Nueva York. Los Ángeles

Norteamérica. Geografía humana. Población. Economía. Turismo. Urbanismo

  • Enviado por: Marcela Grippo
  • Idioma: catalán
  • País: Argentina Argentina
  • 30 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Nueva York. Los Ángeles

Nueva York. Los Ángeles

Ubicación Geográfica de la ciudad

Datos Principales

Nueva York es una ciudad de Estados Unidos que está ubicada en el estado de Nueva York, en la costa Este(ver figura n°1). Es conocida como la `Gran Manzana', la mayor aglomeración urbana de Estados Unidos(ver figura n°2)

  • Moneda: Dólar

  • Superficie: 800 km2

  • Habitantes: 7.311.966

  • Idioma: No hay ningún idioma oficial, pero el ingles predomina entre el español y otras lenguas minoritarias

  • Forma de Gobierno: república Federal

  • Promedio de precipitaciones anuales: 990 mm

  • Promedio de temperaturas:

          • En Enero 2°C

          • En Julio 27°C

  • Religión:

      • 56% Protestante

      • 25% Católicos

      • 2% Judíos

      • 17% Otros grupos cristianos, musulmanes e hinduistas

Características de la ciudad

Historia de la ciudad

La región de la bahía de Nueva York fue durante siglos habitada por grupos de las tribus indias de algonquinos e iroqueses. El primer europeo que visitó el área fue Giovanni da Verrazano, un navegante italiano al servicio de Francia, el cual desembarcó en el año 1524. Henry Hudson (cuya expedición navegó bajo bandera holandesa) exploró el río Hudson en 1609, y en 1613 Adriaen Block (quien también navegaba con bandera holandesa) se vio obligado a pasar el invierno en la isla de Manhattan. En el año 1624 la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales fundó la colonia de Nueva Holanda (después Nueva York). En el extremo sur de Manhattan se estableció, en 1625, un puesto comercial holandés llamado Nueva Amsterdam. A mediados del siglo XVII tuvo lugar una mayor colonización de la isla de Manhattan, época por la que también empezaron a realizarse otros asentamientos en el Bronx, Brooklyn, Queens y Staten Island. En 1664, Peter Stuyvesant (por entonces gobernador) entregó la colonia a los ingleses. Unos años más tarde fue retomada por los holandeses y finalmente cedida a los ingleses en el año 1674 mediante el Tratado de Westminster. El comercio de la costa, fluvial y oceánico, contribuyó al impulso mercantil que incidió directamente sobre el crecimiento de la ciudad. La entonces llamada ciudad de Nueva York desempeñó un importante papel en los hechos que condujeron a la guerra de la Independencia estadounidense (1776-1783): en 1735 el editor John Peter Zenger —encarcelado por criticar a los soberanos británicos— ganó el caso y asentó el principio de libertad de prensa y, en 1765, el Congreso del Stamp Act se reunió en la ciudad. Tras la batalla de Long Island (1776), las tropas británicas ocuparon Nueva York hasta el final de la guerra de la Independencia; fue devastada por los incendios de 1776 y de 1778. El Congreso se reunió en la ciudad en 1785-1790, donde George Washington en 1789 fue investido primer presidente de los Estados Unidos.

A finales del siglo XIX, la población aumentó con la llegada de inmigrantes procedentes del sur y este de Europa así como de China. El crecimiento aumentó aún más durante la etapa de construcción de puentes que se inició gracias al logro de John A. Roebling y Washington A. Roebling: el bello puente de Brooklyn, de cables entramados (1883). A éste siguieron otros puentes, con lo que se asentaba la fase que consolidaría, en 1898, la creación de los cinco distritos. En 1904 dio comienzo la construcción del complejo sistema de transporte subterráneo que unía los distritos y que los integraba en su diseño actual. En el periodo anterior y posterior a la II Guerra Mundial, un gran número de inmigrantes negros —en su mayoría de los estados del sur— llegaron a la ciudad. En la década de 1950 siguieron llegando inmigrantes de Puerto Rico y otras partes del Caribe y Latinoamérica.

Bajo un nuevo estatuto de la ciudad —en vigor desde el 1 de enero de 1963— se eligió un alcalde por un periodo de cuatro años para que dirigiera un gobierno ciudadano centralizado. A mediados de la década de 1970, la ciudad buscó poner fin a los graves problemas fiscales mediante la creación de entidades financieras especiales (como la Corporación de Asistencia Municipal) que obligara a la ciudad a pagar sus préstamos. El panorama financiero mejoró a finales de la década de 1970 y principios de la de 1980, debido en parte a la estrecha regulación de los pagos por servicios de la ciudad. A pesar de estas medidas, la crisis presupuestaria sigue haciendo su aparición periódicamente, y el alcance de este declive a muchas partes de los distritos más alejados del centro es un factor que contribuye en gran medida al rápido aumento de la delincuencia y la conflictividad racial.

Economía

Nueva York es un centro financiero, comercial, industrial y turístico. El distrito financiero de Lower Manhattan, localizado en Wall Street y Broad Street, cuenta con el banco de la Reserva Federal de Estados Unidos además de otras instituciones bancarias, financieras y bursátiles relevantes. Las oficinas de Nueva York controlan gran parte de su propio mercado interior y del internacional; entre ellas destacan las que se encuentran en las torres gemelas del World Trade Center, una de las estructuras de mayor altura del mundo. Dos aeropuertos internacionales —La Guardia y el John F. Kennedy, ambos situados en Queens— son las principales terminales aéreas de mercancías.

Como centro manufacturero, Nueva York es líder nacional en el sector de la confección de ropa, material impreso y alimentos procesados. Otros productos importantes son la madera, el papel, artículos de metal, maquinaria, químicos y textiles. Desde la década de 1960, numerosas empresas han abandonado la ciudad debido en gran parte a su alto coste de operatibilidad. En sectores de servicios especializados, no obstante, la ciudad mantiene una postura fuerte y es uno de los centros clave de las finanzas mundiales; tanto la industria de la publicidad, las editoriales y compañías de comunicaciones se concentran en la ciudad.

