Origen de la escritura y el lenguaje

Lingüística. Teorías del origen. Comunicación. Protoescritura. Jeroglíficos. Aalfabetos

  • Enviado por: Lobo
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

INDICE

Título Pág.

INDICE 1

INTRODUCCION

INTRODUCCION

En primer lugar, debemos confesar que en un principio no estabamos muy conformes con el tema escogido, no porque no nos interesase lo suficiente, sino que lo encontrabamos tan extenso que nos pareció inabarcable. En cualquier caso, la intuición (y siendo sinceros, la falta de tiempo) nos empujó a tomarlo. Efectivamente no nos equivocamos: el tema es terriblemente amplio, pero, al mismo tiempo, también es muy interesante.

El siguiente trabajo tiene como objetivo dar a conocer como fueron los orígenes de dos de los principales tipos de comunicación que utiliza el ser humano: El Lenguaje y La Escritura. Descubriremos las teorías principales que existen sobre el origen del lenguaje y que la escritura ha pasado por muchos estados dándonos hoy la capacidad de comunicarnos, pasando la barrera del tiempo.

Nos daremos cuenta que los dos, tanto lenguaje como escritura son herramientas muy valiosas y que nos ofrecen una infinidad de posibilidades, que serán cada vez mayores, si nos esforzamos por desarrollar nuestras habilidades verbales, tanto orales como escritas.

ORIGEN DEL LENGUAJE

Lenguaje: medio de comunicación entre los seres humanos a través de signos orales y escritos que poseen un significado. En un sentido más amplio, es cualquier procedimiento que sirve para comunicarse.

Una de las mayores interrogantes que se plantean los que estudian temas comunes a la lingüística es el origen del lenguaje humano. Hasta la fecha se han sucedido distintas hipótesis que tratan de arrojar algo de luz a esta pregunta pero, por desgracia, la respuesta definitiva aún no ha sido hallada... En esta parte del trabajo nos referiremos a las Teorías o Hipótesis que existen del origen del Lenguaje de forma breve, para hacernos una idea más global del tema.

Hipótesis Principales

La aparición del lenguaje en los seres humanos ha contribuido de gran manera a la elevación de la raza con respecto de cualquier otra forma de vida conocida. Sin el lenguaje, en estos momentos seguiríamos siendo una raza animal más dentro del planeta, sin sociedades complejas, sin una capacidad desarrollada de expresión... sin ciencia.

Los lingüistas están de acuerdo en que el cambio crucial se produjo en algún momento tardío de la prehistoria y, lo más importante, este cambio sólo se produjo una vez (probablemente en África Oriental). La aparición de una única fuente de la que derivaron todas las lenguas actuales y las ya desaparecidas simplifica de forma considerable la búsqueda de una explicación para dicho fenómeno.

Los partidarios de las hipótesis gestuales defienden que el lenguaje derivó de un sistema gestual en el que se podrían haber entremezclado sonidos vocales. Lo que no logra explicar es cómo y porqué los gestos dieron lugar al lenguaje vocal.

Las hipótesis vocalistas tratan de ver en nuestros antepasados a unos simios capaces de realizar diversas vocalizaciones instintivas y de los cuales evolucionamos cuando fuimos capaces de combinar esos sonidos en un número infinito de secuencias con distinto significado. Este cambio, debió ocurrir hace unos 100.000 años y se debió a una mutación genética.

Rechazando este último aspecto, las hipótesis no específicas creen que la aparición del lenguaje no fue debida a ninguna mutación, sino, al aumento progresivo de la inteligencia, paralelo al aumento de la capacidad craneal y a un lento desarrollo cultural. La contra hipótesis surge cuando nos preguntamos por qué nuestra raza ha sido la única capaz de llegar hasta aquí, ya que no debemos olvidar que animales como los delfines, las ballenas y los chimpancés tienen una masa cerebral bien capaz (según esta hipótesis) de haber seguido nuestro camino.

Otra cosa importante en el origen del lenguaje es la cuestión fisiológica. El ser humano es el único ser entre las especies existentes que tiene la capacidad de poder articular las palabras y expresarlas al tiempo que se generan mentalmente, en cuestión de segundos la boca y lengua son capaces de articular las ideas que se generan en nuestro cerebro a una buena velocidad. Es importante señalar que el lenguaje articulado solo es una de las variadas maneras en que el hombre ha podido comunicarse, aunque sea la más importante, está la existencia de un lenguaje pictográfico que después se convierte en un idioma al combinar el habla con la escritura.

Teoría Evolucionista

Al parecer fue en la era de Neandertal cuando se inició el lenguaje, pero hasta la aparición del Homo sapiens no se dio una evolución lingüística significativa.

El origen del lenguaje fue producto de la necesidad del hombre primitivo para poder comunicarse, y así transmitir lo que el pensamiento daba lugar, el hombre por su naturaleza y raciocinio necesita de la comunicación con los demás, y es por eso que el lenguaje solo puede tomar sentido en masa, por tanto para poder subsistir a las dificultades de la vida primitiva fue necesario utilizar algún tipo de lenguaje y he ahí el origen de éste, que por consiguiente llega a convertirse con el tiempo en un idioma.

Así, el lenguaje humano puede contar con 30.000 ó 40.000 años de existencia. La enorme diversidad de lenguas que hay en el mundo demuestra que una vez que apareció el lenguaje se produjeron los cambios a gran velocidad. No es posible saber si hubo una primera y única lengua, ni cuáles fueron sus sonidos, gramática y léxico. La lingüística histórica, que se encarga de descubrir y describir cómo, por qué y de qué manera surgieron las lenguas, apenas puede sugerir algunas hipótesis para explicar esta evolución.

En el siglo XVIII el filósofo alemán Leibniz sugirió que todas las lenguas que existen y han existido proceden de un único protolenguaje, hipótesis que recibe el nombre de monogénesis. Aunque muchas lenguas vivas proceden de una única lengua anterior, esto no significa que el lenguaje humano haya surgido en varias partes del mundo de forma simultánea, ni que las lenguas vivas precisen de un solo antepasado, sino que pudo haber varios. Esta segunda hipótesis, que explica el origen múltiple para las familias de lenguas, recibe el nombre de poligénesis.

Teoría Teológica

Esta teoría nos indica que el lenguaje humano es un don Divino entregado por Dios para todos nosotros los hombres. La Biblia cuenta la creación del primer hombre: de su cuerpo material y de su alma espiritual e inmortal, por eso no se puede decir que el hombre viene del mono, así, simplemente. Es necesario admitir la especial intervención de Dios. El cuerpo puede venir por evolución; pero no el alma, que es espiritual. El alma humana ha sido infundida por Dios en el momento de la concepción. Nunca el espíritu puede venir por evolución de la materia. El salto de la materia al espíritu sólo puede darse por la intervención de Dios.

Entre el mono y el hombre hay un abismo. Este abismo es la inteligencia. La inteligencia es de orden espiritual. Dijo el Premio Nobel de Medicina John C. Eccles en el prólogo de “Las fronteras del evolucionismo” lo siguiente: “Cada alma es una nueva creación divina. Me permito decir que ninguna otra explicación es sostenible”.

