Origen del estado

Historia. Mundo antiguo. Mesopotamia. Egipto. Sumerios. Ciudades. Revolución urbana. Escritura. Dioses. Reyes

  • Enviado por: Pedro Duarte Robles
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


-I N T R O D U C C I Ó N-

El Umbral del Estado

-Los primeros Estados evolucionaron a partir de jefaturas, pero no todas las jefaturas pudieron evolucionar hasta convertirse en Estado. Para que tuviera lugar la transición tenían que cumplirse dos condiciones. La población no sólo tenía que ser numerosa (de unos 10.000 a 30.000 personas), sino que también tenía que estar “circunscrita”, es decir, estar confrontada a una falta de tierras no utilizadas a las que pudiera huir la gente que no estaba dispuesta a soportar impuestos, reclutamientos y órdenes. Si las únicas salidas para una ficción disidente eran altas montañas, desiertos, selvas tropicales u otros hábitats indeseables, ésta tendría pocos incentivos para emigrar.

La segunda condición estaba relacionada con la naturaleza de los alimentos con los que había que contribuir al almacén central de redistribución. Cuando el depósito del jefe estaba lleno de tubérculos perecederos como ñames y batatas, su potencial coercitivo era mucho menor que si lo estaba de arroz, trigo maíz u otros cereales domésticos que se podían conservar sin problema de una cosecha a otra.

Los primeros Estados

-Fue en el Próximo Oriente donde por primera vez una jefatura se convirtió en Estado. Ocurrió en Summer, en el sur de Irán e Irak, entre los años 3.500 y 3.200 a. C. ¿Por qué en Oriente Próximo? Probablemente por que esta región estaba mejor dotada de gramíneas silvestres y especies salvajes de animales aptas para la domesticación que otros antiguos centros de formación del Estado. Los antecesores del trigo la cebada, el ganado ovino, caprino, vacuno y porcino crecían en las tierras altas de Levante y en las estribaciones de la cordillera del Zagros, lo que facilitó el abandono temprano de los modos de subsistencia de caza y recolección a favor de la vida sedentaria en aldeas.

La razón que impulsó al hombre de finales del periodo glaciar a abandonar su existencia de cazador-recolector sigue siendo objeto de debate entre los arqueólogos. Sin embargo, parece probable que el calentamiento de la Tierra después del 12.000 a. C., la combinación de cambios medioambientales y el exceso de caza provocaron la extinción de numerosas especies de caza mayor. Los hombres compensaron esta pérdida yendo en busca de una mayor variedad de plantas y animales.

En el Próximo Oriente, donde nunca abundó la caza mayor como en otras regiones durante el periodo glaciar, los cazadores-recolectores comenzaron hace más de trece milenios a explotar las variedades silvestres de trigo y cebada que allí crecían.

Los arqueólogos no han podido determinar donde y cuando tuvo lugar la transición sumeria, pero en 4.350 a. C. empezaron a erigirse en los asentamientos de mayor tamaño unas estructuras de adobe con rampas u terrazas, llamadas zigurat, que reunía las funciones de fortaleza y templo. Al igual que los túmulos, las tumbas los megalitos y las pirámides repartidas por todo el mundo, los zirugat atestiguaban la presencia de jefaturas avanzadas capaces de organizar prestaciones laborables a gran escala, y fueron precursores de la gran torre de Babilonia, de más de 90 metros de altura, y de la torre de Babel bíblica. Hacia 3.500 a. C. Las calles, plazas, templos, palacios y fortificaciones ocupaban varias decenas de kilómetros cuadrados en Uruk, Irak. Acaso fue allí donde se produjo la transición; y si no, fue en Lagash, Eridu, Ur o Nippur, que en el año 3.200 a. C. florecían como reinos independientes.

