OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo)

Economía. Exportación de crudo. Reservas petrolíferas

  • Enviado por: Telekita
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
ERPs desde cero
ERPs desde cero
Los ERP son el corazón de las organizaciones públicas y privadas del siglo XXI, ¿sabes qué...
Ver más información

Cómo invertir en bolsa
Cómo invertir en bolsa
Conoce los principales mercados bursátiles colombianos, cómo funcionan y cómo invertir en ellos.
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN

Recientemente, con las tensiones políticas entre Irak y EEUU y con los posteriores conflictos bélicos, hemos podido comprobar que la crisis de Oriente Medio ha hecho oscilar el precio de barril de crudo. Esta oscilación se ha producido principalmente por dos motivos: por la falta de confianza de los inversores y la variación de la producción de petróleo en el mercado.

Esta oscilación del barril ha repercutido de forma directa e indirecta en la economía mundial. Y es que la estabilidad y la “buena salud” de la economía depende de la producción petrolífera, ya que los países industrializados necesitan los carburantes.

Por otro lado, esporádicamente, vemos que el Estado añade a los carburantes un impuesto, o que aumenta su porcentaje... Entonces, ¿quién controla o regula su precio? Entre otros se encuentra la OPEP.


ORGANIZACIÓN DE PAÍSES EXPORTADORES PETRÓLEO (OPEP)

En 1960, trece de los principales países exportadores de crudo se enfrentaron con las petroleras internacionales por los precios del petróleo. Estas discusiones llevaron a los estados productores a crear la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), una organización inter-gubernamental constituida en Bagdad (Irak), con la intención de influir sobre los precios del crudo mediante el control de los niveles de producción. De esta manera, los países de la OPEP logran generar mayores ingresos en sus presupuestos.

El objetivo de OPEP es coordinar y unificar las políticas petroleras de sus Países Miembros, buscando asegurar la estabilidad de los precios del petróleo en los mercados internacionales, de cara a evitar las fluctuaciones innecesarias y perjudiciales de los precios, mantener un suministro regular, eficiente y económico de petróleo a los países consumidores, y preservar los intereses de las naciones productoras.

Actualmente está integrada por los siguientes países: Arabia Saudí *, Argelia, Emiratos Árabes Unidos, Indonesia, Irán*, Irak*, Kuwait*, Libia, Nigeria, Qatar, Venezuela* (* Miembros Fundadores ).

Sin embargo, no todos los países productores de crudo se encuentran en la OPEP. Algunos, como Estados Unidos o Gran Bretaña, decidieron no vender su petróleo a través de la organización. Otros estados «no pertenecientes», como México, Rusia o Noruega, colaboran a menudo con la organización para subir los precios.


Además, dentro de la propia organización se dan con frecuencia conflictos de intereses que chocan en las negociaciones para acordar estrategias. Países con reservas de petróleo relativamente pequeñas, o estados como Argelia y Libia, con crudos de primera calidad, o incluso otros como Irán o Nigeria, con mucha población y escasos recursos alternativos, presionan a menudo para obtener precios más altos.


Entretanto, productores como Arabia Saudí y Kuwait, con inmensas reservas y pequeñas poblaciones, temen que los elevados precios aceleren cambios tecnológicos y el desarrollo de nuevos depósitos, reduciendo el valor de su crudo.

OPEP Y LA OFERTA MUNDIAL DE PETRÓLEO

Los países de la OPEP actualmente producen alrededor del 40% del petróleo crudo a nivel mundial. Estos países cuentan con capacidades de producción utilizadas parcialmente, pues están sujetos a cuotas de producción definidas internamente durante las sesiones del organismo.

Algunos países tienen sus propias explotaciones: Estados Unidos, por ejemplo, tiene importantes yacimientos en el norte de Alaska, Texas y Louisiana, y otras reservas adicionales frente a la costa de California y en áreas que bordean las montañas Rocosas. Pero estos volúmenes no alcanzan para satisfacer los requerimientos de consumo de la población ni los de la producción industrial.

Es por eso que los países de Europa Occidental, Estados Unidos y Japón, altamente industrializados, son los que compran la mayor cantidad de petróleo en el comercio mundial del hidrocarburo: alrededor del 80% de lo que se comercializa a escala mundial.

