Negociaciones Internacionales

Negociación y conflicto. Proceso negociador. Variables. Conductas. Negociador eficaz

  • Enviado por: Homerito
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 16 páginas
publicidad
cursos destacados
Fundamentos de Microeconomía
Fundamentos de Microeconomía
Fundamentos de Microeconomía es un curso que te permitirá comprender los conceptos...
Ver más información

Educación Financiera
Educación Financiera
Con el curso de Educación Financiera tienes al alcance de un video la experiencia y conocimiento del experto en...
Ver más información

publicidad

EL ARTE DE NEGOCIAR

Cada uno de los seres humanos somos edición única, y cada grupo también es único e irrepetible, es por esto que a diario toca afrontar diferencias de caracteres, de enfoques, de ideologías, se intereses y métodos.

Así también en muchos aspectos laborales, si bien es cierto que había más posibilidades de trabajo por su cuenta, no en enormes empresas, sin embargo si existían modelos rígidos de trabajo.

La negociación como el modo civilizado, efectivo y moderno de manejar las situaciones de divergencia, de defender los propios derechos sin pisotear los de los demás, de promover los grandes valores, de realizar planes y proyectos y de crecer como personas, surge como la mejor manera de acortar las diferencias que existen entre cada persona.

Por todas las diferencias existentes entre cada ser humano se podría decir que en este mundo la oferta es mucho menor que la demanda, y solo nos quedan tres camino a seguir: pelear, huir o negociar empleando nuestra capacidad verbal y demás facultades superiores.

Y aunque no nos demos cuenta la mayoría de personas pasamos la vida negociando. El mundo entero es una mesa de negociaciones, y los grandes del mundo, los triunfadores, se cuentan entre los que saben negociar con altura y refinamiento.

QUE ES NEGOCIACION

Negotiari es una palabra latina que se empleaba en el Lazio hace tres mil años, con el sentido de comerciar, traficar.

El término se deriva de negotium y este, a su vez, de las palabras: nec y otium = no ocio. Negotium pues, significaba ocupación, asunto, empleo.

Negociar es realizar alguna transacción. La negociación es un aspecto específico y fino de las relaciones humanas. Es una actividad que requiere habilidad, empatía, prudencia, paciencia y conciencia de los valores. Es todo un arte.

La negociación es un proceso, y en la vida del hombre es una cadena de procesos donde cada negociación se perfila como la puerta de acceso a otras y a otras más.

La negociación es respeto y es dignidad en acción, la colaboración efectiva radica en averiguar lo que realmente quiere la otra parte y en mostrarle la manera de conseguirlo, al tiempo que uno consigue lo que uno quiere.

EL CONFLICTO: MARCO DE LA NEGOCIACION

La palabra CONFLICTO significa choque. Si bien es cierto que evoca además lucha, batalla, polémica, pugna, etc. En el momento de la negociación cada una de las partes que intervienen deciden en su mente si lo manejan positiva o negativamente. Manejarlo negativamente implicará una lucha de contrarios, en un clima de destructividad que pasa por las etapas de enfrentamiento, desgaste y aniquilamiento. El resultado de una negociación enfocada desde este punto de vista será de tensión, frustración, agresión y destrucción. Manejado positivamente, significará una conciliación de contrarios, y más que de contrarios, de puntos de vista diferentes sobre un tema en un clima de creatividad; con la apertura para investigar nuevas formas de solución.

Abarcará las etapas de encuentro, identificación y unificación; con resultados de serenidad, satisfacción, enriquecimiento y evolución.

Estemos o no conscientes el conflicto estará presente: es una realidad ineludible y un elemento dinámico en nuestra vida.

Un conflicto es negociable en la medida en que ambas partes de preferencia, o al menos una de ellas, tenga (n) la habilidad suficiente para entablar un diálogo franco y abierto y mantenerlo a lo largo de todo el proceso. De no ser así resultará una polémica sin solución, ineficiente, frustrante, desgastante y lamentable.

Existen factores psicológicos que son inherentes a cualquier clase de conflictos, estos son:

PERCEPCION: Manera personal de dar significado a lo captado por los sentidos.

