Organización de espacios y materiales

Elementos docentes y recreativos. Equipamiento y mobiliario. Educación física. Materiales curriculares

  • Enviado por: Eduardo Alvarez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Solución a las Pruebas PISA 2012
Solución a las Pruebas PISA 2012
El  motivo de la creación de este curso, que en realidad es más una serie de problemas resueltos, se...
Ver más información

Cálculo Vectorial y de varias Variables
Cálculo Vectorial y de varias Variables
En este curso se estudiarán conceptos relacionados con las funciones de varias variables como una...
Ver más información


INTRODUCCIÓN

Según los sofistas griegos `la escuela es un lugar, un edificio, un espacio delimitado: a la escuela hay que ir.' Ciertos periodos de tiempo la escuela se ha encerrado en sí misma, desconectándose de la realidad, pero a partir de la difusión de los principios de la Escuela nueva tiende ha relacionarse con el exterior. Ahora la escuela trabaja en el medio, sobre el medio y `a favor del medio'. El espacio escolar es institucional, pero ha de mantener una actitud abierta hacia el entorno y a la sociedad, pero con autonomía para seleccionar y discriminar la información que procede del exterior.

El espacio educativo se rompe con los avances de las Nuevas tecnologías de la información como puede ser el Internet, medios audiovisuales, que suponen un espacio virtual dentro de la escuela y al que los alumnos pueden acceder para buscar información, acceder al mundo de la cultura, etc. Mc Luhan dice que los niños no aprenden sólo en la escuela sino también fuera de ella a través de la información que les ofrecen revistas, medios gráficos, televisión, etc., que hace que el aula rompa sus muros y se abra a la sociedad. Así toma fuerza la idea de las Ciudades educativas o de la Aldea global. Tendría sentido la escuela como lugar de puesta en común de experiencias vividas en la sociedad para que todo el mundo aprenda por igual.

  • ELEMENTOS QUE FORMAN PARTE DEL ESPACIO EN EL CENTRO EDUCATIVO.

  • Elementos estructurales del espacio.

  • El centro educativo ha dejado de ser un local físico para ser un instrumento de convivencia, de educación social y de perfeccionamiento de la responsabilización. Si el alumno/a pasa a ser sujeto activo en su aprendizaje, el espacio escolar deberá responder a esta nueva concepción. Actualmente los espacios de los centros se han especializado en instructivos, formativos, de gestión o circulación y, a veces, un mismo espacio tiene funciones diferentes.

    1.2. Clasificación de los elementos estructurales.

    Se clasifican en: docentes, recreativos, de servicios, de gestión y circulación.

    Docentes

    Se desarrolla una actividad educativa programada y ordenada: aulas, laboratorios, bibliotecas, salas de uso específico (tutorías, seminarios, etc.), salas de usos múltiples, etc.

    Recreativos

    Es donde alumnos/as se manifiestan libre y espontáneamente. Son espacios de propiedad de los estudiantes. Deben permitir realizar actividades lúdicas y recreativas a la vez que formativas. El profesor sólo interviene en la etapa infantil. Hay poca atención a estos espacios desde los equipos docentes.

    Servicios

    Son los WC, comedor y cafetería. Es necesario una limpieza y orden. Gran importancia en secundaria hacia la cafetería porque facilita las relaciones entre alumnos.

    Gestión

    No sólo la secretaría, conserjería, dirección y sala de profesores sino también otras salas de reunión y de trabajo individual y colectivo de todos los docentes. Para realizar tareas no directamente docentes, además estimulan el trabajo a los mismos.

    Circulación y comunicación

    Se corresponde con los pasillos, el vestíbulo, las escaleras, etc. Tienen dos funciones: permitir la circulación física de las personas por las instalaciones y facilitar la comunicación del trabajo desarrollado en el centro.

    Gran espacio común

    Lugar de reunión de todo el centro, desde alumnos a padres para poder realizar alguna actividad en común y cumplir los objetivos del proyecto educativo del centro. Además permite realizar foros, debate, teatros, etc. para dinamizar las actividades del centro.

    Los espacios escolares son rígidos y no permiten su cambio. No están diseñados para poder responder a las nuevas necesidades de distribución de espacios sin cambiar su estructura. Hay arquitectos que diseñan desde el punto de vista educativo llegando a la conclusión que las características de los centros sería facilitar los cambios, las adaptaciones, la flexibilidad en su utilización, la facilidad para cambiarlos e intercambiarlos, etc. los espacios han de ser variados en cuanto a dimensiones y polivalentes en cuanto a funciones.

  • EQUIPAMIENTO Y MOBILARIO.

  • Los equipamientos en el centro educativo.

  • Son el conjunto de elementos complementarios a la estructura básica del edificio y sus dependencias. Facilitan la tarea docente. Son las estanterías, pupitres, armarios, pizarras, etc. los equipamientos han de tener las siguientes características:

    • Ser flexibles y adaptarse a las diferentes necesidades o funciones educativas.

