Neurosis

Neurología. Trastornos mentales. Pacientes neuróticos. Diagnóstico. Anomalías. Causas

  • Enviado por: Sil_18
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Ejercicios Resueltos Cálculo Diferencial
Ejercicios Resueltos Cálculo Diferencial
Serie de ejercicios resueltos de Cálculo Diferencial Este curso va ligado al curso actual de Cálculo...
Ver más información

Cálculo Integral
Cálculo Integral
Curso básico de cálculo integral de una sola variable. Se parte desde los conceptos básicos como...
Ver más información

publicidad

INDICE:

Aspectos generales Pág. 1

Definición Pág. 1 y 2

Historia Pág. 2

Diagnóstico Pág. 2

Trastornos generales de la neurosis Pág. 3

Mecanismos de defensa Pág. 3

Causas Pág. 3

Comportamiento de las personas que la sufren Pág. 3 y 4

Cuadro del paciente neurótico Pág. 4

Frecuencia con que se presenta la crisis Pág. 4

Clasificación de las neurosis Pág. 4

Neurosis de angustia Pág. 4 y 5

Neurosis fóbica Pág. 5 y 6

Histeria o neurosis histérica Pág. 6

Neurosis obsesiva Pág. 7

Neurosis hipocondríaca Pág. 7

Neurosis depresiva Pág. 7 y 8

Neurosis neurasténica Pág. 8

Neurosis de despersonalización Pág. 8

Tratamientos generales Pág. 8

Gráficas Pág. 9

Discusión Pág. 10

NEUROSIS

Aún cuando las neurosis se encuentran entre los trastornos más comunes de la practica médica, probablemente ninguna otra entidad clínica es, con tanta frecuencia, tan mal comprendida. En vez de utilizarlo exclusivamente para un grupo especifico de trastornos mentales, la palabra se ha vuelto de uso popular para describir trastornos emocionales de la más diversa naturaleza. Con mucha frecuencia se titula de "neuróticos" a individuos con un comportamiento excéntrico o un poco inestable.

En el presente documento se desarrollará un completo análisis concerniente a uno de los más controvertidos trastornos mentales, conocido como NEUROSIS; se desarrollaran temas básicos para la compresión y difusión de los mismos, con el fin de aclarar y llenar los vacíos e inquietudes que existen hacia el tema.

Trastornos de esta clase afectan de manera fisiológica y psicológicamente a los individuos que presentan este cuadro clínico.

Aspectos generales

A continuación se llevará a cabo el desarrollo del tema nombrado anteriormente tocando tópicos de importancia como lo son la definición, la historia, las clases de neurosis, trastornos generales de la neurosis, etc.

Definición

Las neurosis son episodios de desequilibrio psicológico que se presentan en personas que han alcanzado una función mental relativamente adecuada.

Son trastornos mentales sin una base orgánica demostrable, en los cuales el paciente puede tener un considerable poder de auto observación y una sensación adecuada de la realidad; en ellos lo más común es que no se confundan las experiencias patológicas subjetivas y sus fantasías, con la realidad externa. La conducta puede ser afectada seriamente, aunque es común que se mantenga dentro de límites sociales aceptables; pues la personalidad no está desorganizada.

Típicamente, la conducta neurótica es repetitiva, conduce a una mala adaptación y es insatisfactoria. Funcionalmente, las neurosis son reacciones inadecuadas a las causas de estrés.

En consecuencia, muy a menudo los síntomas incluyen angustia y una exageración o hiperactividad de los mecanismos que el paciente emplea comúnmente para resolver su angustia y el estrés.

Las neurosis pueden ser de tipo recurrente y se manifiestan de la misma forma a través de toda la vida del paciente. Pueden variar de gravedad, desde episodios leves hasta una enfermedad grave e incapacitante, que incluso requiera hospitalización. Neurosis antiguamente quiso decir lleno de nervios.

Di Mascio, (1970) dijo: "Las neurosis son episodios de desequilibrio psicológico que presentan en personas que han alcanzado una función mental relativamente adecuada".

Historia

La neurosis ha cambiado con la evolución de la nomenclatura psiquiátrica.

Su significado literal (lleno de nervios) fue utilizado durante el siglo XIX (diecinueve) como término general para todos los trastornos nerviosos de etiología desconocida.