Las primeras Ciudades

-Las primeras ciudades se desarrollaron en Mesopotamia, la región comprendida entre el Tigris y el Eúfrates. Al ser una tierra fértil sus habitantes cultivaban cereales y criaban ganado. Los sumerios (habitantes de Mesopotamia) intercambiaban cereales con las regiones vecinas a cambio de metales y útiles. Distintas ciudades destacaron según la época, pero todas tuvieron una cultura similar.

El Antiguo Egipto

-La civilización del antiguo Egipto floreció sobre el 3.000 a. C. en las orillas del Nilo. El país estaba gobernado por faraones (reyes), los cuales tenían el poder absoluto. Los egipcios creían que el faraón se convertía en dios al morir. Comerciaban con otros lugares de África, de Asia y del Mediterráneo.

**M E S O P O T A M I A**

INTRODUCCION

-Paralelamente a la civilización egipcia y vecina a ésta, en el cercano Oriente se desarrolló la civilización mesopotámica. Mesopotamia significa “tierra entre ríos”, denominación que alude a la zona comprendida entre el Tigris y el Eufrates y que corresponde actualmente al Irak.

No es casualidad que las primeras grandes civilizaciones se desarrollaran junto a grandes ríos. Los hombres de los valles fluviales tienen a su disposición una tierra fértil; se ven impulsados a unirse para proyectar en común complejos trabajos de irrigación y de construcción de presas; Pueden establecer comunicaciones rápidas por vía fluvial; pueden asimismo aprovechar el agua como fuerza motriz, aunque en los primeros tiempos no se les ocurriera hacerlo. En suma, las condiciones del suelo y del clima favorecen el desarrollo de la técnica y de cultura, ya que estimulan el ingenio de los pueblos, si bien su progreso no puede ser explicado tan sólo por estas causas.

-Las Ciudades-

La Revolución Urbana

-El periodo de la revolución urbana dura desde el periodo 4000 a. C. hasta el año 700 a. C.

La revolución supone el paso de la aldea neolítica de carácter exclusivamente agraria a la ciudad, concebida como una comunidad que comprende una proporción considerable de artesanos, clero, gobernantes, funcionarios y mercaderes profesionales, los cuales no cultivan su propio alimento, sino que viven del excedente producido por los agricultores, ganaderos o los pescadores, que puedan habitar dentro de la ciudad o en aldeas fuera de sus muros.

A su vez la revolución urbana dio lugar a la aparición del estado.

Los orígenes de la Revolución Urbana

-Hacia el año 4000 a. C. la enorme comarca de tierras semiáridos que bordean el Mediterráneo oriental y se extiende hasta la India se encontraba poblada por un gran número de comunidades que se habían desarrollado con los progresos del Neolítico.

Este desarrollo será más rápido en las grandes depresiones, ríos, en el valle del Nilo, en las grandes llanuras comprendidas entre el Tigris y Eúfrates y en los que bordean el Indo y sus afluentes. En ellos, una dotación generosa e inagotable de agua y un suelo fértil renovado cada año por las avenidas, aseguraban un abastecimiento abundante de alimentos y permitía el crecimiento de la población. Pero, por otra parte, tanto el avenimiento original de los pantanos y cañaverales que crecían junto a los ríos, como la consecuente conservación de los canales y diques de protección, imponían exigencias muy pesadas, requiriendo un esfuerzo continuo y disciplinado de las comunidades que disfrutaban estas ventajas. Así, pues, la irrigación dio lugar al fortalecimiento de la disciplina de estas comunidades y a la aparición del estado o gobernantes que controlaban a la población a través de funcionarios, el ejército y las leyes.

