Organización social

Personas y organizaciones. Gerencia organizacional. Niveles jerárquicos. Sistema burocrático. Weber. Elton Mayo. Goffinan

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

LA SOCIEDAD ORGANIZADA

Vivimos en una sociedad organizada en la cual el análisis científico de la propia organización racional, comienza a ser vital para la subsistencia de la sociedad. Pero aunque vivimos en esta sociedad, ésta se puede definir de muchas maneras; muchos autores la definen como una sociedad organizada. Para tener claro qué son organizaciones podemos definirlas como agrupaciones humanas o sociales, reconstruidas para alcanzar una serie de fines concretos específicos, limitados y claramente enunciables. Las organizaciones tienen una estructura formal que implica un conjunto de reglas, una diferenciación explícita y porque hay una relación socia específica.

Las organizaciones tienen cierta continuidad en el tiempo. Se distinguen de las instituciones y de los grupos sociales porque son creadas de forma consciente para conseguir un objetivo mientras que la familia surge de una forma natural.

El tema de burocratización de la sociedad contemporánea tiene una gran importancia, ya que se considera que es el proceso más típico de desarrollo de las sociedades industriales (Weber). El tema de la teoría de Weber se estudia desde la sociología y se basaba en estudios de la Administración Pública. Weber da importancia al poder, a la dominación mientras que Taylor, Fayol y la Relación de la Escuela Humana se basan en la eficiencia de la empresa.

Modelo burocrático de Weber: Cuando Weber habla de burocracia se refiere a la Administración Pública y luego se aplica a las grandes organizaciones de los mismo principios. La mayoría de las grandes organizaciones están muy burocratizadas. Weber desarrolla esta teoría como forma superior de racionalidad en la organización. El modelo de Weber es el primer rango de lo clásico que ofrece una visión global de las organizaciones. Weber sitúa la burocracia distinguiendo entre poder y dominación, que se diferencian por el consentimiento y la legitimidad. El poder es la forma de imponer la voluntad propia y la dominación sería la probabilidad de encontrar obediencia. Cuando la persona acepta esta confinación entonces se trata de una dominación legítima pero es esta legitimidad la que da una garantía de estabilidad a la dominación.

Durkheim ve este proceso de burocratización como un proceso inevitable de decisión del trabajo social en una sociedad integradora.

Los problemas que surgen en las diferentes organizaciones se causan porque los modelos que se utilizan, han sido excesivamente racionalistas y sobre todo conservadores. Este análisis que se realiza de los dos modelos conservadores se basa en varios factores:

  • Existe el fallo de relacionar adecuadamente las organizaciones con la política económica y, sobre todo, con el contexto social histórico general.

  • Se observa una ausencia casi total del análisis por clases sociales y según la división del trabajo social, así como una ignorancia considerable sobre el tema de la desigualdad social o la democratización real de la sociedad contemporánea.

  • Se pone de manifiesto que las organizaciones complejas mantienen una utilización ideológica y simbólica importante que debe ser también investigada.

La teoría conservadora de la organización considera que es el individuo el que debe ajustarse y amoldarse a las organizaciones complejas; mientras que la teoría crítica parte de la consideración de que las organizaciones complejas son las que deberían cambiar para amoldarse a los principios fundamentales de igualdad y democratización de las sociedades postindustriales.

La teoría crítica mantiene la idea de que existe un factor elitista en las organizaciones contemporáneas. Se dedica sobre todo el análisis de los conflictos entre los grupos sociales dentro de las organizaciones complejas, los cuales reflejan las divisiones por clases sociales dentro de la sociedad. Esta teoría considera que un papel activo de los trabajadores no es sólo posible sino un ideal para el cambio de las organizaciones.

Los estudios conservadores se dedican al estudio de la gestión y de la administración, negándose a analizar los problemas de manipulación, subordinación, corrupción, o simplemente coerción de un grupo o clase social sobre otra dentro de una organización.

