Nuevos funcionarios públicos en Venezuela y cambio de paradigma

Administración Pública venezolana. Funcionarios. Gestión pública. Modernización administrativa y nuevos paradigmas. Comunicación interna. Compromiso organizacional

  • Enviado por: Oneida
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 27 páginas
publicidad

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN

UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA

LA VICTORIA EDO. ARAGUA

Actitud del Nuevo funcionario Publico Frente al Cambio de Paradigma

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN 3

NUEVOS PARADIGMAS 4

LA MODERNIZACIÓN DE LA GESTIÓN PÚBLICA 8

La profesionalización de la función pública. 10

Racionalización y sistematización de los servicios y las funciones. 10

CAMBIOS EN LAS EXPECTATIVAS Y MOTIVACIONES DE LOS NUEVOS PROFESIONALES-FUNCIONARIOS. APROXIMACIONES AL “COMPROMISO ORGANIZACIONAL”. 11

MEDICION Y MEJORA CONTINUA 12

LA COMUNICACIÓN DENTRO DE LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA 12

MANEJO DE LA INFORMACION Y TICS EN LA NUEVA GESTION DEL PERSONAL EN LA ADMINISTRACIÓN 12

MANEJO Y RESOLUCION DE TENSIONES Y CONFLICTOS EN EL PERSONAL DEL SERVICIO PUBLICO. 13

LIDERAZGOS Y EQUIPOS DE TRABAJO. 14

EL NUEVO FUNCIONARIO PÚBLICO, ¿SERVIDOR PÚBLICO? 14

NUEVA ORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA 18

PERFIL DEL NUEVO FUNCIONARIO PÚBLICO 21

CONCLUSIÓN 24

BIBLIOGRAFÍA 26

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo presenta el tema del cambio de paradigmas organizacionales de los funcionarios publicos, y de que su estrategia debería iniciarse con la sensibilización al personal para que adopten nuevos paradigmas de una manera racional, ya que al ser los cambios de la mente los más lentos, no es la Ley, el decreto, la circular o la resolución, los instrumentos que ponen en marcha el proceso de cambio, ya que finalmente son las personas las que lo ejecutarán, los sostendrán y consolidarán hasta el punto del no retorno.

Igualmente plantea que el cambio se lidera, no se delega, debiendo las Jefaturas ser los líderes del cambio, apoyando sus diversas fases, incluyendo la red de apoyo emocional cuando las personas deban variar formas de trabajo, adoptar nuevas tecnologías o nuevos paradigmas que constituirán la nueva cultura organizacional que se pretende lograr, ya que el cambio hay que provocarlo.

NUEVOS PARADIGMAS

Nuevos paradigmas que las Institución podrían adoptar, tales como:

  • Plataformas De Servicios: para dar atención integral en un mismo punto.

  • Coordinadores, No Jefes: El personal debe trabajar para los clientes o usuarios, no para los Jefes, por lo tanto el Jefe debe ser un Coordinador (constructor de andamios, no de obstáculos) para hacerle la vida feliz al cliente o usuario.

  • Alta Tecnología: la tecnología es para producir información en línea para resolver delante del cliente o usuario. La tecnología no es para producir papeles.

  • Facultación (EMPOWERMENT): El personal debe estar facultado para servir y para tomar decisiones, no para recibir documentos con la consabida respuesta: “Deje esto aquí, nosotros le avisamos, no se preocupe”. Y si el cliente o usuario pregunta cuándo le contestarán, la clásica respuesta: “Cuando esté listo”, ó “pegue ésta solicitud en la ventana de su casa, ahí pasarán a hacerle la conexión”.

  • Organización De Afuera Hacia Adentro: Las organizaciones deben crecer sobre las experiencias de los clientes o usuarios, no sobre la comodidad del personal. Creo que todos habremos sido víctimas de: “Se entregan cheques de 11 am a 12 m, sólo los miércoles” (no es que trabajan tiempo completo?). “Horario continuo de 8 am a 4:00 pm) entonces porqué al medio día no hay nadie o dejan sólo un empleado?).

  • Flexibilidad: Las organizaciones deben buscar las formas de decir “sí”, no esforzarse en decir “no”. La flexibilidad debe ser organizacional, pero también debe provenir de una flexibilidad mental. No es que deba caerse en el caos, pero por favor no les hagamos caos a los clientes, usuarios o ciudadanos.

  • Estrategias De Servicio: Las Instituciones deben tener clara su estrategia de servicio al cliente y tener capacidad de respuesta ante picos de demanda fraccionando horarios, contratando gente a tiempo parcial. Si lo más importante es servir, entonces adónde están las estrategias de servicio?

