Nietzsche

Filosofía. Pensamiento. Vida. Nihilismo. Superhombre. Influencias. Repercusión

  • Enviado por: Christian Felipe Álvarez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

Nietzsche

Ideas principales de su pensamiento

Nietzsche representa una crítica a la cultura occidental, una crítica a la moral, a la filosofía, a la religión e incluso al arte. Su filosofía se puede dividir en dos partes: filosofía negativa, que consiste en una crítica radical, y filosofía positiva, en la que pasa a proponer un nuevo tipo de hombre.

Entiende la vida como un juego trágico, en el que se mezclan la exaltación y el dolor, la lucha permanente y el cambio continuo. La vida es la realidad. El lenguaje no nos sirve para reflejarla, sino para expresar nuestros pensamientos e intuiciones acerca de ella. Las palabras son simples metáforas de las cosas, y al convertirlas en conceptos prescindiendo de las diferencias individuales se crean “momias conceptuales” convirtiendo en algo estético la vida que es puro cambio. El hombre acaba creyendo que los conceptos que ha creado existen. Nietzsche va a distinguir entre hombre conceptual, aquel que utiliza los conceptos para captar la realidad y no es capaz de comprender la vida como devenir, y el hombre intuitivo, que va a captar la realidad mediante la intuición y no mediante la razón.

Según Nietzsche, el mundo griego supo captar la esencia de la vida, y en el arte se puede captar la esencia de las cosas. Los griegos supieron hacer frente a la vida tal como es, sin necesidad de refugiarse en la seguridad de ideales falsos.

Nietzsche realiza una crítica a la cultura occidental. Frente a los valores que afirman la vida, la cultura occidental ha fundado una inversión de los antiguos valores. Platón afirma la existencia de otro mundo, el mundo de las Ideas, y de ahí deriva la existencia del más allá religioso. La afirmación de la existencia de otro mundo es un desprecio por éste, el mundo en el que vivimos, es una evasión del mundo real, y esto provoca la existencia de un orden moral trascendente a la realidad, algo más allá del mundo y de la vida dirige a los hombres. Esto ha sido creado por hombres débiles, incapaces de aceptar la vida tal como es, y se ha impuesto su moral que surge del resentimiento ante la vida y valora la humildad, el dolor, el sacrificio, etc. Esta moral ha sustituido a la moral de los señores en la que se valora la vida tal como es. La cultura occidental trae como consecuencia el nihilismo, este es el destino de los pueblos que han asumido la cultura occidental. El hombre se percata de que los valores que imperan en su cultura han surgido de la nada, de un mundo que se ha creado para evadirse de la realidad. El nihilismo va a tener un sentido negativo, ya que se va a producir una situación de desconcierto cuando el hombre se da cuenta de que defiende unos valores que han surgido de la nada, y un sentido positivo, ya que al tomar conciencia del nihilismo el hombre podrá sustituir los valores tradicionales por otros que afirmen la vida.

Cuando descubrimos que los valores en los que se ha fundando la cultura occidental descansan sobre el vacío, hemos de proclamar la muerte de Dios, es decir, la desaparición de todo ideal trascendente. Así, se devuelven al hombre sus instintos naturales, su voluntad de poder. El hombre sumido en la cultura occidental es un ser a medio hacer, un ser intermedio entre la bestialidad y la humanidad. El hombre tiene que superarse a si mismo para transformarse en el superhombre. El hombre se supera a si mismo una vez que ha expulsado a Dios, y es capaz de elaborar una nueva moral. El superhombre es un niño, para quien la existencia es un juego y es capaz de vivir la vida como algo nuevo, relaciona las cosas sin mediación de conceptos, recupera los instintos vitales y reconoce su verdadera esencia, la voluntad de poder. El superhombre cambia también la comprensión del tiempo, acepta la idea del eterno retorno, los acontecimientos vividos se repetirán indefinidamente. Esta idea sería desesperante para aquellos que no amen la vida según es. Es un sí a la vida tan intenso que se acepta y desea su eterna repetición.

