezar, impropio, vampiro, trampa.
Se escribe siempre m ante el fonema /b/ cuando este se representa con la letra b: ambos, Colombia, enjambre, imberbe, tromba, imposible
Símbolos y Abreviaturas de M:
- En la numeración romana, representa al número 1000 (M).
- En el Sistema Internacional de Unidades, (m) representa al símbolo de la unidad de longitud metro.
- En física, representa a la masa (m).
USO DE LA LETRA N
La letra N es una consonante nasal y sonante.
Alfabeto: La letra ene (N) es la decimocuarta del alfabeto castellano, se representa gráficamente como “n” para minúsculas y “N” para mayúsculas. Y es la undécima consonante del alfabeto. Las letras vecinas con la M y Ñ.
El género de ene es femenino: la ene, en plural enes. .
Sonido: La letra N está dentro de la categoría de las consonantes sonantes, nasal y alveolar
Escritura: N, es una consonante que siembre antecede a una vocal (nariz, necesidad), o entre ellas (enano, inútil) puede o no comenzar una palabra y en pocas circunstancias precede a otra consonante (enciclopedia, indio, anverso)
Se escriben con n:
Se escribe siempre n ante el fonema /b/ cuando este se representa con la letra v: anverso, convoy, desenvuelto, envasar, invierno, sinvivir.
Se escribe n delante de todas las consonantes, excepto P y B: sentimiento, orfandad, contorno, envidia, pensar.
Símbolos y Abreviaturas de N:
- En química, es en símbolo del nitrógeno (N).
- Es simbolo de norte, punto cardinal (n).
- En física, representa la fuerza normal (n).
Reglas ortográficas de la r y la rr
En general, el sonido fuerte se escribe con rr y el suave con r (pero, perro). Al final de la palabra se escribe r: amor.
Aunque el sonido sea fuerte, se escribe una sola r al principio de palabra y cuando va precedida de l, n o s: alrededor, enriquecer, israelita.
Se escribe rr siempre que vaya entre dos vocales, aunque sea una palabra compuesta cuya forma simple lleve una sola r: vicerrector, contrarréplica, etc.
USO DE LA Y
Según las nuevas reglas, que se presentaron en diciembre 2010, la letra “ Y”
ya no se llamará “i griega” sino “ye”
La y (ye o y griega ) tiene dos sonidos: el de vocal y el de consonante, por lo cuale la escritura puede confundirse con la i y la ll
Se escriben con Y:
La conjunción copulativa Y:
Blanco y negro, sol y sombra, nieve y frío.
La conjunción copulativa Y se sustituye por E cuando va delante de palabras que empiezan por I o Hi (pero no por hie)
Otoño e invierno, padres e hijos
Golpea y hiere, cobre y hierro
Sin embargo se escribe Y en lugar de E, cuando la conjunción inicia una interrogación:
Y Inés? Y Hilario?
Los plurales de las palabras que acaban en Y también se escriben con Y:
Bueyes, reyes, convoyes, virreyes, leyes, ayes.
Excepciones: jerséis (jersey), samuráis ( samurai).
Las palabras que contienen el grupo yec:
Trayecto, inyectiva, abyecto, proyecto, obyecto, inyección, deyecto.
Las palabras que empiezan por ad, dis, sub.
Adyacente, disyunt., disyuntiva, subyugar, subyacer.
USO DE LA Ll
Se escribe LL en:

• Al principio o en medio de palabra.Ejemplo:Atropellar, ensilla, acaudillar , patrullar, llama, llover.

• Los verbos terminados en llir y sus derivados.Ejemplo:Bullir, engullir, mullir, salpullir.

• Palabras terminadas en illa, illo y sus derivados.Ejemplo:Arcilla, astilla, caudillo, villa, rodilla.

USO DEL A K
Con respecto a escribir con "q", la RAE estimó que la letra K "es plenamente española", por lo que es necesario sacar la "q" como letra para representar el "fonema K". De ese modo, la "q" deberá ser sustituida por "c" o "k", como por ejemplo, Irak o Catar.
El último cambio que introduce la nueva Ortografía modifica la letra "q", que en español representa al fonema "k". Así, la "q" solo se utilizará cuando vaya en combinación con la "ue" y "ui" (queso, quizás). Al combinarse con el resto de las vocales, se utilizará en todos los casos la "c": Qatar ahora es Catar; quórum ahora cuórum. Y todas las palabras terminadas en q (como Iraq), ahora pasan a terminarse con k (Irak).
