Noches lúgubres; José Cadalso

Literatura española del siglo XVII. Neoclasicismo y narrativa neoclásica. Argumento. Personajes. Ambiente de deseperanza

  • Enviado por: Glotis
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

ACTIVIDADES DE “NOCHES LÚGUBRES”

  • Localización

  • Según parece, fue una obra escrita por el autor, Cadalso, durante su estancia en Salamanca, adonde fue desterrado en 1771. Está ambientada en Madrid, en la iglesia de San Sebastián.

  • Biografía

  • José Cadalso nació en 1741 en Gibraltar, y murió en 1782. Fue un escritor ilustrado, considerado el introductor del romanticismo en España.

    Nació en Gibraltar y estudió en los jesuitas de Cádiz y después en París. Viajó por toda Europa contagiándose del espíritu de la Ilustración del momento. Fue cadete en el regimiento de caballería de Borbón y llegó al grado de coronel. Vivió en varias ciudades españolas, entre ellas Madrid, donde tuvo amores apasionados con la actriz María Ignacia Ibáñez, que parece ser murió en sus brazos. Amigo de Nicolás Fernández de Moratín y de Tomás de Iriarte.

  • Obras

  • Sus obras más importantes son: Ocios de juventud (1773), sátiras, muchas de ellas firmadas con seudónimo, como Kalendario manual y Guía de forasteros en Chipre para el Carnaval del año 1768 y otros, o Los eruditos a la violeta. Sus dos mejores obras son Cartas marruecas (1788-1789) y Noches lúgubres. También compuso algunas obras dramáticas, como La Numantina y Don Sancho García (estrenada en 1781).

  • Argumento

  • El argumento es el siguiente: Tediato, un hombre pobre y al que no le sonríe la suerte, quiere llevar a cabo la empresa de desenterrar a su amada, cuyo cadáver está en un cementerio del que es sepulturero Lorenzo. Éste es pagado por Tediato para ayudarle a acometer su hazaña. En el primer intento (primera noche) se cuenta cómo llegan hasta la tumba y empiezan a mover la losa que la cierra, pero es muy pesada, y cuando ya han movido una parte, se les cae. El día despunta, así que abandonan la tumba hasta el día siguiente a la misma hora. Ya en la segunda noche, Tediato se ve sorprendido por un hombre que llega moribundo hasta él, perseguido por otros, que al ver que va a morir huyen. El moribundo expira ensangrentado a los pies del protagonista. Justo después llega una comitiva de autoridades, que ven la escena y prenden a Tediato y lo llevan a la cárcel. Allí permanece pocas horas, hasta que antes del amanecer, es liberado por haberse encontrado a los verdaderos autores del delito. Tediato falta a su cita con Lorenzo, pero, ya en la tercera noche, en el lugar encuentra al hijo de éste, que lo guía hasta la casa del sepulturero, y le cuenta la triste historia de la familia. Lorenzo vuelve a acompañar a Tediato hasta el cementerio, y así concluye la obra.

    El tema principal del libro es la desesperanza, el desconsuelo del autor en su vida, todo expresado en una atmósfera tétrica y lúgubre, siempre durante la noche.

    El protagonista, por decirlo de alguna manera, es Tediato, al que podemos identificar con el propio Cadalso. Éste expresa sus propios sentimientos ante el tipo de vida que lleva, o que la sociedad le obliga a llevar. Es la sociedad frecuente objeto de crítica por su parte. De ahí derivan otros temas secundarios: el materialismo, la falta de sentimientos, incluso la libertad... (tratada brevemente en la segunda noche, cuando va a entrar en su celda):

    CARCELE. Delante de mí no se habla; y si el castigo no basta a cerrarte la boca, mordazas hay.

    TEDIATO: Haz lo que quieras; no abriré mis labios. Pero la voz de mi corazón..., aquella voz que penetra en el firmamento, ¿cómo me privarás de ella?

    Otro tema derivado de éste es la injusticia, presente en la segunda noche, y por la que el autor se lamenta resignado.