En la interpretación weberiana se diferencian dos tipos de burocracia:

  • Una basada en la capacidad técnica o experta de las personas. Este tipo de autoridad está cimentado en el conocimiento, que suele dominar en las organizaciones de tipo democrático donde las personas colaboran para lograr unos objetivos que suponen la explotación de recursos o personas, externos a la organización.

  • La otra basada en las relaciones de autoridad. Este tipo se refiere a las organizaciones basadas en la autoridad jerárquica, con un sistema de disciplina más fuerte. No se tiene autoridad por el hecho de ser más racional, sino sencillamente ocupar una posición concreta en la jerarquía de la organización.

DE SU ANÁLISIS SOCIAL

Hoy en día el análisis social transcurre desde una imaginativa descripción de la sociedad futura hasta una lista de técnicas para facilitar la gestión administrativa.

Mills consideraba que los problemas del análisis social provienen por un lado de la burocratización de las universidades y, por otro lado, de la presión de una sociedad que quiere resolver sus problemas sociales pero que al mismo tiempo es incapaz de aceptar la crítica social.

El análisis de la sociedad no es el monopolio de un solo tipo de investigadores sociales. Es meta compartida por economistas, sociólogos, politicólogos, etc. Algunos de los análisis más incisivos sobre las organizaciones complejas no provienen de la especialidad de gestión y administración de empresas, sino de la sociología, la psicología e incluso la filosofía.

Se desarrollan dos hipótesis etnocéntricas; una es la teoría de la convergencia donde las sociedades se van a parecer cada vez más. Otra son las sociedades avanzadas.

Parte del problema es que la tradición teórica social ha sufrido durante décadas una distorsión funcionalista. Las críticas fueron escasas; en 1948, Gerth y Mills editaron un libro contradiciendo la interpretación conservadora y reduccionista de Weber para todo el análisis social dominante de la época. Pero con la crisis coexisten varios tipos de investigación social: una ciencia social abstracta, un tipo de análisis micro y una rama de investigación social clínica más aplicada a la solución de los problemas sociales desde la perspectiva de los que mandan o los que pagan.

La crisis sólo se puede solucionar promocionando los aspectos de autocrítica de lo que hasta este momento se ha producido en cada aspecto del análisis social y sobre todo del papel de los propios investigadores. Una solución es la reducción del alcance y actividad del análisis social y su reorganización al rededor de unos cuantos temas que permitan una investigación más profunda y relevante. Se dice que una teoría es buena si produce respuestas aceptables a problemas interesantes El objetivo es escoger una teoría que resuelva numerosos problemas.

Con lo que sugiere Mills en su libro en 1959 ("The Sociological Imagination"), se propone así un análisis social con una tarea cultural, compuesta de biografía, historia y sus actividades dentro de la sociedad, que pueda romper con el análisis acrítico que se produce. Se trata así de explicar al mismo tiempo el desarrollo de la sociedad, los modelos de organización y estructuración social, los objetivos ideales que se deberían alcanzar, los criterios y estrategias para llegar a esas metas. Pero el nuevo análisis social sugiere reducir los objetivos y proponer unas metas más humildes. En realidad lo peor de todo esto no es que el análisis social está en crisis, sino que se considere que tiene una solución.

La característica fundamental de la sociedad contemporánea es el incremento de las acciones sociales racionales según un objetivo; "una organización social Zweckrational", según Weber. Tanto Weber como Freud consideraban que la sociedad de¡ futuro es una cárcel, en donde el proceso de racionalización lleva a una represión inevitable ( Se pronostica un mundo infeliz ). La idea de una sociedad no represiva y no controladora es utópica.

El paradigma dominante en el análisis de las organizaciones se basa en la idea de una sociedad ordenada y permanente, teniendo que ignorar los problemas de tensiones sociales, crisis, corrupción, conflictos y cambios.

