Origen de la vida

Paleontología. Biología. Geología. Teorías evolutivas. Lamark. Darwin. Teoría sintética. Evolución del hombre. Evolución de las especies. Era paleozoica, mesozoica, cenozoica. Simios. Fósiles

  • Enviado por: Hernan Perelmiter
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

TRABAJO PRACTICO Nº1

“EL ORIGEN DE LA VIDA”

.TEORÍAS DE LA EVOLUCIÓN

Hasta comienzos del siglo XVIII se consideraba que el mundo viviente era inmutable, es decir que las de vegetales no habían cambiado desde su creación.

Fue en ese momento que el mundo científico se vio sacudido por una nueva concepción según la cual las especies de animales y vegetales experimentaban lentas variaciones en un proceso evolutivo.

Entre las muchas teorías que se formularon para explicar la evolución de los organismos registrada a través del tiempo se destacaron tres : la de Lamark, la de Darwin, y la sintética.

La teoría de Lamark se basa en las adaptaciones al medio externo por la cual una nueva necesidad crea un nuevo órgano. Según afirmaba Lamark “La función hace el órgano” y sostenía además que esa adaptación se transmitía por herencia.

Según la teoría de Darwin el numero de organismos que podía vivir en un ambiente favorable era limitado y por ello se establecía entre ellos una lucha por la existencia, en la que solo los mas aptos y los mas fuertes lograban sobrevivir, mientras que los menos

adaptados iban pereciendo.

Los individuos que sobrevivieron transmitieron a sus descendientes las adaptaciones que los habían hecho triunfar. Esa tendencia a conservar los mejores individuos de la especie fue llamado por Darwin selección natural.

La teoría Sintética se basa en conceptos de la teoría darwiniana a la que se agrega una síntesis de los conocimientos posteriores a Darwin, en varias disciplinas, especialmente genéticas, paleontología y taxonomía. Sostiene que las variaciones de los individuos no son producidas por la acción del medio sino por mutaciones, es decir por cambios estables de

material genético que aparecieron al asar, generalmente en forma repentina. Las mismas pudieron haber sido causadas por la acción de elevadas temperaturas o de radiaciones, que produjeron alteraciones en los genes o en los cromosomas, que luego fueron transmitidas por herencia.

En la actualidad la teoría Sintética se considera como la mejor fundamentada para explicar la evolución de los seres vivos.

EVOLUCIÓN DEL HOMBRE.

Como consecuencia de las pruebas aportadas por distintas disciplinas el hecho de la evoluciones es admitido por la mayoría de los científicos, pero todavía se discute su amplitud y los factores que la determinaron.

La paleontología ha demostrado que desde hace millones de años existían diversos organismos en el planeta Tierra, pero el hombre no figuraba entre ellos. Los restos humanos más antiguos pertenecen a cuaternarios y muchos de ellos presentan caracteres que los asemejan a los simios. Sin embargo, mientras los monos se adaptaban perfectamente a su aborícola, el hombre no está adaptado a ningún ambiente en especial, aunque es capaz de adaptarse a todas las latitudes.

Seres tan especializados como los simios no pueden ser antecesores de otro tan poco especializado como el hombre. Surge entonces la hipótesis derivan de un tronco común que se separo luego en líneas divergentes.

Desde hace unos 40 mil años los seres humanos clasificados como homo sapiens, no han experimentado cambios físicos significativos. Otros restos fósiles muestran que seres más primitivos ya caminaban sobre la tierra hace más de 400 mil años. Eran individuos del género y la especie homo erectus que tenían posición erecta y marcha bípeda.

Seres más primitivos aún que los anteriores, también caminadores y terrestres y con caracteres parecidos a los de los humanos, dejaron restos fósiles que atestiguan una antigüedad de unos 2 a 3 millones de años. Pertenecían al género Australopitecus del cual existieron varias especies conocidas, la mayoría de las cuales fueron encontradas en África.

Su cráneo era bajo, en cambio la cara estaba muy desarrollada, con arcos superciliares débiles y una boca prominente formada por pesadas mandíbulas y dientes de gran tamaño.