RESERVAS PETROLERAS DE LA OPEP

El petróleo es un recurso limitado, sin embargo las reservas mundiales han sido estimadas en más de un trillón de barriles y más del 78% se encuentran localizadas en los países pertenecientes a la OPEP.

Las reservas de los países de OPEP son suficientes para continuar produciendo petróleo unos 80 años más, a los niveles de producción actuales, mientras que las reservas de los países no pertenecientes a OPEP, podrían agotarse en menos de 20 años. La demanda mundial de petróleo está creciendo y OPEP será una fuente importante de suministro. Si se manejan bien los recursos, se hace un uso eficiente del petróleo y se desarrollan nuevos campos de producción las reservas podrían durar para las futuras generaciones.


OPEP Y EL PRECIO INTERNACIONAL DEL PETRÓLEO

Un alto porcentaje del petróleo comercializado internacionalmente, proviene de OPEP, de allí que ésta ejerce una fuerte influencia en el mercado petrolero mundial, especialmente sus decisiones de reducir o incrementar sus niveles de producción, hacen subir o bajar los precios del petróleo crudo.

La disminución del precio internacional del petróleo constituye un estímulo muy importante para los países importadores netos, pero genera problemas macro y microeconómicos en los países exportadores, en la medida en que afecta la cuenta corriente de sus balanzas de pagos, disminuye su capacidad adquisitiva y de endeudamiento, reduce los ingresos fiscales, provoca problemas de liquidez en sus empresas estatales petroleras y afecta los programas de inversión, necesarios para el desarrollo de la industria, reducciones en las inversiones de infraestructuras (necesarias para mantener el flujo de petróleo en el mercado mundial).

Así, la demanda global seguiría aumentando pero no habría suficiente crudo para cubrirla, lo que provocaría un nuevo incremento en los precios. Es decir: los bajos precios internacionales del crudo hacen antieconómicas las operaciones petroleras de poca productividad y altos costes, y desestimulan el desarrollo de otras fuentes energéticas.

Por otra parte, una subida fuerte de los precios es beneficiosa a corto plazo pero a la larga estimula la investigación de otros campos y el desarrollo de formas alternativas de energía, con lo que los precios vuelven a bajar.

El precio del petróleo y la inflación son dos cosas que van de la mano en la economía, ya que el crudo al ser un producto básico, influye en muchos otros, por lo que al subir su precio drásticamente muchos productos derivados de el también suben, un ejemplo muy claro es la gasolina (que viene del petróleo), cuando sube su precio es casi inminente el aumento de precios de casi todos los productos ya que para transportar cualquier producto se necesita de la gasolina y al encarecerse esta, los empresarios para no perder dinero, suben sus precios para recuperar lo que pagaron por el aumento del combustible.

Como consecuencia, la OPEP ha fijado una banda de precios promedio para los crudos entre $22/b y $28/b el barril. Si el precio promedio baja durante 10 días consecutivos a menos de $22/b el barril, se determina un corte de la producción o si sobrepasa el límite de los $28/b en ese período, se aumenta la producción.

A las penurias económicas hay que añadir las tensiones políticas. La furia que provocó la supuesta producción excesiva de Kuwait y el consiguiente debilitamiento del precio del crudo fue, por ejemplo, una de las principales razones por las que Irak invadió ese país en 1990.

REPERCUSIÓN DE LA GUERRA DE IRAK SOBRE LOS PRECIOS DEL CRUDO

El precio del petróleo durante la guerra ha ido disminuyendo, acentuándose notablemente con la caída del régimen de Irak. Esta caída de precio es debida a la integridad de los pozos del país y a la sobreproducción, durante el período bélico, frente a la demanda existente.

Como consecuencia, la OPEP (en ausencia de Irak) celebró el 24 de abril en Viena una reunión de emergencia con el fin de bajar la producción y así frenar la caída de precios. Además con esta decisión, el cartel pretende asegurar que los países miembros de la OPEP respeten los límites de extracción acordados antes de la guerra contra Irak, que han sido rebasados ampliamente.

En el marco del conflicto bélico el precio del petróleo ha experimentado una notable caída con variaciones en función de la evolución de la guerra y de las reservas en EEUU.