CONCIENCIA: Momento en que somos capaces de sintonizar con la realidad presente.

INTELIGENCIA: Capacidad global de entender, comprender y resolver situaciones nuevas.

PENSAMIENTO: Acción y efecto de la mente humana.

EMOCION: Estado afectivo intenso y breve.

SENTIMIENTOS: Estado afectivo intenso y duradero.

ACTITUD: Tendencia emotiva de enfrentarse en determinada forma a las personas, situaciones y cosas.

COMUNICACION: Compartir lo que somos, mas que lo que tenemos o parecemos.

CONDUCTA: Actividad humana visible con significado.

Estos factores psicológicos se los puede observar en los diferentes tipos de conflictos que son:

CONCIENTIZADO: Se sabe que existe.

CONTINGENTE: Accidental.

DESPLAZADO: Se sabe pero se evita ubicándolo en otra parte.

LATENTE: Se intuye pero se encubre.

FALSO: Se percibe aparentemente (rumor), pero al confrontarse se clarifica y desaparece.

La negociación también se la puede llevar a cabo sin conflicto de por medio, se da cuando dos o más partes descubren y perciben la probabilidad de beneficiarse recíprocamente, mediante el intercambio equitativo, armónico y eficiente de sus propios recursos y potencialidades.

CAMPOS DE APLICACION DE LA NEGOCIACION

Negocia el empleado los aumentos de salarios y negocia el patrón mayores niveles de compromisos y productividad por parte del empleado.

Negocia el comprador para obtener descuentos, y negocia el vendedor para lograr mayores volúmenes de compra.

Negocia el hijo adolescente un permiso para asistir a una fiesta y negocia el padre mejores calificaciones en la boleta escolar.

Negocia el Presidente de la República la renuncia del ministro incapaz, y negocia éste a cambio el puesto de embajador en un pequeño país.

Todo es negociable y todo es negociado, todos los días y a todas horas. En todos los rincones del mundo se negocia.

La reflexión, una facultad que los humanos tenemos nos permite “desdoblarnos” y entablar dialogo con nosotros mismos. Cuando experimentamos un conflicto interno podemos realizar dentro de nosotros un verdadero regateo, un “estira y afloja” que resuelva las tensiones.

La negociación es el pan nuestro de cada día; es el principio más dinámico de las relaciones humanas en el que hacer cotidiano.

También en la vida de los grupos organizados y de las instituciones, la negociación surge a sus anchas en la familia, en la empresa, en la escuela, en la iglesia, etc.

En muchas ocasiones, las partes que negocian no son individuos sino departamentos, oficinas, profesiones, niveles jerárquicos.

En todo caso, la finalidad de las negociaciones es encontrar para cada uno lo que necesita o más le conviene; y sino para cada uno, sí para el negociador mismo.

Así mismo, en un mundo cada vez más complejo, más cosmopolita y menos localista, día a día crece la necesidad de negociaciones inter-organizacionales.

Por ejemplo: el Papa anda en tratos con los protestantes, y que en 1986 ha ido a orar a la sinagoga de Roma. Así, los tradicionales competidores se alían ahora, y a través de sus negociaciones eliminan la competencia desleal y se ponen en condiciones de realizar eventos de gran magnitud que superan las fuerzas de las instituciones aisladas.

En la historia, conflictos entre países se han manejado basándose en tratados, pactos, convenios, alianzas.

Claro que también existe la otra vía: la de la destrucción brutal. Y la historia de las guerras no es un capitulo brillante de la vida del genero humano.

Pero al civilizarse el genero humano tiene que crecer la fe en las negociaciones internacionales para el manejo de los grandes conflictos.

PROCESO DE LA NEGOCIACION

El primer paso de la negociación consiste en definir lo que quiero hacer y la participación que espero de exportar.

Esta definición comprende los siguientes pasos:

  • Establecer una orientación u objetivo general al lograr:

  • Que es lo que necesito o deseo.

    Que problema quiero resolver.

    Que obstáculo necesito eliminar.