La Iglesia siempre ha insistido en el hecho de que siendo espiritual el alma humana sólo puede existir por haber sido creada, y no es posible que proceda de un animal inferior por evolución “La fe católica nos obliga a retener que el alma humana ha sido creada inmediatamente por Dios”, dice Pío XII en la Encíclica Humani Generis. Con todo, no hay dificultad en admitir, dentro de la doctrina católica, que Dios infundió el alma espiritual en un mono antropomorfo. Un cuerpo animal no es más indigno que un pedazo de barro para percibir el soplo espiritual de Dios.

En la historia bíblica de la formación del primer hombre lo que se quiere destacar es que el hombre proviene de Dios. La intervención de Dios en la infusión del alma espiritual en el hombre se explica en la Biblia con las palabras: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza... Dios Creó al hombre a imagen suya”. El hombre es imagen de Dios sólo en el alma espiritual, pues Dios - Creador no tiene cuerpo material. Dios es espíritu puro. Alma significa el principio espiritual del hombre. El llevar en sí la imagen y semejanza de Dios lo debe el hombre, no a su figura corporal, sino a su alma espiritual, dotada de entendimiento y voluntad. Sin duda alguna, la palabra hebrea bará (creó) indica una acción especial divina.

El hombre es la cumbre de la obra de la creación. Por haber sido hecho a imagen de Dios, el ser humano tiene la dignidad de persona; no es algo, es alguien . En la evolución del Universo y de la vida, llegó un momento en que, superando las energías materiales y vitales inferiores, apareció en la Tierra una energía de una calidad eminentemente superior: la energía psíquica humana.

El hombre es algo más que un simple animal. En el hombre hay un alma espiritual que no puede venir por evolución de la materia, sino por creación de Dios. El hombre es algo más que el resultado de una evolución biológica.

“Por simple evolución no es posible franquear el abismo que existe entre el reino animal y el hombre. Con las solas fuerzas naturales, ningún animal pudo evolucionar y llegar a un grado de perfección tal que le permitiera salir del círculo de la especie animal y entrar en el de la especie humana. El primer hombre no es, ni pudo ser, el resultado supremo de una evolución animal, sino un ser que existe porque Dios lo creó. Dios está en el origen del hombre; y sin su acción especialísima, el hombre no hubiera llegado a existir”.

Otra Teoría (Alienígena)

Haciendo una retrospectiva hacia nuestros orígenes nos preguntamos si, en cierto modo, no habremos sido "elegidos para hablar". Y es que no parece otra cosa. Pero entonces deberíamos suponer que algo o alguien se molestó en condicionar a los seres humanos (quien sabe si entonces aún éramos unos simples primates) para que algún día fueran capaces de emplear un sistema avanzado de comunicación.

La intervención de terceras personas en nuestra evolución lingüística no debe sonarnos tan descabellado. Y si no, dirijamos nuestras miradas hacia los actuales laboratorios. En ellos nuestros científicos han logrado que los chimpancés aprendan un lenguaje rudimentario que en estado salvaje han sido totalmente incapaces de desarrollar. Pero entonces surgen dos grandes interrogantes: ¿Quién intervino en nuestra evolución y por que motivo lo hizo? Las respuestas permanecen sepultadas bajo el peso de los siglos.

ORIGEN DE LA ESCRITURA

Escritura: método de intercomunicación humana que se realiza por medio de signos visuales que constituyen un sistema. Un sistema de escritura puede ser completo o incompleto; es completo el que puede expresar sin ambigüedad todo lo que puede manifestar y decir una lengua determinada.

La liberación de las manos de las tareas de locomoción no sólo hizo posible la fabricación de herramientas y utensilios y la expansión del cerebro, sino que permitió observar de manera distinta, la disposición de los objetos que aparecen en el campo visual. La mano se convierte en un objeto más en dicho campo, pero con la diferencia de que se tiene sobre ella un control estricto, hasta que es capaz de llegar a producir una mímica sobre un objeto inexistente: así se crea la comunicación gestual simbólica.

Con la comunicación verbal, que inventa posteriormente, se libera el sentido de la vista para transmitir más información. Escuchar la propia voz, significó para el homínido (individuo perteneciente al orden de los primates superiores, cuya especie superviviente es la humana) un logro más sorprendente que ver su mano dibujando un gesto. El homínido que inventó el lenguaje, entendido como intercambio intencional de símbolos acústicos abstractos y no meros gestos, permitió, el avance de la cultura como fenómeno propio de la especie humana.

La necesidad que tiene el ser humano de comunicarse, generó, pues, el lenguaje gestual, el lenguaje hablado y el lenguaje mediante signos gráficos, hasta constituir un sistema de comunicación que está basado en símbolos gráficos convencionales, denominado escritura.

INICIOS DE LA ESCRITURA

Las Protoescrituras

Los investigadores se ven en un difícil trance cuando tienen que interpretar ciertos símbolos encontrados en cuevas de la Era Glacial. ¿ Qué puede significar, por ejemplo, el dibujo de una mano rodeada de círculos? Realmente no se sabe. Lo que sí sabemos es que a eso no se le puede llamar aún escritura. Seríamos demasiado crédulos al creer que los moradores de las cuevas contaran con un sistema de escritura; pero no parece descabellada le idea de que contaran con una limitada forma de expresión escrita. Es por eso que a estos símbolos les llamamos protoescrituras, debido a que se encuentran en el umbral de la escritura plena. Los primeros síntomas de escritura (las protoescrituras) surgieron ante la necesidad de contar mercancías, jornaleros, ganancias; o de contar días y ciclos lunares para diseñar calendarios. Además, las protoescrituras, aunque nacieron antes que la escritura, se han mantenido conviviendo con ella a veces hasta nuestros días.

Una de las primeras manifestaciones la descubrimos en la Era Glacial donde los hombres de ese período realizaban muescas en huesos con materiales diversos, posiblemente para llevar la cuenta de los ciclos lunares. Artimañas parecidas las usó la Hacienda Inglesa entre el año 1100 y 1834 a través de las “tarjas”, tablillas de madera en las que, además de anotaciones de las cantidades en cuestión escritas en su superficie, los funcionarios realizaban muescas que, en función de su tamaño y grosor, reflejaban las cantidades escritas. Otra artimaña distinta es la de los “quipus” incas, cuerdas donde se realizaban nudos para representar cantidades. Otro ejemplo muy distinto de protoescritura es el de las cartas que se enviaban los indios norteamericanos; pero quizá las muestras más importantes de protoescritura sean las de tipo económico, realizada en tablillas de arcilla. Este tipo de protoescritura tuvo su antecedente en las “fichas” de arcilla usadas entre el 8000 y el 1500 a. de C., y que servían como apoyo a la mnemotecnia humana en transacciones económicas complejas, pues permitían operar aritméticamente con grandes cantidades. Realmente esto ni siquiera es protoescritura, pero pronto estas fichas fueron introducidas en el interior de bolas huecas hechas también de arcilla que, a modo de sobre esférico, albergaba un número de fichas inscrito en la superficie, y al mismo tiempo hacían más difícil la falsificación de las fichas, ya que ahora debían ir en el interior de las bolas. Esas inscripciones talladas en la superficie de la “bulla” sí pueden considerarse protoescrituras.

