Oído

Audición. Aparato auditivo: estructura. Receptores y equilibrio

  • Enviado por: Marcos Anguita
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Serie de ejercicios resueltos de Ecuaciones Diferenciales Este curso va ligado al curso actual de Ecuaciones...
Ver más información

Cálculo Vectorial
Cálculo Vectorial
En este curso aprenderemos los siguientes temas: + Campos vectoriales. Gradiente + Integrales de línea + Teorema...
Ver más información

publicidad

Introducción

Oído, órgano responsable de la audición y el equilibrio. Se divide en tres zonas: externa, media e interna. La mayor parte del oído interno está rodeada por el hueso temporal.

Este es uno de nuestros sentidos, y es muy importante para el organismo ya que gracias a él podemos sentir lo que pasa a grandes distancias con solo oírlo, o también sentir cuando los objetos se van acercando, es parte fundamental del habla he incluso nos ayuda a orientarnos en ciertas ocasiones .

  • Receptor de audición

Podemos llamar a uno de los receptores de audición a la oreja, ya que esta es por una de las primeras partes que pasa el sonido. Oreja es la denominación que le damos al pabellón auditivo que, con una serie de pliegues que actúan como concha acústica, se denomina oído externo.

El pabellón recibe las ondas sonoras y, a través del conducto auditivo externo, las transmite hacia el tímpano que es el límite entre el oído externo y el medio.

El tímpano es una membrana delgada y transparente que, al igual que una cuerda de guitarra, vibra con las ondas sonoras y transmite estas vibraciones hacia tres huesecillos interarticulados y milimétricos: el martillo, el yunque y el estribo. De allí la vibración llega a la membrana oval, que a su vez impulsa hacia el oído interno en donde el líquido allí existente, al moverse, hace llegar la sensación hasta unas células provistas de finos pelillos, que componen el Órgano de Corti.

También se tiene que mencionar al Caracol, quien alberga las células detectoras del sonido conectadas con el cerebro por medio del nervio coclear.

  • Estructura del oído y función

El oído externo es la parte del aparato auditivo que se encuentra en posición lateral al tímpano o membrana timpánica. Comprende la oreja o pabellón auricular o auditivo (lóbulo externo del oído) y el conducto auditivo externo, que mide tres centímetros de longitud.


El oído medio se encuentra situado en la cavidad timpánica llamada caja del tímpano, cuya cara externa está formada por la membrana timpánica, o tímpano, que lo separa del oído externo. Incluye el mecanismo responsable de la conducción de las ondas sonoras hacia el oído interno. Es un conducto estrecho, o fisura, que se extiende unos quince milímetros en un recorrido vertical y otros quince en recorrido horizontal. El oído medio está en comunicación directa con la nariz y la garganta a través de la trompa de Eustaquio, que permite la entrada y la salida de aire del oído medio para equilibrar las diferencias de presión entre éste y el exterior. Hay una cadena formada por tres huesos pequeños y móviles (huesecillos) que atraviesa el oído medio. Estos tres huesos reciben los nombres de martillo, yunque y estribo. Los tres conectan acústicamente el tímpano con el oído interno, que contiene un líquido.


El oído interno, o laberinto, se encuentra en el interior del hueso temporal que contiene los órganos auditivos y del equilibrio, que están inervados por los filamentos del nervio auditivo . Está separado del oído medio por la fenestra ovalis, o ventana oval. El oído interno consiste en una serie de canales membranosos alojados en una parte densa del hueso temporal, y está dividido en: cóclea (en griego, `caracol óseo'), vestíbulo y tres canales

semicirculares. Estos tres canales se comunican entre sí y contienen un fluido gelatinoso denominado endolinfa.

Oído

Estructura de oído Externo

Las partes más externas del oído son el pabellón auditivo, que es la zona visible del oído, y el conducto auditivo, que está encerrado y atrapa la suciedad. Este canal transmite los cambios de presión de aire y las ondas sonoras al tímpano, o membrana timpánica. En el tímpano comienza el oído medio, que también incluye la trompa de Eustaquio y los tres pequeños huesos vibrantes del oído: martillo, yunque y estribo. La cóclea y los canales semicirculares constituyen el oído interno. La información pasa desde el oído interno al cerebro vía nervio auditivo.

Oído

Estructura del oído interno

El oído interno es un laberinto de conductos enredados que contienen fluido y que están relacionados con el sentido del oído y con el equilibrio. Hay tres canales dentro de una estructura con forma de caracol llamada cóclea. Las vibraciones sonoras, amplificadas por los huesos del oído medio, viajan por estos canales y mueven pequeños pelos que estimulan fibras conectadas a su vez con el nervio auditivo. Los sonidos procedentes del exterior, se codifican de esta forma para viajar al cerebro. La parte posterior del oído interno alberga los canales semicirculares. Estos canales, conectados entre sí por una estructura llamada vestíbulo, son sensibles a la gravedad, a la aceleración y a la postura y movimientos de la cabeza.

3 Receptores

Las ondas sonoras, en realidad cambios en la presión del aire, son transmitidas a través del canal auditivo externo hacia el tímpano, en el cual se produce una vibración. Estas vibraciones se comunican al oído medio mediante la cadena de huesecillos (martillo, yunque y estribo) y, a través de la ventana oval, hasta el líquido del oído interno. El movimiento de la endolinfa que se produce al vibrar la cóclea, estimula el movimiento de un grupo de proyecciones finas, similares a cabellos, denominadas células pilosas. El conjunto de células pilosas constituye el órgano de Corti. Las células pilosas transmiten señales directamente al nervio auditivo, el cual lleva la información al cerebro. El patrón de respuesta de las células pilosas a las vibraciones de la cóclea codifica la información sobre el sonido para que pueda ser interpretada por los centros auditivos del cerebro.