SE EMPLEA SOLO EN VOCES DE PROCEDENCIA EXTRANJERA. PEDE SUBSTITUIRSE CASI SIEMPRE POR LA C, DELANTE DE LAS VOCALES “a”, “o” y ”u”, o por la ”q” seguida de “u”, antes de la “e” y la “i”
USO DE LA LETRA Q
El género de Q es femenino: la cu, en plural cus.
Escritura: Q, es una consonante se emplea ante la ''e'' o la ''i'', mediante la interposición de una ''u'', que normalmente es muda (queso, quitar).
Se escriben con Q:
Las siguientes formas verbales cuyos infinitivos terminan en -car:
- la primera persona singular del Pretérito Indefinido del Modo Indicativo,
Ejemplos: buscar, busqué / pescar, pesqué
- las formas usted y ustedes del Modo Imperativo.
Ejemplos: busque, busquen / pesque, pesquen
Las palabras latinas que tienen el sonido cu.
Ejemplos: quórum, quantum, qualis
Antes de la u muda seguida de las vocales e, i.
Ejemplos: queso, quiste
Símbolos y Abreviaturas de Q:
- En física, representa la carga eléctrica (q).
- En matemática, representa a los números racionales (Q).
- En termodinámica, representa la cantidad de calor (Q).
ACENTUACIÓN
PARA PODER ACENTUAR ADECUADAMENTE, HAY QUE TENER EN CUENTA LAS DEFINICIONES SIGUIENTES Y LAS REGLAS QUE VIENEN A CONTINUACIÓN.
DEFINICIONES
1ª Llamamos acento prosódico a la mayor fuerza con que pronunciamos una sílaba dentro de una palabra, destacando aquella con relación a las otras sílabas que la forman.
2ª Llamamos acento ortográfico al signo (´)
3ª las palabras son agudas si llevan el acento (prosódico u ortográfico) en la ultima sílaba; graves o llanas, si en la penúltima; esdrújulas, si en la antepenúltima, y sobreesdrújulas, si lo llevan en una sílaba anterior a las tres últimas.
4ª Las palabras son monosílabas, si constan de una sola sílaba, como yo; son polisílabas si constan de dos o más, como es-tá, ca-mi-no, a-van-za-re-mos, etc.
Las palabras polisílabas pueden ser: bisílabas (dos sílabas), trisílabas (tres sílabas), cuadrisílabas (cuatro sílabas), pentasílabas (cinco sílabas), etc.
5ª Dos vocales que se pronuncian en una sola emisión silábica, forman un diptongo, como en aire, bueno, peine, etc.; y tres vocales que se pronuncian de una vez forman un triptongo, como apreciáis, cambiéis, averigüéis, etc.
6ª Las vocales a, e, o, son fuertes o abiertas; las vocales i,u, son débiles o cerradas.
Las otras letras del alfabeto se llaman consonantes.
Palabras compuestas:
Las palabras compuestas de un adjetivo y el sustantivo mente conservan los acentos que tuvieran antes de su composición.
Ejemplos: fácilmente, de fácil y mente; cortésmente, de cortés y mente etc.
REGLAS DE ACENTUACIÓN
PALABRAS AGUDAS
Las palabras agudas son las que llevan la fuerza de voz (sílaba tónica) en la última sílaba y
llevan tilde en la sílaba tónica cuando terminan en vocal, -n o -s:
Ejemplos: sofá, esquí, zulú, bongó, cupé, desván, burgalés.
Si la palabra aguda termina en -s precedida por otra consonante, no se le pone tilde:
Ejemplos: robots, tictacs.
Las palabras agudas que terminan en -y no llevan tilde:
Ejemplos: virrey, convoy, jersey.
PALABRAS LLANAS O GRAVES
Las palabras llanas o graves son las que llevan la fuerza de voz (sílaba tónica) en la penúltima sílaba o segunda sílaba de atrás para adelante y se tilda en la sílaba tónica (sílaba con fuerza de voz) cuando terminan en consonante que no sea –n, s o vocal :
Ejemplos: ángel, césped, álbum, fénix.
Si la palabra llana o grave termina en -s precedida de consonante, sí lleva tilde:
Ejemplos: cómics, bíceps, fórceps.
Las palabras llanas que terminan en -y sí llevan tilde:
Ejemplos: póney, yóquey
PALABRAS ESDRÚJULAS Y SOBRESDRÚJULAS
Las palabras esdrújulas y sobresdrújulas siempre llevan tilde en la sílaba tónica.
