Osteocondritis

Salud. Medicina. Enfermedades. Causas. Sïntomas. SIgnos. Tratamiento. Diagnóstico

  • Enviado por: Angy
  • Idioma: castellano
  • País: Puerto Rico Puerto Rico
  • 3 páginas
publicidad
publicidad
Etimología
La causa de la osteocondritis se debe a múltiples razones como:
  • Golpes o presión en el área de las costillas. Cargar objetos pesados, hacer algún tipo de esfuerzo físico importante y sufrir caídas o choques accidentales, o al practicar deportes.
  • Dormir en posiciones incomodas. Descansar solo sobre un costado o boca abajo puede ocasionar dolor extra en la caja torácica, hacienda más difícil su expansión, afectando a los cartílagos.
  • Aunque no es tan frecuente la osteocondritis también se presenta en quienes padecen enfermedades sistemáticas relacionadas con inflamación, como artritis reumatoide (dolor, hinchazón de articulaciones), artritis prosística (dolor, hinchazón de articulaciones pero con manchas rojas en la piel) y lupus eritreatroso sistemático (cuando las defensas del organismo sufren alteración y atacan a los tejidos propios como tendones y cartílagos).
Síntomas
  • La queja más común que reportan los pacientes es, sin dudas, dolor en el pecho, que puede ser leve y durar solo un par de días, o tan severo y persistente que la recuperación tardara varias semanas. Asimismo las molestias pueden presentarse de manera gradual o repentina, y aunque por lo general se restringen al área de las costillas superiores, llegan a irradiarse a los brazos y hombres, generando angustia en quien lo experimenta por creer que se encuentra ante un ataque cardiaco inminente.
  • El dolor característico de osteocondritis es de origen articular o reumático, por lo que suele manifestarse o aumentar de intensidad con el movimiento.
  • Sensación de asfixie al toser o estornudar.
  • Tensión emocional o estrés, ya que conllevan la tensión de distintos músculos en el pecho.
  • Dificultad respiratoria al inflamarse el esternón.
  • Dolor articular al mover la cintura, cuello o los brazos.
Signos
  • Enrojecimiento del pecho.
  • Hinchazón del área.
La osteocondritis por lo regular no presenta muchos signos es por tal razón es que hay que hacer diferentes estudios y evaluar los casos por individual para llegar a decir con certeza la enfermedad que presenta el paciente ya que estos mismos signos los presentan gran variedad de enfermedades.
Tratamiento
El tratamiento de recuperación dura en promedio de 2 a 4 semanas, y consta de las siguientes medidas:
  • Si el paciente presenta alguna enfermedad respiratoria que genere tos o estornudos, esta deberá tratarse para prevenir la expansión involuntaria del tórax.
  • No se debe levantar o empujar objetos pesados, y es aconsejable no recostarse ni dormir sobre el lado afectado.
  • En ocasiones puede ser útil aplicar vendaje torácico para ayudar a la recuperación de la caja torácica.
  • Es recomendable la práctica de ejercicios que consistan en respiraciones lentas y profundas o movimientos con los brazos, ya que pueden ayudar a los cartílagos.
  • Las molestias pueden ser controladas con la aplicación de hielo, anestesia local (xylocaina) o el consume de algún analgésico de venta libre.
  • Por ultimo si el paciente presenta síntomas muy severos, es posible repetir la infiltración.
Diagnostico
  • Es común que el medico familiar determine la presencia de casos severos de osteocondritis mediante la elaboración de un historial medico y exploración física, durante esta exploración el paciente reportara dolor cuando se ejerce presión sobre la cintura o cuello y mientras mueve los brazos. Sin embargo, cabe mencionar que los casos severos y que generan dolor súbito son remitidos a urgencias, ante todo por el temor de que las molestias en la zona del pecho sean síntomas de otras condiciones de suma gravedad, como infarto, obstrucción de las vías sanguíneas que alimentan a los pulmones o ruptura del esófago.
  • Por otra parte cuando el paciente ingresa a la sala de emergencias es interrogado por el personal medico para dar a conocer sus síntomas como para detectar si hay alguna alteración en su estado de conciencia; también es obligatoria la medición de la presión arterial, frecuencia cardiaca y respiratoria, además de que se llegan a tomar temperatura, rayos x y muestras de sangre, sin descartar la exploración de la región abdominal. En ocasiones el diagnostico de osteocondritis se confirma mediante la aplicación de pequeña dosis de anestesia o analgésicos en la conexión entre el cartílago y el hueso, con la que se suspende el malestar y de este modo se llega con certeza a poder diagnosticar osteocondritis.