Novecentismo

Literatura española del siglo XX. Narrativa y ensayística novecentista. Generación del 14. Ensayo y novela. Marañón. Fernández Flórez. Gabriel Miró

  • Enviado por: Athenea
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


El Novecentismo

Introducción

En el siguiente trabajo hablaremos de la llamada <<Generación de 1914>>, en la cual dominan unas nuevas orientaciones ideológicas y estéticas que ya no son las del Modernismo o las del <<98>>, pero que tampoco son aún las rupturas de las Vanguardias. Eugenio D´Ors acuñó el término Novecentismo para englobar a ensayistas como Ortega y Gasset o a novelistas como Gabriel Miró y Ramón Pérez de Ayala.

En cuanto a poesía, es la época de superación del Modernismo y de la aparición de una nueva lírica que, con excepciones, mereció frecuentemente el calificativo de <<pura>>.

Una inmensa figura, de la Juan Ramón Jiménez, resume por sí sola las inquietudes y derroteros de la creación poética del momento.

Una nueva Etapa

El siglo XX comienza con la Primera Guerra Mundial. Si en 1914 empieza una nueva etapa para Europa, España sufrirá igualmente hondos cambios a partir de la misma fecha. La crisis de 1917 significa el fin del régimen de partidos turnantes, se alza con fuerza creciente una pequeña burguesía reformista y las fuerzas obreras ganan en protagonismo. Tras el paréntesis de la Dictadura, nuevas fuerzas políticas propiciarán el advenimiento de la Segunda República en 1931. Pero la pugna entre esas nuevas fuerzas, el viejo bloque dominante explicará los avatares de la República y con ello el desencadenamiento de la Guerra Civil (1936-1939)

En España, estas etapas de guerras mundiales etc. será el relevo de modernistas y noventayochistas. Los nuevos caminos que surgen son muy variados, con el tiempo tres etiquetas se han impuesto: Novencentismo, Vanguardismo, Generación del 27. Se trata de tres hondas que se suceden, y a la vez coinciden; cada una de ellas ofrece contenidos complejos, que desarrollaremos a continuación.

La <<Generación del 14>> y el Novecentismo.

En 1914 escribió Azorín: <<Otra generación ha llegado. Hay estos jóvenes más métodos, más sistema, una mayor preocupación científica. Este núcleo lo forman, críticos, historiadores, filólogos, eruditos, profesores. Saben más que nosotros. ¿Tienen nuestra espontaneidad? Dejémosles paso. >>

Las novelas no se darán solo a la crítica y el ensayo sino que además en otros géneros; no puede decirse que los nuevos escritores formen un grupo sino <<un clima intelectual distinto>>. , De ahí las denominaciones propuestas para englobar a esos escritores nacidos en los años 80 son Generación de 1914 y Novecentismo. Este último termino fue usado ya en 1906 por Eugenio D´Ors para designar aquellas tendencias que se despegaban rotundamente de las formas artísticas o literarias heredadas del siglo XIX.

Díaz Plaja delimita el contenido de su significado por 2 negaciones: loa que ya no es ni Modernismo no Noventayochismo y lo que todavía no es el Vanguardismo que confluirá en la <<generación del 27>>. Así el Novecentismo se gestaría en la primera década del siglo alcanzaría su madurez hacia 1914, convivirá con las vanguardias de los años 20 e iniciará su ocaso ideológico y estético con la politización de la literatura a partir de 1930.

Ideología del Novecentismo

Política, las raíces de los novecentistas están en un reformismo burgués que va desde un liberalismo puro a posiciones socialdemócratas. Y es bien sabido el papel que hombres como Ortega, Marañón, Azaña, etc., desempeñaron en la defensa de los ideales republicanos.

Cultural, el Novecentismo supone la aparición de un nuevo tipo de intelectual. Frente a la bohemia modernista, se hará gala de <<pulcritud>>. Al autodidactismo de los noventayochistas, se opone una sólida preparación universitaria, desde la que se pretende un examen severo, objetivo, o al menos <<distante>> de los problemas. Las anteriores actitudes irracionalistas o exaltadas son sustituidas por una voluntad de claridad racional.

Común a todos es la reacción contra actitudes decimonónicas. (Perteneciente o relativo al siglo XIX. anticuado, pasado de moda) Les parecían epígonos(el que sigue las huellas de otro, especialmente en materia artística) del siglo XIX. Ortega, en 1916, se proclamaba nada <<moderno>> y muy del siglo XX. Y en todos son frecuentes las declaraciones de antirromanticismo y de fervor por lo clásico.

