OEA (Organización de Estados Americanos)

Organizaciones intergubernamentales. MERCOSUR (Mercado Común del Sur). Comunidad Andina

  • Enviado por: Rosa Uzquiano
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 30 páginas
publicidad
publicidad

OEA

{OEA}

ORIGENES

La Organización de los Estados Americanos es el organismo regional más antiguo del mundo.

Es el foro natural para el diálogo hemisférico sobre temas políticos, económicos, sociales, educativos, culturales, científicos y tecnológicos en el Hemisferio Occidental.

El 14 de abril de 1890, en Washington D.C. la Primera Conferencia Internacional Americana creó la Unión Internacional de las Repúblicas Americanas. La Conferencia también creó la Oficina Comercial, que actuó como Secretaría de la Unión hasta 1910, cuando pasó a ser la Unión Panamericana. Durante medio siglo la Unión Panamericana fue el foro donde se establecieron las convenciones y los acuerdos que instituyeron la cooperación económica, social y cultural interamericana.

La Novena Conferencia Internacional Americana, celebrada en Bogotá en 1948, adoptó la Carta que transformó la Unión Internacional de las Repúblicas Americanas en la Organización de los Estados Americanos. Hasta 1970 la Secretaría General de la OEA siguió llamándose Unión Panamericana.

.La Carta de la OEA fue modificado en dos oportunidades: primero, mediante el Protocolo de Buenos Aires (que fue suscrito en 1967 y entró en vigor en 1970 y luego por el Protocolo de Cartagena de Indias (suscrito en diciembre de 1985, entró en vigor en noviembre de 1988). El Protocolo de Buenos Aires estableció la estructura actual de la OEA y el de Cartagena de Indias fortaleció su papel político en el Hemisferio. Se introdujeron modificaciones adicionales mediante el Protocolo de Washington (1992), que dispone que uno de los propósitos fundamentales de la OEA es promover, mediante la acción cooperativa, el desarrollo económico, social y cultural de los Estados miembros y ayudar a erradicar la pobreza extrema en el Hemisferio y (2) el Protocolo de Managua (1993), que estableció el consejo Interamericano para el Desarrollo Integral. Con la ratificación de dos tercios de los Estados miembros, el Protocolo de Managua entró en vigor en enero de 1996.

PROPOSITOS

LA ORGANIZACION DE LOS ESTADOS AMERICANOS (OEA) ES UNA ORGANIZACION INTERGUBERNAMENTAL DE LOS PAISES DEL HEMISFERIO OCCIDENTAL QUE TIENE LOS SIGUIENTES PROPOSITOS ESENCIALES:

Afianzar la paz y la seguridad en las Américas;

Promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto al principio de no intervención;

Prevenir las posibles causas de dificultades y asegurar la solución pacífica de las controversias que surjan entre los Estados Miembros.

Organizar la acción solidaria de éstos en caso de agresión;

Procurar la solución de los problemas políticos, jurídicos y económicos que se susciten entre ellos;

Promover, por medio de la acción cooperativa, su desarrollo económicos, social y cultural; y

Alcanzar una efectiva limitación de armamentos convencionales que permita dedicar el mayor número de recursos al desarrollo económico y social de los Estados Miembros.

La paz y la seguridad de las Américas, la promoción y consolidación de la democracia y el fomento de la cooperación para el desarrollo integral son objetivos fundamentales de la OEA.

ESTADOS MIEMBROS DE LA OEA

FIRMAS DE LA CARTA DE LA ORGANIZACION DE LOS ESTADOS AMERICANOS Y DE SUS PROTOCOLOS DE REFORMAS

PAISES

CARTA DE BOGOTA

PROTOCOLO DE BUENOS AIRES

PROTOCOLO DE CARTAGENA DE INDIAS

TEXTO INTEGRADO DE LA CARTA REFORMADA

Antigua y Barbuda

03-dic-97

03-dic-81

14-feb-86

-

Argentina

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Bahamas (Commonwealth)

03-mar-82

03-mar-82

07-nov-85

-

Barbados

09-oct-67

16-mar-70

05-dic-85

-

Belice

-

-

-

08-ene-91

Bolivia

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Brasil

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Canadá

-

-

-

13-nov-89

Colombia

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Costa Rica

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Cuba

30-abr-48

-

-

-

Chile

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Dominica (Commonwealth)

22-may-79

22-may-79

05-dic-85

-

Ecuador

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

El Salvador

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Estados Unidos

30-abr-48

27-feb-67

07-nov-86

-

Grenada

13-may-75

13-may-75

10-jun-86

-

Guatemala

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Guyana

-

-

-

08-ene-91

Haití

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Honduras

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Jamaica

27-jun-69

27-feb-70

05-dic-85

-

México

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Nicaragua

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Panamá

30-abr-48

27-feb-67

13-jun-86

-

Paraguay

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Perú

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

República Dominicana

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Santa Lucía

22-may-79

22-may-79

05-dic-85

-

San Vicente y las Grenadinas

03-dic-81

03-dic-81

28-sep-87

-

St. Kitts y Nevis

12-mar-84

12-mar-84

16-abr-86

-

Suriname

22-feb-77

22-feb-77

05-dic-86

-

Trinidad y Tobago

13-mar-67

20-may-68

15-abr-85

-

Uruguay

30-abr-48

27-feb-67

05-dic-85

-

Venezuela

30-abr-48

27-feb-67

5 de diciembre

-

ORGANOS DE LA OEA:

La Asamblea General

La Reunión de Consulta de Ministros de RR. EE.

El Consejo Permanente

El CIDI

El Comité Jurídico Interamericano

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

La Secretaría General

Las Conferencias Especializadas

Los Organismos Especializados:

  • Organización Panamericana de la Salud (OPS)

  • Instituto Interamericano del Niño (IIN)

  • Comisión Interamericana de Mujeres (CIM)

  • Instituto Panamericano de Geografía e Historia (IPGH)

  • Instituto Indigenista Interamericano (III)

  • Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA)

¬…MERCOSUR

ORIGEN Y FUNDACION

Breve Reseña Histórica

A mediados de la década de los '80, se inicia un movimiento entre Argentina y Brasil -los dos grandes países del Cono Sur- que desde el inicio se plantea revertir varias décadas de desconfianza mutua que hasta ese momento había regido la política exterior de los países latinoamericanos.

En procura de profundizar su relacionamiento, los dos países plasmaron su acercamiento con la suscripción de 24 protocolos bilaterales, en el período 1984/ 1989, en los que quedaron reguladas diversas áreas. Esta primera convergencia estuvo conducida por los presidentes de Argentina, Raúl Alfonsín, y de Brasil, José Sarney. Los mandatarios consiguieron avanzar de tal forma en el proceso, que la caída del Muro de Berlín -en noviembre de 1989- y la aparición de una nueva realidad política y económica mundial, encontró a los dos países prontos a iniciar una relación de nuevo tipo, mucho más profunda que nunca antes en su historia.

Poco tiempo después, en agosto de 1990, los presidentes de Paraguay, Andrés Rodríguez, y de Uruguay, Luis Alberto Lacalle, solicitaron la incorporación de sus países al acuerdo que se gestaba entre los dos colosos sudamericanos.

Las negociaciones concluyeron con un acuerdo refrendado en Asunción del Paraguay el 26 de marzo de 1991, que bajo la denominación de Tratado de Asunción , puso en marcha el Mercado Común del Sur (Mercosur).