El problema del orden se transforma en el problema de la integración social, donde nadie puede sobrevivir sin estar integrado dentro de un grupo social. Bajo el punto de vista de otras teorías diferentes a las anteriores, la sociedad se convierte en un mercado de demanda y oferta, en donde se intercambian continuamente recompensas. Las personas forman parte de organizaciones porque creen que de esta manera obtendrán recompensas y su integración en la sociedad será mejor.

Para finalizar podemos decir que la estructura social depende cada vez más del sistema de redes de organizaciones complejas que funcionan como una variable independiente dentro de las organizaciones actuales.

TEORÍAS Y TEÓRICOS

El modelo de Weber se basa en el mantenimiento de jerarquías y de distintos niveles de personas que desarrollan una cualificación técnica. Todo ese sistema produce una división sistemática del trabajo que está basado en la formación especializada y en la experiencia técnica. Se desarrollan mecanismos que llevan a cabo el control sobre el trabajo de una persona y al mismo tiempo prevén las formas de especialización o de conocimiento técnico, así como las reglas con las cuales el desarrollo de esas tareas se coordinan con el de otras personas.

Todo este sistema burocrático está basado en que las personas que trabajan en esas organizaciones reciben unos salarios que son fijos. Las personas que están dentro de una organización no poseen ningún tipo de medios de producción ni de administración por lo tanto no son propietarios de nada; y es importante que los funcionarios sepan separar su vida particular de los intereses de la organización. De todas formas hay que reconocer que en las burocracias contemporáneas todavía existen dosis considerables de poder carismático de autoridad tradicional en los mismo lugares donde se desarrolla el sistema o modelo burocrático-racional.

Tipos de dominación de Weber:

  • Dominación tradicional: descansa en la creencia de la tradición, en la costumbre. Las normas pueden variar siempre que no contradigan unos principios eternos. La autoridad es muy personalizado y la estructura está basada en una relación de fidelidad. Este tipo de dominación da origen a organizaciones de tipo feudal, patrimonial, etc.

  • Dominación carismática: se basa en la creencia de un líder con características extraordinarias. También se basa en actitudes efectivas, magnetismo, etc. y en una devoción personal hacia la autoridad porque se lo supone dotado de unas características excepcionales. Este tipo de confinación da lugar a organizaciones administrativas muy inestables.

  • Dominación racional legal: no obedece ni a la tradición, ni a la persona, sino que se basa en la legalidad de unas normas. Hay unas reglas que hay que cumplir y la autoridad es impersonal que se añade al cargo y no a la persona. Este tipo de dominación da origen a la organización burocrática que es una organización racional.

La tendencia oligárquica y burocrática de las organizaciones es un tema de necesidad práctica y técnica, ya que es una situación inevitable que parte de la propia idea de organización, tan necesaria para cualquier firma de vida social como lo es el liderazgo.

Taylor considera que los que mandan deben tener una autoridad completa sobre los trabajadores y sobre la organización del trabajo. El taylorismo trata de las formas en que los que mandan se aseguran el control sobre los trabajadores, sobre el lugar de trabajo y sobre la organización. El objetivo de Taylor es construir una ciencia dentro de la empresa, que se ocupe de la gestión dentro de la organización. El problema más importante para él es el rendimiento de los trabajadores. Este rendimiento puede aumentar si se aplica al proceso de trabajo una serie de normas elaboradas científicamente. Su pretensión es aumentar la eficacia de la producción mediante una mejor adaptación de la persona trabajadora a la máquina.

Taylor pretende buscar la mejor manera para racionalizar el trabajo, que lo hace a través de la acumulación de conocimientos, métodos científicos como la observación y la experimentación a través de una definición concreta de las obligaciones y los deberes que existen. Taylor dice que las técnicas de trabajo tienen que ser rediseñadas para rentabilizar al máximo a las personas. Pero realmente lo que le preocupa es encontrar los sistemas que puedan incentivar a las personas para que se puedan desarrollar actividades económicas.

La teoría de la gestión científica y la tradición de psicología industrial dan origen a la escuela de relaciones humanas (Experimentos de Hawthorne). Esta investigación trataba de determinar los efectos de las condiciones de trabajo y la productividad de una serie de trabajadores. Estos experimentos se realizan entre 1927 y 1932.