Frente al casticismo, los novecentistas se definen por su europeísmo. Atienden a lo universal, resistiéndose a encerrarse a lo nacional.

El problema de España sigue estando muy presente, con enfoques menos patéticos, por reacción contra el pesimismo noventayochistas. Aun así pervive una concepción <<castellanocéntrica>> de España. Son temas frecuentes la idea de revolución desde el poder y un elitismo cuya expresión máxima se hallara junto a las ideas apuntadas, en la España invertebrada de Ortega

Los novecentistas presentan, dentro de su variedad, una serie de orientaciones comunes.

El punto de partida de la nueva sería la citada reacción contra las secuelas decimonónicas. Ello conduce no solo a posiciones antirrománticas sino también a un rechazo por el realismo trivial. Resumamos las principales consecuencias de todo ello tal y como fueron formuladas por sus representantes.

- Huida del sentimentalismo. D´Ors invitaba a refrenar lo Dionisiaco y a orientarse a lo Apolíneo (lo clásico lo sereno)

- Ello va unido al abandono de la <<dicción interjeccional>>, es decir, del tono apasionado y vehemente.

- Por ello se habla de pulcritud, de equilibrio.

- Se crea un imperativo de selección, que conduce a una literatura para minorías.

-A la vez, es característico el intelectualismo producto de la preocupación por evitar lo sentimental.

Todo conduce hacia el ideal de un <<arte puro>>, buscando un mero placer estético. D´Ors propone un arte <<Arbitrario>> puro juego.

El Estilo, es fundamental la preocupación por el lenguaje, hay un cuidado por la forma presidido por una idea de <<tensión>>: el escritor huya de lo fácil y desmañado. La misma prosa recurre a la <<función poética>> del lenguaje. Es sintomático el cultivo del poema en prosa.

En suma, la estética novecentista está presidida por una obsesión constante de la obra bien meditada, <<bien hecha>>

El Ensayo

El núcleo de la <<Generación del 14>> lo formaban <<críticos, historiadores, profesores>>, etc.Además debe citarse cultivadores de los demás géneros,” los ensayistas”.

Eugenio D´Ors tuvo un lugar esencial: junto a Ortega, es el gran animador de las novedades intelectuales y estéticas. Agudo meditador sobre arte y cultura, de temperamento clásico en su obra La ben plantada 1911. Otros títulos como Tres horas en el Museo del Prado(1923), Lo barroco (1935), etc. le dieron la autoridad mundial como crítico de arte. De más pura creación es Oceanografía del tedio (1916), será la cima de su prosa, siempre cuidadísima, de gran plasticidad.

Gregorio Marañón, médico eminente y humanista liberal, estudió figuras del pasado, personajes literarios o temas políticos, sociales, morales, artístico, etc.

Manuel Azaña es figura capital de la política. Durante la República llegó a ser Presidente del Gobierno. Murió exiliado en Francia. Pero destacar el escritor que fue. Compartió con los de su generación una vocación intelectual presidida por la lucidez y el rigor. Escribió El jardín de los frailes (1927), como crítico escribe La invención del Quijote, etc. En plena guerra, compone un libro fundamental de diálogos políticos, La velada de Bernicarló (1937), su prosa es tersa, trasparente, firme, constituye un gran estilo.

Otras figuras a destacar son Américo Castro, Claudio Sánchez Albornoz, Salvador de Madariaga.

La Novela Novecentista

Los novecentistas de la <<Generación del 14>> pueden repartirse en dos líneas:

1º)los que continúan modos narrativos de etapas anteriores

2º)diversos intentos de renovación, algunos de los cuales enlazarán con las vanguardias.

Entre las primeras tendencias, destaca el realismo tradicional de

(1877-1955) con La esfinge maragata, sobre la dura condición de la mujer leonesa, o El metal de los muertos sobre una huelga minera.

Tradicional en la forma y en las ideas es Ricardo León defensor de los valores del pasado.

Señalamos la existencia de una novela costumbrista La casa de Troya 1915 de Peréz Lugin, las novelas de ciertos epígonos del 98 y la pervivencia del género erótico.

Entre los autores que, en mayor o menos grado, suponen una renovación de la novela destacan Miró, Pérez de Ayala, Fernández Flores y Benjamin Járnes. Señalamos que a todos ellos sería una superación de los patrones narrativos y estilísticos del realismo, aunque por diversos caminos. A veces por el lirismo; otras por la ironía y el humor; con frecuencia, por el intelectualismo del enfoque; y algunas veces por la vía de la deshumanización.

