Niebla; Miguel de Unamuno

Literatura española contemporánea. Generación del 98. El autor y su filosofía. Género literario: nivola. Argumento. Personajes

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

“Niebla” de Miguel de Unamuno

Generación del 98

A este grupo pertenecen una serie de escritores que vivieron en su juventud el desastre colonial, lo que modeló sus inquietudes y anhelos. Se muestran preocupados por la realidad española y adoptan una postura crítica. Sienten la necesidad de un examen de conciencia nacional y convierten el tema de España en uno de los centrales de su producción literaria.

El Grupo del 98 fueron Pío Baroja, Azorín, Ramiro de Maeztu, Miguel de Unamuno, Antonio Machado y Valle-Inclán.

Los autores del 98 muestran una serie de coincidencias ideológicas y estéticas entre las que podemos destacar las siguientes:

-Se detecta en sus obras la influencia de filósofos irracionalistas como Schopenhauer, Kierkegaard o Nietzsche.

-Muestran una gran preocupación por los temas de la existencia humana.

-Conceden especial importancia a la regeneración nacional y del ser humano.

-Adoptan una postura idealista ante la regeneración social. Los autores del 98 muestran su incapacidad para pasar a la acción y aplicar las reformas que proponen. Sólo ofrecen respuestas filosóficas.

-Su preocupación por la situación nacional convierte el tema de España en eje central de sus obras.

El deseo de modernizar el país les hace expresar la necesidad de “europeizar a España”. En una segunda etapa, reivindican los valores más castizos y hablan de “españolizar a Europa”.

-Buscan la esencia de lo español y de los valores eternos en las tierras de Castilla, en su historia y en su literatura. Reivindican a escritores españoles medievales y clásicos. Admiran a Larra.

-Muestran un afán por renovar literariamente nuestra lengua. Recuperan palabras tradicionales y utilizan arcaísmos. Con el fin de transmitir con claridad sus ideas defienden un estilo antirretórico.

-Modernizan los géneros tradicionales (p. ej.: nivolas).

El Autor

Durante su juventud, Unamuno defendió ideas socialistas y colaboró en la revista “La lucha de clases”. Sus planteamientos cambiaron tras sufrir una profunda crisis religiosa en 1897: abandonó en racionalismo y se acercó a posturas más irracionalistas y espirituales.

Unamuno fue una de las figuras más representativas del Grupo del 98. Su espíritu inconformista, contradictorio y heterodoxo se refleja en sus obras con las que se proponía despertar las conciencias de sus compatriotas.

Los temas que más preocuparon a Unamuno fueron los siguientes:

-El problema de España: Al preguntarse por la esencia de lo español, diferenció entre “historia” e “intrahistoria”. Para Unamuno, el verdadero carácter del pueblo se manifiesta en la intrahistoria. Al principio se ocupó de defender la necesidad de “europeización”, pero más tarde optó por defender la “españolización” de Europa.

-El problema religioso: El ser humano, según Unamuno, siente terror a la nada y desea existir eternamente; por ello, necesita un Dios que garantice su perdurabilidad después de la muerte. Unamuno identifica la necesidad religiosa con el ansia de inmortalidad. Toda su vida fue una lucha entre el deseo de creer y la falta de fe.

-El problema de la identidad: Unamuno distingue entre lo que uno es y lo que uno desea ser. De esta manera identifica el yo profundo con ese yo ideal. La personalidad humana es obra de la imaginación. Equipara a los seres reales con los personajes de ficción y piensa que los de ficción son superiores a los reales porque pueden soslayar la muerte, inevitable para el ser humano.

La novela de Unamuno

El autor renovó el género novelístico y, con el fin de justificar las importantes innovaciones que introdujo, inventó la palabra nivola para denominar su modelo narrativo. Todas sus obras menos “Paz en la guerra” (la primera) se ajustan a este molde.

Este tipo de narrativa se caracteriza por:

-Desnudez narrativa. No aparecen descripciones ni pintura de costumbres.

-Gran importancia del diálogo.

-Presencia de un personaje “agonista” en lucha contra la idea de la muerte.

