No mires debajo de la cama; Juan Jose Millás

Literatura española contemporánea. Narrativa actual. Argumento. Personajes. Estructura. Temas. Estilo

  • Enviado por: Una
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

Juan José Millás. Vida y Obra……………………………………………...………………..2

Narrativa del autor…………………………………………………...………………………3

HISTORIA

Argumento y estructura externa...……………………………………………………………4

Tema y tendencias……………………………………………………………………………5

Estructura interna………………………………...…………………………………………..7

Personajes………………………………………………………………...………………….7

Ambiente……………………………………………………………………………………..8

DISCURSO……………………………………….…………………………………...………...9

CONCLUSIÓN……………………….………………….……………………………………...9

BIBLIOGRAFÍA…………………………………………..……………………….………….10

INTRODUCCIÓN

Juan José Millás. Vida y obra.

Juan José Millás nace en Valencia en 1946, es el cuarto de una familia de nueve hermanos.

En 1952 se trasladan a Madrid, este gran cambio coincide con una caída económica. Se instalan en el extrarradio de Madrid, en la calle Canillas (Barrio de la Prosperidad), que se convertirá años más tarde en una localización básica en la obra de Millás.

El autor estudia en el colegio Claret, donde no es precisamente un buen estudiante, y mas tarde estudia el pre universitario en el instituto Ramiro de Maetzu; compatibiliza los estudios con su trabajo en la Caja Postal de Ahorros. De ahí accede a la carrera de Filosofía y Letras, que no finaliza debido a la gran decepción que le produjo la materia estudiada y al poco tiempo libre de que disponía para escribir. Él mismo se hace un programa de lecturas personal para estudiar por su cuenta, al que se dedica a partir del 68. En esta época escribe mucha poesía. Ese mismo año se casa por primera vez y tiene un hijo.

Abandona momentáneamente su trabajo en la Caja postal para trabajar en un colegio-academia de profesor. Y después de dar algún tumbo supera unas oposiciones de administrativo para Iberia.
Se trataba de encontrar trabajos que le dejaran tiempo para escribir que, por estas fechas, ya considera que es lo suyo.

En el año 74 tiene entre manos la novela Cerbero son las sombras y no sabe qué hacer con él. Después de consultar a algún amigo la presenta al Premio Sésamo y lo gana. Visión del ahogado, la termina en los dos años posteriores. Su matrimonio acaba en el 77.

Continúa trabajando y lo compatibiliza con la escritura de su tercera novela, El jardín vacío, la novela pasa con muy buena crítica. Inmediatamente después escribe Papel mojado, una novela de encargo, y se mete con El desorden de tu nombre.

En 1987 se casa en segundas nupcias con Isabel, con quien tiene otro hijo, coincide con el momento en que el lector español se acerca a la novela española.

Gana en 1990 el Premio Nadal con La soledad era esto.

Empieza a escribir columnas en El País. "Gripe" se tituló la primera. En este mismo año sale por capítulos en el periódico El Sol su novela Volver a casa durante el verano.

En 1993 deja Iberia porque ya trabaja mucho en prensa. Además de en El País, colabora con una cadena de periódicos, el grupo de Prensa Ibérica y Prensa Canaria. Publica semanalmente varios artículos y toma la decisión de dedicarse exclusivamente a la escritura. Desde este momento compatibiliza el periodismo con la literatura.
Tonto, muerto, bastardo e invisible sale en el 95. Y “Algo que te concierne" supone su primera colección de artículos periodísticos.
Su labor periodística por estos años es ya más popular que su faceta como escritor.
Además de otra serie de recopilaciones de cuentos publica El orden alfabético y No mires debajo de la cama.

Juan José Millás alcanza en estos últimos años el absoluto prestigio nacional e internacional, y una popularidad enorme, en estos años. Se convierte en una de las referencias de periodismo literario más importantes, así como un novelista que cuenta con el apoyo de la crítica y del público sin reparos. Las obras que culminan este proceso son Articuentos, Números pares, impares e idiotas (con dibujos de Forges), Dos mujeres en Praga , Cuentos de adultos desorientados y Hay algo que no es como me dicen. El caso de Nevenka Fernández.

