Oliver Twist

Literatura inglesa del siglo XIX. Narrativa. Novela victoriana. Realismo. Infancia. Huérfanos. Orfanato. Vida en la calle. Sociedad industrial británica

  • Enviado por: Lola
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad

_1.- EL AUTOR Y LA ÉPOCA:

EL autor de la novela titulada “Oliver Twist” es el conocido inglés Charles Dikens, y el año de la primera edición de este libro fue en 1937 - 1939.

2.- EL ARGUMENTO:

El libro relata la historia de una mujer pobre, cansada y embarazada que se encuentra en Londres, que allí antes de dar a luz, es recogida y llevada a un hospicio donde nace el niño de ésta. La madre estaba en tan malas condiciones que muere en el parto, al niño recién nacido, un hombre llamado Sr.Bumble (dueño del hospicio), al no tener el pequeño nombre decide ponerle Oliver Twist, al que luego lo mantiene la parroquia, dándole de comer y un sitio para dormir. Hasta que un día el Sr. Bumble decide llevarle a trabajar a una funeraria con un hombre, el Sr. Sowerberry, y su mujer, que es un enterrador, pero al paso de unos días vuelve al hospicio a causa de un desafortunado acontecimiento. Al cabo de unos días Oliver se escapa del hospicio, y se va a Londres, para hacer allí una vida mejor.

El camino a Londres se le hizo muy duro, pero cuando llegó allí se encontró con una panda de ladrones, y un chico en concreto llamado “El Astuto” que se le acercó y le preguntó que le ocurría. Oliver le respondió que estaba cansado, tenía hambre y sed, y que llevaba siete días caminando. Esa banda decide llevárselo a su “guarida” cuyo jefe es Fagín, estos dan un sitio para dormir y comer a Oliver. Allí Oliver conoces a los demás componentes de dicha banda, como: a Betsy, John Dawkins “Artero Perillán”, etc...

Al principio Oliver no sabe que son ladrones, pero poco a poco se da cuenta que esos “juegos” que Fagín hacía con los demás chicos, no eran solo juegos eran algo más.

Tras varios días de enseñar a Oliver esos “juegos” Fagín decide dejarlo salir a robar. Fagín tenía mucho miedo de que le pillaran, por eso decidió que se fueran con él Charlot y “El Astuto”.

Oliver se disponía a robar con otros compañeros a un viejo, el Sr. Brownlow, éste estaba leyendo un libro en la librería, cuando de repente notó como alguien le robaba un pañuelo. Los dos chicos salieron corriendo mientras que Oliver un poco despistado se quedó atrás. Tras correr varias calles, y casi sin aliento la gente que estaba por la calle andando, lo atrapó haciendo un circulo alrededor. El Sr. Brownlow cogió al niño y se dirigió a comisaría para prestar declaración. Oliver sin aliento se desmayó, mientras que el juez el Sr. Fang decía la sentencia del niño, entró el librero, que lo había visto todo, y dijo que el niño no le había robado nada al Sr. Brownlow, que habían sido otro chico. El juez le quitó la sentencia, y todo quedó en nada.

A la salida el Sr. Brownlow cogió al niño y al ver que era huérfano y que estaba muy enfermo decidió llevárselo a su casa.

Una vez allí, Oliver estuvo algunos días con una fiebre muy alta, y no recuperó la conciencia, pero la Sra. Bedwin lo cuidó muy bien, y le dio todo su cariño.

Pasaron unos días y el Sr. Brownlow tenía que llevar unos libros al librero, y Oliver le propuso ir él. El Sr. Brownlow no estaba muy convencido, pero vio al niño tan ilusionado que le dejó. Cuando salió de la casa del Sr. Brownlow iba directo a la librería, e iba pensando que por una vez en su vida se sentía útil. Pero al salir de casa del Sr. Brownlow le estaban esperando Nancy y Guillermo Sikes, un viejo conocido de Fagín. Oliver seguía caminando, y cuando llegó a la librería y devolvió los libros, muy educado le dio las gracias, pero al asombro de Oliver, fuera le estaban esperando las dos personas que le habían perseguido durante todo el camino. Oliver al ver a Nancy salió corriendo para despistarla, pero Nancy comenzó a gritar:

- Oliver, por favor vuelve a casa, mamá está muy preocupada, ¡hermano mío! No te vuelvas a escapar.

