Neoliberalismo e intervencionismo

Doctrinas económicas. Desarrollo económico latinoamericano. Economía colombiana. Monetarismo. Modelo neoliberal. Capitalismo clientelista

  • Enviado por: Miguel Angel Bustos Uribe
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 5 páginas
publicidad

Neoliberalismo e intervencionismo: sus fuentes y razones

A través del tiempo hemos podido observar como el neoliberalismo y el intervencionismo han estado presente en la política y economía, de importantes países de Europa, Norteamérica y Asia. También conoceremos como se presentó este fenómeno en Latinoamérica y las particularidades del caso colombiano, cuyo modelo en esta década muestra una distancia grande del modelo neoliberal, mientras sus problemas lo acercan a los dilemas y sin salidas del intervencionismo, en un contexto que requeriría otras fórmulas para hacer posible la paz.

Es interesante conocer como el liberalismo y el intervencionismo surge y cuales eran sus intereses. El liberalismo defendía la libertad política y económica contra las barreras feudales a la movilidad de hombres, de capital y de mercancías, la imposición de tributos en forma despótica, sin representación de los contribuyentes, y los gastos desaforados de las monarquías. También el liberalismo luchó contra los poderes de los gremios artesanales, que entendió como rezagos feudales.

A su vez, el intervencionismo estatal surgió con las guerras y como estrategia

para acelerar el desarrollo capitalista en países como Alemania, Francia y los Estados Unidos durante el siglo XIX, aplicando aranceles altos a los competidores de otros países y favoreciendo los negocios domésticos con los contratos públicos.

Durante el siglo veinte se consolidaron las grandes corporaciones o sociedades anónimas, los sindicatos y los gobiernos fuertes de pretensiones imperiales. La gran depresión trajo consigo la intervención estatal. El corporativismo liberal entró entonces en problemas porque conducía a inflaciones altas con estancamiento económico, especialmente cuando los salarios reales subían como resultado de condiciones de pleno empleo creadas por el gasto público y el exceso monetario. La alta tributación reducía aún más la rentabilidad privada. La deuda pública reciente tendía a elevar la tasa de interés y a frenar el desarrollo del sector privado. Los intereses creados de sindicatos políticos hacían retroceder la eficiencia y hacían contraproductivo el gasto público.

El resurgimiento del monetarismo y el llamado neoliberalismo vino a enfrentar esta situación.

El neoliberalismo como tal tiene como ideólogos a Von Mises y Hayek quienes hicieron una devastadora crítica al comunismo y al creciente papel jugado por el Estado en las economías occidentales por su menoscabo de la libertad individual y de empresa a nombre de fines sociales. Ellos predijeron que se daría un deterioro de la democracia y, al mismo tiempo, una pérdida de eficiencia económica por la creciente politización de las medidas económicas y de la misma producción estatizada. El neoliberalismo es de nuevo una defensa del individualismo frente al colectivo que no tiene por qué someterlo. El neoliberalismo consiste entonces en un retorno al liberalismo más restrictivo que se dio en la Europa de la segunda mitad del siglo XIX donde prima más el criterio del mérito (a cada factor su productividad) que el de satisfacer las necesidades de la población o promover la igualdad de oportunidades) por parte del Estado para asignar el producto.

Existen grandes y variadas paradojas en este proceso de creciente liberalización de las economías del mundo, acelerado por la caída del muro de Berlín y el éxito de la apertura de la gran China. Una, que los, que más se beneficiaron de la liberalización comercial fueron el Japón y los dragones que practican una intensa intervención estatal, sobre todo crédito barato y abundante, para apoyar sus ofensivas exportadoras. Otra paradoja es que el impulsor del neoliberalismo, los Estados Unidos, se prestó a producir un déficit comercial crónico que obligó a cientos de sus industrias a reestructurarse, lo que agudizó su desempleo por un tiempo y redujo los salarios reales, acelerando la aplicación de los cambios tecnológicos y purgándose de tal manera que ahora está en mejores condiciones que todos sus rivales, en particular de los europeos que se debaten en el estancamiento y no quieren practicar políticas monetarias expansionistas ni pueden reestructurares dejando de lado la política distributiva de ingresos y salarios.

Ahora conoceremos el caso de América Latina, el keynesianismo obtuvo una aceptación muy grande porque era muy compatible con la cultura del continente de fuerte centralismo político, escasa disciplina de ahorro y de trabajo y de anticapitalismo.

