Osteoporosis: programa de prevención

Sistema óseo. Degeneración huesos. Estilo de vida. Prevención. Detección precoz. Indicadores. Tratamiento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas
publicidad
publicidad

Introducción.

Hemos elegido realizar un programa de prevención de la osteoporosis por ser una enfermedad de gran extensión, por disminuir la calidad de vida de las personas que la padecen, por que las fracturas osteoporóticas ocasionan una importante repercusión socioeconómica y por ser la prevención uno de los factores más importantes en el tratamiento de la enfermedad.

Concepto.

La osteoporosis, como su mismo nombre indica, es una enfermedad en la que el hueso se vuelve más poroso, aumentando el número y la amplitud de las cavidades o celdillas que existen en su interior. De esta manera, los huesos se vuelven más delgados y frágiles, y resisten peor los golpes, rompiéndose con facilidad. Son precisamente las fracturas las que originan los síntomas de esta enfermedad y condicionan su importancia y repercusión sociosanitaria.

Osteoporosis de la menopausia. Factores de riesgo.

Es preciso aclarar que no todas las mujeres van a desarrollar osteoporosis después de la menopausia. Se suelen considerar como factores de riesgo para el padecimiento de osteoporosis en mujeres tras la desaparición de la regla los siguientes:

  • La pérdida temprana de la menstruación (por ej. antes de los 45 años).

  • El tener antecedentes en la familia de esta enfermedad.

  • La vida sedentaria, con poco ejercicio físico y poco desarrollo de la masa muscular.

  • El ingerir poca cantidad de calcio con los alimentos.

  • El tabaco y el abuso del alcohol.

  • El no haber tenido hijos.

Existen una serie de análisis y de estudios radiológicos que, aplicados a la mujer con estos factores de riesgo, permitirán a los reumatólogos identificar a aquellas que estén sufriendo una pérdida rápida y acelerada de hueso, tras la menopausia, y, de esta forma, tomar las medidas preventivas necesarias para evitar el descenso excesivo de la cantidad de masa ósea. Se intentará, así, evitar que los huesos se vuelvan fácilmente quebradizos y aparezcan las fracturas.

Estilo de vida a potenciar.

Nuestro proyecto pretende fomentar, por medio de la Comunidad de Madrid, un estilo de vida saludable que mejore la calidad de vida de las mujeres durante la postmenopausia.

Este documento pretende utilizar medios ya existentes en nuestros hábitos sociales y culturales para una mayor asimilación y participación de todas las ciudadanas.

Optamos por potenciar una serie de pautas en la vida cotidiana encaminadas a la prevención de la osteoporosis para conseguir una mejora en la calidad de vida, poniendo al alcance de la comunidad los conocimientos necesarios para este fin.

Elementos favorecedores.

  • Saber utilizar la publicidad: la publicidad es un medio muy importante para dar a conocer la enfermedad y sus factores de riesgo.

  • Utilización adecuada de los servicios públicos: la sanidad pública es una herramienta importante en el diagnóstico precoz de la enfermedad.

  • Buenos hábitos alimenticios: una de las pautas fundamentales en la prevención de la enfermedad es una dieta con un consumo adecuado de productos lácteos.

  • Reconocimiento de las conductas positivas: por medio de la información de la comunidad las personas susceptibles de padecer la enfermedad podrán reconocer cuales son las actividades apropiadas para la prevención y control de la osteoporosis.

  • Hábitos culturales en el empleo del ocio y el tiempo libre: potenciando la práctica de deportes en el ocio y tiempo libre favoreceremos una de las conductas necesarias para la prevención de la enfermedad.

  • Control de la calidad de los alimentos: es necesario realizar un control sobre la composición y la calidad de los alimentos para determinar su adecuado contenido en calcio.

  • Fomentar centros de educación de adultos: los centros de educación de adultos servirán como medio comunicación con los beneficiarios del programa.

  • Fomentar la medicina preventiva: lo más importante en la osteoporosis es su prevención y diagnóstico precoz, por los que será imprescindible la participación del personal sanitario.

  • Inculcar el hábito de revisiones médicas periódicas: fomentar este hábito aumentará la eficacia y eficiencia del programa ya que abarcará a mayor número de pacientes.

Elementos desfavorecedores.

  • Vida sedentaria: uno de los factores de riesgo de la enfermedad es la falta de ejercicio físico.