Aspecto turístico

Lugares de Interés

Nueva York, y en especial Manhattan, hace gala de numerosas construcciones arquitectónicas. Los rascacielos dominan el horizonte; el edificio Flatiron, finalizado en 1902, fue uno de los primeros de la ciudad. Otros son el edificio Chrysler(ver imagen n°4) (1930), el edificio Woolworth (1915), el edificio del Empire State (1931), el conjunto de edificios que forman el Centro Rockefeller (empezado en 1931), y el World Trade Center (1977). Más antiguos aún son la Mansión Gracie (finales del siglo XVIII) hoy residencia del alcalde, y el City Hall (1802-1811). Entre los edificios religiosos más famosos de la ciudad destacan la catedral de San Patricio (1879) y la iglesia catedral de San Juan el Divino (comenzada su construcción en 1892).

El monumento histórico por excelencia de Nueva York es la estatua de la Libertad (1886)(Ver imagen n° 3) en Liberty Island en la entrada del puerto de Nueva York. El monumentoi fue donado a los Estados Unidos por Francia en recuedo de la alianza de ambos países durante la guerra de la Independencia. Fue realizada por el escultor F.A. Bartholdi y llegó a Nueva York desde Francia en 1885 en el barco ISERE desarmada y en 214 cajas. Fue inaugurada por el presidente Cleveland el 28 de Octubre de 1886. se convirtió en el símbolo de la esperanza para millones de inmigrantes que vinieron a América en busca de trabajo y paz. Miles de turistas la visitan cada año y se ha convertido en la imagen más conocida de la ciudad de Nueva York. Fue remozada totalmente coincidiendo con los festejos del bicentenario de los Estados Unidos. Los presidentes de Francia y Estados Unidos se encontraron para los grandiosos festejos de “Miss Liberty” en 1986.

También se puede ir a Ellis Island(ver imagen n°5) , de 1892 a 1954 era el principal punto de entrada de emigrantes a los Estados Unidos; Grand Central Terminal (1913) es la principal estación de ferrocarril, y el enorme complejo de las Naciones Unidas se encuentra situado a lo largo del río East, en Midtown Manhattan.

Los museos más relevantes son el gran Museo Metropolitano de Arte (1880), el Museo de Arte Moderno (1929), la Colección Frick (1935), el Museo Solomon R. Guggenheim(ver imagen n°6) (1959), diseñado por Frank Lloyd Wright (extensión del SoHo, 1992), y el Museo Whitney de Arte Americano (1966).

También cuenta con el Museo Americano de Historia Natural (1869), el Museo Judío, el Museo del Barrio, dedicado a la cultura de Puerto Rico y Latinoamérica, el Museo Estudio en Harlem, que expone obras de artistas negros, y el Museo Nacional de los Indios Americanos.

Las principales bibliotecas de la ciudad son la Biblioteca Pública de Nueva York, que posee unos diez millones de volúmenes; el Centro Schomburg para la Investigación de la Cultura Negra, es una rama de la Biblioteca Pública de Nueva York y alberga la colección más extensa de documentos sobre la historia y literatura del pueblo negro.

El corazón del distrito teatral es Times Square, con más de 30 teatros. Cerca del ángulo suroeste de Central Park se halla el Centro Lincoln de las Artes Escénicas, un enorme conjunto de edificios entre los que se encuentran la Metropolitan Opera House, el Avery Fisher Hall —sede de la Sociedad de la orquesta Filarmónica-Sinfónica de Nueva York, conocida popularmente como la Filarmónica de Nueva York—, el Teatro del Estado de Nueva York —en el que actúan el Ballet de la Ciudad de Nueva York y la Ópera de la Ciudad de Nueva York— y el Colegio Juilliard.

Distintos sectores

En Nueva York, estan representadas todas las etnias de la Tierra. Allí tienen su barrio los italianos(Little Italy), los chinos(Chinatown), afroamericanos y portorriqueños(Harlem). También son importantes en Nueva York las colectividades judía, irlandesa y de distintos países latinos.

Situado en el norte de Manhattan, entre las calles 110 y 168, en el barrio neoyorquino de Harlem(ver figura n°7). En la década de 1920 la cultura negra apareció en escena con el renacimiento, un movimiento que afectó a la literatura y al jazz, en locales como el Cotton Club o el Apollo Theater. Tras años de olvido, ha surgido un nuevo interés por recuperar y mejorar la zona, aunque edificios y viviendas como las que se muestran en la foto, todavía forman parte de las calles de esta comunidad.

El sector de Manhattan, al sur de la calle 14, creció con el aumento de pequeñas e independientes poblaciones durante el periodo comprendido entre la fundación de la ciudad (a principios del 1600 aproximadamente) hasta principios del siglo XIX. Como consecuencia, esta zona se caracteriza por su trazado irregular de distritos como City Hall Plaza y Greenwich Village.

El resto de los distritos de la ciudad tienen un plano más regular pues se formaron mediante la fusión de un buen número de antiguas ciudades separadas y aldeas. Staten Island es el distrito menos urbanizado y, hasta cierto punto, es un conjunto de ciudades más que un único área urbana. No obstante, desde que el puente Verrazano Narrows (uno de los puentes colgantes más largos del mundo) lo unió con Brooklyn en 1964, ha crecido considerablemente. Brooklyn es la mayor aglomeración urbana; entre sus variados barrios se incluyen el elegante Brooklyn Heights, enclaves étnicos de clase media como Sheepshead Bay, y el paupérrimo sector de Brownsville. El distrito del Bronx, al igual que el resto, es una zona de contrastes, que evoluciona desde un área de destrucción urbana, al sur, hasta otra de grandes casas y lujosos edificios de apartamentos de Riverdale, al oeste.

