Naturalización de la mente y autonomía teórica de la explicación mentalista; Jean-Michel Roy

Psicología cognitiva. Neurociencia. Estados mentales. Cerebro

  • Enviado por: Juan Carlos
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 3 páginas
publicidad

FUNDACIÓN UNIVERSITARIA LOS LIBERTADORES.

FACULTAD DE PSICOLOGÍA.

REPRESENTACIÓN PENSAMIENTO Y LENGUAJE

NATURALIZACIÓN DE LA MENTE

Y AUTONOMÍA TEÓRICA DE LA EXPLICACIÓN

MENTALISTA

Jean-Michel Roy

Dado el hecho que el cerebro es el depósito y contenedor de los estados mentales y mediador entre el comportamiento y dichos estados; y que el estudio de éstos estados desde la psicología moderna hacen indispensable conjuntamente estudiar las propiedades mentales. ¿En que medida una teoría que pretende explicar los estados mentales, desconociendo las propiedades cerebrales, puede inscribirse dentro de las ciencias naturales?

Acerca de esto, encontramos dos enfoques de la psicología cognitiva, el enfoque seco y el enfoque húmedo, de la mente.

El enfoque seco inscribe una autonomía entre las propiedades mentales y las propiedades cerebrales, describiendo que las primeras, son procesos de procesamiento de información y que son una abstracción de las segundas. Las propiedades mentales según postula Fodor “son propiedades de las propiedades neurobiológicas” (rasgo emergentista), y el contenido entre cada una de las propiedades es independiente.

En este punto la teoría del enfoque seco, podría ser incongruente consigo misma y llegaría a contradecirse pues trata de limar estas adversidades admitiendo que existe una pequeña dependencia teórica entre las propiedades mentales y las propiedades neurobiológicas, y además de esto, argumenta que están en el mismo campo de verdad pero en niveles diferentes.

Esta admisión de pequeña dependencia que hace esta teoría, no la logra salvar de la critica, pues si existe de alguna manera, dependencia ontológica y epistemológica entre las propiedades mentales y cerebrales, por pequeña que esta sea, nos remite al estudio de las teorías neurobiológicas, para basar las teorías mentalitas del comportamiento, en un enfoque naturalista, quedándose así corta, para explicar las propiedades mentales.

De estas deficiencias y por la crítica hecha al enfoque seco, emerge la posición de la mente húmeda, que intenta conciliar las teorías mentales de la cognición con las teorías neurobiológicas, para instaurarse en el campo de las ciencias naturales.

La Neurociencia conectiva conexionista, a la que hace alusión el enfoque húmedo, hace una clara diferencia con el enfoque seco, argumentando que “una descripción de eventos mentales, es una descripción de funciones cerebrales, y se requieren hechos sobre el cerebro para caracterizar estos eventos”, y no son una abstracción, además que intenta especificar, como fisiológicamente se realizan los procesos mentales y en que lugar especifico del cerebro se origina cada uno; y también como estos modelan el comportamiento.

El comportamiento se da por la relación interna que hace el hombre entre la información que se le proporciona y los estados mentales, pero no es sistemático, del modo en que lo postula el conductismo; sino que procesa lógicamente esta información en centros neuronales específicos, dando paso a procesos mentales y posteriormente al comportamiento humano.

La diferencia entre las dos posiciones, esta marcada por la clara postura del enfoque húmedo de dependencia heurística y lógica entre las propiedades mentales y las neurobiológicas, mientras que el enfoque seco establece independencia heurística y una débil dependencia lógica entre las propiedades, mediante la abstracción de los procesos mentales mencionada anteriormente.

Otra diferencia es que el enfoque húmedo le otorga al cerebro la caracterización de ente único y suficiente para realizar las funciones mentales, mientras que el enfoque seco, reconoce al cerebro como creador de las propiedades mentales, pero en conjunto de distintos sistemas y con relación a la información.

Podemos establecer que:

  • Los dos enfoques, le dan al cerebro un lugar especifico muy privilegiado, en los procesos mentales, pero a distinto nivel.

  • El enfoque seco deja vacíos muy notorios que el enfoque seco intenta complementar con la neurobiología. Desde la subjetividad, estas posibles respuestas pueden ser superfluas y quizás reduccionistas en un punto.

  • La dependencia entre teorías, hace que se imposibilite el avance en el estudio de las propiedades, si no se crean teorías neurobiológicas que establezcan el lugar en al cerebro, los centros neuronales y las conexiones especificas que dan lugar a cada uno de los eventos mentales específicos.