  • Partes

  • Está estructurado en tres partes o noches. Cada una narra episodios distintos, aunque parecidos. En la primera y en la tercera, Tediato y el sepulturero intentan desenterrar a la amada del primero. Como en la primera no les da tiempo, se citan la noche siguiente, pero en la segunda noche, que comienza con el lamento de Tediato por el intento fallido de la anterior, éste es apresado, por lo que la acción se sitúa en la cárcel, donde se lamenta y llega a querer morir. Cuando es liberado comienza la tercera noche. Va al encuentro de Lorenzo, pero en su lugar encuentra al hijo de éste, que le guía a casa del sepulturero para iniciar otro nuevo intento.

  • Rasgos románticos

  • Ambientación

  • El libro entero (incluso el título) trata el tema de la noche y los sucesos y la ambientación tétrica y lúgubre. Está ambientado en el Madrid de la época. Los hechos se desarrollan siempre durante la noche, en un lugar típico en las obras de la época: un cementerio, donde la naturaleza es agreste y poco cuidada, pues el único que suele rondar por allí es el sepulturero, cuyo trabajo es bien distinto.

    Este elemento es la principal ayuda para la expresión de Cadalso, puesto que relaciona sus sentimientos de tristeza y resignación en algunos casos, con realidades propias de la noche (la luna, las sombras, el frío nocturno, la oscuridad). Además, no sólo se ayuda de la noche como situación temporal, sino también de un cementerio, que es donde está situada espacialmente la obra. Los sepulcros también dan sensación de quietud y de frío (su contenido son cadáveres fríos, y están hechos de piedra fría).

  • Personajes

  • Los personajes pertenecen clases sociales bajas. No sabemos a ciencia cierta a cuál, pero Tediato se describe en una parte (noche segunda) como un “preso ensangrentado, pálido, mal vestido”, lo cual indica su poco poder adquisitivo. Actúa como protagonista, y es un personaje plano, que siempre habla de la muerte y de la mala situación en que se encuentra. El otro personaje, el sepulturero Lorenzo, no tiene un oficio muy digno, pero intenta sobrevivir a pesar de las desdichas que su familia sufre. También es plano (la brevedad de la obra no deja tiempo para la evolución de ninguno de los dos). Desde la clase baja, Tediato critica a la clase pudiente, que es injusta, y en general a la humanidad cobarde, miedosa, a la que asusta la muerte. Él mismo habla de ella como una muerte que trae sosiego, y que es la mejor solución. La pide en la segunda noche claramente:

    JUSTICIA: ...En breve tendrás una muerte ignominiosa

    TEDIATO: Tanto más gustosa. Por extraño camino me concede el Cielo lo que le pedí días ha con todas mis veras...

    La “Justicia” es otro de los personajes, alegórico en este caso. Representa al conjunto de autoridades de mayor clase social, y es objeto de burla también. Su manera de actuar en la obra ya es una sátira (los comentarios sobre Tediato); el arresto sin saber nada y sin tener prueba alguna, provoca incluso la risa del lector por el tratamiento que da al protagonista:

    (Noche segunda)

    JUSTICIA: ¡Cuál se complace con su delito!

    TEDIATO: ¡Delito! Jamás le tuve. (...) dejadme un rato llegar más cerca de ese templo, no por valerme de su asilo, sino por ofrecer mi corazón a...

    JUSTICIA: ¡Tu corazón en que engendras maldades!

    (...)

    JUSTICIA: Llevadle aprisa: no salgan al encuentro sus compañeros

    Por último, el carcelero es un personaje duro y despiadado, castigador y amenazador, seguro de sí mismo. Su etopeya se observa en una intervención suya, en la noche segunda:

    CARCELE. ¿Compasión yo? No me conocéis. (...) Pocas palabras, menos alimento, ninguna lástima, mucha dureza, mayor castigo y mucha amenaza. Así me temen. Mi voz, entre las paredes de esta cárcel, es como el trueno entre montes: asombra a cuantos la oyen. He visto llegar facinerosos de todas las provincias... (...) Los soldados al entregármelos aplaudían más que de una batalla que hubiesen ganado. (…) A pocas horas de estar bajo mi dominio, han temblado los hombres más atroces.