El Tratado de Asunción, firmado por los presidentes Carlos Menem, de Argentina; Fernando Collor de Mello, de Brasil; Andrés Rodríguez de Paraguay; y Luis Alberto Lacalle de Uruguay, estableció la decisión de "constituir un mercado común" que debía estar.

OBJETIVOS

Este mercado común implica "La libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre los países"; "el establecimiento de un arancel externo común y la adopción de una política comercial común con relación a terceros Estados o agrupaciones de Estados y la coordinación de posiciones en foros económicos comerciales regionales e internacionales". Según el Trarado también estipula "La coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales entre los Estados partes: de comercio exterior, agrícola, industrial, fiscal, monetaria, cambiaria y de capitales, de servicios, aduanera, de transportes y comunicaciones y otras que se acuerden, a fin de asegurar condiciones adecuadas de competencia entre los Estados partes"; y "el compromiso de los Estados partes de armonizar sus legislaciones en las áreas pertinentes, para lograr el fortalecimiento del proceso de integración".

Para el período de transición que medió desde el nacimiento del mercado común hasta el 31 de diciembre de 1994, se estableció que los Estados partes adoptaran un régimen general de origen, un sistema de solución de controversias y cláusulas de salvaguardia; y también se acordó una coordinación para enfrentar prácticas de dumping o de políticas desleales de terceros Estados.

Las herramientas para la construcción del mercado común quedaron definidas en varios instrumentos: un programa de liberación comercial que permitiera "llegar al 31 de diciembre de 1994 con arancel cero, sin restricciones no arancelarias sobre la totalidad del universo arancelario"; "la coordinación de políticas macroeconómicas que se realizará gradualmente y en forma convergente con los programas de desgravación arancelaria y de eliminación de restricciones no arancelarias indicados en el literal anterior"; el establecimiento de "un arancel externo común, que incentive la competitividad externa de los Estados partes"; y "la adopción de acuerdos sectoriales, con el fin de optimizar la utilización y movilidad de los factores de producción y de alcanzar escalas operativas eficientes".

Dos órganos, uno de carácter político y otro de carácter ejecutivo, quedaron establecidos para administrar el Tratado: el Consejo del Mercado Común y el Grupo Mercado Común.

El Consejo, que se convirtió en el órgano superior del Mercosur, está integrado por los cancilleres y los ministros de Economía de los cuatro países y a él le corresponde la labor de conducción política y toma de decisiones para asegurar el cumplimiento de los objetivos y plazos establecidos. La presidencia del Consejo se ejerce -según surge del Tratado de Asunción- por rotación de los Estados partes y en orden alfabético, por períodos de seis meses.

El Grupo Mercado Común fue constituido como el órgano ejecutivo del Mercosur y está coordinado por los cancilleres. Se estableció que sus funciones serían las de velar por el cumplimiento del Tratado; tomar las providencias necesarias para el cumplimiento de las decisiones adoptadas por el Consejo; proponer medidas concretas tendientes a la aplicación del programa de liberación comercial, a la coordinación de políticas macroeconómicas y a la negociación de acuerdos frente a terceros; y fijar el programa de trabajo que asegure el avance hacia la constitución del mercado común.

El Grupo Mercado Común quedó integrado por cuatro miembros titulares y cuatro miembros alternos por país, representantes de los respectivos Ministerios de Relaciones Exteriores; Ministerios de Economía o sus equivalentes (áreas de Industria, Comercio Exterior y/o Coordinación Económica); y Bancos Centrales.

LA UNION ADUANERA

En 1994, la economía de América Latina había crecido el 5%, marcando el cuarto año consecutivo de recuperación; la inflación comenzó a caer en forma sostenida; se redujo el gasto por los menores pagos por concepto de intereses sobre la deuda interna y se incrementaron los ingresos.

En ese contexto, Mercosur trepó desde una cifra de comercio global entre sus socios de 8.368 millones de dólares en el año 1991, a otra de 19.624 millones de dólares en 1994; lo que dio como resultado un incremento del 134,51% en el trienio.

Por otro lado, el comercio entre los socios en 1991 representaba una novena parte del comercio global de los cuatro países con todo el mundo y en 1994 había crecido hasta aumentar esa proporción a un quinto.

Este fenomenal despegue económico colocó al Mercosur en la atención de las principales potencias del mundo, pero no consiguió disimular que no se había cumplido con el proceso para poner en marcha el mercado común el 1º de enero de 1995.

La Cumbre de Ouro Preto de diciembre de 1994, modificó el cronograma y estableció la puesta en vigencia de una unión aduanera previa a la constitución del mercado común. Desde el 1º de enero de 1995 se puso en marcha la denominada unión aduanera imperfecta que supuso la eliminación de todas las trabas arancelarias y para-arancelarias al comercio recíproco y la adopción de un arancel externo común frente a terceros países. Esta figura no está en la actualidad plenamente vigente, ya los cuatro Estados partes negociaron lo que se dio en llamar un régimen de adecuación, por el cual algunos productos en el comercio intra-Mercosur continuarán pagando aranceles por un tiempo. De la misma manera, se establecieron las listas de excepciones al arancel externo común para un grupo de productos específicos.

Lo que está previsto es que la unión aduanera rija plenamente para los cuatro países a partir del año 2006, mientras las listas de excepciones al arancel externo común y el régimen de adecuación irán reduciéndose en forma automática y lineal. Paralelamente, desde enero de 1995 está en marcha un mecanismo de reducción anual de gravámenes a la importación entre los cuatro países. Argentina y Brasil otorgaron una rebaja inicial del 25% en 1996, del 50% en enero de 1997, del 75% en enero de 1998 y llegará al 100% el 1º de enero de 1999. Paraguay y Uruguay tienen un año de gracia respecto a los socios mayores para reducir los gravámenes: 25% en 1997; 50% en 1998; 75% en 1999; y 100% en el 2000.

El organigrama del Mercosur se completó con el agregado de una Comisión de Comercio, cuyo objetivo es el de realizar por un lado, un seguimiento en tiempo real de todos los problemas comerciales que se van presentando, y por otra propender a la búsqueda de soluciones. Su importancia y efectividad se cumplió a tal punto que se hizo innecesario el uso del mecanismo de solución de controversias firmado en Brasilia; sin embargo, recargó a los gobiernos con negociaciones acerca de problemas que necesitaron de decisiones políticas para ser resueltos.

También fue creada una Secretaría Administrativa, basada en forma permanente en Montevideo.

LOS ACUERDOS BILATERALES E INTERBLOQUES

Mercosur tiene firmados un acuerdo marco de asociación interregional, cooperación y coordinación política con Unión Europea, suscrito el 15 de diciembre de 1995; un acuerdo de libre comercio con Chile que comenzó a regir el 1º de octubre de 1996; un acuerdo de libre comercio con Bolivia que se puso en marcha en marzo de 1997; un acuerdo marco con la Comunidad Andina para negociar una zona de libre comercio; y un acuerdo marco de comercio e inversión con el Mercado Común Centroamericano, suscrito el 18 de abril de 1998. Actualmente, Mercosur negocia con otros 30 países del hemisferio la constitución de un área de libre comercio de las Américas (ALCA), que regiría a partir del año 2005.

El Protocolo de Ouro Preto en su Artículo 1º, define que la estructura institucional MERCOSUR contará con los siguientes órganos:

El Consejo del Mercado Común (CMC)

El Grupo Mercado Común (GMC)

La Comisión de Comercio del MERCOSUR (CCM)

La Comisión Parlamentaria Conjunta (CPC)

El Foro Consultivo Económico-Social (FCES)

La Secretaría Administrativa del MERCOSUR (SAM)

Establece a su vez, que en los términos del citado Protocolo, podrán ser creados los órganos auxiliares que fueren necesarios para la consecución de los objetivos del proceso de integración.

