Omega; Enrique Morente

Federico García Lorca. Lagartija Nick. Flamenco. Rock. Fusión

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

Poco antes de que el año 1997 viera la luz, uno de los discos más sorprendentes de los últimos años salía al mercado. Su autor, el cantaor granadino Enrique Morente incluía en la portada a unos peculiares escuderos: el grupo de thrash metal Lagartija Nick, que, aunque paisanos de Morente se situaban musicalmente en las antípodas del cantaor. La mezcla parecía a primera vista inviable. Si además contamos con que el proyecto tenía como cimientos poemas de García Lorca, las probabilidades de éxito del disco eran casi nulas. Pero Morente una vez más (y van muchas) logra el más difícil todavía y nos ofrece un disco impactante y aterrador.

Omega es la visión de Enrique Morente sobre “Poeta en Nueva York” de Federico García Lorca”

Abriendo el folleto y tras una fotografía de Federico García Lorca, hallamos una de Morente con el siguiente texto: Omega es la visión de Enrique Morente sobre “Poeta en Nueva York” de Federico García Lorca. Estas dos fotografías y esta breve nota recogen el espíritu del disco, que iremos desglosando en las siguientes líneas.

La osadía de Enrique no conoce límites y por ello nos apabulla desde un primer instante con la canción más dura y provocativa del disco: Omega. Puro ruido y puro grito, pura fusión de flamenco y sonido thrash. El inmenso caudal de voz de Morente surge del sonido sucio y apocalíptico del bajo de Antonio Arias, las guitarras de M.A.R Pareja y Juan Codorniú. la batería de Erik (los componentes de Lagartija Nick) y para completar la peculiar banda, de fondo, flamenquísima, la guitarra de Miguel Ángel Cortés, los coros y palmas de Antonio Carbonell y El Negri e, incluso, samplers pregrabados de algunos de los pilares del cante jondo: Don Antonio Chacón, el Torre, Manuel Vallejo, la Niña de los Peines y Caracol. Aunque parezca increíble todo ello forma una unidad musical, los sonidos aparentemente tan contrapuestos se funden admirablemente para dar cuerpo a un extracto del poema “Cuna y panorama de los insectos” y a dos letrillas populares. En definitiva: 10' 48'' de música transgresora.

Las otras canciones con colaboración de Lagartija Nick y letra de Lorca son: Niña ahogada en el pozo, Vuelta de Paseo y Ciudad sin sueño. En la primera la música, de un ritmo angustioso por su velocidad y repetición, da paso a la recitación vertiginosa de Morente, la guitarra flamenca de Cañizares cierra el triángulo que viste este poema surrealista de Lorca. La segunda se inicia con la guitarra de Cañizares y el cante de Morente para finalizar con la potencia de Lagartija Nick arropando al granadino en un grito desesperado: Asesinado por el cielo. Finalmente Ciudad sin sueño (nocturno del Brooklyn Bridge), otra de las canciones que mejor recoge el espíritu del disco se inicia con música melódica y ritmo lento para a medida que la letra se hace más angustiosa y surrealista pasar a una recitación angustiosa, rozando el grito, y una música mucho más sucia y rítmicamente muy ágil. Resumiendo, estas canciones son la parte experimental y, por ello, fundamental del disco. Morente y Lagartija Nick traducen a un lenguaje musical de finales de siglo el espíritu angustiado y la expresión surrealista de Lorca en su obra Poeta en Nueva York. Se puede criticar musicalmente, pero no se puede negar la fidelidad en la interpretación del texto.

Otro apartado del disco incluye el enfoque flamenco de los textos de García Lorca. Aquí encontramos colaboraciones de algunos de los más importantes guitarristas flamencos de la actualidad, a los que además une su afán de modernización y experimentación: Juan Antonio Salazar, Vicente Amigo, Isidro Muñoz y El Paquete. Las composiciones no se adaptan a ninguna estructura flamenca de los palos convencionales y es que las letras, su agilidad, su surrealimo impiden recurrir a música convencional. De esta manera en el Solo del pastor bobo(compuesto por Salazar, que comparte guitarra con el Paquete), poema de la obra teatral El Público el ritmo ágil prevalece sobre cualquier otra faceta de la música. La Aurora de Nueva York, cuya paternidad musical corresponde a Vicente Amigo, es el corte más melódico del disco y el poema que le cede la letra, uno de los menos surrealistas, aunque tan conmovedor y desolador que no deja ni un hueco a la esperanza. Amigo compone e interpreta con Morente un tema hermosísimo y maravillosamente adaptado al texto de Lorca. La tristeza bella y melancólica de esta canción contrasta con la tristeza apocalíptica y durísima del resto del texto.

Isidro Muñoz firma y pone la guitarra en tres temas: Adán, Vals en las ramas y Norma y paraíso de los negros. Son los temas más cercanos al flamenco, aunque no al ortodoxo. Adán recoge un soneto y en él alguna de las estrofas más hermosas del disco, junto con una guitarra melódica y un ritmo tranquilo. Vals en las ramas y Norma y paraíso de los negros recogen poemas más surrealistas y no coincidentes con estrofas clásicas, son composiciones más rítmicas, pero no carentes del sentido trágico de toda la obra.

Este enfoque flamenco recoge a un Morente, no jondo, pero con un sentido flamenquísimo en la interpretación y adaptado maravillosamente a los textos lorquianos, es para los aficionados al cante la parte más gratificante y la más fácil para los oídos.

Finalmente hablaremos de cuatro versiones de canciones de Leonard Cohen: Pequeño Vals vienés, Manhattan, Sacerdotes y Aleluya, la traducción de las mismas es de Alberto Manzano. La primera de ellas lleva texto de Lorca por lo cual puede entenderse su inclusión en el disco, aunque se encuentre alejadísima de los textos de Poeta en Nueva York. Recoge un vals de carácter romántico interpretado por el acordeón y teclados de Tomás San Miguel y el contrabajo de Javier Losada y la voz rota de Morente. Manhattan y Aleluya cuentan con la colaboración de Lagartija Nick y son de carácter pop-rock, por ello y por los enormes abismos que median entre Lorca y Cohen y el pop-rock y el flamenco su presencia queda desligada del resto de la obra: En cualquier caso su interpretación es interesante y correcta y cuentan además con arreglos de guitarra flamenca de Cañizares y Amigo respectivamente. Sacerdotes es una peculiar versión de Priest de Cohen que recoge las guitarras endiabladas ritmicamente de El Tomate y Montoyita, acompañadas de cajón, palmas y coros. En esta parte del disco Morente nos muestra su tremenda maleabilidad y adaptación a cualquier estilo, siempre partiendo del flamenco.

Para finalizar señalaremos que Omega está producido por El Europeo Música y Discos Pobreticos en 1996.

OMEGA: MORENTE CANTA A UN LORCA SURREALISTA Y ANGUSTIADO