  • El primer experimento se realiza en 1927-1932, es un experimento totalmente taylorista. Aquí querían poner en relación el trabajo de las personas con aspectos como la luminosidad, la fatiga, etc. También se pretendía medir el impacto que producía sobre el rendimiento el descenso de la jornada laboral y la introducción de pautas de descanso.

  • El segundo experimento tenía el objetivo del impacto que tenía la paga en los trabajadores sin introducir valoraciones en las condiciones de trabajo y ambiente.

  • El tercer experimento cuyo objetivo es introducir pautas sin reducir el horario y la producción aumentó, excepto en el último momento, que coincidió con la crisis económica de 1929 en EE.UU.

Se llegó a la conclusión de que los factores sociales eran determinantes en la productividad. Paralelo a estos experimentos se hicieron encuestas a los trabajadores para conocer sus opiniones respecto a los temas como las condiciones de trabajo, relaciones entre compañeros, dirección y sobre todo que tipo de problemas podían influir en su rendimiento.

Elton Mayo llega posteriormente a la hipótesis de que un papel importante en las organizaciones es precisamente el de los capataces y supervisores (La teoría de Mayo se patenta como una ideología empresarial).

Tras varios experimentos, la figura del capataz es una figura esencial para el control de los procesos de trabajo dentro de una organización compleja. La teoría de las relaciones humanas se desarrolla a partir de los estudios de satisfacción en el trabajo y en la productividad; pero la hipótesis central es que una mayor relación entre grupos e individuos dentro de una organización produce una aumento en la productiva. Se llega a la conclusión de que la moral de grupo está internamente relacionada con la eficacia y la productividad. A raíz de esto comienza una nueva etapa en la que se trata de incrementar la productividad manipulando factores individuales y de grupo. Se llega a la conclusión que tratando bien a los trabajadores se produce más por lo tanto el beneficio es mayor; así que se decide no explotar a los trabajadores.

Otro problema importante en las organizaciones es el que destaca Merton. Este escribe sobre las relaciones entre personalidad y organización, entre las metas y los medios institucionales para realizar la acción social, los tipos de adaptación individual y distingue entre funciones manifiestas y latentes. Selznick analiza el reparto del poder y, sobre todo, el proceso de cooptación o acomodamiento de los objetivos organizativos a las condiciones ambientales que garantizan la supervivencia de la organización. Selznick da importancia al tema de la capacidad o incapacidad que tiene la organización burocrática para adaptarse al entorno. Piensa Selznick que la burocracia no puede ser tan rígida como la define Weber, sino que debe ser más flexible y debe adaptarse al entorno. Lo que éste haría sería aumentar los riesgos de que los departamentos especializados se propongan objetivos diferentes a los de toda organización y esto provoca un conflicto, poniendo en peligro el objetivo general.

Todos estos estudios tienen en común lo crítico y también el tratamiento de la distribución del poder. Pero la base de las organizaciones complejas era la mentalidad burocrática, es decir, la fría, racional, previsible, etc., pero utilizando siempre la lógica para solucionar problemas futuros.

Hay dos teorías importantes dentro de las organizaciones que son en primer lugar la teoría de la agencia que asume que la vida social es en el fondo una serie de contratos. Los capitalistas realizan un contrato con los trabajadores, de la misma forma en que podría realizarlo los trabajadores con los capitalistas. Las personas tratan de maximizar su beneficio individual y minimizar el esfuerzo que dedican a obtener esas recompensas. En segundo lugar se encuentra la teoría económica de la transacción de costes que considera que el triunfo de las grandes organizaciones en la sociedad postindustrial se debe precisamente a que representan la forma más eficaz de producir servicios y bienes de consumo. Todo esto quiere decir que el capitalismo basado en grandes empresas es el sistema económico y social más eficaz que se haya podido investigar.