Pero Oliver seguía corriendo, hasta que un grupo de personas lo acorralaron, y Nancy entró a recogerlo, le dio las gracias a aquella gente, y se marchó. Cuando llegó a la guarida de Fagín, éste le echó una pequeña bronca. Pero Fagín estaba contento de que Oliver hubiera vuelto.

Una mañana el Sr. Bumble llegó a casa de la Sra. Mann, que daba cobijo a los niños más pequeños del Hospicio, del que el Sr. Bumble era el dueño. Estuvieron un buen rato hablando y comentando la buena marcha del hospicio, aunque había habido dos muertes en una semana. Al rato de estar hablando, el Sr. Bumble regresó a su casa a preparar las maletas, porque por la mañana prendería un viaje a Londres donde iba a llevar a dos chicos que estaban muy enfermos para deshacerse de ellos.

La mañana de partir llegó, y el Sr. Bumble se dirigió hacia el tren que les llevaría a Londres, cuando llegaron a Londres, al bajar del tren el Sr. Bumble se sorprendió al ver un cartel que decía así:

“Se recompensará generosamente.

Un joven de nombre Oliver Twist, ha desaparecido de su domicilio. Desde el jueves no sabemos su paradero. Se recompensará generosamente a cualquiera que pueda aportar algún dato que facilite su localización o que pueda contarnos algo de él. El anunciante se permite reiterar su inmenso interés y ruega colaboración”

Tras leerlo unas cinco veces, todavía el Sr. Bumble no salía de su asombro, pero poco tardó en coger la dirección correcta e ir a casa del Sr. Brownlow. Tras un cuarto de hora por fin llegó. Cuando llegó, se sentó en la sala donde estaba el Sr. Brownlow y empezó a hablar cosas horribles del pobre Oliver, habló durante veinte minutos, pero unos veinte minutos muy intensos para el Sr. Browunlow, éste no salía de su asombro, él tenía una imagen totalmente distinta a la del Sr. Bumble.

Mientras en la guarida de Fagín, él y Guillermo Sikes estaban preparando un golpe hacia una casa de ricos. Toby un amigo de los dos había estado merodeando por aquella casa durante unas semanas y no había encontrado ningún cómplice que les pudiera ayudar, porque había dos sirvientes y llevaban mas de veinte años sirviéndola y no le iban a traicionar.

Cuando todos se fueron a dormir, Fagín y Guillermo pensaron que el cómplice podía ser Oliver, como era tan piadoso. A los dos les pareció muy buena idea y decidieron hacerlo así.

A la mañana siguiente cuando Oliver despertó vio que a los pies de la cama tenía un par de zapatos nuevos y unas ropas limpias, Oliver se asombró al ver tal cosa, y pensó que no sería nada bueno. Pasado un tiempo, a la hora de comer, todos los demás chicos se fueron para dejar solos a Fagín y a Oliver, para que pudieran hablar de muchas cosas y sobre todo de la expedición que iban a hacer a casa de unos señores. Fagín le dijo que esta noche iba a venir Guillermo Sikes a llevárselo, y Oliver asustado le pregunto si iba a ser para siempre, Fagín le dijo que era solo esa noche, que tenían que hacer una cosa muy importante y que no podía defraudarlos, pero a Oliver no le había quedado muy claro para que tenían que ir, y sin dudarlo se lo pregunto, Fagín le dijo que Guillermo se lo explicaría, que era un caso un poco complicado.