Información para viajar

En Nueva York se pueden comer especialidades de todos los rincones del mundo, visitar los shoppings más espectaculares, apreciar las obras de arte de los museos nombrados anteriormente, disfrutar de las ultimas comedias musicales en los teatros de la calle Broadway y participar de las numerosas experiancias culturales del Lincoln Center.

Nueva York de la A a la Z

A de arte.

Se necesitan mil días para saborear la oferta artística de la Gran Manzana. Desde el gigantesco Metropolitan Museum, donde todos los gustos artísticos tienen su sala, hasta el más vanguardista de todos, el Whitney, en Madison Avenue. El MoMa (Museum of Modern Art) y el Guggenheim dan la nota moderna y abstracta. Para el que, además de ver, desee gastarse unos cuantos dólares, la mejor solución es trasladarse al SoHo. Dos galerías para visitar son OK Harrys Gallery, en el 383 West de Broadway, y TZ Art& Co, en el 28 de la calle Wooster.

B de bagel.

Es el símbolo culinario por excelencia de Nueva York. Una especie de bollo con un agujero en medio que se abre horizontalmente para untar crema de queso, mantequilla y mermelada o en el que se puede poner salmón ahumado. Los hay para todos los paladares: normales, con cebolla, con pasas, con sésamo... No existe un neoyorquino de veras que no los coma. Suelen ser devorados a millones los fines de semana a la hora del brunch: una especie de desayuno tardío o de temprano almuerzo.

C de Central Park.

La ciudad no sería la misma sin este parque, cuyo perímetro aproximado es de diez kilómetros. Hay senderos entre bosquecillos, caso de las Ramblas, para los aficionados a la ornitología; praderas para tomar el sol, desde la tranquila Strawberry Fields hasta la concurrida Sheep Meadow; lagos, como el Reservoir, con un circuito para correr; otros para alquilar barcas de remos; fuentes clásicas como la Bethesda y jardines de tulipanes como los Conservatory Gardens. Central. En invierno el Wollman Ring, en la parte sur, atrae a los patinadores sobre hielo. En verano se representan obras de teatro clásico en el Delacorte y conciertos en las praderas. A estos últimos la gente acude con la manta y la cesta del picnic.

D de Disney.

Hasta hace tres años, la presencia de Walt Disney en Manhattan era escasa. Simplemente, la función de Broadway "La Bella y la Bestia" recordaba su existencia. Todo ha cambiado desde entonces. Disney ha abierto un teatro propio, ha puesto tiendas a lo largo de la ciudad y ha comprado la cadena de televisión ABC, situada en la avenida Columbus. Gracias a Disney, Times Square, corazón de la gran manzana, se ha reconvertido en una especie de parque temático.

E de Empire State Building.

King Kong, que no era tonto, sabía que no podía dejar Nueva York sin subirse los ciento dos pisos de este edificio, inaugurado en 1931. Muchos expertos viajeros consideran que ofrece la mejor panorámica urbana que existe en el mundo, especialmente al atardecer, cuando se encienden las primeras luces pero todavía se puede avistar el horizonte. Gracias a su céntrica situación, desde el Empire pueden verse los puntos claves de Manhattan y distinguirse los barrios de Queens y Brooklyn. Es una desgracia que por dentro el edificio haya perdido todo su lustre y los inquilinos estén pidiendo a gritos una necesaria remodelación.

F de ferry.

Hay ferrys para todo: ocio y negocio. En los primeros se suben los visitantes de fuera de la ciudad. Sirven para dar vueltas a la isla, para trasladarse a la estatua de la Libertad o a Ellis Island. En esta última isla hay una de las mejores exposiciones de Nueva York. Está considerada parque nacional. Ellis Island sirvió a comienzos de siglo de puerto de entrada para todos los inmigrantes que llegaban a Estados Unidos. Allí se les hacían las revisiones médicas e interrogaba. Los ferrys de negocio sirven a un buen número de gente para trasladarse a Manhattan para trabajar.

G de gangas.

Con un dólar a 151 pesetas, para los usos españoles, Nueva York es hoy una ciudad bastante cara, se mire por donde se mire, pero con algunas excepciones a la regla. Si el poderoso billete verde no lo sigue impidiendo, los artículos de óptica, informática y electrónica y determinadas prendas son todavía baratas. Para ropa, lo mejor es irse al sur de Manhattan: al bajo Broadway o a la Séptima Avenida; si busca lujo pasee por Madison y la calle 57.

H de Harlem. (imag. N°5)

Tiene su centro neurálgico en la calle 125. Es la mayor comunidad afroamericana, que es el término políticamente correcto, de Estados Unidos, y uno de los puntos de referencia del canto gospel. En Harlem se puede comer comida soul, original del sur del país y escuchar música en el Teatro Apollo. En muchas de sus calles hay "storechurches", antiguas tiendas transformadas en iglesias mediante la instalación de bancos y púlpitos. Allí se lanzan plegarias, sermones o cantos en el atardecer de los días laborables y durante todo el domingo. La Marqueta, un mercado en el Harlem Hispano, da una nota de colorido los sábados por la variedad de productos que pueden adquirirse a buen precio: desde frutas tropicales a objetos de santería.

I de Italia e Irlanda.

Irlandeses e italianos llegaron en masa a Nueva York desde mediados del siglo XIX. Aunque inicialmente fueron rechazados por las elites anglosajonas, su influencia en la ciudad fue aumentando con el paso de los años. Los irlandeses han hecho de algunos barrios de Queens y Brooklyn sus centros neurálgicos. En Manhattan abundan los pubs irlandeses y en la fiesta de San Patricio, en febrero, los "irish" bajan en masa a la quinta avenida vestidos de colores verdes. Para ver el ambiente italiano no hay nada como pasearse por las barriadas de Brooklyn, como Carroll Gardens y Cobble Hill. Little Italy, en Manhattan sólo tiene de italiano los restaurantes, que están controlados por neoyorquinos de origen chino.

