Noche de alacranes; Alfredo Gómez Cerdá

Literatura española contemporánea. Novela infantil. Argumento. Personajes. Vocabulario

  • Enviado por: Pitu22
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

RESUMEN

El libro empieza con el recuerdo que guarda Catalina de la butaca que compró con Lucien en una tienda en el extrarradio de Toulouse, y a la que ella guardaba tanto cariño.

A Catalina le asustaba tener otra noche de insomnio, por lo que piensa que la culpa la tiene el profesor de Historia de un instituto, ya que esa mañana le había llamado y había abierto el cajón de sus recuerdos.

Catalina rememora el acto en el instituto en el que había sido aclamada como a una heroína, y explica como al final le piden autógrafos y le hacen entrevistas y fotos para los periódicos.

Gracias a todo esto recuerda su pasado desde el momento en el que estalla la guerra civil y su padre es llevado preso a una cárcel de la capital.

Tiempo después su madre y su hermano son llevados al cuartelillo y durante el tiempo que están ausentes, Catalina se hace cargo de la casa, recoge lo que rompieron los guardias, se ocupa del ganado de la huerta, etc...

Cuando regresa su hermano y su madre a ella le han rapado la cabeza y él a sufrido palizas, y desde ese momento su madre se vuelve aún menos habladora que lo que era antes.

Durante una fiesta en el pueblo conoce a un chico llamado Emilio, que reside en la cuenca minera, y baila con él durante toda la fiesta, y finalmente van a una fuente en la que se despiden con un beso.

Tras varios días le advierten que no debe ir con ese chico porque sus padres tienen “negocios”. Pero ella desoye las ordenes de las personas que se lo dicen y vuelve a contactar con él.

Tras varios días de ir montada en la bicicleta de Emilio a dar paseos, toman juntos una tableta de chocolate belga y deciden que irán juntos a ver las pirámides de Egipto.

Mientras tanto, su hermano Tadeo decide irse con los del monte para por lo menos morir matando a los guardias civiles.

Después de eso su madre parece olvidar hablar y cada vez está más desilusionada, mientras Catalina empieza a trabajar de enlace para los del monte, llevando paquetes entre los enemigos de la dictadura, por lo que cada vez es más desconfiada y llega a tener una riña con su mejor amiga, Dolores.

Pasado un tiempo se entera de que Emilio es secuestrado, y de que la guardia civil la tiene como mayor sospechosa, por lo que se ve obligada a huir, y ante la duda decide irse con los del monte para explicarle a Emilio que ella no tiene nada que ver con lo del secuestro, esa misma noche debe despedirse de su mejor (y única) amiga, y se enfrenta a que no volverá a ver a su madre y parte al monte.

El primer día anda sin saber como dar con los del monte, y llega a pensar que a cometido una estupidez, pero tras la primera noche se encuentra con “el Andaluz” una de los del monte, y le dice que tiene que ir con su hermano, por lo que accede a llevarle al lugar donde estaban malviviendo, y al llegar Cundo otro de los del monte propone matarla o echarla pero su hermano Tadeo y Tirso, el maestro, están totalmente en contra de esa decisión, por lo que le dejan quedarse con ella.

Durante el tiempo que está con ellos aprende a leer y escribir gracias a Tirso, tiene una conversación con su hermano en la que le dice que ha decidido irse a América, aprende lo que es una noche de alacranes gracias a “el Andaluz” (una noche de insomnio) y también que son esas criaturas, y sobre todo, cuida de Emilio y le prepara cada día la comida.

Tras varios días consigue rescatar a Emilio y se despide de el a cambio de que le prometa que no contará nada. Pero los del monte creen que no estaban seguros y deciden irse, pero cuando van a otro refugio la guardia civil les tiende una emboscada y matan a Cundo y a “el Andaluz”, y consiguen perseguir a Tirso hasta matarlo. No queda claro si Tadeo logra escaparse a América, pero Catalina, o como le gustaba llamarla Tirso “Delgadina”, consigue escapar.

Días más tarde es encontrada por una campesina que le ayuda a encontrar un enlace, que a su vez le ayuda a huir del país, pero cuando bajan del autobús en Oviedo la guardia civil les estaban esperando, y matan al enlace, pero Catalina consigue huir hasta Toulouse, donde se casó con Lucien.

Volviendo al presente....