-Concepción de la novela como un método de conocimiento aplicado a la búsqueda de soluciones frente al ansia de no morir.

-Reinterpretación del concepto de Realismo.

-Estructura abierta, con posibilidad de varias interpretaciones, que exigen la participación de un lector activo en inteligente.

-Anticipo de algunos rasgos de la narrativa contemporánea como el monólogo interior.

Otras novelas del autor, aparte de la que estamos estudiando, fueron “Paz en la guerra”, “Amor y pedagogía”, “Abel Sánchez”, “La tía Tula” y “San Manuel Bueno, mártir”.

Además de la novela, cultivó otros géneros como el ensayo (“En torno al casticismo”, “Vida de Don Quijote y Sancho”, “Del sentimiento trágico de la vida”, “La agonía del cristianismo”, “Por tierras de Portugal y España”, “Andanzas y visiones españolas”,...), la poesía (“Poesías”, “Rosario de sonetos líricos”, “El Cristo de Velázquez”, “Romancero del destierro”, “Cancionero”,...), o el teatro (“La venda”, “Sombras de sueño”, “El otro”, “El hermano Juan”,...).

Análisis de personajes

-Augusto: Protagonista de Niebla. Solitario, despistado y pensador. Su historia comienza cuando se cruza con los ojos de Eugenia, la cual hace que se despierte su amor por todas las mujeres, lo que hará que empiece ver a todas las mujeres guapas e interesantes.

Cuando parece haber conseguido por fin la mano de Eugenia, ésta le abandona por Mauricio unos días antes de su boda, lo que le provoca entrar en una grave depresión que le hará cuestionarse su propia existencia y hasta llegar a plantearse el suicidio. Todo esto desembocará en una discusión con Unamuno, que acabará por quitarle la vida.

-Eugenia: Es la joven de la que se enamorará Augusto. Conocida por algunos personajes como la “pianista”, se dedicaba a impartir clases de piano (cosa que aborrecía) para poder pagar la hipoteca de la casa en la que había nacido. Era una mujer una mujer muy fuerte, luchadora, autónoma y decidida. Era una persona muy atractiva y hermosa. No obstante, a pesar de estas cualidades, al final del libro, al abandonar a Augusto, demuestra ser una persona bastante deplorable.

-Unamuno: Se presenta a sí mismo como “ un señor un poco raro que se dedica a decir verdades que no hacen al caso”. Se incluye en la obra para mantener la famosa discusión con Augusto que acabará con las súplicas por parte de éste para que no le arrebate la vida, ya que Unamuno es su creador.

-ctor: Amigo de Augusto. Con él comparte tertulias y partidas de cartas y de ajedrez. Le aconsejará en sus problemas y dudas respecto al descubrimiento del amor hacia las mujeres.

-Orfeo: Es el perro que se encuentra Augusto en el parque. Al ser un perro, este personaje puede aparentar carecer de importancia, pero no es así, llegando incluso a ser de los personajes con más trascendencia de la obra, como bien podemos comprobar en el epílogo. Gracias a él, han tenido lugar algunos de los monólogos de Augusto más interesantes e importantes.

-Rosario: Es la “inocente” muchacha (que resulta no serlo tanto) que enamora a Augusto tras las negativas de Eugenia, aunque al final acabará dejándola cuando consiga la mano de ésta. No obstante, logrará que el protagonista tenga celos por ella.

-Mauricio: Es el novio de Eugenia. Es un “don Juan” vago, holgazán y descuidado. Conseguirá ponerle las cosas difíciles al protagonista en su anhelo de conseguir la mano de Eugenia.

-Domingo y Liduvina: Son los criados de Augusto y marido y mujer. Se encargarán de aconsejar y ayudar a su amo en materia amorosa.

-Fermín y Ermelinda: Son los tíos de Eugenia. Intentarán emparejarla por todos los medios con Augusto. Fermín se considera un anarquista teórico y felicita continuamente a su sobrina por sus decisiones liberales y autónomas. Ermelinda, sin embargo, es una figura más aspera.