Por otra parte, en relación a los Organos que integran la estructura de base, el Artículo 2 del Protocolo señala que el Consejo del Mercado Común, el Grupo Mercado Común y la Comisión de Comercio del MERCOSUR, son Organos con capacidad decisoria, de naturaleza intergubernamental.

LA COMUNIDAD ANDINA

Comunidad Andina es una organización subregional con personería jurídica internacional constituida por Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela y compuesta por los órganos e instituciones del Sistema Andino de Integración (SAI).

Ubicados en América del Sur, los cinco países andinos agrupan a más de 111 millones de habitantes en una superficie de 4.700.00 kilómetros cuadrados, cuyo Producto Bruto Interno ascendía en 1999 a 272 mil millones de dólares.

OBJETIVOS

Los principales objetivos de la Comunidad Andina (CAN) son: promover el desarrollo equilibrado y armónico de sus países miembros en condiciones de equidad, acelerar el crecimiento por medio de la integración y la cooperación económica y social, impulsar la participación en el proceso de integración regional, con miras a la formación gradual de un mercado común latinoamericano y procurar un mejoramiento persistente en el nivel de vida de sus habitantes.

antecedentes de la Comunidad Andina se remontan al 26 de mayo de 1969, cuando un grupo de países sudamericanos del área andina suscribieron el Acuerdo de Cartagena, también conocido como Pacto Andino, con el propósito de establecer una unión aduanera en un plazo de diez años.

A lo largo de casi tres décadas, el proceso de integración andino atravesó por distintas etapas. De una concepción básicamente cerrada de integración hacia adentro, acorde con el modelo de sustitución de importaciones, se reorientó hacia un esquema de regionalismo abierto.

La intervención directa de los presidentes en la conducción del proceso dentro del nuevo modelo, impulsó la integración y permitió alcanzar los principales objetivos fijados por el Acuerdo de Cartagena, como la liberación del comercio de bienes en la Subregión, la adopción de un arancel externo común, la armonización de instrumentos y políticas de comercio exterior y de política económica, entre otros.

El grado de avance alcanzado por la integración y los nuevos retos derivados de los cambios registrados en la economía mundial, plantearon la necesidad de introducir reformas en el Acuerdo de Cartagena, tanto de carácter institucional como programático, lo que se hizo por medio del Protocolo de Trujillo y el Protocolo de Sucre, respectivamente.

Las reformas institucionales le dieron al proceso una dirección política y crearon la Comunidad Andina (CAN) y el Sistema Andino de Integración (SAI). Las reformas programáticas ampliaron el campo de la integración más allá de lo puramente comercial y económico.

A partir del 1 de agosto de 1997 inició sus funciones la Comunidad Andina con una Secretaría General de carácter ejecutivo, cuya sede está en Lima (Perú). Se formalizó también el establecimiento del Consejo Presidencial Andino y del Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores como nuevos órganos de orientación y dirección política. Se amplió además el papel normativo de la Comisión, integrada por los Ministros de Comercio, a los ministro sectoriales

ORGANOS E INSTITUCIONES

EL Sistema Andino de Integración (SAI) es el conjunto de órganos e instituciones que trabajan estrechamente vinculados entre sí y cuyas acciones están encaminadas a lograr los mismos objetivos: profundizar la integración subregional andina, promover su proyección externa y robustecer las acciones relacionadas con el proceso.

ORGANOS

Consejo Presidencial AndinoConsejo de Ministros de RR.EEComisiónSecretaría General Parlamento AndinoTribunal de Justicia de la Comunidad Andina

INSTITUCIONES

Consejo Consultivo Empresarial AndinoConsejo Consultivo Laboral AndinoCorporación Andina de Fomernto (CAF)Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR)Universidad Andina Simón BolívarConvenios

TRATADOS Y PROTOCOLOS

  • Acuerdo de Cartagena

  • Protocolo de Sucre

  • Tratado de Creación del Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina

  • Tratado Constitutivo del Protocolo Adicional al Tratado Constitutivo del Parlamento Andino

Protocolo Adicional al Acuerdo de Cartagena “Compromiso de la Comunidad Andina por la Democracia”.

{OEA}

El esfuerzo por unificar las economías del Hemisferio Occidental en un solo acuerdo de libre comercio fue iniciado en la Cumbre de las Américas, llevada a cabo en diciembre de 1994 en la ciudad de Miami. Los mandatarios de las 34 democracias en la región acordaron establecer un "Area de Libre Comercio de las Américas" (ALCA) y concluir las negociaciones para el acuerdo antes del año 2005. Sus decisiones se encuentran en la Declaración de Principios y el Plan de Acción de la Cumbre.

los Ministros de Comercio del Hemisferio Occidental, que han desarrollado el plan de trabajo completo para el ALCA;

los 12 grupos de trabajo del ALCA establecidos por los Ministros de Comercio, que recolectan y recopilan información del estado actual de las relaciones comerciales en el Hemisferio;

y los Viceministros de Comercio del Hemisferio Occidental, quienes coordinan los esfuerzos de los grupos de trabajo y asesoran a los Ministros de Comercio.

La primera reunión fue en junio de 1995 en Denver, Estados Unidos, la segunda fue en marzo de 1996 en Cartagena, Colombia , la tercera en mayo de 1997 en Belo Horizonte, Brasil y la cuarta en marzo de 1998 en San José, Costa Rica.

En la reunión Ministerial de Belo Horizonte, se acordó que las negociaciones sobre el ALCA deberían iniciarse en marzo de 1998, durante la Segunda Cumbre de las Américas, en Santiago de Chile.

Estos otrora Grupos de Trabajo, fueron transformados durante la Reunión de San José en nueve "Grupos de Negociación".

La ambiciosa meta de crear un área de libre comercio de las Américas, propuesta por los líderes del continente durante la Cumbre de Miami en 1994, recibió un importante impulso con la Declaración Ministerial de San José, del 19 de marzo de 1998. Este documento, acordado por los Ministros de Comercio de las 34 democracias participantes en el proceso del ALCA, ha servido de base para la puesta en marcha formal de las negociaciones hemisféricas llevadas a cabo por los Jefes de Estado y de Gobierno reunidos en Santiago de Chile, los días 18 y 19 de abril de 1998.

La Declaración de San José puede compararse con la Declaración de Punta del Este (1986), en la que se establece el inicio de las negociaciones comerciales multilaterales de la Ronda Uruguay. Representa el compromiso de 34 países para la realización del esquema más ambicioso de liberalización comercial desde la época de la Ronda Uruguay. La envergadura de las negociaciones que se pondrán en marcha gracias a la Declaración de San José no tiene precedentes, ni siquiera aun bajo los estándares de la Ronda Uruguay. Éstas negociaciones abarcarán todas las áreas previamente acordadas dentro del ámbito de la Organización Mundial del Comercio (OMC), con la meta sin embargo, en la medida de lo posible, de ir más allá de las medidas de liberalización hemisférica previamente negociadas. Las diferencias en niveles de desarrollo y el tamaño de las economías participantes serán tomados en cuenta durante las negociaciones, para asegurar que los países más pequeños del hemisferio se beneficien de igual manera con la consecuente liberalización comercial.