Narrativa del autor

En No mires debajo de la cama se trasladan motivos antes desarrollados por el autor en otras de sus obras. El motivo de la intratextualidad aparecía ya en El desorden de tu nombre.

Millás retorna a sus viejas obsesiones, el estudio de lo cotidiano desde la perspectiva de lo fantástico.

En materia de personajes rescata a la afligida Elena Rincón de La soledad era esto, novela en la que la protagonista relata su propia pérdida de identidad al tener como único punto de referencia la soledad, y al siempre sorprendente Vicente Holgado del cuento Trastornos de carácter y la serie de relatillos Ella imagina, mostrando en este caso también una fragilidad de la personalidad en ambos personajes.

El motivo de una “segunda dimensión”, tocado ya en otras obras, es nuevamente tomado en ésta; lo que en Trastornos de carácter se concretaba en forma de armario, esta vez se sitúa en otro espacio de la habitación: lo que hay debajo de la cama. Es en este espacio donde Vicente Holgado se siente seguro, al igual que este mismo personaje se sentía seguro en su armario empotrado en el relato antes nombrado.

Juan José Millás vuelve a indagar en la personalidad de los personajes, trasladándonos sus miedos, sus reflexiones y sus deseos.

Mezcla de nuevo realidad y ficción haciendo dudar durante gran parte del relato al lector de qué es lo real y qué lo ficticio. No sabemos, en ocasiones, si las conversaciones que mantienen los objetos inanimados en la novela están sucediendo en realidad o son sólo fruto de la imaginación de Vicente Holgado. Millás trata en sus novelas de confundir al lector, de sumergirle en un mundo donde no hay una barrera entre lo posible y lo absurdo.

Conecta a los personajes con un estrecho hilo, como son los encuentros fortuitos; en el metro en el caso de Elena y Teresa, en el centro comercial en el caso de Teresa y Vicente, o por una simple relación de vecindad, la que tiene Vicente con el cojo. Pero este hilo se va convirtiendo en una fuerte conexión a lo largo del relato.

El motivo del doble exprimido en el relato Trastornos de carácter, aparece en esta novela esbozado al identificarse la juez con la víctima que se describe el principio de la historia y al identificarse también con Teresa, Elena llega a pensar que “las dos formaban un par”.

HISTORIA

Argumento y estructura externa.

La novela está organizada en cuatro grandes bloques, compuesto cada uno de ellos por varios capítulos.

El primer bloque narra la historia de Elena Rincón, una juez de unos treinta y cinco años que vive en Fuencarral, Madrid. Su padre ha muerto hace unos meses y se acuerda de él con una mezcla de culpa y resentimiento. Mantiene una relación con un forense casado que carece de futuro. Un día en el metro observa a una mujer, más joven que ella a la que describe como "un ángel sin alas, una diosa”. Elena, aunque trata de planear un encuentro, pierde su rastro y sólo conserva una pista, la “diosa” leía una novela titulada No mires debajo de la cama.

El segundo bloque se dedica a la parte enteramente fantástica del libro, en la que el calzado de Vicente Holgado y los zapatos de Teresa entablan conversaciones una noche tras otra, devoran calcetines, se confiesan sus deseos e inquietudes y se ayudan para alcanzar su meta. Los zapatos de Holgado buscan su independencia el uno del otro, sólo buscan unos pies, un alma que los complete para ser libres y vagar el uno sin el otro. Así intentan persuadir a los pies de nuestro personaje y convencerlos de que lo que necesitan es una independencia que lograrían siguiendo sus pautas.

En el tercer bloque se nos cuenta la historia de Vicente Holgado un callista, dueño de un pequeño negocio en un centro comercial y su romance con Teresa, una joven de unos veintiocho años que va abrir un salón de masajes en el mismo centro comercial donde trabaja Vicente. Éste le cuenta los recuerdos de infancia que guarda de cuando se escondió debajo de la cama. Su relación se va afianzando y Teresa quiere que Vicente visite a sus padres. Estando en la casa de su familia conoce a Julia, la hermana pequeña de Teresa, por quien se siente enormemente atraído desde el primer momento. En la casa ocurre un suceso que hace que Vicente tenga que huir avergonzado y refugiarse bajo su cama. Teresa vuelve al piso de Holgado y se echa a llorar sobre la cama.