Su pelvis permite suponer que caminaban erguidos, ya que era lo suficientemente corta y ancha como para permitir la inserción de los músculos destinados a recibir el peso del cuerpo y a permitir la locomoción.

El nacimiento de la cultura

Quizá a causa de los cambios climáticos y a la competencia con otro seres los antecesores de los Australopitecos tuvieron que abandonar la selva tropical en la que habían vivido y en la que ya no encontraban suficientes recursos alimentarios.

El posible que comenzaran entonces a poblar la sabana, lugar que si bien les proveyó de alimento, los obligó también a luchar contra los predadores.

Al carecer de adaptaciones físicas naturales al nuevo medio, sólo pudieron sobrevivir gracias a los recursos de su inteligencia.

Frente a los problemas que se les plantearon y a la necesidad de protegerse contra la hostilidad del medio se organizaron en comunidades y crearon utensilios diversos. La posición erecta que ya presentaban les permitió ampliar el campo visual y les dio libertad a las manos con las cuales pudieron hacer uso de herramientas fabricadas generalmente con huesos y colmillos de animales.

Como resultado de su evolución biológica el hombre ha desarrollado un cerebro cuyo alto grado de complejidad lo sitúa en la cúspide del reino animal. Gracias a él, el hombre ha logrado una cultura que lo ha convertido en un ser único y singular en el mundo viviente. Las dos evoluciones no siguen en la actualidad el mismo ritmo. Si bien la biológica es casi imperceptible, la cultural se acelera cada día y plantea numerosos interrogantes que si bien hoy parecerían temas de ciencia ficción, quizá mañana se transformen en realidad.

CALENDARIO GEOLÓGICO:

La costra de la tierra construida por cinco extractos rocoso principales, cada uno subdividido en extractos menores, dispuestos uno encima de otro. Estas capas de roca se formaron por acumulación de barco o arena en el fondo de los océanos, mares y lagos, y cada uno contiene algunos fósiles característicos que sirven para identificar depósitos producidos por el mismo tiempo en diferentes partes del mundo. El tiempo geológico se ha dividido en eras, periodos y épocas según la sucesión de estas capas rocosas una encima de otra. La duración de cada periodo o época ha sido estimada por el espesor relativo de los sedimentos, aunque como se comprende, la proporción debió ser variable según el tiempo y el lugar.

Las capas de rocas sedimentarias debieron ocupar el orden correspondiente a la época en que se depositaron las modernas encima de las antiguas, pero las sucesivas perturbaciones geológicas pueden haber cambiado esta disposición. Por otra parte, no aparecen todas las capas en una región especial, pues que algunas tierras, en un mismo periodo, estuvieron descubiertas, en tanto otras se hallaban sumergidas. En ciertos lugares, los estratos formados previamente, al sobresalir de las aguas sufrieron erosión, con posibilidad de que los estratos mas modernos entraran con otros muchos mas antiguos. Por ultimo, hay partes de la corteza terrestre que han sufrido terribles plegamientos, desplazamientos y fracturas, hasta el punto de que las capas antiguas yacen, por volcadura, sobre las recientes. A veces puede determinarse fácilmente la edad de un estrato rocoso por el estudio de sus fociles, ya que tipos de estos se depositaron solamente en una era o periodo.

Ciertos elementos radiactivos se transforman en otros a unos ritmos precisos, lentos y característicamente sin perturbación por las temperaturas y presiones que la roca haya podido soportar. La mitad de una muestra de uranio será convertida en plomo en plazo de 4 mil quinientos millones de años; así se calcula la proporción de iranio y plomo en un mineral, podrá estimarse el tiempo de su formación con precisión notable. Con este procedimiento, los minerales mas antiguos se calculan en unos 3 mil quinientos millones de años, y de unos quinientos millones lo del ultimo periodo cámbrico. Estos cálculos se han confirmado por nuevos métodos en los cuales se utiliza la degeneración radiactiva delrubidio-87 y del potasio-40, para medir las edades de micas y feldespatos. Los acontecimientos de los tiempos mas recientes se computan por la descomposición del carbono-14, cuya semi desintegraciones de 5568 años.