Un comité de representantes gubernamentales servirá de enlace para el intercambio de información entre aquellos sectores de la sociedad interesados y los negociadores de los diversos temas.


Resumen de los principales puntos de la Declaración de San José

Cronología
Las negociaciones para el ALCA dieron comienzo durante la Segunda Cumbre de las Américas en Santiago de Chile los días 18 y 19 de abril pasado. El Comité de Negociaciones Comerciales y los nueve grupos negociación deberán reunirse a más tardar el 30 de junio de 1998, y el 30 de septiembre de 1998, respectivamente.

Estructura de las negociaciones

Dicha estructura es flexible, ya que asegura una amplia representación geográfica de los países participantes a través de una rotación de la presidencia del proceso, la localidad de las negociaciones y las responsabilidades de los grupos negociadores. La estructura de las negociaciones será la siguiente:

Comité de Negociaciones Comerciales (CNC): Tendrá la responsabilidad de guiar el trabajo de los grupos de negociación. La presidencia del CNC la tendrá el Presidente del proceso ALCA.

La sede de las negociaciones será rotativa. Participación de la Sociedad Civil en las negociaciones

Los Gobiernos del Hemisferio Occidental están comprometidos con la transparencia en el proceso de negociaciones. En la búsqueda por un Area de Libre Comercio de las Américas, es la primera vez que se incluye un grupo de esta naturaleza en una negociación de tal magnitud. Los Jefes de Estado y de Gobierno elegidos de las Américas estamos comprometidos a fomentar la prosperidad, los valores y las instituciones democráticas y la seguridad de nuestro Hemisferio. Por primera vez en la historia, las Américas son una comunidad de sociedades democráticas. Si bien nuestros países enfrentan diferentes desafíos en materia de desarrollo, están unidos en la búsqueda de la prosperidad a través de la apertura de mercados, la integración hemisférica y el desarrollo sostenible. Reiteramos nuestra firme adhesión a los principios del derecho internacional y a los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y en la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA), incluidos los de la igualdad soberana de los Estados, la no intervención, la autodeterminación de los pueblos y la solución pacifica de controversias. Reconocemos la heterogeneidad y la diversidad de nuestros recursos y culturas. Asimismo, estamos convencidos de que podemos promover los intereses y valores que compartimos a través de la creación de pactos firmes.

Preservar y fortalecer la comunidad de democracias de las Américas

La Carta de la Organización de los Estados Americanos establece que la democracia representativa es indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región. La democracia es el único sistema político que garantiza el respeto de los derechos humanos y el estado de derecho; a la vez, salvaguarda la diversidad cultural, el pluralismo, el respeto de los derechos de las minorías y la paz en y entre las naciones. A través de los organismos competentes de la OEA, trabajaremos en favor del fortalecimiento de las instituciones democráticas y de la promoción y defensa de los regímenes democráticos constitucionales, de conformidad con la Carta de la OEA. Apoyamos los esfuerzos de esta Organización en favor de la paz y la estabilidad democrática, social y económica de la región.

Nuestro objetivo final es mejorar la satisfacción de las necesidades de la población, especialmente de las mujeres y los grupos mas vulnerables, incluidos las poblaciones indígenas, los discapacitados, los niños ancianos y las minorías.

La democracia efectiva requiere que la corrupción sea combatida de manera integral, toda vez que constituye un factor de desintegración social y de distorsión del sistema económico que socava la legitimidad de las instituciones políticas.

Reconociendo la importante contribución de los individuos y asociaciones en el ejercicio efectivo del gobierno democrático y en la ampliación de la cooperación entre los pueblos del Hemisferio, facilitaremos su plena participación en las actividades políticas, económicas y sociales, de conformidad con la legislación de cada país.

Promover la prosperidad a través de la integración económica y el libre comercio

El libre comercio y una mayor integración económica son factores clave para elevar el nivel de vida, mejorar las condiciones de trabajo de los pueblos de las Américas y proteger mejor el medio ambiente.

Por consiguiente, decidimos iniciar de inmediato el establecimiento del "Area de Libre Comercio de las Américas" en la que se eliminaran progresivamente las barreras al comercio y la inversión. Asimismo, resolvemos concluir las negociaciones del "Area de Libre Comercio de las Américas" a mas tardar en el año 2005, y convenimos en alcanzar avances concretos hacia el logro de este objetivo para el final de este siglo. Reconocemos el progreso que ya se ha obtenido a través de las acciones unilaterales de cada una de nuestras naciones y de los acuerdos comerciales subregionales de nuestro Hemisferio. Conscientes de que la inversión constituye el principal motor del crecimiento en el Hemisferio, la alentaremos, colaborando en el establecimiento de mercados mas abiertos, transparentes e integrados. Reconocemos que a pesar de los avances considerables en la solución del problema de la deuda en el Hemisferio, la carga que representa un elevado endeudamiento externo continua obstaculizando el desarrollo de algunos de nuestros países.

Reconocemos que la integración económica y la creación de un área de libre comercio serán tareas complejas, particularmente a la luz de las amplias diferencias en los niveles de desarrollo y en el tamaño de las economías de nuestro Hemisferio. Erradicar la pobreza y la discriminación en nuestro Hemisferio

Conscientes de que la prosperidad ampliamente compartida contribuye a la estabilidad hemisférica y a una paz y democracia duraderas, reconocemos nuestro interés común en la creación de oportunidades de empleo que mejoren los ingresos, los salarios y las condiciones de trabajo de todos nuestros pueblos. Invertiremos en la gente para que todos los individuos del Hemisferio tengan la oportunidad de desarrollar todo su potencial.

El fortalecimiento del papel de la mujer en todos los aspectos de la vida política, social y económica de nuestros países es esencial para reducir la pobreza y las desigualdades sociales, y promover la democracia y el desarrollo sostenible.

Para avanzar en el cumplimiento de los compromisos asumidos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro en 1992, y en la Conferencia Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de los Pequeños Estados Insulares, celebrada en Barbados en 1994, formaremos alianzas de cooperación con el fin de fortalecer nuestra capacidad para prevenir y controlar la contaminación, proteger los ecosistemas y emplear de manera sostenible los recursos biológicos, y fomentar la producción y el uso limpio, eficiente y sostenible de la energía. Convenimos en respaldar la Alianza Centroamericana para el Desarrollo Sostenible, que busca fortalecer las democracias de esa región mediante la promoción de la prosperidad social y económica, y la gestión racional del medio ambiente. Instamos a la OEA y al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para que brinden asistencia a los países en el cumplimiento de dichos compromisos, apoyándose significativamente en la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL), así como en los organismos subregionales de integración.

Las condiciones para la cooperación hemisférica son propicias. I. La Preservación y el Fortalecimiento de la Comunidad de Democracias de las Américas

II. La Promoción de la Prosperidad Mediante la Integración Económica y el Libre Comercio

III. La Erradicación de la Pobreza y la Discriminación en Nuestro Hemisferio

IV. La Garantía del Desarrollo Sostenible y la Conservación de Nuestro Medio Ambiente para las Generaciones Futuras


Cumbre de las Américas Plan de Acción

Los Jefes de Estado y de Gobierno participantes en la Cumbre de las Américas de 1994 en Miami, Florida, en el deseo de fomentar los objetivos generales expuestos en su Declaración de Principios, y reconociendo la necesidad de alcanzar un progreso real en la labor vital de fortalecer la democracia, fomentar el desarrollo, lograr la integración económica y el libre comercio, mejorar la vida de sus pueblos y proteger el medio ambiente para las generaciones futuras, confirman su compromiso en el siguiente Plan de Acción.

