Orígenes del francés

Lengua francesa. Germánica. Idioma oficial. Historia. Orígenes. Haití

  • Enviado por: Thesuthorithy
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso Completo de Italiano
Curso Completo de Italiano

En este curso de italiano se verá el uso de diferente tiempos verbales como el presente, el...

Ver más información

Live & Learn: It is never too late to learn
Live & Learn: It is never too late to learn
En este curso gratuito se pretenden resolver 25 de los errores más habituales que cometemos los hispanohablantes...
Ver más información


Francés

Lengua románica que forma parte de la subfamilia itálica, la cual a su vez pertenece a la familia indoeuropea. Es el idioma del pueblo francés; también es idioma oficial de Bélgica, Suiza y de los países y regiones que son o han sido colonias francesas como: Guyana Francesa, África nor-occidental, Indochina, Haití, Madagascar y el Canadá francófono.

Historia del idioma francés

El francés moderno pertenece al grupo de las llamadas lenguas "romance." Descendientes del latín, podría decirse que estas lenguas representan las sombras vivientes del antiguo imperio romano, reflejando las historias divergentes de regiones unificadas anteriormente bajo el gobierno romano.

El origen del francés moderno (y de las demás lenguas romance) era una versión popular hablada del latín que se había extendido gracias a las legiones conquistadoras romanas - a saber, en el caso del francés, en la "Galia de los Alpes" por los ejércitos de Julio César durante el siglo precedente al nacimiento de Cristo.

La invasión de la Galia en los años 400 d.C. por tribus germánicas (incluyendo los llamados "francos") que huyeron de los ataques de nómadas del Asia central, dio como resultado la pérdida del control militar por Roma y guió al establecimiento de una nueva clase gobernante de francos cuya lengua materna, por supuesto, no era el latín. La adaptación del habla del latín popular por la población nativa tendió a imponer, por ejemplo autoritativo, una pronunciación que retenía un marcado sabor germánico -- fundamentalmente en los sonidos de las vocales que aún pueden escucharse en el francés de hoy en día (la "u" y "eu" del francés moderno, por ejemplo, permanece muy cercana a la "ü" y "ö" del alemán moderno -- sonidos desconocidos a cualquier otro idioma moderno descendiente del latín).
 

La gramática del latín popular hablado del cual desciende el francés era más sencilla de lo que fue el latín de la literatura clásica. La aparición con el tiempo, sin embargo, de un idioma "francés" que derivaba específicamente del latín hablado, llevó la simplificación más lejos. Gran parte de lo que el Latín había comunicado al modificar la pronunciación de las palabras era ahora comunicado por palabras o frases separadas, y especialmente por el orden de las palabras (que en latín había sido extremadamente flexible porque la relación lógica entre las palabras podía detectarse en las terminaciones de palabras solas, sin tener en cuenta el orden de las mismas).

Los cambios en la gramática paulatinamente hicieron más y más difícil para los hablantes del idioma actual entender el latín que todavía se usa en servicios religiosos cristianos y en documentos legales. Como resultado, fue necesaria una codificación escrita del idioma hablado que se desarrollaba para su uso actual en derecho y política. Los primeros documentos escritos en un idioma claramente "francés" ("Francien," de "Frankish") fueron los llamados "Juramentos de Estrasburgo," pronunciados por dos nietos de Carlomagno en 842 d.C.

Este idioma "francés" fue de hecho uno de varios idiomas distintos que descendieron del latín y que se hablaba en varias partes de la Galia post romana. Otros principalmente incluidos son el llamado "provenzal" (o "lengua de oc") hablado en gran parte de la mitad meridional de lo que es hoy la Francia metropolitana. Sin embargo, el llamado idioma "francés" ganó una situación especial como resultado de su asociación con el poder militar feudal dominante -- a saber, la corte de Carlomagno y sus sucesores -- cuyo alcance territorial y eficaz control de la vida de Francia creció con el tiempo.

El regreso de la corte francesa a París -- después de su cambio a Aachen (Aix la Chapelle) bajo Carlomagno -- y el mayor éxito de sus ejércitos contra los ocupantes Anglonormandos de las principales zonas del norte y suroeste de Francia, llevó a una consolidación territorial que garantizaba la posición en el futuro del "francés" como el idioma oficial de una monarquía centralizada (más tarde nación-estado). Así, fue establecido el francés por el Edicto de Villers-Cotterêts en el año de 1539.

La fertilidad poética del provenzal medieval, mientras tanto, la cual ya había superado por mucho al francés en el llamado período de los "Trovadores," dio paso entonces a la producción literaria del idioma de la corte central y de las instituciones centrales de justicia y educativas -- el idioma de París y la región Ile de France que le rodea.