J de jazz.

Nueva York es una de las capitales mundiales del jazz. Lo normal es que los artistas tradicionales -los auténticos- actúen un día a la semana en un determinado lugar. Para los que entienden no cabe perderse dos visitas. Ambas en domingo y al mediodía. Una, al Blue Note, en el 131 Oeste de la Tercera Avenida. Allí actúan Jay Leonhart y sus amigos, que suelen variar cada semana. Para lo que es la ciudad, el precio es regalado: 14,5 dólares por la cómida -brunch- y el espectáculo. La siguiente visita es al Sweet Basil, en el 88 de la Séptima Avenida. El artista es Doc Cheatham, que lleva desde 1976 en este lugar y es trompetista y cantante.

K de kiosco.

El negocio de la distribución de prensa es patrimonio de los grupos étnicos hindúes y paquistaníes. Raro es encontrarse con un quiosquero de otras etnias. Para recoger pistas sobre espectáculos u ocio, hay tres semanarios esenciales: New York, The New Yorker y Time-Out, hermana de la londinense. Para el fin de semana, y si quiere saber lo que es un periódico de peso de verdad no hay nada como comprarse los domingos el The New York Times. Los viernes, el Times saca un suplmento sobre el fin de semana. Si es fumador de puros y/o le interesa la vida social, compre la revista Cigar Aficionado.

L de Lincoln Center.

Situado cerca de la esquina suroeste de Central Park, es el paraíso mundial de los melómanos. Inaugurado a principios de los sesenta, el Lincoln Center alberga diferentes edificios, dedicados a ballet, jazz, ópera y conciertos, pero también al cine y al teatro. Cuenta con bibliotecas de música y cine, así como con una prestigiosa escuela, la Juilliard, que engloba varias de estas artes. En verano, un día a la semana, en la plaza del complejo, al lado de la fuente, una orquesta anima a bailar e incluso existe la posibilidad de aprender distintos pasos de baile.

M de marina.

Lo mejorcito de la American Navy, o de la Marina estadounidense, se halla anclado en el río Hudson, a la altura de la calle 45. Se llama Intrepid y es un portaviones que participó en la II Guerra Mundial. Estaba a punto de ser desguazado cuando un matrimonio de origen judío lo compró y lo donó a la ciudad. La visita lleva medio día. Se pasea por todo el barco, imaginándose lo que era un día normal en medio del Pacífico y con la batalla de Midway mascándose en el ambiente. La única diferencia es que los aviones allí apostados son de reacción, cuando los de la época eran de hélice. Como remate, la visita al Intrepid incluye un paseo por el interior de un submarino atracado al lado del portaviones. Absténganse los claustrofóbicos.

N de noche.

Canta Sinatra en "New York, New York" que ésta es la ciudad que nunca duerme. La voz, nacido en Hoboken, al otro lado del río en el estado de Nueva Jersey, acierta tanto en la música como en la letra. Lo mejor es adentrarse por el Village bajando por la Quinta Avenida. Pueden tomarse dos rutas. A la izquierda de la Quinta está el East Village, centro de la contracultura neoyorquina. A la derecha, el West, más clásico, que no aburrido. La discoteca Palladium, en la calle 14, es una de las salas más conocidas. Su pista de baile está rodeada por 10.000 lámparas de colores ondulantes y los tickets para las bebidas son diseño de Andy Warhol.

O de observar.

A los neoyorquinos les encanta ser sujetos agentes y pacientes en el arte de la observación. La imagen manda, y les gusta mirar y ser mirados. Da igual que sea paseándose por los barrios más modernos, elegantes o informales. En Nueva York las modas se mueven como un vendaval. Cambian con los días y las semanas. Los vestidos más extravagantes, los peinados más extraños, la informalidad más cara... Eso sí, se observa con mucha discreción y los viejos del lugar insisten en que has de evitar cruzar la mirada con las otras personas. Nunca sabes cómo puede reaccionar.

P de puente.

En la ciudad hay 2.027 puentes, sobre el mar, aéreos o para vías de tren y metro. El mítico Verrazzano, que conecta Staten Island con Brooklyn, es el más largo. Pero el puente más conocido de todos, el más interncional y filmado es el de Brooklyn, cuya construcción se terminó en 1883. Una buena excursión consiste en desplazarse hasta Brooklyn Heights en metro, pasear por el paseo -desde donde hay vistas preciosas de Manhattan- y cruzar el puente hasta Manhattan, en frente de City Hall. A buen paso, la travesía dura de veinte minutos a media hora.

Q de Queens.

Es el barrio más grande en tamaño de Nueva York, sede de los aeropuertos JFK y LaGuardia, o del National Tennis Center, donde a finales de agosto y principios de septiembre se disputa el Open de Estados Unidos. Queens es también una importante zona verde: una cuarta parte de su territorio está reservado para parques. Etnicamente es un barrio muy dividido. En Astoria, por poner un ejemplo, se encuentran desde dos clubes de gallegos hasta numerosos restaurantes griegos. Muy cerca, está el Museum of the Moving Image. Y en Elmhurst, en la parada de metro de la calle 74, hay restaurantes y tiendas hindúes.

R de Rudolph Giuliani.

Fue elegido alcalde de Nueva York por en 1993 con un margen del 0,5 por ciento sobre su rival demócrata. Un resultado sorprendente ya que en elecciones generales ocho de cada diez neoyorquinos votan demócrata. Giuliani, siempre presente en la televisión y en la calle, es favorito a ganar la reelección de este año. ¿La causa? Su batalla contra el crimen, que ha limpiado Nueva York de delincuentes. Cuando llegó al poder, el número de asesinatos eran algo más de 2.000. Este año, se espera que la cifra baje de 800.