Sin embargo, a pesar de su abundancia de alimentos, los valles de aluvión son muy pobres en otras materias primas fundamentales para la vida civilizada. Por eso, los habitantes de Egipto, Sumer y las cuencas del Indo se vieron obligadas a organizar algún sistema regulador de comercio o trueque para asegurarse el abastecimiento de materias primas esenciales, lo que fue posible gracias a la fertilidad de las tierras, pero tuvieron que sacrificar su autosuficiencia económica y crear una estructura económica completamente nueva. El excedente de productos domésticos no sólo debió ser suficiente para intercambiarlos por los materiales que carecían, sino que también debió servir para sostener un cuerpo de comerciantes y trabajadores de los transportes, encargado de obtenerlos, y un cuerpo de artesanos especializados para trabajar las preciosas importaciones con mayor provecho. Pronto se hicieron necesarios los soldados para proteger por la fuerza los convoyes y la retaguardia de los comerciantes, los escribas para llevar registro de las transacciones, cada vez más numerosas y complicadas, y los funcionarios del estado para conciliar los intereses en conflictos.

-Los Sumerios-

No sabemos con exactitud qué gentes habitaban los poblados mesopotámicos en los albores de la civilización.

Pero durante el IV milenio antes de nuestra era, en Sumer, en la parte meridional del país, hacia el Golfo Pérsico, se había establecido una raza genial de pequeños hombres cuyo origen no ha quedado totalmente esclarecido: eran los llamados sumerios.

Estas gentes se cubrían con un simple faldón de piel de cabra, se afeitaban el cabello y vivían sobriamente. Habitaban en poblados de cabañas circulares con el techo en forma de cúpula, construidas con cañas y barro; trabajaban la arcilla, el ébano y los metales.

Su lengua era distinta a la de los pueblos orientales vecinos. La escritura que empleaban la llamamos hoy “cuneiforme”, porque sus caracteres, impresos sobre tablillas de arcilla, tienen forma de cuña. La civilización que crearon, que algunos historiadores consideran como la primera que ha existido, supo dominar a la naturaleza y organizar la sociedad de una forma original: la intensa actividad agrícola obligó al trabajo en equipo y a la promulgación de leyes y reglamentos para la comunidad organizada en forma de ciudad-estado. El príncipe, que reunía en su mano los poderes civil y religioso, reinaba sobre tres clases de ciudadanos: los libres, los semilibres y los esclavos. Las exigencias de una vida social cada vez más complejas, fueron el motivo de que en torno al príncipe se agrupase una heterogénea corte de jefes militares, escribas y funcionarios de todas las clases. Todo ello se debió en parte a un notable crecimiento de la población, estimulado por la abundancia de productos alimenticios. Las necesidades de las clases dirigentes tuvieron como resultado la instauración de fuertes impuestos, mientras que las nuevas exigencias económicas y administrativas favorecieron la creación de un tipo de escritura apta para plasmar el recuerdo de los hechos y la memoria de los derechos.

La civilización sumeria, esencialmente ciudadana, no se desarrolló sin embargo en urbes espléndidas. Las murallas, bajas y macizas, construidas con ladrillos secados al sol abrazaban una serie de estrechas calles de tierra batida flanqueadas por muros ciegos, blancos de cal. Las casas, de planta cuadrada tenían varias habitaciones; los techos, planos, estaban hechos de cañas cubiertas de arcilla y de tierra. El hogar ardía en medio del patio, que servía de almacén y de bodega.

El intenso comercio daba lugar a una actividad febril en los mercados, aunque las transacciones, al no existir una moneda no se realizaban con demasiada facilidad.

El edificio más importante de la ciudad era el palacio del príncipe. En apariencia era similar a las restantes casas. Con el tiempo se convirtió en un edificio grandioso, cuyas salas estaban decoradas con relieves de alabastro y estatuas y cuyos patios tenía las paredes cubiertas de frescos. Junto al palacio solía encontrarse el templo, lugar con dependencias para los sacerdotes, talleres para los artesanos y escuelas para los escribas.

-Los inicios de las Ciudades-

-El inicio de la ciudad apareció con los templos. Los templos estaban formados por una sala de columnas y una instalación de baños. Se levantó un templo hacia el noroeste.

Los templos presentan el mismo plano: una gran sala cruciforme flanqueado por múltiples celdas anexas. Algunas construcciones están ornadas de mosaicos, dispuestos de forma irregular para representar diagonales, dientes angulares, triángulos y losetas.