Éste es el paso previo a las primeras tablillas de arcilla; éstas surgieron en Mesopotamia , allá por el 3300 a. de C., y se valen de signos que reflejan cantidades, y también de otros que simbolizan materias primas. La tecnología empleada para representar los numerales sobre estas tablas no es otra que la de presionar con el extremo redondo de un estilo de caña sobre el barro blando, obteniéndose diferentes signos según la posición del estilo al presionar (vertical, oblicuo, etc.). Una vez escrito, el barro se cocía y se volvía, pues, indeleble. Su sistema cardinal es realmente sorprendente: además del uso del sistema sexagesimal, destaca el hecho de que un mismo signo numeral varía de valor en función al contexto referido (ovejas, cebada, campos).

En definitiva, este sistema no pasa de ser una protoescritura, pese a que, sobre todo en sus últimas manifestaciones, se nos revela como un embrión del futuro cuneiforme.

Escritura Cuneiforme

Escritura Cuneiforme (del latín cuneum, 'cuña'), término que se aplica a los signos que tienen esta forma, por lo que reciben el nombre de cuneiformes, grabados en tablillas de arcilla y también se han encontrado grabados en las inscripciones hecha en metales, piedras, estelas y otros materiales.

Las primeras inscripciones cuneiformes estaban formadas por pictogramas. No puede decirse que fuera más sencillo el grabar líneas rectas en la arcilla con un punzón, que trazar las líneas irregulares de los pictogramas. Se inventó un punzón afilado a propósito para realizar las inscripciones y, poco a poco los trazos de los pictogramas se fueron convirtiendo en los esquemas de los caracteres cuneiformes, que se fueron estilizando cada vez más, de forma que apenas recordaban el perfil inicial de aquellos pictogramas de donde surgieron. En un primer momento cada signo sólo representaba una palabra. Pero como había palabras que no se podían expresar por medio de un pictograma, se representaron con los de otros objetos que los recordaban (por ejemplo, bien por medio de una estrella, estar de pie o ir por medio de un pie) y así ciertos símbolos representaban más de una palabra. Puesto que las palabras del sumerio fueron en su mayoría monosilábicas, desde los primeros momentos los signos se emplearon como meras sílabas, sin tener en cuenta su significado original. Los símbolos que tenían más de una lectura, como palabras y como ideogramas, también adquirieron el valor de sílabas. Por eso, con tantas lecturas fueron polisémicos, o polífonos. Junto a esto hay que tener en cuenta que el sumerio es un idioma con bastantes palabras de sonido parecido o igual, es decir, había muchos símbolos homónimos.

Una vez desarrollado completamente, el sistema cuneiforme posee más de 600 signos. Casi la mitad se emplearon como ideogramas o como sílabas, los restantes sólo fueron ideogramas. Algunos signos sirvieron como determinantes, conocidos por determinativos, que indicaban la clase a la que pertenecía la palabra (del tipo hombre, árbol, piedra). A lo largo de su existencia, el sistema era una mezcla de ideogramas y sílabas. Cuando se aplicaba a una lengua diferente, los ideogramas se podían emplear, porque se entendían al representar objetos.

Con el tiempo se tendió a simplificar la escritura y a reducir el número de signos, sobre todo los polisémicos o polifónicos, para evitar la ambigüedad, con lo que se daba el primer paso para establecer el alfabeto, en el que cada signo representa un sonido, cosa que nunca había ocurrido en el sistema cuneiforme; este estado sólo lo han conseguido las escrituras ugras y persa antigua

Los Jeroglíficos Egipcios

Los jeroglíficos egipcios no parecen haber evolucionado a lo largo de los siglos: nos los encontramos de repente en el año 3100 a. de C., en la antesala del Egipto Dinástico, y progresará poco a lo largo de su existencia. En general, la cultura y la escritura egipcia despertó el interés y la admiración de las civilizaciones posteriores, pero no fue hasta el Renacimiento donde prendió la verdadera llama decodificadora. Fue en este siglo XVI cuando se publica un manuscrito perdido de Horapollo de Nilópolis, docto egipcio del siglo IV a. de C. que dedicó su vida a la resolución de estos “acertijos”. Sus teorías eran demasiado fantasiosas y la mayoría erróneas.

Por desgracia, autores como Kircher, Warburton o Zoëga las tomaron por premisas ciertas, y comenzaron sus estudios sobre cimientos precarios. No obstante, también intuyeron algunas claves importantes, como la de que los jeroglíficos pudieran tener una base fonética (en contra de lo que pensó Horapollo); y la de que sería conveniente guiarse del copto (idioma tardo-egipcio de influencia griega que se mantenía allá por el siglo XVIII), ya que podía sugerir cómo se pronunciaban las palabras en el Egipto Dinástico.

Pero la clave para la resolución llegó en 1799. En ese año, un destacamento francés apostado en Egipto encontró la Piedra Rosetta, una gruesa plancha de piedra de 114 x 72 cms. Fue inmediatamente enviada a El Cairo, prevista su importancia. Allí pudo ser analizada por estudiosos y expertos. Era una piedra con una inscripción trilingüe (griego, egipcio y demótico). El primer paso fue traducir el texto en griego. La roca recreaba un decreto de los sacerdotes en honor al primer aniversario de la coronación de Ptolomeo V. Así, Thomas Young, líder de los descifradores, procedió a buscar la palabra “Ptolomes” (Ptolomeo según fuentes del copto). La identificación de ciertos nombres propios le permitió diseñar un alfabeto provisional para éstos, pero no pudo llegar mucho más allá de esto. Y es que el principal problema de Young fue el mismo que el de Horapollo: creer que la escritura egipcia había de ser no fonética, salvo en nombres propios extranjeros como Ptolomeo. El primero que fue capaz de salvar este problema fue Champollion, que intuyó correctamente que la escritura egipcia se componía de una parte fonética y de otra semántica; además de deducir algunos signos silabo-fonéticos y algunos casos de homofonía. Es, pues, a Champollion a quien debemos el método de lectura de los jeroglíficos.

Es posible que la idea de escritura fuera importada por los egipcios desde Mesopotamia, a partir de la invención del cuneiforme. A partir de la escritura egipcia se desarrollaron coetáneamente a ésta dos tipos de escritura cursiva: la hierática (usada por los sacerdotes) y la demótica (de uso documental). Los jeroglíficos podían escribirse tanto de izquierda a derecha como de derecha a izquierda, aunque solían adoptar la última dirección en la mayoría de los casos, excepto cuando por simetría convenía usar ambas (por ejemplo, en inscripciones idénticas flanqueando puertas).

Hoy día no sabemos cómo sonaba exactamente el idioma egipcio; de ahí la diversidad de maneras de escribir un determinado nombre (Kefrén=Jefrén). No en vano, el idioma egipcio lleva extinto varios miles de años. Además, se suma la dificultad de que no incluían símbolos fónicos que representasen las vocales, lo que redunda más en la divergencia de escrituras posibles de una misma palabra. Aun así, contamos con dos pistas importantes:

Una de ellas es el copto, la última fase del idioma egipcio, que nos permite hacernos una idea de cómo se escribía en el Egipto de la era Dinástica. La otra es la de los préstamos lingüísticos que el egipcio hizo a otras lenguas vecinas, que se han mantenido a lo largo de los años a pesar de la desaparición de los jeroglíficos.

Pero adentrémonos ahora en lo que es puramente escritura egipcia jeroglífica. La escritura jeroglífica se vale de :

Signos monoconsonánticos: los 24 signos consonánticos que reciben el nombre de “alfabeto”.

