Niebla; Miguel de Unamuno

Literatura española contemporánea del siglo XX. Generación del 98. Novela existencialista. Personajes. Argumento

  • Enviado por: Tallulah Bankhead
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 2 páginas
publicidad
publicidad
Artículo de Opinión

Niebla, Miguel Unamuno

La novela onivola Niebla, llamada posteriormente por su mismo autor, fue publicada en 1914 y constituye a una potencial expresión ideológica y filosófica de Unamuno. En esta creación se presenta de forma notable y en ocasiones un poco confusa un nuevo concepto y estilo dentro de la novela “clásica”, la cual abarca bastante factores pero a veces carecen un poco de contenido, en esta, muy bien llamada, versión alternativa de un ya existente formato, conocemos en profundidad las aventuras y desventuras de un personaje y espacio simple pero con dramas complejos que finalmente van poniendo trabas en el camina hasta llegar a un resultado no muy favorable para su protagonista ni para el mismo Miguel Unamuno.

Una de los puntos que más se destaca en esta obra de Unamuno es justamente su claro punto de vista frente a las cosas , a lo largo del desarrollo podemos ver pequeñas interludios donde dejamos de leer las ideas de un personaje y empezamos leer extractos del autor, a menudo encontramos reflexiones del protagonista o ideologías de algunos personajes demasiado intensas y verosímiles para ser ficticias, la estructura general de Niebla se predispone para que este fenómeno suceda, ya que se centra mucho en los conflictos que hay dentro del libro y deja muy poco espacio al lector para que piense u analice el resto de los criterios. En algunos momentos me parce que esto le juega contra porque es fácil sentirse confundido o lateado con algunas impresiones que el autor decide prolongar mucho, con algunas novelas ocurre que nos agobiamos de tantas descripciones sicológicas o físicas, en este caso no existen tales descripciones sin embargo, el explayarse tan profundamente sobre algunas ideas finalmente consigue fastidiar al lector. En muchos sentidos este libro sale un poco de los que son estándares normales de composición, en general la historia transcurre en pueblo de provincia no especificado, lleva un orden temporal simple, y los personajes se reducen a 4 o 5 durante toda la historia, los cuales tampoco dejan entre ver muchas características del tipo sicológicas o emocionales, se hacen pequeños resúmenes de la real importancia que tienen en el libro, y se relacionan directamente con los protagonistas.

Según mi impresión los temas del libro van de menos a más, si bien empieza con una historia muy pausada, ligera y sencilla, poco a poco va aferrándose de otros temas más engorrosos, hasta llegar al final de la historia que es finalmente lo que trasciende. El final, literalmente hablando, pasa mucho por el existencialismo y se desarrolla de una forma muy parecida al Socio (Genaro Prieto), lleno de lucha contra el destino, contra lo que realmente debe suceder, a diferencia de la novela de Prieto en este caso es el ente de ficción el que termina desapareciendo y cumpliendo con su fortuna, es un momento notable dentro de la historia porque es el mismo autor Miguel Unamuno quien se enfrenta a su creación y quien decide no perdonarle la vida. Probablemente este es uno de los momentos con el cuál más nos sentimos cómodos con Niebla con el título Niebla, en general dentro de la novela escuchamos repetir esta palabra como símbolo de confusión, inconformismo, rabia, quizás hasta lástima de parte del protagonista pero nunca lo vemos tan claro como en el final de la historia, en el cuál yo creo que el autor termina enfrentándose a sus propios deseos, vacios y confusiones.

El estilo de Unamuno poco a poco se esclarece y se va tornando más centrado, sus juicios e ideas se hacen presente en todo momento y buscan llegar de la manera que sea al receptor, con frases infraganti de expresión como “dios también es anarquista” “¡si, soy español, español de nacimiento, de educación, de cuerpo, de espíritu!!…”, están llenas de una esencia propia y en ocasiones causan incluso una que otra sonrisa.

Una nivolacomo Niebla vaga entre muchos espectros literarios, y alcanza muchas expectativas como también desencanta otras. Con este libro seguramente nos sentiremos algo impresionados de su originalidad y de sus intensas reflexiones pero al mismo tiempo puede pasar que nos agobiemos y nos confundamos con tantos argumentos por haber. En lo personal no me sentí nunca muy atraída por la historia y en general me costó darle continuidad a los procesos de lectura, sin embargo creo que puede llegar a ser una muy buena recomendación literaria, aunque sea solo por el hecho de experimentar con un estilo diferente.