  • Polifuncionalidad y Rotación: El personal debe desempeñar un conjunto de funciones polifuncionales y no estar repitiendo una misma función culturizando el ya famosísimo: “eso a mí no me toca”.

  • Escuchar la voz del cliente: Cambie la forma de evaluar el desempeño del personal incorporando la nota de los clientes (internos y externos) para que los procesos mejoren. Cuando sólo el Jefe califica, todos sacan 100% y alguna nota “baja” rondará el 97% o 98%, sin correlacionarla con el resultado de la gestión. Por ejemplo: si en una contabilidad todo está atrasado, por qué todo su personal obtuvo una nota promedio de 98%? Si la morosidad sube y sube, por qué el personal de Cobros obtuvo un 97% de nota promedio? Son sistemas perversos!

  • Funcionar con base en la demanda, no con base en la oferta: Organizarnos para adaptar la organización a las necesidades de la demanda y dejar ya el paradigma de que la gente debe ajustarse a “nosotros”. Por ejemplo, horarios en función de las comodidades de los usuarios o clientes, no los horarios que mejor convengan al personal, ya que la razón de ser son los clientes, por lo tanto la organización debería ser alrededor de ellos y como alguien aparte.

  • Organización con capacidad adaptativa: Si la única constante es el cambio constante, por qué no hacer que la organización tenga esa capacidad adaptativa a entornos cambiantes? Por la parálisis paradigmática.

  • Cultura de servicio al cliente: Formar al personal en los valores del servicio, culturizando el servicio al cliente. Ya basta de darles cursos de sonrisas, donde sonrientemente dicen “no se puede”, “eso aquí es imposible”.

  • Altas comunicaciones en todo sentido: El rumor es la búsqueda de la verdad que no llega por otros medios. Un rumor no desmentido a tiempo se vuelve verdadero. Entonces: hay personal chismoso o es que hay Jefes que no informan?

  • Organización Inteligente: Aprender de las experiencias, buscar las quejas, prevenir, hacer a la organización inteligente para que acumule experiencias como lo hacemos los humanos.

  • Estimular el pensamiento discontinuo: Donde todos piensan igual nadie piensa. Debe estimularse que la gente piense diferente, es decir, que adopte nuevos paradigmas.

  • Liderazgo: El Jefe tiene autoridad porque se la otorga el puesto. El Jefe es obedecido. El Líder tiene autoridad ganada por el ejemplo y dedicación. El Líder es seguido.

  • Diferenciación, no ser del montón: Diferenciarnos por ser una organización especial que los clientes, usuarios o ciudadanos están dispuestos a defender por la excelencia en su servicio.

  • Resultados son los que hablan, no las excusas: Formar la cultura de rendición de cuentas y abandonar la cultura aloplástica de estar echándole la culpa al sistema como si no se fuera parte de él.

  • Los anteriores nuevos paradigmas podrían ser considerados como de la administración privada, lo que es cierto, pero también hay que estar concientes de que cada vez más lo público y lo privado tienden a fusionar conceptos, sobre todo con las nuevas formas organizacionales de Empresas Públicas, para citar tan sólo un ejemplo.

    La estrategia del cambio paradigmático debe estar basada en las ideas, no en las posiciones. La idea permite el diálogo, permite valorar, discernir las ventajas y desventajas, es decir, mantener una racionalidad analítica.

    Y es que en el cambio ocurren situaciones que pueden generar conflictos y malos entendidos, de ahí que el proceso comunicador de ideas debe ser constante, transparente y retroalimentado, teniendo cuidado con la frase “hay verdades que mal dichas, pueden tener efectos tan destructivos como si fueran mentiras”, o cómo dijo Cicerón: “hay mentiras que contienen pequeñas verdades que vuelven verdadera toda la mentira”.

    Cuando hay ideas hay análisis, cuando hay posiciones hay luchas posicionales: Se sacan puntos de coincidencia y puntos de no coincidencia. Se puede negociar sobre los puntos de no coincidencia. Muchas veces hay que dar un paso atrás para poder dar un paso hacia adelante, porque la negociación implica que ni una parte cedió todo, ni la otra ganó todo, desde luego cuando la negociación no afecta al proyecto total. La filosofía de la negociación es “Ganar/Ganar” en la denominada “Teoría del Equilibrio” (Dr. John Nash -Premio Nobel sobre su Teoría del Equilibrio).