Signos biconsonánticos: que representan sonidos como /ms/, /mr/, /sw/,…

Signos triconsonánticos: que representan sonidos como /ndm/, /htp/,…

Complementaciones fonéticas: o añadidos de uno o varios signos monoconsonánticos, colocados al final de la palabra, para que aclaren la pronunciación de ésta.

Determinativos: logogramas que se suman al final de los fonogramas para aclarar el significado de una palabra en su contexto concreto. La mayoría suelen ser de naturaleza pictográfica.

De esto podremos preguntarnos, ¿para qué necesitaban los egipcios este sistema tan complejo?, si ya contaban con 24 signos monoconsonánticos con los que valerse de una manera igualmente eficaz. La respuesta es el prestigio, la tradición y, en general, el poder de una casta sacerdotal conservadora que se negaba a sacrificar la belleza y complejidad de su sistemas para alcanzar otro accesible a todos.

Lo que nos ha llegado de escritura egipcia es fundamentalmente inscripciones en piedra y loza, y la escritura sobre papiro:

Lo escrito sobre piedra y loza es generalmente referente a nombres de faraones y títulos reales; de lo cual lo más destacado es quizá la piedra Rosetta, conservada en el Museo Egipcio de Londres. De lo escrito sobre papiro conservamos mucho menos, puesto que no ha sobrevivido al paso de los años (no tampoco a los escrutinios de las bibliotecas donde se archivaban). El papiro era fruto de la unión de finísimas tajadas de caña, pegadas con su propio jugo. Un cómodo material, más fácil de manipular, que ha valido para escribir “el Libro de los Muertos”, quizá la obra más destacada en este soporte, que describe las ceremonias y ritos que han de seguirse para que el difunto alcance la vida eterna.

La Escritura Maya

La escritura jeroglífica maya es ideográfica, puesto que sus caracteres representan ideas y no figuras ni sonidos. Los caracteres no contienen un cuadro de la idea, sino un símbolo de la misma. Los caracteres que se emplean en este sistema de escritura generalmente son apenas algo más que símbolos convencionales.

El hecho más importante acerca de la escritura jeroglífica maya puede representar la fase más antigua de un sistema gráfico formal que haya llegado hasta nosotros. Esto no significa que la escritura jeroglífica maya sea el sistema gráfico más antiguo que se conoce. Las inscripciones mayas tratan en primer lugar de cronología, astronomía y cuestiones religiosa. Son tan completamente impersonales que es posible que jamás se haya grabado en ellas el jeroglífico del nombre de un hombre. El objeto principal y más importante de las inscripciones mayas de la Epoca Clásica era la fecha de la dedicación de cada monumento, la llamada Serie Inicial, generalmente grabada al principio de cada inscripción. Esta fecha se inscribía hasta el día en que se hacía la dedicación.

Cada una de las diecinueve divisiones del año civil de 365 días tenía su propia deidad. En la mayoría de las inscripciones el jeroglífico del nombre del dios patrono en cuyo mes caía la fecha correspondiente de la Serie Inicial, aparece grabado en el primer jeroglífico de cada texto.

A través de la combinación de elementos gráficos que representaban ideas, los mayas lograron dejar testimonio escrito de su historia y de sus descubrimientos en astronomía, matemáticas, medicina, y muchos otros temas que les interesaban. Por supuesto, la exactitud que alcanzaron en sus calendarios, les permitía llevar una cuenta muy precisa de las fechas en que todo esto ocurría.

Los mayas registraron su escritura en códices, manuscritos pintados utilizados como libros sagrados, pero también escribieron en diversos materiales y objetos como la cerámica, el algodón y la concha; asimismo, grabaron sus jeroglíficos en la piedra de sus estelas y edificios, en la madera, y en joyas hechas de piedras de hermoso colorido y texturas.

A lo largo de la historia, mucha gente se ha interesado en descifrar el misterio de la escritura maya. Todo empezó en el siglo XVI, cuando Diego de Landa, quien fue el primer obispo de Yucatán, elaboró con la ayuda de los porpios indios un alfabeto que incluyó en su libro Relación de las cosas de Yucatán. Dicho alfabeto fue la base para los estudios que realizaron los dos más importantes investigadores de la escritura maya de este siglo: el arqueólogo inglés J. Eric S. Thompson y el lingüista ruso Yuri Valentinovich Knórosov.

Aunque la escritura maya no está totalmente descifrada, dada su complejidad, fue el ruso Yuri Valentinovich Knórosov el que verdaderamente revolucionó el sistema de lectura e interpretación de los glifos al descubrir su carácter fonético (por representar sonidos) y logo-silábico (porque las sílabas tenían significados variados e independientes). Entonces, un glifo puede leerse de varias maneras, porque se puede escribir de varias formas diferentes una misma palabra, lo cual siempre provocó confusión

La Escritura China

Las primeras muestras de escritura china datan del 1400 a. de C. Se trata de inscripciones de tipo oracular realizadas en caparazones de tortuga y huesos de buey, pertenecientes a la dinastía Shang. El sistema ha progresado mucho a lo largo de sus 3000 años de vida y, aunque nadie duda que la pictografía fue importante en el nacimiento de los caracteres chinos, hoy apenas queda nada de icónico en ellos: su parecido es aproximado y más que discutible. La creación del Imperio Unificado de la dinastía Qin impuso un sistema bastante simplificado del anterior, que siguió en uso durante más de 1700 años hasta que en 1950 los dirigentes comunistas chinos crearon el actual sistema de Escritura Simplificada. Así, a lo largo de su vida, la escritura china ha ido variando su número de caracteres hasta tener incluso tener 49.000 de ellos en el siglo XVIII; ¿cómo pueden entonces manejar tal cantidad de signos?. En general, podemos clasificarlos de este modo:

Pictogramas: que muestran las palabras visualmente.

Grupo sencillo representativo: que representa las palabras a través de métodos de lógica visual.

Grupo completo representativo: que representa palabras a través de medios de lógica de ideas.

Grupo “rebus”: basado en el principio del mismo nombre.

Grupo semántico fonético: se basa en la combinación de un carácter que indica la pronunciación y otro que indica el significado.

Vemos que la complejidad del sistema es más que evidente, y que hace casi imposible la compilación de caracteres para la elaboración de diccionarios. Los criterios para ordenar los caracteres lógicamente no pueden ser los alfabéticos; se hace en función de su número de trazos, de su objeto de referencia o categoría; otra opción es elaborar silabarios como el de Soothill. Ningún modelo es del todo eficaz y, al no existir unanimidad en los criterios de ordenación de los diccionarios, el caos impera gravitando sobre la cuestión.

