Nutrición

Alimentación. Alimentos. Nutrientes. Proteínas. Vitaminas. Hábitos alimenticios

  • Enviado por: Diego Ignacio Figueroa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

Introducción:



Todo ser vivo tiene necesidades que debe satisfacer para sobrevivir, y una
de ellas es la necesidad alimenticia.

Los alimentos posibilitan que los seres vivos crezcan y se desarrollen, y a
la vez, suministran la energía que nos permite realizar otras actividades
vitales. Los podríamos definir como una mezcla de compuestos químicos,
denominados principios nutritivos o nutrientes.

Según Ramón García, la Nutrición es El Conjunto de funciones orgánicas por
las que los alimentos son transformados y hechos aptos para el crecimiento y
la actividad de un ser viviente, animal o vegetal.

Los nutrientes se clasifican en cinco grupos principales: proteínas,
hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales. Estos grupos comprenden
un total aproximado de entre 45 y 50 sustancias que los científicos
consideran, sobre todo por las investigaciones realizadas con animales,
esenciales para mantener la salud y un crecimiento normal. Aparte del agua y
el oxígeno, incluyen también unos ocho aminoácidos constituyentes de las
proteínas, cuatro vitaminas liposolubles y diez hidrosolubles, unos diez
minerales y tres electrólitos. Aunque los hidratos de carbono son una fuente
de energía, no se consideran esenciales, ya que para este fin se pueden
transformar proteínas.

El informe que, a continuación, presentamos se basa en el análisis de
alimentos de consumo cotidiano para nosotros. (Leche Chocolatada Más, Leche
Cultivada Soprole, Yoghurt Batido Nestle, Coca-Cola y Mini Bilz).


Objetivos Planteados:


Saber qué estamos consumiendo, porque, por lo general, el consumidor, al
comprar un alimento, se fija en su apariencia, sabor o color. Sin embargo,
estos aspectos no son los principales, ya que uno debe percatarse de la
información nutricional e ingredientes, puesto que estos son los que ayudan
realmente al organismo.

Determinar ingredientes comunes en productos de consumo cotidiano.

Diferenciar productos alimenticos benéficos para la salud humana, de los que
presentan deficiencias en su aporte nutricional, y comprobar si nuestra
dieta es equilibrada y suficiente.

Comprobar si contamos con los conocimientos e información adecuada para una
buena nutrición.

Intentar colaborar a mejorar la alimentación de nuestras familias y/o de las
personas de nuestro entorno.



Información Adicional:

Nutrientes y alimentos: protagonistas de la salud

Los lípidos se caracterizan por ser no solubles en agua, pero se disuelven
bien en sustancias como cloroformo, benceno y bencina. Están formados por
carbono, hidrógeno y oxígeno, pero éste último en cantidades menores. Los
lípidos más comunes son las grasas:

El aceite, la mantequilla, el tocino, las nueces, el maní, el queso, la
mayonesa y las paltas. Los aceites son grasas líquidas, mientras que la
mantequilla, margarina y manteca son grasas sólidas. Las grasas son más
abundantes en los animales que en los vegetales. Los lípidos cumplen una
función energética, pero no son utilizados de inmediato por el organismo,
sino que son almacenados para ingerirlos sólo si hay carencia de hidratos de
carbono.

Las proteínas constituyen otro tipo de principio nutritivo, que se forma de
carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y, en menor cantidad, de azufre y
fósforo. Las proteínas más conocidas son la albúmina (se encuentra en la
clara de huevo), el colágeno (presente en los huesos y en otros tejidos
animales) y la hemoglobina (proteína de los glóbulos rojos de la sangre).Las
proteínas son sustancias que ayudan al crecimiento y a la reparación del
organismo. Se pueden encontrar en carnes, pescados, leche, huevos y
legumbres.

Las vitaminas regulan el funcionamiento de los órganos del cuerpo.
Comúnmente se nombran con las letras del alfabeto (A, B, C, D, E, K). Las
vitaminas sirven para el buen funcionamiento del cuerpo, para mantenernos
sanos, y es por esto que tienen una función reguladora. Las vitaminas más
conocidas son: la vitamina A (se encuentra en frutas y verduras, y su
función es proteger la visión), vitamina B (presente en carnes y leche, y
ayuda en el crecimiento), vitamina C (está en los frutos cítricos y ayuda a
la mantención de la dentadura), y vitamina D (presente en los huevos y la
leche; su función es mantener el desarrollo normal del esqueleto y los
dientes).