Esdrújulas, son las que llevan la fuerza de voz en la tercera silaba.
Sobresdrújulas son las que llevan la voz en la cuarta sílaba.
Ejemplos: fábula, pelícano, déjamelo.
PUNTUACIÓN
El punto (.), la coma (,), el punto y coma (;), los dos puntos (:) y los puntos suspensivos (...) se escriben siempre sin dejar un espacio de separación con respecto a la palabra o el signo que precede, y separados por un espacio de la palabra o el signo que sigue, a no ser que este sea de cierre.
Los signos dobles, como los de interrogación (¿ ?) y exclamación (¡ !), los paréntesis ( ), los corchetes ([ ]), las comillas (“ ”) y las rayas que encierran aclaraciones e incisos (- -), todos ellos compuestos por un signo de apertura y uno de cierre, se escriben de la manera siguiente:
Ejemplos:
¿Se trató el asunto en la reunión ?; ¿concretaron algo?
Ya conoces su refrán preferido: “Agua que no has de beber...”
La boda se celebrará en la parroquia de la Asunción (plaza de la Prosperidad, número 3), a la una de la tarde.
Cuando decidimos trasladarnos a Guadalajara -una decisión meditada-, el negocio iba viento en popa.
USO DEL PUNTO
El punto (.) señala la pausa que se da al final de un enunciado. Después de un punto -salvo en el caso del utilizado en las abreviaturas- siempre se escribe mayúscula.
Hay tres clases de punto: el punto y seguido, el punto y el punto final.
a) El punto y seguido separa enunciados que integran un párrafo. Después de punto y seguido se continúa escribiendo en la misma línea. Si el punto está al fin de renglón, se empieza en el siguiente sin dejar margen. Por ejemplo:
Salieron a dar un breve paseo. La mañana era espléndida.
b) El punto y aparte separa dos párrafos distintos, que suelen desarrollar, dentro de la unidad del texto, contenidos diferentes. Después de punto y aparte se escribe en una línea distinta. La primera línea del nuevo párrafo debe tener un margen mayor que el resto de las líneas que lo componen, es decir, ha de quedar sangrada. Por ejemplo:
El mar estaba embravecido aquel día. Los barcos bailaban sobre el agua sorteando las olas con dificultad.
Miguel, sentado en el muelle, esperaba el regreso de su padre. Atisbaba el horizonte buscando ansioso su barco con la mirada.
c)El punto final es el que cierra un texto.
Uso del punto después de las abreviaturas
El punto se utiliza también después de las abreviaturas. Ejemplos:
Sra., Excmo., Cf.
Combinación del punto con otros signos
A menudo es necesario combinar el punto con otros signos que también cierran períodos, como son los paréntesis o las comillas. En estos casos, se coloca el punto siempre detrás de las comillas, corchetes o paréntesis de cierre. Por ejemplo:
Sus palabras fueron estas: “No quiero volver a verte”. Después cerró de golpe la puerta de su casa. (Creo que estaba muy enojada).
Uso incorrecto del punto
Los títulos y los subtítulos de libros, artículos, capítulos, obras de arte, etc., cuando aparecen aislados, no llevan punto final. Ejemplos:
El llano en llamas
La Venus del espejo
USO DE LA COMA
La coma (,) indica una pausa breve que se produce dentro del enunciado.
Se emplea para separar los miembros de una enumeración, salvo los que vengan precedidos por alguna de las conjunciones y, e, o, u. Ejemplos:
Es un chico muy reservado, estudioso y de buena familia.
Acudió toda la familia: abuelos, padres, hijos, cuñados, etc.
¿Quieres café, té o un refresco?
Cuando los elementos de la enumeración constituyen el sujeto de la oración o un complemento verbal y van antepuestos al verbo, no se pone coma detrás del último. Ejemplos:
El perro, el gato y el ratón son animales mamíferos.
De gatos, de ratones y de perros no quiere ni oír hablar.
Se usa coma para separar miembros gramaticalmente equivalentes dentro de un mismo enunciado, a excepción de los casos en los que medie alguna de las conjunciones y, e, ni, o, u. Ejemplos:
Estaba preocupado por su familia, por su trabajo, por su salud.
Antes de irte, corre las cortinas, cierra las ventanas, apaga las luces y echa la llave.
Sin embargo, se coloca una coma delante de la conjunción cuando la secuencia que encabeza expresa un contenido (consecutivo, de tiempo, etc.) distinto al elemento o elementos anteriores. Por ejemplo:
Pintaron las paredes de la habitación, cambiaron la disposición de los muebles, y quedaron encantado.