S de SoHo.

El nombre procede SOuth HOuston y hace años era conocido como Los cien acres del infierno, por los numerosos incendios que allí se daban. Situada en el sureste de Manhattan, el SoHo es una zona llena de galerías de arte, tiendas y boutiques, en la que viven artistas que trabajan en lo que fueron espaciosos almacenes. El SoHo también atrae a numerosos visitantes por su vida nocturna y está repleto de edificios con fachadas ornamentales hechas con una mezcla de carbón, silicona y hierro, que consiguen el efecto del llamado hierro fundido.

T de TriBeCa.

O TRIangle BEllow CAnal, es decir, Triángulo bajo el Canal o Tribeca. Un paseo por la zona, en el suroeste de Manhattan, sirve para darse cuenta de cómo era Nueva York en el pasado. Algunos aseguran que hay hasta fantasmas paseando por las calles. Este vecindario, que lleva años estando de moda, recuerda en algunas de sus zonas a la vieja Europa. En la calle Staple se puede ver la conexión entre dos casas a través de un pasillo cubierto. Robert de Niro tiene su restaurante y estudio de cine aquí. Y en TriBeCa vive también John Kennedy Jr.

U de Upper.

Ya sea entre las calles 60 y 96 del West Side como del East Side. Son zonas `bien', de moda y con su encanto. El West, más intelectual y vital, se ha convertido en el área más solicitada para vivir en Nueva York. El East es más adinerado, de élites anglosajonas. Las señoras toman el almuerzo y los señores pasean sus perritos al anochecer. También hay personas que se dedican a sacar a los animales de

paseo, toda una estampa. En el West está el edificio Dakota -donde fue asesinado John Lenon-, el Ansonia -un antiguo hotel de lujo, el Museo Americano de Historia Natural y las Avenidas Amsterdam o Columbus, apetecibles para el paseo a cualquier hora. En el East, en torno a la Avenida York está la zona de Yorkville, con mucha animación nocturna reflejada en sus pubs y restaurantes.

V de vitalidad.

Nueva York afecta a los cinco sentidos. Es ruidosa, llena de colorido, con infinitud de olores por la comida que se vende en las calles, áspera al tacto, sobre todo en sus gélidos pero movidos inviernos, y con tantos sabores que es apta para todos los gustos. Nueva York es una verdadera jungla del asfalto, para bien como para mal. La vitalidad puede comprobarse los domingos en Central Park, cualquier noche en Times Square y a primeras horas de la mañana en cualquier estación de metro. Y al haber libertad comercial, lo más importante: Nueva York nunca cierra.

W de Wall Street.

Es un hervidero durante el día y un remanso de paz por las noches y los fines de semana. Como decía el novelista Tom Wolfe, Wall Street es un enjambre por el que pululan los masters del universo: traders o banqueros de negocios que de una sola tacada pueden llevarse millones -de dólares-. Aparte del paseo para respirar los aires financieros más exquisitos del mundo en épocas de bonanza, se puede visitar el World Trade Center -suba a una de las Torres Gemelas- o el World Financial Center. En este último siéntese en el Jardín de Invierno, un atrio con palmeras, y salga a disfrutar de las terrazas y del paseo a orillas del río Hudson.

X de Excursiones.

Por tierra, río y aire, como se prefiera. Si quiere darse el capricho, puede volar en helicóptero desde el JFK hasta el centro de la ciudad con cuatro personas más por un total de 300 dólares, unas 10.000 pesetas por cabeza. En coche puede viajar hasta los confines del vasto estado de Nueva York, que incluye lagos y bosques, y a las playas de Long Island, que en los Hamptons reúne lo más exquisito de la ciudad en verano. Por río, desde la calle 34 tome un barco por el río Hudson hasta North Tarrytown. La travesía es muy bella y hay excursiones organizadas que la combinan con una visita a un antiguo molino holandés y a la casa de Washington Irving.

Y de Yankee Stadium.

Es como la Maestranza o Las Ventas, pero en el béisbol. El estadio del equipo de los Yankees, ganadores de la última liga americana, es además conocido como "la casa que Ruth construyó". Babe Ruth fue un famoso jugador de los años cuarenta. Situado en la calle 161, en pleno Bronx, se inauguró en 1923 y tiene una capacidad para 57.545 personas. Fue el estadio del equipo de fútbol americano The New York Giants, pero tras una reforma que duró dos años, este equipo se trasladó a un campo a Nueva Jersey.

Z de Zagat.

Imprescindible para comer en Nueva York. La guía Zagat -vale doce dólares- es el mejor y más práctico compendio sobre 1.820 restaurantes de la ciudad hecho gracias a una encuesta que responden los propios neoyorquinos. Como dijo la revista Vogue, es "fabulosamente creíble". Incluye numerosísimos datos: un comentario sobre el tipo de comida y una puntuación de la decoración, servicio y calidad de la cocina, además de indicar el precio medio de la comida por persona. Los cinco primeros de 1997 han sido, por este orden: Aureole, Lespinasse, Le Bernardin, Daniel y Chanterelle.

Consecuencias del urbanismo

Crecimiento urbano

Nueva York ha sido la puerta de entrada a Estados Unidos para las continuas oleadas de inmigrantes procedentes de Europa, y después de Asia. La población de la ciudad sigue siendo una de las más variadas tanto étnica como racialmente en todo el país. En 1990, la población de Nueva York se componía de un 52% de blancos, 29% de negros, un 7% de asiáticos e isleños del Pacífico y un 12% de otras etnias. Los habitantes de origen hispano equivalen al 24% de la población total. La última oleada de inmigrantes procede de la antigua Unión Soviética. Superficie, 800 km2. Población del área metropolitana (1994), 16.300.000 habitantes. Las estimaciones de Naciones Unidas para el año 2015 hablan de 17.600.000 habitantes.