    Sin embargo cuando la estrategia de rompimiento paradigmático no tiene previstas acciones para las “posiciones”, entonces no hay idea que valga, porque lo que valdrá será mantener la posición de quienes padecen de la enfermedad “parálisis paradigmática”.

    La posición “per se” es irreflexiva, irracional y conduce al antagonismo. Cuando no hay ideas en discusión, viene la violencia en sus diversas formas (verbal, por ejemplo). La violencia aflora cuando se terminaron las ideas y el cambio se detendrá o comenzará un camino tortuoso y a veces paralizante.

    LA MODERNIZACIÓN DE LA GESTIÓN PÚBLICA

    Entre las dos últimas décadas del siglo XX y ésta primera década del siglo XXI, asistimos a una mutación profunda en los paradigmas y modelos de gestión pública. Cambios originados en la transformación de la cultura, de la conciencia ciudadana ante el Estado, de los procesos de modernización que viven muchas sociedades y otros factores sociales, económicos, políticos y psicosociales, inducen una modificación gradual pero profunda en la concepción del servidor público, del servicio público y de las políticas públicas y de la gestión de éstas.

    Ello explica que en la mayoría de las sociedades más desarrolladas se han emprendido desde la década de los años ochenta del siglo xx, sucesivas reformas al Estado, así como diversos procesos de reforma y modernización en la gestión pública.

    Conceptualmente diferenciemos reforma del Estado, modernización del Estado y modernización de la gestión pública. Esta última se refiere -siempre desde la Ciencia Política y la Ciencia de las Políticas Públicas- a un esfuerzo más o menos sistemático de actualización de los estilos, normas, procedimientos y funciones de la administración y sus servicios, para ponerlos en sintonía con los cambios antes mencionados.

    La modernización del Estado apunta en cambio a la actualización y perfeccionamiento del conjunto de los servicios públicos y estructuras estatales, mientras que por reforma del Estado se entiende una noción de reingeniería completa del aparato estatal y de la administración, sus poderes, sus servicios, sus normas y reglamentos, su estructura organizacional y sus modos de operación.

    Todos estos procesos ocurren inscritos en dos dimensiones complementarias que no pueden descuidarse: la primera es la dimensión propiamente organizacional, en cuanto a que se refiere al diseño y a la aplicación de modelos de innovación y de cambio en sistemas organizacionales y burocráticos complejos; y la segunda, se refiere a la dimensión temporal, en cuanto a que los cambios y los procesos innovativos que se pretende implementar deben enfrentarse a lógicas y ritmos temporales de adaptación, resistencias e impulsos de distinto grado e intensidad.

    Un cambio mayor está ocurriendo en los servicios públicos, por lo menos desde mediados del siglo xx: se trata de un triple proceso de profesionalización de la función pública, de racionalización de los servicios y de cambios en las expectativas y motivaciones de los nuevos profesionales-funcionarios.

    La profesionalización de la función pública.

    La profesionalización de la función pública se expresa en una gradual y creciente presión de los profesionales, cada vez con mayores niveles de formación en ocupar los puestos y funciones. Van desapareciendo gradualmente los profesionales de la vieja escuela con niveles menores e insuficientes de formación y especialización, presionados por la entrada de nuevos profesionales y por los procesos de incorporación tecnológica.

    Cambia el ciclo de circulación de los funcionarios dentro del aparato público: los nuevos profesionales-funcionarios permanecen menos tiempo en la administración, motivados por una creciente expansión de las ofertas y disponibilidades en el mercado privado de las profesiones.

    Racionalización y sistematización de los servicios y las funciones.

    • Se incorporan nuevos patrones de desempeño y de evaluación.

    • Aparecen modelos organizacionales que resitúan a los profesionales en los servicios.

    • Desaparece la noción tradicional de escalafón.

    • Las funciones públicas se burocratizan al incorporarse nuevos procedimientos estandarizados.

    • Se incorporan criterios y modelos de gestión provenientes del mercado en el servicio público.

    CAMBIOS EN LAS EXPECTATIVAS Y MOTIVACIONES DE LOS NUEVOS PROFESIONALES-FUNCIONARIOS. APROXIMACIONES AL “COMPROMISO ORGANIZACIONAL”.

    El cambio cultural en curso impacta sobre los servicios, por la via de los nuevos profesionales-funcionarios.

    Hoy el profesional-funcionario es un individuo más exigente de sus derechos, prerrogativas y atribuciones y de la participación que le incumbe, mejor dispuesto a los cambios organizacionales, pero también más motivado por metas individuales de logro y de realización personal y profesional que pueden llevarlo con mayor facilidad fuera del servicio.