Todo esto implica unos adecuados equipos de constructores y decoradores, una mano de obra numerosa que obedezca a unas instrucciones precisas. Tales realizaciones no pueden concebirse en el marco de una economía campesina.

La Escritura

-La gran innovación de la época es, sin duda alguna, la escritura.

La escritura es todavía un sistema imperfecto que irá mejorando e innovándose paulatinamente. Se intenta condensar en una pequeña superficie un número importante de signos que expresen un pensamiento. Las tablillas de esta época están cubiertas de pictogramas que representan la siluetea de los objetos asignados o, más generalmente, obedecen a un simbolismo que se detecta también en el arte pictórico. La escritura no intenta reproducir la reflexión gramatical de una frase o de una proposición, sólo se fija sobre la arcilla las palabras plenas, los puntos esenciales del mensaje que se quiere transmitir.

La vida en la Ciudad

-Las ciudades continúan relacionadas con el campo: los jardines las penetran, campesinos y obreros agrícolas viven en ellas, los graneros y las granjas se levantan dentro de su reino.

En Uruk nos muestra un hombre bárbaro, revestido de una túnica y tocado con turbante. Armado de arco o de lanza recibe la sumisión de los vencidos, asiste a la ejecución de los prisioneros o caza un león.

La residencia del príncipe, sede del poder ejecutivo, no es conocida. Es quizá el templo que juega con un papel esencial en la vida económica por sus propiedades territoriales.

Por otra parte aparecen los temas de la guerra y la caza. La ejecución de los prisioneros desnudos, acurrucados, con los brazos atados detrás en la espalda.

Las ideas religiosas no son todavía claramente perceptibles. Las tablillas con inscripciones y relieves nos permiten identificar un cierto número de divinidades.

El poblamiento de Mesopotamia

-Los primeros habitantes no fueron los sumerios. La etimología sumeria no da cuenta de muchos nombres geográficos - excepto los de Tigris y Eúfrates ni de muchos términos técnicos que conciernen a la agricultura del momento o al artesanado.

La arqueología no dice nada sobre este problema y los resultados de la antropología son vagos.

Cuando llegaron los sumerios, algunas poblaciones semíticas nómadas ocupaban ya las regiones bajas de Mesopotamia.

Organización de la Ciudad-Estado

-El rey gobierna la ciudad. Es un gran propietario. Es el elegido de los dioses, a quienes representa en la ciudad. Es un juez supremo; a él le corresponde construir y defender al país. La jerarquía entre los diferentes títulos reales es difícil de establecer, sacan sus nombres de los usos locales.

Acumule el rey o no las funciones de príncipe y de gran sacerdote, las relaciones entre los sectores del templo y del palacio son complejas, y van de la coexistencia a la interdependencia. Designado por los dioses, el soberano necesita de la investidura por parte del sacerdote; para evitar conflictos, algunos sacerdotes pudieron ser elegidos entre los miembros de la familia real.

-Dioses y Reyes-

-Los primeros dioses de los semitas de Mesopotamia fueron las divinidades que adoraban sus antecesores durante su vida de nómadas por el desierto: el sol, que daba luz y vida; la luna, que iluminaba sus marchas nocturnas...

Los sumerios aportaron a esta religión primitiva la creencia en otras grandes divinidades, a las cuales atribuían la creación del mundo y su gobierno, tales como: Anu, Enlil, Ea... Cada ciudad tenía un dios que era protector y el rey de la misma.

El dios de la capital elegía al rey de todo el país, el cual no era considerado encarnación viviente de la divinidad, como en Egipto, sino su patesi o vicario. En nombre del dios, el rey mandaba al ejercito, era sacerdote supremo de la religión y dirigía toda la actividad del país.