Wenceslao Fernández Flores, gran maestro de la novela humorística, combinó el sentimentalismo e ironía en su obra Volvoreta (1917). Luego pasó a una sátira más cerebral y corrosiva fruto del escepticismo ante la tradición a la que se manifestará en títulos como El secreto de Barba Azul (1923), Las siete columnas (1926), Los que no fuimos a la guerra (1930), etc. Muy distinta es su obra tardía El bosque animado(1943), situada en una Fraga o bosque gallego y destacable por la belleza y el lirismo de su prosa.

Benjamín Jarnés es una figura interesante olvidada. Su narrativa comienza con El profesor inútil (1926) se reduce al mínimo: un hilo tenue que hilvana las reflexiones del protagonista, en una línea intelectual lírica. Los mismos rasgos presenta en Locura y muerte de nadie (1929) sobre el sentido de la vida y de la personalidad. En todos se propone <<elevar el nivel del arte por los arduos caminos de la inteligencia, por los delgados caminos de la sensibilidad>>

Gabriel Miró

Este escritor alicantino (1879-1930)ofrece un curioso contraste entre su triste y gris vida de funcionario con una intensa vida interior de que es testimonio su obra. Se compone ésta de veintidós libros entre las que se encuentran novelas largas, narraciones cortas; algunas recogen impresiones sobre tierras y gentes.

Miró destacó por su temperamento voluptuoso, por su sensibilidad exacerbada y por su excepcional capacidad de captar sensaciones. Su intenso sentido lírico justifica la expresión de <<gran poeta en prosa>> conque le definió Dámaso Alonso. Y ello es posible por su dominio del lenguaje, cuajado de imágenes vivísimas, de emoción y de belleza. Presenta su prosa algunas vinculaciones con la modernista o la de Azorín pero su búsqueda de perfección y ciertas peculiaridades le llevan un signo de <<novecentista>>.

La acción deja de ser el elemento fundamental y pasa a ser soporte para sus espléndidas descripciones y sus deslumbrantes hallazgos verbales.

Sus primeras novelas serán Las cerezas del cementerio(1910) sobre un amor apasionado en un sensual ambiente levantino, pero sus dos obra maestras son Nuestro Padre San Daniel (1921) y El Obispo leproso (1926) ambas de una mirada crítica.

Entre sus libros de relatos breves, destacan los protagonizados por el personaje de Sigüenza, <<alter ego>> del autor quien evoca sucesos personajes o ambientes. En Figuras de la Pasión del Señor (1927) q presenta a los personajes de drama bíblico en un paisaje Como palestina pero que responde a tierras Alicantinas.

Estamos en suma ante uno de los más grandes prosistas españoles del siglo por la tensión estética de su estilo.

Ramón Pérez de Ayala

A diferencia de Miró, he aquí un autor que desemboca resueltamente en la novela <<intelectual>>. Nació en Oviedo (1880), estudió en los jesuitas y se licenció en derecho.

Comenzó como poeta modernista con la paz del sendero (1903); pero no había de destacar su lírica. Más interesantes son sus ensayos: Las máscaras (1917), Política y toros (1920).

Como novelista, evoluciona de un relato autobiográfico d filiación noventayochista a una novela<<intelectual>>. Dividiendo su evolución en tres etapas:

1º)Entre 1907 y1913, publica varias novelas protagonizadas por Alberto Díaz de Guzmán. A destacar títulos como La pata de la raposa (1912) y Troterías y Danzaderas (1913)

2º)En 1916 publica un volumen de tres relatos que llama <<novelas poemáticas de la vida española>> Prometeo, Luz de Domingo, y la Caída de los limones.

3º)En 1921 se inicia su última etapa, con las <<Novelas de temas Universales>>. La acción se hace más leve. Los personajes encarnan ideas o actitudes vitales. La novela se aproxima por tanto al ensayo. Berlarmino y Apolonio (1921)

o Tigre Juan y El curandero de su honra ¡1926) que componen una misma historia sobre el amor, el honor, la hombría y el donjuanismo.

En cuanto a la estructura y las técnicas aporta interesantes novedades, al separarse los protagonistas el relato se bifurcan dos columnas independientes en cada página, durante toda la obra. Su curioso punto de vista, narrativo o agudas reflexiones acerca de ello. La aportación más alta del autor fue el ofrecer el modelo más sólido de la llamada <<novela intelectual>>.

Su estilo es denso, con una mezcla de ironía y gravedad, así con una mezcla de ironía y gravedad, así como palabras populares y cultas. Si miró se esforzaba por recoger la riqueza sensorial del mundo, Pérez Ayala lucha por conseguir una precisa transcripción de su pensamiento. Ambos representan las dos cimas de la narrativa novecentista.