El agua y las sales minerales: Son nutrientes inorgánicos que intervienen en
la alimentación. El agua es el compuesto más abundante en los seres vivos,
en algunos animales representa hasta el 96 por ciento de su peso. El agua
tiene una función plástica y reparadora, igual que las proteínas. Además,
regula la temperatura corporal y disuelve sustancias para que el organismo
las pueda aprovechar. Los minerales son indispensables: el hierro, presente
en la carne de vacuno, pescado y pan, es necesario para que se formen los
glóbulos rojos de la sangre; mientras que las sales como el sodio, potasio y
calcio son fundamentales para el buen funcionamiento del sistema nervioso.



Grupos Alimenticios

GRUPO1:

Estos alimentos contienen proteínas y sales minerales, como calcio y
fósforo. Pertenecen a este grupo: la leche en todas sus formas, fresca o en
polvo; queso en todas las variedades; yoghurt; helados y postres de leche.



GRUPO 2:

Los alimentos de este grupo contienen proteínas de un gran valor nutritivo,
sales minerales y vitaminas del grupo B. A este grupo corresponden: carnes
rojas (vacuno, cerdo, cordero); carnes blancas (pollo, pescado, pavo) y
vísceras (riñones, interiores, hígado, corazón, lengua).

GRUPO 3:

Los alimentos de este grupo proporcionan vitaminas A, B y C. Aquí están las
frutas y las verduras.

GRUPO 4:

Este grupo proporciona hidratos de carbono y vitaminas. Aquí encontramos los
cereales (mote, trigo, arroz) y las harinas (fideos, tallarines, sémola,
galletas, pan).

GRUPO 5:

Estos alimentos son ricos en hidratos de carbono y grasas. Pertenecen a este
grupo los azúcares (mermeladas, miel, dulces) y las grasas (margarinas,
mantequilla, aceite, crema).

Pirámide Alimenticia Chilena: (Según Ministerio de Salud)




Bibliografía:


1- http://www.icarito.cl/icarito/2000/762/page3a.htm


2- http://www.icarito.cl/enc_virtual/c_nat/index3.htm


3- http://www.icarito.cl/enc_virtual/archivo/papel/656/656_3.html




4- http://www.icarito.cl/enc_virtual/archivo/papel/656/656_1.html




5- Enciclopedia Encarta Multimedia 1998




6- García Pelayo, Ramón. Diccionario Larousse, Ed. Ercilla S.A. 1970, Tomo
8, Pág.: 11


7- Loreto Jansana, Judith Salinas, La Salud Nuestra de Cada Día, Ed. Escuela

Lito-tipográfica Salesiana, 1989, Capítulo 5, Pág: 71-77.
















































Conclusiones:


Al finalizar este trabajo, pudimos dar respuesta a algunos de los objetivos
planteados al inicio de éste, como por ejemplo, comprobar que muchos de los
productos que consumimos en forma cotidiana, son bastante pobres
nutricionalmente, al contrario de lo que muchas veces pensamos al momento de
ingerirlos. Como asimismo, comprobamos que de los ingredientes repetidos en
la observación comparativa, el azúcar predomina en la totalidad de los
artículos, existiendo un porcentaje importante de colorantes y otros
ingredientes artificiales. De todo lo observado, concluimos que los más
sanos para el organismo son los que se fabrican a base de lácteos, como el
yoghurt, leche cultivada y leche chocolatada.


Pudimos deducir, que la información con la que se cuenta al momento de
consumir algún producto es demasiado básica y en ocasiones, nula lo que
dificulta un aporte real a la calidad en la alimentación familiar y de
nuestro entorno.


Creemos necesario que se inspeccione la información nutricional contenida en
los envases de los productos que encontramos en el mercado, porque es una
forma de ayudar a la educación que debierámos tener para mejorar nuestra
calidad de consumo. Esto, debido a que en dos de las bebidas observadas, no
encontramos los datos respectivos. Por otra parte, cuando se han realizado
investigaciones, la mayoría de los consumidores intentamos involucrarnos un
poco más al respecto, como ocurrió recientemente con los jugos en polvo, lo
que finalmente terminó con una obligación de señalar claramente los
contenidos de estos.