El idioma chino proviene de la rama Sino-Tibetana, y contiene ocho regionalectos incomprensibles entre sí, de los cuales el más hablado es el chino mandarín. Cada uno de éstos contiene una serie de tonos diferentes, de cuyo buen uso depende la correcta resolución de los múltiples casos de homofonía. Es por tanto que la escritura china es un auténtico arte, pues ha de salvar muy frecuentemente este tipo de problemas. Sin embargo, las dificultades que encierra el sistema escrito chino ha provocado siempre un alto grado de analfabetismo. Algunos pensadores, como Mao Zendong, han considerado que la solución a este problema podría ser la adquisición del sistema alfabético latino. Mao redujo en 1955 el número de trazos de algunos caracteres y eliminó otros por considerarlos inusuales. Esta reducción precedió al siguiente paso: en 1958 se introdujo un sistema alternativo que permitía escribir el idioma chino con caracteres latinos: el Pinyin. La intención de Mao era que el Pinyin desbancara a los caracteres chinos. Sin embargo, la oposición frontal de los conservadores lo impidió. Son dos posturas perfectamente comprensibles: los que consideran que la escritura ha de estar al alcance del pueblo, que apuestan por el Pinyin; y los conservadores que se niegan a que su bellísima escritura se vea eclipsada y desterrada por la “invasión occidental”. Parece que ahora se ha optado por un equilibrio entre ambas posturas, por una digrafía donde Pinyin y los caracteres clásicos chinos están condenados a entenderse.

La Escritura Japonesa

Los japoneses basan su sistema de escritura en el repertorio de caracteres chinos, a los que llaman “kanji”. Lógicamente, al adoptar los caracteres chinos, los japoneses les dieron valores fonéticos distintos, buscando los sonidos apropiados a su idioma. El sistema kanji se combina con un conjunto de caracteres fonéticos que sirven para aclarar el significado de los caracteres chinos; son los “kana”, signos inventados por los nipones que acompañan a los kanji. La convivencia entre signos muy logográficos, como son los kanji; y otros muy fonográficos, como los kana, hacen que el japonés merezca ser considerado como la escritura más difícil del mundo. La pregunta parece inevitable: ¿por qué recurren los japoneses a los caracteres chinos, si con sus kana podrían valerse perfectamente?.

Ciertamente los kanji serían prescindibles si se dotara de más hegemonía a los kana, pero de nuevo el prestigio de la escritura china parece ser la razón de que los japoneses se compliquen de este modo la vida. Además, parece que este sistema combinado forma parte de la idiosincrasia del pueblo nipón: la experiencia de aprender los kana y kanji forjan al japonés en la dedicación, la tenacidad y el trabajo.

Los japoneses no sólo han de aprender los Kanji, sino también su pronunciación. Ésta tiene una doble dimensión, que el lector tiene que intuir en cada caso según el contexto. La doble lectura de los sonidos consiste en una primera llamada “kun” y otra llamada “on”. El saber cuándo usar una u otra, sin confusiones, es importantísimo para que el japonés comprenda el mensaje escrito. Pero si complejos son los kanji, no menos lo son los Kana. La escritura fonética japonesa ha acuñado dos silabarios diferentes: el “hiragana” y el “katakana”. En un principio, el hiragana se usaba como escritura a diario y el katakana para edictos oficiales. Hoy día el primero es la más usada, y el segundo ha pasado a ser una especie de escritura cursiva

Pero, ¿para qué necesitan este sistema tan complejo de kana y kanji, con sus respectivas variantes? Además de por el ya citado prestigio, el sistema mixto permite a los japoneses librarse de la frecuentísima homofonía que tendrían kana y kanji por separado. Realmente nos cuesta comprender cómo ha podido florecer una civilización con semejante enrevesado sistema. Por si la complejidad no fuera suficiente, desde 1980 kana y kanji han tenido que dejar sitio a un inquilino más: el alfabeto latino. La publicidad de las multinacionales comenzó a entrar en el país hace 20 años, y las empresas veían el alfabeto latino más apto para sus anuncios que el sistema mixto japonés, que incluso podía generar rechazo. Cabe suponer que algún día el alfabeto latino acabará desbancando a la escritura mixta, pero, hasta que eso ocurra, ¿cómo podrán convivir tres sistemas de escritura?. Los japoneses, lejos de considerarlo una amenaza, ven el híbrido entre kana, kanji y romaji (así llaman ellos a nuestro alfabeto) como algo entrañable, reflejo de la capacidad de asimilación cultural de su país.

Todo lo que tiene este sistema de bello y mágico lo tiene de enrevesado. Ya desde 1880 se lleva planteando la cuestión de su simplificación, a la que se opone radicalmente la clase conservadora. Después de la Segunda Guerra Mundial, el número de kanji que debía dominar un japonés medio era de 1900 kanji. Ni siquiera el auspicio de EE.UU. sobre Japón tras su derrota en la guerra pudo reducir la complejidad de su sistema. Sólo la informática parece que vaya a imponer finalmente el alfabeto latino, debido a las dificultades que entraña inventar teclados de 2000 kanji y su impresión.

Un Resumen de la Historia

Los sistemas de escritura tienden a ser conservadores, incluso no faltó en sus orígenes la atribución de ser un regalo de los dioses. Todo cambio o modificación ortográfica plantea grandes dudas, e incluso en los congresos de lingüistas que se plantean la necesidad de reformar la ortografía para eliminar pequeñas incoherencias, existen grandes resistencias para llevarlo a cabo, y es difícil llegar a acuerdos y compromisos. Dado este grado de conservadurismo, la sustitución o las mayores innovaciones de la escritura sólo tienen lugar cuando un pueblo se la presta a otro porque lo domina o lo coloniza. Por ejemplo, los acadios adaptaron a su propia escritura la parte silábica del sistema sumerio que era ideosilábico; no obstante mantuvo sus propios ideogramas y los empleó como si fueran un sistema de taquigrafía.

Cuando los hititas adoptaron el sistema acadio, eliminaron los signos silábicos ambiguos, es decir, los homofonémicos o sus contrarios, polifonémicos, así como también muchos ideogramas sumerios, pero conservaron la ortografía silábica de los acadios.

El primer escrito que se conoce se atribuye a los sumerios de Mesopotamia y es anterior al 3000 a. de C. Como está escrito con caracteres ideográficos, su lectura se presta a la ambigüedad, pero está presente el principio de transferencia fonética y se puede rastrear su historia hasta averiguar cómo se convirtió en escritura ideosilábica. En el caso de los egipcios se conocen escritos que proceden de unos cien años después y también testimonian el principio de transferencia fonética. Puede que la evolución de la escritura egipcia respondiera al estímulo de la sumeria.

Casi a la vez, en Elam se desarrolló la llamada escritura protoelamita. Todavía no ha sido descifrada y no se puede decir gran cosa sobre ella excepto que es ideosilábica y el número de signos que tenía. Algo después, surgieron también sistemas ideosilábicos en el Egeo, Anatolia, el valle del Indo y China. Otros pueblos tomaron sus silabarios para escribir sus propias lenguas. En la última mitad del segundo milenio antes de Cristo los pueblos semíticos que vivían en Siria y Palestina tomaron el silabario egipcio bajo la forma más sencilla y reducida (esto es, los signos de consonante más cualquier vocal), y abandonaron sus ideogramas y su silabario complejo. Este nuevo silabario estaba prácticamente hecho, porque los egipcios nunca escribieron vocales. El primer documento de escritura semialfabética se ha encontrado en las inscripciones conocidas por protosinaíticas, que están fechadas en torno al 1500 a. de C. Otro sistema de escritura parecido data del 1300 a. de C., y se ha encontrado en la costa norte de la actual Siria, en Ugarit, pero en este caso los caracteres de la escritura eran unas cuñas como las de la escritura cuneiforme de Mesopotamia. En toda la zona se escribía de forma parecida y fueron los griegos quienes tomaron su escritura de los fenicios. Dieron el último paso, pues separaron vocales de consonantes y las escribieron por separado; así se llegó a la escritura alfabética en torno al 800 a. de C. Todavía no se ha alcanzado una escritura alfabética tal y como aquí se ha descrito a definirla como un sistema completo

El Primer Alfabeto

Alfabeto: palabra de origen griego formada a partir de alpha y beta, nombre de las dos primeras letras de su abecedario, serie de signos escritos que cada uno representa un sonido o más de uno que se combinan para formar todas las palabras posibles de una lengua dada.

