Organización: Coaching

Empresariales. Conserjería. Coach. Confianza. Liderazgo. Objetivos. Proceso

  • Enviado por: Jr_chandler
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad

Introducción

Tradicionalmente el trabajo se ha considerado manual. Sin embargo, en la actualidad se lo considera fundamentalmente conversacional.

Desde esta perspectiva, aspectos tan relevantes de la organización como son los procesos de trabajo, la creación de valor y la gestión del conocimiento, entre otros, se generan a través de las conversaciones; y son éstas las que determinan que dichos aspectos sean o no satisfactorios.

Y dentro de este escenario es que ha aparecido el coaching, tema sobre el cual vamos a desarrollar este trabajo de manera breve, básica y precisa, de modo de poder entender cómo es que se está gestando hoy por hoy la nueva administración empresarial en el siglo XXI.

El coaching es una práctica emergente, un nuevo oficio que surge del reconocimiento de las insuficiencias que exhibe el rol del directivo en las organizaciones para poder responder adecuadamente a los desafíos que enfrenta.

Frente a esta situación es que existen dos tipos de coaching o consejería, una es la conserjería dentro de la organización, donde se le enseña al trabajador a comportarse en el lugar de trabajo, y se le brinda una asesoría sobre los aspectos que necesitan saber para avanzar dentro de la organización. Y la otra es la consejería externa a la organización, esta ayuda al individuo a trazar metas a largo plazo.

Como vemos, este es un tema que resulta interesante desde el principio por lo cual, trataremos de ir explicando paso a paso y de una manera clara y sencilla qué es un coaching y cuál es el verdadero rol que cumple éste en la organización.

¿Qué es Coaching? ¿Qué es un Coach?

Entendemos que un coach es un profesional que reúne un amplio espectro de competencias genéricas, que le habilitan para trabajar con las personas en aquellas situaciones, que suelen ser juzgadas como problemáticas y que están relacionadas con el rendimiento de la organización.

Las competencias genéricas de que hablamos, tienen que ver con la capacidad de escuchar y conversar. Con la capacidad de distinguir emocionalidades y fluir en ellas. Con tener distinciones en el ámbito corporal y saber actuar en consecuencia.

Las situaciones problemáticas más comunes, ante las que suele requerirse la ayuda de un coach tienen que ver con :

- dificultades de una persona o grupo de personas para alcanzar sus propios retos.

- dificultades de una persona o grupo de personas para incorporarse a procesos de aprendizaje concretos.

  • dificultades que surgen en el fluir de los procesos de negocio, que se identifican con claridad "como problemas de relación entre personas" o bajo el eufemismo de " problemas de comunicación " y que impiden incrementar la productividad reduciendo los niveles de compromiso.

Por todo lo anterior, un coach es aquella persona que, después de un proceso de aprendizaje riguroso y concreto, tiene la capacidad de observar los fenómenos organizacionales, reinterpretarlos de un modo más poderoso e intervenir en ellos de la forma más efectiva posible.

La mirada del COACH

Un coach es capaz de distinguir , dentro de situaciones problemáticas, aspectos de ellas que pueden ser considerados o convertidos en OPORTUNIDAD.

Un coach fija su atención en los procesos de negocio e identifica los juicios que dificultan a los miembros de los equipos de trabajo coordinar acciones con efectividad. Observa con atención su capacidad de aprendizaje y les acompaña en la superación de los límites que ellos mismos se habían impuesto.

Un coach sabe que las EMOCIONES son determinantes en los resultados que se obtienen en las organizaciones. Entiende la emocionalidad como predisposición a la acción que permite que ciertas cosas sean posibles y otras no. La CONFIANZA es la emocionalidad desde la que opera el coach, sabiendo cómo generarla, reconstruirla y, en su caso, detectar su faltante.

Un coach sabe dónde se encuentran la RESIGNACIÓN y el RESENTIMIENTO y sabe no sólo cómo desactivarlas, sino también cómo prevenirlas. Sabe que el ASOMBRO y la LIVIANDAD son emocionalidades que permiten aprender e innovar y que la AMBICIÓN y la PASIÓN son el origen de un LIDERAZGO preciso. El coach sabe como abrir espacios donde dichas emociones surjan.

El RESPETO es el marco ético por el que se rige el COACH. Su punto de partida es que las diferencias dentro de un equipo provienen de las distintas observaciones que aporta cada miembro. Y todas ellas son igualmente legítimas. El criterio por el cuál unas serán más válidas que otras no es la negación de su legitimidad, sino las posibilidades de acción que abran o cierren cada una de ellas.

Un coach MIRA a los seres humanos como seres en continuo proceso de transformación, completándose y constituyéndose como tales seres humanos a través de la relación con los otros. Por esta razón, denominamos a este tipo de coach: coach ontológico.

El proceso de COACHING

Nuestra capacidad de acción y aprendizaje tiene límites. El coach busca identificar, validar y / o disolver dichos límites y lo hace en procesos individuales o de grupo, dependiendo de los logros que se pretendan alcanzar y del tipo de acciones que se requieran para ello.

El COACHING es una conversación peculiar que habitualmente se inicia con la petición de ayuda por parte de la persona que en ese momento considera sentirse atrapado en un problema para el que no sabe qué acción tomar. Esta persona, a la que llamamos COACHEE, se entrega desde la confianza y permite que el COACH , durante la conversación, le proporcione una visión diferente del problema que enfrenta; y a partir de ahí, nuevas posibilidades de acción.

El trabajo del COACH consiste en convertir la conversación en una especie de danza, donde el COACHEE marca el paso y la música de fondo es el RESPETO.

En el proceso de coaching quien declara la validez de lo conseguido no es el COACH, sino el COACHEE. Esta es la grandeza del coaching frente a otras propuestas de aprendizaje: NO IMPORTA QUE EL COACH SIENTA QUE HA HECHO UN TRABAJO EXCELENTE, LO QUE IMPORTA ES EL JUICIO DE SATISFACCIÓN DEL COACHEE Y, SI A PARTIR DEL COACHING, ES CAPAZ O NO DE TOMAR ACCIONES DISTINTAS.

El tipo de retos que hoy enfrentamos en nuestras organizaciones, requieren de un tipo de relaciones distintas de las que hasta ahora hemos mantenido y propiciado. Los que se preocupan por el rendimiento de sus organizaciones buscan desde hace tiempo las claves para mantener y desarrollar determinadas competencias que ahora llamamos "soft" y que permiten el avance de sus equipos que hoy es necesario.

Un COACH aglutina esas competencias y además sabe cómo otros las pueden desarrollar. Tener competencias de coaching, se está haciendo tan necesario como mantener nuestro soporte tecnológico al día.