Destacar en dioses y reyes la figura de Hammurabi (1728-1686 a. C.) el cuál fue el sexto monarca de la primera dinastía de Babilonia. Mediante sus campañas militares y sus habilidades políticas, consiguió crear el primer imperio de Babilonia que se extendió desde el Golfo Pérsico hasta el desierto de Siria.

Llevó a cabo una energética labor de unificación basada en la centralización administrativa, en la que el monarca tenia una activa participación. Estableció un calendario único, redactó un código legislativo, impulsó el desarrollo económico y atendió a las construcciones religiosas, convirtiendo al Dios babibilónico Marduk en divinidad suprema.

El código Hammurabi constituye el monumento más importante de la antigua legislación babilónica. Se debe al propósito unificador de Hammurabi y representa una vigorosa tentativa para formular la legislación de Summer y Akkad, siendo el primer código legislativo para todo Mesopotamia sobre una amplia gama de materias: económicas, civiles, penales, administrativas y laborales.

** E G I P T O**

INTRODUCCIÓN

-Pocos países han sido investigados con tanto empeño y tesón como Egipto. La perfección de los enterramientos, la sequedad del clima y la capa protectora de arena nos ha brindado la oportunidad de conocer testimonios que se han conservado durante varios milenios. Egipto se muestra ante nosotros como la esencia de la Antigüedad, los secretos de las esfinges y de las pirámides, las legendarias riquezas de los faraones siempre han excitado nuestra más entusiasta imaginación. Egipto es enigmática por ser una de las civilizaciones más antiguas, así que, como es un claro ejemplo del proceso de estatalización, la incluimos en nuestro trabajo, al igual que Mesopotamia anteriormente desarrollada.

-Antiguo Egipto-

-En el ángulo nordeste del continente africano, junto al istmo de Suez, desemboca en el mediterráneo otro gran río: El Nilo. Y junto a sus riberas surgió, casi contemporáneamente a la civilización de los sumerios, esta fue la gran civilización Egipcia.

El antiguo Egipto fue algo excepcional en su marco, y único en su continuidad. Según su marco podemos, decir que, se caracterizó por los numerosos oasis culturales y físicos. A nosotros nos resulta casi imposible revivir el sentimiento de tal situación, con su mezcla de elementos geográficos, anteriormente mencionados, y humanos, al igual que encontramos difícil comprender la extensión de tiempo de su historia. Con lo cual intentaremos que nuestra expresión sea lo más clara posible, cuando detallemos el tema en cuestión de nuestro trabajo, el ámbito político en los inicios de la civilización Egipcia.

En su contesto geográfico, Egipto forma parte del área de más vasta, en el Africa del nordeste, y dentro de esa extensa región florece la agricultura hasta tal punto que en el Egipto dinástico era la base de la economía y hacia frente a las exigencias de una civilización superior, por lo que se hizo necesario el comercio exterior de modo que tenia una perspectiva regional más amplia, lo cual es esencial para entender la cultura Egipcia. Pero esta agricultura floreció de tal manera gracias y fundamentalmente por el grandioso río Nilo, el cual era la fuente de toda riqueza, también era la carretera de Egipto, puesto que, los barcos navegaban hacia el sur con los vientos predominantes y hacia el norte con las corrientes, e incluso el lodo de las riveras del río abastecía a la población de materias primas para la fabricación de todo tipo de objetos artesanales. Sin embargo el Nilo también tenia aspectos negativos como eran las crecidas, que aportaban abono a las tierras de cultivo pero inundada y arrasaba los cultivos, aunque eran previsibles porque normalmente se daban en la misma época, al contrario del caso del Tigris y el Eúfrates. La tarea de resolver estos problemas del cultivo y de irrigación supuso el contacto y el trabajo colectivo de unidades productivas poco extensas e incapaces por si mismas de someter a la naturaleza a sus menesteres, de este modo, pequeñas agrupaciones que en condiciones ambientales diferentes hubieran desarrollado una vida política independiente, quedaron integradas en un proceso de colectivización del trabajo y condujeron a la formación de sociedades complejas. Estos problemas sólo podían solucionarse mediante la organización, estos son los oscuros orígenes de la formación política, la población se ponía en movimiento aunque aún era un número muy reducido, con lo cual podemos llegar a pequeña conclusión de que la revolución agrícola nos lleva a la siguiente escena; el nacimiento de una sociedad. Y el valle del Nilo era un lugar idóneo para que se desarrollase una civilización.