El alfabeto trata de representar cada sonido por medio de un solo signo, lo que se consigue pocas veces, excepción hecha del coreano (que es el más perfecto) y, en menor grado, de los silabarios japoneses. Los alfabetos son algo distinto a los silabarios, pictogramas e ideogramas. En un silabario un solo signo representa una sílaba (secuencia de fonemas, entre dos y cuatro, que se emiten sin pausa). Por ejemplo, el japonés posee dos silabarios completos —el hiragana y el katakana— inventados para complementar los caracteres que poseían de origen chino. Un sistema pictográfico representa por medio de dibujos los objetos que así lo permiten, por ejemplo, el dibujo de un sol significa la palabra sol. Un sistema ideográfico emplea la combinación de varios pictogramas para representar lo que no se puede dibujar, como las ideas y los verbos de significación abstracta. Así si se combinan los pictogramas chinos sol y árbol representan la palabra del punto cardinal Este. Casi todos los alfabetos poseen entre veinte y treinta signos, aunque el rokotas, de las islas Salomón, sólo contiene once letras, mientras que el khmer cuenta nada menos que con setenta y cuatro letras.

Los primeros sistemas de escritura son de carácter pictográfico, ideográfico o una combinación de los dos; entre éstos están la escritura cuneiforme de los babilonios y los asirios, la escritura jeroglífica de los egipcios, los símbolos de la escritura china, japonesa y los pictogramas de los mayas. Lo que distingue a estos sistemas de un silabario o de un alfabeto es que el signo deja de representar un objeto o una idea y pasa a representar un sonido. Normalmente, el sonido es el sonido inicial de la palabra hablada indicada por el pictograma original. Así en el semítico temprano, un pictograma que representaba una casa, pasó a ser la escritura de la b, primera letra de la palabra beth que en este idioma es como se decía casa. El símbolo primero significó casa, luego la idea del sonido b y más tarde es la letra b, tal y como ha llegado al alfabeto español.

El alfabeto es otra interrogante que se abre inevitablemente en el tema de la escritura. Sabemos que los griegos fueron quienes introdujeron la idea del alfabeto pero, ¿fueron ellos realmente los pioneros?¿ Por qué era tan necesaria la invención del alfabeto?¿ Acaso para agilizar las operaciones comerciales? De ser así, ¿ por qué la no hay indicios de contabilidad en las primitivas escrituras alfabéticas griegas?

Los primeros indicios de escritura alfabética fueron hallados en antiguas minas del Sinaí, que habían pertenecido a los egipcios. Petrie, el autor del hallazgo, observó que la escritura, por su pequeño número de caracteres, parecía ser alfabética, y que plasmaba el idioma semítico.

¿Qué hacía escritura semítica en estas minas egipcias? Como se supo más tarde, los egipcios se habían valido de los cananeos como esclavos para explotar dichos yacimientos, por lo que es fácil deducir que los mineros habían aprendido el sistema en Canaán antes de ser apresados. Así, todo apuntaba a que la escritura alfabética había nacido en Canaán, a partir de escrituras protocananeas semi-pictográficas: las letras tomaban el nombre del pictograma que representaban antaño (la primera letra, que tiempo atrás se asemejaba a un buey, se llamaba “aleph”- buey -). Siendo los cananeos, habitantes de una región de paso para egipcios, babilonios, hititas y cretenses ; y siendo, como eran, comerciantes natos ; parece lógico que necesitasen valerse de un sistema rápido, sencillo y sin ambigüedades.

Con el tiempo, la idea de que escritura se fue contagiando a otras regiones. En el siglo XIV a. de C., los habitantes de Ugarit, mercaderes en su mayoría, persuadidos por el descubrimiento cananeo, adoptaron el cómodo sistema alfabético para transcribir su idioma, con un total de 30 signos cuneiformes. Esta forma de escritura desapareció por la crisis de Ugarit en el 1200 a. de C. Tras otras invenciones como el Lineal A (sistema de escritura silábico que tuvo un lapso de uso que va desde el siglo XVIII a. de C. al XV a. de C., donde el sentido de la escritura es horizontal de izquierda a derecha) o la escritura pseudo-jeroglífica, la idea del alfabeto parece resurgir de nuevo en zonas de Israel. Quienes rescataran el sistema alfabético del desuso serán los fenicios, comerciantes viajeros empedernidos, que a partir del siglo XI a. de C. Comienzan a usar una escritura alfabética, inspirados en los antiguos cananeos. Contaba con 22 caracteres, ninguno de ellos vocálico.

Más tarde, los griegos comerciantes apreciaron la comodidad que podía permitir un sistema alfabético: es por eso que tomaron los caracteres fenicios con un nombre aproximado al de éstos ( “alfa” en lugar de “ aleph”; “beta” en lugar de “beth”). Además, convirtieron cinco consonantes débiles en vocales.

La adopción del alfabeto fenicio por los griegos entre el 1100 al 800 a. de C. No significa que antes fueran iletrados: como ya hemos visto se valían anteriormente del Lineal B (sistema de escritura silábico que tuvo un lapso de uso que va desde el siglo XVI a. de C. al XI a. de C., donde el sentido de la escritura es horizontal de izquierda a derecha). Respecto a la razón a la que responde ese cambio de sistema tan repentino, los expertos discrepan. Unos defienden que se basa en razones comerciales y otros, los más románticos, consideran que se debe al deseo de algún culto coetáneo a Homero de conservar la belleza de la Ilíada y la Odisea en un sistema apropiado para escribir poesía épica: sin duda, el sistema fenicio con la introducción de las vocales era ideal.

Así, los etruscos tomarían más tarde el sistema alfabético de los griegos, y los romanos a su vez de los etruscos, expandiéndose así el sistema alfabético ideado por los fenicios a lo largo de Europa y, más tarde, de todo el mundo.

Alfabetos Nuevos a partir de Alfabetos Viejos

Hoy día la mayoría del planeta (salvando China y Japón) utilizan sistemas alfabéticos para expresarse por escrito. Normalmente los sistemas alfabéticos cuentan con un repertorio de 20 a 30 símbolos. Conviene, llegados a este punto, hacer un repaso a las principales escrituras alfabéticas:

EL ALFABETO GRIEGO Y LATINO: el hecho de que las grafías en latín y griego sean diferentes tiene su razón en que el alfabeto latino procede de uno de los dos alfabetos oficiales que convivieron durante mucho tiempo en Grecia, el euboico, que fue el que se exportó a Italia y más tarde usaron los etruscos y latinos; mientras que el actual alfabeto griego se vale del jónico, alfabeto que se impuso en Grecia como obligatorio en los documentos a partir del 402 a. de C. Es por ello que hoy la apariencia de ambas escrituras es diferente, pero las diferencias son puramente formales: la mayoría de los signos coinciden.

