Origen de la vida abiótica

Seres vivos. Citología. Compuestos químicos. Modelos precelulares. Membranas lipídicas

  • Enviado por: Danny
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Productos Notables & Ejercicios resueltos Nivel 2
Productos Notables & Ejercicios resueltos Nivel 2
Aprende como trabajar con Productos Notables de forma fácil y divertida. En este curso de nivel 2...
Ver más información

Estructura Atómica y Tabla Periódica
Estructura Atómica y Tabla Periódica
En este curso abordaremos las bases de la estructura atómica y trataremos de forma sencilla conceptos mecanocuánticos...
Ver más información

publicidad

Introducción

Después de muchos intentos del hombre por descubrir el origen de la tierra, llega una teoría un poco mas especializadas que las hasta ahora mencionadas. Esta es la teoría Abiótica o de Oparin-Haldane. Que ya habla de compuestos químicos y orgánicos para la formación de vida en nuestro planeta. Esta teoría es bastante aceptada entre científicos, químicos, astrónomos, geólogos, etc.

También nos introduce a la posible evolución de los elementos químicos, ya que habla de los inicios de la tierra, cuando aun no había nada y casi esta demostrado que la tierra estaba compuesta por elementos químicos ahora evolucionados que se unieron gracias a la constante descarga de electricidad. Por otra parte nos explica los modelos que precelulares que debieron existir para que pudiera darse la vida en nuestro planeta.

Teoría abiótica

L

a primera teoría coherente que explicaba el origen de la vida la propuso en 1924 el bioquímico ruso Alexander Oparin. Se basaba en el conocimiento de las condiciones físico-químicas que reinaban en la Tierra hace aprox. 3.000 a 4.000 millones de años. Oparin dijo que, gracias a la energía aportada primero por la radiación ultravioleta procedente del Sol y a las descargas eléctricas de las constantes tormentas, las pequeñas moléculas de los gases atmosféricos dieron lugar a unas moléculas orgánicas llamadas prebióticas. Estas moléculas, cada vez más complejas, eran aminoácidos y ácidos nucleicos. Según Oparin, estas primeras moléculas quedarían atrapadas en las charcas de aguas poco profundas formadas en el litoral del océano primitivo. Al concentrarse, continuaron evolucionando y diversificándose.

Esta hipótesis inspiró las experiencias realizadas a principios de la década de 1950 por el estadounidense Stanley Miller, quien recreó en un balón de vidrio la supuesta atmósfera terrestre de hace unos 4.000 millones de años. Sometió la mezcla a descargas eléctricas de 60.000 V que simulaban tormentas. Después de apenas una semana, Miller identificó en el balón varios compuestos orgánicos, en particular diversos aminoácidos, urea, ácido acético, formol, ácido cianhídrico (véase Cianuro de hidrógeno) y hasta azúcares, lípidos y alcoholes, moléculas complejas similares a aquellas cuya existencia había postulado Oparin.

Estas experiencias fueron retomadas por investigadores franceses que demostraron en 1980 que el medio más favorable para la formación de tales moléculas es una mezcla de metano, nitrógeno y vapor de agua. Con excepción del agua, este medio se acerca mucho al de Titán, un gran satélite de Saturno en el que los especialistas de la NASA consideran que podría haber (o en el que podrían aparecer) formas rudimentarias de vida.

Evolución de los compuestos químicos

La formación de los compuestos prebiologicos requirió de una evolución química que se calcula que duro de 1,500 a 1,700 millones de años. Los experimentos que se realizaron para la comprobación de la teoría abiótica (explicados arriba) demostraron que las condiciones de la Tierra hace muchos años eran propicias para formar compuestos orgánicos complejos hasta logra varios compuestos fundamentales para la vida. Todo esto demuestra que aun en las condiciones de la Tierra en la antigüedad habría sido posible la formación de compuestos precursores de la vida.

Modelos Precelulares

Si se prescinde de los virus, cuya situación es difícil de definir, todos los seres vivientes están formados por células, cada una de ellas encerrada por una membrana rica en unos lípidos especiales que la aísla del medio externo. Estas células contienen los ácidos nucleicos ADN y ARN, que contienen la información genética y controlan la síntesis de proteínas.


Pueden formarse membranas lipídicas en ausencia de vida. Esto ya lo demostró Oparin, quien obtuvo en el curso de sus experimentos unas pequeñas gotas ricas en moléculas biológicas y separadas del medio acuoso por una membrana. Estas gotitas, a las que llamó coacervados, recuerdan a células rudimentarias. Otros investigadores han obtenido también estructuras similares. La teoría de Oparin se vio reforzada por los descubrimientos de un paleontólogo francés que identificó estructuras de este tipo con una antigüedad de 3.000 millones de años; se llaman cocoides, y se consideran antepasados de las bacterias.


Es más difícil de explicar la formación de las proteínas celulares. La cuestión es la siguiente: ¿qué moléculas surgieron en primer lugar: los ácidos nucleicos, indispensables para la síntesis de proteínas, o las proteínas, cuya actividad enzimática a su vez es indispensable para sintetizar aquéllas a partir de los ácidos nucleicos? El descubrimiento de partículas de ARN permite resolver la cuestión. Estas moléculas, llamadas ribosomas, son capaces de transmitir la información necesaria para la síntesis de las proteínas y, a su vez, despliegan una actividad enzimática que les permite sintetizar proteínas.

Así, la primera forma de vida terrestre probablemente fue una célula simple que encerraba un ácido nucleico similar al ARN dentro de una membrana rudimentaria capaz de reproducirse por división.