Acaba la noche de insomnio para Catalina, así que decide ir a comprar el periódico. Cuando llega se da cuenta de que todos los periódicos tienen su cara en portada y grandes artículos sobre la conferencia, así que decide ir a una cafetería a la que solía ir para ver a Emilio sin que la descubriese, pero cuando estaba tomando el café el camarero le entrega una tableta de chocolate belga “de parte del señor de la barra”, y después vuelve a encontrarse con Emilio (el señor de la barra), y tras varias horas de charla acaban quedando en que irían juntos a Egipto para cumplir la promesa que hicieron años atrás.

El libro concluye cuando andando por la calle Catalina ve a un grupo de muchachos empujándose por empujarse y le dice a Emilio:

“Son fantásticos”

Vocabulario

Banal: Trivial, común, insustancial. Que tan largas se le hacían y que procuraba entretener con algún programa banal de TV. 5 Pág.


Deambular: Andar, caminar sin dirección determinada. Llevaba un buen rato lamentándose en voz alta y deambulando. 5 Pág.

Destartalada: Descompuesto, desproporcionado y sin orden. Desprovisto de lo necesario. La compraron en una pequeña y destartalada tienda. 5 Pág.


Sorna: Tono burlón con que se dice algo. 6 Pág.

Esbozar: Dibujar


Torneada: Hecho con un torno. Colocada las manos sobre aquellos brazos de madera torneada y tenía la sensación de que estaba acariciando los robustos brazos de Lucien. 7 Pág.

Suplicio: Grave tormento o dolor físico o moral. En la que la cama se convertía en un suplicio. 8 Pág.


Sucumbir: Ceder, rendirse, someterse. Y era tanta la agitación que le resultaba imposible sucumbir al dulce abrazo del sueño. 8 Pág.


Tesón: Decisión y perseverancia que se ponen en la ejecución de algo. Durante años se había entregado con tesón al ingente trabajo. 8 Pág.

Ingente: mucho, enorme


Embaucador: Que embauca. De aquel jovenzuelo embaucador. 8 Pág.


Vecería: Manada. Porque le tocaba cuidar la vecería. 9 Pág.

Brañas: Rocas. Tenía que subir a las brañas porque le tocaba cuidar a la vecería. 9 Pág.

Ráfaga de naranjero: Especie de subfusiles. A pesar de que hacía más de 50 años que una ráfaga de naranjero de un guardia lo había acribillado contra el tronco. 9 Pág.

Socaire: Abrigo o defensa que ofrece algo en su lado opuesto a aquel de donde sopla el viento. Al socaire del viento del noroeste. 9 Pág.

Culatazos: Con la culata de un fusil. Tuvieron que partirle los brazos a culatazos. 10 Pág.

Escuálida: Delgado/a. Se había asomado una escuálida luna. 17 Pág.

Alaracas: Propaganda, ruido, llamar la atención de alguna manera. Bañadas por dos rios discretos que se encontraban a las afueras sin alaracas. 12 Pág.

Remoto: Lejano. En el primer viaje, tan remoto, la ciudad la fascinó. 12 Pág.

Ejido: Salida (afueras). Se había extendido como una mancha de aceite por las riberas del río Barnesga, por ejido, por eras, por desmontones... 12 Pág.

Eras: Terreno circular con tierra sembrada trillando. Se había extendido como una mancha de aceite por las riberas del río Barnesga, por ejido, por eras, por desmontones. 12 Pág.

Fragor: Ruido. Podía recordar hasta el fragor del agua. 16 Pág.

Cecina: Jamón seco curado de jabalí, ciervo...

Brío: Genio de una persona o animal. Podía recordar hasta el fragor del agua, que saltaba con brío sobre los sillares del puente. 16 Pág

Trémulas: Tratado con atención expresiva y cariñosa. Incluso admirada por algunos, ya hasta agasajada. 15 Pág.

Diligencia: Cuidado y actividad en ejecutar algo. Con gran diligencia, la ayudo a salir. 18 Pág.

Umbral: Parte inferior o escalón, por lo común de piedra y contrapuesto al dintel, en la puerta o entrada de una casa. Enmarcados por el umbral había un hombre y una mujer de mediana edad. 18 Pág.

Gula: Vicio de comer más de la cuenta. Debieron despertar la solidaridad, o la gula, en la directora. 19 Pág.

Calada: Que tiene agujeros, por ejemplo una prenda de vestir. Debería haberme traído una boina calada, como la del Che Guevara. 20 Pág.

