OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte)

Organizaciones internacionales. Guerra fria. Defensa y seguridad europea. Estructura. Amenazas. Relaciones con Europa. Caida de la Unión Soviética. Alianza estratégica militar

  • Enviado por: Ernesto Vélez Gutiérrez
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 10 páginas
publicidad

Introducción

Al finalizar la segunda guerra mundial, Europa estaba devastada económica y físicamente. Además, militarmente, se encontraba muy débil en comparación con la Unión Soviética, que a su vez, se encontraba en una posición dominante en Europa del Este. La posición ventajosa de la Unión Soviética se debía a su masiva presencia en el territorio mencionado; presencia que se hacía visible por medio de los regimenes peleles que ésta había implementado en la región.

Dado el alcance de la nueva influencia soviética y su elevada capacidad militar (5 millones de hombres en la milicia por ejemplo), le fue imposible a Europa Occidental efectuar el balance de poder que se requería en el continente. La defensa y seguridad de los países europeos debilitados recaía en el poderío nuclear y aéreo de los Estados Unidos. Esta situación creó un dependencia de Europa, para con América, en cuanto a la seguridad nacional de cada estado, que será factor hasta mucho después del fin de la guerra fría.

Inglaterra, por medio de Winston Churchill, quería institucionalizar la cooperación alcanzada con los Estados Unidos durante la post-guerra, de manera que la ayuda enfocada hacia Europa fuera permanente. El pacto que se desarrolló entre los dos continentes institucionalizó un arreglo de seguridad y balance de poder y reflejó, por este medio, una creciente sensación de “comunidad trasatlántica” entre los estados componentes de Europa y los Estados Unidos.

El 4 de abril de 1949, es firmado el Tratado del Atlántico Norte con la finalidad de salvaguardar la libertad y la herencia común; fundado en los principios de la democracia y la libertad individual. Una ideología enteramente occidental acorde con la de todos los miembros que fundaron dicho tratado.

En el momento de su fundación, la OTAN tenía por metas las siguientes:

  • Promover la defensa colectiva señalando a la Unión Soviética la voluntad de los estados miembros para ayudarse mutuamente si es que se desataba algún ataque en contra de cualquiera de ellos.

  • Reasegurar el sentido de seguridad en los países de la Europa Occidental, de manera que puedan asumir responsabilidad de su propia protección y así promover el reparto de los costos entre todos los aliados.

  • Expandir y fortalecer una comunidad internacional basada en la democracia, libertad individual en un contexto de una sociedad internacional pacífica.

  • Construir las estructuras internacionales para ayudar a la realización de estas metas.

  • Se decidió hacer evidentes estas primeras metas con el afan de entender el cambio que se sucitará en las mismas después para explicar la supervivencia de la alianza después de la Guerra Fría

Con el fin de la Guerra Fría y la caída consecuente de la Unión Soviética, todo parecía indicar que la OTAN iba a desaparecer por la falta de la amenaza que llevó a su creación. Que su motivo de existencia había desaparecido y que sus días en funcionamiento estaban contados. Entonces ¿cómo es posible explicar no sólo su actual permanencia en el panorama internacional, sino también, su trascendental importancia en cualquier conflicto armado en el mundo y en la política exterior estadounidense?

Primeramente se pretenderá explicar que es un simple caso de análisis de costos y beneficios. Y que por medio de dicho análisis la alianza permaneció debido a la conveniencia de los Estados Unidos. Aunque, se explicará también, cómo la dependencia europea para con América ayudó a la longevidad de la alianza, cómo las Naciones Unidas también han fortalecido la estructura de la OTAN y cómo la misma OTAN supo identificar nuevas amenazas que pudieran gestarse afectando a los países miembros, mutar, enfocarse en soluciones para las mismas y cómo desarrolló procedimientos de cooperación internacional y foros en los cuales los estados pudieran plantear sus problemas logrando así una participación inclusive de países no miembros haciendo evidente la necesidad de su permanencia en el contexto internacional.

Costos, Beneficios, Desarrollo de Procedimientos de Cooperación y Transformación de la Alianza

Ante la caída de la Unión Soviética, la OTAN deja de percibir una amenaza grandísima (que es, de hecho, la causante de la formación de la alianza trasatlántica), por lo tanto todo parece indicar que su permanencia en el ámbito internacional ya no es necesaria. Pero en realidad Europa sigue necesitando de la ayuda norteamericana y a los Estados Unidos le conviene totalmente, por medio de la OTAN, seguir teniendo presencia en el continente europeo.