El terrorismo y Nueva York

Recientemente una banda de terroristas del Medio Oriente estaba planeando colocar explosivos en la ciudad de Nueva York. Esto es algo tan común que merece analizarse. ¿ Por qué Nueva York atrae tanto la atención de los profesionales del terror?

Nueva York es la ciudad menos representativa de los Estados Unidos. Sin embargo, fuera de este país, es el símbolo de los Estados Unidos. La multitud de rascacielos, calles congestionadas de vehículos y personas, abundancia de bienes materiales, vida moderna e impersonal hacen de Nueva York, en el extranjero, el prototipo de la sociedad estadounidense. Y, todo el que quiera castigar a esta sociedad, esta nación, quiere dirigir su furia, odio y venganza a Nueva York.

Nueva York ofrece a los sociópatas un falso sentido de seguridad después de cometido el crimen. Confunden, equivocadamente, que la aparente anonimidad que se disfruta equivale a impunidad; que el rápido ritmo de vida significa descuido y eventualmente olvido. Decimos que es un sentimiento de falso sentido de seguridad porque las estadísticas así lo demuestran. Un crimen serio cometido en Nueva York se traduce, generalmente, en una rápida aprensión de los culpables. La policía de Nueva York sabe luchar contra la anonimidad y tiene una permanente memoria electrónica y una voluntad que hace que no olvide ni perdone a los transgresores de sus leyes.

Por otro lado, un ataque contra esta ciudad, sus habitantes y símbolos es un ataque contra la nación y sus intereses domésticos y extranjeros. Nueva York, es un símbolo a respetar del poder mundial de este país. En esta ciudad están representadas y concentradas las misiones oficiales y extraoficiales de todos los intereses políticos y económicos del mundo. Las autoridades nacionales están muy conscientes que, un crimen cometido en Nueva York no puede pasar impune porque es una invitación a otros y al desastre.

Durante la crisis de los cohetes de octubre del 1962, que llevó a los Estados Unidos, la Unión Soviética y Cuba, al borde de un encuentro nuclear. Fidel Castro, cometió un serio error: proponer a sus aliados soviéticos bombardear a Nueva York. Esta propuesta del dirigente cubano alertó a sus aliados y enemigos de su peligro e irresponsabilidad. Los soviéticos desde ese momento se dieron cuenta que tenían un aliado muy peligroso y poco confiable en una crisis. Castro, al pedir que se bombardeara a Nueva York, firmó su propia sentencia. Washington, a más de 35 años de pasado el hecho, todavía no ha perdonado ni olvidará al que quiso destruir a Nueva York. Este es un factor a considerar en la política de los Estados Unidos respecto a Cuba.

Los habitantes de Nueva York, no importando nacionalidad o procedencia, viven sabiendo de terroristas internacionales y están, por filosofía y supervivencia, en contra de los mismos. Saben que cualquiera que odia a los Estados Unidos disfrutaría un golpe mortal contra la ciudad donde viven. Al crecido número de agentes del orden público de Nueva York hay que sumarles más de 12 millones de vigilantes e informantes. Todo el que transite por las calles de esta urbe, con intenciones terroristas, sabe que no tiene aliados si sus habitantes conocen o sospechan de sus intenciones.

La policía de Nueva York investiga diariamente más de un centenar de llamadas de sus habitantes que denuncian supuestos o potenciales terroristas. En tiempos de crisis estas llamadas se multiplican a millares. Cada una de las llamadas son investigadas "a profundidad y cuidadosamente" por los agentes del orden público de esta ciudad.

Nueva York goza de publicidad gratuita y poco envidiable de películas que presentan supuestas acciones terroristas en la ciudad. Esta publicidad es nociva y peligrosa: hay muchos que quieren imitar en vida real las fantasías de Hollywood. Sin embargo, al precio de económico de vivir en Nueva York, hay que añadirle el sicológico de saber que se reside en una ciudad que tiene un atractivo irresistible para los terroristas internacionales. Por otro lado, los habitantes de esta gran urbe saben que para sobrevivir deber alertar a las autoridades de cualquier actividad sospechosa de terrorismo.

El miedo al terrorismo contra la ciudad de Nueva York nació con los anarquistas del pasado siglo y, posiblemente, continuará por mucho tiempo. La belleza y encanto atraen siempre malas intenciones y "nosotras aprendemos a vivir con ellas" me comentó una dama al respecto. Los habitantes de Nueva York, al igual que bellas mujeres, han aprendido a vivir con el peligro que atraen.

Problemas ambientales

Haciendo un resumen de todos los problemas ambientales que tiene Nueva York, podemos encontrarnos con suciedad, ruido y montones enormes de basura acumulada en las veredas (más de 30.000 toneladas diarias).

Conclusión

El secreto para entender Nueva York podría ser entender a los neoyorquinos, pero desafortunadamente no será fácil encontrar muchos ejemplos para corroborar esta afirmación por la sencilla razón de que el neoyorquino no existe, o mejor dicho, el típico habitante de esta metrópoli es coreano, chino, italiano, puertorriqueño, ruso, indio, irlandés y... quién sabe de cuántas otras nacionalidades. Después de decenios de corrientes ininterrumpidas de inmigrantes, en los años noventa el panorama étnico está produciendo resultados insospechados. El grupo de descencientes de los europeos que fundaron Nueva York y la dominaron durante doscientos años ha perdido la mayoría absoluta entre la población residente.