También cuando esa conjunción está destinada a enlazar con toda la proposición anterior, y no con el último de sus miembros. Por ejemplo:
Pagó el traje, el bolso y los zapatos, y salió de la tienda.
Siempre será recomendable su empleo, por último, cuando el periodo sea especialmente largo. Por ejemplo:
Los instrumentos de precisión comenzaron a perder su exactitud a causa de la tormenta, y resultaron inútiles al poco tiempo.
En una relación cuyos elementos están separados por punto y coma, el último elemento, ante el que aparece la conjunción copulativa, va precedido de coma o punto y coma. Ejemplos:
En el armario colocó la vajilla; en el cajón, los cubiertos; en los estantes, los vasos, y los alimentos, en la despensa.
Con gran aplomo, le dijo a su familia que llegaría a las tres; a sus amigos, que lo esperasen a las cinco; y consiguió ser puntual en los dos casos.
Se escribe una coma para aislar el vocativo del resto de la oración. Ejemplos:
Julio, ven acá.
He dicho que me escuchéis, muchachos.
Cuando el vocativo va en medio del enunciado, se escribe entre dos comas. Por ejemplo:
Estoy alegre, Isabel, por el regalo.
Los incisos que interrumpen una oración, ya sea para aclarar o ampliar lo dicho, ya sea para mencionar al autor u obra citados, se escriben entre comas. Son incisos casos como los siguientes:
a) Aposiciones explicativas. Por ejemplo:
En ese momento Adrián, el marido de mi hermana, dijo que nos ayudaría.
b) Proposiciones adjetivas explicativas. Por ejemplo:
Los vientos del Sur, que en aquellas abrasadas regiones son muy frecuentes, incomodan a los viajeros.
c) Cualquier comentario, explicación o precisión a algo dicho. Ejemplos:
Toda mi familia, incluido mi hermano, estaba de acuerdo.
Ella es, entre mis amigas, la más querida.
Nos proporcionó, después de tantos disgustos, una gran alegría.
d) Mención de un autor u obra citados. Por ejemplo:
La verdad, escribe un político, se ha de sustentar con razones y autoridades.
e) Cuando se invierte el orden regular de las partes de un enunciado, anteponiendo elementos que suelen ir pospuestos, se tiende a colocar una coma después del bloque anticipado. No es fácil establecer con exactitud los casos en que esta anteposición exige el uso de la coma. Pero frecuentemente puede aplicarse esta norma práctica:
e1) Si el elemento antepuesto admite una paráfrasis con “en cuanto a”, es preferible usar coma. Por ejemplo:
Dinero, ya no le queda. (Es posible decir En cuanto a dinero, ya no le queda).
e2) Si, por el contrario, admite una paráfrasis con “es lo que” o “es el que”, no se empleará coma. Por ejemplo:
Vergüenza debería darte. (Equivalente a Vergüenza es lo que debería darte).
f) También suele anteponerse una coma a una conjunción o locución conjuntiva que une las proposiciones de una oración compuesta, en los casos siguientes:
f1)En las proposiciones coordinadas adversativas introducidas por conjunciones como pero, mas, aunque, sino. Ejemplos:
Puedes llevarte mi cámara de fotos, pero ten mucho cuidado.
Cogieron muchas cerezas, aunque todas picadas por los pájaros.
f2) Delante de las proposiciones consecutivas introducidas por conque, así que, de manera que... Ejemplos:
Prometiste acompañarle, conque ya puedes ir poniéndote el abrigo.
El sol me está dando en la cara, así que tendré que cambiarme de asiento.
f3) Delante de proposiciones causales lógicas y explicativas. Ejemplos:
Es noble, porque tiene un palacio.
Están en casa, pues tienen la luz encendida.
g) Los enlaces como esto es, es decir, o sea, en fin, por último, por consiguiente, sin embargo, no obstante, además, en tal caso, por lo tanto, en cambio, en primer lugar, y también, a veces, determinados adverbios o locuciones que desempeñan la función de modificadores oracionales, como generalmente, posiblemente, efectivamente, finalmente, en definitiva, por regla general, quizás, colocados al principio de una oración, se separan del resto mediante una coma. Ejemplos:
Por consiguiente, no vamos a tomar ninguna resolución precipitada.
No obstante, es necesario reformar el estatuto.
Efectivamente, tienes razón.
h) Cuando estas expresiones van en medio de la oración, se escriben entre comas. Ejemplos:
Estas dos palabras son sinónimos, es decir, significan lo mismo.