    Que injusticia me propongo superar.

  • Análisis causal: como se ha originado el conflicto, o bien, que posibilidad ofrece la situación. Para ello hay que superar la fácil confusión de los síntomas que son las verdaderas causas, y proceder a un diagnostico serio y dinámico de lo que sucede y de lo que ha de suceder.

  • Acopio de la información pertinente, que es el ABC del manejo técnico de cualquier problema. En nuestro caso incluye el conocimiento de los intereses y necesidades del otro, de su carácter y de sus experiencias previas sobre dicho interlocutor.

  • Una vez examinado el campo, vera si tiene fuerza para dominarlo en forma absoluta, o si tal vez deba considerar una transacción entre lo deseado y las posibilidades reales. Por otro lado, un sentido de altruismo hará buscar lo beneficioso para ambas partes.

    El plan de acción es el diseño del camino y del modo para recorrerlo.

    Los principales aspectos a negociar son:

    • financieros

    • legales

    • científicos

    • técnicos

    • administrativos

    Así mismo:

    los recursos de los que disponemos

    • los argumentos más sugestivos, procurando reducirlos las frases claves

    • Las tácticas más importantes

    • La duración previsible

    • El lugar y el escenario que deseamos o que nos corresponderá

    El elemento integrante de plan de acción es la previsión de la conducta de la otra parte:

    • sus intenciones

    • sus intereses

    • sus probables tácticas

    • y sus posibles manipulaciones

    Un ensayo mental y global de la negociación antes de entrar a ella será la mejor preparación y la mejor garantía de éxito.

    Para realizar la transacción en sí, el primer paso es la creación de un clima psicológico adecuado, y sus cimientos son las actitudes positivas de seguridad, sinceridad, honestidad, confianza ene la persona y en el feliz éxito de las negociaciones. Sin esta infraestructura, las tácticas serían rituales fríos y vacíos.

    Lo demás ya es asunto de las técnicas de solución de problemas, acentuando algunos aspectos tácticos:

    • Conducta asertiva, no agresiva ni inhibida.

    • Animo alerta para no permitir que las propias emociones sean manipuladas por el interlocutor.

    • Tono mesurado y sereno, que no comunique señales de ansiedad.

    • Propósito y habilidad para mantener la calma del interlocutor, por aquello de que “para un hombre enojado o asustado, dos y dos dejan de ser cuatro”.

    • Antena lista para captar la “información libre” que el interlocutor nos proporciona acerca de sí mismo, y para valorar esta autorrevelación que mucho nos ayuda a reubicarnos en la negociación.

    • Una actitud de paz con nosotros mismos, y de seguridad tal que nos permita disfrutar la transacción.

    • Flexibilidad negociadora.

    • Aplomo: capacidad de reaccionar positivamente ante el `no' del interlocutor entendiendo que muchas veces el “no” es una simple reacción, no una posición verdadera.

    • Empleo de tácticas verbales bien probadas y acreditadas.

    • Cuidado para mantener las discusiones en el terreno objetivo evitando que se deslicen hacia el subjetivo.

    • Imagen corporal adecuada: con posturas que reflejen seguridad y naturalidad.

    • Diálogo genuino, que es empatía y alterocentrismo y no-monólogo que son cerradez y egocentrismo; capacidad de distinguir entre la discusión, que es esclarecimiento, y la polémica, que es lucha para ver quién gana.

    • Cuidado sumo en el manejo de la amenaza que crea resistencia y defensas y que es siempre arma de dos filos.

    LA COMUNICACION EN LA NEGOCIACION

    En todas nuestras interacciones, pero sobre todo en el contexto de la negociación, la comunicación no verbal juega un papel preponderante.

    Los aspectos que integran la comunicación verbal y no verbal en la negociación son los que aparecen:

    YO: indica la parte más íntima del ser humano; el alma, el espíritu; la realidad nuclear del hombre.

    VALORES: las alas del espíritu. Los conceptos más profundos de verdad, bondad, belleza y utilidad que impulsan a la acción.