I. LA PRESERVACION Y EL FORTALECIMIENTO DE LA COMUNIDAD DE DEMOCRACIAS DE LAS AMERICAS

1. El fortalecimiento de la democracia

El fortalecimiento, el ejercicio efectivo y la consolidación de la democracia constituyen la prioridad política fundamental para las Américas. La Organización de los Estados Americanos (OEA) es el principal organismo hemisférico para la defensa de los valores y de las instituciones democráticas; entre sus propósitos esenciales se encuentran la promoción y la consolidación de la democracia representativa, con el debido respeto al principio de la no intervención. Los gobiernos:

Consideraran en forma expedita, cuando aun no lo hayan hecho, la ratificación de los Protocolos de Cartagena de Indias, de Washington y de Managua a la Carta de la OEA.

Fortalecerán el dialogo entre los grupos sociales y promoverán la participación de las comunidades de base en la solución de los problemas a nivel local.

Respaldaran las gestiones de la Organización de los Estados Americanos para promover la democracia a través de los siguientes medios:

Fortaleciendo la Unidad para la Promoción de la Democracia, a fin de que, a solicitud del estado interesado, pueda prestar asistencia en cuestiones tales como procedimientos legislativos y judiciales, reformas al gobierno (incluidas la administración de justicia, la modernización técnica de los órganos legislativos del país, la simplificación de los reglamentos gubernamentales y el fomento de la participación de las organizaciones comunitarias en la democracia local) y otros cambios institucionales.

2. La promoción y protección de los derechos humanos

Los gobiernos:

Cooperaran plenamente con todos los órganos de derechos humanos interamericanos y de las Naciones Unidas.

Desarrollaran programas para la promoción y la observancia de los derechos humanos, incluidos programas educativos para informar a la población de sus derechos legales y de su obligación de respetar los derechos de los demás.

Apoyaran un proceso para estudiar y aumentar la protección de los derechos de los indígenas en los Estados miembros de la OEA y elaboraran con prontitud una firme declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los indígenas.

Emprenderán todas las medidas necesarias para garantizar los derechos de los niños y, en caso de que todavía no lo hayan hecho, consideraran seriamente la ratificación de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

Garantizaran la protección de los derechos humanos de todos los trabajadores migrantes y de sus familias.

Adoptaran las medidas necesarias para remediar las condiciones inhumanas en las cárceles y reducir al mínimo el numero de detenidos en espera de juicio.

Revisaran los programas de capacitación para los agentes encargados de vigilar el cumplimiento de la ley, a fin de asegurar que abarquen de manera adecuada el trato debido a los sospechosos y detenidos, así como las relaciones con la comunidad.

Intercambiaran experiencias sobre la protección de los derechos humanos a nivel nacional y, cuando sea posible, colaboraran en la elaboración de programas de capacitación para los agentes encargados de vigilar el cumplimiento de la ley y las fuerzas de seguridad, así como de otros programas que disminuyan la posibilidad de violaciones de los derechos humanos.

3. El fortalecimiento de la sociedad y de la participación comunitaria

Los gobiernos:

Esta revisión hará énfasis en la gestión y supervisión de los recursos, así como la transparencia y responsabilidad de dichos actores ante la sociedad.

Tomaran medidas para mejorar la participación en las actividades e iniciativas sociales de los grupos tradicionalmente marginados, entre ellos las mujeres, los jóvenes, las poblaciones indígenas y los que viven en condiciones de pobreza extrema.

Intercambiaran informes de progreso sobre las actividades en el campo de la sociedad civil en la Conferencia Cumbre sobre el Desarrollo Sostenible que tendrá lugar en Bolivia en 1996.

Consideraran el establecimiento por el BID de un nuevo Programa de la Sociedad Civil para promover la filantropía responsable y la participación cívica en los asuntos de política publica.

4. La promoción de los valores culturales

5. La lucha contra la corrupción

La corrupción en los sectores publico y privado debilita la democracia y socava la legitimidad de los gobiernos e instituciones. La modernización del Estado, que incluya la desregulación, la privatización y la simplificación de los procedimientos gubernamentales, reduce las oportunidades de corrupción. Los gobiernos:

Garantizaran la debida supervisión de las funciones gubernamentales fortaleciendo los mecanismos internos, entre ellos la capacidad de investigación y cumplimiento de las leyes con respecto a los actos de corrupción, y facilitando el acceso del publico a la información necesaria para un escrutinio externo significativo.

Desarrollaran en la OEA, con la debida consideración de los tratados y las leyes nacionales pertinentes, un enfoque hemisférico sobre los actos de corrupción en los sectores publico y privado que incluya la extradición y el enjuiciamiento de los individuos que hayan sido acusados de corrupción, a través de la negociación de un nuevo acuerdo hemisférico o de nuevos arreglos dentro de los marcos existentes para la cooperación internacional.

6. La lucha contra el problema de las drogas ilícitas y delitos conexos

Los problemas de las drogas ilícitas y las actividades delictivas conexas plantean graves amenazas para las sociedades, las economías de libre mercado y las instituciones democráticas del Hemisferio. El uso de drogas impone enormes costos sociales; el dinero y los ingresos provenientes de los estupefacientes constituyen una perdida neta para el crecimiento económico, y los cabecillas de las drogas y las organizaciones criminales ponen en peligro la seguridad de nuestros pueblos a través de la corrupción, la intimidación y la violencia. Por estos motivos, se requiere de una estrategia hemisférica amplia y coordinada para reducir el consumo y la producción de estupefacientes que, a la vez, incluya nuevos métodos de aplicación de las leyes de tal forma que se permita desintegrar las redes de trafico de drogas y de lavado de dinero, y llevar a juicio a los que se dediquen a tales actividades. En este contexto, los gobiernos destacan la labor de la Cumbre de San Antonio de 1992, respaldan las gestiones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), y convienen en trabajar conjuntamente en la formulación de una estrategia contra los estupefacientes para el siglo XXI.

Los gobiernos:

Ratificaran la Convención de las Naciones Unidas contra el Trafico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas de 1988, y convertirán en delito el lavado del producto de cualquier delito grave.

Promulgaran leyes que permitan el congelamiento y la incautación del producto de operaciones de lavado de dinero, y consideraran la distribución de los activos incautados entre los gobiernos.

Ejecutaran, de conformidad con lo acordado por los ministros y representantes de los gobiernos latinoamericanos y del Caribe en la Declaración de Kingston, del 5 y 6 de noviembre de 1992, las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera del Caribe sobre Lavado de Dinero, y colaboraran para adoptar los Reglamentos Modelo de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD).

Trabajaran individual y colectivamente para identificar las redes de trafico de estupefacientes y de lavado de dinero de la región, entablar juicio a sus dirigentes e incautar los bienes procedentes de esas actividades delictivas.

Fortalecerán los esfuerzos para controlar las armas de fuego, las municiones y los explosivos, a fin de evitar que caigan en manos de los traficantes de drogas y de las organizaciones criminales.

Convocaran una conferencia hemisférica de donantes, incluidos los bancos de desarrollo multilaterales y los organismos de las Naciones Unidas, con el fin de obtener recursos para los programas de desarrollo alternativo dirigidos a poner fin a la producción, el trafico y el consumo de drogas ilícitas, y a la rehabilitación de los drogadictos.

Apoyaran la convocatoria de una conferencia mundial contra los estupefacientes.