    Un “individuo más individualista”, formado en una escuela y en una cultura individualista y exitista, genera entonces mayores dificultades para integrarse en entornos burocráticos de equipos de trabajo o en grupos que apunten al logro de altas competencias, se orienta más claramente a tareas y a resultados y tiene una conciencia más aguda de su valer profesional y de sus competencias.

    Factores que inciden en el compromiso organizacional

  • El clima organizacional y el clima político que caracteriza al servicio o institución;

  • El apoyo organizacional percibido;

  • La confianza en el reconocimiento del desempeño, experiencia y nivel profesional;

  • La naturaleza de las recompensas por el desempeño;

  • La habilitación psicológica del individuo en sus funciones.

  • MEDICION Y MEJORA CONTINUA

    Un rasgo característico de la modernización es la búsqueda de la mejora continua, es decir, la aplicación de procesos constantes y sistemáticos de adaptación de los funcionarios a tareas más simplificadas y estandarizadas.

    La implementación de indicadores de gestión apunta a perfeccionar los procesos y su control y a generar y aplicar estándares de desempeño que sean conocidos como procesos en sus criterios y en sus efectos.

    LA COMUNICACIÓN DENTRO DE LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA

    Los sistemas organizacionales que son los servicios públicos operan sobre la base de mecanismos formales de comunicación.

    La incorporación tecnológica genera nuevas expectativas y posibilidades de archivo (mediante la digitalización de los datos), pero al mismo tiempo supone nuevas condiciones de acceso a información para mejorar el desempeño de los funcionarios.

    Debieran implementarse mecanismos comunicacionales y procedimientos más sistematizados que describan los procesos de toma de decisiones.

    MANEJO DE LA INFORMACION Y TICS EN LA NUEVA GESTION DEL PERSONAL EN LA ADMINISTRACIÓN

    Los nuevos ciudadanos exigen mas información.

    Los nuevos ciudadanos tienen acceso cada vez más a mayores cantidades de información sobre los servicios públicos y sus decisiones.

    La informatización de los procesos administrativos y de trámites en línea por parte de usuarios informados aliviana el trabajo de los funcionarios, pero multiplica sus niveles de exigencia en la calidad y pertinencia de la información.

    Lo informacional se relaciona con lo comunicacional.

    Los ciudadanos demandan cada vez más información y que se les comunique en forma oportuna.

    MANEJO Y RESOLUCION DE TENSIONES Y CONFLICTOS EN EL PERSONAL DEL SERVICIO PUBLICO.

    Las relaciones humanas están sometidas a conflictos y tensiones.

    En los servicios públicos los principales factores de conflicto y de tensiones pueden identificarse:

  • Por el deterioro del clima organizacional;

  • Por el deterioro de las expectativas individuales y grupales de los funcionarios;

  • Por el deterioro de la calidad de la comunicación y la información entre funcionarios, entre funcionarios y autoridades y entre servicios;

  • Por el deterioro de los procesos de toma de decisiones.

  • LIDERAZGOS Y EQUIPOS DE TRABAJO.

    El liderazgo en la función pública dice relación con la capacidad:

  • De constituir y movilizar equipos de trabajo,

  • De generar climas organizacionales y predisposiciones favorables al desarrollo personal-profesional,

  • De la implementación de procesos efectivos de comunicación intraservicios entre todos los niveles jerárquicos,

  • De la puesta en marcha de procesos de toma de decisiones que involucren a los funcionarios ex ante y ex post, lo que podría denominarse como el involucramiento decisional de los profesionales-funcionarios, no obstante los distintos ámbitos jerárquicos de atribuciones y responsabilidades.

  • EL NUEVO FUNCIONARIO PÚBLICO, ¿SERVIDOR PÚBLICO?

    Se tiene que cambiar ese viejo paradigma del funcionario público Venezolano, claro no todos son malos, y adaptarlos a la nueva construcción de una conciencia del servidor público, el funcionario público es aquel que no da el ejemplo, a cada rato lo vemos chapeando, trasgrediendo las normas y hasta las Leyes, son aquellos que cuando el soberano los llama están ocupados, tienen la agenda full y la verdad es que están durmiendo o bebiendo caña, entre un largo entre otros.