La alianza provee a Estados Unidos de un marco legal para tener injerencia en cualquier asunto que tenga que ver con la seguridad europea y dado el nuevo status de única superpotencia les es más benéfico mantener una institución ya existente, que crear una nueva. Los costos de comenzar una nueva alianza no son sólo económicos. También existen costos sociales que tal vez sean mucho más difíciles de alcanzar. Por ejemplo, la legitimidad de una alianza es indicador del nivel de confianza que los estados miembros y no miembros tienen en los procedimientos estipulados en su formación y la esperanza de las sociedades que componen los estados de que la institución actuará en su beneficio de manera efectiva. La OTAN ya tenía un alto nivel de legitimidad debido a su desarrollo durante la Guerra Fría y sería difícil crear otra nueva alianza que pudiera obtener, de manera rápida, una confianza parecida.

Desde el final de la Guerra Fría , la OTAN adapta sus estructuras y sus políticas con el fin de contribuir a reforzar la seguridad de Europa en su conjunto, así como instaurar un marco de estabilidad y paz idóneo para favorecer las consultas políticas entre los aliados y sus países vecinos. Esta adaptación le permite, a Estados Unidos, no sólo reducir los costos de una nueva alianza, sino repartir los costos restantes entre todos los países miembros de manera que la alianza continúe, siendo ahora la única hegemonía estadounidense la que sirva de pilar para mantener la confianza en la OTAN. Por lo tanto, si los Estados Unidos hubieran decidido retirarse de la alianza, esta hubiera perdido fuerza y legitimidad, ya que no existiría la presencia de una país los suficientemente fuerte como para contrapesar cualquier amenaza que recayera sobre los estados miembros que permanecieran en la alianza condenándola a desaparecer en muy poco tiempo.

Las metas de la OTAN se transformaron con la caída del bloque soviético, adquiriendo así, nuevas responsabilidades al enfrentar nuevas amenazas.

  • Proveer lo necesario para un ambiente de seguridad estable en Europa, basado en el incremento de gobiernos e instituciones democráticas y el compromiso de la pacífica resolución de altercados en la cual ningún país podrá intimidar o reprimir a nación europea alguna o imponer una hegemonía a través del uso de la fuerza.

  • Servir de foro internacional para la consulta entre países aliados en cualquier asunto de vital interés o de alto riesgo para la seguridad de los estados miembros.

  • Contrerrestar cualquier amenaza de agresión en contra del territorio de cualquier miembro de la OTAN.

  • Preservar el balance de poder en Europa.

Con estas transformadas metas, la OTAN comienza un proceso de permanencia en el contexto internacional, debido a que, a diferencia de sus metas iniciales, ahora ya no busca compartir con Europa los costos de la alianza (aunque en la realidad sí busca compartirlos, pero ya no está estipulado como meta). Además de que ahora se propone como un foro en el cual se ventilarán los asuntos de seguridad nacional y demás intereses de los países miembros. Medida que hace a los estados (a todos los miembros) aún mas dependientes de la alianza, porque en este foro es donde se negocia y se pierde la incertidumbre de manera que se pueden alcanzar consensos y resoluciones más adecuados para los intereses comunes de occidente.

Bajo el enfoque de estas nuevas metas, la OTAN ahora también buscará defender la seguridad europea a costa de los conflictos locales y étnicos, y no sólo cuando se trate de una gran guerra. Inclusive cuando se trate de gobiernos autoritarios o anti-democráticos la alianza tendrá que intervenir en persecución del crecimiento de las democracias en territorio europeo, lo cual incrementará las medidas de seguridad internacional que tome la alianza en su conjunto.

El compromiso adquirido con el fin de la Guerra Fría lleva a la OTAN a permear la estructura internacional, por lo menos en cuestiones de conflictos armados internacionales, creando una independencia de los estados miembros para con la alianza que seguirá alimentando la existencia de la misma hasta que Europa desarrolle mecanismos que le permitan institucionalizar sus relaciones de cooperación, ahora como Unión Europea, con el fin de asegurar su seguridad nacional por ellos mismos, o bien, que Estados Unidos decida que sus costos de permanecer en la alianza exceden sus beneficios y decida retirarse.

Dependencia Europea y la longevidad de la OTAN

El hecho de que Europa haya dependido tanto de los Estados Unidos para mentener su seguridad contribuyó también, a que los norteamericanos adquirieran un papel preponderante en los asuntos de seguridad nacional de los estados europeos. Primeramente, despues de la Segunda Guerra Mundial, la incapacidad económica y política de los europeos los llevó de manera directa a buscar el apoyo económico y político del país que menos daños había sufrido por la guerra (debido a que esta no se desarrollo en su territorio), los Estados Unidos.