  • Dietas desequilibradas: el escaso aporte de calcio predispone a la pérdida de masa ósea.

  • Malos hábitos alimenticios: la escasa ingesta de productos lácteos propicia la insuficiencia de calcio.

  • Ausencia de hábitos deportivos en la población mayor de 40 años.

  • Ausencia de programas preventivos en la sanidad pública: en España hay una carencia en este apartado de la sanidad.

¿con quien vamos a trabajar?

Las beneficiarias de nuestros programas serán mujeres mayores de 35-40 años. Elegimos este grupo de población por su alta vulnerabilidad, sensibilidad, y su facilidad para la asimilación de nuestros medios.

Este grupo tiene un alto interés en la osteoporosis por sentirlo como un problema cercano. Tienen una gran facilidad para seguir las conductas preventivas sin modificar excesivamente su vida cotidiana, además, sirven de medio educativo en el ámbito familiar.

La pérdida de hueso comienza a los 30-35 años, es decir, después del pico máximo de masa ósea. Además, cuando llega la menopausia, al cesar la producción de hormonas por el ovario, algunas mujeres, no todas, pueden sufrir una pérdida más acelerada y rápida de masa ósea que llega a producir la llamada osteoporosis postmenopaúsica, sin duda la forma más frecuente de osteoporosis. Al tener las mujeres un valor menor de la cantidad máxima de masa ósea y sufrir la osteoporosis es más fácil también que lleguen a tener cantidades de masa ósea que estén por debajo del límite mínimo de resistencia del hueso a los golpes. Se producen, así, las fracturas, la peor consecuencia de la enfermedad osteoporótica.

Dónde: nuevos espacios.

Es fundamental elegir los lugares para llevar a cabo las actividades de educación y formación, para conseguir una buena participación y tener una buena credibilidad y fiabilidad en nuestra información. Cualquier espacio en el que se reúna nuestro grupo de población será válido para potenciar estilos de vida saludables. Consideramos apropiados los siguientes espacios:

  • Lugar de trabajo: los médicos de empresa pueden ser un vehículo para la prevención de la osteoporosis.

  • Centros de alfabetización de adultos: en estos centros podemos encontrar parte de nuestra población diana.

  • Escuela de padres: al igual que el anterior es un lugar de reunión de parte de nuestras beneficiarias.

  • Centros sanitarios: quizá el más importante de todos. El médico de cabecera será el mayor instrumento en la prevención y diagnóstico precoz.

  • Casa de la cultura: también es lugar de reunión de parte del grupo al que se dirige el programa.

  • Asociaciones deportivas: estas asociaciones darán promoción y proporcionarán los medios necesarios para la práctica de deportes indicados en la prevención de la osteoporosis.

  • Centros de planificación familiar: también será tarea de los especialistas ginecológicos la información sobre los cambios que se producen en la mujer tras la menopausia, entre los que se encuentra la osteoporosis.

  • Centro de la mujer: será el principal lugar de reunión de nuestro colectivo diana, por lo que su papel en la difusión de información sobre la prevención y factores de riesgo de la enfermedad.

  • Hogar del jubilado: en estos centros la labor será informativa, más sobre el control que sobre la prevención de la enfermedad.

  • Residencias de la tercera edad: aquí se llevarán a cabo las labores de control de la osteoporosis y la prevención de fracturas osteoporóticas.

Para qué: objetivos.

Nos hemos planteado un objetivo general a largo plazo y una serie de objetivos específicos que nos ayudarán a lograrlo.

Objetivo general.

Nuestro principal objetivo es mejorar las posibilidades de llevar una vida sana y mejorar la calidad de vida en la madurez, reduciendo la incidencia de la osteoporosis, en el periodo postmenopaúsico, promoviendo un comportamiento saludable, fomentando la participación de la comunidad en la mejora de la salud.

Objetivos específicos.

  • Promover una adecuada nutrición en la población femenina: un adecuado consumo de productos lácteos durante las etapas de crecimiento y hasta los 35 años, garantiza unas adecuadas reservas de calcio en los huesos.

  • Detectar precozmente la pérdida de masa ósea: el diagnóstico precoz será la herramienta más importante para prevenir la incidencia de las fracturas osteoporóticas.

  • Promover la actividad física y la práctica de deportes en la madurez: la vida sedentaria acelera la pérdida de masa ósea.

