Nombres: sustantivo, adjetivo y adverbio

Funcionalidad. Lexema. Morfema. Significado léxico. Género gramatical. Artículo

  • Enviado por: Paula Ortiz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Doctorado en Literatura Hispánica (Catalana, Gallega, Vasca) en el Contexto Europeo
UNED
Ofrecemos aquí una somera descripción del Doctorado en literaturas hispánicas (catalana, gallega y vasca) en el...
Solicita InformaciÓn

Ganar más que un sueldo
ADI
Aprende las herramientas necesarias para dedicarte a la profesión que amas, convirtiéndote en empresario. ¿Cuánto...
Solicita InformaciÓn

publicidad

TEMA VI. Nombres: sustantivo, adjetivo y adverbio.

Sustantivo.

Caracterización funcional: El sustantivo se caracteriza por poder funcionar:

- Cuando va solo: básicamente como sujeto, aunque también puede funcionar como CC (adverbio, sustantivo, sustantivo + preposición).

- Cuando va con preposición, puede funcionar como CD, como suplemento, CI o CC.

Composición interna.

En el sustantivo se combinan siempre un LEXEMA y 3 MORFEMAS, que lo caracterizan: morfema de género, de número y artículo.

Morfema de género:

Es el accidente o morfema que dota al sustantivo de una de las dos posibilidades combinatorias: masculino o femenino, cuya manifestación se hace presente mediante la concordancia y permiten la manifestación explícita de las relaciones entre las unidades o palabras del enunciado.

Al mismo tiempo, pueden ser un indicio referencial entre las relaciones designadas y el sustantivo: sexo, tamaño, otras características.

El significado léxico del sustantivo exige la presencia de uno de los dos géneros. Así, la mayoría de los sustantivos son inmóviles en cuanto al género (o son masculinos, o son femeninos)

La distinción masculino-femenino se establece:

- Se reconoce con frecuencia en el significante: por la oposición fonética o/a o por la ausencia de o presencia de la a final. A pesar de esto, las expresiones vocálicas no tienen por qué estar ligadas a un género determinado ( la manO, el díA).

A veces, el femenino se manifiesta incrementando o modificando la secuencia fónica del significante masculino: actor-actriz, rey-reina. Aparecen con frecuencia cambios más radicales: caballo-yegua, hombre-mujer.

- Debido a lo expuesto en el punto anterior, a veces esta distinción se establece por medio del artículo. Por ejemplo, en los nombres que se llaman “comunes en cuanto al género”: el/la testigo, el/la artista. Por medio del artículo también podemos reconocer el género de aquellos sustantivos cuyo significante no acaba en o ni en a (el árbol) o para evitar confusiones, aunque acabe en dichas vocales.

- Por medio de otros elementos en que se manifieste la concordancia: referentes pronominales átonos (pared blancA, el agua no LA he probado...).

El hecho de que se usen los términos masculino y femenino puede sugerir que el significado de este accidente se corresponde con diferencias de tipo sexual. Esto es cierto en algunos casos, pero no en todos.

- Existen los llamados nombres EPICENOS: sustantivos que, con una sola forma, designan al macho y a la hembra (la hormiga) y que con un solo sustantivo designan a seres de ambos sexos (la persona).

- En sustantivos que tienen un significante léxico idéntico, las diferencias de género no están referidas al sexo, sino a otros aspectos de la realidad: forma/dimensión (cesto-cesta), instrumento/usuario (la guitarra-el guitarra), árbol/fruto (manzano-a).

- Algunos sustantivos se combinan con los dos géneros alternando su significado de modo que podrían casi considerarse dos signos homófonos: el/la coma; el/la cólera.

- Hay, por último, nombres ambiguos, que, sin modificar su significado, admiten en singular la combinación con los dos géneros: el/la mar! plural: los mares.

Morfema de número:

El sustantivo, en general, presenta variaciones de número.

EL NÚMERO: es un accidente que nos ofrece dos posibilidades: singular y plural.

Sin embargo, estos significados presentan algunas particularidades en el nombre:

- Hay nombres que tienen significante sólo en singular: el caos, la sed.

- Otros sólo en plural: los víveres, las afueras...

- Se suelen usar también en plural los nombres que se refieren a objetos compuestos por partes simétricas: las tijeras, los pantalones, aunque pueden usarse también en singular.

A veces, las referencias a singular y plural sin que existan las partes simétricas, son equivalentes: escalera = escaleras, aunque, a veces, pueden presentar diferencias expresivas entre sí: tiene un pelo bonito, tiene unos pelos bonitos.

FORMACIÓN:

En general, el significante de número suele representarse por medio de la aparición de -s o -es al final del nombre.

- Cuando el singular acaba en consonante (salvo en casos concretos), adopta la terminación -es.

- Cuando el singular termina en vocal átona: -s.

- Cuando el singular termina en vocal tónica, el plural puede ser en -s o -es: jabalí-jabalíes, café-cafés.