    INTENCIONES: vivencias de pensamiento y de deseos acordes con nuestro propósito y expectativas, no percibidas al inicio por los demás.

    EXPECTATIVAS: previsiones que tenemos respecto a las conductas de los otros.

    MENSAJES NO VERBALES: los gestos, posturas, entonaciones, etc., a través de los cuales nos comunicamos.

    MENSAJES VERBALES: son las palabras que emitimos y que son susceptibles de ser captadas por los demás.

    CONDUCTA: comprende el conjunto de respuestas humanas externas y visibles.

    Dentro de la vida diaria la credibilidad en la comunicación verbal ha ido en descenso, en el contexto de la negociación esta situación se ve aún más acentuada. Y es que, por desgracia, a lo largo de la historia dicha comunicación se ha utilizado en múltiples ocasiones para mentir. La comunicación no verbal manejada de esta manera lleva al fracaso.

    Lo conveniente, práctico y funcional es desarrollar valores que emergen desde el YO profundo y se expresen, manifiesten en forma coherente, de manera que nuestros mensajes sean auténticos, transparentes, diáfanos, armónicos, convincentes y persuasivos.

    Por otro lado las tácticas de comunicación son aquellos recursos específicos del lenguaje que, utilizados de manera precisa y oportuna, pueden contribuir a lograr una mayor eficiencia en la negociación.

    TIPOS DE NEGOCIACION

    Existen diferentes tipos de negociación entre los cuales tenemos

  • Según las personas involucradas:

    • De individuos con individuos

    • De individuos con grupos

    • De grupos con grupos

    Las dos primeras, a su vez, se distinguen según que los individuos acudan a título personal o con la representación de otros, que pueden ser países enteros.

  • Según la participación de los interesados, hay negociaciones:

    • Directas

    • Indirectas

    Estas últimas a través de mediadores, llámense árbitros, conciliadores, abogados, etc.

  • Según los asuntos que se negocien:

    • Comerciales

    • Políticas

    • Religiosas

    • Técnicas

    • Afectivas

  • Según el status relativo de los negociadores:

    • Horizontales

    • Verticales

    • Oblicuas

  • Según el clima humano:

    • Amistosos o bien, polémicas

    • Abiertas y sinceras, o bien, manipuladas

  • Según los factores desencadenantes:

    • Libres-forzadas

    • Morales-legales

  • Según el canal de la comunicación:

    • Cara a cara

    • Telefónicas

    • Epistolares

    • A base de representantes

    En la actualidad se utilizan cada vez más la negociación telefónica. Es rápida, económica, expedita; pero cabe notar que es también:

    • Más impersonal

    • Más competitiva, y que proporciona a la otra parte posibilidades para escabullirse o decirnos que no.

    Desde otro punto de vista, el teléfono da una ligera ventaja al que toma la iniciativa haciendo la llamada, pues él se ha dado tiempo para planear y escoger la situación, en tanto que el otro es tomado por sorpresa.

    LAS VARIABLES DE LA NEGOCIACION

    Antes de enfrentar una negociación, hay que valorar si realmente vale la pena llevarla a cabo, pues en ocasiones la inversión en tiempo, dinero, y esfuerzo rebasa el beneficio obtenido.

    Existen variables como las técnicas con las que nos referimos a conocimientos especializados requeridos para el buen manejo de una negociación.

    Las variables legales que inciden en muchas negociaciones. Dependiendo del caso, el negociador debe estar preparados para afrontarla y resolverla de manera eficaz. El despido de un trabajador, por ejemplo, nos llevará a revisar la Ley Federal del Trabajo.

    En las variables ambientales nos referimos a la elección del escenario específico donde se llevara a efecto la negociación, tanto si la decisión ha sido nuestra como si es de la otra parte. Hay que verificar si las condiciones respecto a ubicación, amplitud, ventilación, iluminación, son las adecuadas; si la decoración es pobre, modesta u ostentosa.