Amilanó: Desanimarse o sentir mucho miedo una persona. Al sentir el micrófono en su mano, la muchacha no pudo disimular el nerviosismo, pero no se amilanó y, después de carraspear un par de veces para aclararse la voz. 23 Pág.

Prolegómenos: Lo que va antes de una obra y sirve como introducción o preparación de esta. Estaba claro que habían ensayado un par de veces todos los prolegómenos. 23 Pág.

Embelesarse: Que te guste mucho una persona hasta hacer que te olvides de todo lo demás. Solo por oirla, por embelesarse con su sabiduría. 25 Pág.

Mano de santo: Que sabe mucho de un tema y puede resolverlo con facilidad y sin repercusiones. Es mano de santo para la tos ferina. 25 Pág.

Forúnculos: Bulto muy doloroso, infectado y lleno de pus, que se forma debajo de la piel. Se hace un emplaste que cura los forúnculos. 25 Pág.

Desazón: Falta de tranquilidad, nerviosismo. Que me causa desazón verte en los huesos. 26 Pág.

Visillos: Tela fina y casi transparente que se coloca en la parte interior de las ventanas, puertas...etc. Unos ojos que hablaban por sí mismos, que eran como una ventana abierta sin visillos ni cortinas que dejaba al descubierto su atormentado mundo interior. 26 Pág.

Bullía: Hervir. Cuando quería saber que le bullía dentro de la cabeza, Catalina la miraba a los ojos sin que se diese cuenta y trataba de leer en ellos algo. 27 Pág.

Rudas: Duro, fuerte. Pero era consciente de que ella pertenecía también a aquella tierra de costumbres tan rudas. 29 Pág.

Mella: Rotura en el borde de un objeto. En el que el rubor también parecía estar haciendo mella. 34 Pág. Pues los guardias no permitían ninguna algarabía en la oscuridad. 35 Pág.

Turbado: Sorprendido, aturdido por algo. Ahora parecía turbado por algo. 40 Pág.

Candoroso: Sencillo, ingenuo, sin maldad. A veces candorosos, a veces apasionados. 51 Pág.

Levante: Oriente, este, punto por donde sale el sol. Su madre se levantaba en cuanto el cielo empezaba a clarear por levante.75 Pág.

Trajinar: Mantener relaciones sexuales con alguien. Aunque solía oírla trajinar por la cocina. 75 Pág.

Remolonear: Hacer una cosa por pereza. Catalina remoloneaba un poco y permanecía en la cama un rato. 75 Pág.

Parsimonia: Calma, cachaza o lentitud excesivas: caminar con parsimonia. Comieron con parsimonia con una cuchara. 75 Pág.

Resuello: Fuerza. Al llegar a las cuatro vueltas notó que le faltaba el resuello. 77 Pág.

Tórrido: Muy ardiente o caluroso. Pues ella ni siquiera sudaba en los días más tórridos. 77 Pág.

Poniente: Occidente, punto cardinal. Luego caminó veinte pasos hacia poniente. 77 Pág.

Tricornio: Se dice del sombrero de ala doblada que forma tres picos. Una pareja de la guardia civil se encontraba ahí, con sus tricornios. 78 Pág.

Esbozar: Insinuar un gesto, normalmente del rostro. El guardia esbozó una sonrisa. 79 Pág.

Cabal: Estar fuera de juicio. Sino solo una persona sola y fuera de sus cabales. 80 Pág.

Estraperlista: Persona que negocia con productos de comercio ilegal o estraperlo. ¿Estraperlista? -preguntó extrañada. 84 Pág.

Estremecer: Conmover, hacer temblar algo o a alguien. Catalina se estremeció al pensar en la escena que su hermano le estaba sugiriendo. 86 Pág.

Tino: Sin medida, sin moderación. Silvase con más fuerza y tino que los pastores que llegaban por los pastores. 88 Pág.

Saña: Furor, ira, enojo. Con saña perseguía a los del monte. 91 Pág.

Barrunto: Presentimiento o sospecha de que algo va a suceder. Y aunque en aquel momento los barruntos de Dolores le parecieron un disparate. 93 Pág.

Asediar: Cercar un lugar para impedir que salgan los que están en él o que reciban socorro de fuera. Asediado por la maleza.94 Pág.

Galimatías: Lío, embrollo. Y Aquella pregunta que parecía un galimatías le provoco otras preguntas con más sentido. 106 Pág.