Ya un poco avanzada la noche llegó Nancy, muy cubierta y con un candil en la mano, Oliver estaba despierto esperando la llegada de Guillermo y al ver a Nancy pensó que había venido a quedarse a dormir, pero no, Nancy le explicó que era para llevarle donde estaba Guillermo, todo lo demás lo sabía.

Cuando salieron de la guarida de Fagín estaba lloviendo mucho, y Nancy decidió cogerse un carro de caballos, subieron y rápidamente el carro les llevó a casa de Guillermo, donde éste les esperaba con Toby. Cuando llegaron, Guillermo no estaba de muy buen humor, y cuando entro Oliver le explicó como iba a ser aquella expedición...

Cenaron y durmieron un poco antes de partir.

Cuando llegaron, se fueron por la parte de atrás de la casa, había una pequeña ventana, que era por ahí por donde Oliver tenía que meterse, para poder abrir la puerta para que así Guillermo y Toby pudieran entrar y robarle. Oliver casi temblando entro por la ventana, él tenía mucho miedo... Al entrar, una de las sirvientas oyó unos golpes, bajó rápidamente las escaleras, llamó a sus dueños, y estos bajaron rápidamente. Guillermo con su pistola pegó un tiro, y Giles, que así era como se llamaba el dueño, tiró otro, pero éste con tan mala suerte que le dio a Oliver.

Oliver a todo correr abrió la puerta, y Giles salió corriendo. Guillermo y Toby cogieron a Oliver y se marcharon corriendo, Guillermo oyó la voz de Toby que le dijo que dejara al niño y que se fuera corriendo, les iban a pillar. Guillermo dejó a Oliver en una fosa y salió corriendo.

Cuando llevaba un rato corriendo se paró en secó, y disparó al aire. De repente oyó el ladrido de unos perros, que por ese ladrido no tenían mucha intención en coger al ladrón. Los dueños de esos perros eran los dueños de la casa en la que habían robado, pero tenían mucho miedo, y decidieron irse.

Esa noche empezó a llover, y Oliver tendido en el suelo, no notaba casi las gotas que le caían. Al amanecer, Oliver se dispuso a salir de ese sitio, comenzó a andar y vio de cerca la casa donde esa noche habían robado. Oliver fue directo y llamó a la puerta. Cuando Giles le abrió dijo que ese era el niño al que él había disparado, todo alarmado y preocupado, se dispuso a avisar a los demás. Los demás bajaron y al ver que el niño estaba tan herido decidieron llamar al doctor. Lo llamaron y éste le dio algunas cosas que le produjeron algo de sueño, cuando Oliver despertó, el doctor le propuso si quería visitar a alguien, o si tenía algún familiar con quien ir. Éste le dijo que quería ir a casa del Sr. Brownlow, pero cuando llegaron, en la puerta había un cartel de que se vendía. Oliver estaba muy preocupado, pero el doctor le dijo que volvieran a casa de Giles.

Cuando llegaron los que vivían en es casa al ver a Oliver tan desfavorecido, decidieron que se quedara a vivir allí durante un tiempo. Así hicieron, Oliver estuvo allí hasta que un día por la tarde, Nancy estaba en casa de Guillermo, cuidándolo porque estaba malo, y de repente llegaron Fagín y “El Astuto” a traerle comida y bebida. Guillermo le dijo a Nancy que fuera a la guarida de Fagín a recoger un dinero que necesitaba. Así hizo Nancy, al rato de llegar, entró un muchacho que se hacía llamar Monks, Fagín le dijo a Nancy que esperara abajo porque Monks le tenía que contar una cosa en privado. Nancy hizo caso, pero a su manera, se quedó tras la puerta para poder escuchar lo que decían, Nancy al oír cosa semejante salió corriendo y se dirigió a la casa dirección que había oído en la conversación de Fagín y Monks. Cuando entró le recibió Rosa, la dueña de la casa, y Nancy muy preocupada le contó lo que le había oído decir a un tal Monks que esa mañana había destruido la única prueba de la identidad de Oliver, y que aunque ya era amo y señor del dinero de Oliver le hubiera gustado haberlo visto convertido en ladrón. Nancy cuando terminó su discurso se marchó a su casa.