Tales incidentes, sin embargo, no se repitieron.
Este tipo de accidentes están causados, generalmente, por errores humanos.
h1) Si los bloques relacionados mediante estos enlaces forman parte de la misma oración compuesta escrita entre puntos, se suelen separar con punto y coma colocado delante del enlace, al que seguirá una coma.

h2) En los casos en que se omite un verbo, porque ha sido anteriormente mencionado o porque se sobrentiende, se escribe en su lugar una coma. Ejemplos:
El árbol perdió sus hojas; el viejo, su sonrisa.
Los niños, por aquella puerta.
En matemáticas, un genio; para la música, bastante mediocre.
i) En las cabeceras de las cartas, se escribe coma entre el lugar y la fecha. Por ejemplo:
Guadalajara, Jalisco, 25 de octubre de 2000.
j) Se escribe coma para separar los términos invertidos del nombre completo de una persona o los de un sintagma que integran una lista (bibliografía, índice... ). Ejemplos:
BELLO, Andrés: Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos.
CUERVO, Rufino José: Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana.
construcción, materiales de papelería, artículos de
Uso incorrecto de la coma
Debe evitarse separar el sujeto y el predicado mediante coma. Ejemplos de incorrección:
*Las estanterías del rincón, estaban perfectamente organizadas.
*Un desgraciado incidente, ocasionó la dimisión de la junta directiva.
Se exceptúan los casos en que media un inciso entre sujeto y predicado. Ejemplos:
La medicina preventiva, como ya ha quedado apuntado anteriormente, permitirá evitar la enfermedad en breve plazo.
La presencia de la protagonista de la película, que vestía un espectacular traje de noche, produjo muy diferentes comentarios.
USO DE LOS DOS PUNTOS
Los dos puntos (:) detienen el discurso para llamar la atención sobre lo que sigue.
Se usan dos puntos en los casos siguientes:
a) Después de anunciar una enumeración. Ejemplos:
Van a subastar tres manuscritos: uno de Borges, otro de Alfonso Reyes y un tercero de Antonio Machado.
Tres son las provincias aragonesas: Huesca, Zaragoza y Teruel.
b) También para cerrar una enumeración, antes del anafórico que los sustituye, se utilizan los dos puntos. Ejemplos:
Natural, sana y equilibrada: así debe ser una buena alimentación.
Terremotos, inundaciones y erupciones volcánicas: esas son las principales catástrofes naturales.
c) Los dos puntos preceden a las citas textuales. En este caso, después de los dos puntos se suele escribir la primera palabra con inicial mayúscula. Ejemplos:
Las palabras del médico fueron: “Reposo y una alimentación equilibrada”.
Ya lo dijo Descartes: “Pienso, luego existo”.
d) Se emplea este signo de puntuación tras las fórmulas de saludo en las cartas y documentos. También en este caso la palabra que sigue a los dos puntos se escribe con mayúscula y, generalmente, en un renglón aparte. Ejemplos:
Querido amigo:
Te escribo esta carta para comunicarte...
Muy señor mío:
Le agradecería que me indicase dónde puedo ir a votar...
e) Se emplean los dos puntos para conectar oraciones o proposiciones relacionadas entre sí sin necesidad de utilizar otro nexo. Son varias las relaciones que se pueden expresar:
e1) Relación causa-efecto. Ejemplos:
Se ha quedado sin trabajo: no podrá ir de vacaciones este verano.
No necesitaba correr: aún era pronto.
e2) Conclusión o resumen de la proposición anterior. Por ejemplo:
Varios vecinos monopolizaron la reunión con problemas particulares: no llegaron a ponerse de acuerdo.
e3) Verificación o explicación de la proposición anterior, que suele tener un sentido más general. Por ejemplo:
La paella es un plato de la cocina española muy completo desde el punto de vista nutritivo: cuenta con la fécula del arroz, las proteínas de sus carnes y pescados y la fibra de sus verduras.
f) Se utilizan los dos puntos para separar la ejemplificación del resto de la oración. Ejemplos:
De vez en cuando tiene algunos comportamientos inexplicables: hoy ha venido a la oficina con las zapatillas de andar por casa.
