Neoliberalismo económico, político y social

Liberalismo. Globalización

  • Enviado por: silver
  • Idioma: castellano
  • País: Nicaragua Nicaragua
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


“SALVESE QUIEN PUEDA”

El neoliberalismo es el movimiento basado en el liberalismo, mediante el cual se le concede al Estado un limitado poder de intervención en los asuntos jurídicos y económicos de un país. Dicho modelo liberalista se fundamenta principalmente en la hegemonización de las políticas económicas y sociales por medio del capital.

Además, va unido a lo que se denomina `globalización', aunque teóricamente son dos cosas distintas, en la práctica, resulta difícil separar ambos aspectos.

Todos sus esfuerzos van dirigidos a toda una visión unitaria del mundo a nivel económico, ecológico, político, social, cultural, religioso y a nivel represivo (militar-policiaco).

Sus puntos clave son:

  • A Nivel Económico

  • El Neoliberalismo se caracteriza por la utilización de un mercado libre que según dicho modelo actúa como una institución perfecta, capaz de generar por sí misma un crecimiento armónico y equilibrado, con la condición de que no se intervenga en él. Por consiguiente, tanto políticas económicas de planificación o intervensionismo de mercado, como lo es el `Estado de Bienestar', son consideradas por el neoliberalismo economías intervensionistas que tienen como fin, la perturbación en el mercado.

    Desde la perspectiva neoliberalista, dicho mercado posee suficientes y perfectos mecanismos para auto-regularse. La ley de la oferta y la demanda es uno de estos mecanismos que se rigen por si mismos sin la necesidad de algún intervención “artificial”.

    La estrategia neoliberalista abarca varios puntos, tales como:

  • La privatización: intentado eliminar las deficiencias de las empresas públicas con el objetivo de proponer un mayor interés de desarrollo productivo. El sector privado llega a ser el dominante.

  • Restaurar los precios de mercado en las utilidades: intentando estimular a los productores a animarse producir mas.

  • La liberación total del comercio exterior.

  • La configuración de un sistema jurídico: que proteja y garantice eficazmente la propiedad y los beneficios del esfuerzo empresarial, con cargas fiscales escasas.

  • Reducción del Estado: buscando disminuir su intervención en los medios de producción, con la única finalidad de cumplir las “reglas del juego”.

  • Ante lo anterior se proponen lo siguientes resultados:

  • Implantación de Planes de Ajuste Estructural (PAE), por medio de organismos supranacionales(FMI, BM, etc...) con políticas normalmente de corte monetarista y macroestructural.

  • Recortes de presupuestos en el área de política social que afectan principalmente a todas las poblaciones de bajos recursos.

  • Implementación masiva de tecnología de punta para un capital constante.

  • Fuertes contradicciones sociales que abarcan mayores riquezas en los sectores privilegiados y a la ves el aumento de miseria y marginación en los sectores pobres.

  • A Nivel Político

  • La estrategia neoliberalista se apodera sobre todo en donde lo político se halla en franca crisis. Esto es, donde existe una democracia representativa que no representa a casi nadie y no cumple durante la práctica las soluciones a los problemas de las necesidades básicas del pueblo, más bien solo se plantean y se prometen en la campaña electoral con el objetivo de conseguir votos. Pero ante su deficiencia, la democracia representativa sigue siendo funcional al sistema neoliberal, ya que garantiza y legitima los privilegios de los poderosos, excluyendo “democráticamente” a las mayorías populares.

  • A Nivel Simbólico

  • La libre competencia es una de las características del neoliberalismo, y esta se puede difundir a través de la propaganda y es aquí donde entran en juego los medios de comunicación, quienes buscan ampliar dicho pensamiento a la sociedad buscando que esta sea parte del sistema neoliberal. Las ideologías neoliberales se transmiten de forma inconsciente, pero con el apoyo de apariencias que abarcan mayor entretenimiento para poder disfrutarlas y practicarlas.

    Después de la caída de los bloques, “la guerra ideológica” se ha vuelto mas intensificante pero con elementos “satanizados” que llegan a ser el extremo de la libre competencia. Dentro de estos se encuentran la corrupción, el narcotráfico y ciertos gobernantes de países tiránicos.