EL ALFABETO CIRÍLICO fue, según dicen, ideado por san Cirilo en el siglo IX por petición del rey de Moravia, para tener un alfabeto diferente al que exigía la Iglesia de Roma. Tenía en su origen 43 letras, aunque hoy apenas cuenta con 30.

LOS ALFABETOS SEMÍTICOS: su característica común es la de que sólo anotan 22 símbolos, todos ellos cosonánticos. Los sonidos vocálicos han de ser intuídos por el lector a partir de una serie de “puntos” cuya posición indica el sonido pertinente en cada caso. Dos ejemplos de escritura semítica son el HEBREO y el ARAMEO. El hebreo es la lengua de los judíos ortodoxos, con sus modalidades; y el arameo fue el sistema oficial de varios imperios, llegando incluso hasta la India.

EL ALFABETO ÁRABE: nació en la primitiva comarca árabe de los nabateos, que hablaban una variante del árabe, que transcribían con el alfabeto arameo. Poco a poco fue apareciendo un sistema de escritura “nabateo-arameo”, precursor de la escritura árabe, que nacería a mediados del primer milenio, desplazando al arameo. Hoy cuenta con 28 consonantes y ninguna vocal.

EL ALFABETO INDIO: su origen es una incógnita, ya que no mantiene relación con ninguna escritura conocida, ni siquiera con las escrituras primitivas del valle del Indo de 1500 años atrás. Las primeras manifestaciones se dan en el siglo III a. de C., y son edictos grabados en roca en dos tipos de escritura diferente: el Kharoshti, procedente del aramaeo; y el brahmi, del que derivan más de 200 sistemas de escritura.

EL ALFABETO COREANO: en 1444, el docto monarca Sejong ideó un sistema de escritura alfabético, llamado hangul, para abandonar así los retorcidos símbolos chinos, que no se adaptaban a las necesidades del coreano. Como cabía prever, la iniciativa del soberano no tuvo el apoyo de los conservadores, por lo que caracteres chinos y coreanos constituyeron un sistema mixto. Hoy día se avanza cada vez más hacia la hegemonía del hangul.

EL ALFABETO RÚNICO: surgieron en el siglo II a. de C. en zonas de Francia, Centroeuropa y Escandinavia. Su origen no está del todo claro, aunque sí se sabe que sufrieron modificaciones con la romanización. Contaba con 24 caracteres de cierta influencia latina que se podían girar en cualquier dirección, a gusto del escritor. El problema que plantean las runas es el que plantean tantas otras escrituras: sabemos leerlas pero no comprendemos el idioma que hablaban sus escritores.

EL ALFABETO CHEROQUI: en un principio su autor, Sequoya, trató de idear un sistema plenamente logográfico, pero debido a la dificultad que planteaba tal tarea, optó por inventar este alfabeto (que más bien es un silabario). Con sus 85 símbolos se pueden representar 6 vocales, 22 consonantes y unos 200 grupos de fonemas y sílabas. El alfabeto cheroqui fue concebido en 1821 y aprendido en su periodo de vida por el 90% de la población cheroqui, publicándose incluso algunos periódicos y documentos oficiales con él; hasta que cayó en desuso y desapareció.

Comúnmente se piensa que el alfabeto contribuyó al avance de la democracia, porque permitió a muchos ciudadanos aprender a leer y, por tanto, participar en la vida política. Esta idea, si se piensa bien, no está exenta de razón: no olvidemos que los conservadores egipcios preferían el complejísimo sistema de jeroglíficos en lugar de su alfabeto; para así tener ellos la exclusividad de la escritura y de la cultura. Y es que la lectura aporta saber, y a los gobernantes no siempre les conviene que la gente sepa.

SISTEMAS DE ESCRITURA

Sistemas Incompletos

Los sistemas incompletos se usan para anotaciones, o son mecanismos nemotécnicos que recuerdan hechos significativos o expresan significaciones generales. Estos sistemas, que también reciben el nombre de subescrituras, incluyen la escritura pictórica (o pictografía), la ideográfica y la que usa objetos marcados y no marcados, como mecanismos nemotécnicos.

Estos sistemas se caracterizan por una gran ambigüedad, dado que no existe correspondencia entre los signos gráficos y la lengua que tratan de representar. La finalidad de un pictograma, un ideograma o un objeto es la de traer a la mente una imagen o una sensación que antes se ha expresado por medio del lenguaje. Éste y no otro era el procedimiento que seguía la escritura pictórica de algunos pueblos indígenas norteamericanos antes de la colonización, donde cualquiera puede leer aunque no conozca la lengua.

De todas maneras, si se trata de interpretar la escritura de un sistema incompleto sin tener conocimiento previo de esa cultura, se corre el peligro de no comprender íntegramente su significado, o de realizar una interpretación errónea. Los pictogramas son los sistemas de escritura más primitivos.

Sistemas Completos

Un sistema completo es aquél que es capaz de expresar en la escritura todo cuanto formule su lengua. Se caracterizan por una correspondencia más o menos estable entre los signos gráficos y los elementos de la lengua que transcriba. Tales elementos pueden ser palabras, sílabas o fonemas (unidad mínima de una lengua que distingue una realización de otra). Así pues, estos sistemas se clasifican en ideográficos (también llamados morfemáticos), silábicos y alfabéticos. Dado que cada signo gráfico representa un elemento de la lengua, hace falta conocer esa lengua para comprender el significado de lo que escribió su autor. Ahora bien, eso no significa que un sistema de escritura esté ligado únicamente a una sola lengua; de hecho, son fácilmente transferibles de una lengua a otra. Lo único que significa es que, a diferencia del pictográfico, ningún sistema completo puede leerse si el lector no comprende la lengua que allí está representada.

Sistemas Ideográficos o Morfemáticos

Se caracterizan porque sus signos, que se llaman ideogramas, representan palabras completas. En algunas ocasiones los signos representan toda una serie de palabras derivadas, y en otras un solo signo representa varias palabras separadas y distintas. En un sistema ideográfico puro estas ambigüedades quedan sin resolver. Sin embargo, para resolverlas existen unos signos determinados que aseguran la lectura correcta. Esos signos se usan como indicadores fonéticos y semánticos, y se suelen llamar complementos fonéticos y determinativos. Los determinativos son los que indican la clase o la categoría gramatical a la que pertenece la palabra que representa el ideograma. Los determinativos son también ideogramas, pero no se leen, sino que sirven para expresar una clase semántica, como dioses, países, pájaros, peces, verbos de acción, verbos que significan proceso, objetos de madera, de piedra, y así sucesivamente. Los complementos fonéticos tienen un uso parecido, pero muestran de forma más específica cómo se pronuncia toda o parte de la palabra que representa el ideograma. Por ejemplo, dentro de la escritura del español, el ideograma 2 se lee dos. Sin embargo, cuando se escribe el ordinal, hay que añadir el complemento fonético o y el ideograma más el complemento 2.º, se lee segundo, si el complemento fonético se combina con el determinativo que expresa femenino ª, el logograma se transforma en 2.ª y se lee segunda. En este ejemplo se emplean los signos con una finalidad fonética (y no ideográfica). En otras palabras, el signo º funciona no para traer a la mente una idea y la palabra con la que se asocie, sino que trae a la mente un sonido que forma parte de la palabra representada por el ideograma completo. Los indicadores fonéticos surgen a partir de unos ideogramas que tuvieron el mismo significado que el sonido que representan. A este procedimiento se le llama transferencia fonética. Los indicadores fonéticos tampoco se leen, sólo sirven para facilitar la lectura de los ideogramas básicos.