7. La eliminación de la amenaza del terrorismo nacional e internacional

Los ataques recientes sufridos por algunos de nuestros países han demostrado la grave amenaza que plantea el terrorismo para la seguridad de las Américas. Los gobiernos:

Convocaran una conferencia especial de la OEA sobre la prevención del terrorismo.

Reafirmaran la importancia de los tratados de extradición, ratificados por los Estados del Hemisferio, y hacen notar que dichos tratados serán acatados estrictamente como expresión de la voluntad política de los gobiernos, de conformidad con el derecho internacional y las legislaciones nacionales.

8. El fomento de la confianza mutua

La ampliación y consolidación de la democracia en las Américas ofrece la oportunidad de aprovechar las tradiciones pacificas y las relaciones de cooperación que han prevalecido entre los países del Hemisferio Occidental. Los gobiernos:

Apoyaran las acciones que estimulen un dialogo regional para promover el fortalecimiento de la confianza mutua, preparando el camino para una conferencia regional sobre medidas de fomento de la confianza en 1995, para la que Chile se ha ofrecido como anfitrión.

II. LA PROMOCION DE LA PROSPERIDAD MEDIANTE LA INTEGRACION ECONOMICA Y EL LIBRE COMERCIO

9. El libre comercio en las Américas

En la medida en que avance la integración económica en el Hemisferio, aseguraremos un mayor grado de observancia y promoción de los derechos de los trabajadores, tal y como están definidos en los convenios internacionales pertinentes. 3) Nos esforzaremos por maximizar la apertura de los mercados a través de altos niveles de disciplina, a medida que nos aprovechamos de los acuerdos vigentes en el Hemisferio. 5) A medida que trabajamos con el fin de lograr el "Area de Libre Comercio de las Américas", se proporcionaran oportunidades tales como asistencia técnica, a fin de facilitar la integración de las economías mas pequeñas e incrementar su nivel de desarrollo.

Agenda de acción inmediata

6) Con el objetivo de garantizar una discusión plena y cabal entre las partes de los diversos acuerdos comerciales en el Hemisferio, ordenamos que se celebren reuniones en el marco de los foros de comercio e inversión existentes. 7) La transparencia y el claro entendimiento sobre los acuerdos subregionales y bilaterales logrados hasta la fecha entre las naciones del Hemisferio son decisivos para fomentar el comercio y la integración de las inversiones en las Américas. Instruiremos a la Comisión Especial sobre Comercio de la OEA, con el apoyo del BID, de la CEPAL y de otras organizaciones regionales y subregionales especializadas, a que asista en la sistematización de datos en la región y a que continúe su labor de estudio de los arreglos de integración económica del Hemisferio, incluyendo descripciones comparativas breves de las obligaciones en cada uno de los acuerdos comerciales existentes en el Hemisferio. Instruiremos a la OEA a que asista al país anfitrión en la organización de las reuniones ministeriales.

Enero de 1995

Inicio de los programas de trabajo y establecimiento de calendarios en los foros contemplados en el párrafo 6 y en la Comisión Especial sobre Comercio.

Junio de 1995

Reunión de los ministros responsables del comercio.

* Informe preliminar sobre el estado de los trabajos en los foros descritos en el párrafo 6.

* Informe preliminar de la Comisión Especial sobre Comercio.

Marzo de 1996

Reunión de los ministros responsables del comercio.

10. El desarrollo y la liberalización de los mercados de capital

El desarrollo, la liberalización y la integración de los mercados financieros, a nivel nacional e internacional; el aumento de la transparencia, y el establecimiento de una supervisión y reglamentación prudente y equiparable de los mercados bancarios y de valores bursátiles, ayudaran a reducir el costo del capital al incrementar la confianza de los inversionistas y de los depositantes.

Los gobiernos:

Formaran una Comisión sobre Asuntos Financieros Hemisféricos que estudie las medidas para promover la liberalización de los movimientos de capital y la integración progresiva de los mercados de capital, incluyendo, si se considera conveniente, la negociación de directrices comunes sobre los movimientos de capital que faciliten su liberalización progresiva.

Apoyaran las gestiones de cooperación de la Asociación de Superintendentes de Banca de América Latina y el Caribe y del Consejo de Fiscalizadores de Valores de las Américas para ofrecer una supervisión y reglamentación confiable que apoyen el desarrollo y la integración progresiva de los mercados.

11. La infraestructura hemisférica

El desarrollo del Hemisferio depende de medidas urgentes de infraestructura, incluida la asignación prioritaria de los recursos financieros, de acuerdo con la legislación nacional y con la participación de los sectores publico y privado. Los gobiernos:

El desarrollo económico sostenible requiere de la cooperación hemisférica en el campo de la energía.

Los gobiernos:

Convocaran una reunión de seguimiento de los representantes hemisféricos en el primer semestre de 1995 para fomentar la cooperación orientada a estudiar vías para desarrollar la industria energética en el Hemisferio, que sean compatibles con las estrategias nacionales para la energía menos costosas y con las actividades descritas en la "Alianza para el Uso Sostenible de la Energía," en los siguientes campos:

Cooperación para estudiar vías que permitan optimizar y facilitar los mecanismos de financiamiento por parte de las instituciones financieras internacionales con el fin de apoyar el desarrollo de los proyectos en el sector energético, especialmente de aquellos relativos al mejoramiento de la eficiencia en el uso de la energía y a la energía renovable no convencional.

Cooperación para promover las inversiones de capital y fomentar el uso de mecanismos financieros innovadores para incrementar las inversiones en el sector energético y aumentar la eficiencia del uso de la energía y de la energía renovable no convencional, de acuerdo con las leyes y las necesidades de desarrollo de cada país.

Consideración de la ampliación de los esfuerzos en curso para establecer instalaciones eléctricas y de otros tipos de energía, de acuerdo con los marcos reglamentarios internos y, cuando así proceda, de conformidad con los acuerdos subregionales.

13. Las telecomunicaciones y la infraestructura de la información

La infraestructura de la información de un país--las telecomunicaciones, la tecnología de la información y la radiodifusión--es un componente esencial del desarrollo político, económico, social y cultural. Las necesidades del desarrollo de la infraestructura de la información de las Américas son inmensas. Los gobiernos de las Américas se proponen satisfacer esas necesidades dedicándose a acciones múltiples, cuando sean compatibles con sus leyes respectivas, tales como: alentando la inversión del sector privado para aumentar la participación en los sectores de las telecomunicaciones y de la infraestructura de la información; promoviendo la competencia; implementando regímenes reglamentarios flexibles; estimulando la diversidad del contenido, incluyendo la diversidad cultural y lingüística; proporcionando acceso a las redes de información para los proveedores de servicios e información; y asegurando un servicio universal, de modo que todos los miembros de nuestras sociedades reciban los beneficios de la infraestructura de la información.

Los gobiernos:

Estudiaran la disponibilidad e interoperabilidad de las conexiones con las redes internacionales que facilitan el comercio, mejoran la educación y aumentan el acceso al cuidado de la salud.

A través de la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (CITEL) de la OEA, y en coordinación con las organizaciones subregionales de telecomunicaciones, elaborar y ejecutar un programa de trabajo para:

Evaluar los medios reglamentarios, técnicos y jurídicos para promover la liberalización, las normas comunes, la interoperabilidad de las redes y el uso compatible del espectro de radiocomunicaciones.

Examinar los modos de promover una mayor conformidad de los procesos de certificación para el equipo de telecomunicaciones entre los países miembros.