  • Implicar al personal sanitario en la educación para la salud: el personal sanitario es más cualificado para la divulgación de las pautas de prevención de la osteoporosis.

  • Promoción institucional de una adecuada cultura de salud: la sanidad pública y distintas instituciones gubernamentales deben preocuparse de informar correctamente a la población sobre los hábitos beneficiosos sobre la salud y corregir errores de la cultura popular.

  • Fomentar una correcta información sobre la osteoporosis y la menopausia: las mujeres han de recibir una información completa de los cambios que se sufren tras la menopausia y las posibilidades del control y prevención de los efectos adversos.

  • Fomentar la información, formación habilidades... En la mujer: no basta con informar, sino que también hay que formar, hay que saber qué hacer y como hacerlo.

  • Fomentar y facilitar la adopción de hábitos culturales, deportivos, lúdicos, sanos en el empleo del tiempo libre y el ocio: la mejor forma de prevención de la osteoporosis es la adquisición de hábitos cotidianos saludables, como la dieta y el ejercicio físico.

  • Favorecer y potenciar conductas colectivas positivas.

  • Centros de salud promotores de la mejora de la calidad de vida de las mujeres en el periodo postmenopaúsico: desde el centro de salud se pueden poner en marcha distintos programas para formar en materia de prevención y se deben llevar a cabo continuos controles de diagnóstico precoz sobre la población más afectada.

  • Potenciar y/o recuperar hábitos saludables de la vida cotidiana en las mujeres de más de 35-40 años: aunque esta sea una edad tardía para asegurar unos buenos niveles de calcio en los huesos es la edad en la que comienza la descalcificación, por lo que las actividades principales irán encaminadas a minimizar estas pérdidas por medio de hábitos adecuados.

  • Detectar a las mujeres en situación de necesidad a fin de prestarles una atención específica: por medio de campañas de diagnóstico precoz de la osteoporosis, como por ejemplo la realización gratuita de densitometrías óseas.

  • Potenciar la transmisión de la experiencia de este colectivo a los más jóvenes: otro grupo de población diana serán las mujeres en etapas de crecimiento, que es cuando se realiza el depósito de calcio en los huesos, no nos dirigimos a este colectivo directamente ya que consideramos más eficaz que ciertos hábitos alimenticios los adquieran de sus madres de una forma cotidiana.

Como vamos a conseguir estos objetivos.

Para conseguir nuestros objetivos determinaremos las estrategias, los métodos y las actividades que hemos de llevar a cabo. Será necesario el respaldo de la administración para disponer de los medios económicos, administrativos así como de los recursos materiales y humanos necesarios.

Líneas estratégicas.

Las ideas que enumeramos dentro del apartado de las líneas estratégicas se encaminan a influir positivamente en un amplio porcentaje de la población susceptible, poniendo a su alcance cualquier tipo de información y asesoramiento referente a la osteoporosis.

  • Búsqueda de nuevos espacios, sanitarios y no sanitarios, en los que promover estilos de vida saludables, desde donde los cuales se promoverán las tareas de información, prevención y concienciación de las beneficiarias.

  • Aprovechar el contacto del médico con sus pacientes: la figura del médico de cabecera ocupa un lugar destacado en la prevención de la osteoporosis debido a su elevada credibilidad y, a que la periodicidad de las visitas garantiza un seguimiento de los casos incluidos en nuestro programa

  • Ganarse el prestigio de los ciudadanos, organizaciones e instituciones: publicando los resultados de nuestros estudios en revistas médicas que gocen de una elevada fiabilidad.

  • Utilizar instrumentos propios de la administración, tanto económicos como administrativos: para financiar los spots publicitarios, el coste de los cursos informativos... Así como cualquier tarea de gestión.

  • Conocimiento y aprovechamiento de los recursos que ofrece el fondo para la mujer.

Método.

El método utilizado para fomentar estilos de vida saludables, será la educación para la salud. Técnicas a emplear:

  • Técnicas directas, unidireccionales y bidireccionales, como:

  • Diálogo médico-paciente: el profesional sanitario se preocupará de evitar la aparición de enfermedades que pudieran mermar las facultades de sus pacientes, disminuyendo, por tanto, la calidad de vida de las mismas; por tanto, será de especial importancia que en las sucesivas visitas informe del riesgo de padecerla así como de las medidas preventivas que disponemos para evitar la osteoporosis.