Es una ciudad cuyo ritmo es vertiginoso. En cualquier caso, la Gran Manzana, a pesar de las crisis, es y será siempre la capital cultural y creativa del mundo, el mayor centro financiero, el núcleo más importante en campos fundamentales como el cine, la televisión, la industria del libro, el teatro, el arte, la publicidad y la moda. Sin embargo, ¿cómo es posible que Nueva York se caiga a pedazos?, ¿por qué sale humo de las alcantarillas y las calles parecen estar a punto de abrirse de par en par en abismos infernales?, ¿por qué hay tanta suciedad, ruido y montones enormes de basura acumulada en las veredas?, ¿por qué hay tanta delincuencia, droga y violencia? La verdad es que Nueva York es ambivalente. Atrapa al instante, inspira, alarma y desanima poco después. No se puede ser neutral: o es amada o es odiada.

Nueva York. Los Ángeles

Ubicación Geográfica de la ciudad

(Ver imagen n°8)

Datos Principales

Es una ciudad del suroeste del estado de California, en Estados Unidos, situada a orillas del océano Pacífico y del río de Los Ángeles. Es la capital del condado del mismo nombre, y la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos, precedida sólo por Nueva York. Los Ángeles es célebre por su clima suave, sus exuberantes paisajes, su industria cinematográfica y televisiva, y sus innumerables autopistas, así como por sus frecuentes terremotos, los incendios de monte bajo y su contaminación atmosférica.

  • Moneda: Dólar

  • Superficie:

  • Habitantes: 3.489.779

  • Idioma: No hay ningún idioma oficial, pero el ingles predomina entre el español y otras lenguas minoritarias

  • Forma de Gobierno: república Federal

  • Promedio de precipitaciones anuales: 530 mm

  • Promedio de temperaturas:

        • En Enero 10°C

        • En Julio 15°C

  • Religión:

      • 56% Protestante

      • 25% Católicos

      • 2% Judíos

      • 17% Otros grupos cristianos, musulmanes e hinduistas

Características de la ciudad

Historia de la ciudad

El primer asentamiento cuyo nombre era El Pueblo de Nuestra Señora la Reina de Los Ángeles de Poricuncula, se estableció en 1781, bajo la dirección del gobernador español de California, Felipe de Neve. Los Ángeles accedió a la categoría de ciudad en 1850. En cualquier caso, y debido a la distancia que separaba a la ciudad del populoso este de Estados Unidos, su gran crecimiento no se inició hasta la llegada del ferrocarril, en 1876. Los nuevos pobladores fueron llenando la ciudad cuando dominaron las técnicas de regadío, y cultivaron cítricos, que se adaptaban a las condiciones de la región. Entre 1890 y 1940 Los Ángeles se convirtió en el centro de una próspera región dedicada al cultivo del naranjo y se desarrolló como lugar turístico.

El emplazamiento original de la ciudad estaba muy en el interior como para poder utilizar ningún puerto natural, pero los administradores de la ciudad persuadieron al Congreso de Estados Unidos para que financiara la construcción de un espigón en la bahía de San Pedro. La ciudad se anexionó el territorio que la separaba de este punto, y entre 1899 y 1914 se construyó un gran puerto en la bahía. Cuando el suministro local de agua resultó ser insuficiente para el crecimiento futuro, la ciudad construyó un acueducto hacia el norte para captar el agua de las corrientes de la sierra en el valle del río Owens. Este nuevo aporte de agua fue utilizado como incentivo para conseguir anexionarse a muchos de los municipios vecinos.

La población de la ciudad dobló su número en la década de 1920, al tiempo que el descubrimiento de nuevos yacimientos reforzaba su industria petrolera, y Hollywood se convertía en el centro de la industria cinematográfica. La industria aeronáutica se convirtió en el primer factor de crecimiento económico en los años de la II Guerra Mundial (1939-1945) y siguientes. Las inmobiliarias compraron tierras a bajo precio y construyeron nuevas comunidades, como Lakewood, para albergar a la creciente mano de obra. Estos guetos terminaron por convertirse en todo un símbolo de los problemas urbanos, como el desempleo, la desaparición de la vida comunitaria y la pobreza. Uno de los peores disturbios de la historia de Estados Unidos, se produjo en el sur del centro de Los Ángeles en abril de 1992, tras la absolución de cuatro policías blancos que habían sido grabados en vídeo 13 meses antes golpeando a un sospechoso de raza negra, Rodney King; 58 personas murieron durante los disturbios. En abril de 1993 dos de los policías fueron declarados culpables por su actuación en el apaleamiento de King y los otros dos inocentes.

A finales de octubre y principios de noviembre de 1993, una serie de incendios forestales se declararon en el área metropolitana de Los Ángeles, arrasando miles de hectáreas. En enero de 1994, un terremoto de 6,7 grados en la escala de Richter, sacudió la ciudad, produciendo el colapso de tres importantes autopistas e inhabilitando su red de carreteras. Además, el terremoto causó la muerte de 57 personas y miles de edificios quedaron destruidos o sufrieron graves daños.

Economía

Los Ángeles es uno de los centros industriales, financieros, comerciales, de transporte y de comercio internacional de Estados Unidos. Equipo electrónico, ropa, productos alimenticios, artículos metálicos, material de construcción y material impreso son algunos de los bienes que en ella se producen. En el área metropolitana de Los Ángeles está el núcleo de la industria aeroespacial de Estados Unidos, así como los más importantes estudios de producción de películas, programas de radio y televisión, y de grabación de música. La ciudad también es el mayor proveedor de flores frescas del país y en ella tienen su sede principal grandes empresas, corporaciones financieras, e instituciones de investigación y desarrollo. El turismo es también importante para la economía de la ciudad.

La ciudad de Los Ángeles tiene una extensa red de autopistas, está conectada con líneas ferroviarias regionales y transcontinentales, y el aeropuerto internacional de Los Ángeles es uno de los de mayor tráfico de Estados Unidos. Por el puerto de Los Ángeles, Long Beach, situado en la bahía de San Pedro, pasan más mercancías que por cualquier otro de la costa oeste del país.

