Organización de cocina

Manipulación de alimentos. Problemas sanitarios. Gérmenes. Contaminación. Precauciones. Prácticas higiénicas. Operaciones de bebida y comida

  • Enviado por: Anamarraya
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo calcular los costes y precio de venta (pvp) de un producto
Cómo calcular los costes y precio de venta (pvp) de un producto
Aprende a calcular el precio de venta de tus productos para cubrir costes, ser competitivo y maximizar tus beneficios....
Ver más información

Certifícate en PMP - Plan Plata ¡Garantizado!
Certifícate en PMP - Plan Plata ¡Garantizado!
¡CURSO 100% TELEPRESENCIAL!



Otorga las 35 Horas de...
Ver más información

publicidad

Organización de la cocina

LA MANIPULACIÓN DE LOS ALIMENTOS:

La importancia de las tareas que realizan las personas que trabajan en la producción y servicio no está sólo en lograr la transformación de las materias primas y la prestación del servicio con la mayor calidad, sino que además debe hacerse en las condiciones higiénicas más favorables.

Hoy en día es indispensable el carné de sanitario de manipulación de los alimentos, para aquellas personas que trabajen en la cocina, y es necesario que todos sean consientes de que el trabajo se debe realizar en las mejores condiciones higiénicas-sanitarias.

El Problema sanitario:

Las infecciones alimentarías constituyen un problema sanitario de mucho interés, pero hoy en día hay suficientes conocimientos para poder prevenir todo tipo de infecciones.

¿Cómo puede un alimento causar alteraciones en la salud?

Los alimentos pueden causar problemas de salud por muchos factores, como por ejemplo, por contener sustancias toxicas o venenosas, por una sensibilidad que la persona puede tener hacia un alimento especifico, como las alergias a los mariscos, el chocolate etc.… También por contaminación de los productos con sustancias toxicas, como insecticidas en las frutas y por ultimo por contaminación con agentes durante el proceso de preparación o conservación de alimentos seguros en su origen.

Los gérmenes que contaminan los alimentos son seres microscópicos, capaces de mantenerse e incluso desarrollarse en el alimento, multiplicándose rápidamente por encontrar en él elementos nutritivos y condiciones optimas.

Entre todas las infecciones que se pueden transmitir a través de los alimentos, las más peligrosas son las que causan el cólera, la tifoidea, la tuberculosis y la fiebre Malta, pero también hay bacterias que producen enfermedades menos conocidas como la salmonera, los estafilococos y los clostridios.

La mayoría de estas bacterias se encuentran en el intestino del hombre o de los animales y se eliminan por las heces. Desde que salen del organismo hasta que encuentran un nuevo ser donde asentarse, puede pasar mucho tiempo, y las circunstancias para que las bacterias sobrevivan dependen del ambiente, como la temperatura y la humedad.

Los agentes que transportan más bacterias son los insectos, especialmente las moscas, que los transportan entre los pelos de sus patas.

Las bacterias pueden llegar a los alimentos de las siguientes maneras:

*Los insectos, sobretodo las moscas.

*El polvo o la tierra.

*La persona que manipula los alimentos.

*Los utensilios o equipo de cocina poco limpios.

La mayoría de los alimentos representan un medio excelente para el desarrollo de numerosas especies de microorganismos, que encuentran en ellos los materiales adecuados para su crecimiento y multiplicación, siempre que se den condiciones suficientes de humedad u temperatura. Por esto la contaminación de un alimento, con un número de gérmenes insuficiente para producir trastornos de salud, puede ocasionar cuadros graves cuando este producto se ingiere después de varias horas en que el microorganismo se ha multiplicado. Algunos de estos al crecer producen sustancias tóxicas que actúan como auténticos venenos para la persona que las ingiere.