Los neurólogos del siglo pasado decían que era un mal adoptado por la civilización como una consecuencia de la vida acelerada. Pero la verdad es que la neurosis se conoce desde los tiempos de Hipócrates, en ese entonces se les llamaba hipocondrías relacionándola con la tristeza y la debilidad del enfermo. Se descubrió el sentido de los síntomas neuróticos mediante el estudio y la acertadísima derivación de un caso de histeria.ð

Freud hizo sus observaciones acerca de las bases psicogénicas de la histeria y de los estados obsesivos, él designó a un subgrupo de trastornos mentales con el nombre de psiconeurosis; en la nomenclatura más reciente el término neurosis se emplea exclusivamente para este subgrupo.

Diagnóstico

Las neurosis constituyen siempre un desequilibrio en el nivel individual de adaptación y el individuo sirve como su propia línea de referencia cuando se descubren esos trastornos. La mayor parte de las personas desarrolla hábitos, síntomas menores o inhibiciones que pudieran recordar los signos de una neurosis.

En cualquier momento en que se observen patrones crónicos de mala adaptación que simulen una neurosis, debe tomarse en cuenta la posibilidad de un trastorno de personalidad.

Factores muy importantes para el diagnostico de las neurosis son el examen mental, la historia personal del paciente, la evaluación medica y las observaciones del curso clínico de la enfermedad. Además, las pruebas psicológicas, especialmente el Rorschach, resultan muy útiles para identificar las neurosis y para diferenciarlas de las psicosis y de otros trastornos de base orgánica.

Trastornos generales de las neurosis.

-. Anomalías en la actividad sexual. Los neuróticos manifiestan este tipo de trastornos de un modo predominante, y entre ellos cabe consignar la masturbación, que sólo se considera anormal o patológica cuando es preferida a la satisfacción sexual, y debe entenderse como un síntoma neurótico y no la causa de la enfermedad; la impotencia, que se manifiesta de formas diferentes: impotencia total con falta de erección, que es muy infrecuente, trastornos de la eyaculación, que comprenden la eyaculación precoz, retardada o ausente, y la impotencia orgasmática (denominada frigidez en la mujer), que involucra defectos en la sensibilidad voluptuosa (este tipo es muy frecuente y en general es ignorado por el sujeto).

-. Manifestaciones agresivas. El neurótico manifiesta generalmente un estado de ánimo inestable, contradictorio y con tendencia a la irritabilidad. La agresividad está relacionada con sus perturbaciones a nivel sexual, por lo que el sujeto teme tanto a su propio deseo como a su propia violencia. La agresividad manifiesta distintas modalidades, y así, puede ser: desplazada ( de la madre a todas las mujeres); invertida, sentirá temor en lugar de violencia o agresividad; y autopunitiva, cuando la agresividad es revertida por el neurótico contra sí mismo.

-. Trastornos del sueño. Este tipo de perturbaciones es muy frecuente y está vinculado a la conciliación del sueño, a su continuidad y al tipo de sueño que manifiesta (pesadillas).

-. Astenia. Los estados de fatiga caracterizan a la mayoría de los cuadros neuróticos, y es un síntoma expresivo de la lucha del individuo contra sus impulsos sexuales y agresivos.

-. Trastornos funcionales. Aparecen en el niño pero pueden continuar vigentes durante la vida adulta. Son: enuresis, tartamudez, tics, rubor, etc..

Los mecanismos de defensa.

Estos mecanismos desempeñan un papel en la vida cotidiana de todos; sin embargo, estas defensas, ocasionales en los sujetos normales, se convierten para el individuo neurótico en la ley misma de su organización. Por ejemplo, los mecanismos de proyección, que consisten en atribuir a los demás lo que proviene de uno mismo.

Causas

"Rosenhan, D (1975). Funcionalmente las neurosis son reacciones inadecuadas a las causas del estress".

Se pueden presentar también después de un gran susto o disgusto.

Comportamiento de las personas que sufren de neurosis.

Muy a menudo la enfermedad incluye angustia y una exageración o hiperactividad de los mecanismos que emplea el paciente comúnmente para resolver su angustia y estress; la forma que adoptan los episodios neuróticos, corresponde a la personalidad del individuo que los sufreð

Cuadro clínico del paciente con neurosis

El cuadro clínico puede ser diverso, pero se caracteriza por dolor de cabeza, voluntad débil, perdida de las ganas de trabajar y sueño alterado. Muchos hombres y mujeres que padecen de estos síntomas, realizan su trabajo diario y cuando acuden al médico no se les encuentra lesión alguna. La personalidad mental de los neuróticos sufre una serie de reacciones nerviosas muchas veces silenciosas, suscitadas por el ambiente que lo rodea.