    • No impedir la movilidad del alumno en el centro y en el aula.

    • Potenciar la integración y la autonomía de todos los alumnos. Deben estar a su alcance.

    • Adaptarse a las necesidades educativas concretas de la etapa y el área específica de trabajo.

    • Facilitar el tratamiento de la diversidad en el aula.

    • Favorecer la relación entre las personas, la comunicación y la relación entre escuela y entorno.

    • Equipamientos docentes en las aulas.

    • El equipamiento ha de responder a la actividad que se desarrolla en el aula, ya sea específica de área o generalista. Estará adaptado a cada nivel o etapa educativa. Los centros han de tener un equipamiento tecnológico suficiente, no sólo en aulas especializadas, sino al alcance de cualquier profesor como proyectores de diapositivas, de cuerpos opacos, de transparencias, etc. los equipamientos de las aulas especializadas deberían ser transportables para facilitar su uso en otras dependencias.

      La configuración del equipamiento docente condiciona la interrelación entre alumnos, como la distribución de los pupitres, por lo que hay que prestar atención a esta configuración y hacerla lo más flexible posible. El mobiliario y la disposición de la clase debe favorecer tres aspectos importantes:

      • Acceso fácil y directo a los materiales para que los alumnos/as puedan usarlos sin ningún tipo de dificultad y fomentar la autonomía.

      • La presencia de lugares para la exposición permanente de las actividades de la clase.

      • La libre expresión y participación de los alumnos.

      El equipamiento móvil (biombos, departamentos, etc.) facilita la flexibilidad. Se debe cuidar el conjunto de aspectos que conforman el diseño de la clase atendiendo a colores, decoración, amplitud de espacios, iluminación, etc. para crear un ambiente positivo y adecuando los diferentes objetos y elementos presentes en el aula a la edad y personalidad de los alumnos, favoreciendo la creatividad, la comunicación y la participación.

    • Otros aspectos del aula escolar.

    • La preocupación por el espacio de la clase ha estado limitada al establecimiento de unos requisitos mínimos de tamaño, estética, luminosidad… y hasta grado de higiene o calefacción.

      La relación alumnos / espacio.

      Es escasa la investigación existente acerca de los efectos de la relación alumnos / espacio en el aula.

      Las recomendaciones sobre el número de alumnos van desde los 25 a 40 por aula, según circunstancias, y las más novedosas que sugieren diferentes tipos de espacio / aulas adaptables para acoger grupos de 7/12, 20/25 y de 40 a 200 según las actividades a realizar en cada caso y los grupos consiguientes necesarios, atendiendo a las normas del trabajo en grupo. Pero no existen apenas datos experimentales sobre el asunto.

      De los escasos resultados procedentes de situaciones reales de clase (con sitio sin definir, falta de ventilación, olores, etc.) cabe deducir que una alta densidad produce efectos no deseados, como insatisfacción, nerviosismo, menor interacción social y aumento de agresividad.

      Además, para las clases en las que predominan las actividades centradas en el alumno, grupos pequeños, centros de interés, etc., los inconvenientes crecen de manera preocupante a medida que aumenta la densidad.

      La distribución de estudiantes y profesores en el aula.

      Los estudiantes más interesados se sientan más próximos o cerca del profesor, mientras que los menos motivados se aproximan a las puertas de salida o hacia atrás, tanto como les es posible.

      Estudios de observación en clases coinciden en describir una mayor participación de los estudiantes de adelante y del centro sobre todo en primaria y secundaria.

      En estas zonas se concentra sobre todo la interacción verbal profesor - alumno. Este área de la clase se denominó, por varios autores, “zona de acción”.

      El fenómeno “zona de acción” será menos prevalente en la clase en la que el profesor esté menos atado a la posición frontal y, reconociendo el impacto de la proximidad, realice el esfuerzo de interactuar con los estudiantes situados en las zonas restantes.

      Las clases sin ventanas.

      Quienes defienden esta innovación citan la liberación del calor excesivo, del resplandor, de la distracción, el mayor espacio para almacenamiento, encerados, mapas, etc…, hasta la eliminación del posible vandalismo y la oportunidad de una más flexible disposición de la clase, etc., como argumentos a su favor.

      Por otro lado las críticas hablan de la falta de acceso natural al mundo externo y del peligro de reacciones claustrofóbicas.

      Según diversas investigaciones, la ausencia de ventanas no parece causar demasiado impacto sobre los estudiantes.

      Otros estudios no encuentran diferencias significativas en los tests de aprovechamiento, calificaciones medias ni en informes sobre la salud de estudiantes entre grupos controlados, con y sin ventanas.