Se ha visto hasta aquí un sistema en el que los elementos de una lengua se representan únicamente por medio de los ideogramas. Ahora bien, esta escritura resulta adecuada para muchos nombres y verbos simples y primitivos, pero no para los adjetivos y los adverbios que suelen ser palabras derivadas, ni tampoco para los pronombres o los nombres propios, y mucho menos puede representar los matices que añaden las terminaciones de caso o de la conjugación verbal. Por lo tanto, según lo que se definió anteriormente, no es un sistema de escritura completo ya que no transcribe todo lo que expresa su lengua. En resumen, si no cumple con este requisito, un sistema ideográfico no será completo, por mucho uso que haga de los indicadores semánticos y fonéticos.

Sistemas Silábicos

Para superar las deficiencias de la escritura ideográfica, se empleaba el principio de transferencia fonética. Cuando se utilizan signos que representan sonidos, sílabas en este caso, se pueden escribir todas las palabras que no era posible hacerlo con la escritura ideográfica. Además, cuando se añaden los signos silábicos a las raíces, es posible representar morfemas, es decir las terminaciones de caso o las de la conjugación verbal. Hay que destacar que deben leerse e interpretarse porque son elementos de la lengua escrita, frente a los indicadores fonéticos.

Un sistema mixto, el ideosilábico, es el primer paso para uno completo. Una vez alcanzada la capacidad para expresarlo todo, el problema se plantea ante la disyuntiva de reducir la ambigüedad o hacer más económico el sistema de escritura (número de signos necesarios para escribir cualquier realización). El problema reside en que se requiere un elevado número de signos, porque el número de palabras que tiene una lengua es también elevado. El segundo paso consiste en reducir el número de signos imprescindibles y eso se puede conseguir si se agrupan en uno sólo todas las palabras de significado parecido, o en emplear el mismo signo para palabras distintas, pero aun así, este sistema necesita unos quinientos o seiscientos signos. Además, la ambigüedad es mucha, a menos que se empleen indicadores, lo que significa sacrificar su ventaja principal, que consiste en tener menos signos por cada realización. Por otro lado, el número de signos que precisa un sistema silábico puro pocas veces supera los doscientos. Frente a la escritura ideográfica, la silábica ofrece una ventaja adicional, no hay que interpretarla puesto que las palabras se escriben sin ambigüedad fonética. La desventaja consiste en que de promedio, el sistema necesita más signos para escribir cada realización. En su forma más sencilla, un sistema silábico está formado por signos de vocal más consonante y signos para las vocales aisladas.

El siguiente paso consiste en reducir la lista de sílabas a signos que representen sólo consonante más vocal, sin diferenciar las vocales. Así se equipara el número de signos al número de sonidos consonánticos de la lengua, pero se aumenta la ambigüedad, porque el lector debe suplir el sonido vocálico correcto. Dado que se trata de escribir sílabas, los signos necesarios para escribir cada realización son tantos como los de la escritura silábica pura, que además expresa cada una de las vocales. El sistema silábico reducido necesita muchos menos signos y cada uno puede ser más sencillo. Sin embargo, mucha gente considera que esta forma de escribir es un sistema alfabético, o más adecuadamente semialfabético, puesto que no indica cada fonema aislado.

Sistemas Alfabéticos

El último paso hacia una escritura completamente alfabética consiste en escribir por separado los sonidos vocálicos de los consonánticos, lo que precisa de unos cuantos signos más, pero elimina la ambigüedad de tener que suplir las vocales al leer. Por tanto hay más signos para escribir cada realización, aunque el sistema completo necesite menos signos y más sencillos. Puesto que cada uno representa un fonema, la palabra así escrita es su transcripción fonética y no hay que sustituir ningún sonido al leerla.

Estos sistemas trazan la teoría y los procedimientos de escritura, pero hoy por hoy no existen sistemas de escritura que sean una forma pura. Existen elementos de uno y otro tipo incorporados a alguna de las formas que conocemos; un ejemplo de ello es el número de logogramas que son necesarios en los modernos sistemas alfabéticos.

CONCLUSIONES

Podemos decir que el lenguaje es una capacidad exclusivamente humana, si bien compartimos con el resto de los animales otras maneras de comunicarnos, como por ejemplo la comunicación gestual. El hombre, a diferencia del resto de las especies, puede transmitir ideas, incluso fantasías o cuestiones imaginarias, producir un pensamiento abstracto por medio de signos lingüísticos arbitrarios ó por un complejo medio de comunicación como son las matemáticas. Una diferencia importante con el resto de las especies radica que en estas últimas, rige un patrón genéticamente establecido en las señales que emplean. En cambio en el hombre no hay tal influencia genética. Esto se ilustra por el hecho de que alguien aprende un lenguaje determinado según el entorno de su socialización y no el que tenían sus padres.

El lenguaje nos sirve para construir nuestros pensamientos, echar a volar la imaginación, comunicarnos con los demás o con nosotros mismos. Por ejemplo, cuando uno se habla a sí mismo, en silencio, hace uso del lenguaje interior para dirigir o apoyar sus acciones, concebir ideas o incluso para felicitarse o reprenderse, como si dentro de uno existieran dos personas : "¡Qué bien lo hiciste!"; "¡Otra vez te equivocaste... te van a retar!"

La escritura no surge en cada sociedad por generación espontánea, sino en relación a sus necesidades, a sus antepasados, y, por qué no, a sus vecinos. Hace muchísimos años, cuando los hombres crearon el lenguaje verbal sólo lo utilizaban oralmente. Por esta razón no podemos saber cómo eran estos primeros lenguajes y cuáles eran los pensamientos que las personas se comunicaban. Hace apenas unos miles de años, se desarrolló la escritura y desde entonces existe testimonio escrito del lenguaje verbal de antiguas culturas. La escritura permite dejar un registro duradero de los hechos históricos, las costumbres, la ciencia y la literatura de los pueblos.

La escritura es una categoría básica en la vida humana. El hombre comenzó esta práctica por necesidades que partían de su interior, como el alcanzar la inmortalidad a través de los escritos, conocer el futuro y , por supuesto, la incontenible necesidad de comunicar, que no siempre podía verse satisfecha con la lengua hablada por trabas espacio-temporales. A esto se le suman otras necesidades de tipo externo, como facilitar la contabilidad. Por tanto, la escritura, puesto que parte de necesidades del individuo, ya sean generadas por el entorno o por sí mismo, no es un agregado, sino un principio sustancial.

El Lenguaje y La Escritura son grandes milagros, milagros de los que actualmente nos hemos olvidado con el automatismo con que lo llevamos a la práctica. Milagros cuya autoría pertenece al Hombre.

BIBLIOGRAFIA

http://oncetv-ipn.net/

http://www.pleiads.com/

http://www.proel.org/alfabetos/

http://payson.tulane.edu/

http://zitux.hypermart.net/

http://www.multimedios.org/

http://www.yucatan.com.mx/

http://www.rincondelvago.com/

Enciclopedia Multimedia Microsoft Encarta 2000

11

- 1 -