    A nivel religioso, nos encontramos con el fenómeno del pentecostalismo, que dice ser funcional al sistema en cuanto apunta a soluciones inmediatistas, apolitizadas y evasionistas con el objetivo de que los productores se orienten sin planificación alguna para sus negocios dejando aparte lo que pasaría a largo plazo. Sin embargo, existen ciertas posibilidades de que el cristiano no se rija por el sistema y sí por su espiritualidad ante Dios:

  • El reto fundamental sigue siendo el reto de la pobreza y de la opresión, de modo que un seguidor de Jesús será necesariamente alguien conflictivo y rebelde en contra de todo el orden neoliberal que margina a la mayoría de la gente. Su función se promueve a través de la Iglesia, la cuál deberá instruir a sus congregantes para oponerse a tales deficiencias.

  • Necesitamos aprender a contemplar la realidad en sentido espiritual. Esto se logra principalmente por medio de la justicia, la cuál debe ser una práctica común y cotidiana. La tarea espiritual es entonces la de la vigilancia, la cuál nos otorga un análisis mas claro y profundo sobre la detección de aquellas fallas que presente el sistema neoliberal, y que por medio de acciones podamos reparar.

  • El comportamiento del cristiano, esta claro que no debe ser evasionista, o sea que no debe sentirse afuera de este mundo, sino que debe estar buscando nuevas alternativas que en cierto modo ayuden al desarrollo de la sociedad equitativamente. El tener una imaginación alternativa, nos permite idearnos mini-proyectos utópicos, pero en cierta forma realizables con la intención de fortalecerlos vida formando redes cada ves mas amplias y a la ves productivas.

  • Si la globalización neoliberal emplea varias estrategias de penetración en las economías y las conciencias, tenemos que aprender a formular estrategias (permanentemente evaluadas y contrastadas con un diagnóstico y pronóstico de la realidad) de sobrevivencia y alcance.

  • Estamos llamados a la experiencia de Dios, que implica una enorme lucha interior y una paciente lucha política. Por medio de nuestra espiritualidad cristiana, debemos ser realistas y transformadores.

  • Está claro aquí ¡nos salvamos todo juntos o no se salva nadie!. A través de la experiencia, la sociedad deberá trabajar en conjunto, sin descuidar planteamientos más generales-estratégicos. Así el trabajo micro, debe ser tan crítico, autogestionario y alternativo cuanto podamos. El reto dentro de esta lucha será estimular a los mas oprimidos para invitarlos a trabajar en conjunto por medio de experiencias concretas que lleguen a ser compartidas y tener la idea de lo que es capaz el neoliberalismo.

  • Esta experiencias concretas, deben crear un ámbito de moralización colectiva, de participación alegre, de rompimiento de esquemas hechos, de inteligencia y creatividad alternativas a la metodología del sistema establecido. Sin embargo, talvez los resultados de dichos esfuerzos sean tan positivos pero ayuda a constatar evidentemente la posibilidad de hacer las cosas de una manera distinta y grupalmente, evitando caer en la misma trampa.

    Todo esto va dirigido y reflejado en el tipo de espiritualidad cristiana, por el cuál debemos sentirnos sujetos actuantes, transformantes, creadores, originales, alternativos al mismo tipo de ideología. El compartir ser parte del sujeto, aporta a la disminución la estrategia neoliberalista

  • Otra espiritualidad cristiana, será la de la corporalidad, de la materialidad. Debemos explotar potencialmente nuestro cuerpo, especialmente a través de prácticas de tipo oriental. Se ora con el cuerpo y desde él, no en contra de él. Para difundir nuestra mentalidad debe haber cierta explosión de conciencia. Conciencia, cuerpo y comunicación consisten en la búsqueda de un sentido unitario a la existencia humana.

  • La humildad constituye una característica de la espiritualidad cristiana. Por medio de esta, experimentamos lo que viven los demás, y nos sentimos marginados a la ves. Al ingresar a su mentalidad podemos edificar sus esfuerzos para el beneficio de los otros. La humildad es ser realistas y pensar también en lo posible. El soñar y el ser realista son dos elementos complementarios. Sin embargo, si no soñamos y no construimos utopías alcanzables, terminaremos en un cinismo autodestructivo. Además, si no ponemos “los pies sobre la tierra”, estamos evadiéndonos a reconocer un mundo mejor y productivo.

