Odhecaton

Música italiana del renacimiento. Ediciones musicales. Producción musical de autores italianos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad
publicidad

VUELVE EL ODHECATON

El 25 de mayo de 1498, solicitó a la Signoria de Venecia el monopolio de la impresión de música polifónica durante 20 años. Su perfección en estos menesteres, que había permanecido en sordina desde que la primera Biblia saliera de las prensas de Gutenberg unos 50 años antes, resultó una revolución en la música que sólo ha superado el avance de la era de la computación, 5,000 años después. No por azar Petrucci es conocido como ``el Gutenberg de la música''.

Gracias a este incansable empresario, y a su colaborador, el fraile dominico Petrus Castellanus, maestro de capilla de la iglesia San Juan y San Pablo de Venecia, no quedaron en el olvido

El conjunto vocal Odhecaton deriva su nombre del “Harmonice Musices Odhecaton”, primerísima edición musical enteramente dedicada a la música y publicada en Venecia porOttaviano Petrucci. El repertorio elegido de Odhecaton (que significa cien canciones) incluye la producción musical de compositores italianos y flamencos activos en Italia entre el  Quatrocento y el Cinquecento, ampliamente representado en la obra de Petrucci.

El distinguido madrigalista Luca Marenzio fue uno de los numerosos compositores que viajaron desde Italia a Polonia, mientras que muchos compositores españoles y portugueses se establecieron en el Nuevo Mundo. Es más, el invento de la imprenta musical a manos de Ottaviano Petrucci alrededor de 1500 y los desarrollos técnicos subsiguientes, como el método de impresión de ejemplares desarrollado por Pierre Attaingnant en París a mediados de 1520, crearon un modo barato y efectivo de propagar la música con objeto lucrativo. Resultado de ello es el nacimiento de una industria musical masiva, con grandes imprentas en París, Venecia (Antonio Gardano y Girolamo Scotto), Amberes (la dinastía Phalèse) y, más tarde, en Londres (Thomas East), que crearon y definieron un mercado para sus productos.

Si algo sabemos acerca de la música que se interpretaba en los salones venecianos del siglo XVI, se debe fundamentalmente a un solo hombre, llamado Ottaviano dei Petrucci, quien creó un proceso de impresión musical que nadie ha podido igualar en elegancia y belleza. Este italiano conocedor y emprendedor logró, con el privilegio de la República Veneciana, la publicación de una antología titulada Harmonice Musices Odhecaton (Ofrenda de canciones polifónicas) una retrospectiva del medio siglo anterior en la ya fenecida corte de Borgoña, consistente en textos amorosos francoflamencos, a la cual seguirían otras antologías y transcripciones.