Frecuencia con que se presentan las crisis

Los episodios neuróticos aparecen más frecuentemente entre los 25 y los 45 años y, con excepción de las neurosis hipocondríacas, siguen aumentando hasta los 60 años de edad.

Aunque los síntomas neuróticos son raros durante la niñez, algunos rasgos de personalidad asociados con neurosis adultas pueden ser identificadas durante la pubertad.

Las mujeres parecen ser mas susceptibles a los rasgos histéricos y a las neurosis depresivas.

"En 1973, Kolb, realizó estudios que indicaron que la neurosis de angustia y las neurosis depresivas juntas constituyen más del 80% de los episodios neuróticos que se ven en la práctica médica general"

Clasificación de las neurosis

" Ya es hora de reconocer la real clasificación de las neurosis, teniendo en cuanta todos y cada uno de los síntomas para no equivocarnos, pues la verdad en que son ocho los tipos de neurosis que hoy afectan al mundo" (Reich, P y Kelly, M, Medicina interna de Harrison, 1971)

Existen varios tipos de neurosis, dentro de estas hay ocho principales.

  • Neurosis de angustia.

Se caracteriza por las manifestaciones de una angustia permanente. Comprende elementos somáticos y psíquicos, con un predominio fundamental de la angustia física. Entre los elementos somáticos se evidencian síntomas respiratorios (ahogos, afonías, etc.), síntomas cardiovasculares (taquicardia, palpitaciones, etc.), síntomas digestivos (vómitos, diarreas, espasmos gástricos, constricción faringes, etc.)síntomas urinarios (poliuria, etc.), síntomas neuromusculares (temblores, dolores pseudorreumáticos, etc.), síntomas sensitivos o cutáneos (crisis de prurito, cefaleas, zumbidos de los oídos, etc.)

Entre los síntomas psíquicos podemos citar la peyoración imaginaria de la existencia (la angustia produce sentimientos paralizadores y pesimistas); la espera de un peligro (lamentaciones, presentimientos, amenazas, etc.), el ansioso está atrapado por el peligra que experimenta, desposeído de sus facultades de análisis y de control, sin poder apartarse de la terrible situación que le fascina.

Causas. Freud indicó una diferencia entre las neurosis de angustia <<actuales>>, debidas a trastornos energéticos actuales, y las neurosis de transfert, determinadas por complejos inconscientes infantiles. Entre las causas de esta enfermedad se hallan los factores de la represión libidinosa y el complejo de culpa, la represión y las situaciones frustrantes de separación y abandono.

Tratamiento. Implica una combinación de métodos psicológicos y fisiológicos. La psicoterapia es una terapéutica de reforma de <<Yo>>, a partir de la comprensión del estado permanente de angustia. La terapéutica sedante incluye medicamentos tranquilizantes, curas de sueño y relajación.

  • Neurosis fóbica.

Se caracteriza por la sistematización y desplazamiento de la angustia sobre un objeto o una situación, que se transforman en terroríficos. La fobia es un medio específico intenso que proyecta el estímulo hacia el exterior para disminuir la sensación de angustia. Los temas fóbicos más frecuentes son la agorafobia (fobia o temor a los espacios descubiertos), la claustrofobia (fobia a los espacios cerrados), etc. En las fobias del adulto, la angustia es provocada por el espacio, que involucra los temores fundamentales: vértigo fóbico (miedo a los ascensores, montañas, etc.); miedo a la oscuridad; miedo a la muchedumbre (miedo de hablar en público, etc.); miedo de los medios de transporte (miedo del tren, avión, etc.); miedo a los animales, etc.

Todos estos aspectos y temas tienen como finalidad desplazar la angustia valiéndose para ello del pretexto del objeto fóbico. El individuo organiza así distintas conductas fóbicas: de evitación, que consiste en evitar el objeto que le atemoriza; de tranquilización: el sujeto procura no estar solo o acompañarse de objetos que le proporcionan seguridad.

El individuo fóbico está en una continua alerta para descubrir los peligros que presupone en el ambiente que le rodea, y organiza actitudes de huida, que pueden ser pasivas: inhibición, timidez con el otro sexo, indecisión o directamente rechazo total del contacto con los demás; y activas o de comportamiento desafiante, en las que el sujeto procura mantenerse continuamente ocupado. La vida sexual del fóbico está dominada por una complicada inhibición.