Puedes escribir un texto sobre algún animal curioso: el ornitorrinco, por ejemplo.
g) En textos jurídicos y administrativos -decretos, sentencias, bandos, edictos, certificados o instancias-, se colocan dos puntos después del verbo, escrito con todas sus letras mayúsculas, que presenta el objetivo fundamental del documento. La primera palabra del texto que sigue a este verbo se escribe siempre con inicial mayúscula y el texto forma un párrafo diferente. Por ejemplo:
CERTIFICA:
Que D. José Álvarez García ha seguido el Curso de Técnicas Audiovisuales celebrado en la Escuela de Cine durante los meses de abril y mayo del presente año.
USO DEL PUNTO Y COMA
El punto y coma (;) indica una pausa superior a la marcada por la coma e inferior a la señalada por el punto. Se utiliza en estos casos:
a) Para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones complejas que incluyen comas. Ejemplos:
La chaqueta es azul; los pantalones, grises; la camisa, blanca; y el abrigo, negro.
Cada uno de los grupos de trabajo preparará un taller: el primer grupo, el taller de cerámica; el segundo, el taller de telares; el tercero, el taller de cestería.
b) Para separar proposiciones yuxtapuestas, especialmente cuando en estas se ha empleado la coma. Ejemplos:
Era necesario que el hospital permaneciese abierto toda la noche; hubo que establecer turnos.
La muchacha, gozosa, corría hacia su casa; sus padres acababan de llegar.
La situación económica de la empresa, agravada en los últimos tiempos, era preocupante; se imponía una acción rápida y contundente, sí se deseaba salvar los puestos de trabajo.
A las cinco de la madrugada aún había luz en su habitación; seguramente, se había quedado dormido leyendo.
En muchos de estos casos, se podría optar por separar los períodos con punto y seguido. La elección del punto y seguido o del punto y coma depende de la vinculación semántica que exista entre las oraciones o proposiciones. Si el vínculo es débil, se prefiere usar un punto y seguido; mientras que, si es más sólido, es conveniente optar por el punto y coma.
También sería posible separar los mencionados períodos con dos puntos, puesto que casi siempre subyacen las mismas relaciones como fueron expresadas anteriormente en los dos puntos.
c) Se suele colocar punto y coma, en vez de coma, delante de conjunciones o locuciones conjuntivas como pero, mas y aunque, así como sin embargo, por tanto, por consiguiente, en fin, etc., cuando los períodos tienen cierta longitud y encabezan la proposición a la que afectan. Ejemplos:
Su discurso estuvo muy bien construido y fundamentado sobre sólidos principios; pero no consiguió convencer a muchos de los participantes en el Congreso.
Los jugadores se entrenaron intensamente durante todo el mes; sin embargo, los resultados no fueron los que el entrenador esperaba.
Las últimas pruebas que han llegado de la imprenta parecen muy limpias; por tanto, creo que no tardaré mucho en revisarlas y devolverlas (Sobre el uso de la coma después de algunas de estas locuciones conjuntivas).
Si los bloques no son muy largos, se prefiere la coma. Ejemplos:
Vendrá, pero tarde.
Lo hizo, aunque de mala gana.
Si los períodos tienen una longitud considerable, es mejor separarlos con punto y seguido. Por ejemplo:
Este verano, varios vecinos del inmueble tienen previsto poner en venta sus respectivas viviendas. Por consiguiente, son previsibles numerosas visitas de posibles compradores.
USO DE LOS PUNTOS SUSPENSIVOS
Los puntos suspensivos (...) suponen una interrupción de la oración o un final impreciso. Después de los puntos suspensivos, cuando cierran un enunciado, se escribe mayúscula. Por ejemplo:
El caso es que si lloviese... Mejor no pensar cosa tan improbable.
Estamos ante un bosque mediterráneo de encinas, alcornoques, pinos... Bajo estos árboles es fácil encontrar níscalos en otoños lluviosos.
Cuando los puntos suspensivos no cierran un enunciado y este continúa tras ellos, se escribe en minúscula. Por ejemplo:
Estoy pensando que... aceptaré; en esta ocasión debo arriesgarme.
Se usan los puntos suspensivos en los siguientes casos:
a) Al final de enumeraciones abiertas o incompletas, con el mismo valor que la palabra etcétera. Ejemplos:
Su tienda es como las de los pueblos, donde se vende de todo: comestibles, cacharros, ropas, juguetes...
Puedes hacer lo que te apetezca más: leer, ver la televisión, escuchar música...
b) Cuando se quiere expresar que antes de lo que va a seguir ha habido un momento de duda, temor o vacilación. Ejemplos:
Iré; no iré... Debo decidirme pronto.