Estructura externa de la obra

La obra se divide en las siguientes partes:

-Prólogo: Supuestamente escrito por Víctor Goti, íntimo amigo de Augusto Pérez (el protagonista de la obra), que como él, es otro personaje de ficción creado por Unamuno.

En este texto se centra principalmente en los motivos por los cuales los escritores emergentes deben ser los que escriban los prólogos a los escritores consagrados, y no al revés, como se venía haciendo por costumbre. Además, admite que el término nivola es invención suya y no del autor, y argumenta que su amigo, Augusto, se suicidó, contradiciendo a Unamuno.

-Post-Prólogo: En un breve espacio, da la alternativa a su “amigo” Víctor Goti, y le contradice.

-Cuerpo: Tiene lugar el desarrollo de la historia a lo largo de treinta y tres capítulos.

-Epílogo: Son los pensamientos del perro, Orfeo, que con el título de “Oración fúnebre por modo de epílogo”, nos cuenta, de una forma entrañable y tierna, todo lo que pasó por la cabeza del animal al descubrir que su amo había muerto.

Estructura interna de la obra

-Primera parte: la realidad textual de quien escribe. Aquí están contenidos el prólogo y el post-prólogo. Aquí se nos presenta, de cierta manera, lo que nos vamos a encontrar en la obra.

-Segunda parte: la realidad textual del protagonista en la narrativa. Están comprendidos los capítulos desde el I al VII. El narrador y los monólogos de Augusto con su perro nos presentan al protagonista y su atmósfera ambigua.

-Tercera parte: la realidad textual de los personajes como entes de ficción. Comprende del capítulo VIII al XXX, abarcando la gran mayoría de la historia, que nos lleva desde que entra por primera vez en casa de Eugenia hasta que es traicionado por ésta con Mauricio. A través de las situaciones descritas en esta parte vamos a ir configurando la realidad textual del protagonista.

-Cuarta parte: la realidad textual del protagonista ante el que escribe. Del capítulo XXXI al XXXIII. Aquí el narrador pasa ser de primera persona, pues Unamuno es introducido en la historia como un personaje más.

-Quinta parte: La realidad textual del que escribe y del protagonista ante el lector. Es el epílogo. Presenta la narración del perro.

Significados de “Niebla

La palabra “niebla” aparece varias veces a lo largo del libro en monólogos y diálogos refiriéndose a la confusión, a la duda, al malestar, que el protagonista tiene en su cabeza a lo largo de la obra.

La “niebla” es la tristeza, la soledad, la burla y la humillación que Unamuno hace soportar a Augusto.

También encontramos esa “niebla” como la definición de esas dudas existenciales que alcanza a tener el protagonista cuando entra en la grave crisis tras el abandono de Eugenia.

Juicio crítico de NIEBLA

Nacido en Bilbao en 1864. Colaborador de la revista “La lucha de clases” y rector de la Universidad de Salamanca. Pertenecía al Grupo del 98. Cultivó la novela, el ensayo, la poesía y el teatro. Introdujo la “nivola” (que fue su modelo narrativo) con esta obra, por lo que se convirtió en una de las más representativas de este autor. Su primera edición fue en 1914 y ha llegado hasta nuestros días como una obra de culto.

Este libro se refiere a los problemas existenciales de Augusto Pérez, quien, abrumado por sus fracasos amorosos quiere suicidarse y al comunicárselo a Unamuno descubre su realidad de ente ficticio y suplica a su creador que no lo mate.

Como explica en la misma obra, se centra mucho más en los diálogos (o monólogos) que en las descripciones, ya sean del paisaje o de los personajes, presentando a personajes con capacidad intelectual para poder concebir largas conversaciones.

Francamente, Unamuno me ha sorprendido, pues yo estaba acostumbrado y algo predispuesto a que las obras de los grandes autores de antaño no me lograran enganchar. Pero esta novela se me ha llegado incluso a hacer amena, ya que crea unos personajes cercanos y entrañables. Nos alegramos o nos entristecemos según lo que les pase a los protagonistas. ¿A quién no le ha emocionado el epílogo?

8