EL PODER INVISIBLE

El problema con mayor importancia en este apartado es el análisis de cómo se produce y destruye el poder dentro de una organización. Una de las lagunas importantes dentro de una organización son las personas que ejercen el poder y las personas que lo sufren. Para este problema se plantean los estudios de Goffinan, quien estudia la identidad de las personas dentro de las organizaciones y cómo esas personas crean poder incluso cuando son subordinadas.

La estructura de una organización se convierte en el resultado de los procesos múltiples de interacción, negociación, regateo, compromiso y sobre todo de conflicto entre grupos que compiten por el poder. Otro factor que obliga a abandonar la clasificación de las organizaciones según sus objetivos es que se observan irregularidades y conductas similares en diversos tipos de organizaciones. Éstas no dependen de sus objetivos sino de los procesos de conflicto y de negociación que existen dentro de ellas.

La estructura de las organizaciones complejas depende de la capacidad y del poder de control de unas personas concretas, que inician estructuras organizativas y son capaces de mantener luego el poder sobre esas instituciones.

Se llevan a cabo muchos estudios como por ejemplo el del análisis de la eficacia de la organización para averiguar cómo se puede elevar la productividad de la organización. Todo esto lleva a la conclusión de la satisfacción del trabajador, lo cual consiste en considerar que la satisfacción de las personas está estrechamente relacionada con la elevación de la productividad. Pero el problema base es la presunción de una correlación entre satisfacción y productividad.

Herzberg demuestra que los factores que producen satisfacción en el trabajo son distintos y no necesariamente opuestos a los que producen falta de satisfacción. La satisfacción de los trabajadores depende de un deseo cínico de incrementar los beneficios de la dirección o de la empresa.

Otro problema importante que se observa es un rechazo de admitir que dentro de todas las organizaciones existe un conflicto permanente y depende de la propia estructura de la organización; es más, siempre se considera el conflicto intergrupal como un fallo o como evidencia de que algo no está funcionando bien en la organización.

Según Weber las personas que dictan las normas dentro de la organización obedecen las normas de tipo impersonal. Los que dictan las normas no suelen cumplirlas.

El tema central consiste en averiguar cómo las normas son difundidas, organizadas y qué mecanismos mantienen las personas con poder dentro de la organización para hacer obligatorias esas normas al resto de los miembros.

Gouldmer en el estudio de las organizaciones complejas pone en duda la idea de que las reglas burocráticas crean orden o regularidad. Gouldmer acepta la idea weberiana de que la burocracia representa el máximo de la racionalidad contemporánea, se admite la sospecha de que sea sólo la racionalidad de algunos pocos. Gouldmer dice que no existe un modelo burocrático sino varios. Admite que hay un control formal que es básico en la burocracia pero también entiende que hay una serie de mecanismos formales que sirven para desbaratar ese control. El personal de la organización disminuirá su nivel de su actividad hasta un mínimo lo cual repercutirá en una nueva eficacia. Al haber menos eficacia habría más control y al haber más control hay más desobediencia.

En realidad el poder consiste en la habilidad de resolver problemas que son inciertos y cuyo control es importante para el propio destino de la organización. En dicho sentido el poder es igual a la capacidad de predicción relacionada con la organización pero lo importante es la capacidad para resolver cambios imprevistos o sucesos que no son esperados. Pero si las organizaciones sólo se analizan desde el punto de vista de la dirección, el objetivo fundamental es mantener y elevar la producción de bienes, equipamiento, ventas o cambios entre los seres humanos. Y si se analizan desde el punto de vista de los subordinados, se observa que los objetivos más importantes no son explícitos.

Un punto de vista importante es que la organización de la sociedad viene del deseo que mantienen las personas con poder dentro de la organización por reducir la falta de certeza respecto de la conducta de personas. Por lo tanto una sociedad organizada es una sociedad en la que existen numerosos mecanismos para legitimar procesos de desigualdad social, dominación y poder. Lo cual sugiere que la sociedad contemporánea no es otra cosa que una forma domesticada de lucha de clases, con normas preestablecidas.