La gramática del idioma francés hablado y escrito hoy día, sigue en su esencia sin cambios desde fines del siglo XVII, cuando los esfuerzos oficiales para uniformar, estabilizar y aclarar el uso de la gramática francesa se institucionalizaron en la Academia Francesa. El propósito de esta uniformidad era política: para facilitar la extensión de la influencia de la corte y para suavizar los procesos de derecho, administración y comercio a lo largo de e incluso más allá del territorio de Francia, como las empresas coloniales (tan lejos como India y Louisiana) que abrieron nuevos escenarios de crecimiento imperial.

Incluso hoy, tras la decadencia de la influencia del imperio de Francia, después de la Segunda Guerra Mundial, Francia permanece como el segundo idioma de una vasta población "francófona" que se extiende más allá de los territorios y dependencias de ultramar de Francia (Guyana francesa, Martinica, Guadeloupe, St. Pierre y Miquelon, Nueva Caledonia, Vanuatu, Tahití, Seychelles, Mauricio e Isla Reunión).

Orígenes

Los primeros habitantes de lo que hoy conocemos como Francia fueron los galos, un pueblo celta; hablaba una lengua celta de la que surgió el irlandés, el galés, el bretón y las actuales lenguas que se denominan así. Al conquistar la Galia el romano Julio César, en el siglo I a.C., se fue abandonando la lengua celta de las tribus galas, dando paso a la que empleaban las legiones romanas, el llamado latín vulgar, propio de la lengua coloquial, frente a la lengua culta, sermo urbanus, de oradores y escritores. Ya a finales del siglo IV el latín había sustituido completamente a la hoy perdida lengua celta, que no debe confundirse con la lengua, también celta, que hoy se habla en la Bretaña francesa. Ésta se supone traída a la región por los antiguos habitantes de las Islas Británicas, quienes se refugiaron en las costas septentrionales francesas y belgas en su huida de los invasores anglos, jutos y sajones entre los siglos V y VII. De estricto origen celta han pasado al francés únicamente unas cincuenta palabras, que a su vez y en algunos casos se latinizaron, como alauda, actualmente alouette ('golondrina') y carruca hoy char ('carro'). El latín vulgar estaba muy implantado en la Galia cuando tuvo lugar la invasión de los pueblos bárbaros de origen germano, los visigodos, burgundios y francos, quienes no impusieron su lengua en los territorios que conquistaban; por el contrario adoptaron ellos las de los pueblos dominados. Sólo hay unas cuatrocientas palabras francesas que tengan origen germánico, como por ejemplo franc ('franco, sincero, sin restricciones'), français ('francés'), las dos procedentes del mismo vocablo germánico franko, nombre del pueblo conquistador; fauteuil ('sillón') que procede de faldastol; auberge ('albergue') de heriberga. En el latín vulgar entraron también palabras de origen griego en épocas muy diversas, incorporando en el siglo VI los helenismos procedentes de las colonias mediterráneas, concretamente Marsella y Niza. En el siglo VII, el latín vulgar ya había sufrido muchas modificaciones en el territorio de lo que hoy llamamos Francia, y en todas las clases sociales se hablaba y aceptaba esta forma evolucionada del latín, que se había mezclado con las lenguas que constituyeron su sustrato y su superestrato para iniciar el camino de una lengua románica autónoma: el francés. Ya en los albores del siglo VI las resoluciones de los concilios que tuvieron lugar en Francia se tradujeron al francés antiguo, también llamado romance, y en el siglo VIII, Carlomagno solicitó, en un edicto real, a los dignatarios de la iglesia francesa el uso de la lengua vernácula en sus predicaciones.