Abrevadero: Lugar donde bebe el ganado. Se ensancha junto a la fuente del abrevadero. 121 Pág.

Presagiado: Anunciar algo que va a suceder. El destino que sus propios barruntos le habían presagiado. 127 Pág.

A rajatabla: Seguir algo sin torcerse el rumbo. Debían cumplirse a rajatabla. 147 Pág.

Brezo: Arbusto de madera dura y raíces gruesas, que tiene flores pequeñas de color blanco verdoso o rojizas; se utiliza para fabricar carboncillo de dibujo. Todo estaba cubierto con brezo y escobas, para conseguir un mejor aislamiento y un perfecto camuflaje. 153 Pág.

Ímprobo: Dicho de un trabajo o de un esfuerzo que es execivo. Le costó un trabajo ímprobo dar un paso. 153 Pág.

Hojarasca: Conjunto de las hojas secas que han caído de los árboles. Lo lleno de hojarasca. 179 Pág.

Tregua: Interrupción de una lucha por un tiempo indefinido. Y prefería darse una tregua. 245 Pág.

Análisis de los personajes principales

Catalina: Es la protagonista. Es la mujer que vive la noche de alacranes y se enfrenta a sus recuerdos. Es una mujer antifranquista que vivió la guerra desde muy cerca. Toda la novela gira en torno a los sucesos que ella ha vivido tanto en la guerra civil, como cuando es adulta.

Emilio: Es el chico que está enamorado de Catalina. Hace locuras para volver a estar con ella, y la gente del pueblo no lo tiene bien visto ya que su padre tiene una empresa y se inclina al lado capitalista, pero Catalina sabe valorar lo que él tiene interiormente.

Tadeo: Es el querido hermano de Catalina, quien se marcha con los del monte, un grupo antifranquista organizado y armado.

La madre: Obviamente es la madre de Catalina y Tadeo, y siempre tiene un sentimiento de pena porque no quiere que su hija viva la guerra civil, cosa inevitable.

Tirso: Es el profesor de Catalina cuando esta aun es pequeña, y también marcha con los del monte.

Dolores: Es la mejor amiga de Catalina. Le ayuda a conocer a Emilio en un baile.

Julio Cega: Joven profesor de historia que prepara una entrevista con Catalina cuando ya es una anciana para que cuente como era pasar la guerra civil a unos chicos de la edad que tenia ella cuando ocurrió dicha guerra.

Lucien: Marido de Catalina con el que tiene un hijo y años más tarde se queda viuda.

Cundo: Miembro del monte que intenta echar a Catalina cuando va en busca de Emilio.

“El Andaluz”: Miembro del monte que entabla amistad con Catalina.

OPINIÓN PERSONAL

Es una novela basada en hechos reales. Nos da a entender mucos hábitos que no ejercemos en la actualidad. Este libro tiene una particulariedad, los primeros capítulos, que son de presentación, son algo difíciles de entender. Y esto hace que sean un poco pesados para leer, pero en cuanto empiezas a encontrar todo, es un libro un tanto adictivo. Aunque ese fallo del principio me hace reflexionar sobre la valoración, y de poder tener una nota altísima, puede bajar notablemente. También nos quiere hacer ver la forma de ser de la protagonista, dándonos a entender que con nuestra edad realizaba los trabajos de su hermano y de su madre (cuando se los habían llevado). Pero también nos deleita diciendo que los jóvenes de hoy en día no sabemos lo que es el verdadero amor y ese es otro factor para mi valoración personal. Es un libro que no me ha desagradado del todo pero he leído libros mucho mejores. En valoración numérica le daría un 6 o como mucho un 7. Oscilaría entonces entre un bien y un notable.

El autor no me ha llamado la atención, pues mezcla la guerra con el amor mas no de una forma romántica, sino de forma que se puede predecir con anterioridad.

Al fin y al cabo la lectura nunca viene mal, y de esta manera no nos ha tenido (a los que hemos leído el libro) viendo la televisión (según un profesor al que le tengo mucho aprecio, aunque no lo demuestre, que usa un vocablo muy poco usual para denominar este aparato “la caja tonta”).

Volviendo a la impresión que me ha causado, personalmente, hubiera preferido leer otro libro y ese gran premio angular no lo logro entender. Se que es muy sencillo criticar algo, pero sino sabes hacerlo mejor, sería conveniente que me callase. De todos modos tiene un desarrollo y un final interesantes.