Tratamiento. El tratamiento del neurosis fóbica consiste en el psicoanálisis clásico, que puede llevar al fóbico a enfrentarse con sus temores para analizarlos y resolverlos. El pronóstico en este sentido es bueno. Asimismo suelen aplicarse psicoterapias sintomáticas, dirigidas al descondicionamiento, y también puede recurrirse a una medicación antidepresiva.

  • Histeria o neurosis histérica.

La histeria es un tipo de neurosis que se caracteriza por la hiperexpresividad somática de las ideas, la imágenes y los afectos inconscientes. Freud la denominó histeria de conversión, precisamente por la conversación somática de los conflictos inconscientes.

El carácter histérico. Las manifestaciones histéricas (espasmos: imposibilidad de tragar, urinarios, genitales; algias, dolores sintomáticos; y los trastornos generales: edemas, urticarias, anorexia, etc.) aparecen en la superficie del cuerpo del sujeto, y su carácter evidencia tres aspectos: la sugestibilidad, es decir, es un individuo plástico, sin fijarse a una identidad personal firme; la mitomanía, ya que el histérico fabula, fantasea y es un comediante que está ofreciendo un continuo espectáculo; y las alteraciones sexuales, es decir, su insatisfacción sexual, como el <<donjuanismo>> y el <<mesalinismo>>, que suelen ocultare impotencia, frigidez o perversiones.

La escuela psicoanalítica aporta características fundamentales del carácter histérico: la inconsistencia de la persona, la represión amnésica de los acontecimientos reales y la falsificación de la existencia. Se distinguen dos tipos de histeria:

1) De tipo conversivo, en la cual los síntomas incluyen a los sistemas neuromusculares y sensoriales.

    2) De tipo disociativo, en la cual aparecen los trastornos de la conciencia. En algunos casos se tiene la impresión de que el paciente obtiene beneficios a partir de su estado de incapacidad lo cual lo lleva a confundir la enfermedad con la simulación. Los síntomas principales de las neurosis histéricas no están bajo el control consciente del paciente, así la verdadera simulación puede llegar a ser una manifestación de un trastorno de personalidad. Se ha comprobado que en algunos casos, los pacientes presentan alucinaciones visuales, aisladas no acompañadas de pensamientos falsos?. El tipo de histeria de conversión presenta una enorme variedad de síntomas difusos, como parálisis motora o ceguera, trastornos del sistema nervioso, incluyendo temblores y parálisis localizadas, parestesias y estados variables de crisis de tipo epiléptico. Los estados disociativos surgen por la repentina emergencia del estado consciente de impulsos destructivos primarios; esos estados se presentan con cierta frecuencia después de que los pacientes han cometido un acto violento y llegan a constituir problemas en el juicio.

Tratamiento. Involucra un psicoanálisis que permitirá al histérico una toma de conciencia terapéutica. Además, existen terapias alternativas entre las que se has experimentado el narcoanálisis, las curas de sueño y el hipnotismo, seguidas de una psicoterapia que tiene como objetivo primordial limitar las ambiciones del histérico y mejorar su conducta.

  • Neurosis obsesiva.

La neurosis obsesiva está definida por el carácter forzado (compulsivo) de las ideas, los sentimientos o las conductas, que se imponen al sujeto y que le obligan a una lucha inextinguible, sin que el propio sujeto deje de considerar irrisorio ese comportamiento incoercible.

Los síntomas. Pueden clasificarse en los cuatro apartados siguientes: pensamiento compulsivo (le invaden ideas obsesivas que se le imponen a sus pesar; actividad compulsiva (tendencia los actos impulsivos, agresivos); ritos del pensamiento mágico (realiza actos repetitivos de carácter simbólico); y psicastenia, es decir, astenia psíquica, agotamiento producto de una lucha agoradora. Estos cuatro elementos de denomina obsesión, ya que el enfermo se atrapa a sí mismo con sus propias defensas.

Carácter obsesivo. Presenta una fisonomía muy particular: tendencia a crisis morales de conciencia, tendencia a la abulia y la duda, timidez frente al contacto social, disposición al autoanálisis y la introspección, trastornos de la sexualidad e, incluso, alteraciones psicomotoras como la tartamudez, los tics, etc.

Tratamiento. El tratamiento de este tipo de neurosis presenta, según sea su tipo, deferentes posibilidades, El psicoanálisis se convierte en algo especialmente largo y complicado aunque es teóricamente adecuado. Esto es así, porque el obsesivo tiene una compulsiva tendencia a racionalizarlo todo y a erguirse en contra de la transferencia, del mismo modo en que lo hace respecto a cualquier otro tipo de emoción. La quimioterapia ha producido resultados regulares, con la administración de tranquilizantes y neurolépticos. La asociación de la fisioterapia y la quimioterapia se le aliviar los fatigosos trastornos de los obsesivos.