Marco histórico, sociocultural y filosófico en relación con su pensamiento

Nietzsche vivió entre 1844 y 1900. Fue hijo de un pastor de la iglesia luterana, y a lo largo de su vida sufrió trastornos que culminaron en un estado de demencia esquizofrénica hacia 1888, de lo que no se recuperaría hasta su desaparición. En la época de su vida, Alemania se fue convirtiendo en la primera potencia europea, al mismo tiempo que iban cobrando importancia los movimientos obreros revolucionarios. Las naciones europeas se van dotando de constituciones democráticas, cosa en la que Nietzsche observa un síntoma de decadencia. Nietzsche reivindica la aristocracia frente a la democracia, porque sólo existiendo dirigentes preparados podrá haber grupos organizados en los que la autoridad no despierte un sentimiento de esclavitud, sino de valor. Nietzsche apunta también contra la noción de Estado, que es creado por los débiles que no pueden defenderse por sí mismos y lo usan para vengarse de los fuertes y engullir la libertad de los ciudadanos. Precisamente en la Europa del siglo XIX comienzan a surgir los nacionalismos que Nietzsche interpreta como fruto de los intereses de algunos y el debilitamiento de la noción de Estado.

Hasta la Primera Guerra Mundial, en Alemania se va consolidando la segunda revolución industrial. Los científicos alemanes aportan descubrimientos de primera magnitud. En el campo cultural se dan varias tendencias: el romanticismo, y más adelante el realismo y el naturalismo, así como otros movimientos culturales como el impresionismo o el simbolismo y los movimientos vanguardistas.

Nietzsche no estudió filosofía, sus estudios se centraron en la filología. Su pensamiento es en buena medida autobiográfico y difícil de clasificar, aunque suele encuadrarse en el vitalismo. De su época son también Marx y Engels, pero Nietzsche no habla de ellos. Darwin defendió un materialismo científico que influiría notablemente en Alemania, a través de su obra El origen de las especies por selección natural, que introduce un concepto de evolución en sentido biológico distinto del que propone Nietzsche para la aparición del superhombre.

Principales influencias recibidas, repercusión posterior y vigencia actual de su pensamiento

Para buscar las influencias recibidas por Nietzsche, hay que remontarse a la antigüedad clásica, entre los presocráticos, podemos reconocer a los filósofos de la fyisis, como los precursores de la idea de que la realidad es devenir. Influyen en Nietzsche autores como Homero, Heráclito o Demócrito, entre otros, de los que fue gran conocedor. Más tarde admite a autores como Voltaire. Por otra parte, influencias más cercanas cabe encontrarlas en la línea idealista, que puede iniciarse en Kant y el proyecto ilustrado. Este pensamiento generará la reacción fundamental de Nietzsche, oponiendo a la razón instancias más irracionales como la vida o los instintos. Las dos figuras que ejercerán una influencia más directa sobre Nietzsche, serán Schopenhauer y Wagner. De Schopenhauer adoptará su visión del mundo como voluntad de existir, manifestación de un fondo irracional, o la inteligencia como algo dirigido por los sentidos y su desconfianza hacia el poder del progreso. De Wagner, Nietzsche tomará la libertad que expresaba en su música y a través de la cual se dejaba entrever un concepto de hombre trágico, apasionado, lúcido y heroico frente a los valores cristianos. Cuando Wagner abandonó estas ideas Nietzsche se sintió traicionado.

El pensamiento de Nietzsche invita a la reflexión y la posible respuesta desde que se entra en contacto con él. Desde que sus obras comenzaron a publicarse se han ido generando diversas interpretaciones y posiciones contrapuestas. No influye solamente en el ámbito filosófico, se ha extendido en general a toda la cultura. Podemos citar que la filosofía de Nietzsche repercutió en la filosofía española del siglo XX. Unamuno, consideraba que la realidad como la vida, era una lucha permanente entre la razón y el sentimiento, En cuanto a Ortega y Gasset, considera la vida como la realidad radical y como un quehacer permanente de proyecto de futuro.

Nietzsche fue, y es hoy criterio para analizar el significado del hombre, la vida y el mundo. Los problemas que el autor consideró se mantienen, al mantenerse la visión racional de entender la vida. Hoy se puede mantener la desvaloración del individuo, que puede verse como una simple pieza en una maquinaria que lo reduce y anula. También está relacionado con la pregunta de si la religión es fruto de la impotencia humana, que ha de ser respondida en algún sentido.

- 1 -