Cuando terminó la Guerra Fría, la misma OTAN estuvo constantemente apoyando a la Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea (CSCE) de manera que Europa pudiera volver a tomar las riendas de la seguridad del continente. Se les dio capacitación política a las nuevas democracias para que tuvieran legitimidad y permanencia. La alianza no sólo capacitó a los gobiernos en el aspecto político, sino que trató de institucionalizar a la CSCE por medio de la Asamblea del Atlántico Norte (AAN) patrocinando conferencias interparlamentarias en Seguridad Europea y aportó personal para las reuniones parlamentarias del CSCE.

Pero aún con toda esta ayuda la CSCE resultaba ineficiente en sus procesos de toma de decisiones. Para efectuar una resolución se necesitaba la unanimidad de todos los miembros, así que un agresor podía usar estos métodos para bloquear una acción en su contra. Y aunque en Praga, en 1992 se modificó este tipo de procedimientos de manera que se pudiera reprimir al agresor votando unánimemente (todavía) en su ausencia, sólo son pequeños pasos debido a la falta de una hegemonía europea que acelere los procesos de legitimidad del CSCE. La Conferencia tuvo otros importantes avances como la elaboración de procedimientos para el manejo y la prevención de crisis, pero la carencia de infraestructura, entrenamiento y planeación le hacen imposible adquirir las responsabilidades que , por ahora , recaen en la OTAN, haciendo que esta permanezca indefinidamente vigente.

Las Naciones Unidas y la permanencia de la OTAN

La Organización de las Naciones Unidas también contribuye a la permanencia de la OTAN después de la Guerra Fría, ya que es la institución en la que desembocan todos los conflictos bélicos que se desarrollan en el mundo. Sin embargo, es una institución que no cuenta con una capacidad militar de manera que pueda responder en la misma magnitud ante un ataque perpetrado contra algún estado o alguna etnia; como lo fue en el caso del conflicto en la ex-Yugoslavia, el cual se complicó y debido al titubeo de las Naciones Unidas en cuanto a ordenar una intervención, provocó la muerte de miles de habitantes en Boznia-Herzegovina.

Después del embargo de armas que impuso la ONU en toda Yugoslavia (1993), apoyado por la OTAN y la Unión Europea , provocaron un desbalance de poder en favor de los serbios que obtuvieron territorios y cometieron en ellos genocidio. La ONU desplegó tropas mantenedoras de paz en la zona empeorando la situación , porque si se levantaba el bloqueo, las tropas estarían en un territorio con un flujo de armas mucho mayor. Entonces la OTAN fue la encargada para mantener libre el espacio aéreo de manera que se pudiera proteger a la población civil y también restringió zonas designadas de artillería pesada creando así , en la ONU, una necesidad de una institución internacional con capacidades militares para apoyarse cuando sea necesario.

Gracias a la OTAN, se pudo planificar una ofensiva de apoyo que resguardara la seguridad de la incursión humanitaria ordenada por la ONU para aliviar el sitio en Sarajevo. Esta situación nos lleva a notar que las culturas de las dos instituciones chocan, además de que los procedimientos que se estipularon en cada una también difieren entre si. La incursión de la OTAN será, en mayor medida, militar. En cambio una intervención de la ONU será, por razones políticas, humanitaria. Sin embargo, se ha notado que la OTAN se he convertido en el brazo armado de la ONU. Esto se debe al nivel de legitimidad que presenta la Organización del Tratado del Atlántico Norte, que le permite, a la vista del mundo, la intervención en los conflictos que la ONU no pueda resolver bajo sus procedimientos de manejo de crisis. La carencia militar de la ONU coopera para que la OTAN permanezca vigente como alianza a pesar de que la amenaza por la cual fue creada haya desaparecido.

Conclusión

La OTAN ha permanecido más allá de la Guerra Fría debido a que le ha convenido mantener su nivel de influencia en el viejo continente, ya que puede ligar sus intervenciones a los intereses personales de los de Estados Unidos, que es la hegemonía que le da fuerza y legitimidad a la alianza. Las cuestiones que estipula la OTAN en cuestión de crecimiento de los valores de la democracia y la libertad individual, van muy ligados a la promoción del “American Way of Life”, lo que hace que la opinión publica y el sistema legislativo americano siga percibiendo como una ventaja la existencia de la institución; lo cual permite que el estado norteamericano siga absorbiendo gran parte de los costos que la infraestructura de la alianza conllevan.

Sean Key, “Nato en the Future of Europen Security”, Rowman & Littlefield Publishers Inc., page 14.

Ibid. page 16

Ibid. page 28

www.otan.org

Sean Key, “Nato en the Future of Europen Security”, Rowman & Littlefield Publishers Inc., page 63.

Sean Key, “Nato en the Future of Europen Security”, Rowman & Littlefield Publishers Inc., page 66.

Ibid. page. 67

Ibid. page.76