    Si, es necesario recrear como debería ser la conciencia del nuevo servidor público, aquel que nos de el ejemplo a seguir que sea una guía moral y ética, en si un ciudadano ejemplar, que se deba a su comunidad, aquel que no pierda la humildad debido a su cargo y sobre todo que no se deje marear por el materialismo característico del sistema capitalista salvaje...porque pareciese que los funcionarios públicos están mas pendiente de que los coloquen donde hay, por lo menos eso es lo que mas he escuchado, para de esta manera llenarse y perder la visón... de ser uno mas del pueblo.

    Si, se debe tener un salario justo, pero no uno para enriquecerse porque no tiene sentido, no habría justicia, equidad, igualdad, el mismo Presidente Chávez lo ha dicho “El ser rico es malo”.

    Hay que bajar de ese pedestal a funcionarios arrogantes, prepotentes que se creen que los cargos públicos son suyos y hasta se llevan para sus casas la llaves de las oficinas, los sellos, y bueno pare de contar, se creen indispensables que sin ellos no avanza la revolución, aquí en esta revolución el mas chavista de todo los chavista es el presidente Chávez, pero no todos los funcionarios son, así habrá quien tiene vocación de servicios, habrá quien no la tenga, solo les interesa el billete, pero hay que hacer que el cambio se logre creando conciencia y un programa de formación básico para el servidor publico, donde los candidatos llenen un perfil de acuerdo al cargo público a ejercer, donde no sea por amiguismo, compadrazgo, donde cada quien este donde le corresponda para que no hayan personas subempleadas.

    Es muy diferente la palabra funcionario que evoca muchas cosas: empleado, oficinista, burócrata, subalterno, algunos irresponsable, en cambio la palabra servidor, significa que se debe a una causa mayor... un pueblo con sentido de responsabilidad social.

    Analizábamos la necesidad de un cambio de paradigma en los servidores públicos, en torno a una cultura de servicio, y en un cambio hacia los valores de la efectividad y la ética personal.

    Desde la antigüedad hemos visto como el pensamiento humano ha ido cambiando, desde principios que regulan la vida, hasta los grandes descubrimientos de la humanidad, que han surgido precisamente por un cambio de pensamiento: desde la teoría de que la tierra era plana, hasta llegar, inclusive, a los cambios en la organización de los Estados. La Democracia, como en la actualidad podemos ver en nuestros países, es un modelo de cambio, si recordamos que los conceptos tradicionales de Gobierno en la antigüedad colegiaban en los sistemas monárquicos de gestión, siendo el Rey la figura central. Surgen entonces, los nuevos paradigmas de un Gobierno del, por y para el pueblo, como son enfocados en la democracia moderna.

    Lo que deseamos enfatizar y paralelizar con este ejemplo, es la necesidad de un cambio de paradigma personal profundo, en la cultura del servidor público en nuestro país, que se fundamente en:

    • La rectitud: Vivimos en una época en la que muchos hombres y mujeres consideran que sus acciones no tienen consecuencias morales y que lo que hacen sólo tiene consecuencias sociales. En toda circunstancia que enfrentamos en la vida existe la manera correcta o la manera incorrecta de proceder. Cada uno de nosotros vive su propia situación. Hay desafíos de salud, económicos, de educación, profesionales y demás. Si elegimos la forma correcta en nuestra forma de actuar ante cada desafío, podremos decir que nuestras decisiones se ven apoyadas por los principios de rectitud.

    • El servicio, la calidad y la excelencia: Existe una premisa para todo lo relacionado al servicio al cliente: percepción es realidad. Lo que perciben las personas que reciben un servicio determinado, es la realidad que se construyen. Si usted manifiesta a un munícipe que solicita un servicio que usted siente que este le molesta, ¿que percibirá el munícipe? : que usted no está siendo cortes, que no le interesa servirle.

    De eso se trata la calidad, de dar un buen servicio, con cortesía, amabilidad, buen trato. Somos servidores municipales, y la palabra “servidores”, proviene de servir. Calidad es por ende, hacer las cosas bien a la primera oportunidad. La excelencia, solo es posible alcanzarla en base a brindar un servicio de calidad. El Servicio, La Calidad, La Excelencia: esas deben ser nuestras 3 bases para garantizar una cultura de servicio en los empleados o servidores públicos municipales.

    • La ética: El término Ética, deriva de la palabra griega ethos, que significa "costumbre" En la vida cotidiana constituye una reflexión sobre un hecho moral, está relacionada a la buena conducta, al hecho de la virtud y la buena disposición. La ética profesional nos proporciona los principios fundamentales cuya finalidad es esclarecernos entre lo que es correcto y lo que no. Si deseamos actuar bajo la ética, debemos pensar en guiar nuestro accionar en principios: principio de solidaridad, de equidad o imparcialidad, de eficiencia, de abstenerse de elegir dañar a un ser humano, de la responsabilidad, del papel que hay que desempeñar, de aceptación de efectos colaterales al tomar decisiones desacertadas, de las consecuencias de nuestros actos.