El intervencionismo funcionó bastante bien entre 1950 y 1970, hasta que la creciente inflación generó inestabilidad, inflación y estancamiento por doquier. Este intervencionismo fue poco progresivo porque eventual mente indujo el letargo tecnológico de las empresas o sea la paralización de las fuerzas productivas; tampoco incentivó la libertad política pues estuvo signado por la continuidad de un fuerte poder central que es el que "interviene" con su característica arbitrariedad en el reparto de prebendas y sacrificios. En vez de que la redistribución fuera con base en impuestos y se transparentaran las transferencias entre grupos sociales, se hizo con inflación surgida del financiamiento con emisión del gobierno y del crédito que otorgó subsidios a actividades agrícolas e industriales y sobre todo de un gasto público en clientelas políticas, en forma oculta para la opinión pública. La inflación, a su vez, le hizo perder eficiencia adicional a la economía al nublar as señales de precios de los mercados e inducir decisiones equivocadas de inversión y de ahorro.

El intervencionismo licuó las rentas de los sectores agroexportadores a favor de importaciones baratas para la industria, revaluando la tasa de cambio real mediante la inflación y el retardo en ajustar la devaluación acordemente aunque este no fue el caso colombiano. Ello condujo a caídas de las exportaciones y a déficit en cuentas corrientes gigantescos, al racionamiento de una amplia gama de bienes, seguido de hiperdevaluaciones, a un estancamiento tecnológico grande y a una pérdida de eficiencia y por tanto de competitividad internacional. Quizás la falla mayor haya sido el aislamiento internacional pues ha podido conceder crédito subsidiado sólo a las industrias que exportaran exitosamente y hubiera llegado tan lejos como llegaron los tigres asiáticos.

En todas partes los programas de estabilización de precios y de apertura de las economías fueron bienvenidos y obtuvieron un fuerte apoyo político de la población. El centralismo fue visto como madre de toda la ineficiencia del gobierno y se propició una devolución de poder para los gobiernos regionales y municipales. La crisis de la deuda de los ochenta obligó a muchos países a practicar políticas contrarias de estabilización de precios, apertura comercial y a una profunda reestructuración del Estado.

El caso de Colombia fue distinto. Al evadir los excesos de sus vecinos sobrevivió a la década perdida de los ochenta menos mal que bien con inflaciones moderadas, devaluaciones que se ajustaban cotidianamente y montada sobre una expansión de sus exportaciones nuevas de carbón, níquel y petróleo. Sus fuerzas políticas beneficiadas por la protección, el sindicalismo público alimentado con abultadas prebendas pensiónales y el sistema de fijación de salarios le hicieron una fuerte oposición a la apertura que no pudo pasar de sus fases iniciales. Se aceptaba el impuesto inflacionario como un precio a pagar por la estabilidad aparente. La inflación, sin embargo, es un ataque masivo a los derechos de propiedad de los individuos porque cambia arbitrariamente el valor de los salarios y de los activos. Los grupos financieros nunca fueron molestados en sus procesos de centralización de la producción y los servicios.

En medio de la bonanza del vecindario en los noventa, a Colombia le llegó también mucho capital, el sector privado aumentó su endeudamiento externo profusamente, pero en vez de acomodarlo con menor gasto público, los gobiernos de turno decidieron acompañarlo con una expansión significativa que no tardó en ahogar la expansión de la economía. Un aumento significativo de impuestos, de cerca del 4% del PIB, no bastó para financiar la expansión del gasto público y se recurrió al endeudamiento público doméstico y externo que financió mucha nómina improductiva y proyectos de inversión muy grandes al lado de concesiones también grandes para obras públicas emprendidas por el sector privado.

Los recursos tributarios y crediticios extraídos del sector privado para financiar la expansión del sector público condujeron seguramente a una baja de su rentabilidad. Como puede deducirse de lo anterior, por el sólo hecho de prácticamente duplicar el tamaño del gobierno central colombiano en esta década va muy en contravía del neoliberalismo cuyo lema fundamental, como se recuerda, es la reducción del Estado, que se justifica para disminuir su poder sobre individuos y empresas y para restaurar la rentabilidad privada y el crecimiento. Sin embargo, Colombia acusa todas las fallas que levantaron los ideólogos neoliberales al corporativismo y al intervencionismo estatal: pérdida de eficiencia económica, disminución de la rentabilidad general de la economía, captura de rentas creadas por la intervención de parte de monopolios, gremios, políticos y sindicatos públicos, hasta el punto en que la economía está generando cada vez menos excedentes e incluso se está tornando insolvente, encontrando dificultades para servir la deuda contraída en la euforia de los noventa. En términos de libertad política ha habido también un marcado deterioro al ritmo de una creciente guerra civil, que no tiene por qué calmarse con la generosidad del gobierno central a los tradicionales grupos que lo apoyan o compartiéndolas con los nuevos grupos insurgentes. La paz requiere mucho más que eso.

