Obediencia a la autoridad; Stanley Milgram

Socialización. Conductas. Obediencia. Castigo. Enseñanza. Motivación. Estado agéntico

  • Enviado por: Juanjo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

Obediencia a la Autoridad

Un punto de vista experimental

Stanley Milgram

Psicología social

2ºPsicologia A

Objetivo

Milgram se propone trabajar científicamente el tema de la obediencia a la autoridad. Se parte del supuesto de que la obediencia no se puede reducir a la dimensión psicológica, ni a una simple socialización de las conductas, sometidas a las instituciones jerárquicas. Milgram enfoca la investigación con el análisis de las relaciones jefe- subordinado, de las que subyacen conductas como las llevadas a cabo por los ejércitos y los ciudadanos de la Alemania nazi, a los que hace referencia como ejemplo más radical de la obediencia a la autoridad. Una vez ha orientado el punto de mira hacia la dimensión relacional del "sistema de autoridad", le cabe entonces adoptar la precaución de no limitar el análisis a la consideración de un simple circuito cerrado bipersonal (autoridad-súbdito) e incorporar al campo de observación tanto los factores estrictamente psicológicos del individuo obediente como las características de las relaciones sociales verticales reguladas institucionalmente y definidas ideológicamente.

Las condiciones experimentales han sido diseñadas de cara a la medición del alcance y limites de la obediencia; lo que equivale a la evaluación del potencial de la autoridad con datos “numéricos”.

El test de obediencia, consiste básicamente en la generación de un conflicto motivacional entre dos imperativos morales fuertemente arraigados en los individuos de todas las culturas: la obediencia a la autoridad y el amor al prójimo. Con ella, Milgram pretende detectar el nivel observable de acatamiento a una autoridad que ordena la ejecución de una conducta tan “inhumana” como la de dañar a una víctima inocente (entre comillas, porque como hemos visto, parece ser una conducta totalmente posible)

Método

El experimento se desarrolla básicamente durante el período comprendido entre 1960 y 1963. El final de la elaboración teórica acontece en 1973 en un laboratorio de la Universidad de Yale, New Haven. Los sujetos son adultos (n = 500), de edad comprendida entre los 20 y los 50 años, de los más diversos status socioprofesionales (estudiantes de liceo y universitarios excluidos), procedentes de New Haven. En las pruebas, intervienen tres personajes: el "experimentador" (la autoridad), el "aprendiz" (la víctima) y el "enseñante" (el agente). Los dos primeros están casi siempre encarnados por las mismas personas, verdaderos actores especialmente adiestrados para ello. El último es el central de la investigación y está interpretado por cada uno de los sujetos experimentales. A la hora convenida, se reúne el "experimentador" con los dos sujetos que habían sido convocados para la prueba. Uno de ellos es el centro del experimento propiamente dicho (el "ingenuo") y el otro el cómplice que realiza habitualmente la función de "aprendiz".

El "experimentador" expone brevemente los pretendidos objetivos de la investigación (un análisis minucioso de los efectos del castigo sobre el aprendizaje) e instruye a los sujetos acerca de las características de la prueba. Mediante un sorteo trucado, se asigna al sujeto ingenuo el papel de "enseñante" y al cómplice el de "aprendiz". Repartidos los papeles, se invita al aprendiz, a sentarse en una "silla eléctrica" colocada en la habitación contigua a la que ocuparán el enseñante y el experimentador. Se le ata con unas correas y se fija a una de sus muñecas un electrodo supuestamente conectado a un generador de descargas (la máquina de castigar) que habrá de manipular el enseñante. El tablero del "generador" electrónico está dotado de treinta teclas dispuestas en línea horizontal, con sendos indicadores numéricos de voltaje, ordenados desde 15 hasta 450 voltios. Cada serie de conmutadores va acompañada de un rótulo señalizador de la intensidad de los efectos correspondientes ("descarga ligera"; "choque intenso"; " peligro descarga intensísima"... etcétera). Al enseñante le corresponde leer ante un micrófono la "lección" que el aprendiz debe memorizar, consistente en series de pares de palabras asociadas. A continuación, repite el primero de cada uno de los pares y formula cuatro alternativas de respuesta entre las que el aprendiz ha de elegir la correspondiente a la asociación realizada en la primera lectura y señalizar su decisión, apretando un botón que debe encender una de las cuatro luces indicadoras de la respuesta. Cuando cl aprendiz se "equivoca" (según un plan establecido por el investigador) el enseñante administra el "castigo" pertinente, de intensidad creciente después de cada respuesta errónea. El enseñante está persuadido de la autenticidad del generador, puesto que él mismo ha experimentado, a indicación del experimentador, antes del inicio de la lección, una "muestra de descarga" real de 45 voltios. Durante el desarrollo de la sesión, el experimentador asiste al enseñante ante sus eventuales vacilaciones, incitándole (ordenándole) a continuar la tarea, mediante consignas estándar como las de "por favor, prosiga", "el experimento exige que usted prosiga", etcétera, y pseudoaclaraciones a propósito de la tarea o del estado físico del aprendiz, como la de que "aunque las descargas puedan ser dolorosas, no producen daño permanente en los tejidos. Siga, pues".

