Niños Héroes de Chapultepec

Historia de América. Resistencia a la invasión norteamericana. Cadetes

  • Enviado por: Julieta
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Fiestas Patrias 1999.
Los Niños Heroes de Chapultepec

Los Griegos daban el nombre de Héroes a sus grandes hombres divinizados. En México, llamamos Héroes a quienes se distinguen por sus hechos extraordinarios y por su grandeza de alma mas allá del cumplimiento de su deber; a quienes sacrifican todo cuanto tienen y cuanto valen, incluso sus vidas al servicio de la Patria.

Ha sido nuestra patria cuna de verdaderos héroes. Héroes de verdad. no de los mentados héroes de las contiendas civiles durante las cuales, si bien, pueden registrarse casos de valor inaudito, de temeridad ilimitada, no pueden llamarse, en estricta justicia, hechos heroicos en toda su grandeza.

Para comprender lo que es verdaderamente heroísmo es preciso admirar en toda su grandeza la gesta gloriosa realizada por estos Niños Héroes de Chapultepec.

Los cadetes que defendieron El Castillo de Chapultepec el 13 de Septiembre de 1847, fueron mas allá de lo común y del cumplimiento de su deber. A la luz del Derecho Internacional, las escuelas militares son consideradas No-Combatientes. Mas aún, algunos de los cadetes eran todavía unos niños.

Cuando el ejercito norteamericano, comandado en jefe por el General Winfield Scot, iniciaba el ataque al Castillo de Chapultepec el 13 de Septiembre de 1847, el General Monterde ordenó a los cadetes que abandonaran el Castillo, sede del colegio y que se reintegraran al seno de sus familias. Los cadetes rehusaron a abandonar el Castillo, recinto de su escuela, plenamente convencidos de que su determinación implicaba el sacrificio de sus vidas y permanecieron allí, impávidos ante la muerte que avanzaba para escribir una de las páginas mas gloriosas de nuestra historia, tan rica en hechos heroicos. Por ello debemos considerar a estos pequeños soldados como los héroes mas limpios, los mas puros ejemplares de nuestra Patria.

Hemos de enfatizar un hecho importante: aunque solo mencionemos entre los héroes a los cadetes que rubricaron su gesto magnífico con el sacrificio de sus vidas, la verdad es que merecen cabalmente el calificativo de héroes todos cuantos estuvieron presentes, hayan resultado muertos, heridos o ilesos. En esta batalla, muchos más, junto con el director de la escuela, el General Monterde, fueron hechos prisioneros por el enemigo.

La patria agradecida los recuerda en las páginas de la historia y los Mexicanos les cantamos a la Patria y a ellos en las estrofas del himno nacional:

"Para ti las guirnaldas de oliva,
un recuerdo para ellos de gloria,
un laurel para ti de victoria
y un sepulcro para ellos de honor."

Cadete Juan Escutia (1827 - 47)

Nacido en Tepic, Nayarit. Apenas había ingresado al Colegio Militar en calidad de agregado el día nueve de septiembre de 1847. Desempeñaba el servicio de vigilante en el Mirador de el Castillo de Chapultepec cuando este fue asaltado. Escutia tomó la Bandera Nacional para impedir que el enemigo se apoderase de ella, pero habiendo salido herido de gravedad trepó al parapeto y se arrojo al abismo envuelto en su bandera hasta quedar muerto cerca del sitio donde se levantó el primer monumento a los Niños Héroes. Al morir contaba 20 años de edad.

Cadete Vicente Suárez (1830 - 47)

Nació en la ciudad de Puebla. Ingresó al Colegio Militar en 1845. Cuando los invasores asaltaron el Castillo de Chapultepec, sede del Colegio, Suárez desempeñaba el puesto de centinela en la puerta, puesto del cual no fue relevado. Murió heroicamente defendiendo su puesto. Sus restos y los de sus compañeros fueron objeto de un gran homenaje en 1952. Colocados en urnas de plata y cristal y fueron depositados en el monumento erigido en su memoria. A su muerte tenía 17 años.

Cadete Agustín Melgar ( 1829-47)

Nacido en la ciudad de Chihuahua. Ingresó al Colegio Militar en el año de 1846. Durante el asalto al Castillo de Chapultepec el 13 de Septiembre de 1847, defendió heroicamente la parte alta del Castillo, recibiendo grandes heridas de bala y bayoneta, fué conducido a la biblioteca donde un cirujano le amputó una pierna en un intento por salvarle la vida, pero fué posteriormente abandonado hasta el 15 de Septiembre cuando el capellán del colegio lo encontró muerto, tirado en el suelo y totalmente desangrado. Al ocurrir su muerte contaba con 20 años de edad.

Teniente Juan de la Barrera (1827 - 47)

Nació en la Ciudad de México. Ingresó al Colegio Militar en 1841 graduándose como Subteniente de Artillería en 1843. Reingresó al Colegio para continuar sus estudios y en Agosto de 1847 recibió su despacho de Teniente, destinándosele al Regimiento de Ingeniería. Al ocurrir el Asalto al Castillo de Chapultepec y Tacubaya, pereció gloriosamente a la edad de 20 años. En el lugar donde murió se encuentra una placa conmemorativa.

Cadete Fernando Montes de Oca (1829 - 1847)

Nació en la ciudad de Azcapotzalco, Distrito Federal. Ingresó al Colegio Militar en el mes de Enero de 1847. Al ocurrir el asalto, Montes de Oca defendió heroicamente su puesto cayendo materialmente acribillado. Su cadáver como los de sus compañeros fue recogido por el Capellán del Colegio para darle sepultura.
Sus restos y los de sus compañeros reposan en el monumento erigido en su memoria. Contaba al morir con 18 años de edad.

Cadete Francisco Márquez (1834 - 47)

Nació en la ciudad de Guadalajara. Ingresó la Colegio Militar de la Ciudad de México el mes de Enero de 1847 y ahí permaneció ocho meses en la Primera Compañía de Cadetes. El día 13 de Septiembre, al ocurrir el asalto al Castillo de Chapultepec, sede del colegio, Márquez combatió heroicamente cayendo acribillado cerca del cuerpo de su compañero Juan Escutia, al pie del cerro en cuya cima se levanta el Castillo. al morir contaba con solamente 13 años de edad.

Vídeos relacionados