Condiciones para el desarrollo de los gérmenes en los alimentos:


Temperatura: Los gérmenes capaces de producir enfermedades en el hombre crecen de forma óptima a la temperatura de 37 º C. A medida que la temperatura disminuye, la vida de las bacterias se ve dificultada. Cuando es mas baja de los 4 º C, los gérmenes dejan de multiplicarse, aunque incluso la congelación no los destruye. Esto es importante pues un alimento congelado es estéril y se estuvo contaminado antes de su congelamiento, los gérmenes pueden volver a reproducirse en cuanto se encuentren a temperatura adecuada.

Los gérmenes se van destruyendo a medida que la temperatura es más elevada. Cuando están a los 100 º C los gérmenes no pueden subsistir mas de 1 o 2 minutos, a medida que aumenta el calor, mayor el tiempo para destruirlos. También el calor puede destruir los venenos o toxinas producidos por las bacterias.

Humedad: El agua es indispensable para el desarrollo de los microorganismos y la desecación los dificulta.

Composición del alimento: Para mantenerse y reproducirse los gérmenes, como seres vivos que son, necesitan sustancias nutritivas. Por eso, la mayoría de los alimentos consumidos por el hombre son excelentes medios para el desarrollo de las bacterias. Ahora bien, hay algunos gérmenes que crecen mejor en los alimentos ricos en azucares y otros en sustancias proteicas, como la carne, el huevo y la leche; especialmente favorables son la mayonesa y otras salsas, cremas, natillas y helados.

El tiempo: Es un elemento importantísimo para actuación de los restantes factores, tanto favorables como perjudiciales. En circunstancias óptimas de humedad y temperatura, y en un alimento adecuado, el número de gérmenes puede aumentar tan rápidamente que el alimento puede resultar peligroso al poco tiempo. Calculando que un germen tarda media hora en dividirse, en 12 horas de uno solo se pueden producir más de 15 millones. Si después de esta multiplicación se guarda en sitio frío, el crecimiento se detiene, pero el numero de gérmenes se mantiene, pudiendo reanudar se multiplicación si el alimento se recaliento simplemente para servirlo.
Es decir, que los periodos de tiempo se suman si entre ellos no se realiza la destrucción de los gérmenes.

Infecciones mas frecuentes contraídas por contaminación de los alimentos:

Infección por estafilococos: Estos gérmenes pueden encontrarse con frecuencia en la piel y la nariz y garganta de muchas personas. En los alimentos, se reproducen extraordinariamente cuando las condiciones de humedad y temperatura son ademadas. La multiplicación del germen va acompañada de la producción de un veneno que es el verdadero responsable de las infecciones. Este suele ser brusco, dura un día aproximadamente, y aunque es muy aparatoso, pocas veces es mortal. La toxina resiste 30 minutos a 100 º C. El medio más eficaz de lucha contra este riesgo es evitar el acceso de los gérmenes a los alimentos mediante una rigurosa higiene personal, la adecuada protección y tratamiento de todas las heridas.

Infección por salmonelas: La salmonera se encuentra en el intestino de hombres y animales. Muchos productos de estos pueden estar contaminados desde su origen, otros lo pueden ser a lo largo de su preparación. Este germen no produce toxina, y el cuadro que ocasiona se debe a su acción directa sobre quien ingiere el alimento. Puede ser mortal especialmente para las personas débiles. El germen se destruye a 65 º C durante 30 minutos.

Las medidas para evitar esta infección serían:

* Higiene personal y rigurosa.

* Mantener los alimentos refrigerados desde su llegada hasta su preparación.

* No exponer mucho tiempo los alimentos a temperatura ambiente.

Botulismo: Es un microbio que se encuentra en la tierra y en el polvo con relativa frecuencia, encerrado dentro de su cubierta protectora, por lo que puede resistir períodos muy grandes de tiempo. A diferencia de otros microbios este no necesita de mucho oxigeno, y se puede reproducir en el interior de una lata, ahí produce abundante toxina. Se debe someter a las siguientes temperaturas para poder destruirlo 105 º C, 40 minutos; 110 º C, 15 minutos; 120 º C, 6 minutos. Esta infección puede provocar la muerte después de los 2 a 10 días de ingerido el producto. Toda conserva enlata que este anormalmente blanda, tenga gas o mal olor, no debe ni siquiera probarse.

