Nazismo

Régimen nazi. Alemania. Adolf Hitler. Pueblo judío

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

'Nazismo'
La Alemania Nazi

En 1920 se constituyó en Alemania el Partido Nacionalsocialista Alemán (NSDAP), más conocido como partido nazi. Se definía como un partido racista, excluyente, nacionalista, antisemita, antiparlamentario y anticomunista. Rechazaba el Tratado de Versalles, y pretendía la unión de todos los alemanes en una gran nación dotada de espacio vital.

En 1921, fue nombrado Adolf Hitler el Führer o guía del partido. Este partido intentó llegar al poder por medio de un golpe de estado en Münich, llamado el Putsch de la cervecería. Sin embargo, este intento de golpe de estado fracasó, y la mayoría de los dirigentes del partido fueron encarcelados, entre ellos, Adolf Hitler. Este mientras estuvo en la cárcel, escribió “Mein Kampf” (Mi lucha), la Biblia del nazismo, donde puso por escrito toda su ideología política y odio a, principalmente, los judíos. Él pensaba que os alemanes eran la raza aria, la raza superior, y que los judíos lo que hacían era contaminar esa raza superior, y que por tanto había que eliminarlos. Al salir de la cárcel, Hitler y su partido cambiaron su sistema para llegar al poder: utilizaron la democracia para llegar al poder y luego destruirla. Después de varias elecciones, finalmente Hitler fue nombrado canciller de Alemania por el presidente Hindenburg el 30 de Enero de 1933. Una vez en el poder, convocó elecciones para asegurarse una mayoría sólida. Sin embargo, una semana antes de dichas elecciones, se incendió el Reichstag (el parlamento alemán), caso que aprovechó para echar la culpa de ello a los comunistas, y dar un golpe. Se deroga la constitución. Se prohíbe cualquier cosa relacionada con el comunismo. Se le da a Hitler muchísimo más poder (ejecutivo y legislativo). Además, Hitler abandona la conferencia de desarme, hecha anteriormente cuando el Espíritu de Locarno. Se ilegalizan todos los partidos excepto el Partido Nazi Totalitarismo.

La Alemania nazi recupera y utiliza símbolos pasados, tales como la cruz gamada ( ) y la cruz de hierro ().

Hay también una purga de funcionarios públicos, para que todos siguieran a pies juntillas lo que el Partido Nazi quería. Los que no estaban de acuerdo con esta ideología eran relegados de su puesto y luego represariados. También se abole el sistema federal. Hitler coloca en el puesto de los anteriores gobernadores a miembros del Partido Nazi. Con esto, Hitler tenía el control sobre todo, ya que cada miembro del partido seguía estrictamente lo que él decía. Esta es la centralización. Lo que se busca con esto es controlarlo todo. Hitler incluso para tenerlo así de controlado, organizaba la sociedad alemana, la vida de todos los alemanes, como por ejemplo, las Juventudes Hitlerianas (JJHH). Se ilegalizan todos los partidos y sindicatos excepto el partido nazi a partir de 1933. Hitler hace una importante purga en su propio partido. Hay dos sucesos importantes: la noche de los cristales rotos (9 a 10 de noviembre de 1938, en la que las SS y las JJHH asaltan barrios judíos), y la noche de los cuchillos largos (en la que las SA, junto con su jefe, fueron exterminadas por miembros de las SS). También se creo la Gestapo, la policía secreta alemana. Las SS están autorizadas a reprimir e incluso a asesinar a cualquiera que valla en contra del Reich. Después de morir Hindenburg, Adolf Hitler proclama el III Reich y se proclama Führer, en Agosto de 1934. Hitler consideraba que tenía un doble enemigo: por un lado, un enemigo externo que era el comunismo, y por otro lado, un enemigo interno, los judíos. La clase media apoya por completo a Hitler, ya que pensaban que por ello obtendrían ventajas. La burocracia permite que el partido nazi controle todo aspecto de la vida de los alemanes. La economía está basada en el control, en la intervención autarquía. Hitler intervine la economía. Consigue el pleno empleo, todo el mundo trabaja. También pone en marcha los planes cuatrienales. Estos planes tendieron a partir de 1937 a una economía de guerra.

Hitler considera que Alemania tiene su propio espacio vital, lo que incluye cualquier país que tenga alemanes. Considera que dichos pases deben pertenecer a una Gran Alemania unida y, por tanto, los invade: Austria, los sudetes (Checoslovaquia) y Polonia. Los obreros tienen trabajo, y junto con el férreo control que hacen las SS, no se producen revueltas. Están encuadrados en sindicatos verticales, los cuales controla el gobierno. Hasta tal punto llega el control de todo, que surge una nueva asignatura: ciencias racistas. Esta asignatura lo que hacía era explicar la inferioridad de los judíos y superioridad de la raza aria de forma científica.

Los nazis tenían un férreo control sobre la propaganda, la radio y el cine (dirigido por Goebbels). Liquidan cualquier manifestación contra el régimen nazi. Se exilian muchas personas, tanto artistas, como intelectuales. Muestra de esta censura es la quema de libros (Munich mayo 1933).

Todo esto citado anteriormente se suma a la durísima política exterior impuesta por Alemania. Hitler defendía la teoría del espacio vital: Austria, los sudetes (Checoslovaquia) y Polonia. Hitler persiguió a las minorías no arias (Leyes de Nuremberg). Los judíos fueron señalados (estrella de David), no podían casarse con alemanes para no “contaminar la raza superior”, no se podían subir a autobuses en los que fueran arios… Se crearon ghettos para tenerlos controlados. A partir de 1938 y 1940 se decide que los judíos debían ser eliminados, y se pone en marcha `la solución final'. Se crean primero campos de concentración y luego campos de exterminio (Auschwitz) donde se eliminaban en masa personas en las cámaras de gas (unos 6 millones de judíos fueron exterminados, además de otras personas).