    La variable humana le atribuimos primordial importancia. Es de ellas precisamente de donde emana el potencial negociador inagotable del hombre. Al enfrentar una negociación, podemos disponer de un equipo técnico y legal insuperable, de un escenario magnífico en condiciones óptimas. Pero si alguna de las variables humanas que enunciamos a continuación no se manejan acertadamente, no exponemos a un fracaso rotundo.

    Los valores son los que impelan a actuar en cualquier situación.

    Los valores son universales; bondad, verdad, belleza y utilidad. Hasta ahí creemos estar todos de acuerdo; el problema estriba en que a veces mi concepto de verdad es incompatible con el de la otra parte negociadora, o bien, en que alguna de las partes da mayor importancia al valor de utilidad.

    Desarrollar primero los valores del espíritu, resulta ser lo mas adecuado, practico y funcional.

    El tiempo es la variable que simplemente es una sucesión de momentos a la que el hombre ha pretendido darle una distribución dentro del océano cósmico?

    En el marco de la negociación, el tiempo siempre es una de las variables humanas, en todo el momento y en todo lugar. Desde la elección de la fecha de la negociación primera y de las sesiones posteriores si son necesarias, la duración de cada uno de los encuentros, la frecuencia, las fechas limite para la resolución de un caso, etc. Aprender a manejar el tiempo sin tensiones en nuestra vida cotidiana es el mejor entrenamiento para manejar negociaciones con una actitud serena y con expectativas de éxito.

    La variable del poder juega un papel muy importante. Poder significa ser competente para inducir a otros que realicen determinada tarea. El poder no está relacionada con autoridad o jerarquía. Poder es una sensación de confianza y de seguridad en sí mismo que brota de lo más profundo del hombre.

    La información se la reconoce como un papel preponderante en el mundo de hoy. Su eficacia no depende del contenido de la información misma, sino de todo como se maneje, es primordial definir cómo obtener la información, como organizarla, que tipo de información hay que utilizar y de que manera.

    La variable de la confianza de la negociación no es un marco aislado, tampoco es algo cuyo manejo requiera de un momento específico.

    La confianza es una especie de “yo energético”.

    La amenaza es una variable que tuvo una gran eficacia en el pasado. Hoy si bien persisten en algunos estilos de negociación, el resultado ya no suele ser tan eficaz como en antaño. Probablemente funcione en un momento dado, pero si la amenaza es reiterativa deja de ser eficaz; y si de la amenaza se pasa a la acción la negociación se vuelve algo desgastante.

    La promesa no es sino la variable que funciona de manera análoga a la amenaza. Su manejo puede repercutir directamente en el mantenimiento de la confianza y por ende en el resultado satisfactorio de la negociación. Si no se cumple, la credibilidad y la confianza pueden desaparecer.

    CONDUCTAS DEL NEGOCIADOR

    Existen diferentes tipos de conducta que puede mostrar un negociador entre las cuales citamos:

    CONDUCTA COMPETITIVA

    Es cuando el negociador recurre al manejo directo del poder para sacar provecho de la situación, se muestra dominante, impositivo, arrasador, a veces arrogante y violento.

    CONDUCTA MANIPULADORA

    Esta conducta la demuestra el negociador cuando recurre a tácticas sutiles de chantaje para lograr sus propósitos y sus ventajas.

    CONDUCTA ACOMODATICIA

    Es la conducta moldeable, sumisa, de quien sede los propios derechos y se muestra cooperativo hasta el extremo de lo incondicional.

    CONDUCTA EVASIVA

    En este tipo de conducta nuestro protagonista abandona la mesa de negociaciones, depone las armas y se retira optando por la graciosa huida.

    CONDUCTA FATALISTA

    Es la conducta en la que se encomienda la negociación a elementos extrahumanos, como los seres divinos o fuerzas ocultas en el cosmos manifestadas al azar.

    CONDUCTA TRANSIGENTE

    Es la conducta que busca soluciones intermedias que no se alejen demasiado de las posiciones iniciales y soluciones que satisfagan parcialmente a cada una de las partes. El estilo de negociar se enfoca y se concentra en las tácticas motivadoras, en el regateo, en las reacciones inmediatas de los participantes y fundamentalmente en el diálogo.