¿Cómo evitar que los alimentos puedan resultar perjudiciales para la salud?

1. Compra y almacenamiento:
Compra: Al comprar uno tiene que tener en cuenta no solo las condiciones del producto, sino también las condiciones higiénicas de los locales de venta y de las personas que los manejan.
Almacenamiento: Desde el momento de su adquisición, deben cuidarse los alimentos. Tan pronto como sea posible, todo alimento perecedero que no utilice inmediatamente debe mantenerse en el refrigerador. Hay que tener mucho cuidado con los alimentos congelados, que no se descongelen durante su traslado. Los aparatos congeladores se diferencian a través de estrella, una estrella es un armario que tiene una temperatura entre - 4 º C y - 6 º C; el de dos es un congelador con temperatura hasta -12 º C; el de tres, congela hasta los - 18 º C, y el de cuatro estrellas, es un congelador de hasta - 30 º C.

2. Higiene personal:

Hay que tener en cuenta que no solo representamos un riesgo cuando padecemos una enfermedad, sino que, sintiéndonos perfectamente sanos, podemos ser portadores de múltiples gérmenes que se encuentran en la nariz, boca garganta y piel. La limpieza de cuerpo y ropa es fundamental para quienes manipulan los alimentos. Las manos se deben lavar siempre, sobretodo cuando se comience el trabajo con alimentos, se haga uso de los baños, se haya tocado la nariz, boca o pelo y también si se ha tocado un equipo que no esta realmente limpio. Las manos deben cuidarse, evitando cortes, grietas o escoceduras. Se debe usar crema después del trabajo para preservar la integridad de la piel. Toda herida debe ser protegida con vendaje. Nunca se debe toser o estornudar sobre los alimentos. Se deben hacer chequeos médicos periódicamente para enseñar que uno se encuentra sano y puede manipular alimentos sin ningún problema.

3. Higiene de la cocina locales de almacén:

La limpieza del ambiente donde se preparan y sirven los alimentos es una garantía para la seguridad de los mismos.

Las paredes y suelos, deben de ser de materiales fáciles de limpiar con agua, jabón, detergente y lejía, y no deben de tener desniveles, ni grietas o desconchones, donde pueden quedar restos de comida, polvo y donde se pueden depositar los insectos. Las esquinas deben ser sanitarias, para su mejor limpieza. Los suelos nunca deben ser barridos mientras se esta cocinando.

Todos los materiales de la cocina deben de ser lisos y lavables, tampoco deben tener grietas ni huecos. La iluminación será, en lo posible, natural y abundante, y cuando sea natural no debe alterar los colores.

Debe de haber ventilación constante y abundante. Se debe tener cuidado en que no hayan corrientes de aire desde zonas sucias, como los baños.

Habrá abundante agua potable para el lavado de alimentos y utensilios por separado así como para separar el lavado de frutas y verduras del de carne y pescado. También habrá suficiente número de lavaderos de manos para el personal junto a los lugares de preparación de alimentos, que sean accionados con el pie o codo, con agua fría, caliente, jabón líquido y toallas de papel o secadores de aire.

4. Utensilios de cocina y vajilla de servicio:

Todos los recipientes e instrumentos que se utilizan en la cocina deben estar muy limpios, para ello es preciso:

Utilizar abundante agua potable y detergente. El uso de agua caliente facilitara la limpieza de las cosas, sobretodo las que tienen grasa.

El secado conviene hacerlo dejando los utensilios en rejillas protegidas del polvo para que el agua escurra.

Cuando el secado se haga a mano, habrá que prestar mucha atención a los paños utilizados, que no se dejarán de un día para otro, pues la humedad que conservan facilita el desarrollo de los gérmenes en la propia tela, que pasaran a los platos o cubiertos que se sequen al día siguiente.