Un aspecto importante que hay que analizar bajo mi punto de vista es en primer lugar cómo las personas que mandan ejercen su legitimidad a través de unas normas que son aceptadas por el conjunto de la organización y en segundo lugar por qué las personas aceptan las normas e incluso las interiorizan como buenas. Pero lo que en realidad me sorprende es por qué las personas obedecen.

Nuestra sociedad está acusada de estar burocratizado, pero hay que tener en cuenta que el aspecto que más incompetencia tiene es que las organizaciones persiguen el beneficio y no consigan los objetivos previstos. Para finalizar hay que decir que todos los tipos de organizaciones difunden ideologías distintas, y cada una de ellas influyen mucho en la sociedad.

MITO DE LA RACIONALIIDAD.

Para comenzar hay que saber que el mundo contemporáneo está basado en principio racionales; Todo se planifica y las interacciones entre grupos demuestran que se produce un progreso continuo en la dirección de la racionalidad. Pero en realidad todo esto son teorías que pueden ser refutadas.

El Mito de la racionalidad es una de las ciencias sociales más interesantes. La burocracia legal (Weber) se basa en principios racionales desde el punto de vista de las personas que mandan y no desde la perspectiva de los miembros de base. La existencia de organizaciones se basa precisamente su sistema de poder viene legitimado por la sociedad. Algunas organizaciones de la sociedad se caracterizan por ser más tradicionales, del tipo de funcionamiento o de normas escritas, etc.

En cambio el sistema de organizaciones en España es diferente en el sentido de que no tratan, por ahora, de ser instituciones racionales ni de planificar sus acciones de tal forma que los medios y los recursos que se utilicen estén coordinados con los objetivos que se quieren lograr. Las organizaciones contemporáneas están casi siempre organizadas en forma de pirámide y el poder está centralizado en la parte superior. En definitiva, de lo que se trata es de estudiar la distribución del poder en la sociedad contemporánea. Pero en realidad hay estudios que dicen que las estructuras jerárquicas de una organización tiene poco que ver con el desarrollo en su interior.

En una organización lo que desea el empleado-a es llegar a ser un profesional para así mantener el nivel de libertas personal en el desempeño de su trabajo y la disminución de reglas. Pero para conseguir esto se lleva a cabo la mecanización de la organización y la contratación de profesionales. Pero en realidad estos estudios no llegan a conclusiones convincentes.

En otro punto diferente se encuentran las instituciones publicas cuyo objetivo es la redistribución de los recursos dentro de la sociedad; pero la función real es que sean instituciones que controlen a las personas y no se conviertan en sistemas de redistribución de recursos. El sector público basa su éxito en la permanencia o mantenimiento de la organización y no tanto en la realización de servicios a la población. Las organizaciones privadas son consideradas exitosas mientras que las burocracias del sector público que gastan demasiados recursos suele ser acusadas de irresponsabilidad.

El sector público mantiene un objetivo exclusivo que es el de ofrecer un servicio, mientras que las empresas de tipo privado sólo tienen un deseo, que es el de obtener beneficios. Esta separación no es estricta ya que por supuesto el sector público quiere beneficios y quiere que las empresas privadas deseen obtener poder.

La dicotomía pública-privada, es una variable central pero ambigua en el análisis. Un ejemplo explicativo puede ser el sistema sanitario español, los hospitales, las escuelas:

Hospitales:

  • Los hospitales públicos dependen de la Administración Central, local o de las Comunidades Autónomas.

  • Los hospitales privados buscan fundamentalmente el lucro.

  • Una serie de hospitales semipúblicos también con la colaboración de la Cruz Roja.

Escuelas:

  • Escuelas públicas que dependen de la Administración Central y de las Comunidades Autónomas.

  • Escuelas privadas con auténtico beneficio de lucro.

  • Escuelas concertadas que están subvencionadas total o parcialmente por la Administración Pública.

1

1