Elaborar directrices regionales para la prestación de servicios de la red de valor agregado internacional.

Apoyaran una reunión en 1996, coordinada por la CITEL, de funcionarios de telecomunicaciones de alto nivel para conducir debates ulteriores de las acciones mencionadas supra.

Es necesario reevaluar la interacción que existe entre la infraestructura científica y tecnológica y los mecanismos de cooperación de la región; darle impulso a una mayor cooperación; reducir las barreras a la colaboración; aumentar la demanda de tecnología; divulgar la información acerca de las oportunidades tecnológicas, utilizando los nuevos avances en materia de tecnología de la información; y mejorar, en general, las comunicaciones entre las principales organizaciones de ciencia y tecnología, los investigadores de la región y las cada vez mas numerosas pequeñas y medianas empresas dedicadas a la tecnología.

El compromiso de los países de las Américas con la no proliferación ha alcanzado un nuevo impulso con la aceptación del régimen internacional de salvaguardias por parte de algunos de nuestros países. Los gobiernos:

Convocaran una reunión de ministros encargados de la ciencia y la tecnología del Hemisferio el ano próximo con el fin de evaluar el progreso y promover el Programa Bolívar y el programa MERCOCYT de la OEA, proporcionar el apoyo necesario para fomentar las asociaciones científicas y empresas tecnológicas de la región, y explorar la posibilidad de establecer un consejo de ciencia y tecnología.

El turismo tiene importancia para nuestras economías y valor en la promoción del entendimiento entre los pueblos de las Américas.

Los gobiernos:

III. LA ERRADICACION DE LA POBREZA Y LA DISCRIMINACION EN NUESTRO HEMISFERIO

En nuestro Hemisferio, grandes segmentos de la sociedad, particularmente las mujeres, las minorías, los discapacitados, las poblaciones indígenas, los refugiados y los desplazados, no han sido habilitados para participar plenamente de la vida económica. Casi la mitad de la población del Hemisferio vive todavía en la pobreza. Para lograr estos objetivos, reafirmamos nuestro apoyo a las estrategias contenidas en el "Compromiso de una Alianza para el Desarrollo y la Lucha para Superar la Pobreza Extrema" adoptado por la Asamblea General de la OEA.

La Cumbre Mundial para el Desarrollo Social que se celebrara en Copenhague en marzo de 1995, así como la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer que se celebrara en Beijing en septiembre de 1995, ofrecerán oportunidades singulares para definir las estrategias que promuevan la integración social, el empleo productivo y la erradicación de la pobreza.

16. El acceso universal a la educación

Los gobiernos:

Promoverán, con el apoyo de las instituciones financieras internacionales y del sector privado, la capacitación profesional de los trabajadores así como la educación de adultos, incorporando esfuerzos para que esa educación sea mas pertinente a las necesidades del mercado y de los empleadores.

Mejoraran la capacitación de los recursos humanos, así como la capacitación técnica, profesional y magisterial, que son esenciales para el mejoramiento de la calidad e igualdad de la educación en el Hemisferio.

Apoyaran estrategias para superar las deficiencias nutricionales de los niños en edad escolar, con el objetivo de ampliar su capacidad de aprendizaje.

A pesar de los impresionantes logros en el Hemisferio, las limitaciones del acceso a los servicios de salud y de su calidad han resultado en la persistencia de una elevada mortalidad maternoinfantil, particularmente entre los pobres de las zonas rurales y los grupos indígenas.

Los gobiernos:

Respaldaran los objetivos respecto a la salud maternoinfantil de la Cumbre Mundial de la Infancia de 1990, del Acuerdo Narino de 1994 y de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo de 1994, y reafirmaran su compromiso de reducir, para el ano 2000, la mortalidad infantil en una tercera parte y la mortalidad materna a la mitad, respecto a los niveles de 1990.

Respaldaran un paquete básico de servicios clínicos preventivos y de salud publica compatibles con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Banco Mundial, y con el Programa de Acción convenido en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo de 1994. Fortalecerán la Red Interamericana de Economía y Financiamiento de la Salud, que sirve de foro internacional para compartir conocimientos técnicos, información y experiencias relativas a los esfuerzos de reforma del sistema de salud. Convocaran una reunión especial de los gobiernos del Hemisferio con los donantes y los organismos técnicos internacionales interesados, patrocinada por el BID, el Banco Mundial y la OPS, con el fin de establecer el marco de los mecanismos para la reforma de los sistemas de salud, definir el papel de la OPS en la supervisión de la ejecución regional de los planes y programas nacionales, y planificar el fortalecimiento de la red, incluyendo las contribuciones de sus copatrocinadores.

Aprovecharan la oportunidad de la reunión anual del Consejo Directivo de los Ministros de Salud del Hemisferio Occidental de la OPS, con la participación del BID y de donantes, para elaborar un programa destinado a combatir las enfermedades endémicas y transmisibles, así como un programa para impedir la propagación del VIH/SIDA, e identificar las fuentes de financiamiento.

Instaran a la Cumbre Mundial para el Desarrollo Social que se celebrara en marzo de 1995, así como a la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer que se celebrara en septiembre de 1995, ofrecerán oportunidades singulares para definir las estrategias que promuevan la integración social, el empleo productivo y la erradicación de la pobreza.

18. El fortalecimiento del papel de la mujer en la sociedad

Atender a las necesidades de las mujeres significa, en gran medida, contribuir a la reducción de la pobreza y las desigualdades sociales.

Los gobiernos:

Incluirán un enfoque de genero en los proyectos de cooperación y planificación del desarrollo, y promoverán la realización del potencial de la mujer, elevando su productividad a través de la educación, la capacitación, el desarrollo de sus habilidades y el empleo.

Promoverán la participación de la mujer en el proceso de toma de decisiones en todas las esferas de la vida política, social y económica.

Cooperaran plenamente con el recién nombrado Relator Especial sobre la Violencia Contra las Mujeres, sus Causas y Consecuencias, de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Apoyaran y trabajaran activamente para garantizar el éxito de la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer, que tendrá lugar en Beijing en septiembre de 1995.

Alentaran, según proceda, la ratificación y el cumplimiento de la Convención Internacional de las Naciones Unidas para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer y la Convención Interamericana para la Prevención, el Castigo y la Erradicación de la Violencia Contra la Mujer.

Fortalecerán aun mas la Comisión Interamericana de Mujeres.

Alentaran la adopción de procedimientos para dar seguimiento a las medidas nacionales e internacionales incluidas en el presente plan de acción.

19. El fomento de las microempresas y las pequeñas empresas

Los gobiernos:

Fortalecerán las instituciones y los programas que presten servicios y faciliten el acceso a la capacitación y a la asistencia técnica, para hacer posible la participación de este sector en la economía mundial, a través de la exportación de sus productos y servicios.

Estimularan la cooperación entre las empresas de este sector para que se puedan beneficiar de las ventajas de las economías de escala sin perder sus características distintivas.

La "Iniciativa de los Cascos Blancos" se basa en la convicción de que un esfuerzo internacional concertado de los países desarrollados y en desarrollo puede facilitar la erradicación de la pobreza y fortalecer la capacidad de respuesta humanitaria rápida de la comunidad internacional a las necesidades de emergencia humanitarias, sociales y de desarrollo.