Espero una llamada del hospital... Seguro que son buenas noticias. No sé... Creo que... bueno, sí, me parece que voy a ir.
c) En ocasiones, la interrupción del enunciado sirve para sorprender al lector con lo inesperado de la salida. Por ejemplo:
Se convocó a una junta, se distribuyeron centenares de papeles anunciándola y, al final, nos reunimos... cuatro personas.
d) Para dejar un enunciado incompleto y en suspenso se utilizan los puntos suspensivos. Por ejemplo:
Fue todo muy violento, estuvo muy desagradable... No quiero seguir hablando de ello.
e) También se emplea este signo de puntuación cuando se reproduce una cita textual, sentencia o refrán, omitiendo una parte. Ejemplos:
En ese momento de indecisión, pensé: “Más vale pájaro en mano...” y acepté el dinero.
El escolar recitaba muy solemne: “En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme...”
f) Se escriben tres puntos dentro de paréntesis (...) o corchetes [...] cuando al transcribir literalmente un texto se omite una parte de él. Por ejemplo:
Yo fui loco y ya soy cuerdo; fui don Quijote de la Mancha (...) y soy ágora Alonso Quijano el Bueno.
(Cervantes: Quijote, 11, LXXIV)
OTROS SIGNOS AUXILIARES
USO DE LOS SIGNOS DE INTERROGACIÓN Y DE EXCLAMACIÓN
Los signos de interrogación (¿ ?) y exclamación (¡ !) encierran enunciados que, respectivamente, interrogan o exclaman. Los primeros se utilizan para delimitar enunciados interrogativos directos; los segundos demarcan enunciados exclamativos, también en estilo directo, e interjecciones. Ejemplos:
¿Comisteis ayer en casa?
¿Dónde has comprado ese traje?
¡Eso es una injusticia!
¡Qué magnífica pintura!
¡Ay! ¡Eh! ¡Oh!
En la utilización de tales signos es preciso tener en cuenta estas consideraciones generales:
Los signos de interrogación y de exclamación son dos en cada caso: los signos que indican apertura (¿ i) y los signos que indican cierre (? !); se colocan al principio y al final del enunciado interrogativo y exclamativo respectivamente.
En nuestra lengua es obligatorio poner siempre el signo de apertura, que no deberá suprimirse a imitación de lo que ocurre en la ortografía de otras lenguas, en las que solo se usa el signo final porque tienen otras marcas gramaticales que suplen el primero.
Después de los signos que indican cierre de interrogación o exclamación (? !) no se escribe nunca punto.
El signo de principio de interrogación (¿) o de exclamación (¡) se ha de colocar donde empieza la pregunta o la exclamación, aunque no comience con él el enunciado. Ejemplos:
Con respecto al impacto ambiental, ¿se ha previsto algún tipo de medidas para que su efecto sea el menor posible?
Si consigues la plaza, ¡qué alegría se va a llevar tu padre!
Obsérvese cómo los vocativos y las proposiciones subordinadas, cuando ocupan el primer lugar en el enunciado, se escriben fuera de la pregunta o de la exclamación. Sin embargo, si están colocados al final, se consideran dentro de ellas. Ejemplos:
Susana, ¿has decidido qué vas a hacer? / ¿Has decidido qué vas a hacer, Sonia?
Pepe, ¡cuánto me alegro de que hayas venido! / ¡Cuánto me alegro de que hayas venido, Pepe!
Si no responde, ¿qué le vamos a decir? / ¿Qué le vamos a decir si no responde?
Cuando se escriben varias preguntas o exclamaciones seguidas y estas son breves, se puede optar por considerarlas oraciones independientes, con sus correspondientes signos de apertura y cierre, y con mayúscula al comienzo de cada una de ellas. Ejemplos:
¿Dónde estás? ¿A qué hora piensas volver?
¡Quedan cinco minutos! ¡Llegamos tarde! ¡Date prisa!
Pero también es posible considerar el conjunto de las preguntas o exclamaciones como un único enunciado. En este caso hay que separarlas por comas o por puntos y comas, y sólo en la primera se escribirá la palabra inicial con mayúscula. Ejemplos:
¿Cómo te llamas?, ¿en qué trabajas?, ¿cuándo naciste?, ¿dónde?
¡Cómo ha nevado esta noche!; ¡qué blanco está todo!;¡qué frío vamos a pasar hoy!
En ocasiones, se utilizan los signos de final de interrogación (?) o de exclamación (!) entre paréntesis.
El signo de final de interrogación entre paréntesis expresa duda o ironía. Ejemplos:
Andrés Sánchez López es el presidente (?) de la asociación.