Los periodos relativamente mas cortos del tiempo geológico pueden determinarse contando los depósitos anuales de arcilla en el fondo de lagos y lagunas. Los progresos en las técnicas de isótopos han hecho posibles algunas conclusiones asombrosas en el campo de la geología. Por ejemplo, la proporción de diversos de diversos isótopos en el carbonato calcico secretado por los seres vivos esta en relación con la temperatura; por consiguiente, si se analiza dicha salde calcio en las conchas fociles, se podrá deducir la temperatura del medio marino en que esos animales vivían hace cientos de millones de años.

Entre las grandes eras ocurrieron extensas perturbaciones geológicas, llamadas revoluciones, como consecuencia de las cuales emergieron o se hundieron vastas regiones de la superficie terrestre, con creación o eliminación de mares interiores. Estas evoluciones cambiaron la distribución de los animales marinos y terrestres, además de que desaparecieron por completo bastantes formas vivas. La era conocida como paleozoica terminó con la revolución que levanto los montes Apalaches y, según se conjetura, extinguió el 3 por 100 de las especies entonces existentes. De manera similar, la revolución de las montañas rocosas, que dio origen a los Alpes, Andes, Himalaya, y las mismas rocosas termino con la mayor parte de los reptiles de la era mesozoica.

El resurgimiento y la depresión de porciones de la costra terrestre resulta de lentos movimientos de las enormes placas tectónicas que constituyen la costa y flotan sobre el núcleo subyacente fundido. Estos movimientos persisten y originan tensiones en la costra que, cuando acaban liberándose, producen temblores de tierra. Los movimientos de estas placas han producido cambios enormes en la geografía terrestre.

LAS ERAS GEOLÓGICAS Y LA EVOLUCIÓN DE LAS ESPECIES

La era precambica

La primera era geológica, el inmensamente largoazoico, abarca el periodo desde el origen de la tierra hasta el origen de la vida. La historia de la materia viva comienza en la era siguiente, en el precambico.

Los fósiles de esos lejanos tiempos Precambricos no se han perdido totalmente. Pero el registro de ellos es excesivamente fragmentario y demuestra principalmente que la vida, al menos la simple vida celular, ya existía hace aproximadamente mil millones de años. Esto significa que el origen real de la vida debe de haber ocurrido en épocas anteriores; la situamos hace aproximadamente unos 2000 millones de años, en el comienzo del Precambrico.

Estamos razonablemente seguros de que la evolución del precambrico debió de dar lugar no solo al origen de la vida y de las células, sino también al origen de tres de los cuatro principales grupos e organismos presentes en la actualidad, es decir, las moneras, los protistas y los metazoos.

La era paleozoica:

Durante los 370 millones de años de la era paleozoica, aparecieron miembros de todos los filos y clases de animales, excepto mamíferos y aves. Como estos animales tuvieron una vida efímera los geólogos establecen relación entre sus fósiles y los terrenos de la misma era encontrados en distintas localidades.

Periodo cámbrico : la subdivisión más antigua de la era paleozoica, llamada periodo cámbrico, esta representada por rocas ricas en fósiles, de modo que puede reproducirse con suficiente fidelidad la imagen del mundo en aquellos tiempos.

Había animales primitivos como crustáceos parecidos a los presentes langostinos cuyos descendientes han persistido hasta nuestros días. El fondo de los mares estaba tapizado por esponjas simples, corales, equinodermos, que crecían a partir de tallos, caracoles, pelecipodos, cefalopodos primitivos, braquiopodos y trilobites.

Periodo ordovico: Durante el periodo cámbrico los continentes se fueron cubriendo de agua, con el máximo de sumersión en el periodo ordovico. Como habitantes de la mismas aguas figuraban gigantescos cefalopodos, animales parecidos a los calamares. Los primeros indicios de vertebrados se descubren en los mantos de este periodo; se trata de pequeños animales llamados ostracodermos, peces sin aletas, sin mandíbulas, pero bien acorazados.

Periodo silurico: en este periodo ocurrieron dos acontecimientos de gran importancia biológica: evolucionaron las primeras plantas terrestres y, entre ellas, emergieron los primeros animales con respiración aérea. Las primeras plantas se parecían a los helechos.