Los países de las Américas podrían ser pioneros de esta iniciativa mediante la creación de cuerpos nacionales de voluntarios que podrían responder a los llamados de otros países de la región. A través de la creación de un cuerpo nacional de voluntarios, se encargaran de lo siguiente:

Contribuirán a la elaboración de una lista internacional de voluntarios que se conservara en un plan maestro de las Naciones Unidas al que se recurrirá para complementar las actividades de los mecanismos existentes de dicha organización. Deberá invitarse al BID, la OEA y la OPS para que participen y asistan en la formación de este cuerpo.

IV. LA GARANTIA DEL DESARROLLO SOSTENIBLE Y LA CONSERVACION DE NUESTRO MEDIO AMBIENTE PARA LAS GENERACIONES FUTURAS

21. La alianza para el uso sostenible de la energía*

Los gobiernos:

Pondrán énfasis en la fijación de precios basados en el mercado, que desaliente el desperdicio en el uso de la energía.

Procuraran ratificar e iniciar la ejecución de las disposiciones de la Convención Marco sobre Cambio Climático que entro en vigor el 21 de marzo de 1994.

Alentaran al Banco Mundial y al BID a aumentar, con celeridad y en forma sustancial, como parte de los prestamos para el sector energético, el financiamiento de proyectos para la eficiencia en el uso de la energía y de energía renovable, así como el financiamiento para mejorar la sustentabilidad ambiental de las fuentes de energía convencional, de conformidad con la racionalidad económica.

Promoverán la identificación y ejecución de los proyectos del sector privado que reduzcan la emisión de gases de invernadero.

Convocaran un Simposio sobre la Energía Sostenible en la primera mitad de 1995 para discutir las actividades de seguimiento relativas a esta iniciativa. En este espíritu de cooperación, los países compartirán sus experiencias y discutirán sobre los avances alcanzados en la ejecución de este plan de acción.

22. La alianza para la biodiversidad

Nuestro Hemisferio contiene mas de la mitad de la biodiversidad del planeta. Los gobiernos:

Procuraran asegurar que las estrategias para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad estén integradas a las actividades de desarrollo económico pertinentes, incluidas la silvicultura, la agricultura y la gestión de las zonas costeras, tomando en cuenta la dimensión y el impacto social de estas actividades.

Apoyaran los mecanismos gubernamentales democráticos para impulsar la participación del publico, particularmente los miembros de las comunidades indígenas y de otros grupos afectados, en la formulación de políticas que comprendan la conservación y el uso sostenible de los ambientes naturales. Crearan la capacidad para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad, a través de programas sobre administración de parques y zonas protegidas, bosques y zonas húmedas, del Plan de Acción de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, de la Iniciativa de los Bancos de Coral, de los proyectos de apoyo de la CITES y del Plan de Acción sobre Contaminación Marina de la Región del Caribe, entre otros.

Lanzaran la "Década del Descubrimiento" para promover la cooperación técnica y científica, y facilitar el intercambio de información pertinente sobre la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica.

Aumentaran el apoyo a las iniciativas de capacitación y educación que aborden el uso sostenible de los recursos de la biodiversidad y alentaran las actividades de las universidades, actores y organizaciones no gubernamentales y del sector privado para que asistan en el entrenamiento de gerentes y habiliten a las comunidades locales.

23. La alianza para la prevención de la contaminación

Las actividades de la alianza aprovecharan y promoverán la ejecución de acuerdos y principios internacionales, incluidos los acordados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 y la Conferencia Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo de 1994, en áreas que los países del Hemisferio consideren prioritarias.

Los gobiernos:

Apoyaran los mecanismos gubernamentales democráticos para lograr la participación del publico, particularmente los miembros de las comunidades indígenas y de otros grupos afectados, en la consideración de políticas relativas al impacto ambiental de los proyectos de desarrollo, y en la elaboración y cumplimiento de las leyes ambientales.

Estos proyectos se concentraran inicialmente en: 1) los problemas ambientales y de salud vinculados con el uso indebido de los plaguicidas, y 2) las repercusiones de la contaminación por el plomo de la gasolina y otras fuentes. Promoverán la participación de organizaciones, tales como el BID, el Fondo de Inversión Multilateral, el Banco Mundial, la OPS, la OEA y otros actores y organizaciones no gubernamentales, según el caso, en el financiamiento, la elaboración y ejecución de los proyectos prioritarios.

Elaboraran políticas y leyes ambientales con el objetivo de garantizar que la integración económica de la región se realice de manera ambientalmente sostenible.

Establecerán mecanismos para la cooperación entre las dependencias de los gobiernos, incluyendo en los campos jurídico y de vigilancia del cumplimiento de la ley, para facilitar el intercambio de información ambiental, la cooperación tecnológica y el fomento de la capacidad institucional.

La responsabilidad principal para la ejecución de este Plan de Acción recae en los gobiernos, individual y colectivamente, con la participación de todos los elementos de nuestras sociedades civiles.

Se solicita a las organizaciones e instituciones existentes que ejecuten el conjunto de iniciativas que han resultado de esta Cumbre de las Américas. En muchos casos, hemos propuesto que los asuntos específicos sean estudiados en las reuniones de ministros, funcionarios de alto nivel o de expertos. A) La OEA desempeñara un papel primordial en el seguimiento de las diferentes decisiones de esta reunión Cumbre. El fortalecimiento de la democracia

La promoción y protección de los derechos humanos

La lucha contra la corrupción

La eliminación de la amenaza del terrorismo nacional e internacional

El fomento de la confianza mutua

El libre comercio en las Américas

Las telecomunicaciones y la infraestructura de la información

El Plan de Acción también prevé otros papeles para la OEA en los ámbitos siguientes:

La promoción de los valores culturales

La lucha contra el problema de las drogas ilícitas y delitos conexos

El fortalecimiento del papel de la mujer en la sociedad

La alianza para la prevención de la contaminación

El acceso universal a la educación

El fortalecimiento de las microempresas y pequeñas empresas

La alianza para el uso sostenible de la energía

La alianza para la biodiversidad

La alianza para la prevención de la contaminación

La promoción y protección de los derechos humanos

El fortalecimiento de la sociedad y de la participación comunitaria

La promoción de los valores culturales

La lucha contra la corrupción

La lucha contra el problema de las drogas ilícitas y delitos conexos

El libre comercio en las Américas

El desarrollo y la liberalización de los mercados de capital

La infraestructura hemisférica

Conferencia Ministerial sobre la lucha contra el lavado de dinero (precedida de una reunión de trabajo)

Conferencia de donantes para los programas de desarrollo alternativo con el fin de limitar el trafico de drogas

Conferencia especial de la OEA sobre la lucha contra el terrorismo

Conferencia regional sobre medidas de fomento de la confianza (Chile, 1995)

Reuniones de los Ministros responsables del comercio (junio de 1995, marzo de 1996)

Reunión de la Comisión sobre Asuntos Financieros Hemisféricos

Reunión hemisférica sobre el desarrollo de las industrias de energía (primer semestre de 1995)

Reunión de los Ministros responsables de la ciencia y la tecnología (1995)

Simposio sobre la energía sostenible (primera mitad de 1995)

III. Iniciativas en las que las alianzas de los sectores publico y privado desempeñan un papel importante

El fortalecimiento de la democracia

La promoción y protección de los derechos humanos

El fortalecimiento de la sociedad y de la participación comunitaria

La promoción de los valores culturales

La lucha contra la corrupción

La infraestructura hemisférica

La promoción de las microempresas y pequeñas empresas

La alianza para el uso sostenible de la energía

La alianza para la biodiversidad

La alianza para la prevención de la contaminación