En el cuarto y último bloque se narra cómo, después de tres días, Teresa se percata de que bajo la cama yace el cadáver de Vicente Holgado. La encargada de tomar declaración y de levantar el cadáver es Elena Rincón que, después de perseguir incesantemente a Teresa, la encuentra ahora de forma fortuita. El forense afirma que el cadáver ha muerto de un susto y ha sido hallado sin pies. Esa misma noche en que el forense revela su diagnóstico a Elena, en el dormitorio de ésta, la juez confiesa sus miedos al hombre; los temores que la inundan desde que conoció el suceso que había tenido lugar bajo la cama de Holgado. Para tranquilizarla, el forense mira debajo de la cama y queda fulminado, muere al instante y la juez se da cuenta de que sus pies han sido cambiados, el pie derecho de Elena es ahora el del forense y viceversa. A partir de entonces, Elena comienza a sentirse más segura, más confiada y más libre. Un día va al centro comercial a ver a Teresa que ha decidido cambiar de negocio y comienzan a hablar de la novela que ambas están leyendo, No mires debajo de la cama.

Tema y tendencias

El tema en torno al que gira todo este entramado de personajes y objetos que cobran vida es la existencia del ser humano. El camino para la verdadera felicidad, la búsqueda del verdadero objetivo para el que hemos nacido.

Se nos muestra, al principio, una visión negativa del mundo, de las relaciones interpersonales; personajes sin ningún tipo de aspiraciones humanas, esperando simplemente lo que les venga, creyendo que quizás sea mejor que lo que están viviendo, pero no muy convencidos de ello, que hacen las cosas por salir un poco de su monotonía y que se aferran al pasado como si en él estuviesen atrapados sus sueños y ahora no tuviesen ya ninguno.

Elena Rincón busca en su relación con el forense la emoción, la sexualidad de la que carecía en sus años de estudio, pero lo cierto es que en esos años tenía un sueño, algo por lo que luchar: llegar a ser juez, con lo que conseguiría, pensaba ella influida claramente por su padre, “mover el mundo”. Vicente Holgado se aferra también a su pasado, a una dimensión en la que vivió en su infancia y de la que no pudo olvidarse jamás, busca volver a ser el “monstruo” que es lo que debió haber sido todo este tiempo y no haber salido de debajo de la cama. Teresa es una mujer que no está demasiado segura de qué es lo que realmente quiere hacer, plena montar un negocio de masajes por hacer algo productivo, peor no esta convencida totalmente, como se observa al final de la novela y no tiene claro el tipo de relación que desea tener con Vicente Holgado como demuestra la contradicción la rodea, no quiere una relación formal con Holgado pero insiste en presentarle a sus padres, no quiere comprometerse de ningún modo pero en algunos momentos parece buscar unos lazos que fijen la relación, como cuando le dice que lleva varios días con la misma ropa, expresión que Vicente interpreta como una exigencia de compromiso.

Esta visión negativa va expirando poco a poco para abrirse a una visión más optimista. Los personajes logran, sin proponérselo, alcanzar la felicidad, la seguridad y alejarse de la existencia miserable a la que estaban sometidos, cada uno a su modo. Elena consigue desprenderse de la obsesión que le unía al recuerdo de su padre, de los temores que ahogaban su vida tras la muerte del forense; se vuelve una mujer más libre. Holgado se traslada al mundo en el que realmente encajaba, a esa otra dimensión de la que formaba parte y deja aquí lo mundano que él creía que lograría darle satisfacción. Teresa decide no sumergirse en un negocio que no tiene sentido para ella, rehace su vida. Todos, a su manera, logran encontrar su hueco en el mundo.

El amor es también un tema fundamental en la obra, íntimamente ligado al de la existencia humana. Los personajes buscan el amor, o más bien el afecto en los lugares en los que no siempre hallarán lo deseado. Alargan relaciones sin futuro, convivencias que saben que no les darán lo que necesitan. Elena Rincón mantiene un romance con el forense que sabe que no le llevará a ningún lado, como ella misma expresa durante uno de sus encuentros “parecemos dos zapatos de diferente horma”, sin embargo encuentra el amor de forma inesperada, en el metro, una mañana cualquiera, sin previo aviso, al igual que Vicente Holgado. El callista tras buscar el toque que le faltaba en su vida en Teresa, descubre el verdadero amor en Julia. El mismo forense mantiene una aventura que no le proporcionará nada aparte de un placer fugaz.