Evolución

Durante la alta edad media al norte y al sur del río Loira iniciaron su evolución dos lenguas diferentes. Estaban consolidadas como dos idiomas distintos ya a finales del siglo XIII, la lengua d'oïl al norte y la de oc al sur. Se llaman así por la distinta evolución que tiene el vocablo de afirmación 'sí' en cada una de ellas, oïl y oc. La principal diferencia entre ellas reside en el tratamiento diverso que recibe la vocal latina a en sílaba libre y posición tónica. En la lengua de oïl (langue d'oïl) se convierte en e, pero queda intacta en provenzal, principal dialecto de la de oc (langue d'oc); por tanto la palabra latina marem ('mar') es mer en langue d'oïl y mar en provenzal. Cada una de ellas dio origen a varios dialectos. Los principales dialectos de la lengua de oc además del provenzal son el gascón, languedociano, auvernés, lemosín y bearnés. Esta lengua fue también llamada por el nombre de uno de sus dialectos, el provenzal, ya que en ella se desarrolló una importante escuela de poetas y trovadores, muy estimada en la edad media. Su mejor momento coincide con el siglo XII, lo que al parecer dio lugar a su breve supremacía con respecto a la lengua de oïl, pero pasado ese tiempo perdió su hegemonía con gran rapidez. Durante el siglo XIX se realizaron importantes esfuerzos por revitalizar el provenzal como lengua poética y literaria y los llevaron a cabo un grupo de personas conocidos como Félibrige, que encabezaron Frédéric Mistral y Joseph Roumanille. Sin embargo, no tuvieron repercusión y hoy se emplea en raras ocasiones como dialecto literario. La langue d'oc o provenzal ha contribuido con unas quinientas palabras al léxico general del francés contemporáneo de las que son testimonio bague ('anillo'), cadeau ('regalo') y velours ('terciopelo').

Los principales dialectos de la lengua de oïl recibieron el nombre de las provincias septentrionales en las que se hablaban: el franciano de Île de France, en la región de París, el normando de Normandía, el picardo en Picardía, el pictavino o poitevino de la provincia de Poitou, cuya capital es Poitiers, y el borgoñón de Borgoña. En el 987, año en que sube al trono Hugo Capeto, París se convierte en sede de la Corte y la lengua que allí se habla, comienza a dominar los demás dialectos de la misma manera que la corte de París es un modelo importante para la nobleza de otras regiones. El francés moderno es la forma derivada directamente del dialecto de Î'lle de France, que durante la edad media desplazó a todos los demás. Durante los siglos XII y XIII, la lengua d'oïl era muy conocida en Europa. Fue la lengua de la corte de Nápoles. Los príncipes y nobles germanos fueron educados por preceptores nacidos en Francia que enseñaban su lengua a los niños y en Inglaterra durante los dos siglos posteriores a la conquista normanda (1066), el francés rivalizó con el inglés como lengua hablada y casi lo eliminó como lengua literaria (véase Lenguas y literaturas normando francesas). A lo largo de la edad media el francés incorporó numerosos arabismos, por el prestigio que para los sabios y estudiosos franceses tuvo la ciencia y la cultura árabe y además por estar en contacto con ellos, bien por la invasión que los árabes hicieron a sus tierras y países próximos, bien por el contacto directo que tuvieron los cruzados franceses con el imperio árabe. Entre los arabismos hay que señalar los términos chiffre ('cifra, número'), tecnicismo de su época; girafe ('jirafa'); épinard ('espinaca') y jupe ('falda').
La guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra, que devastó el territorio francés y tuvo lugar entre los siglos XIV y XV, supuso un impulso popular en favor del nacionalismo francés y la aceptación del dialecto de la corte como norma lingüística nacional. El siglo XVI trajo consigo un gran avance en este idioma. De acuerdo con la ordenanza de Villers-Cotterêts, el rey Francisco I declara que el francés tal y como se habla en Île de France, concretamente en París, que se conoce por franciano, sea la lengua oficial del Reino. En la segunda mitad del siglo XVI y durante el reinado de Enrique III (1574-1589), el grupo de poetas y escritores que se conoce por la Pléyade, que incluía a Joachim du Bellay y Pierre de Ronsard, afirmaba que el francés era una lengua apta para la prosa y el verso. Afirmaban que el idioma necesitaba cierta reforma que debía tomar por modelo la norma expresada por los genios de la literatura griega y romana. Du Bellay incorporó estos principios a su obra Défense et Illustration de la langue française (1549; Defensa y alabanza de la lengua francesa).

El francés en Haití

el francés se usa en Haití como uno de sus idiomas oficiales y como el idioma de una más alta educación. El idioma popular que se habla en Haití es el llamado "creole" (un término derivado de la palabra española "criollo" que denota a una persona "nacida en las colonias"). El creole de Haití es un derivado del siglo XVII del idioma de los hacendados franceses que importaban cautivos comprados como esclavos de líderes tribales africanos para trabajar en las plantaciones de azúcar en la entonces colonia francesa de Española. El creole representa una versión "práctica" simplificada gramaticalmente del francés que surgió para llenar una necesidad de comunicación entre los afro haitianos de diversos orígenes tribales cuyas lenguas maternas eran mutuamente ininteligibles. Las diferencias en la pronunciación en comparación con el francés estándar reflejan los sonidos extraños al francés que estaban presentes entre las lenguas africanas de los hablantes originales. El creole haitiano es actualmente también un idioma escrito, y se usa como el otro idioma oficial del país.