    • El compromiso: nuestro compromiso como profesionales en el área municipal, debe ser brindar un servicio de calidad a nuestros munícipes. Por otro lado, debemos comprometernos a ser mejores cada día. Debemos comprometernos a trabajar día a día en el valor de la excelencia. Debemos basar nuestro accionar en nuestro compromiso hacia nuestra comunidad, hacia el desarrollo personal y profesional.

    Debemos pensar siempre en tratar a los demás, como nos gustaría ser tratados. Debemos encontrar la forma de convertirnos, no solo en mejores servidores municipales, sino en mejores seres humanos.

    “Trata a un hombre tal y como es, y seguirá siendo lo que es. Trata a un hombre como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser”. Goethe

    NUEVA ORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA

    Sin duda la sociedad es un macrosistema, compuesto por una multi-pluralidad personas que conviven en base a principios ancestrales a partir de los cuales dicha sociedad se constituyó, de allí nació el Estado que expresa el orden legal y legitimo de una sociedad. El Estado posee sus órganos de administración como el gobierno, sus instituciones públicas como las escuelas, las universidades, las ciencias, la iglesia. O aquellas instituciones privadas que ejercen un papel público como los medios de comunicación, las escuelas privadas, clínicas, etc.

    La sociedad se rige sobre acuerdos o imposiciones entre las clases sociales que la conforman, la clase que ha logrado imponerse activa un tipo de organización social que crea, mantiene y conduce a una sociedad en sus múltiples manifestaciones institucionales. Los acuerdos se cristalizan en normas generales y particulares, en leyes, reglamentos y procedimientos de acción social, constituyéndose así el orden político de la institución.

    La clase social que logró dominar a las otras instauró sus paradigmas, es decir, su organización social que orienta el accionar del colectivo. Desde la perspectiva histórica todo paradigma social posee un inicio, luego el desarrollo, un máximo desarrollo y luego entra en una fase de declinación hasta llegar a desaparecer ante la inminencia de otro paradigma que debe responder a las nuevas exigencias sociales.

    Un nuevo paradigma, impregnado de pueblo y de esperanzas comienza activarse en todo el país. Corresponde a los líderes políticos y al pueblo participativo y comprometido apurar el deceso del viejo paradigma administrativo de la cuarta república que aún vive en la mentalidad y accionar de muchos funcionarios públicos - de todos los niveles- que se resisten al cambio, aún cuando son concientes que los problemas no terminan de resolverse en el tiempo y como los demandantes quieren.

    Sí el colectivo nacional decidió cambiar a los representantes del gobierno de la cuarta república fue porque aquellos administradores no lograron satisfacer sus necesidades sociales, se desgastaron sus paradigmas y ahora contribuyen por la activación de un nuevo paradigma con nuevos valores y principios. Toda esta complejidad ha generado en los actores sociales confrontación, que no solo se expresa en los ataques al líder Presidente de la República, Gobernadores o Acaldes de la revolución, sino también en la resistencia de los funcionarios públicos, de todos los niveles, por asimilar los cambios, se resisten entender que solamente habrá cambios cuando las viejas y nuevas necesidades sociales son satisfechas en el plano gubernamental. De allí el gran esfuerzo del presidente en la misiones y programas dirigidos a la gente.

    Es deber de todos los comprometidos con este proceso de cambio, de revolución, participación y compromiso colectivo ayudar al nacimiento de un nuevo paradigma no convencional pero sí dinámico en cuando debe aspirar los cambios para encontrar con eficiencia y eficacia soluciones a viejos y nuevos problemas y debe ser revolucionario por su oposición permanente a lo convencional y aspiración a suplantarlo radicalmente.

    La firme decisión del presidente Chávez por derrotar la racionalidad burocrática que insiste en lo convencional debe ser acompañada. El viejo paradigma que añoran los enemigos del proceso se ha consumido la voluntad de un número importante de cuadros políticos que llegaron a la administración pública armados de deseos por dar respuestas a los problemas que el saliente no pudo resolver y de nuevo se produce la frustración, precisamente, por la constante de que “ no se puede hacer así” y los problemas vuelven y vuelven aparecer y la organización administrativa de la cuarta república se mantiene intacta con las consecuencias de lesionar el proyecto revolucionario.