Los primeros animales terrestres con respiración aérea fueron arácnidos parecidos en cierto grado a los escorpiones modernos.

Periodo devonico: durante este periodo los ostracodermaos evolucionaron hacia formas mas variadas de peces, hasta el punto en que el devonico se le llama Edad de los Peces. Algunos descendientes de los ostracodermos desarrollaron mandíbulas y apéndices variados. Los primeros peces con mandíbulas, los tiburones de piel espinosa, se incluyen en la subclase Acanthodii. Otro grupo de peces primitivos con mandíbulas que vivían en el devonico eran los placodermos, pequeños peces armados de agua dulce con un numero variable (hasta siete) de aletas pareadas.

Periodo carbonífero: la tierra estaba cubierta de lagunas poco profundas, con helechos y siempre vivas de grandes hojas. Los primeros reptiles, llamados cotilosurios o tronco de los reptiles, parecidos a sus antecesores anfibios, prosperaron al final del periodo paleozoico y se extinguieron al principio de la era mesozoica.

Durante el carbonífero aparecieron dos importantes grupos de insectos alados: los antecesores de las cucarachas, que llegaron a los 10 cm. de longitud y los de las libélulas, con envergadura muy próxima a un metro.

Periodo pérmico: el final del paleozoico se caracterizo por grandes alteraciones en el clima y la topografía. En todo el mundo se levanto el nivel de los continentes y así dejaron zonas desérticas cubiertas de sedimentos salinos. Al terminar el premico ocurrió un plegamiento genera de la corteza terrestre llamado revolución Apalache. Muchas formas de vida se extinguieron, incapaces de adaptación a los cambios climáticos.

La era mesozoica:

La era mesozoica comenzó hace 230 millones de años y duro 167 millones de años. La característica mas importante de esta fue el origen, diferenciación y extinción de gran variedad de reptiles . por esta razón esta era es conocida como la Edad de los Repites.

El principal grupo de reptiles mesozoicos fue el de los arquiosaurios (“reptiles rayados”) de los cuales las únicas especies que han sobrevivido son los cocodrilos y aligatores.

De todas las variedades de reptiles, la mas famosa y mas nombra da es la de los dinosaurios, divididas en dos grupos principales : los de pelvis parecida a las aves, y los de pelvis de reptil.

Estos últimos evolucionaron en el triasico y permanecieron hasta el cretáceo. Los primeros fueron formas bípedas, rápidas, carnívoras, del tamaño de un pollo, posiblemente cazadores de pequeños lagartos y primeros mamíferos entonces existentes. Durante el jurásico y cretáceo tendió este grupo a hacerse mayor, hasta culminar en el gran carnívoro de la era, el Tyrannosaurus. Otros se acostumbraron a un régimen vegetal a partir de finales del triasico; volvieron su andar cuadrúpedo y, llegando al jurásico y cretáceo, alcanzaron formas gigantescas anfibias.

El grupo de pelvis de ave era de herbívoros, probablemente desde el comienzo de su evolución.

Era cenozica:

Con igual razón podría llamarse esta la edad de los mamíferos, de las aves, de los insectos o de las plantas, ya que se caracteriza por la evolución de todas las estas formas. Se extiende desde hace unos 63 millones de años, hasta los tiempos presentes, dividida en dos periodos: el terciario, que duro unos 62 millones de años, y el cuaternario, que comprende el ultimo millón a millón y medio de años.

Periodo terciario: el periodo terciario se subdivide en cinco etapas o subperiodos, que del primero al ultimo son: paleoceno, eoceno, oligoceno, mioceno y policeno. Las Rocosas, formadas a comienzos del terciario, estaban considerablemente erosionadas al llegar el oligoceno, lo que daba al continente de América del norte una topografía suavemente ondulada. En el mioceno otros levantamientos originaron las sierras nevadas, y una nueva serie de Rocosas lo que dio lugar a la formación de los desiertos del oeste. El clima era mas suave en el oligoceno que en la actualidad, así que las palmeras se extendieron hasta el territorio de Wyoming. Los levantamientos del mioceno siguieron en el polioceno, lo que, junto con las glaciaciones del pleistoceno, origino la desaparición de los mamíferos que habían evolucionado. La elevación final de la meseta del Colorado, que caso el corte del gran cañón, ocurrió durante los periodos del pleistoceno y época reciente.