-Ahora nos introduciremos en plena revolución urbana para conocer y comprender mejor el desarrollo de estatalización, que a continuación veremos. Como la producción agrícola se excedía en sus necesidades de abastecimiento, se podía utilizar ese excedente para el intercambio con otros pueblos y para alimentar a otros miembros de la comunidad que se dedicase a otra actividad laboral, otro dato destacable es que como Egipto al estar situado en una zona de clima desértico las precipitaciones pluviales son allí prácticamente nulas y los cultivos sólo son posibles agracias a la crecida anual del Nilo, que, dejado en libertad no riega de manera suficiente más que una pequeña parte de su valle, así la producción agrícola requería un mayor esfuerzo laboral, ya que tendrían que modificar el curso del río mediante obras hidráulicas, y a causa del gran crecimiento demográfico había más mano de obra y a su vez más bocas que alimentar por lo cual estos sistemas de control y uso de las aguas del Nilo se hizo totalmente necesario, como he dicho antes se producía una colectivización del trabajo, pero en Egipto se produce una evolución muy rápida hacia la formación de los grandes estados, nos introducimos de forma drástica en la especialización de trabajo, que es uno de los primeros síntomas de la llegada de las ciudades, debido a que, las fuentes de riqueza eran crecientes y no solo por esta parte, los botines obtenidos por el resultado de las campañas militares convirtiéndose así el ejército en un procedimiento ordinario para la obtención de bienes materiales, y no solo como defensa para lo que fue creado. Produciendo en la sociedad un cambio paulatino en el acceso desigual de los productos externos, se da lugar a las diferentes posiciones sociales. Como hemos dicho antes dependían totalmente de las aguas del Nilo, y al haber un gran desarrollo económico también se desarrolla a la par los recursos tecnológicos, lo que proporciona un control sobre la redistribución y el uso de las aguas del Nilo. Un ejemplo de este avance fue el desarrollo de un calendario con el que preveían las subidas del río, este calendario ha servido como guía para la elaboración del nuestro.

Por estos cambios y muchos otros la estructura socio- económica cada vez era más compleja, de modo que la sociedad iba evolucionando hacia una gran jerarquización, en la unos que son la mayoría son los esclavos de las minorías dominantes, es decir, con la dominación de las aguas surgieron los grupos dominantes, el estado. Actualmente sucede lo mismo pero está basado en el poder económico mientras que en la cultura Egipcia todo giraba en torno a la religión. Estas son las características que determinan el periodo predinástico medio, y que prácticamente todas las ramas del artesanado adquieren un grado de especialización tal que se dedicaban en su totalidad tan solo a esta tarea. Porque las unidades de producción parecen haber adquirido cierta conciencia entorno al líder.

Antes de introducirnos en la estructura política de esta etapa y de la que caracteriza a los demás periodos de la historia Egipcia debemos adentrarnos en la estructura histórica del citado país.

En este país existían dos focos culturales en el valle del Nilo, aunque en lo sucesivo estos dos focos van a evolucionar paralelamente hasta que en el predinástico medio se establece una civilización única pero dividida en dos reinos y finalmente se unifica al final de predinástico reciente, con lo cual Egipto en tan solo milenio y medio pasa de una sociedad primitiva de cazadores y recolectores a construir un estado monárquico centralizado. La rápida evolución de esta sociedad ha suscitado varias teorías en torno a esta velocidad Una de estas teorías es la llegada de pueblos extranjeros que aportarían unas técnicas y culturas superiores, esta teoría no está probada como ninguna de las otras pero hay que tener en cuenta la situación geográfica, está en una encrucijada entre los continentes África y Asia y por ejemplo desconocemos de donde o quienes introdujeron el metal en Egipto, sabiendo que allí no se descubrió.