Los economistas mayores de Fedesarrollo que apoyaron la opción proteccionista e intervencionista durante la administración Samper y que fueran porta estandartes del neo-estructuralismo en el país, no echaron para atrás el programa de privatización ni cerraron la economía - aunque se intentó brevemente hacerlo durante la emergencia económica de 1997 - por haberse comprometido en un programa de gasto social que necesitaba todo el financiamiento posible y que amplió las, privatizaciones y aún así entró en un déficit fiscal profundo y explosivo.

En fin, el neoestructuralismo justificó la expansión del gasto público por encima de las posibilidades de su financiamiento, a su aplicación improductiva y contribuye al evidente deterioro de los fundamentos macroeconómicos del país.

Los economistas jóvenes entrenados en países anglosajones y en Alemania, centrados en el Banco de la República y Planeación Nacional, han hecho un extenso trabajo en las áreas de los costos de la inflación, de la macroeconomía de la economía abierta y en las mediciones de la eficiencia tanto sistémica como el de algunas instituciones. Todo ello ha confluido a una crítica fuerte de las actuaciones de las políticas intervencionistas en lo que toca a los profundos desequilibrios macroeconómicos que genera, con déficit paralelos en las cuentas externas y fiscales del país y a la pérdida de productividad que entraña la mediocre administración de crecientes recursos públicos y la corrupción que la acompaña.

Conclusiones

  • A través de la historia, las crisis económicas como la gran depresión presentada en el siglo veinte y los problemas sociales o las guerras de países como Estados Unidos , Francia y Alemania, conllevaban en el mayor de los casos al intervensionismo estatal, como respuesta a estos fenómenos resurge el monetarismo y el llamado neoliberalismo para enfrentar esta situación.

  • El neoliberalismo consiste entonces en un retorno al liberalismo más restrictivo que se dio en la Europa de la segunda mitad del siglo XIX donde prima más el criterio del mérito (a cada factor su productividad) que el de satisfacer las necesidades de la población o promover la igualdad de oportunidades) por parte del Estado para asignar el producto.

  • En la década de los años ochenta, el intervencionismo en América Latina trajo como consecuencia el aislamiento internacional, pues ha podido conceder crédito subsidiado sólo a las industrias que exportaran exitosamente y hubiera llegado tan lejos como llegaron los tigres asiáticos. El caso de Colombia fue distinto. Al evadir los excesos de sus vecinos sobrevivió a la década perdida de los ochenta menos mal que bien con inflaciones moderadas, devaluaciones que se ajustaban cotidianamente y montada sobre una expansión de sus exportaciones nuevas de carbón, níquel y petróleo.

  • En medio de la bonanza del vecindario en los noventa, a Colombia le llegó también mucho capital, el sector privado aumentó su endeudamiento externo profusamente, pero en vez de acomodarlo con menor gasto público, los gobiernos de turno decidieron acompañarlo con una expansión significativa que no tardó en ahogar la expansión de la economía. Los recursos tributarios y crediticios extraídos del sector privado para financiar la expansión del sector público condujeron seguramente a una baja de su rentabilidad. Como puede deducirse de lo anterior, por el sólo hecho de prácticamente duplicar el tamaño del gobierno central colombiano en esta década va muy en contravía del neoliberalismo cuyo lema fundamental, como se recuerda, es la reducción del Estado, que se justifica para disminuir su poder sobre individuos y empresas y para restaurar la rentabilidad privada y el crecimiento. Sin embargo, Colombia acusa todas las fallas que levantaron los ideólogos neoliberales al corporativismo y al intervencionismo estatal.

  • En definitiva, se cuenta todavía en Colombia con un capitalismo clientelista y compinchero que está abocado a una crisis profunda que está latente; solo después de que esta se resuelva, al parecer, va a ser posible generar un consenso público que permita al país entrar en una nueva senda de modernización económica, estabilidad de precios, sólida fundamentación macroeconómica y democratización política.

  • El caso colombiano, en esta década muestra una distancia grande del modelo neoliberal, mientras sus problemas lo acercan a los dilemas y sin salidas del intervencionismo, en un contexto que requeriría otras fórmulas para hacer posible la paz.