Los utensilios limpios se deben guardar en un lugar protegido del polvo.

Debe cuidarse diariamente los utensilios complicados, como máquinas de picar o cortar carne. No se deben mantener en malas condiciones como rotos, sucios u oxidados.

5. Preparación y servicio:

Cuando se van a preparar alimentos, nos tenemos que asegurar de que el ambiente y los utensilios estén limpios, y también nuestras manos. Se deben colocar a nuestro alcance todos los productos que vamos a utilizar.

La preparación de las carnes comienza en el matadero. De ahí la necesidad de que todas las normas higiénicas, tanto personales como de locales, utensilios y manejo, sean observadas por todos los trabajadores de estos establecimientos.

Una vez adquirida la carne es conveniente tenerla en refrigeración hasta el momento de usarla, y cuidar de que no esté en contacto con otros alimentos. El cocinado de la carne debe ser suficiente para asegurar que se ha alcanzado la temperatura capaza de destruir los gérmenes.

La leche puede también llevar gérmenes procedentes del animal, del ambiente o de los manipuladores. Por esto se la somete a tratamientos tales como la esterilización o la pasteurización. Esta debe aplicarse también a los lactinios que se consumen frescos, pues son muy peligrosos, a menos que estén pasteurizados.

Los huevos pueden contaminarse con gérmenes, sobretodo salmonelas, procedentes de las heces de las gallinas. Incluso el huevo desecado puede contenerlas y serán capaces de multiplicarse en el alimento que se prepare con él. Conviene recordar que el consumo de huevos crudos no se justifica desde el punto de vista de la nutrición.

Las ensaladas que se preparan con vegetales crudos deben lavarse cuidadosamente. Conviene sumergir las hojas en agua con unas gotas de lejía común y luego lavarlas bien con agua potable.

Con los alimentos deben seguirse rigurosamente las indicaciones para su uso que figuran en las etiquetas de sus paquetes. Los alimentos previamente preparados que se cocinan directamente sin previa descongelación deben mantenerse con tiempo suficiente para asegurar la acción del calor sobre todo el alimento.

Todo guiso debe hacerse una solo vez. No conviene cocinarlo en parte un día y terminar de hacerlo al día siguiente.

No se debe dejar la comida de un día para otro. Cuando esto ocurra debe ser refrigerada inmediatamente y al día siguiente calentarla durante tiempo y temperatura suficiente para asegurar la destrucción de los gérmenes. La comida que se sirve caliente debe mantenerse así desde su preparación hasta poco antes de ser servida. Desde que los platos se preparan hasta que se sirven debe transcurrir el menor tiempo posible.

El pan deberá servirse envuelto en papel, y todos los alimentos se tocarán lo menos posible.

La limpieza del vestido y de toda persona que sirve alimentos es una garantía del cuidado de la higiene del establecimiento.

Para la conservación de los alimentos se utiliza cada vez mas el papel aluminio y de plástico para cubrirlos. Esto impide la desecación y, por tanto, mantienen un buen aspecto, pero la posibilidad de multiplicación de gérmenes que hubieran llegado a ellos sólo se impide refrigerándolos.

6. Eliminación de desperdicios, insectos y roedores:

La cocina es una fuente importante de residuos, la mayoría material orgánico y, por tanto, fermentable o putrescible, es decir, productor de olores desagradables, medio donde se reproducen abundantes gérmenes que pueden producir enfermedades, donde también pueden desarrollarse numerosos insectos, sobre todo moscas y cucarachas.

Es necesario que todos los restos sean colocados en recipientes convenientemente protegidos desde el momento de su producción. Estos recipientes deben de ser de material desechable, lo mas frecuente son bolsas de plástico o de papel, colocadas en cubos de plástico, a ser posible con pedal de apertura y cierre ajustado para evitar la salida de olores o líquidos. Es importante que las bolsas y los recipientes de plástico se mantengan bien tapados o guardados, para que los insectos no tengan acceso a los residuos, que se coloque en un lugar fresco y de fácil limpieza.