      Así, se sugiere que las escuelas sin ventanas sean usadas con precaución, puesto que no han sido evaluados aún sus posibles efectos a largo plazo.

      El ruido.

      Los ruidos interfieren en las tareas intelectuales. Slater (1968) asegura que mientras que ruido de aproximadamente 100 decibelios causaba algún deterioro en la realización de tareas, otros ruidos menores no sólo no lo causan, sino que probablemente son positivos para las mismas.

      Un nivel normal de ruido no prolongado no afecta significativamente la tarea escolar.

      Lo que claramente resulta perjudicial es el ruido perturbador, que suele ser el producido por la resonancia y por los golpes secos. Para paliar este tipo de ruidos se recomienda utilizar como principal material amortiguador la moqueta, especialmente efectiva porque elimina el ruido mas desagradable, el golpe seco.

      la iluminación de las aulas escolares.

      En el diseño de sistemas de iluminación para aulas escolares, se insiste modernamente en la necesidad de conjugar los criterios de actuación visual y confort visual. Se trata, en definitiva, de explotar productivamente la luz como elemento facilitador de las tareas visuales de alumnos y profesores y reducir la fatiga asociada a toda actividad intelectual.

      La mayor o menor visibilidad está relacionada con la luminancia (luz que realmente percibe el ojo), la iluminancia (luz que reciben las superficies) y la reflectancia (capacidad reflectora de una superficie).

      Entre los factores que afectan a la visibilidad, el deslumbramiento es uno de los más importantes. El deslumbramiento puede originarse por la existencia de una potente fuente luminosa en el campo visual o por reflexiones en las superficies. Para disminuir los efectos deslumbrantes de ventanas y lámparas el mejor procedimiento consiste en reducir la luminancia de estas fuentes en la dirección en que más deslumbramiento producen. Para evitar las reflexiones deslumbrantes se aconseja la utilización de libros, cuadernos, etc., de papel mate.

    • Equipamiento de los espacios lúdicos.

    • Han de tener elementos que sirven de estímulo para los alumnos, dependiendo de la edad. Las instalaciones para la zona de recreo se pueden animar con:

      • Toboganes, túneles construidos de diferentes materiales, desniveles del terreno, columpios, espalderas, neumáticos.

      • Suelos de cemento, tierra o baldosas con figuras geométricas: rombos, triángulos, tableros de ajedrez, etc.

      • Podrían impartirse clases de manualidades, pintura y modelado.

      • Una plataforma elevada para escenario y almacén en su zona baja para guardar sogas, balones, etc.

      • Un rincón como rincón del guiñol para interpretación de los niños de sus propias creaciones.

      • Unos muros en forma de panel para poder decorarlos, hacer anuncios, avisos, etc.

      • Otros rincones para relajación y concentración individual, como jardines, como huertos, etc.

      Los espacios naturales hay que integrarlos en el espacio lúdico así como instalaciones deportivas, pero estas no limitarlas sólo a los deportes de masa sino a otros tipos de deportes menos conocidos o practicados como tenis de mesa, etc.

    • MATERIALES CURRICULARES.

    • Complementan, facilitan la adquisición de aprendizajes, aportan informaciones básicas e introducen modelos explicativos del curriculum. Son mediadores entre la persona y la realidad a aprender y son imprescindibles. Hay que analizar la participación de los alumnos con estos materiales y son responsabilidad del profesor.

    • Tipos.

    • Se clasifican en función del uso en individuales y colectivos y en función de su ubicación específica en el aula o en lugares comunes del centro. Qué tipo, cómo se utilizan y usan, cómo se distribuyen, su selección, ha de ser tenido todo esto en cuenta por los profesores y ha de ser consecuencia del análisis de las necesidades de los alumnos del centro, de su situación específica y de la definición de estrategias más convenientes en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Todo esto condiciona el desarrollo del curso de una u otra manera.

      Es conveniente que los profesores evalúen de forma periódica su utilización y es necesario que las decisiones se tomen en conjunto y no de forma individual. La reforma incide en la adquisición de un concepto de materiales curriculares basado en la diversificación y gran flexibilidad de estos, por un uso dinámico e interactivo de los mismos.

    • Libros y materiales curriculares.

    • Tradicionalmente el material curricular básico es el libro, pero como estamos en una sociedad que nos permite acceder a gran cantidad de información en poco tiempo, no se puede encerrar todo el conocimiento en un libro porque sería tergiversar el concepto de la enseñanza. Este es uno de los puntos a los que pone más interés la reforma. Es necesario que el trabajo en el aula por los alumnos se base en una multiplicidad de materiales, algunos de uso individual y otros de uso colectivo en un espacio en el que están catalogados, clasificados, ordenados y puestos a disposición de los alumnos para favorecer el aprendizaje.

