Niebla; Miguel de Unamuno

Literatura española contemporánea. Generación del 98. Argumento y género narrativo

  • Enviado por: Monsed
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas
publicidad

Contexto Literario.

Género Literario.

El género literario al que pertenece la Obra “Niebla” es el Narrativo.

Período Literario.

El Periodo Literario al que corresponde “Niebla” es a el `Existencialismo'.

Escuela Literaria.

A la escuela literaria que corresponde el Autor, Miguel de Unamuno, es a la “Generación del 98”.

Descripción de la escuela, “Generación del 98” :

Se ha llegado a definir el término “generación” como una unidad cronológica conforme a la cual debiera computarse la historia. Se señala que debemos distinguir entre una generación que acepta la herencia de sus antecesores -generaciones acumulativas- que conserva y enriquece el legado cultural; y otra, que rechaza esa herencia y busca una respuesta espontánea, original: son generaciones eliminatorias o de combate. De este tipo es la Generación del 98.

A pesar de los numerosos cambios políticos y sociales que afectaron a España durante la primera mitad del siglo XX., la creación cultural fue testigo de un nuevo renacimiento, entró en una fase desacostumbrada de actividad creadora, surgió un esplendor que provocó que algunos estudiosos hablaran de este periodo como “La edad de plata”, que tiene sus inicios en 1898 y termina con el estallido de la guerra civil en 1936.

El primer cambio lo inicia la pérdida de las últimas colonias de España, y en general, la conclusión de un largo periodo de decadencia que tuvo su origen en el siglo XVII. Un amplio grupo de escritores reaccionó en contra de estos acontecimientos, en una búsqueda constante de las causas y las soluciones para volver a construir lo que en tiempos fue España. Se les conoce como “La Generación del 98” y en este grupo se encuentran muchas figuras importantes de la literatura española. Sin embargo, sus actividades no se limitaban únicamente a la literatura, sino que se extendían desde el campo de la ciencia, la medicina y la historia hasta la realización de ensayos.

Algunos miembros de esta Generación alcanzaron un lugar en la literatura universal, como es el caso del escritor vasco Miguel de Unamuno, autor de la obra analizada, quien en su “Sentimiento trágico de la vida”, ofrece las reflexiones y los temas básicos del Existencialismo. Otro escritor de origen vasco, Pío Baroja, gran novelista realista, crea su narración con increíble simplicidad, naturaleza y dinamismo. Azorín nos describe Castilla y su gente, la “belleza de lo ordinario”. El gallego Ramón María del Valle Inclán nos proporciona la musicalidad de su prosa, la que experimenta la primera estética modernista y el “esperpento”. El andaluz, Antonio Machado, inició su poesía contemporánea con una profunda meditación temporal.

En casi todos los escritores de la generación del Noventa y Ocho es fundamental la preocupación por España y sus problemas.

Las características de la “Generación del Noventa y Ocho” son las siguientes:

Resumen de la novela.