Sobretodo a partir de predinástico medio y reciente se ha creído ver el resultado de una invasión extranjera, esta invasión vendría de Asia más concretamente de Mesopotamia. Aunque esta teoría no tiene bastante en cuenta la continuidad de la evolución de las culturas predinásticas egipcias, pero que no haya habido una invasión brutal no significa que Egipto haya vivido en un recipiente cerrado.

Por su situación geográfica, lindando a la vez con Asia y África, Egipto estaba bien situada para aprovechar las innovaciones de unos y otros. Su fuerte organización política, que a continuación detallaremos, resultado a la vez de las condiciones impuestas por la revalorización de las tierras del valle, le dispone para perfeccionar los hallazgos de los otros, y para realizar por si mismos numerosos descubrimientos. Y como último dato destacaremos que al final del predinástico reciente, Egipto ya está en posesión de un sistema de escritura y de una política sólida, y la unificación permanente del sur y del norte marca el final de los tiempos prehistóricos y el principio de la historia Egipcia propiamente dicha. Por lo tanto con esto finalizamos este aparto, con la cual se pretendía dar a conocer en un breve resumen a modo de idea general la prehistoria de Egipto.

Volviendo al tema que nos encomienda hemos de mencionar que la fundación del estado se produjo hacia 3050 a. C., en el cual la vida pública del país giraba en torno al palacio real, puesto que, desde los primeros siglos, el gobierno estuvo en manos de los cortesanos y burócratas. Estando el faraón de todos en poder y cumpliendo el cometido de hacer cumplir su voluntad, estaban los nobles, funcionarios y sacerdotes. El visir o jefe de los funcionarios, vigilaba el cumplimiento de las leyes e imponía el orden económico y social y por último una amplia de escrupulosos escribas o burócratas ayudaban a los funcionarios en la supervisión de la agricultura, la industria y el comercio. Por lo que la devoción al faraón era absoluta ya que considerado como un dios vivo, viviendo separado sus súbditos por un abismo de santidad y veneración.

En ningún otro pueblo antiguo encontraremos una devoción tan absoluta y tan ciega resignación a un orden social cruel e inhumano, por ejemplo los campesinos pagaban impuestos y el gobierno los cobraba sin ofrecer nada a cambio e incluso su misma religión justificaba y regulaba este estado de cosas, y además de pagar impuestos debían someterse también a duras fatigas para asegurar la vida futura del faraón, pues en épocas de crecida cuando no podían trabajar las tierras tenían que trabajar en la construcción de templos funerarios, llegando incluso a morir en el trabajo debido al dureza de los trabajos.

* BIBLIOGRAFÍA *

*Atlas culturales del mundo: Egipto dioses, templos y faraones Volumen I ED. Del Prado ,Folio.

*El origen de la historia ED. El Mundo del Saber

*Los imperios del Antiguo Oriente I II (Historia Universal

siglo XXI) ED. Siglo veintiuno

*Tras las huellas de nuestro pasado (la aventura arqueológica) Colección: Círculo de lectores Autor: Kurt Benesch

* Culturas: Pueblos e imperios de tiempos pasados

* Historia Mundial: Las ciudades y el comercio

* Alvar, J, Mang, J y Plácido, D Manual de Historia Universal

*Documentos Audiovisuales: Egipto buscando la eternidad. National Geographic

*Documento audiovisual: "De los orígenes del hombre a la revolución agrícola”. Ediciones del Prado.

* Historia de las antiguas culturas del mundo.

*Nacimiento de las civilizaciones orientales de Gorden Chiloc, V

* Jefes, cabecillas y abusones de Marvin Harris

Vídeos relacionados