Tendría mucha gracia (?) que llegara a la cita con un día de retraso.
El signo de final de exclamación entre paréntesis expresa sorpresa o ironía. Ejemplos:
Un joven de treinta y seis años (!) fue el ganador del con curso de composición.
Está más gordo que nunca, pero dice que solo pesa ochenta kilos (!) en la báscula de su casa.
USO DE LOS PARÉNTESIS
Los paréntesis son signos que encierran elementos incidentales o aclaratorios intercalados en un enunciado. Los paréntesis se usan en los siguientes casos:
a) Cuando se interrumpe el sentido del discurso con un inciso aclaratorio o incidental, sobre todo si este es largo o de escasa relación con lo anterior o posterior. Ejemplos:
El abuelo de Alberto (en su juventud fue un brillante cirujano) parecía una estatua sentado en aquel sillón.
Las asambleas (la última duró casi cuatro horas sin ningún descanso) se celebran en el salón de actos (para estos incisos también puede utilizar rayas).
b) Para intercalar algún dato o precisión: fechas, lugares, significado de siglas, el autor u obra citados... Ejemplos:
El año de su nacimiento (1616) es el mismo en que murió Cervantes.
Toda su familia nació en Córdoba (Argentina).
Una ONG (organización no gubernamental) ha de ser, por principio, una asociación sin ánimo de lucro.
"Más obran quinta esencias que fárragos" (Gracián).
c) En ocasiones se utilizan los paréntesis para evitar introducir una opción en el texto. En estos casos se puede encerrar dentro del paréntesis una palabra completa o solo uno de sus segmentos. Ejemplo:
En el documento se indicarán el (los) día(s) en que haya tenido lugar la baja.
d) Cuando se reproducen o transcriben textos, códices o inscripciones con abreviaturas, se pueden utilizar los paréntesis para reconstruir las palabras completas o los elementos que faltan en el original y se suplen. Por ejemplo:
Imp(eratori) Caes(ari)
e) En la trascripción de textos se utilizan tres puntos entre paréntesis para dejar constancia de que se omite en la cita un fragmento del texto (en este uso suelen alternar con los corchetes). Por ejemplo:
Hasta aquí (...) la obra visible de Menard, en su orden cronológico. Paso ahora a la otra: la subterránea, la interminablemente heroica, la impar También, ¡ay de las posibilidades del hombre!, la inconclusa. Esa obra (... ) consta de los capítulos noveno y trigésimo octavo de la primera parte del don Quijote y de un fragmento del capítulo veintidós.
(Jorge Luis Borges: Ficciones)
f) Las letras o números que encabezan clasificaciones, enumeraciones, etc. pueden situarse entre paréntesis o seguidos del paréntesis de cierre. Ejemplos:
Estos libros podrán encontrarse en los lugares siguientes:
(a) En los estantes superiores de la sala de juntas.
(b) En los armarios de la biblioteca principal.
O bien:
Estos libros podrán encontrarse en los lugares siguientes:
a)En los estantes superiores de la sala de juntas.
b) En los armarios de la biblioteca principal.
________________________________________________
NOTAS
Anáfora (n.) / Anafórico (adj.): Tipo de deixis que desempeñan ciertas palabras para asumir el significado de una parte del discurso ya emitida; ejemplo: Dijo que había estado, pero no me LO creí.
Deixis: Señalamiento que se realiza mediante ciertos elementos lingüísticos que muestran, como este, esa; que indican una persona, como yo, vosotros; o un lugar, como allí, arriba; o un tiempo, como ayer, ahora. El señalamiento puede referirse a otros elementos del discurso (Invité a tus hermanos y a tus primos, pero ESTOS no aceptaron) o presentes solo en la memoria (AQUELLOS días fueron magníficos)
BIBLIOGRAFÍA
Ortografía de la Lengua Española - Real Academia Española, Madrid, España 1999.
Diccionario de la Lengua Española - Real Academia Española, 21 edición, Madrid, España 1992.



Conclusión
Con el estudio de este manual se pretende que haya mejorado la calidad de ortografía del estudiante por la adquisición de conocimientos recopilados de documentos de la Real Academia Española, que no es una empresa difícil, basta un poco de constancia, inteligencia y perseverancia concentrando el interés para dominarla en poco tiempo. Importa, para tener éxito, el modo de hacer este estudio: Ver la palabra, leerla a media voz, escribirla, conocer su significado es mejor camino que aprenderse reglas y más reglas.