Cuando Nancy salió, al poco tiempo llegó Oliver muy alegre porque había visto al Sr. Brownlow salir de un coche, y que se había apuntado la dirección en un papel, se la entregó a Rosa, y ésta decidió pedir un coche para llevarlo a casa del Sr. Brownlow.

Cuando llegaron entró solo Rosa y avisó al Sr. Brownlow, le contó que sabía donde estaba Oliver, y éste muy contento llamó a la Sra. Bedwin, de repente sin darle tiempo siquiera que bajara las escaleras, Oliver salió corriendo del coche de caballos y fue a abrazar a la Sra. Bedwin. Todos estaban tan contentos que no sabían lo que hacer. Rosa le contó al Sr. Brownlow todo lo que le había contado Nancy, y decidieron hacer un plan para meter a esos ladrones y a toda su banda a la cárcel, pero necesitaban unas pruebas para tener algo para culparlos...

Nancy le había dicho a Rosa que se reunirían todas las medias noches en el puente de Londres.

Una noche que estaban en casa de Guillermo, él y Fagín, Nancy que se disponía a salir a media noche, vieron que iba a hacer algo raro, a pesar de lo que Nancy les decía. Al final Nancy salió, y cuando se dirigía al puente de Londres, vio que dos hombres muy bonachones iban detrás de ella, e iban comentando que se habían escapado de los Sres. Sowerberry, los vendedores de ataúdes. Tras estar detrás de Nancy un buen rato decidieron entrar a una taberna, dando la casualidad que era donde estaba Fagín. Éste entró y empezó ha hablar de lo que había ocurrido días antes, pero el tabernero le dijo que no hablara mucho porque había dos extranjeros. Fagín se acercó a uno de ellos y le comentó si le podía ayudar en un asunto que tenía pendiente. El muchacho que se llamaba Noé le dijo que si. Fagín le dio una dirección y le dijo que fuera allí mañana por la noche.

Cuando llegó, Fagín le comento que una muchacha estaba tramando algo, y necesitaba a alguien quien la espiara todas las noches, Noé dijo que si. Esa misma noche Fagín le acompañó hasta la casa de Guillermo, donde verían salir a Nancy, cuando ésta salió Fagín le indicó quien era, y después dejó a Noé que la persiguiera él solo. En el puente de Londres ésta se reunió con Rosa y con un muchacho de pelo blanco, Nancy le comentó todo lo que sabía y se marchó. Noé salió corriendo a avisar a Fagín, le contó que estaban buscando a un tal Monks, y que una noche tuvo que darle a Guillermo un somnífero para poder salir. Guillermo estaba tan furioso que cuando llegó a su casa cogió un palo y le dio a Nancy, y ésta cayó al suelo redonda, luego Guillermo lleno de sangre decidió limpiar un poco todo eso de sangre y huir, huir a un sitio desabitado donde nadie lo pudiera encontrar, y también decidió ahogar al perro, para que nadie tuviera pruebas para acusarlo, pero el perro viendo que se tramaba algo raro, decidió escaparse.