Nunca deben mantenerse basuras de un día para otro, pues durante la noche es más fácil el acceso de cucarachas y de roedores a las mismas, además de dar más tiempo al desarrollo de gérmenes en ellas.

Cuando se disponga de triturador de basuras o incineradores, que es el procedimiento de eliminación más seguro desde el punto de vista sanitario, se tendrá cuidado del buen funcionamiento de estos aparatos.

La lucha contra las moscas y cucarachas debe llevarse con rigurosidad extrema, se debe eliminar todo lugar apto para su desarrollo, y evitar que puedan ponerse en contacto con los alimentos. Es cada vez mas frecuente utilizar insecticidas, pero la mayoría de productos son tóxicos, y por tanto, debe cuidarse que no se pongan en contacto con los alimentos. Nunca deben hacerse pulverizaciones o aerosoles de insecticidas cuando hay alimentos en preparación. Es aconsejable utilizarlos después de la recogida y limpieza de la cocina, sobretodo durante la noche.

Donde las moscas sean abundantes, convendrá colocar telas metálicas en las ventanas. Se eliminarán, los olores que puedan atraer a los insectos.

Los almacenes de alimentos deberán estar protegidos del acceso a los mismos de ratas y ratones. Para ello, debe vigilarse todo lugar donde puedan anidar, y arreglar toda grieta, cañería o agujero por donde puedan penetrar, así como mantener los alimentos en recipientes que los protejan del ataque de estos animales. Para el uso de raticidas, se tomarán las mismas precauciones que con los insecticidas.

Código de buenas practicas higiénico-sanitarias:

Comedores colectivos:

1. Ámbito de aplicación:


El contenido del presente código va dirigido a todas aquellas empresas, de carácter público, cuya actividad principal o parcial sea la de facilitar a sus clientes el servicio de comidas. A los efectos de este código, las anteriores empresas se denominan comedores colectivos, quedando incluidos en dicha denominación los siguientes establecimientos: Restaurantes, cafeterías, bares que sirvan aperitivos o raciones, comedores de empresas, colegios, organismos etc. y en general cuantas empresas, de carácter público o privado, sea o no su actividad temporal, se dedique a la elaboración, preparación o servicio de comidas.

2. Condiciones generales:

Los establecimientos dedicados a la preparación, elaboración y servicio de comida deberán encontrarse, en todo momento, en perfecto estado de limpieza, debiendo disponer en su caso de las siguientes zonas:

Zona de preparación de los alimentos:

Los suelos estarán construidos de materiales no absorbentes y antideslizantes. Serán de fácil limpieza y tendrán una inclinación del 2% hacia los sumideros. Las paredes y techos tendrán superficies lisas, no absorbentes, de color claro y de fácil limpieza.

Existiran zonas de manipulación diferenciadas para preparar productos crudos, elaborados o semielaborados.

Existirán lavaderos dotados de agua fría y calienta, con jabón líquido y toallas de un solo uso.

La iluminación será suficiente y protegida.

Las ventanas tendrán rejillas para evitar que los mosquitos entren a la zona de la cocina.

Existiran cubos de basura que serán de fácil limpieza, estando provistos de bolsas de plástico o de papel.

Almacenes:

Tendrán las paredes, suelos y techos de materiales no absorbentes, lisos y de fácil limpieza y desinfección. Los puntos de luz estarán protegidos y la ventilación será adecuada y suficiente para evitar la acumulación de humos, olores etc.

Habran parihuelas para aislar los productos del suelo.

Las cámaras frigoríficas dispondrán de un aparato de medida de la temperatura.

Comedor y zona de barra:

Estarán en perfecto estado de limpieza, debiendo existir papeleras en número suficiente, tanto en la barra como en aquellos lugares en los que resulte necesario para que puedan ser utilizadas por el público.