El rango de audición, igual que el de visión, varía de unas personas a otras. El rango máximo de audición en el hombre incluye frecuencias de sonido desde 16 hasta 28.000 ciclos por segundo. El menor cambio de tono que puede ser captado por el oído varía en función del tono y del volumen. Los oídos humanos más sensibles son capaces de detectar cambios en la frecuencia de vibración (tono) que correspondan al 0,03% de la frecuencia original, en el rango comprendido entre 500 y 8.000 vibraciones por segundo. El oído es menos sensible a los cambios de frecuencia si se trata de sonidos de frecuencia o de intensidad bajas.

La sensibilidad del oído a la intensidad del sonido (volumen) también varía con la frecuencia. La sensibilidad a los cambios de volumen es mayor entre los 1.000 y los 3.000 ciclos, de manera que se pueden detectar cambios de un decibelio. Esta sensibilidad es menor cuando se reducen los niveles de intensidad de sonido.

Las diferencias en la sensibilidad del oído a los sonidos fuertes causan varios fenómenos importantes. Los tonos muy altos producen tonos diferentes en el oído, que no están presentes en el tono original. Es probable que estos tonos subjetivos estén producidos por imperfecciones en la función natural del oído medio. Las discordancias de la tonalidad que producen los incrementos grandes de la intensidad de sonido, es consecuencia de los tonos subjetivos que se producen en el oído. Esto ocurre, por ejemplo, cuando el control del volumen de un aparato de radio está ajustado. La intensidad de un tono puro también afecta a su entonación. Los tonos altos pueden incrementar hasta una nota de la escala musical; los tonos bajos tienden a hacerse cada vez más bajos a medida que aumenta la intensidad del sonido. Este efecto sólo se percibe en tonos puros. Puesto que la mayoría de los tonos musicales son complejos, por lo general, la audición no se ve afectada por este fenómeno de un modo apreciable. Cuando se enmascaran sonidos, la producción de armonías de tonos más bajos en el oído puede amortiguar la percepción de los tonos más altos. El enmascaramiento es lo que hace necesario elevar la propia voz para poder ser oído en lugares ruidosos.

4 Receptores del Equilibrio

Los canales semicirculares y el vestíbulo están relacionados con el sentido del equilibrio. En estos canales hay pelos similares a los del órgano de Corti, y detectan los cambios de posición de la cabeza.

Los tres canales semicirculares se extienden desde el vestíbulo formando ángulos más o menos rectos entre sí, lo cual permite que los órganos sensoriales registren los movimientos que la cabeza realiza en cada uno de los tres planos del espacio: arriba y abajo, hacia adelante y hacia atrás, y hacia la izquierda o hacia la derecha. Sobre las células pilosas del vestíbulo se encuentran unos cristales de carbonato de calcio, conocidos en lenguaje técnico como otolitos y en lenguaje coloquial como arenilla del oído. Cuando la cabeza está inclinada, los otolitos cambian de posición y los pelos que se encuentran debajo responden al cambio de presión. Los ojos y ciertas células sensoriales de la piel y de tejidos internos, también ayudan a mantener el equilibrio; pero cuando el laberinto del oído está dañado, o destruido, se producen problemas de equilibrio. Es posible que quien padezca una enfermedad o un problema en el oído interno no pueda mantenerse de pie con los ojos cerrados sin tambalearse o sin caerse.

5 Función de Receptores

Los receptores del oído interno detectan la posición y movimiento de la cabeza en el espacio y la información se emplea para mantener la postura del cuerpo, también permiten controlar los movimientos de la cabeza vía los reflejos vestíbulo-oculares.

El laberinto vestibular óseo protege al oído interno, y está recubierto por un epitelio membranoso donde se encuentran los otolitos (el utrículo y el sáculo) y tres ductos semicirculares perpendiculares. Los otolitos permiten detectar aceleración horizontal y los ductos semicirculares la aceleración angular. El laberinto óseo está lleno de endolinfa y el espacio que existe entre los laberintos óseo y membranoso está lleno de perilinfa, entre estos dos líquidos hay una diferencia de potencial de -80 mV, debido al transporte de iones de potasio a la endolinfa. Esto es importante para la transducción sensorial de las células pilosas. La deflexión de los estereocilios de las células pilosas proporciona información direccional, que se modula hacia arriba o abajo, la frecuencia de los impulsos espontáneos de los axones en el octavo nervio craneal.

Esta función es la base de la recepción en varios órganos sensoriales: la línea lateral de peces y anfibios, la audición de vertebrados y órganos de equilibrio de vertebrados e invertebrados. La coclea de mamífero analiza las frecuencias de sonido de acuado a su capacidad de desplazar distintar partes de la membrana basilar, donde se encuentran las células pilosas.

6 Conclusión

A través del trabajo nos hemos percatado de las diferentes funciones del oído y sus múltiples características. Gracias a esto pude concluir que el oído es una de las partes fundamentales del cuerpo humano ya que gracias a él podemos percatarnos de nuestro entorno tanto cercano como lejano, también podemos permanecer erguidos gracias al equilibrio y comunicarnos con los demás. El oído es parte fundamental en nuestra vida.

8 Bibliografía

  • Enciclopedia virtual Encarta 2000

  • Revista Icarito volumen “Los sentidos”

  • Páginas WEB:

- www.altavista.com