    CONDUCTA COLABORADORA

    Esta conducta se basa en el propósito de comprender el punto de vista de otra parte y de buscar las soluciones más justas y favorables.

    Su componente esencial es el diálogo intenso, fincado en la empatía y en actitudes de justicia y de honestidad.

    CARACTERISTICAS DEL NEGOCIADOR EFICAZ

    El negociador debe mostrar los rasgos de personalidad que apoyan más directamente y pronostica resultados más felices caen dentro de la madurez psíquica. Además de mostrar empatía, tolerancia a la frustración, asertividad, apertura a los demás, flexibilidad, claridad y la creatividad.

    El buen negociador durante la negociación debe tener las siguientes características:

  • Se centra en los intereses, no en las posiciones; busca una negociación de principios y no una negación de posiciones, por que sabe que para un interés su interlocutor puede recurrir a varias posiciones y que cuanto más se deja impresionar por la posición que manifiesta dicha persona, tanto más incapaz se vuelve de captar las preocupaciones y los motivos reales.

  • Distingue bien entre las personas y los problemas, y así evita acaloramientos inútiles.

  • Este sentido de no confrontación personal lleva al negociador a buscar sentarse físicamente del mismo lado de la mesa, para reforzar la impresión de dos personas que buscan juntas una solución, más bien que de dos enemigos.

  • Manifiesta y explícita las pociones de ambas partes. Al fin y al cabo son un componente importantísimo de la negociación. Ponerlas sin tapujos sobre la mesa establece un clima de sinceridad.

  • Evita el dogmatismo: Las afirmaciones muy categórica generan resistencia cuando los temas son polémicos.

  • Retroalimenta: sabe parafrasear y reformula, y con ello manifiesta su consideración hacia la otra parte y la predispone a ser razonable.

  • Una modalidad de esta conducta es el “eco”, repetir la última frase del interlocutor, con el fin de hacerle ver que se le sigue con atención.

  • Observa mucho y objetivamente: en forma constante, los interlocutores emiten señales no verbales, inflexiones de la voz, volumen, gestos, cambios de postura, ademanes, silencios, tics, etc.

  • Todas son para quienes pueden interpretarlas, otros tanto signos que dilata el inconsciente.

  • Escucha activamente: es más fácil escuchar bien que hablar bien.

  • Existen al respecto tres niveles de apertura y de compromiso: Oír, escuchar y escuchar los sentimientos.

  • Pregunta. La pregunta inteligente es uno de los mejores expedientes para recabar información y también para motivar al interlocutor a considerar nuestro punto de vista y para obligarlo a recapacitar.

  • Recurre al dramatismo. El dramatismo bien manejado es arma eficaz de persuasión. En el momento clave de la negociación, el negociador sube y baja la voz, susurra, separa cadenciosamente las palabras y las sílabas. Manipula varios objetos vistosamente.

  • Utiliza mucho el método de la lluvia de ideas, para generar alternativas abundantes e imaginativas. Lo utiliza él e invita a los interlocutores a emplearlo junto con él.

  • Cuan se debe negociar con personas que no son de alto nivel jerárquico y que parecen arraigadas en un punto fijo, tiene en cuenta que muchas veces un subordinado actúa como un perico o como un robot que repite mecánicamente las consignas que recibió.

  • AUTODIAGNOSTICO DEL NEGOCIADOR

    Para que un negociador sea eficaz debe aprender a descubrir sus propias aptitudes, mejorar sus habilidades, superar sus limitaciones y proyectar lo mejor de sí mismos como la mejor garantía de éxito en las negociaciones cotidianas.

    Los principales puntos de esta guía son:

    ANALIZAR LAS PROPIAS ACTITUDES.

    Nosotros podemos proyectar actitudes creíbles y dignas de confianza, las actitudes básicas son coherencia, aceptación y empatía.

    ANALIZAR LA PROPIA MADUREZ HUMANA.

    Podemos definir a la madurez humana como el equilibrio armónico de los componentes vitales y potencializadores del ser. La madurez es un aspecto inherente al ser humano. La inmadurez equivale a negar el curso de la vida misma.