Los suelos serán lisos y de fácil limpieza, mientras que las paredes y techos no tendrán necesariamente que ser lisos, pudiéndose optar por el tipo de decoración.

Las servilletas, manteles, cubiertos y cristalería se encontraran en perfecto estado de limpieza.

Servicios higiénicos y vestuarios:

Las paredes, techo y suelo serán de fácil limpieza y desinfección, y tendrán ventilación natural o forzada.

Los servicios deberán estar separados por sexos, podrán utilizarse por el público o por los manipuladores, siempre que éstos no excedan de 7, en cuyo caso deben ser excluidos.

Los vestuarios estarán separados de la zona de la cocina, por lo menos por una puerta, dotados de taquillas donde el personal pueda dejar su ropa de calle.

Almacén de residuos:

Estará separado de la cocina por lo menos por una puerta y presentará salida independiente.

Las paredes, suelos y techos serán de materiales de fácil limpieza.

3. Personal:

Todo trabajador que preste sus servicios en un comedor colectivo, se encontrará en posesión del carnet sanitario, el cual se deberá renovar cada año.

Ropa de trabajo:

El personal debe utilizar ropa de uso exclusivo de trabajo, prenda de cabeza y calzado adecuado a su función, todo en perfecto estado de limpieza.

Cuidado de las manos:

El personal se deberá lavar las manos:
*Al comenzar cualquier tipo de trabajo con alimentos.

*Cuando haya tenido contacto con objetos no muy limpios.

*Después de que se haya tocado el pelo, nariz o boca.

*Después de acudir al sanitario.

*Después de tener contacto con desperdicios.

Hábitos de manipulador:

*Prohibido fumar, comer y mascar chicle mientras se preparan alimentos.

*Respecto a posibles estornudos o tos, se debe colocar un pañuelo sobre nariz o boca.

*Si es preciso probar la comida, nunca se hará con las manos.

*Existira un botiquín de urgencia para prestar los primeros auxilios a los trabajadores.

4. Código de buenas prácticas:

Diagrama de flujo de comedores colectivos:

Recepción de materias primas:

  • Almacenamiento materia prima y conservación.

  • Preparación de materias primas.

  • Elaboración en frío; elaboración en caliente.

  • Mantenimiento en frío; mantenimiento en caliente.

  • Servir.

Analisis y riesgos de vigilancia:

1. Identificación de riesgos:

Transporte: - Temperaturas inadecuadas

  • Incopatibilidad de alimentos.

  • Limpieza deficiente.

Alimentos: - Defecto de etiquetas y envasados.

  • Temperaturas inadecuadas

  • Elevada carga microbiana.

2. Medidas preventivas y vigilancia:

Control de temperaturas a la llegada del producto:

  • Productos refrigerados 0 - 5 º C

  • Productos congelados -18 º C

Control envasado y etiquetado:

  • Integridad del envase.

Se controlará diariamente los alimentos.

Almacenamiento y conservación:

1. Identificación de riesgos:

- Estructura del almacén y cámaras.

- Temperaturas inadecuadas

- Mezcla de productos.

2. Medidas preventivas y vigilancia:

- Observación visual.

- Control de temperatura.

Manipulación y preparación de materias primas:

1. Identificación de riesgos:

- Aumento de contaminación.

- Manipulaciones incorrectas.

2. Medidas preventivas y vigilancia:

- No se utilizara el mismo espacio para preparar productos crudos, semielaborados o elaborados.

- Cada utensilio utilizado en una manipulación deberá lavarse para volver a ser utilizado.

- Evitar descongelaciones incorrectas.

- Desinfectación y limpieza de todos los útiles.

- Desinfectación y limpieza de todos los productos.

- Instrucción correcta del manipulador.

- Control periódico del personal.

Preparación previa y cocinado:

1. Identificación de riesgos:

- Reconocimiento microbiana del producto.

- Temperatura y tiempo de preparación adecuados.

2. Medidas preventivas y vigilancia:

- Examen visual.

