Noche de viernes; Jordi Sierra i Fabra

Literatura española contemporánea. Novela juvenil. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Paula
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

NOCHE DE VIERNES

Mariano, Serafín, Lázaro, José Luis e Ismael son los protagonistas de esta historia.

Estos cinco jóvenes se ganan la vida en trabajos, trabajos que no les agradan del todo, pero que a pesar de ello deben ejercerlos para poder vivir. Alguno de ellos también estudiaba.

Cada uno de ellos tenia un problema, (padres separados, huérfano de padre, padre en paro y alcohólico...)

Los cinco protagonistas buscaban la libertad, en la noche de viernes, donde salieron para intentar olvidar lo que no les dejaba vivir tal y como les gustaría…

Uno de ellos debía ir a la mili y también le había dejado la novia, es por ello que también necesitaba olvidarse de todo o al menos intentarlo y disfrutar de la noche.

Salieron pronto, más pronto de lo habitual, y se reunieron en un bar de los de la zona donde salían, a tomar la primera cerveza de la noche.

El ambiente no era el de siempre, pero ellos tenían ganas de fiesta. Llegaron y les comunicaron que hacía unos días habían hecho “una limpieza” y ya no quedaba droga, así que empezaron a buscar lugares donde encontrar un poco.

Buscaban por bares y bares, y no encontraban, sólo les pudieron dar un par de “anfetas” que según uno de ellos no causaban efectos, así que la desesperación por encontrar droga aumentó. Por cada bar que pasaban, tomaban una cerveza y en un bar de ellos vieron a un inmigrante marroquí con una chica y sintieron celos, se acercaron a él para pedirle droga y él les dijo que no tenían, así que sin insistir se fueron de allí sin conseguir lo que querían pero sí con rabia dentro de cada uno de ellos.

Su búsqueda continuó, y por uno de los bares encontraron a un tal Pototo, amigo de José Luis, que les dijo que no podrían encontrar droga por ninguna parte y que en casa de un amigo habían montado una fiesta y que fueran, así que los cinco jóvenes se dirigieron hacia allí, con esperanza de poder encontrar algo.

Por el camino, Serafín sintió necesidad por orinar, así que se paró en una calle mientras que sus amigos seguían el camino sin esperarle, aunque se pararon unas calles más hacia delante. De repente 4 “skins” sorprendieron a Serafín y le dieron una paliza. Le atacaron con puños de hierro y demás armas que tenían y al oír a Serafín gritar, los demás chicos fueron a su ayuda. La pelea acabó con los 4 “skins” en el suelo, y los 5 chicos se fueron corriendo temiendo que los demás pudieran ir a pelear contra ellos.

Serafín estaba muy herido en el ojo, así que decidieron pasar por casa de José Luis donde encontraron en el patio a su padre, borracho y le ayudaron a subir, a lavarse y le acostaron, mientras otro dos se pusieron a curarle a Serafín el ojo.

Al acabar decidieron seguir su camino, pero todo cambió al ver la chabola donde, Mohamed, el marroquí vivía…

Mariano, Serafín, José Luis, Ismael y Lázaro no iban muy bien, es decir, que iban borrachos, así que llamaron a la puerta y chillaron, hasta que Mohamed se asomó y les abrió, algo asustado pero dispuesto a atenderles. Fue en ese momento cuando los cinco chicos le dijeron que les vendieran droga y él dijo que no tenía y que no tomaba esas cosas. Entonces uno de ellos le empujó y entró, cogió una caja fuerte y Mohamed gritaba que no cogiera eso, que era para su familia. Los cinco jóvenes pudieron con él pero de pronto, el marroquí sacó un cuchillo dispuesto a usarlo de defensa. Serafín, que estaba situado detrás de Mohamed, le atacó por detrás animado de sus compañeros, y comenzaron a enfrentarse en una peligrosa pelea…No sabe cómo, Serafín consiguió el cuchillo, y sus amigos le gritaron animándole para que se lo clavara. El colchón de la casa estaba ardiendo, y Serafín, después de haberse enfrentado contra los “skins” no podía ahora hacerse para atrás y no acabar con Mohamed, así que le clavó el cuchillo en el corazón, terminando la vida del joven marroquí…

Los chavales, salieron de la chabola ya que se estaba desplomando, y huyeron de allí asustados, conscientes de lo que había sucedido.

Al día siguiente, estos 5 jóvenes tuvieron que empezar a confesar ante los inspectores, contando lo sucedido, cambiando sus vidas por completo…