Era por la noche cuando el Sr. Brownlow se bajó de un coche, en frente de su casa, acompañado de un corpulento muchacho, que no paraba de protestar. Entraron en una habitación más bien pequeña, y se sentaron. El Sr. Brownlow empezó a decir que él y su padre eran muy amigos, y también la hermana de éste, que el día que iban a contraer matrimonio ésta murió. Tu no te llamas Monks si no Eduardo Leeford. Tienes un hermano. Tu padre era mucho más joven que tu madre, y lo habían obligado a casarse, pero como no se llevaban bien decidieron separarse e ir cada uno a vivir a sitios distintos. Tu padre se hizo amigo de un oficial, que tenía dos hijas una de ellas de diecinueve años, de la que tu padre se enamoró, ella también compartía ese sentimiento. Tu padre tuvo que marcharse a Roma donde allí tuvo una enfermedad mortal, y tu madre todavía su esposa fue allí para verlo, tu padre murió y no dejó testamento, y tu madre y tú os quedasteis con los bienes. Antes de ir a Roma, tu padre me confió que estaba muy enamorado de la joven, y que no podía casarse porque su divorcio no era válido. Busca a la joven, pero habían cambiado de domicilio, y me fue imposible encontrarla, pero yo tenía un retrato que tu padre me había dado. Lo único que se de la joven era que estaba embarazada y que su padre había muerto. Un día por casualidad me encontré con Oliver y sentado debajo del cuadro vi un gran parecido, entonces llegué a la conclusión de que Oliver era hijo de su padre y de la joven Agnes. También puedo decir que usted si que sabía que su padre había dejado testamento, pero tu madre lo destruyó y te lo dijo antes de morir. Y tú sabias donde Oliver había nacido y fuiste hasta ese lugar donde conseguiste el medallón, para deshacerte de él para que no hubiera ninguna prueba de la familia d Oliver. La joven que nos contó todo esto ahora está muerta y tú eres cómplice de su muerte, por eso ya podemos meterle a la cárcel. De repente entró un muchacho por la puerta y dijo que ya estaban a punto de atrapar al asesino. Fagín fue al primero que arrestaron, mientras comía, también a Noé. Toby pudo huir y esconderse en un lugar seguro, hasta el momento. Estaban todos muy tranquilos cuando oyeron unas pisadas, ¡era el perro de Guillermo Sikes! Le dejaron entrar. Cuando entró la noche, llamaron a la puerta y esta vez era Guillermo, le dejaron entrar, y lo primero que hizo fue preusar por el perro. Le contaron que habían raptado a Fagín. En ese momento llegó Charlot, y gritando dijo:

- ¡Maldito! ¿Por qué has matado a Nancy? ¡¡¡Traidor!!! Ahora voy a ser yo el que te entregue a la policía.- empezó a gritar. Pero Guillermo se subió por el tejado y empezó a saltar, cogió una cuerda para coger impulso para poder saltar, pero se le resbaló el pie, y se quedó colgado. Todos los que se lo merecían estaban en la cárcel, y mientras Oliver en su casa tan tranquilo con el Sr. Brownlow, que éste le había cogido cariño, y se había hecho justicia. AL final, Oliver valió para los estudios y le fue muy bien, todo acabo como se esperaba.

3.- MI PERSONAJE:

Mi personaje es Oliver Twist, no porque sea el protagonista, si no porque manifiesta durante el transcurso de la historia la fuerza que un niño de tan solo doce años puede tener, lo listo que puede ser y la vida tan cruel que llevaban los niños huérfanos en aquella época.

4.- MI OPINIÓN:

Mi opinión sobre éste libro es positiva, aunque a veces, en algunas escenas u ocasiones, no me gustaría estar en el pellejo de Oliver. Es un libro muy interesante, y de muchas aventuras. Refleja lo mal que lo pasan los niños huérfanos y lo malas que son algunas personas con niños tan ingenuos. Se lo recomiendo a aquellas personas que quieran pasar un rato muy agradable, aunque pienso que también el final lo deberían haber alargado más.

5.- UN FINAL DISTINTO:

El final de éste libro no está mal, porque a cada uno le toca lo que le tenía que tocar, Fagín va a la cárcel, Guillermo muere y Oliver se va a vivir con el Sr. Brownlow pero si hay que poner un final distinto, pues... que a Fagín y a su pandilla no los pillaran, siguieran como siempre han ido, robando, y que cuando Oliver se hiciera mayor y tuviera un hijo, él lo abandonara y su mujer muriera, y éste niño s hiciera de la banda de Fagín y acabara como Oliver, le pasara lo mismo que ha Oliver, y que Fagín no se enterara de que es Oliver hasta el final, que éste muriera a causa de salbarlo.