    La madurez humana tiene componentes como:

    La Conciencia que es la facultad de darnos cuenta de la realidad.

    La Inteligencia que es la capacidad que nos permite enfrentarnos a los problemas y resolverlos adecuadamente.

    Los Sentimientos positivos no son sino estados afectivos intensos, estables, que nos impulsen a lograr el desarrollo armónico de nuestras potencialidades.

    Las Metas que uno se propone son el punto definido hacia donde hemos decidido enfocar nuestras potencialidades. Un hombre sin metas es como un barco sin timón en medio del océano. Debemos tener muy claras nuestras metas a fin de no dispersar nuestras energías sin beneficio alguno.

    La Voluntad que no es sino un estado psíquico entre el pensamiento y la acción que nos impulsa a valorar ya querer esforzarnos por una empresa determinada.

    La Acción que tomemos es sencillamente, y como consecuencia lógica, la dinamización de los demás componentes potencializadores del ser.

    Sin embargo existen cuatro pensamientos negativos universales, estos son: odio, miedo, inferioridad y culpa.

    Por ejemplo en le caso del odio una persona puede pensar de otra: “A fulano no lo soporto por que me jugó rudo, pero ya verá. Mejores castillos he visto caer”. Esto que al principio fue un pensamiento, puede convertirse ocasionalmente en emoción por medio de explosiones de ira; luego en sentimiento, a través de un resentimiento permanente; después en una actitud, expresando marcada hostilidad, y finalmente llegar a la acción o conducta, perjudicando física o moralmente a dicha persona.

    ALGUNAS TACTICAS EFICACES

    Existen algunas tácticas eficaces al momento de negociar, a continuación enumeramos algunas:

    Propiciar la identificación.- Estoy de acuerdo con Ud. en este punto.

    Neutralizar ataques.- Perdón no le entendí, me lo repite por favor nuevamente.

    Cuestionar la decisión.- Cree Ud. que es lo correcto, que es lo justo. Aceptaría para sí mismo esta alternativa.

    Bajar la agresión.- Me parece estupenda la forma tan contundente de plantear sus argumentos.

    Pedir ayuda.- Oriénteme por favor en este asunto.

    Sugerir alternativas.- Que tal si además de la solución.

    Inducir al compromiso.- Que tal si Ud. y yo nos comprometemos a encontrar la mejor solución.

    Verificar la información.- A ver si le entendí, si estoy equivocado corríjame.

    Solicitar asesoría.- Yo no soy experto en esta materia. Puede explicármelo otra vez, desde el principio y en términos más sencillos.

    Emplear un buen humor.- Sigamos divagando: al fin, en el último minuto las cosas son más fáciles, y se resuelven por arte de magia.

    Luchar juntos contra el problema.- El problema no es con Ud. sino con esta situación que nos afecta a los dos. Por que no nos unimos Ud. y yo para solucionar este problema.

    Motivar la participación.- Ahora lo veo como sin ganas de jugar.

    Crear expectativas.- Y la próxima semana le compro cien televisores más, que descuento puedo lograr ahora.

    Animar a correr riesgos. Ud. sabe que el riesgo es algo muy inherente a la vida moderna. Ya decían algunos, el que no arriesga no gana

    Persistir en un punto.- Insisto por tercera vez en este punto, por que considero que nos beneficia a los dos.

    Facilitar la elección.- La situación es muy sencilla. Lo único que debe hacer Ud. es esto.

    Delatar la manipulación.- Partamos ciertamente de una base de confianza: pero en este punto la confianza es algo muy diferente.

    Alegrarse por la solución.- Vale la pena festejar por este acuerdo. Lo merecemos.


    UNIVERSIDAD TECNOLOGICA EQUINOCCIAL

    FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS

    ESCUELA DE INGENIERIA EN COMERCIO EXTERIOR E INTEGRACION

    TRABAJO DE NEGOCIACIONES INTERNACIONALES

    CUARTO CURSO “D” COMERCIO EXTERIOR