En el paleoceno y eoceno derivaron de los mamíferos placentarios e insectívoros primitivos los primeros carnívoros llamados creodontes. En el eoceno y oligoceno fueron reemplazados por formas mas modernas, que por ultimo dieron lugar a los carnívoros actuales, como gatos, perros, comadrejas y osos, así como a los carnívoros marinos, focas y morsas, provistas de membrana interdigital.

Periodo cuaternario: este periodo se subdivide en dos subperiodos: pleistoceno y reciente, el cual comenzó hace unos 11.000 años, junto con el retroceso de la ultima glaciación. Hubo en el pleistoceno cuatro de estas glaciaciones, entre las cuales transcurrieron tiempos interglaciares. Los mantos helados, en su momento culminante, abarcaron casi toda la extensión de América del norte, incluidas los márgenes de los ríos Misuri y Ohio.

La flora y fauna del pleistoceno fueron similares a las que conocemos en la actualidad, lo que dificulta la distinción de los depósitos del pleistoceno y el policeno.

LA EVOLUCIÓN DEL HOMBRE

Como consecuencia de las pruebas aportadas por distintas especies el hecho de la evolución es admitido ya por la mayoría de los científicos, pero todavía se discute su amplitud y los factores que la determinaron. Si se acepta a evolución para los organismos animales y vegetales, no resulta descabellada la idea que supone al hombre incluido en ella.

Sin embargo es necesario tener en cuenta un aspecto fundamental: la evolución del hombre solo puede aplicarse a su cuerpo, pues su alma, de naturaleza espiritual, escapa escapa al torrente evolutivo y requiere una intervención divina.

La Paleontología ha demostrado que desde hace millones de años existían diversos organismos en le planeta tierra, pero el hombre no figuraba entre ellos. Los restos humanos mas antiguos pertenecen al Cuaternario y muchos de ellos prestan caracteres que los asemejan a los simios. Sin embargo, mientras los monos se adaptan perfectamente a su ambiente arboricola, el hombre no esta adaptado a ningún ambiente en especial, aunque es capaz de adaptarse a todas las latitudes.

Seres tan especializados como los simios no pueden ser antecesores de otro tan poco especializado como el hombre. Surge entonces la hipótesis de que ambos derivan de un tronco común que d se separo luego en líneas divergentes.

Desde hace unos 40.000 años los seres humanos clasificados como homo sapiens, no han experimentado cambios físicos significativos. El cráneo tienen la frente bien desarrollada, los arcos superciliares apenas notables y el mentón bien marcado. Debido a su posición erguida las extremidades superiores no llegan a la rodilla. La marcha bípeda es firme pues apoya totalmente la planta de los pies durante la misma.

Otros restos fósiles muestran que seres mas primitivos ya caminaban sobre la tierra hace mas de 400.000 años. Eran individuos del genero y la especie Homo erectus, que tenían posición erecta y marcha bípeda. Su cráneo era grueso y macizo, con la frente estrecha y los arcos superciliares prominentes que formaban como una visera continua. Tenían mandíbulas desarrolladas, pero carecían de mentón.

Seres mas primitivos aun que los anteriores, también caminadores y terrestres y con caracteres parecidos a los humanos, dejaron restos fósiles que atestiguan una antigüedad de unos 2 a 3 millones de años. Pertenecían al genero Australopitecus (austral, sur; pitekos, simio) del cual existieron varias especies conocidas, la mayoría de las cuales fueron encontradas en África.

Su cráneo era bajo, en cambio la cara estaba muy desarrollada, con arcos superciliares débiles y una boca prominente formada por pesadas mandíbulas y dientes de gran tamaño.

Su pelvis permite suponer que caminaban erguidos, ya que era lo suficientemente corta y ancha para permitir la inserción de musculos destinados a recibir el peso del cuerpo y a permitir la locomoción.

Figura 1201.