- Control de tiempo y temperatura.

Elaboración de riesgos:

1. Identificación de riesgos:

- Manipulaciones incorrectas

- Temperatura y tiempo de preparación inadecuados.

- Recontaminación cruzada.

2. Medidas preventivas y vigilancia:

- Instrucción correcta del manipulador.

- Vigilar tiempo y temperatura de preparación.

- Delimitar zonas y cruces.

Post - preparado:

1. Identificación de riesgos:

- Enfriamiento inadecuado.

- Temperatura de mantenimiento en caliente inadecuada.

2. Medidas preventivas y vigilancia:

- Preparación de los productos se realizará con la mínima antelación.

Guía de cumplimentación:

El control se realizará semanalmente, z excepción de las temperaturas de frigoríficos y congeladores y del mantenimiento de productos elaborados, que se controlarán diariamente. Los datos se registrarán especialmente cuando se trate de proveedores o productos que se reciben por primera vez.

Recepción de materias primas:

Temperatura correcta:

  • Refrigerados: entre 0 y 5 º C maximo a 7 º C

  • Congelados: - 18 º C

Almacenamiento y conservación:

Las temperaturas correctas serán:

  • 0 - 5 º C para carnes

  • 0 - 7 º C para pescado y mariscos

  • 0 - 8 º C para productos lácteos

  • 0 - 3 º C para comidas refrigeradas

  • - 18 º C para congelados.

Se debe almacenar el producto separado del suelo y paredes. Debe haber una separación entre productos crudos y elaborados, y los productos están dentro de los márgenes de caducidad marcados por el fabricante.

Manipulación y preparación de materias primas:

Separación de crudo y elaborado. Se utilizan utiles y zonas diferentes para los productos crudos y los elaborados.

Cocinado: Cuando la temperatura, medida con temometro con sonda, en el centro de la pieza durante la cocción sea superior a 65 º C.

Elaboración en frío: Temperatura correcta cuando esté entre 15 - 18 º C.

Post-preparado: Si los productos van en caliente, la temperatura ha de ser superior a 70 º C. Si los productos van refrigerados, la temperatura habrá de estar entre los 0 y 4 º C.

Controles analíticos:

Materias primas:

Los artículos a controlar serán los perecederos, fácilmente alterables y con mayor riesgo sanitario.

En el caso de las verduras de consumo en fresco, los análisis se realizarán una vez efectuado el tratamiento de desinfectante.

Producto final:

Los productos a analizar serán los que conllevan un mayor riesgo sanitario.

Control de agua:

Exigencias y frecuencia de muestreo del agua:

  • Red pública sin depósito intermedio: contrato de insumos de la empresa abastecedora.

  • Red pública con depósito intermedio: contrato de insumos de la empresa abastecedora. Frecuencia: análisis normal anual.

  • Red privada: Autorización sanitaria como empresa proveedora de agua potable. La solicitud será en el equipo de distrito sanitario o la sección de sanidad ambiental de la dirección general de prevención y promoción de la salud, previo análisis completo e inspección de las instalaciones. Frecuencia: Análisis minimo mensual, análisis normal anual, análisis completo quinquenal.

  • Parámetros a analizar para la autorización sanitaria:

    Caracteres organolépticos:

    • Color

    • Turbidez

    • Olor

    • Sabor.

    Caracteres físicos:

    • Temperatura

    • Ph

    • Conductividad

    • Sulfatos

    • Magnesio

    • Sodio

    • Potasio

    • Aluminio

    • Residuo seco

    Caracteres relativos:

    • Nitratos

    • Nitritos

    • Amonio

    • Oxidabilidad

    • Fenoles

    • Fosforo

    • Fluor

    • Plata

    • Cloro residual

    • Magnesio

    • Hierro

    Caracteres relativos a sustancias tóxicas:

    • Arsénico

    • Cadmio

    • Cromo

    • Plomo

    • Selenio

    • Níquel

    • Mercurio

    Caracteres microbiológicos:

    • Coniforme totales

    • Coniformes fecales

    • Recuento de gérmenes totales.