La novela condensa muchas de las tendencias literarias existentes en la narrativa contemporánea.

Se observa, principalmente una indagación en la psicología de los personajes, se nos revelan sus miedos, sus secretos, sus manías, sus recuerdos. Gracias a esta indagación en la psicología, somos conscientes de la fragilidad de la personalidad de algunos de los personajes de la historia por las causas que antes eran mencionadas: la inseguridad, la búsqueda de la felicidad en lugares en que no residía, etc.

En numerosas ocasiones nos encontramos, al leer el libro con una duda: ¿se trata de un relato realista o fantástico? Hasta bien avanzada la lectura no somos capaces de extraer la conclusión correcta. No sólo se mezclan lo fantástico y lo real en la mente del lector sino también en el propio pensamiento de los personajes. Vicente Holgado, confiesa, en algunos momentos, no saber si lo que está viviendo es real o imaginario, si en verdad están ocurriendo esas extrañas situaciones que se dan en su vida o si no es más que el reflejo de una novela que se plasma en su mente.

Hay, así mismo, una clara intratextualidad, en varias ocasiones se cita textualmente el título de la propia novela, que dentro de la historia es leída por los tres personajes principales y que intenta confundirse con la realidad, haciendo dudar a los personajes de si en realidad viven lo que creen estar viviendo. Es este motivo de la novela dentro de la novela lo que dota de unión al texto, los personajes están conectados por unos encuentros fortuitos sí, pero están relacionados a esa otra dimensión que hay debajo de la cama por medio del libro.

El motivo del doble aparece caracterizado en la novela de una manera peculiar. En este caso las personalidades de dos personajes distintos no se confunden por la pérdida de identidad de uno de ellos, o por la fragilidad de ambas, sino por la búsqueda de ese zapato del mismo número y la misma horma que nosotros, de esa otra parte del par que nos falta para estar completos, aunque algunos sólo sueñen con la independencia, y con encontrar esa horma, ese alma que les haga sentirse libres, dueños de sí mismos.

La metaficción tiene también cabida en el relato. Después de haber encontrado a Vicente Holgado muerto bajo su cama, en el encuentro entre el forense y Elena, el primero habla de las posibles explicaciones que podría tener en una novela lo que está sucediendo en la realidad:”no sé cómo voy a resolver esta zona del informe sin ponerme novelesco” o “en la vida real no, pero en una novela podría darse el caso”. Se dan también otras ocasiones en las que los personajes son conscientes de ser parte de una novela, aunque no se consideren marinotes movidas al antojo de cualquier autor, como cuando Vicente Holgado conoce a Julia: “como si la conociera de otra vida, o de otra novela”.

En la novela es posible rescatar alguna alusión a otras obras aunque sin citar su título, como cuando se dice de Elena que “recordó una novela leída en la época de estudiante sobre un sacerdote sin fe que oficiaba con más dignidad que antes de perderla”.

Estructura interna

Podemos dividir la historia en introducción, nudo y desenlace.

En la introducción se incluirían los capítulos que narran la situación de Elena Rincón y proponen por vez primera el tema de los zapatos, esta parte correspondería al primer bloque.

Al nudo pertenecerían los capítulos que cuentan la acción en si, las conversaciones entre los zapatos, la relación entre Teresa y Vicente y la comida con sus padres, hasta el momento en que ella se queda dormida sobre su cama sin saber que debajo está Holgado.

El desenlace comprendería la resolución de la historia desde que Teresa haya el cadáver de Holgado, pasando por la muerte del forense, de la cojera de Elena, hasta la visita que hace la juez a la “diosa” del metro.

Personajes

La protagonista de la novela es Elena Rincón, aunque no es a la que se dedica más extensión en el relato. Elena Rincón es una juez, de unos treinta y cinco años, cuyo padre ha muerto hace apenas dos meses. Durante sus años de estudio se dedicó únicamente a concentrarse en su tarea y en su propósito de ejercer la profesión que quería. Con la muerte de su padre se convierte en una persona débil, cuando quiere hablar con él deja un mensaje en su contestador, aunque nadie vaya a escucharlo. Intenta recuperar lo que no puedo tener durante su época de estudiante y se esfuerza por incluir algo de emoción en su vida, aunque no puede evitar ser metódica y ordenada.