    Debemos estar claro que la organización administrativa que se resiste a morir no fue hecha para solucionar los problemas con eficiencia y eficacia, en vez de ser la solución es parte del problema. Ministros, Gobernadores, alcaldes y el mimo presidente Chávez se esfuerzan por superar la situación, que no será posible superar si mantienen intacto además al mismo burócrata, las normas y los procedimientos que impulsaron precisamente la crisis que llevó al colectivo nacional a sustituir a los actores políticos de la cuarta república.

    La racionalidad burocrática imperante solo sirve para el control, pero no para solucionar los problemas. Es urgente una nueva racionalidad que permita la participación, corresponsabilidad e integración basada en el servicio a la gente y no más frustración de los cuadros políticos al no poder alcanzar la eficiencia y la eficacia en sus funciones públicas.

    Esta claro que la vieja organización administrativa resulta infuncional al no presentar alternativas a los problemas y necesidades. No permite la participación activa y protagónica del pueblo en tal sentido debe cambiarse el viejo paradigma convencional y de manera acelerada imponerse un paradigma dinámico y revolucionario que permita a los camaradas llamados ejercer funciones publicas activar sus potencialidades y no deducirlo a un simple funcionario que debe aplicar normas y procedimientos y hasta planes, previamente elaborado por la elite gobernante derrotada en todos los procesos electorales realizados desde el año 99.

    PERFIL DEL NUEVO FUNCIONARIO PÚBLICO

    El Servidor Público es una persona orientada, principalmente por el deseo de servir y atender las necesidades de las ciudadanas y ciudadanos, poniendo a disposición de la nación sus capacidades, con el fin de contribuir al desarrollo de ésta y anteponiendo los máximos fines del Estado a cualquier propósito o interés particular.

    La vocación de servicio es uno de los principios y valores fundamentales del Servidor Público, por lo tanto, considera los siguientes aspectos:

    • Satisfacción y pasión por brindar la mejor atención y calidad de servicio, teniendo claro el rol como servidores públicos.

    • Compromiso a “entender, atender y resolver” las necesidades de aquellos a los que servimos, orientándonos permanentemente a su satisfacción y a superar sus expectativas.

    • Atender con cordialidad, humanidad, rapidez y sentido de oportunidad los planteamientos de las usuarias y los usuarios.

    • Constante desarrollo, mejoramiento de las propias capacidades y abiertos al aprendizaje de nuevos conocimientos, con la finalidad de prestar un mejor servicio.

    Algunos de los deberes del servidor público son el observar buena conducta dentro y fuera de los horarios de trabajo, practicar en forma constante el respeto a quienes les brindan atención, guardar reserva de los asuntos que lleguen a su conocimiento, guardar respeto y motivar a sus compañeros de trabajo al mejoramiento continuo y al trabajo colectivo.

    Un servidor público debe actuar sobre las bases de la justicia, la razón y la argumentación por encima de cualquier interés individual, su rol se orienta a la generación del bien colectivo.

    También debe tener creatividad e innovación, que se traduce en la búsqueda constante de nuevas formas de trabajo que resuelvan con eficiencia los problemas que en forma cotidiana se van presentando, con una visión de reto frente a cada problema que se le presente y enfocándose en su resolución.

    Para concluir, el Servidor Público debe tener conciencia del significado y trascendencia de su trabajo y estar al servicio de los ciudadanos y las ciudadanas, en el proceso de transformación de la sociedad venezolana, guiado por lo principios y valores:

    • Ética Socialista

    • Honestidad

    • Igualdad

    • Solidaridad

    • Participación Protagónica

    • Vocación de Servicio

    • Esfuerzo Colectivo

    • Eficiencia

    • Responsabilidad

    CONCLUSIÓN

    Debemos convencernos de que esa formación del servidor público con alma, corazón y conciencia socialista es un proceso largo, un proceso continuo de nacencia al hombre nuevo en tanto muere de a poco al hombre viejo. El Che, modelo de hombre nuevo, estaba consciente de este itinerario, de este éxodo por el desierto hacia la “tierra prometida” y decía que “la formación del hombre nuevo y el desarrollo de la técnica son los dos pilares de la construcción de la nueva sociedad…”, vale decir, la técnica en el ejercicio eficaz de las responsabilidades y la espiritualidad socialista para que esa técnica esté siempre al servicio del pueblo.