Asimismo, está previsto, además del feedback del experimentador, el del aprendiz, quien, en su papel de víctima de los castigos, emite respuestas orales (en realidad se trata de grabaciones) proporcionadas a la intensidad de la supuesta descarga, que oscilan entre los pequeños quejidos hacia los 75 voltios, los gemidos de dolor hacia los 135, los gritos de protesta y los alaridos de desesperación que crecen hasta los 315 y los silencios inalterables a partir de los 330. El grado de obediencia (acatamiento-resistencia; del sujeto experimental -el agente enseñante-a la autoridad del experimentador, viene determinado por la descarga máxima administrada al aprendiz-victima. . Finalizada la sesión, se somete al sujeto a una entrevista con el experimentador, en la que se le informa de que, en realidad, las descargas no han tenido lugar. Se le comenta que su actitud y su conducta han resultado de lo más "normal. Entre los estudios-guía previos a la fase experimental y el experimento n° 18, Milgram manipula una gran cantidad de circunstancias, en orden a definir, con mayor precisión, las condiciones de la sumisión y de la resistencia del individuo a la autoridad.

Los principales factores de variación entre los sucesivos experimentos se reducen a los siguientes:

relación de proximidad enseñante-aprendiz (agente-víctima): feedback a distancia (1), oral (2), espacial (3) y táctil (4);otras condiciones, manteniendo constante el feedback oral: traslado de la sede del experimento a los sótanos del laboratorio (5), cambio del personal cómplice (6), lejanía del experimentador (7), mujeres como sujetos (8), contrato limitado de la víctima (9), cambio del marco constitucional (10), libertad de elección del nivel de descarga (11), petición de castigo por el aprendiz (12), órdenes impartidas por individuo ordinario (13), la autoridad como víctima (14), contradicción entre las órdenes emitidas por dos autoridades (15), dos autoridades; una como víctima (16), rebelión de dos iguales (17) y un igual administra las descargas, relegado el enseñante a una función subsidiaria (18). Las previsiones de muestras de psiquiatras, estudiantes y adultos de clase media coincidían en predecir que ningún americano iba a ser capaz de obedecer voluntariamente al experimentador hasta el final. Los resultados de la investigación, calificados por el autor de "sorprendentes y desanimadores a un tiempo", no podrían resultar más extraños para la lógica convencional.

Juicio

Ideas que he aprendido en la lectura

  • El individuo cambia radicalmente la actitud, las motivaciones, los actos cuanto una autoridad entra en relación con ella.

  • Cualquier autoridad es capaz de manipular a sus subordinados, aunque se trate de una autoridad “pasajera”, como esta, o que no suponga un compromiso posterior para los subordinados

Juicio del método experimental

Lo único que creo conveniente decir es que me ha sorprendido la facilidad de Milgram para dar validez a su experimento, ya que me parece que cuenta con una cantidad de variables extrañas muy elevada. Al hacer modificaciones en sus experimentos, se basa en una supuesta teoría de la que supuestamente, se podrán ver sus efectos con el simple hecho de que la “víctima” aluda a un problema en el corazón. Me parece que son cosas que pueden tener que ver, pero esta claro que no es una condición necesaria. En resumen, creo que el autor se da muchas concesiones, que no hacen más que poner en duda muchos de los experimentos, y de las teorías e hipótesis subyacentes.

Teoría del Estado Agéntico

Con ella se refiere a la condición de la persona ligada a un "sistema de autoridad" en el que se percibe como agente (ejecutor) de la realización de los imperativos de otro (decisor).

El "estado agéntico" es definido desde dos puntos de vista complementarios:

  • "cibernético". "Cuando una entidad autorreguladora es modificada internamente de manera que permita su funcionamiento dentro de un sistema de control jerárquico"

  • "fenomenológico". Cuando una persona "se define a sí misma en una situación social de una manera que la hace abierta a la regulación por parte de una persona de estado superior”.

A la noción de "agencia" contrapone el autor la de "autonomía": una persona es "autónoma" en la medida en que "se considera a sí misma como actuando por propia iniciativa"

El estado agéntico implica un previo reconocimiento de la autoridad a la que someterse libremente. Las consecuencias más destacables del estado de agente en una persona, consisten en su aceptación de la definición de la situación que le dicte la autoridad, rol de instrumento al servicio de los fines impuestos por el superior y en su transformación moral, por la que se siente responsable no tanto de las consecuencias de sus actos como del cumplimiento estricto de las órdenes que le han sido dadas. La nueva moral establece como norma principal la sumision a la autoridad.

Comentario

"...hemos podido comprobar un nivel preocupante de obediencia a las órdenes. Con una regularidad paralizante, veíamos que las mejores personas se sometían a las exigencias de la autoridad y realizaban acciones crueles e inexorables. Personas que en su vida cotidiana son responsables y honradas quedaban reducidas por la trampa de la autoridad, por sus arreos, por el control de sus percepciones y por la aceptación, exenta de toda critica, de la definición hecha por el experimentador de la situación que conducía a una realización de acciones inhumanas" (1974, 119).

Todos nos hacemos la misma pregunta: ¿cómo es posible que una autoridad, débil para una persona sensata, puede influir tanto en los sujetos, y provocar un conflicto moral tan intenso, entre las acciones de hacer daño al prójimo y obedecer a un experimentador, en un estudio que ni siquiera les interesa, en muchos de los casos?. Los resultados del experimento de Milgram son, sobretodo, preocupantes, aparte de sorprendentes.

Me ha gustado el libro en sí. Conocía el experimento anteriormente, pero me ha gustado ver cuáles son las teorías e hipótesis en que está basado.

Me parece, asimismo, fascinante, el cambio súbito de la forma de pensar y actuar de una persona al funcionar de forma autónoma o sometida a una autoridad. Parece un salto fácil y automático, a pesar de los tremendos cambios que supone.

1