  • Entonces, debemos reconocer que con la ayuda de ambos elementos se podrán establecer un nuevo avance en la sociedad.

    El ser humilde es conocer y conocerse. Nunca debemos estar satisfechos por lo que hacemos cada día, mas bien debemos instruirnos a realizar mayor cantidad de obras y no repetir las mismas de siempre. Para esto necesitamos mucho coraje.

  • La implementación de un espiritualidad socrática o mayéutica. Se trata de acompañar críticamente al pueblo, posibilitando que las soluciones vayan brotando de ellas y ellos mismos, desde abajo.

  • La base de cualquier pastoral liberadora se apoya en esto, en evidenciar que el oprimido es gente, es persona humana, que vale, y es capaz de hacer cosas positivas. Por ejemplo, si alguna persona que se ha sentido negada y excluida en la sociedad, encuentra de repente que es acogido, valorado, comprendido, tal vez brote de él ese entusiasmo por seguir adelante y la lucha por superarse ante lo peor.

    La autoestima colectiva presenta un gran valor. Se trata básicamente de que política, económica, política y culturalmente seamos sujetos de nuestras propias vidas e historia. Por medio de nuestras acciones, lograremos superarnos y con la ayuda de los otros también creceremos.

    Ante lo mencionado, podemos concluir que todo esta inclinado a un mismo punto, pero si lo logramos ver de diferentes perspectivas comprobamos que todo sigue siendo lo mismo, y lo mismo sucede si empezamos de lo general a lo detallado.

    Es tarea del lector entonces, criticarse sobre que medidas o alternativas se pueden proponer para luchar contra el sistema, aún siendo estas un poco pequeñas unitariamente, pero en colectivo conforma una gran propuesta para contrarrestar el movimiento. De otra forma, nunca tendremos la oportunidad de clarificar los errores que presenta el sistema, mas bien nos terminara capturando y siendo parte de sus planes inconscientemente.

    Habrá que aprender a dejar que las cosas surjan, creer en la espontaneidad y la libertad creativa.

    Opinión Personal

    Uno de los temas que tocamos durante el seminario, fue el de los 4 tipos de fe que existen en la sociedad.

    Todos poseen ventajas y desventajas, ya que dirigen sus esfuerzos a ciertos aspectos como por ejemplo el fanatismo mundial al cual basta vivir una vida religiosa sin tomar en cuenta la realidad del país. El reduccionismo deja la fe en dependencia de lo político, los pobres son los únicos que buscan la liberación sin el apoyo de los más privilegiados. También se encuentra el moralismo ingenuo, al que todo esta regido por normas, hay mucha evasión para ser creativos o buscar vías alternas que mejoren la realidad en que vivimos.

    Sin embargo, creo que un realismo perfeccionado sería una buena solución a la crisis capitalista en que vivimos, ya que con la propia fe operativa complementada con un tecnocratismo sólido, la sociedad puede evitar las exigencias del sistema neoliberal. Al ser tecnócratas, tenemos la habilidad de encontrar aquellas fallas dentro del sistema que lo hacen vulnerable, y todo esto se logra por medio de un espíritu contemplativo y analítico sobre la realidad que día a día se esta dando.

    Para derrotar a la marginación y a la miseria, debemos concienciar a los más oprimidos que aunque se encuentren en difíciles momentos, no deben dejarse acostumbrar a ser inútiles, más bien, deben acoplarse a un trabajo colectivo y utópico que logre mayores esfuerzos.

    Es curioso saber que el sistema neoliberal esta lleno de puras apariencias que llevan a sus presas a confiar en él sin haberlo antes analizado desde las propias experiencias que viven los que son parte de él. El mundo en plena globalización no quiere decir que seamos todos uniformes, sino que debemos imponer nuestra razón para ser mejores equitativamente.

    Entre mayor pobreza halla el sistema se va a ampliar más. Pero la humanidad dentro de éste es como la nada y la herramienta para su expansión.