Conduce la narración, aunque sólo aparezca en el nudo y el desenlace de ésta y su personaje está conectado al de Teresa por una vía inexplicable.

Vicente Holgado es un callista obsesionado por los pies, un personaje frustrado, que debido a una vivencia que tuvo en su infancia ha quedado marcado de porvida. Busca cierto compromiso en su relación con Teresa aunque nunca está seguro de lo que realmente quiere. Le obsesiona la idea de otra dimensión, no encuentra su sitio en el mundo en que vive y quiere volver adonde una vez fue feliz, acompañado por Julia.

Es un personaje mediador entre Elena y Teresa, es su muerte la que permite que las dos mujeres lleguen a conocerse.

Teresa Albor es una masajista joven y atractiva que conoce a Vicente Holgado por la proximidad de sus negocios y que mantiene un romance con éste. Una mañana es vista por Elena Rincón en el metro y atrae su atención. Su personalidad no se manifiesta tan clara como la de los otros dos personajes.

El forense es un hombre casado, con hijos, que mantiene relaciones esporádicas con Elena Rincón, aunque no parecía ser la única con la que mantenía relaciones. Ésta era posiblemente su manera de escapar de la monotonía de la vida cotidiana.

No es más que un apoyo al personaje de Elena, para explicar los sucesos que tienen lugar y explicar su unidad.

Ambiente

Aunque en la novela no se cita literalmente el año o la época en que sucede la historia se puede extraer a partir de los personajes, la descripción de los espacios y las relaciones entre los individuos que es un tiempo coetáneo al autor y cercano a nosotros, finales del siglo XX. La acción se sitúa en la ciudad de Madrid, en el texto se señalan lugares muy concretos: Fuencarral, Gregorio Marañón, Arturo Soria; aunque se alude a otra dimensión a lo largo de todo el relato, que es la que se encuentra debajo de la cama y que conecta todas las camas el mundo. La acción dura varios meses. Desde que Teresa y Vicente Holgado se conocen pasa un mes según afirma ésta y aún hay un periodo de tiempo desde la muerte de Holgado hasta el final del relato cuando las dos mujeres conversan en el centro comercial.

DISCURSO

El narrador del relato es un narrador omnisciente heterodiegético, indaga incluso en las reflexiones de los personajes, en sus temores, en su memoria.

La narración de la acción sigue un orden cronológico aunque en ocasiones no sepamos a qué dimensión corresponde cada capítulo y si una descripción o una conversación pertenecen al ámbito de lo real o de lo imaginario.

Predomina la narración, aunque hay numerosos diálogos lo que facilita que la duración del relato se adecue a la de la historia. Sin embargo, hay también monólogos que ralentizan el ritmo de la narración, así como descripciones, de los zapatos, de la mujer en el tren, etc.

CONCLUSIÓN

La novela muestra de forma inteligente la visión del ser humano, de la búsqueda de afecto y, en ocasiones, de esa alma gemela, de esa horma a nuestro zapato. El texto es de una lectura amena debido a sus cambios de espacio, de perspectiva, y a la obligación de estar atento para conseguir lo que necesitamos en una lectura: marcar los límites entre realidad y ficción; idea que obsesiona tanto al hombre, la necesidad de explicar todo cuanto ocurre a su alrededor.

Quizá, incluso lo que podrían parecer conversaciones cotidianas, no sean más que elementos de ese relato fantástico que no tendrían lugar en nuestra vida diaria. Los intercambios conversacionales entre los padres de Teresa no responderían a una situación real, ya que están representados en un registro demasiado elevado para el tipo de personas que lo utiliza.

No sólo cuenta una historia, y esto es lo menos importante, sino que nos hace preguntarnos cuál es nuestro sueño, y si buscamos el amor y el cariño en el sitio correcto.

BIBLIOGRAFÍA

MILLÁS, J.J. No mires debajo de la cama. 1999. Madrid. Colección: Punto del lectura.

JUAN JOSÉ MILLÁS PÁGINA OFICIAL: http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/millas/home.htm