Neurosis Traumática

Psicología. Neurología. Psicología científica. Trauma psicológico. Estrés post traumático. Ciencias de la salud. Represión. Paradigma

  • Enviado por: Mlqu
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 2 páginas
publicidad

Para describir a la Neurosis Traumática, actualmente conocida como stress Post traumático, esta vez no haré un abordaje descriptivo, si no más bien desde la dinámica psíquica del sujeto, hablaré de la formación del trauma y la búsqueda espontánea del aparato psíquico para elaborar el mismo y sobre todo, hablaremos de uno de los conceptos clave en la psicología de las neurosis: LA REPRESIÓN. Freud en su Obra “Más allá del Principio del Placer”, describe a la etiología (origen) de este cuadro tomando como PARADIGMA del mismo al factor sorpresa. Imaginemos que nos encontramos en un aula tomando una clase interesante, el profesor en el pizarrón explica un concepto, de pronto a lo lejos se escuchan gritos ensordecedores, suena el celular del profesor a quien vemos atenderlo, escuchar a su interlocutor, colgar la comunicación, con rostro pálido nos mira y nos dice: “Alumnos: hay un león suelto en este piso del edificio, guardemos la calma, puede q los rasguños que escuchamos en la puerta provengan del animal q quiere entrar”. Este aviso, esta señal de alarma ante el peligro, prepara al aparato psíquico para ACTUAR en una posible defensa, es decir nuestro instinto de autoconservación actuará en consecuencia previniendo la posible conducta del animal de presentarse en el aula. Algunos alumnos entrarán en pánico gritando, es decir descargando el pánico q los invade, otros tendrán calma pues confían q alguien vendrá a resolver la situación, otros se desmayarán, otros se petrificarán, otros alumnos con total frialdad tendrán manejo de la situación y lideraran un plan en caso de entrar el león, es decir el alerta ha permitido manejar la angustia. ¿Pero que pasa cuando no hemos sido avisados de este peligro? ¿qué ocurre cuando una situación límite, inmanejable irrumpe ante nosotros sin permitirnos preparar la angustia ante el peligro?. Freud pone de ejemplo a las personas que han padecido guerras (neurosis de guerra), incluye a los soldados (algunos de sus pacientes), quienes nunca pensaron encontrarse con una situación aún más impresionantemente desgarradora de lo que imaginaron, o a quienes sufrieron accidentes súbitos, o atentados contra su integridad ¿por qué siempre esos episodios irrumpen en sus sueños de una manera tan vívida, tan actual?. Durante la vigilia los pensamientos concientes, es decir los que ocupan nuestra atención en determinado momento no son los únicos que ocupan nuestra mente, me refiero a que existen los pensamientos paralelos no concientes ó preconcientes (recuerdos, preocupaciones, planes, etc.) que se encuentran en nuestra memoria inmediata pero que no irrumpen en nuestra conciencia porque en ese momento nosotros vehiculizamos nuestro pensamiento hacia lo que nos interesa. Ya localizados los pensamientos paralelos podemos también localizar a la situación traumática formando parte de ellos, es decir son pensamientos latentes, ante los cuales un mecanismo defensivo propio de nuestro aparato psíquico llamado represión, ha colocado un muro, impidiéndoles el paso, impidiéndoles formar parte de los pensamientos concientes ya que de ser así, el costo sería muy grande: llantos, sentimientos de angustia infinitos, es decir un enjambre de sensaciones displacenteras e indescriptibles, imposibles de poner en palabras por lo tanto inmanejables debido a que la angustia no preparó a nuestro aparato psíquico para afrontar aquella situación, si no que primero vino la situación y después la angustia, y es por eso que la angustia queda así anexada, encadenada a este recuerdo, por tal motivo LA REPRESIÓN impide su paso a la conciencia. Pero esto no termina allí, que el recuerdo haya sido reprimido (conciente o inconcientemente) no quiere decir que no exista una lucha, es decir que el stress, la angustia de ese recuerdo no pugne por una descarga, en algunos casos la descarga se realizará “camuflada” en forma de sueños, lapsus, actos fallidos, acciones sintomáticas, síntomas (fobias, panick attack, etc.). Recuerdo el caso de una amiga muy mayor Holandesa que ocupaba un alto cargo en la embajada de su país, ella había vivido la segunda guerra mundial y al escuchar el sonido de un helicóptero se escondía debajo de la mesa sin importar en donde se encontrara en ese momento: una reunión en su casa o en la Embajada. Contaba que siendo ella pequeña en su escuela sufrió un bombardeo y vió morir a sus amigos y profesores ante sus ojos estando ella escondida y protegida debajo de la mesa. Aquí en este caso puntual observamos como el PENSAMIENTO PARALELO NO CONCIENTE, que pugna por una descarga conciente, la logra, cuando un estímulo externo encadenado a este recuerdo (sonido de helicóptero) actúa como disparador y sitúa al sujeto en la situación traumática, así ella la reactualiza una y otra vez reviviéndola, buscando elaborarla, es decir dándole un sentido, pero no siempre lo consigue porque el trauma y lo que éste significa difícilmente encuentre las palabras adecuadas para ser recordado, repetido y elaborado, pasando así solo a ser un recuerdo doloroso.

..Mas la expresión traumática no tiene otro sentido que ese, el económico. La aplicamos a una vivencia que en un breve lapso provoca en la vida anímica un exceso tal en la intensidad (factor económico) de estímulo que su tramitación o finiquitación por las vías habituales y normales fracasa, de donde por fuerza resultan trastornos duraderos para la economía energética. (definición de trauma)

La fijación al Trauma, Lo Inconsciente

Sigmund Freud

(1915-1918)