Augusto Pérez, un joven rico y licenciado en Derecho, hijo único de Madre viuda, al morir ésta no halla que hacer con su vida. Un día que va caminando sin rumbo conoce a una guapa joven pianista, Eugenia Domingo del Arco, se enamora o cree enamorarse de ella y trata de conseguir se amistad, cosa que efectivamente consigue. Conoce a la familia de ella, quien es también huérfana y vive con sus tíos, don Fermín, un “anarquista místico”, y doña Hermelinda. Su cortejo es al comienzo rechazado por Eugenia, quien aclara a Augusto que ella ya tiene un novio, llamado Mauricio. Ante la respuesta de Eugenia, Augusto entabla una relación amorosa con una de sus sirvientas ocasionales, la señorita que le planchaba, Rosario. Después de algunas peripecias, Eugenia (movida, al parecer, por los celos, el instinto de competencia, y un quiebre con Mauricio) decide aceptar a Augusto como novio y futuro esposo. Se fija el día de la boda, pero antes que ésta se realice, Augusto recibe una carta de Eugenia, en la que le dice que no se casará con el y que se ira a provincias con Mauricio, a vivir de un empleo que Augusto le había conseguido (porque Mauricio era un holgazán) y de sus rentas (las de la casa que Augusto les había cancelado la deuda de la hipoteca). Ante esto, Augusto decide suicidarse, pero antes decide ir a Salamanca a ver a Unamuno, con quien sostiene un dialogo memorable, en el que el autor hace el papel de Dios y Augusto el de criatura. Augusto recibe de Unamuno-Dios la revelación de que él, Augusto Pérez, no existe, sino que es una criatura de ficción y que está destinado a morir, no a suicidarse como él pensaba. Ante esto, Augusto se rebela, discute el carácter efectivamente real de Unamuno-Dios, lo desafía y le recuerda que él, Don Miguel, y todos lo que lean, también han de morir. Abandona Salamanca muy confundido (dejando también muy perturbado a don Miguel), vuelve a su casa y Dios deja de soñarle: se “desnace”, es decir, se muere.

Caracterización de los personajes.

Augusto Pérez : Es el protagonista de Niebla, un hombre de mediana edad, solitario, impuntual, que fumaba habanos y que pasaba todo el día y parte de la noche meditando y formulando teorías filosóficas para si mismo. En la obra Augusto despierta en su corazón el amor que siempre había permanecido aletargado. Es un personaje abúlico, sin metas vitales definidas, que mas que vivir se “deja vivir”. La visión de mundo de Augusto, es tomar los acontecimientos que ocurren y filosofar sobre ellos, además de actuar prontamente sobre los problemas o inquietudes que le acontecen, por ejemplo, ante la primera vez que vio a Eugenia se enamoró y decidió que debería ser su esposa. Esto le ocurre porque su vida es muy relajada, entonces tiene tiempo para filosofar y, al mismo tiempo, como no conoce mucho de la vida, sus decisiones son ligeras y rápidas.

Eugenia Domingo del Arco : La joven era luchadora y se sacrificaba dando clases de piano a pesar de que odiaba la música. Era una mujer entera, libre, una mujer del futuro; Augusto opinaba que era admirable, majestuosa, heroica y toda una mujer, opinión que se veía influenciada por el sentimiento amoroso que le invadía, ya que al final de la obra se demuestra que era rastrera, embustera y aprovechadora. Tenía un carácter fuerte, dominante y no se dejaba influenciar por nadie. Físicamente era una mujer muy atractiva y arrogante, de andar rítmico y bello. Su visión de mundo era ser independiente, surgir por si misma y poder tener control de su vida, esto se explica por la delicada situación que vivió cuando era niña (el suicido de su padre) y por las ganas de salir de los problemas económicos.

Víctor : Amigo de Augusto y compañero de partidas de Ajedrez. Es con quien hace confidencias, reflexiona y filosofa el protagonista. Víctor puede encarnar, en algún momento , el pensamiento de Unamuno.

Ideología planteada por el narrador.

Es deducible que el narrador, ya que conoce los sentimientos, el carácter, la forma de ser y cada una de las actuaciones de todos los personajes que han sido creados por él, es omnisciente, deducción que se reafirma con el hecho de que la narración está en tercera persona. La obraposee una característica muy particular : como Unamuno declara, ésta no es una novela sino una ` Nivola ` , que presenta mas que relato, dialogo y monólogos, por lo que Niebla no es narrada, sino, “espectada” por los lectores.

Conclusión y Opinión Personal.

La historia de niebla es en si muy simple y no contiene ninguna complicación en lo que al argumento se refiere; lo difícil de veras es entender completamente al protagonista, cuyas meditaciones de contenido filosófico y metafísico a veces no son sino reflejos de las bases del pensamiento de Miguel de Unamuno.