- Cuando el s acaba en diptongo tónico en la actualidad se usa el -es, aunque en algunas palabras se mantiene el -s de la antigüedad, habiendo dos posibilidades: buey-bueys-bueyes.

- A veces, la distinción de número se efectúa mediante el artículo o de otros elementos. Esto ocurre en sustantivos con raíz acabada en -s precedida de vocal tónica (tesis, análisis).

- En cultismos recientes pueden aparecer alternancias: álbum-álbumes, pero otros se han regularizado al castellano: currículum-currículos.

- En voces extranjeras popularizadas alternan las formaciones normales del plural con otras que no se han fijado: club-clubs-clubes.

El artículo (morfema del nombre) :

(El, la, le, los, las). Se refiere a lo que se llamaba de forma tradicional artículo indeterminado. La interpretación del artículo como morfema del nombre es ya muy antigua por varias razones:

- No se puede decir en realidad que sea una parte de la oración, ya que no tiene ninguna función en la estructura de ésta.

- Es un signo dependiente, no autónomo. Aunque se escriba como palabra aislada no puede aparecer solo.

- Su género y su número son la repercusión de los del nombre, aunque a veces pueden ser pertinentes, con función diferenciadora, para aclarar el género (el/la artista), cuando van con adjetivos sustantivado (lo bueno) o para diferenciar el número, por ej: la/las crisis.

USOS:

- Se usa normalmente junto al sustantivo común. En la función de sujeto es poco frecuente la oposición artículo-no artículo, por lo que aparece básicamente cuando el sujeto va postpuesto: ladran perros.

Esta oposición, sin embargo, aparece en otras funciones sintácticas: compro libros.

En general puede afirmarse que el sustantivo sin artículo sirve como clasificador (designa una clase de objetos) y con artículo sirve como identificador dentro de esa clase de objetos: juguetes de niño; juguetes del niño.

- Con sustantivos propios puede no utilizarse, con nombres de persona suele ser un vulgarismo. En nombres geográficos puede usarse habitualmente: a veces se usa por omisión de un término intermedio: el -río- Tajo; con otros nombres propios puede usarse indistintamente: los estados unidos.

FUNCIONES DEL ARTÍCULO:

- La identificación o determinación. Tiene entonces la misma categoría que un propio en cuanto a valor identificativo. Nombre común + artículo.

- Sustantivación: el artículo convierte en sustantivo o traspone a la categoría de sustantivo a cualquier elemento funcional.

Las formas un, uno, una, unos, unas no son consideradas como artículos:

. Ya que conservan el acento, mientras que el artículo es átono.

. Pueden alternar con sinónimos (un día - cierto día).

. Pueden sustantivarse con artículo o incluso sin él (unos y otros...). Si va sustantivado, funcionará como núcleo de sintagma.

. Indican cantidad indeterminada.

. Son signos léxicos, no morfológicos.

Tienen también una forma opuesta: uno ! ninguno.

Clasificación de los sustantivos:

Existen muchas maneras de clasificar los sustantivos, aunque la que más se usa es la que los clasifica basándose en su contenido, en la significación:

- ANIMADOS: que presentan rasgo humano, frente a los INANIMADOS, que no lo presentan.

- COMUNES Y PROPIOS: Los propios son puramente designativos (cómo se llaman las cosas), los comunes denominan a los objetos por sus características. Dentro de los comunes:

. Concretos: designan cosas que son perceptibles por los sentidos. Distinguimos dentro de éstos:

. Individuales: designan un solo objeto en singular.

. Colectivos: Designan un grupo plural en singular.

. Contables.

. No contables: no admiten cuantificación (numerales).

. Abstractos: cosas tan sólo perceptibles por la inteligencia.

Equivalentes funcionales del sustantivo:

- PERSONALES TÓNICOS: pueden aparecer sustituyendo a sustantivos y contienen referencia de persona gramatical. Varios tipos de unidades:

. personales tónicos que pueden aparecer aislados como unidades sintácticas autónomas: yo, no sotros, nosotras, tú, vosotros, vosotras, él, ella, ello, ellos, ellas.

. Las formas que aparecen siempre con preposición: mi, conmigo, tí, contigo, sí, consi go. Caracterísicas:

. Todos tienen un lexema y un significante de persona: 1ª hablante, 2ª oyente, 3ª lo q no es hablante ni oyente.

. En cuanto a morfemas, tienen en algunos casos variación de género. Se diferencias mas culino y femenino en las tres personas del plural. Solamente en la tercera persona encon tramos una oposición singular-plural como en los sustantivos, ya que en la primera y se gunda persona no se trata de una suma de “yos” o de “tus” sino de “yo” y otras personas o “tú” y otras personas.

- SUSTITUTOS DE PERSONALES EN SEGUNDA PERSONA:

- Para la cortesía y el trato respetuoso. Se trata al interlocutor de “usted” y se sustituye el tiempo verbal de tercera persona por el de segunda por la razón de distanciamiento.

- Funcionamiento de los personales: tienen las mismas funciones que los sustantivos, aunque presentan algunas particularidades.

4