  • Charlas informativas: en las que se haga especial hincapié en la prevención, facilitando asimismo cualquier dirección que resulte de utilidad (centro de la mujer más cercano, escuela de educación para adultos...)

  • Técnicas demostrativas: los cursos impartidos constarán de monitores /as que llevarán a cabo la enseñanza de las tablas de gimnasia apropiadas.

  • Desarrollo de hábitos y actividades personales: considerando que la introducción de un hábito o modificación de otro previamente establecido constituye quizás la tarea más laboriosa, se insistirá y motivará concienzudamente a las beneficiarias para alcanzar dicho objetivo.

  • Técnicas indirectas:

  • Vídeos documentales: consideramos interesante este medio debido a la alta influencia que este presenta sobre la población así como por resultar didáctico y ameno.

  • Folletos: los folletos se colocarán en lugares usualmente frecuentados por la población diana tales como la farmacia, los centros sanitarios, los centros de la mujer... Procurando que su contenido sea fácilmente asequible y practicable.

  • Carteles: ubicados en los lugares anteriormente citados.

  • Anuncios: consideramos positiva la introducción de un personaje público en la campaña publicitaria que goce de la simpatía de la comunidad así como de prestigio entre nuestras beneficiarias.

Todo ello consiguiendo la implicación activa, participativa y cotidiana de la población con la que trabajamos.

Actividades.

Entre las actividades a desarrollar podemos encontrar:

  • Desarrollo de oficinas municipales para la información de salud general, que constituyan un lugar de asesoramiento sobre la osteoporosis.

  • Tener un espacio en los medios de comunicación local, para una correcta información y actitud positiva frente a la prevención de la osteoporosis, como por ejemplo en:

  • Radio y televisión locales.

  • Revistas municipales.

  • Revistas sanitarias.

  • Revistas de asociaciones de mujeres.

  • Programas a desarrollar desde diversas asociaciones:

  • Centros de salud:

  • Diálogo médico paciente, insistiendo en:

  • Un consumo adecuado de calcio. 1400-1600 mg al día en adolescencia, embarazo, lactancia, menopausia y edad avanzada.

  • Los productos lácteos son la fuente más importante de calcio aportando normalmente el 75% del calcio de la dieta. El calcio también puede obtenerse de vegetales, frutos secos y de algunos pescados. Los vegetales a su vez, contienen oxalato, que impide la absorción intestinal del calcio, por tanto, es aconsejable que el incremento del calcio en la dieta se realice mediante otros productos. Por tanto, sería aconsejable proporcionar una lista de los alimentos adecuados para incrementar el calcio de la dieta.

  • Evitar el consuno de alcohol y tabaco.

  • Práctica regular de ejercicio físico: para prevenir la osteoporosis se aconseja realizar un ejercicio que implique sobrecarga mecánica, como caminar o correr. La natación es adecuada para mantener la forma física, pero no parece influir sobre la masa ósea. Como mínimo se recomienda andar diariamente durante una hora, presentando los ejercicios al aire libre la ventaja adicional de mejorar el estado de la vitamina D.

  • Exposición solar eficaz (relacionada con los niveles de vitamina D).

  • Práctica de una densitometría para el diagnóstico precoz: con el fin de detectar pérdidas de la masa ósea importantes.

  • Plantear un tratamiento farmacológico en densidades óseas inferiores a la media. Consistente en estrógenos, calcitonina, bifosfonatos y calcio.

  • Charlas informativas, insistiendo en los mismos puntos.

  • Centros de enseñanza de adultos y casa de la mujer:

  • Cursos de gimnasia con ejercicios específicos: que permitan el aprendizaje de los mismos para la posterior práctica en el propio hogar, gimnasios...

  • Charlas sobre la dieta adecuada: en las que se aporten las nociones básicas sobre como adquirir las cantidades de calcio recomendadas.

  • Intensificar las campañas en los medios de comunicación tendentes a sensibilizar al ciudadano sobre la importancia de la prevención de la osteoporosis en el periodo postmenopaúsico: siendo éstos aquellos que gocen de una mayor audiencia, aquellos que se emitan en una franja horaria adecuada, que sean impartidos en programas especialmente dirigidos a la mujer...

  • Impulsar políticas que mejoren las condiciones de vida de las mujeres mayores de 35-40 años: consideradas como tales todas aquellas que potencien estilos de vida saludables.

Cronograma de las actividades.