  • Neurosis hipocondríaca.

Esta clase de neurosis aparece en varias formas a través de diferentes trastornos psiquiátricos. Puede llegar a convertir a la enfermedad en una expresión de sentimiento de culpa. Los síntomas expresan tanto su angustia como una parte de auto castigo y llevan al paciente a un aislamiento total de naturaleza inmadura en el cual buscan obtener una gran protección y un cuidado exagerado. En este caso se le debe informar al paciente sobre la situación neurológica que padece, para estimular su angustia con ayuda de especialistas y en algunos casos para que en sus episodios neuróticos exista un aislamiento entre el médico y el paciente; pues eso constituye un importante elemento de apoyo.

  • Neurosis depresivas.

En este tipo de neurosis se presenta una reacción excesiva de depresión cuando ocurre un conflicto, sobre todo alguna perdida emocional. Las reacciones se caracterizan por una perdida de auto estimación, aparición de impulsos inhibitorios o de agresividad y distanciamiento de algunas personas. En los estados de depresión se expresa cierto grado de hostilidad por que esta agresividad hace sentir a la otra persona inútil, incapaz de agradar y rechazada.

  • Neurosis neurasténica.

Este trastorno se caracteriza por debilidad, fatigabilidad y sentimiento de encontrarse exhausto. Es muy común que existan depresión y sentimientos de autodesprecio. "La neurosis neurasténica es frecuente en la adolescencia tardía." (Feldman, R, 1998, pp. 406) Puede aparecer también a continuación de un episodio psicótico agudo.

  • Neurosis de despersonalización.

Aquí los síntomas dominantes son sentimientos de irrealidad y de extrañeza hacia si mismo, hacia su cuerpo y hacia el ambiente. En algunos casos se encuentra asociada con las primeras etapas de una reacción esquizofrénica. Los síntomas de esta neurosis recuerdan algunos trastornos neurológicos que afectan a los lóbulos temporal y parietal.

  • Tratamientos en general para todas los tipos de neurosis.

Cuando no son tan graves las neurosis deben ser tratadas por el médico general, de lo contrario en casos de trastorno grave esta indicada una hospitalización y la atención de un psiquiatra. Un método apropiado es la psicoterapia ya que el hecho de llegar a conocer y a comprender la influencia que algunos acontecimientos de su vida pasada, no muy aclarados, han tenido sobre la personalidad del paciente un importante resultado, le da a éste una oportunidad para desarrollar soluciones más flexibles y maduras frente a los conflictos que se le presentan. En el caso de la neurosis de ansiedad, la neurosis fóbica, neurosis neurasténica y en algunos casos de neurosis hipocondríaca es necesaria la intervención de agentes farmacológicos, como por ejemplo las fenotiazinas. Es aconsejable administrar medicamentos por unos días y luego descontinuarlos para saber si son efectivos; lo grave de que estos pacientes consuman medicamentos durante largos periodos es que pueden crear una dependencia a ellos, a demás que si se le formulan benzodiazepinas pueden aparecer síndromes convulsivos. La terapia situacional ha resultado efectiva para el tratamiento de neurosis monosintomáticas, especialmente las de tipo fóbico.

El método de persuasión, que convenciendo al paciente de que su enfermedad no es grave puede curarse. Muchos otros casos solo pueden curarse con un cambio de ambiente, descanso y un régimen de comidas apropiado. El aire libre, paseos que no ocasionen fatiga y acostarse temprano, son métodos muy saludables.

Neurosis

En un estudio realizado en la ciudad de Ohio en los Estados Unidos se vio la calidad de los resultados entre las terapias de grupo, de familia y las individuales.

Neurosis

En Colombia se han realizado diferentes estudios a nivel psiquiátrico con el fin de conocer cuales son los tipos de neurosis que más padecen los Colombianos, el último realizado arrojó los siguientes resultados.

Discusión.

El anterior documento nos ha aclarado todas las inquietudes referentes al tema de la enfermedad neurológica denominada Neurosis.

Con la investigación realizada a lo largo del semestre por el grupo de trabajo, se descubrieron cosas nunca imaginadas para una enfermedad tan nombrada y en realidad tan poco conocida por la sociedad en general.

Es importante conocer los síntomas ya que cualquier persona puede padecerla sin ni siquiera imaginarlo; para darle el tratamiento debido a tiempo.