Aspecto turístico

Lugares de Interés

Los Ángeles es una aglomeración urbana y suburbana construida sobre una llanura costera ondulada, limitada hacia el oeste y el sur por el océano Pacífico. Al este y al norte de la ciudad se levantan cadenas montañosas. También al norte de la ciudad se encuentra el valle de San Fernando, que forma parte de la ciudad, y en el que vive aproximadamente un tercio de su población, sobre todo en casas unifamiliares. Está separado de Hollywood y del centro de Los Ángeles por las montañas de Santa Mónica y por el Griffith Park, el mayor área de esparcimiento al aire libre de la ciudad. Los Ángeles es una comunidad muy extendida, que ocupa una superficie de 1.204 km2, conectados entre sí por una docena de anchas autopistas pensadas para conducir a gran velocidad, pero a menudo atascadas por el tráfico rodado. La contaminación producida, entre otras razones por el humo de los automóviles, se convierte en un grave problema. En 1993 comenzó a dar servicio un sistema de ferrocarril urbano; cuando finalice la construcción de la red hacia el año 2001, tendrá 36,5 km de líneas subterráneas y unos 645 km de líneas para trenes de cercanías.

Instituciones docentes y culturales

En Los Ángeles tienen su sede la Universidad estatal de California, 1947; la Loyola Marymount University (1911), la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA), fundada en 1919, la Universidad del Sur de California (1880) y muchas escuelas de enseñanza media.

La mayoría de las instalaciones de ocio y cultura de Los Ángeles se encuentran en sus parques. En Los Angeles State Historic Park (Parque histórico), pueden verse la plaza de la Iglesia (1822) y las animadas tiendas mexicanas de Olvera Street. En el Griffith Park está el zoológico, un observatorio y un planetario.

Otros lugares de interés son el Museo de Arte y Cultura Armand Hammer; el Centro de la Sociedad Histórica de California; el Museo del Suroeste, que expone colecciones de objetos de los indios americanos; el Museo de Arte Contemporáneo, diseñado por el arquitecto japonés Isozaki Arata. La biblioteca central pública de Los Ángeles, con unos fondos de 2,1 millones de volúmenes, es una de las mejor dotadas. El Farmers Market (mercado de los granjeros), un bazar al aire libre con tiendas y restaurantes, es muy popular entre los turistas. También son atracciones turísticas Chinatown (el barrio chino), Little Tokyo (barrio japonés), y los estudios cinematográficos de Hollywood y en las cercanas Burbank y Culver City.

Información para viajar

Una comida muy conocida de las que se comen en Los Ángeles es el taco tailandés

Los Ángeles posee todo lo que se necesita para diversión, y de muy diversas formas, ya sea porque tienen más de 80 teatros y 300 museos, espectáculos callejeros, y una gran variación de estilos, culturas y lenguas.

Consecuencias del urbanismo

Crecimiento urbano

El crecimiento explosivo de Los Ángeles durante el siglo XX (pasando de poco más de 100.000 habitantes en 1900 a unos 3,5 millones en 1990) se ha producido prácticamente sin planificación. Las nuevas zonas residenciales, centros comerciales y diversos edificios de poca altura se extendieron sin control por el territorio urbano. Hasta 1957, una ley local prohibía los edificios de alturas superiores a los 46 m, con la excepción del City Hall (ayuntamiento), construido en 1928, y que alcanzaba los 138 m de altura. La ley fue derogada cuando se consideraron fiables las medidas de seguridad frente a terremotos que se aplicaban en la construcción, y la hasta entonces tranquila zona céntrica comenzó a crecer hacia arriba, dando lugar a la impresionante silueta que hoy nos ofrece la ciudad. El crecimiento descontrolado también continúa.

La población de Los Ángeles se expandió rápidamente a mediados de la década de 1980, como consecuencia del incremento de la inmigración desde Latinoamérica (sobre todo desde México), y desde Asia. Según los datos del censo de 1990, el 38% de los residentes en la ciudad, nacieron fuera de Estados Unidos. Los individuos de origen hispano constituyen el 40% de su población; hay un 14% de población negra y un 10% de asiáticos.

Problemas ambientales

Los Ángeles tiene muchos problemas ambientales, ya que es una zona muy propensa a terremotos, que destruyen grandes partes, también son frecuentes los incendios de monte bajo.

En enero de 1994, un terremoto de magnitud 6,7 en la escala de Richter azotó Los Ángeles y causó daños valorados en miles de millones de dólares. Los pasos elevados de tres autopistas quedaron destrozados y miles de personas perdieron sus casas.(ver imagen n°9)

A estos problemas, se les suma la gran contaminación atmosférica que hay.

Conclusión

Los Angeles, es un lugar seductor es donde las tendencias nacen. Convertibles. Faldas cortas. Comida saludable. Patines rollers. Incluso Internet. Subsecuentemente su principio, LA se ha mantenido en la cúspide de una tendencia y siempre se ha re-inventado - del fortín mexicano a Mecca agrícola a la colonia de película de boomtown a la alta tecnología el cubo aerospacial a la nueva economía. LA alcanza nuevos horizontes todos los días. Los Angeles acuñó la palabra primero "turista". Porque la mayoría de sus habitantes llegaron ahí como extraños, LA constituye la mezcla étnica más rica en el país. Culturas de alrededor de los codos de la friega mundiales y une manos en fusiones de idioma, moda y comida. Con LA metropolitano a más de dos veces el tamaño de Suiza, Uno puede estar seguro de que en Los Ángeles hay bastante para explorar.

Nueva York. Los Ángeles

Nueva York. Los Ángeles

Nueva York. Los Ángeles

Nueva York. Los Ángeles

Nueva York. Los Ángeles

Nueva York. Los Ángeles

Nueva York. Los Ángeles

28