A pesar de que las actividades tendrán una duración limitada en lo que se refiere a un mismo grupo de beneficiarias, nuestro objetivo es que los centros de salud, así como las demás instituciones y centros que lo adopten mantengan de forma permanente esta medida preventiva para que paulatinamente se vaya integrando hasta convertirse en un estilo de vida totalmente insertado en nuestros medios para promoción de la salud.

El orden lógico de ejecución de las actividades sería el siguiente:

  • Sensibilización frente al problema mediante los medios de comunicación (métodos indirectos).

  • Detección de los casos susceptibles por parte del personal sanitario.

  • Enseñanza de las pautas para la prevención mediante métodos directos unidireccionales.

  • Práctica de éstos métodos de forma individual y en grupo por medio de cursos específicos, sobre gimnasia, dieta...

  • Motivación para el mantenimiento de los hábitos adquiridos. La política de nuestra actuación se basará en un periodo de prueba experimental en el que la duración global de las actividades será de un mes, modificando o no la duración de las mismas en función de los resultados obtenidos.

  • Evaluación.

    El análisis de los resultados de nuestro programa es realmente útil para determinar la repercusión del mismo, para ello contrastaremos datos epidemiológicos valorando las mejorías obtenidas. Nuestra evaluación se llevará a cabo estableciendo una serie de indicadores cuantitativos y cualitativos para analizar la eficacia de nuestro programa, para observar si se han modificado las conductas en la población diana, consiguiendo una disminución de la prevalencia de la osteoporosis. También es importante detectar y corregir los errores del programa, como actividades poco eficaces o de poca aceptación. Para ello utilizaremos una serie de indicadores.

    Indicadores cuantitativos.

    Elaboraremos fichas de control en los que se reflejen las siguientes cuestiones.

    • Promedio de asistencia a las actividades en un periodo.

    • Número de abandonos en un periodo: personas que comienzan el programa pero que posteriormente lo abandonan.

    • Número de personas captadas: expresadas en tantos por ciento:

    • % por zona.

    • % por grupo de edad.

    • % por nivel de instrucción.

    • Observando que parte de la población diana es la más receptiva, participativa y beneficiada.

    • Asociaciones que asumen la participación en las actividades que engloba el programa así como el tiempo que las mismas lo mantienen vigente.

    • Porcentaje de la colaboración del personal sanitario en las tareas de información.

    • Número de centros de salud que participan el programa.

    Indicadores cualitativos.

    • Diseño de cuestionarios que valoren:

    • Nivel de satisfacción de los beneficiarios y de los educadores: excelente, buena, regular, mala... Todos ellos expresados en tantos por ciento. Nos informará sobre si los resultados esperados tanto por los pacientes como por los profesionales sanitarios se ciñen a los conseguidos.

    • Nivel de aceptación del programa: ya que en última instancia de lo que depende un programa es del interés que genera en la población.

    • Nivel de participación de los beneficiarios: íntimamente relacionado con la aceptación del programa.

    • Cambio de actitud frente al tema: que revelaría la concienciación de las beneficiarias frente a la enfermedad.

    • Mejora de la información sobre el tema: interesante desde el ámbito de la promoción para la salud.

    • Opinión subjetiva del grupo sobre el programa: atendiendo a las sugerencias que puedan aportar las mujeres que se han sometido al mismo para detectar las posibles dificultades, dudas o comentarios que el programa suscite.

    • Grado de interés del grupo sobre el tema: considerando que al ser una enfermedad especialmente femenina ocasionará un elevado grado de interés en el grupo afectado.

    • Grado de consecución de los objetivos del programa: en que medida hemos sido capaces de llevar a cabo todas las actividades que se consideraron oportunas.

    Conclusión

    Atendiendo a la gran prevalencia de la osteoporosis, a las 6.479 fracturas de cadera que ocasionó en nuestro país en 1993 (según un estudio de sosa Enríquez) y a la disminución que esta produce en la calidad de vida, consideramos lícito potenciar un estilo de vida saludable en referencia a lo que concierne a dicha enfermedad siendo las medidas preventivas a adoptar totalmente asequibles por la población, tanto en el marco económico como cultural y social.

    Bibliografía

    • Osteoporosis : prevención y tratamiento. J. M. Massó departamento Complutense de Madrid.

    • Clinical symposia vol . 39 número 1 1987 . Osteoporosis: patofisiología y prevención .

    • http://www.ser.es//pacientes/osteoporosis.html