    Diagramas de proceso en la cocina:

    En cualquiera de los departamentos del hotel se podría aplicar la representación grafica de la sucesión, ya se en pisos, restaurante o cocina.

    El diagrama de análisis del proceso utiliza una simbología que se representa de la siguiente manera:

    • Operación

    • Transporte

    • Espera

    • Inspección

    • Almacenamiento

    • Actividades combinadas.

    CONTROL DE LA OPERACIÓN DE ALIMENTOS Y BEBIDAD:

    La operación de A y B quizá sea uno de los mayores problemas al que se han de enfrentar los actuales gestores de establecimientos hoteleros o de restauración.

    El control de costos es de vital importancia ya que va a influir en gran medida en los resultados de nuestra operación.

    Objetivos:

    Análisis de los ingresos y de los costos en relación con las operaciones de alimentos y bebidas. Generalmente es por unidad de venta e incluye aspectos como el volumen de ventas, el número de clientes servidos, el gasto medio por clientes etc.

    Evitar al máximo los desperdicios. Para lograr un nivel de resultados, un sistema eficaz de control nos permite evitar el gasto producido por un incorrecto uso de las recetas estándar, o por una preparación en exceso.

    Evitar el fraude. Un sistema eficaz de control tiene en cuenta las posibles áreas de fraude por los clientes o por los empleados y las reduce al minimo.

    Información básica para la determinación de nuestros precios.

    Establecimiento y mantenimiento de estándar.

    El controlador de A y B:

    El control forma parte de una unidad de la cual, normalmente, es el único miembro, pudiendo contar hasta con tres personas, dependiendo del tamaño y categoría del establecimiento. Esta encargada de inspeccionar y hacer que la política del hotel sea seguida en las siguientes áreas:

    • Debe establecer y controlar las especificaciones de las materias primas y, periódicamente, revisarlas para asegurar que se siguen, y también ver si se están obteniendo precios competitivos en el mercado.

    • Debe comprobar en esta unidad que los procedimientos que la empresa tiene establecidos se llevan a cabo.

    • Debe revisar el trabajo de los cajeros para asegurarse de que no hay irregularidades y que el precio cobrado a los clientes está en concordancia con la oferta actual y que ningún artículo deja de ser controlado.

    El control es bien complicado debido a que:

    • Los productos son perecederos.

    • El volumen del negocio es impredecible

    • La elección de los clientes sobre los platos de la carta es imprescindible.

    El desarrollo de un efectivo sistema de control está dividido en:

    • Fase de planificación

    • Fase operacional

    • Fase de evaluación

    • Fase de planificación

    • Financiación

    • Marketing: Se identifica el mercado al que se dirige teniendo en cuenta aspectos como :

    • La nacionalidad

    • Perfil del cliente

    • Cuota de mercado

    • Gasto medio por cliente

    • Operación: Los objetivos operacionales y los métodos para alcanzarlos. Hay que tener en cuenta:

    • Tipo de cliente

    • Tipo de menú

    • Métodos de compra

    • Tipo y nivel de servicio

    Una vez que hemos determinado las políticas básicas, debemos establecer la forma en la que van a interpretarse en el control diario de nuestra operación. Esta fase consta de cinco partes:

    • Compras

    • Recepción de mercaderías

    • Almacén y distribución

    • Preparación

    • Venta

    Luego viene la fase de evaluación, que consta de tres partes:

    • Reporte del costo de alimentos y bebidas

    • Análisis de los reportes y compaporción con los presupuestos

    • Corrección

    Concentrados en la fase operacional, vamos a analizar todo lo referido a la gestión de las compras y de alamacenes y cómo calcular el valor del inventario, el sistema de control de los costos durante la preparación de los alimentos y el consumo de los mismos, para calcular finalmente los beneficios de nuestra gestión basados en la determinación precisa y real de los costos de la venta.