Ortega y Gasset; No ser hombre ejemplar

Obras completas. Bibliografía. Filosofía. Ética y moral

  • Enviado por: Ligii 3
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Ensayo
“moralejas, No ser hombre ejemplar”





Profesora: alumna:












puerto Ordaz, 13/05/2009

¿Ejemplar? Según las investigaciones realizadas una persona es ejemplar por los logros que obtiene ya bien sea su trabajo, actitud, etc. Vamos a conocer un poco mas del tema profundicémoslos un poco mas, según el ensayo de ortega y Gasset dice que puede ser bueno y puede ser malo el ser ejemplar bueno para el que lo toma por si mismo que tiene sus cosas sus dones por su mismo medio, y no bueno porque se tienden a copiarse uno de los otros.Según ortega y Gasset (1979-pag: 293) “en un libro mío ‘España invertebrada’ he insinuado una doctrina sobre el origen de las sociedades que discrepa sobremanera de los usados. Según ella, la sociedad humana solo tiene semejanzas externas, inesenciales con las llamadas sociedades animales”, Pensando de esta manera tan irracional se puede decir que el hombre muchas veces logra ser ejemplar sin proponérselo y otros hombres lo toman como ejemplo es decir que el hombre realizaba simplemente su trabajo con dedicación y un poco de perfección y es por esto que los otros lo toman como ejemplo,ortega y Gasset (1979-pag: 294)“pensando de esta manera, ha parecerme forzosamente que cuando un hombre llega a ser ejemplar en algo, alcanza lo mas alto que al hombre es permitido. Pero toda potencia del hombre trae consigo un vicio en que aquella se desvirtúa y falsifica. Frente a la autentica ejemplaridad hay una ejemplaridad ficticia e inane”es decirel falso ejemplar se crea con la actitud negativa y ambiciosa del hombre al querer ser ejemplar para los demás y no para si mismo toma una actitud algo egoísta y lo hace inmoral debido a que prefiere la perfección en elno hacer que en el hacer, es decir que busca ser ejemplar sin esforzarse, Una y otra se diferencian por lo pronto en que el hombre ejemplar no se propone nunca serlo. Obedeciendo a una profunda exigencia de su organismo, se entrega apasionadamente al ejercicio de una actividad -la caza o la guerra, el amor al prójimo o la ciencia, la religiosidad o el arte-. En esta entrega inmediata, directa, espontánea, a una labor consigue cierto grado de perfección y entonces, sin que él se lo proponga, como una consecuencia imprevista, resulta ser ejemplar para otros hombressegún ortega y Gasset (1979-pag: 294)“el falso ejemplar tiene que comenzar a darle importancia a lo que no lo tiene, a fin de poder ser en algo ejemplar. Y como es fácil no hacer que hacer, su heroísmo se compondrá, sobre todo de renuncias y abstenciones”Para que el hombre sea ejemplar debe dar importancia a sus cosas que no la tienen para que pueda ser tomado como alguien ejemplar y debe evitar de abstenerse como héroe. ortega y Gasset dicen (1979-pag: 294)“Yo he conocido y conozco algunos de estos hombres “ejemplares” y siempre me ha divertido sobremanera contemplar la astucia con que aluden todo lo que es creación, faena posotiva, y se las arreglan para darle a la esterilidad un valor positivo. Asi en el orden intelectual, el falso ejemplar acentuara mucho la prudente abstracción del juicio, insistiendo sobre lo difícil, lo aventurado que es toda afirmación o negación taxativas”Existen hombres que logran evadir con astucias las cosas positivas que puede lograr y todo por querer verse en los ojos ajenos e insisten en lo negativo, Ortega y Gasset dicen (1979-pag: 295)“Lamera corrección moral es cosa con que no tiene sentido jugar, porque significa el mínimo de lo exigible. Pero la perfección no nos la exige nadie; la ponemos o intentamos nosotros por libérrimo acto de albedrio y, sin duda, merced a que nos complace su ejercicio” Es decir, que nadie nos exige ser perfectos, nosotros podemos serlos por nuestra propia voluntad y no es necesario que nos digan: - Has esto, ¡debes hacerlo bien! Sino que nosotros con voluntad propia y muchas ganas creamos nuestra propia perfección y muchas veces sin querer ser perfectos, solo con hacerlo y que los demás lo tomen como un ejemplo es suficiente para que nosotros podamos sentirnos bien con nuestro YO interior, un ejemplo de esto puede ser en una competencia que le digan al mejor participante: ¡debes hacerlo bien! ¡Tu eres el mejor, debes hacerlo perfecto! Y ejercen sobre el cierta presión para que ganea tal punto que el decide ser perfecto en los limites que el se permite al evitar ser perfecto porque se lo exigen.Según ortega y Gasset (1979-Pag: 295)“La perfección moral, como toda perfección es una cualidad deportiva, algo que se añade lujosamente a lo que es necesario e imprescindible” Esto es algo que es como un deporte de vez en cuando, esta palabra moral es de mucho lujo no se puede decir que en este mundo de 100% un 2% tienen moral que son leales con sus cosas y les gusta la perfección es por ello que no se dejan pisotear por nadie y siempre mantienen su cabeza bien en alto, este es un valor imprescindible necesario porque es de mucha ayuda para la personalidad de la persona. Ortega y Gasset(1979-Pag: 295)“Parejamente es ilícito hacer de la ejemplaridad y de la virtud una profesión”Por eso el hombre de tacto se complace en faltar de vez en cuando a las normas que el mismo se ha impuesto, en quebrar su efectiva ejemplaridad, a fin de dejar un breve hueco entre su vida y la perfección abstracta que le sirve de meta, es injusto que esto se tome como una profesión cuando no lo es por eso es que a veces rompemos las reglas, tomar ejemplo de otra persona no es nada bueno porque cada quien tiene su manera de maquinar las cosas y todos esperan lograr una meta, aunque algunos piensen que sus ideas son impropias e inaceptables. Ortega y Gasset (1979-Pag: 293) “Así la iglesia cristiana esta, en su esencia y nervios últimos constituidas por Cristo y sus dóciles, la docilidad, el seguimiento como expresión algo inadecuada suele decirse, la imitación”Es decir, los individuos que pertenecen a la religión cristiana adoran a Cristo, lo tienen como un gran héroe y quieren llegar a ser como él porque Cristo es el ejemplo a seguir de ellos, sin embargo la realidad histórica de la iglesia dependen en cada momento del fervor de docilidad que los fieles sientan hacia la ejemplaridad de Jesús. Ortega y Gasset (1979-Pag: 293) “ No hay sociedad si no existe en los miembros la conciencia de pertenecer a un grupo”Nuestro instinto nos lleva a buscar pautas de imitación para tener la seguridad de obrar correctamente porque buscamos un reconocimiento, al menos, de pertenencia a un grupo. La sociedad, el grupo, es la que brinda los ejemplos a seguir para aceptar a sus miembros.

Somos imitadores, necesitamos modelos, perseguimos la perfección bajo la referencia de nuestros ídolos y, ojo, no estoy diciendo que seamos o debamos ser idólatras, me estoy refiriendo a las distintas figuras que vamos encontrando en nuestra vida, empezando por nuestros padres, con las que fijamos nuestras líneas maestras de la vida. Desde el “yo quiero ser como papá” al “quiero ser bombero” no hay más evolución que la del cambio de modelo.