      Pero nunca olvidando el libro de texto que puede aportar un gran papel con la nueva concepción de trabajo en el aula. Los equipos docentes han de estar preparados para aportar nuevas propuestas alternativas a estos materiales, pero sin dejar de lado los retos que la sociedad de la información plantea en la actualidad a la enseñanza obligatoria.

    • Funciones de los materiales curriculares.

    • Función básica de complementar y servir de base a la actividad educadora que se desarrolla en el aula o en cualquier espacio educativo en general. En la escuela tradicional los alumnos debían aprender los conocimientos que venían en manuales estructurados y la valoración de sus conocimientos se reducía a la capacidad a la capacidad de recordarlos, memorizarlos y/o repetirlos. Los cambios en la enseñanza hacen que se conciban los materiales como un recurso más de apoyo a la tarea educativa. Han de contribuir a motivar, informar, completar la información previa que ya se tiene, sugerir modelos de explicación, ilustrar los propios conocimientos. Esto lo pueden tener los libros pero depende del profesor hacer que sean depósitos de saber o mediadores de la tarea educativa.

      3.4. Características que deberían tener los materiales.

      Motivadora.

      Ser capaces de motivar en el alumnado el interés por el tema. Puede conseguirse de formas diferentes:

      • a través de la forma del material: medios audiovisuales de gran interés videos, cómics, diapositivas, etc.

      • a partir del contenido propiamente dicho, sino presentan problemas de preparación tienen gran aceptación ( temática de animales para niños).

      • a partir del planteamiento de los temas: una situación problemática despierta el interés en temas que antes no tenían.

      Informadora.

      Deben dar información lo más extensa posible del tema a tratar en relación con el nivel al que se refieren, no se trata de resumir información mínima, sino de abrir las puertas a las posibilidades de conocimientos de los niños/as, se trata de romper la fragmentación que el libro de texto nos da de antemano. Ej. dar información en carpetas de los temas que se tratan.

      Orientados didácticamente.

      Deben estar estructurados y secuenciados convenientemente, deben recoger las orientaciones didácticas para su utilización proponiendo recursos complementarios, actividades a realizar, etc. Pero han de ser flexibles para permitir distintas respuestas de trabajo para los alumnos y diferentes planteamientos a partir del profesor.

      Polivalentes, plurales y variados.

      Deberías poder ser utilizados en más de curso o en diferentes niveles educativos o en distintas áreas. Deben recoger distintos puntos de vista porque el contraste de información enriquece el aprendizaje.

      Escolares y no escolares.

      Los materiales no deben ser exclusivos de la escuela sino que deberían estar presentes en la vida cotidiana aun corriendo el riesgo de no estar adaptados a la realidad concreta y específica del grupo de alumnos.

      3.5. Espacios y materiales curriculares.

      Los materiales curriculares forman parte del espacio educativo. Pueden estar en diversos lugares, no sólo en el aula. La adquisición de autonomía en el aprendizaje y de procedimientos y herramientas que le permiten saber encontrar informaciones, conduce a una concepción diferente del espacio educativo. En las primeras edades los materiales están al alcance de todos, en el ciclo medio y superior se alejan y se reducen al propio libro, esto es un error en el progreso educativo y autónomo de los alumnos. Las aulas deben convertirse en lugares donde se encuentre una información básica, plural y diversificada al máximo. Esto requiere la concepción polivalente del aula.

      3.6. Los materiales en el aula.

      Hay que distinguir entre materiales:

      • Individuales.

      • Colectivos.

      • Fungibles

      • Didácticos.

      Fungible: conjunto de útiles y herramientas que utilizan los alumnos para su trabajo. Puede ser utilizado de forma colectiva o individual, aportado por cada uno o por el centro. Incide micho en los hábitos de organización, estudio, cooperación y colaboración..

      Didáctico: todo material de consulta que puede ser o común para toda la clase o individual y dentro del individual ser en forma de libro de texto o libro de consulta.

      Conseguir un ambiente o clima que favorezca que los estudiantes acudan a la escuela y que encuentren un conjunto de espacios que inviten al trabajo, al estudio, etc. es uno de los objetivos que todo centro debe plantearse. El alumno he de apropiarse del espacio para participar de forma activa en el aprendizaje.

      BIBLIOGRAFÍA

      • ORGANIZACIÓN ESCOLAR. Oscar Sáenz y colaboradores. Editorial Anaya.

      • LA ORGANIZACIÓN DEL ESPACIO Y DEL TIEMPO. Demenech y Viñas. Editorial Grao.

      Relación entre la escuela y la empresa en la formación profesional. Ofertas que llegan a los centros desde las instituciones para la realización de programas educativos, ofrecer servicios, etc.

      Paneles fuera de las aulas para la exposición de los trabajos realizados por los alumnos.

      Carteleras, buzones de sugerencias, etc.

      Organización de espacios y materiales

      2