    Es imposible alcanzar la sociedad nueva sin esa conciencia. No es suficiente con el ordenamiento y desarrollo de las fuerzas productivas, se hace imprescindible la conciencia socialista. La conciencia convertirá en natural y fluida la calidad del servicio como elemento inseparable de la razón de vida. La conciencia es la que hace posible que se resuelva la contradicción indudable del hombre satisfecho en lo personal mediante el servicio al colectivo sin que lo perturben las urgencias de sus propios intereses.

    La calidad del servicio se torna así en una obligación para el servidor público socialista simplemente porque esa actividad satisface la necesidad del pueblo, y ese pueblo significa el fin último de todos sus desvelos. Ha de internalizarse el doble carácter del trabajo en la administración pública donde no debe existir el dilema entre trabajo individual o privado y trabajo social tal como existe en el capitalismo. El trabajo personal se convierte así en trabajo para el colectivo en contribución a las necesidades sociales eje y razón fundamental del ser socialista.

    Una sociedad nueva exige la creación de un hombre nuevo que la protagonice, una nueva conciencia de lo social que se coloque por delante de lo individual. El trabajo como servicio, entrega y realización plena es el instrumento más eficaz para hacer ese hombre nuevo. Un hombre nuevo que en esencia tiene que ser solidario, generoso, humano y fraterno; un hombre capaz de ver en todos a sus hermanos y amarlos como a sí mismo y por tanto, un hombre que sabe más para servir mejor, sin tolerarse mediocridades, exigiéndose a sí mismo la excelencia. Un hombre que sea capaz de vivir como piensa y más aún de vivir como sueña.

    Siguiendo una propuesta de un compatriota oriental nos atrevemos a proponer la MISIÓN SERVIDOR PÚBLICO, como un modo urgente de atender esta grave deficiencia. Formación ideológica, capacitación y excelencia para ser eficaces engranajes en la construcción del socialismo. ¡Dejarlo para mañana podría ser tarde!.

    BIBLIOGRAFÍA

    Paginas web consultadas:

    • Actitud del nuevo Funcionario Publico - Buscar con Google. Disponible en: http://www.google.co.ve/webhp?hl=es&tab=ww#hl= es&cp=4&gs_id=4e&xhr=t&q=actitud+del+nuevo+func&pf=p&sclient=psy-ab&site=webhp&source=hp&pbx=1&oq=actitud+del+nuevo+ func&aq=f&aqi=&aql=&gs_sm=&gs_upl=&bav=on.2,or.r_gc.r_pw.,cf.osb&fp=7d27b69d2cfbed70&biw=1024&bih=640.

    • actitud del nuevo funcionario frente al bnuevo paradigma - Buscar con Google. Disponible en: http://www.google.co.ve/webhp?hl =es&tab=ww#sclient=psy-ab&hl=es&biw=1024&bih=640&site=web hp&source=hp&q=actitud+del+nuevo+funcionario+frente+al+bnuevo+paradigma&pbx=1&oq=actitud+del+nuevo+funcionario+frente+al+bnuevo+paradigma&aq=f&aqi=&aql=&gs_sm=e&gs_upl=5932l14617l4l14837l27l26l0l0l0l0l367l6435l0.3.17.5l25l0&bav=on.2,or.r_gc.r_pw.,cf.osb&fp=7d27b69d2cfbed70.

    • El cambio de paradigmas organizacionales: adaptando la empresa a las megatendencias | GestioPolis. Disponible en: http://www.gestiopolis.com/Canales4/ger/cambiparadigma.htm

    • Paradigmas del servicio público: contribuciones para un servicio público eficiente e innovador « GOBIERNO Y ADMINISTRACIÓN. Disponible en: http://gobiernoyadministracion.wordpress.com /2010/05/14/paradigmas-del-sector-publico-contribuciones-para-un-servicio-publico-eficiente-e-innovador/.

    • Gestión Pública, Política y Gobernanza: Hacia una capacitación continua de los funcionarios públicos para el mejoramiento del servicio público. Disponible en: http://gestionpublica bymgterjohannalastra.blogspot.com/2010/03/calidad-institucional-servicios.html.

    • Aporrea: Servidor Público Vs Funcionario Público. Disponible en: http://www.aporrea.org/ideologia/a57240.html.

    • La Ética en la actividad pública y la lucha contra la Corrupción Administrativa - Monografias.com. Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos30/etica-actividad-publica-corrupcion-administrativa/etica-actividad-publica-corrupcion-administrativa.shtml.

    • Aporrea: La frustración del nuevo funcionario público. Disponible en: http://www.aporrea.org/contraloria/a23223.html.

    27